;
Edad Media Cruzadas Bálticas Cruzada contra los estonios (1208-27)

Cargando anuncio...

Antecedentes

Los cruzados habían sometido a una serie de tribus eslavas del sur y este de Riga, pero las tribus del norte eran los originarios ugro-finlandeses que habían sido los primeros en asentarse en la región. Había tres tribus de los livonios y quince tribus estonias, divididos en ocho condados mayores y siete condados menores encabezados por ancianos. Ambos livonios y estonios compartían el idioma ugro-finlandés (no indoeuropeo), los livonios eran a menudo el blanco de las redadas de los estonios y lituanos, esta fue la razón de su eventual aceptación del obispo Alberto en 1.208.

Condados de la antigua Estonia hacia el año 1200

Las tribus estonias tenían sociedades igualitarias y colectivas en contraste directo con las sociedades jerárquicas cristianas, lo que puso a los estonios en desventaja militar. Los líderes y jefes militares eran elegidos y no podían contar con órdenes para ser seguidos dentro de sus tribus, las acciones a largo plazo solo eran concertadas y coordinadas con otras tribus.
Tenían dos grandes subdivisiones politicas: la parroquia (kihelkond) y el condado (maakond). La parroquia constaba de varios pueblos. Casi todas las parroquias tenían por lo menos una fortaleza. La defensa del área local fue dirigida por el funcionario más alto, el anciano de la parroquia. El condado estaba compuesto de varias parroquias, también encabezadas por un anciano. En el siglo XIII se desarrollaron en Estonia los siguientes condados principales: Saaremaa (Osilia), Läänemaa (Rotalia o Maritima), Harjumaa (Harria), Rävala (Revalia), Virumaa (Vironia), Järvamaa (Jervia), Sakala (Saccala) Y Ugandi (Ugaunia).
Los nativos que se enfrentaban a los cruzados, eran sociedades desunidas, tribales que no estaban tan avanzados tecnológicamente. No existían estructuras de piedra y las únicas fortificaciones defensivas nativas consistían empalizadas de madera construidas en las colinas y llenas de tierra. Si bien estas estructuras podrían ser bastante grandes, el fuego, el minando, las máquinas de asedio, y las ballestas les sobrepasaban. Esencialmente, la mala organización, la desunión, las organizaciones políticas minaban su capacidad de resistir de manera eficaz y combatir las incursiones de los cruzados y su eventual conquista. Los paganos obtenían sus victorias a través de redadas, emboscadas debido a un mejor conocimiento del territorio, pero los cruzados aprendieron rápidamente, se adaptaron, y los vencieron.

Guerreros tribales estonios

La ventaja comparativa tecnológica disminuyó cuando los estonios copiaron las máquinas de asedio y usaron las ballestas y las armaduras capturadas, según progresaban las campañas, pero la falta de unidad de las sociedades tribales de Estonia y la incapacidad para construir torres de piedra fueron mortales. La ventaja de Estonia de conocer el territorio y saber cómo pelear mejor en esas condiciones, también disminuyeron cuando los cruzados aprendieron de las tribus aliadas cómo realizar una campaña en condiciones invernales severas en una tierra de muchos lagos, pantanos y bosques. Finalmente, los cruzados cambiaron de campañas de verano para las ofensivas de invierno, ya que los veranos son cortos y el terreno mojado pantano en la primavera y el otoño son unos obstáculos formidables. En el invierno, los lagos, pantanos, e incluso el Mar Báltico se congelan. Las campañas de invierno también facilitaron el transporte de máquinas de asedio, tal vez desmanteladas en piezas y puestas en trineos, o en los caballos cruzados mucho más grandes.

Una ventaja añadida a la campaña de invierno para los cruzados era la caída de las hojas del bosque, que disminuía el potencial de ser cogidos por sorpresa en una emboscada. Los estonios emboscaron con éxito a los cruzados en varias ocasiones.

Invasión de Ugandi (1.208)

En 1.208, los cruzados se consideraron lo suficientemente fuertes como para abrir operaciones contra los estonios, que habían acosado sus dominios y a sus aliados en varias ocasiones.

Con la ayuda de las tribus locales recién convertidas de livonios y latgalianos, los cruzados iniciaron incursiones en Sakala y Ugandi en el sur de Estonia. Las tribus estonias resistieron fieramente los ataques de Riga y ocasionalmente saquearon los territorios controlados por los cruzados.

El sacerdote de Toreida, Alebrand, fue enviado al condado de Ugandi para exigir que los ugaunianos devolviesen los bienes que, hacía mucho tiempo atrás, habían sido robados a una caravana de mercaderes, que viajaba a Pihkva.

En el verano de 1.208, los representantes de la Orden y ancianos de latgalianos llegaron a Ugandi, presentando mismas demandas. En ambos casos, se burlaron de ellos, y tuvieron que abandonar el lugar, avergonzados.

