Edad Media Cruzadas Bálticas Cruzada contra los sorabos o wendos (1140-85)

Cargando anuncio...

Fue una campaña militar llevada a cabo en forma contemporánea a la Segunda Cruzada, dirigida contra los eslavos sorabos o wendos, que ocupaban una zona en lo que hoy es el este de Alemania y el occidente de Polonia.

Antecedentes

En la Edad Media, los eslavos sorabos se les conocían como wendos (wends), que proviene del término escandinavo wend, que se refiere a las poblaciones eslavas que viven en la costa sur del mar Báltico. Los eslavos sorabos, también se les ha conocido con el término “eslavos del Elva” se divide entre varias tribus como liuticianos (entre los ríos Warnow y Mildenitz), obotritas (bahía de Wismar al lago Schwerin), sorbios (Lusatia), wagrios (Wagria), milcenos (Alta Lusacia), warnobos (en el río Warnow), polabos (entre el Trave y el Elba), drevanos (en el Elba, en la zona del distrito de Lüchow-Dannenberg y el norte de Altmark), circipanes (entre el Recknitz, Trebel, y Peene Ríos), kesinianos (a lo largo del Warnow inferior y Rostock), redarios (sur y este de la Tollensesee en la parte superior Havel), rugios (isla de Rugia), havelanos (la región Havel medio y el Havelland), leubicianos (en el medio Oder) y pomeranios (entre las desembocaduras de los ríos Oder y Vístula), así como otros pueblos.

Mapa de las cruzadas wendas o sorabas. Fuente http://www.medievalists.net/

A principios del siglo XII, los arzobispados de Bremen, Magdeburgo y Gniezno buscaban la conversión al cristianismo de los eslavos paganos por medios pacíficos: misioneros notables entre los que se incluyen Vicelin, Norberto de Xanten, y Otón de Bamberg (enviado a Pomerania de Bolesław III Wrymouth de Polonia). A falta de apoyo de la dinastía sálica del Sacro Imperio Romano, los príncipes sajones seculares buscan territorio eslavo se encontraban en un punto muerto militar con sus adversarios. Los cristianos, especialmente los sajones de Holstein y paganos atacaron entre sí a través del Limes Saxonicus, por lo general para el tributo.

De 1.140 a 1.143 nobles holsatianos avanzaron hacia Wagria para establecerse permanentemente en las tierras de los paganos wagrios. Conde Adolfo II de Holstein y Enrique de Badewide tomaron el control de los asentamientos polabios que luego se convertirían en Lübeck y Ratzeburg; Vicelin se instaló posteriormente como obispo en Oldenburg. Adolfo buscó la paz con Niklot, jefe de la confederación obodrita, y alentó la colonización alemana y la actividad misionera en Wagria.

Primera cruzada

La caída de Edesa en 1.144 conmocionó a la cristiandad, haciendo que el papa Eugenio III y San Bernardo de Claraval predicaran una segunda cruzada para reforzar Tierra Santa. Mientras que muchos alemanes al sur se ofrecieron voluntarios para la cruzada a Oriente Medio, los sajones del norte de Alemania se mostraron reacios. Le dijeron a Bernardo de su deseo de hacer campaña contra los eslavos en una reunión del Reichstag en Frankfurt el 13 de marzo 1.147. El papa Eugenio aprobó el plan de los sajones y emitió una bula papal conocida como la Dispensa divina (Divina dispensatione) el 13 de abril; no iba a haber ninguna diferencia en los frutos espirituales entre las diferentes cruzadas. Los que se ofrecieron a la cruzada contra los eslavos fueron principalmente daneses, sajones y polacos, aunque también hubo algunos bohemios. La monarquía alemana no tomó parte en la cruzada, fue dirigido por familias sajonas como los Ascanians, Wettins y Schauenburgers. El legado Papal Anselmo de Havelberg fue puesto al mando general.

