;
Edad Media Cruzadas Bálticas Cruzada contra los lituanos (1.270-1.410)

Cargando anuncio...

Antecedentes

En 1.240, el duque de Polonia solicitó la ayuda de los caballeros teutónicos en su lucha contra los turcos que estaban atacando a sus tierras del sur. La Orden aceptó y participó en una serie de batallas feroces. Mientras que la Orden se dedicaba a estas luchas, el duque de Pomerania, ex aliado de la Orden, cambió de posición y se alineó con los prusianos contra los caballeros.

En 1.249 en Lituania estalló una guerra civil entre Mindaugas y su sobrino y rival Tautvilas. El aliado de Tautvilas, Daniel de Galitzia atacó Navahradak, y en 1.250, otro aliado del mismo, la orden de Livonia, organizó una gran campaña contra las tierras de Nalšia y los dominios de Mindaugas en la propia Lituania. Atacado desde el sur y desde el norte y ante el riesgo de rebeliones por doquier, Mindaugas estaba en una muy difícil posición.

En 1.252, la orden Teutónica aprovechando la guerra civil, Tautvilas, buscó apoyo de los caballeros Teutones, fue a Riga, donde el arzobispo lo bautizó y recibió apoyo militar. Poco después la Orden Teutónica ordenó dos grandes incursiones: una hacia Nalga y otra hacia los dominios de Mindaugas y partes de Zemaitija que todavía lo apoyaban.

La Orden Teutónica de 1260 a 1410

En 1.253, rodearon duque Mindaugas de Lituania momento en el que accedió a aceptar el cristianismo. Mindaugas y su esposa Morta fueron coronados en algún momento durante el verano de 1.253, y el reino de Lituania fue establecido formalmente como un estado cristiano.

La orden Teutónica usó este período para fortalecer sus posiciones en partes de Zemaitija y Livonia, pero en 1.259 y 1.260 sufrió sendas derrotas lo que dio coraje a los prusianos, conquistados por la orden Teuónica, a rebelarse contra éstos. Animado por su sobrino Trenzota, Mindaugas rompió la paz con la orden Teutónica, puso a los zemaiciai de nuevo en su jurisdicción y trató de usar la situación entre tribus bálticas rebeldes a su favor. Las Crónicas mencionan también que él recayó en sus antiguas creencias.

Cruzada de Lituania siglo XIII: a la izquierda caballero y auxlialia teutónicos, a la derecha caballeros lituanos

Mindaugas hizo un trato con Alejandro Nevski de Nóvgorod y marchó contra la orden Teutónica. Trenzota dirigió el ejército contra Masovia esperando de animar a las tribus bálticas conquistadas para que se rebelasen contra la Orden. No obstante la campaña no consiguió alcanzar sus objetivos y sirvió para empeorar las relaciones entre Mindaugas y Trenzota, quien finalmente Daumantas asesinó a Mindaugas y sus dos hijos, Ruklys y Rupeikis en 1263. Tras su muerte Lituania cayó en guerras internas por el poder.

En el 1.268 el papa Clemente IV expidió una bula papal, donde le daba permiso al rey de Bohemia Ottokar II de revivir la monarquía Lituana. En el mismo año, el rey y sus soldados bohemios, y austríacos, llegaron a Prusia a través de Polonia; y comenzaron con los preparativos para una invasión a Lituania, pero debido a malas condiciones climáticas la campaña no se pudo realizar. Un año después Shvarn fue quitado del trono lituano por el pagano Traidenis, duque de Kernavé.

Batalla de Karuse o batalla del Hielo (1.270)

Traidenis comenzó apoyando el alzamiento de los semigalianos. En invierno 1.270, la orden de Livonia invadió Semigalia. Sin embargo, después de enterarse de que un un gran ejército lituano también había invadido la región, el maestre Otto von Lutterberg decidió retirarse a Riga. Los lituanos marcharon hacia el norte, llegando hasta la isla de Saaremaa, que fueron capaces de alcanzar debido a que el Mar Báltico estaba congelado. El ejército lituano saqueó la zona, llevando consigo un gran botín de guerra. No está claro si semigalianos se unieron a los lituanos y participaron en esta campaña.