En verano o en otoño de 1.208, se llevó a cabo la primera campaña alemana contra los estonios, en el condado de Ugandi. Las aldeas fueron saqueadas, las personas asesinadas y el fuerte de Otepää fue incendiado.

Después de regresar de la operación, los latgalianos comenzaron a reforzar sus fortalezas, y llevaron allí sus pertenencias, preparándose así contra un supuesto ataque de Estonia. No fue en vano, muy pronto las gentes de los condados fronterizos de Ugandi y Sakala comenzaron a atacarles y saquearles, llegando a asaltar la fortaleza de Beverin.

Los latgalianos represaliaron saqueando regiones del sur del condado Sakala, llegando incluso a Alisetkunna en diciembre de 1.208. Después de estas acciones se firmó una tregua de un año auspiciada por los alemanes.

Conquista de Otepää (1.210)

Tras el fin de la tregua, los caballeros de Võnnu (Cēsis), conducidos por el maestro provincial Berthold, comenzado a luchar contra los ugandianos más activamente.

Al menos se realizaron dos raids contra los ugandianos. Los cruzados condujeron a su ejército a la fortaleza de Otepää, en época de cosecha, cuando la mayoría de los hombres estaban trabajando en los campos de cereales. Por lo tanto, había pocos defensores en la fortaleza, y los estonios estaban dispuestos a hacer una tregua con Berthold. Los alemanes, sin embargo, se colaron en la fortaleza y la tomaron. Algunos de los defensores fueron asesinados, otros tomados prisioneros y el lugar fue saqueado.

Entre las dos incursiones alemanas, también a los ejércitos del príncipe de Nóvgorod, Mstislav Mstislávich, y su hermano Vladimir, Príncipe de Pihkva, sitiaron la fortaleza de Otepää.

Ataques rusos habían debilitado a los ugandianos, y tuvieron que buscar la paz. Se llegó a un acuerdo por el que tenían que pagar 400 marcas en plata como tributo, que ascendía a 80 kg de plata. Además, los rusos bautizaron a algunos de los estonios, y se comprometieron a enviar a sus sacerdotes a Otepää, para continuar con el proceso de conversión.

Batalla de Ümera o de Imera (1.210)

Batalla de Ümera o de Imera se libró cerca de Valmiera en las orillas del río Ümera (Jumara) en 1.210, durante la cruzada contra los estonios.

Después de varias incursiones a Ugaunia, ancianos locales decidieron dar un golpe más decisivo a los alemanes.

Se organizó un asalto al castillo de Võnnu. La fortaleza, defendida por la Hermandad de la espada, fue sitiada. El asalto de estonio fue feroz, pero pronto se dieron cuenta, de que fuerzas adicionales estaban en camino desde Riga. Ejército estonio decidió dar retirarse, y buscar un lugar mejor para combatir a los alemanes.

La Hermandad y un ejército compuesto de livonios y latgalianos, liderado por Kaupo, comenzaron a perseguir los estonios, pero fueron emboscados en el río de Ümera (Jumara). Los estonios sorprendieron al enemigo que quedó confundido, matando y capturando a varios alemanes, livonios y latgalianos durante la persecución. Los prisioneros fueron posteriormente torturados hasta la muerte. La victoria del ejército estonio fue completa, sin embargo, su importancia no debe ser sobrevalorada. El número de los alemanes caídos y capturados era demasiado pocos para eso. No obstante, la victoria levantó la moral de los estonios, y se muestra que los invasores pueden ser derrotados.

Mensaje de la victoria fue enviado a todos los condados en Estonia

Los cruzados en la búsqueda de lo que pensaban que era un ejército que huía de Estonia fueron conducidos a través del río Koiva, a vanguardia marchaban los livonios, en el centro los cruzados y a retaguardia los letonios aliados. Los estonios les condujeron a una emboscada en un bosque, donde otra fuerza estonia les estaba esperando.

Los estonios ocultos en el bosque alrededor Ümera cargaron al enemigo de forma inesperada. El ataque fue un éxito, la situación empeoró para los cruzados, cuando los livonios que venían tras ellos se volvieron y los abandonaron al ver la emboscada. Alrededor de 100 livonios, letonios y alemanes fueron capturados. Unos 20 caballeros intentaron reagruparse en torno a su bandera, pero tan pronto como sus aliados escaparon, ellos también huyeron del campo de batalla. Los estonios los persiguieron y algunos fueron capturados y asesinados en el lugar de captura. Según la Crónica de Livonia, de 14 presos algunos fueron quemados vivos y a otros les hicieron una cruz en la espalda con un cuchillo antes de ejecutarles también.

Una victoria sobre los Hermanos de la Espada fue una enorme inyección de moral para los estonios. Un mensaje de esta hazaña fue enviado a todos los condados y que prometía ser como “un solo corazón y una sola alma en contra del nombre cristiano”.