Molesto por la participación de Adolfo II de Holstein en la cruzada, Niklot preventivamente invadió Wagria en junio de 1.147, encabezando la marcha de los cruzados a finales del verano 1.147. Después de la expulsión de la obodritas de su territorio, Adolfo firmó un tratado de paz con Niklot. Los cruzados cristianos restantes se dirigieron a la fortaleza obodrita de Dobin y a la fortaleza lituana de Demmin.

Cruzada Wenda o Soraba. Autor Wojciech Gerson

A las dificultades se sumaron los problemas de transporte y suministro en terrenos por los que el paso de un número suficiente de vehículos y animales de tiro para apoyar a un gran ejército era casi imposible. La campaña se llevó a gran parte fuera del periodo de cosecha tanto en verano como en invierno. Las campañas de verano se llevaron a cabo normalmente por mar ya las condiciones del terreno estaban en sus peores condiciones en ese momento. En invierno las campañas terrestres eran más factibles por tierra, ya que los ríos, lagos y pantanos se congelaban, lo que permitía un tránsito más fácil. En las campañas generales eran cortas con objetivos limitados simplemente debido a las dificultades de mantener un gran ejército en el campo.

Las fuerzas que atacaron Dobin incluían las danesas de Canuto V y de Sweyn III, del arzobispo Adalberto II de Bremen, y del duque Enrique el León de Sajonia. Evitaron batallas campales, Niklot defendió hábilmente la marisma de Dobin. Un ejército de los daneses fue derrotado por los eslavos de Dobin, mientras que otro tuvo que defender la flota danesa de los aliados de Niklot, la de los Rani de Rügen. Enrique y Adalberto mantuvieron el asedio de Dobin después de la retirada de los daneses. Cuando algunos cruzados abogaron devastar el campo, otros se opusieron preguntándose: “¿No es la tierra que estamos devastando nuestra tierra, y las personas que están luchando nuestro pueblo?” El ejército sajón bajo Enrique el León se retiró después de que Niklot accediera a que guarnición de Dobin se sometiese bautismo.

El ejército sajón dirigido contra Demmin estaba dirigido por varios obispos, entre ellos los de Maguncia, Halberstadt, Münster, Merseburg, Brandeburgo, Olmütz, y el obispo Anselmo de Havelberg. Si bien su objetivo declarado era lograr la conversión de los paganos, la mayoría también buscaba territorios adicionales y el diezmo de sus diócesis; el abad Wibaldo de Corvey se fue con la esperanza de adquirir la isla de Rügen. La compañía de Demmin también incluía los margraves seculares Conrado I y Alberto el Oso, que esperaban expandir sus marcas. Un contingente real polaco quería añadirse al obispado de Lebus. Marchando desde Magdeburg, Alberto el Oso recuperó Havelberg, perdido desde 983 durante la rebelión eslava. Los cruzados destruyeron un templo pagano y un castillo en Malchow. Después de un infructuoso asedio de Demmin, un contingente de cruzados se desvió por los margraves para atacar el centro de Pomerania en su lugar. Llegaron a la ciudad ya cristiana Szczecin, con lo cual los cruzados se dispersaron después de reunirse con el obispo Adalberto de Pomerania y el cristiano duque Ratibor I de Pomerania.

Cristianización de los wendos o sorabos

La cruzada Wenda tuvo resultados mixtos. Mientras que los sajones afirmaron su posesión de Wagria y Polabia, Niklot mantuvo el control de la tierra al este obodrita de Lübeck. Los sajones también recibieron tributo de Niklot, permitió la colonización del obispado de Havelberg, y liberó a algunos prisioneros daneses. Sin embargo, los líderes cristianos miraban a sus contrapartes con recelo y se acusaban mutuamente de sabotear la campaña.

Según Bernardo de Claraval, el objetivo de la cruzada fue batir a los eslavos paganos “hasta el momento en que, con la ayuda de Dios, fueran bien convertidos o cien eliminados“. Sin embargo, los cruzados no pudieron lograr la conversión de la mayor parte del wendos. Los sajones lograron conversiones en gran medida simbólicas en Dobin, ya que los eslavos volvieron a sus creencias paganas una vez que los ejércitos cristianos se dispersaron; Alberto de Pomerania explicó: “Si hubieran venido a fortalecer la fe cristiana deberían haberse hecho por la predicación, no por las armas“.