El maestre Lutterberg reunió un gran ejército de caballeros de Livonia, soldados del obispado de Dorpat (Tartu), del obispado de Ösel Wiek, daneses de Estonia, así como de las tribus aliadas locales de livonios y latgalianos. La Orden estaba bien preparada para la batalla, hacía un año que había estado reclutando soldados para una expedición en Semigalia. El ejército de Livonia marchó al norte para enfrentarse a los lituanos cerca de la isla de Saaremaa. Los ejércitos se encontraron probablemente cerca Virtsu el 16 de febrero de 1.270.

Nobles lituanos durante las cruzadas Bálticas

El ejército de Livonia tomó posiciones para la batalla: Las tropas danesas de Estonia, mandadas por el virrey Siverith formaron en el flanco derecho; los caballeros de Livonia, al mando del maestre Luttenberg, formaron el centro; soldados de los obispados forman el flanco izquierdo. Los lituanos dispusieron sus trineos como una barricada. Una unidad de vanguardia probable daba cobertura a la construcción de la barricada improvisada, por lo que los caballeros no podían verla.

Cuando los caballeros atacaron, los lituanos se retiraron detrás de sus trineos y la caballería de Livonia se topó con la barricada. Cuando los caballos quedaron atascados entre los trineos, los caballos y jinetes fueron derribados por las lanzas lituanas. Dos pequeños grupos de caballeros de Livonia lograron romper la barricada por ambos flancos, pero eso no fue suficiente para superar la fuerte formación lituana. Los lituanos lograron una victoria decisiva: 52 caballeros, entre ellos el maestre Lutterberg, y unos 600 soldados de bajo rango murieron, mientras que obispo Hermann de Ösel Wiek fue gravemente herido y otros apenas lograron escapar. De acuerdo con la Livonia rimada Chronicle, hubo 1.600 lituanos muertos, pero esa información es muy dudosa.

El vice-maestre Andreas von Westfalen, que actuaba como maestre antes de que se celebrasen las elecciones, decidió restaurar la moral perdida de los caballeros al ganar una victoria rápida. A mediados de 1.270 se enteró de otra incursión de Lituania en Livonia y se apresuró con sus soldados a buscar al enemigo. Mientras que los caballeros estaban descansando, los lituanos atacaron su campamento y mataron a Andreas y otros 20 caballeros. Esta acción es conocida como la batalla de Padaugava.

Batalla de Aizkraukle o de Ascheraden (1.279)

En 1.273 la Orden construyó el castillo Dinaburga en tierras nominalmente controladas por Traidenis. El castillo era de gran importancia estratégica: se utilizó como base para incursiones en el centro de Lituania, con la esperanza de que debilitase a Traidenis suspendiese su apoyo semigalianos que se habían rebelado contra la Orden. Traidenis sitió el castillo durante un mes, pero no pudo capturarlo. Traidenis pidió la paz, con el fin de que Traidenis podía concentrarse en su guerra con Galizia-Volhynia. Los lituanos rompieron su el compromiso por problemas en el comercio a lo largo del río Daugava y su influencia en el principado de Polotsk.

En febrero de 1.279 los cruzados como represalia, realizaron una cabalgada o chevauchée en territorio lituano. El ejército de cruzado incluía hombres de la orden de Livonia, del arzobispado de Riga, daneses de Estonia, y curonios y semiglianos aliados locales. En el momento de la campaña, Lituania sufrió una hambruna y Traidenis hermano Sirputis aolando tierras polacas alrededor de Lublin. El ejército de Livonia llegó hasta Kernavė, capital y centro de las tierras de gran duque. Los lituanos no ofrecieron una resistencia abierta y los cruzados saquearon muchos pueblos. En su camino de vuelta a casa los caballeros fueron seguidos por una pequeña fuerza de tropas Traidenis. Cuando los enemigos se acercaron Aizkraukle (en alemán Ascheraden), el gran maestro envió a su casa la mayor parte de los guerreros locales con su parte de botín. Al día siguiente 5 de marzo los lituanos atacaron, logrando una victoria. No hay muchos detalles de la batalla.