Invasión de Läänemaa (1.211)

La ciudad de Riga se hizo más activa en la lucha contra los estonios, que a diferencia de la Orden, intentaban establecerse en Estonia occidental. Enviaron un mensaje a los livonios, latgalianos y a la ciudad de Pihkva, para reunir un gran ejército, y en enero de 1.211, las fuerzas comenzaron a avanzar hacia el condado más meridional de Läänemaa (Wiek) hacia la fortaleza de Soontagana, progresando a lo largo de la costa.

Los estonios se enteraron de que el ejército estaba en movimiento, pero no fueron capaces de correr la voz lo suficientemente rápido. Se piensa, que el ejército rindió la fortaleza de Soontagana fortaleza. Según Enrique de Livonia, los cruzados tomaron una gran cantidad de presos, y un número de estonios huyó a los bosques o sobre el hielo marino, en el que murieron congelados.

El ataque, sin embargo, no influyó sobre los estonios, ya en el mes siguiente se organizaron una redada a condado Metsepole, donde varios pueblos e iglesias fueron quemados. A partir de ese momento, los alemanes libraron una guerra no sólo con sakalianos y ugandianos, sino también en el condado Läänemaa.

Asalto al fuerte de Fellin (Viljandi) (1.211)

En 1211, los alemanes comenzaron a prepararse para una campaña más amplia contra Sakala; que fue iniciado por los cruzados en Riga y la Hermandad de la Espada, al que se unieron un número de livonios y latgalianos. Para facilitar el proceso de asedio, se llevaron armas específicas como ballestas y equipos pequeños de asedio.

Este ejército que estaba bien equipado llegó al fuerte de Fellin (Viljandi) a comienzos de marzo. La zona fue saqueada, y se tomaron los prisioneros en las aldeas de los alrededores. Los cruzados amenazaron con matar a los prisioneros si no rendían el fuerte y no se convertían.

Los defensores lo rechazaron y los prisioneros fueron ejecutados y arrojados a los fosos, para intimidar a los defensores.

Los ataques duraron cinco días y noches, hasta que los defensores, que habían sufrido grandes pérdidas y la falta de agua, se vieron obligados a entablar negociaciones. Los ancianos estonios salieron del fuerte y pidieron una tregua, llegando a un acuerdo respaldado con rehenes. Los sacerdotes fueron permitidos entrar en la fortaleza, para rociar con agua bendita el fuerte, los edificios y las personas. Se les dio un conocimiento básico sobre el cristianismo, pero el bautismo a gran escala se pospuso debido a “al gran derramamiento de sangre“. Los alemanes, que también habían sufrido grandes pérdidas, regresando victoriosos.

Batalla de Torieda (1.211)

El triunfo no duró por mucho tiempo, después de enterarse de los preparativos de guerra de los estonios, los cruzados saquearon las zonas del sur del condado Sakala, como medida de precaución.

Esto fue seguido por un feroz ataque al dominio de los cruzados. En primer lugar, los estonios hicieron incursiones en las zonas alrededor del lago Asti (Burtniek) y del río Ümera; a continuación, los estonios dirigidos por Lembitu y Meeme atacaron Rubene, lugar natal de Enrique de Letonia, donde una iglesia fue incendiada.

Además, los ataques de los estonios contra los livonios se hicieron más frecuentes, ya que estos últimos eran considerados como enemigos.

Los livonios, que habían sido forzados a la guerra contra los estonios, esperaban a que cooperasen con los estonios de alguna manera, pero los ataques volvieron los livonios contra los estonios.

Los öselianos de la isla de Saaremaa se unieron en la lucha contra los alemanes. Se trasladaron hasta la (Gauja) río Koiva, y asolaron la iglesia parroquial de Kubesele. Más tarde, los öselianos, revalianos y la gente del condado Läänemaa se unieron en un pillaje de mayor escala. El ejército, reunido a partir de tres condados diferentes, se estima que era de 3.000 a 4.000 hombres. Este ejército rodeó y comenzó a asediar la residencia del Kaupo en Toreida. Los alemanes pidieron ayuda a Riga por medio de la fortaleza de la Orden en Sigulda, y acudieron a Torieda a toda prisa. Los estonios estaban ahora atrapados entre dos ejércitos enemigos. Los estonios lucharon valientemente, pero sufrieron grandes bajas y tuvieron que retirarse.

Las partes estaban agotadas y decidieron reunirse en Toreida para firmar una tregua, en la que participó también obispo Alberto para tomar parte en las negociaciones. Según la Crónica, la tregua se hizo durante tres años. Condición era que Sakala sería regida por los alemanes y el obispo, y los habitantes se bautizarían. Esta condición no se cumplió en la realidad.

La tregua de Toreida marcó el final de la primera etapa de la cruzada de Estonia, que demostró que los estonios podían enfrentarse a los cruzados. Durante el período de paz, a comienzos de 1.213, los estonios fueron atacados inesperadamente por los lituanos, que disminuyeron sus posibilidades de recuperación.