El territorio de Mecklenburgo y el centro de Pomerania fue saqueado y despoblado con mucho derramamiento de sangre, sobre todo por las tropas de Enrique el León. De las campañas de Enrique, Helmold de Bosau escribió que “no hubo ninguna mención del cristianismo, pero sólo de dinero”. Los habitantes eslavos también perdieron gran parte de sus métodos de producción, lo que limita su resistencia en el futuro.

Final de la cruzada

Después del 1.147 la cruzada contra el wendos se llevó a cabo sin la autorización papal, hasta que en 1.171, el Papa Alejandro III emitió la bula “Non parum animus noster” que situaba la guerra contra los estonios y finlandeses en pie de igualdad con las cruzadas a Tierra Santa. Los que luchaban y vivían recibían la remisión de un año de los pecados confesados. Los que morían por la causa se les concedía el perdón de todos sus pecados si la penitencia se había llevado a cabo en vida.

Entre 1.147 y 1.171 los daneses y los sajones bajo Valdemar I y Heinrich der Löwe estuvieron activos contra los wendos, realizando campañas conjuntas en 1.160, durante el cual Nyklot murió y los ídolos de Mecklemburgo y Rostock fueron destruidos, y en 1.164 tuvieron resultados mixtos . En 1.168-9 Valdemar conquistó los territorios rugios, apoderándose de su capital en Arkona, destruyendo sus templos, y haciendo su príncipe su vasallo.

Invasión danesa de la isla de Rugia 1.168-69: 1 rey Valdemar I de Dinamarca; 2 caballero danés; 3 noble eslavo de la costa del Báltico. Autor Angus McBride para Osprey

 

Cristianización de los rugios. El obispo Absalon derribando al dios Svantevit en Arkona . Autor Laurits Tuxen (1853–1927)

Durante la segunda mitad del siglo XII, también vio avances contra el paganismo cuando los gobernantes del norte llegaron a apreciar el valor de conversión para sus intereses. Las comunidades de bautizados generaban ingresos en forma de diezmos en dinero y en grano. Las abadías e iglesias pagaban impuestos y siempre daban hospitalidad a sus patronos. Y las tierras conquistadas y convertidas abrieron el camino para que los colonos contribuyeran a las arcas principescas con el alquiler y los impuestos. El control de las tierras wendas llevó además, a una reducción del tráfico de esclavos y el saqueo que venía afectado a la costa del Báltico occidental, lo que permitió el desarrollo de nuevos asentamientos a lo largo de la costa ya que la amenaza había remitido. Los antiguos asentamientos wendos en Wismar (Vishemir), Rostock (Roztoc), y Stralsund (Stralow), y la ciudad que se habían desarrollado en torno al monasterio cisterciense de Greifswald se fundaron como ciudades bajo la ley de Lübeck en el siglo XIII.

La caída de Enrique der Löwe en 1.181 dejó el campo abierto para que los daneses recibieran a los pomeranios, abotritas y wendos como vasallos, junto con los condados sajones de Holstein y Ratzeburg. La victoria de Dinamarca sobre la flota Liutzian y Pomerania en el Greifswalder Bodden en 1.184 rompió el control wendo sobre su litoral y el duque de Pomerania, Bogislaw I, presentado a Knud VI como su vasallo en 1.185.

Guerreros daneses siglo XII, los daneses eran los más europeizados de los escandinavos.1 caballero danés; 2 infante danés; 3 miliciano danés. Autor Angus McBride para Osprey

Este éxito señalo el fin las guerras Wendas en el al oeste del Báltico. En el siglo siguiente se verían los lituanos, letones, estonios, prusianos y finlandeses que experimentaron la derrota, la ocupación, el despojo, y el bautismo por los alemanes, daneses y suecos, y como el estandarte de cruzada se llevó más lejos en el mundo pagano del norte.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2017-08-01. Última modificacion 2017-08-01.