Como consecuencia, la Orden perdió los logros conseguidos a lo largo de seis años precedentes: los semigalianos, que eran uno de los primeros en retirarse del campo de batalla, se rebelaron de nuevo, y pidieron protección a Traidenis. Sin embargo, Traidenis murió en 1.282 y el Gran Ducado de Lituania no pudo cosechar todos los beneficios.

Batalla de Turaida o de Treiden (1.298)

En 1.296 estalló una guerra civil en Terra Mariana entre los burgueses de la ciudad de Riga y la orden de Livonia. Johannes von Schwerin III, arzobispo de Riga, intentó sin éxito mediar en la disputa. Cuando el conflicto creció, Johannes III se unió a la causa de los residentes de Riga, pero fue derrotado y hecho prisionero. En marzo de 1.298, Riga concluyó una alianza con el pagano gran ducado de Lituania, que fue objeto de una cruzada católica por las órdenes Teutónica y de Livonia.

El gran duque Vitenis de Lituania, envió una guarnición lituana a Riga en 1.298, esta guarnición tenía el deber de proteger a la ciudad de los caballeros, permaneciendo en Riga hasta el año 1.313, en que los riganos llamaron a la orden para expulsar a los paganos.

Los lituanos dirigidos por Vitenis invadieron Livonia y sitiaron el castillo de Karkhus (Karksi). Una vez que el castillo cayó, los lituanos saquearon la zona, masacrando y tomando muchos prisioneros. Las fuerzas defensivas de Livonia defensivas esperaron a los lituanos en el río Gauja, cerca del castillo de Turaida (Treiden en alemán). Al principio parecía que los caballeros estaban ganando la batalla, pero Vitenis contraatacó vigorosamente con refuerzos del arzobispo y los derrotaron decisivamente. El gran maestre de la orden Bruno y Komtur de Fellin murieron. La batalla sería comparable a la batalla de Saule en términos de víctimas.

El 28 de junio, la orden de Livonia recibió refuerzos de los caballeros teutónicos y derrotó a los residentes de Riga y lituanos cerca Neuermühlen. De acuerdo con las crónicas (exageradas) unos 4.000 riganos y lituanos murieron en Neuermühlen. Los caballeros procedieron a sitiar Riga. Después de que Eric VI de Dinamarca amenazara con invadir Livonia para ayudar al arzobispo Johannes III, se llegó a una tregua y el conflicto fue mediado por el Papa Bonifacio VII. Sin embargo, el conflicto no se resolvió del todo y la alianza entre Lituania y Riga continuó durante otros quince años.

Vitenis organizó muchas más incursiones militares en tierras gobernadas por la orden Teutónica hasta 1.315 en que es citado por última vez en fuentes escritas. Lo que sucedió con Vitenis se desconoce.

Cruzada de Lituania 1330 a la izquierda caballero y auxiliares teutones, a la derecha caballeros lituanos

Cruzada de Lituania 1330 a la izquierda caballero y auxiliares teutones, a la derecha caballeros lituanos

Batalla de Strėva, de Strebe, o de Strawe (1.348)

La expansión lituana llegó a su ápice bajo el mandato de Gediminas, sucesor de Vitenis, quien creó un fuerte gobierno central y estableció un imperio, que luego se extendería desde el mar Negro y mar Báltico. En el año 1.320, muchos de los principados dependientes del principado de Kiev fueron o anexados o vueltos vasallos del gran ducado de Lituania. En el año 1.321 Gediminas capturó Kiev y luego restableció la permanencia de Vilna como capital lituana.

Hubo décadas de indecisión entre las opciones latina y la ortodoxa. Para Gediminas, la permanencia en el paganismo proveía una herramienta diplomática y un arma útil que les permitía hacer promesas de conversión como medios de preservación de su poder e independencia. El gran duque era partidario de la opción del “equilibrio dinámico”. A lo largo de su reinado tanteó tanto al Papado de Aviñón como al Patriarca de Constantinopla con la posibilidad de una conversión; por lo que se realizaron varios intentos de negociación para convertir a Lituania.