Guerreros estonios

Conquista del fuerte Leoled (1.215)

Fin de la tregua se caracterizó por una gran redada de los cruzados, livonios y latgalianos a la zona de Ridala, en el norte de Läänemaa, a comienzos de 1.215.

Esta fue seguida por otra campaña en la parte norte del condado Sakala, contra el fuerte de Leoled (Lõhavere), en la primavera de 1.215. Los locales se prepararon para el ataque, y fueron capaces de defender su posición, a pesar de que los atacantes hicieron varios intentos de incendiar la fortaleza. En última instancia, los estonios tuvieron que ceder, y accedieron a ser bautizados. Entre los que fueron bautizados se encontraba Lembitu de Lehola, junto con su pueblo. Lembitu tuvo que acompañar a los cruzados, como otros jefes, pero después de dejar uno de sus hijos como rehén.

La maniobra de los tres ejércitos (1.215)

Por iniciativa de la öselianos y con la ayuda de gente de Wiek, Sakali y Ugandi, se organizó el ataque más grande, que se conoce como la maniobra de tres ejércitos estonios.

Los öselianos debían asediar de la ciudad de Riga, mientras que otros atacaban las tierras de los latgalianos y los livonios.

En la primavera de 1.215, los öselianos navegaron a la desembocadura del río Väina, y comenzaron a levantar una barricada con barcos viejos y balsas. Una parte de öeselianos navegaron a Riga y se presentaron delante de la ciudad. Fueron derrotados por un ejército de gente del pueblo, cruzados y livonios. Riga estaba a salvo de nuevo.

Al mismo tiempo, las gentes de Wiek estaban saqueando aldeas livonas en Metsepole, pero no fueron capaces de capturar ningún fuerte. Después de escuchar que livonios se habían reunido en Riga y los öselianos habían sido derrotados, se volvieron a casa.

La tercera fuerza compuesta de uganianos y sakalianos saquearon aldeas latgalianas en el condado Tolová, torturaron a su viejo enemigo, Talibald, hasta morir. Sin embargo, esta acción no fue más que una incursión, fue un acto útil, ya que carecía entonces de las fuerzas necesarias para lograr un gran objetivo como la conquista de Riga.

Después de que la maniobra de tres ejércitos hubiera fracasado, los latgalianos y la Orden se hicieron más fuertes. Sus ataques contra el condado de Ugandia aumentaron. La zona fue arrasada y ugandianos no les quedó otro recurso que enviar a sus mensajeros a Riga para negociar una tregua.

Esta medida también afectó a los sakalianos que se quedaron solos, así que también enviaron una embajada a Riga.

Los alemanes exigieron el bautizo Sakala y Ugandia como parte de la tregua, y ambos accedieron. Durante el verano y el otoño de 1.215, los representantes de la Orden y obispo organizaron un bautizo a gran escala en el sur de Estonia, llegando hasta las orillas de los ríos Navesti y Emajõe. El proceso, sin embargo, se llevó a cabo sólo parcialmente, y los sacerdotes alemanes temían a establecerse en Estonia, debido al “salvajismo de los otros estonios”.

Al mismo tiempo, altos funcionarios de Riga se preparaban para viajar al Concilio de Letrán en Roma. Nueve cogs iniciaron el viaje por mar hacia la isla de Gotland, pero en la noche siguiente se desató una de tormenta, y los viajeros se vieron obligados a refugiarse en Saaremaa. Los öselianos se dieron cuenta y bloquearon los nueve cogs cruzados con numerosos barcos menores, pero fueron incapaces de tomarlos por la fuerza debido a las numerosas ballestas que los barcos transportaban, finalmente los alemanes fueron capaces de romper el bloqueo y llegar a mar abierto.

Campaña en el oeste de Estonia (1.216)

Después del bautizo del sur Estonia, los cruzados comenzaron a atacar Estonia occidental.

La campaña fue organizada hacia el condado de Läänemaa en 1216, y la fortaleza de Soontagana fue sitiada. A pesar de una feroz resistencia, se iniciaron negociaciones entre los alemanes y los estonios, que finalmente aceptaron el sacramento del bautismo, y todos los demás compromisos.

Más tarde, la gente del pueblo de Riga, livonios y latgalianos organizaron una redada conjunta contra la isla de Saaremaa, llegando a ella a través del mar helado. Se inició los acostumbrados saqueos y asesinatos, pero la Crónica da la impresión de que el ataque fracasó. Los cruzados fueron perseguidos, algunos de ellos murieron debido al agotamiento y frío intenso.

A continuación, los öselianos hicieron otro intento de organizar una gran campaña contra Riga, esta vez pidieron la ayuda del príncipe Vladimir de Polotsk. Le prometieron que en caso de la captura de la ciudad de Riga, el príncipe podrá restablecer su dominio alrededor del río Väina. Vladimir estuvo de acuerdo, pero justo antes del inicio de la campaña, murió por razones poco claras. Una vez más, el plan de un ataque a gran escala de los öselianos fracasó, el ejército asoló sólo las zonas de los alrededores del río Salatsi y del lago Asti.