En 1.347 los caballeros teutónicos vieron una gran afluencia de cruzados procedentes principalmente de Francia e Inglaterra, donde se había alcanzado una tregua durante la guerra de los Cien Años. Para aprovechar esta fuerza, iniciaron una expedición que comenzó a finales de enero 1.348, pero debido al mal mayor tiempo, las fuerzas no pudieron seguir más allá de Insterburg. El pequeño ejército liderado por gran comendador y el futuro gran maestre Winrich von Kniprode invadió y saqueó el centro de Lituania durante una semana antes de que las tropas lituanas les hiciesen frente, que les estaban esperando en las orillas del río Streva, afluente derecho del río Niemen, cerca de la actual Žiežmariai.

El ejército lituano, que se había concentrado en Kaunas bajo el mando del gran duque Kestutis y sus hermanos Narimantas y Manvydas, sorprendió a los cruzados. Los caballeros estaban en una posición difícil: podían cruzar el congelado río Streva, pero sólo unos pocos hombres a la vez, y por otro lado tenían suministros limitados y no podía esperar. Los lituanos también tenían escasez de suministros.

Kniprode y Danfeld decidieron, en consecuencia, una maniobra poco convencional, simularon que seguían avanzando más hacia el este para atacar Vilnius y Trakai, buscando al mismo tiempo un terreno adecuado para tender una emboscada. Probablemente, dada la amenaza inminente de Vilna hizo que los lituanos abandonasen su posición ventajosa en la orilla oeste del Streva y siguiesen al ejército de la Orden.

Para evitar que siguiesen avanzando, los lituanos decidieron atacar lanzando una lluvia de flechas y jabalinas, que hirieron a un gran número. Sin embargo, en el momento crítico cruzados contraatacaron con su caballería pesada y lituanos perdieron su formación. Así que muchos de murieron.

Como resultado de la derrota lituanos se debilitaron, el mismo año los caballeros atacaron y saquearon área Šiauliai sin gran oposición y destruyeron un castillo Veliuona. En el este, Lituania perdió influencia en Pskov y Novgorod y al año siguiente en Smolensko.

Para protegerse de más campañas de la Orden Teutónica, el cogobernante de Lituania Kęstutis, en 1.349 inició negociaciones con el papa Clemente VI para la conversión y le fueron prometidas coronas reales para él y sus hijos.

Asedio de Kaunas (1.362)

El castillo de Kaunas fue construido en la confluencia de dos ríos Nemunas y Neris. Esto suponía una amenaza para la orden Teutónica y sus planes estratégicos, por lo que decidió destruir el castillo.

En 1.361, el gran maestre de la caballeros Teutónicos Winrich von Kniprode emitió una orden para obtener información sobre el castillo de Kaunas, en concreto el grosor de sus paredes, como preparación para el asalto al castillo La preparación para el ataque tomó casi un año. Tan pronto como los exploradores informaron acerca de la altura de las paredes del castillo que tenían 11 m de altura, se hicieron las torres de ataque de altura adecuada en Marienburgo. En el río Nemunas se prepararon barcos que fueron enviados con las principales herramientas de ataque – catapultas, trebuchetes, arcuballistas. Después de llegar al castillo de Kaunas descargaron el material y reconstruyeron las máquinas, preparando el ataque. La Orden invitó caballeros de diferentes partes de Europa como Italia, Francia e Inglaterra. Durante el sitio se les unió también la Orden de Livonia.

El ataque fue dirigido por el gran maestre de la Orden que dispuso de una fuerza de 3.000 soldados. La guarnición de castillo era de unos 400 soldados mandados por Vaidotas hijo del gran duque de Lituania Kęstutis Vaidotas.

El asedio del castillo de Kaunas duró aproximadamente un mes, los caballeros lograron romper los muros del castillo, y poco después el castillo fue tomado. El domingo de Pascua de 1.362, los caballeros llevaron a cabo una misa en el interior del castillo para conmemorar su victoria.

Este fue el último castillo en Lituania capaz de hacer frente a los ataques de la orden Teutónica durante mucho tiempo. Después de la victoria la Orden destruyó el castillo.