En agosto de 1216, los cruzados atacaron el condado Harjumaa. Según el cronista, ancianos Estonia estaban celebrando su reunión anual allí, en el pueblo de Raikküla. Una vez más, la campaña parece haber fracasado y Harjumaa fue dejada en paz durante cuatro años.

Batalla de del día de San Mateo (1.217)

Con la esperanza de formar una alianza con los rusos, los ancianos de Sakala, liderados por Lembitu, comenzaron a reunir un ejército gran ejército.

Se enviaron mensajeros a toda Estonia: a los condados de Läänemaa, Harjumaa, Viru, Reval, Järvamaa y Sakala, reuniéndose en las orillas del río Navesti. Los ugandianos tenían un acuerdo con los alemanes, la ausencia de los öselianos se explica porque estaban organizando otra campaña por mar a la zona del río Väina. En total habían reunido unos 6.000 efectivos. Este ejército esperó a los rusos para iniciar la campaña juntos.

Los cruzados estaban al tanto de estos planes, y decidieron destruir el ejército antes de que se uniese a los rusos. Para ello, se reunió una fuerza de élite de unos 3.000, la mitad alemanes y la otra mitad livonios mandados por Kaupo de Turaida y letgalianos.

El 21 de septiembre, 1.217, los dos ejércitos se encontraron a 10 km al norte de Viljandi. Se inició una feroz batalla, la línea estonia fue incapaz de resistir los ataques de los cruzados. Ejército de Estonia fue totalmente destruido, varios líderes de Sakala cayeron, entre ellos el propio Lembitu. Pero también los cruzados perdieron su principal aliado local, el líder livonio Kaupo de Turaida.

Sakala fue a la Orden de los alemanes, una vez más. La batalla del día de San Mateo fue una gran derrota para los estonios, que complicó cualquier tipo de cooperación en el futuro. La resistencia de Estonia, sin embargo, aún no estaba totalmente aplastada, ya que fueron capaces de luchar contra los cruzados durante varios años más.

Campañas danesas en Estonia

A comienzos de 1.219, los lituanos realizaron un ataque sorpresa contra Estonia central y occidental, por lo tanto disminuyendo significativamente el potencial de resistencia de los estonios.

Daneses construyendo un fuerte de madera en Estonia siglo XII: 1 caballero danés; 2 sargento danés; 3 guerrero estonio capturado; al fondo construyendo una empalizada. Autor Angus McBride

Al mismo tiempo, la Orden, junto con los lituanos y latgalianos, avanzaba hacia el condado Revala, a través del hielo marino. En su camino, el ejército sufrió grandes pérdidas por el frío.

En ese mismo tiempo, Dinamarca comenzó a tomar interés por Estonia de nuevo. Ya que se había decidido en la dieta danesa de 1.218, que tuvo lugar en Schleswig, que Dinamarca se uniría a la cruzada de Estonia. El obispo Alberto y representantes de los cruzados en Riga también estaban presentes en esa reunión.

El rey danés Valdemar II, junto con el arzobispo Andrés Sunesen de Lund, el obispo Teodorico von Treyden y sus vasallos, el conde Alberto de Nordalbingia y Witslaw I de Rügen, navegaron hacia la provincia estonia norteña de Revala a principios de junio de 1.219. A mediados de junio llegaron a la bahía de Tallin. Desembarcaron en Lindanise y comenzaron a construir un castillo en la colina de Toompea, que sería llamado Castrum Danorum, que los estonios denominaron Taani-linn (más tarde Tallinn), que significa castillo danés en estonio. Los estonios enviaron varios negociadores, pero sólo estaban jugando con el tiempo, ya que estaban reuniendo un ejército de revalianos y harrianos (del condado de Harju) lo suficientemente grande como para luchar contra los daneses.

Cruzada danesa contra los estonios en 1219: 1 caballero danés; 2 cruzado de bajo status sujetando la bandera roja con cruz blanca, el Danneborg; 3 sargento danés. Autor Angus McBride para Osprey

El 15 de junio 1.219, los estonios atacaron a los daneses, cerca del castillo, justo después de la hora de cenar. Avanzaron desde cinco direcciones diferentes y sorprendieron completamente a los cruzados, que huyeron en todas direcciones. El obispo Teoderico von Treyden fue muerto por los estonios, que pensaban que él era el rey. Los daneses fueron salvados por sus vasallos wendos, cuando Witslaw dirigió un rápido contragolpe que detuvo el avance de los estonios. Esto dio tiempo a los cruzados para que se reagrupasen, y los estonios finalmente fueron derrotados en los que es conocido como la batalla de Lindanise o Lyndanisse.

Según el mito, como respuesta a las oraciones de los obispos, una bandera roja con una cruz blanca cayó del cielo en el momento más difícil. Las fuerzas del rey Valdermar consiguieron una nueva fuerza, y ganaron la batalla. Esta bandera milagrosa convirtió en la bandera nacional de Dinamarca, el Danneborg.

Batalla de Lindanise 1219. Una bandera roja con cruz blanca (el Danneborg) cayó del cielo dando fuerzas a los daneses.Las armaduras no se corresponden con la época.

Valdemar dejó una guarnición en Tallin y regresó a su patria. Paso a paso, los daneses comenzaron a conquistar zonas alrededor de la fortaleza y la conversión de los revalianos. Los daneses habían construido una fortaleza en Estonia, y así aseguraban su posición.

En 1.221 los öselianos navegaron a Tallinn y comenzaron el asedio de la fortaleza. A ellos se unieron los revalianos, harrienos y vironianos.

Los ataques duraron 14 días, los daneses hicieron varios intentos fallidos de cargar contra los estonios y éstos no pudieron incendiar la fortaleza.

La aparición de tres barcos en la bahía de Tallin fue el momento decisivo: los öselianos creyendo que era el ejército del rey danés, decidieron abandonar el asedio y regresar a casa.

Esto fue seguido por la venganza cruel de los daneses contra la parte continental de los estonios: los que se resistieron fueron capturados y ahorcados, la carga fiscal de los estonios se duplicó o incluso se triplicó.

Como venganza contra los öselianos, los daneses decidieron atacarlos en su propia isla. Los öselianos vivían en la gran isla de Saaremaa, eran reconocidos piratas y saqueadores, no sólo de asaltaban a los livonios, sino también a daneses y suecos, eran los mejor preparados y equipados de los Estonios, ya que estaban en mayor contacto con la Europa cristiana y eran más adaptables a la incorporación de las nuevas tecnologías con que se enfrentaban.

En el verano u otoño de 1.222, el rey danés Valdemar II desembarcó en Saaremaa, y comenzó a construir una fortaleza de piedra.

El primer ataque öseliano fue rechazado, y poco después el rey regresó a Dinamarca. Al mismo tiempo, los öselianos se estaban preparando para el ataque, ayuda a la parte continental. En el fuerte de Varbola habían capturado paterells o catapultas, siendo capaces de copiarlas y construir 17 máquinas que lanzaban piedras, para tomar la fortaleza y asegurar la rendición danesa, evitando las fuertes pérdidas ocasionadas por los ballesteros.

El fuerte fue bombardeado durante 5 días, sin parar. Los defensores tuvieron que aceptar la oferta de los öselianos de abandonar el fuerte y salir libremente. Después de que lo hubiesen abandonado, el fuerte fue demolido.

Campaña sueca en Läänemaa

Condado de Läänemaa (Weik) había sido dejado de lado en la lucha entre los alemanes y los daneses. Esto aumentó el interés del rey sueco Juan Sverkersson. Suecia tenía un gran interés en el bautizo de personas en la costa oriental del Mar Báltico, y decidieron unirse a la cruzada en Estonia.

A principios del verano de 1.220, el rey llegó con sus duques cerca de la colina fortaleza en Lihula. La cristianización y la edificación de una iglesia comenzaron de inmediato, también se abrieron negociaciones con los daneses. A los alemanes, naturalmente, no les gustaba este desarrollo, pero no hubo un conflicto. Pronto, el rey dejó Weik, dejando sólo 500 hombres.

Fortaleza estonia de Lihula

Los öselianos que vivían en el condado vecino no les gustaba los recién llegados, en absoluto, y el 8 de agosto, una gran flota öseliana llegó a Lihula. La fortaleza fue asediada y después de una feroz lucha, los suecos tuvieron que rendirse. La fortaleza fue incendiada y gran parte de los suecos fueron asesinados.

Esto terminó con el intento de Suecia de establecerse en Estonia, y que no interfirió de forma activa durante otros 300 años.

Rebelión de Estonia

Las noticias sobre la captura de la fortaleza de Lihula y la expulsión de los daneses corrieron como la pólvora y condujo a los estonios a levantarse contra los conquistadores.

A comienzos de 1.223, los lugareños comenzaron a destruir las guarniciones de la Hermandad y a matar a sus alguaciles en Varbola, Viljandi, Leole, Järvamaa, Otepää y Tartu. Los procedimientos paganos se celebraron de nuevo en todo el país, con motivo de su apostasía.

Durante un corto periodo de tiempo, más de la tercera parte de los miembros de la Hermandad fueron asesinados, la Hermandad sufrió grandes pérdidas. Después de que los alemanes hubieran sido asesinados, los estonios enviaron mensajeros a Rusia, para hacer la paz y formar una alianza. Esto fue un gran éxito y los rusos enviaron sus guerreros a Viljandi, Tartu y otras ciudades de Estonia.

Los fuertes se fortalecieron, se construyeron armas de asedio y los lugareños aprendieron a usar las ballestas. Los estonios intercambiaron rehenes con los alemanes, por lo que los hijos de los líderes estonios pudieron regresar y no ser usados como rehenes.

La gente de Wiek, Varbola, Järva y Vironia llegaron a Tallin y comenzaron un nuevo asedio, pero sin éxito. Dinamarca hizo una acertada carga y los atacantes se vieron obligados a retirarse.

En marzo de 1.223, los alemanes, junto con los livonios y latgalianos asolaron Sakala. Los fuertes en Viljandi y Leole fueron rodeados, pero no capturados. Los alemanes saquearon el condado de Nurmekunde y se tomaron la revancha por los alemanes muertos.

En la primavera de 1.223, los estonios organizaron una campaña más amplia por las tierras de livonios y latgalianos. La tierra fue arrasada, pero luego la Orden comenzó a perseguir a los atacantes. En el puente sobre el río Ümera, se libró una gran batalla, que sería la última batalla campal de los estonios. Según Enrique, los estonios lucharon valientemente, pero fueron finalmente aplastados y obligados a retirarse.

En julio de 1.223, los alemanes latgalianos y livonios reunieron un gran ejército y se dirigieron a Sakala.

Desde el 1 al 15 de agosto, la fortaleza de Viljandi fue sitiada con armas de asedio, y los atacantes tuvieron éxito de incendiar la fortaleza dos veces, a pesar de la feroz oposición de los defensores. Las enfermedades empezaron a extenderse entre los defensores, que también carecían de agua, y por lo tanto tuvieron que rendirse.

Los estonios acordaron aceptar el cristianismo de nuevo y se respetaron sus vidas, pero la fortaleza fue saqueada. No fue tan bien para los rusos, que fueron colgados, para asustar a otras guarniciones rusas en Estonia. Los estonios restantes, tuvieron que refugiarse en el fuerte de Leole, que también se rindió. Por lo tanto, toda Sakalia estaba de nuevo en manos de los cruzados.

La campaña de Novgorod y Pihkva no pudieron cambiar la situación. Los rusos, que se habían unido al ugandianos y estaban de camino hacia Riga, se reunieron con los öselianos en Puide. Ésts últimos sugirieron que el ejército atacase a los daneses en Tallin. Príncipe ruso Yaroslav Vsevolodovich aceptó y comenzaron a avanzar hacia Tallin.

En Sakala, el príncipe se enteró de lo que había sucedido a los rusos, y se llevó con el los locales. Mientras avanzaba, la gente de Varbola, Järvamaa y Saaremaa se unieron a los rusos. Esta fuerza conjunta atacó Tallin, pero sin éxito, durante cuatro semanas. Los rusos decidieron irse, pero primero saquearon la provincia de Revala.

En Viljandi, sin embargo, los alemanes comenzaron a construir poderoso castillo de la Orden que se finalizó el siguiente año 1.224.

Una nueva campaña contra Harrien y Järvamaa se organizó a principios de 1.224, cuando fue sitiada la fortaleza de Lohu que estaba bien protegida. Se empleó equipos pesados de asedio y después de dos semanas, los defensores se rindieron.

Asalto de los Hermanos de la Espada a un fuerte estonio, posiblemente Lohu, durante las cruzadas Bálticas.

El fuerte fue saqueado e incendiado, pero los defensores pudieron salir. Los prisioneros que habían sido tomadas fueron entregados a los daneses, reconociendo así el dominio danés en la zona. Grupos más pequeños de cruzados también pudieron haber asediado la fortaleza cercana de Keava.

Los alemanes continuaron su campaña en el condado de Järva, donde se aceptan las ofrendas de paz de Järva y Wironia.

Con esto, el fuerte de Tartu era el último en Estonia que los lugareños todavía tenían bajo su poder. A finales de 1.223 Vjachko, un príncipe de Koknese, había sido enviado desde Novgorod a Tartu con 200 hombres, para presentarse como gobernador de Ugandi.

Los estonios se habían reunido en Tartu, llegando de todas partes de Estonia, por lo tanto es posible que la guarnición del fuerte era más de 1.000 hombres bien equipados.

Los alemanes, por supuesto, no les gustaba las acciones de Vjachko, y el primer intento de tomar Tartu se realizó ya en abril de 1.224, pero fracasó, sólo la zona que los rodea fue saqueada. En verano, obispo Alberto personalmente comenzó a dirigir la campaña, llamó a la Hermandad, vasallos del obispo, comerciantes, gente de Riga, livonios y latgalianos para que participasen, por lo que reunió un gran ejército.
Esta fuerza llegó a Tartu y el 15 de agosto, 1.224, y comenzó el asedio. Una gran torre fue construida en 8 días, la fortaleza fue bombardeado con paterells, lanzando piedras y metralla de hierro fundido. Los hombres, cubiertos con cobertizos móviles, excavaron en los muros. Como el asedio se alargaba, se decidió un asalto directo a la fortaleza. Después de intensos combates, tuvieron éxito y tomaron el fuerte. Comenzó un baño de sangre del que incluso no se salvaron las mujeres y los niños. El grupo de Vjachko fue aplastado.

La caída de Tartu marcó el momento en que los cruzados habían conseguido toda la Estonia continental, la isla de Saaremaa era el único condado por conquistar.

Conquista de Saaremaa

En 1.226, comenzaron los principales preparativos de la campaña para Saaremaa, tambien conocida como Ösel. Se decidió que el 20 de enero, 1227, el ejército se reuniría en la desembocadura del río del río Pärnu, desde donde marcharía al fuerte de Muhu.

Este era el ejército más grande en la historia de las Cruzadas Bálticas, incluía gente de Riga, de la Hermandad, livonios, latgalianos y estonios de todos los condados de la parte continental. A través del mar helado, el ejército llegó a Muhu en 9 días, y comenzó el asedio de la fortaleza.

Se construyó una torre de asedio, y ambas partes se bombardearon mutuamente con paterells o catapultas. El 3 de febrero, seis días después de que había comenzado el asedio, se realizó un feroz asalto feroz a lo largo de las pendientes resbaladizas de la fortaleza y, finalmente, los atacantes consiguieron entrar. Saquearon la fortaleza, la prendieron fuego y masacrando a todos los defensores.

Asedio de la ciudadela de Esti en Muhu 1227. Durante la cruzadas de Estonia. Autor Ott Kangilaski, museo de Historia de Letonia en Tallín.

Después de Muhu, los cruzados marcharon a Valjala que era la fortaleza más fuerte en Saaremaa.

La zona de los alrededores fue saqueada, y los cruzados comenzaron a prepararse para el asedio. Después de ver lo que había sucedido en Muhu, los öselianos comprendieron que la resistencia no era lo más inteligente, así que ofrecieron la paz a los alemanes.

Después de haber recibido a los hijos de los líderes como rehenes, los alemanes aceptaron la oferta de paz. Fue seguido por el bautizo general de los öselianos; para este otros ancianos del Oeselians llegaron de otras parroquias.

Por lo tanto, también Saaremaa había sido conquistada y toda Estonia estaba gobernada por los cruzados.

En 1.241 los öselianos aceptaron una vez más el cristianismo mediante la firma de los tratados con el Andreas de Velven maestro de la Orden de Livonia y el obispado de Ösel de Wiek. El tratado concedió a los öselianos varios derechos distintivos con respecto a la propiedad, la herencia de la tierra, el orden social y la práctica de la religión.

La guerra estalló en 1.261 cuando los öselianos una vez más renunciaron cristianismo y mataron a todos los alemanes en la isla. Se firmó un tratado de paz, después de que las fuerzas reunidas de la Orden de Livonia, el obispado de Ösel de Wiek, los daneses de Estonia, y los estonios y letones aliados, derrotasen a los öselianos mediante la captura de su bastión en Kaarma. Poco después, la Orden de Livonia estableció un fuerte de piedra en Pöide.

El 24 de julio de 1.343, los öselianos se levantaron una vez más, matando a todos los alemanes en la isla, ahogando todos los clérigos, y asediando el castillo de la Orden de Livonia en Pöide. Después de que la guarnición se rindiera, los öselianos masacraron a los defensores y destruyeron el castillo. En febrero 1.344 Burchard von Dreileben lideró una campaña sobre el mar congelado de Saaremaa. El bastión de los öselianos fue conquistado y su líder Vesse fue ahorcado. En el comienzo de la primavera de 1.345, la campaña de la Orden de Livonia terminó con un tratado, por el cual Saaremaa siguió siendo el vasalla del maestro de la Orden de Livonia y del Obispado de Ösel Wiek hasta 1.559.

La Orden continuó consolidando su poder en los territorios bálticos, acrecentando su poder en Estonia: en 1.343 se produjo la compra del Norte de Estonia a Dinamarca por 10.000 marcos, después de la rebelión de sus pobladores contra los daneses.

División de Estonia

El obispo Alberto y los cruzados habían dividido la tierra: Wiek fue para el obispo, la Orden se quedó con Sakala y Lihula y obispo Hermann recibió Ugandi.

De los condados más pequeños de Estonia central, la Hermandad recibió también Nurmekund, Mohu y el norte de Vaiga. La parte sur fue al obispo de Tartu.

En la primavera de 1.225, el legado del Papa, Wilhelm obispo de Módena, llegó a la Estonia recién bautizada. Visitó a las personas recientemente bautizados y trató de resolver la disputa entre los daneses y los alemanes sobre el norte de Estonia: primer conflicto armado entre los ambas partes ocurrió en el otoño de 1.225.

Wilhelm aclaró la confusión mediante la creación del estado tapón que incluía Wiek, Harju, Järva y Wirumaa, un estado respondería a la regla de la papa. Su magistrado Juan (Giovanni) fue nombrado su gobernador. En la primavera de 1.226, Wilhelm dejó Livonia, el estado tapón se derrumbó poco después.

División de Livonia hacia el año 1260.

 

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2017-08-02. Última modificacion 2017-08-02.