Conquista del castillo de Kaunas 1362 por la Orden Teutónica. Autor Antanas Vaičekauskas. El castillo está basado en la reconstrucción hecha por el arqueólogo Algirdas Žalnierius.

 

Conquista del castillo de Kaunas 1362 por la Orden Teutónica, detalle ampliado

 

Asalto teutónico al castillo de Kaunas 1362. Autor Peter Dennis para Osprey

 

Saqueo de Kaunas por los Caballeros Teutónicos, 16 de abril 1362

Al parecer, de la fuerza de defensa del castillo que eran unos 400, sólo 36 sobrevivieron. Aún quedan algunas preguntas con respecto a la falta de apoyo del exterior de los defensores del castillo durante el asedio.

Juramento de Vitautas el Grande ante las ruinas del castillo de Kaunas 1362. Autor Jan Styka

Batalla de Rudau (1.370)

En agosto 1.369 los caballeros quemaron una fortaleza lituana en la desembocadura del río Nevėžis; 109 personas murieron en el incendio. Durante las negociaciones de tregua Kęstutis, hermano y mano derecha del gran duque Algirdas, advirtió al mariscal prusiano Henning Schindekop que iba a tomar represalias represalia. Esto dio tiempo a los caballeros para prepararse y organizar un ataque y reuniendo su ejército en Königsberg. Kęstutis y Algirdas condujeron su ejército, compuesto por los lituanos, samogitianos, rutenos y tártaros, a Prusia antes de lo previsto por los caballeros.

Los lituanos tomaron y quemaron castillo Rudau. El gran maestre Winrich von Kniprode decidió llevar su ejército desde Königsberg a Rudau para hacer frente a los lituanos.

Los lituanos sufrieron una derrota. Algirdas llevó a sus hombres a un bosque y apresuradamente erigió barricadas de madera, mientras que Kęstutis se retiró a Lituania. El mariscal Schindekopf persiguió a los lituanos en retirada, pero fue herido por una lanza y murió antes de llegar a Königsberg. El noble lituano Vaišvilas se supone que murió en la batalla. Fuentes teutónicas exageran las pérdidas de Lituania, alegando que entre 1.000 y 3.500 hombres perecieron debido a las heridas, temperaturas bajo cero, y el hambre. Los caballeros teutónicos también sufrieron fuertes pérdidas: 26 caballeros y unos 300 hombres, incluyendo el mariscal.

Los lituanos no quedaron muy tocados ya que realizaron una incursión a Ortelsburg (Szczytno), grandes avances en las guerras Galicia-Volhynia, y el segundo asalto a Moscú.

Fue la muerte del gran duque lituano Algirdas en 1.377 hundió a los lituanos en una guerra civil entre tres facciones. La Orden apoyó uno de los reclamantes al trono y utilizó esto como un pretexto para las invasiones masivas del norte de Lituania. La Orden se dejó a su candidato tan pronto como el legítimo gran duque Ladislao Jogaila ofreció un acuerdo de paz, parte del cual incluía la posesión de las tierras samogitianas que habían sido ocupadas recientemente.

Los lituanos finalmente se convirtieron al cristianismo en 1.386 tras el bautismo de su gran duque Ladislao Jogaila. Su conversión fue para mantener a su matrimonio con la reina Eduviges de Anjou de Polonia, después de lo cual se convirtió en Ladislao II Jaguiello, rey de Polonia. El matrimonio resultó en una unión personal entre estos dos enemigos de la Orden, que creó un oponente formidable para los caballeros teutónicos.

La conversión de Lituania marcó el final del último estado pagano en Europa y, sobre todo, eliminaba la justificación de los caballeros para seguir atacando a su vecino del este.

Batalla de Tannenberg, de Grunwald, o de Žalgiris (1.410)

Movimientos previos

Conflicto de la Prusia Teutónica con Lituania y Polonia

La orden Teutónica y el reino de Polonia habían firmado en 1.404 una paz perpetua, pero la región de Samogitia (al noreste de Lituania) se rebeló contra los caballeros teutones en 1.409. El rey de Polonia y gran duque de Lituania consiguió en julio de ese año que la asamblea de nobles polacos se comprometiera a defender Lituania en el caso de que fuese atacada por los teutones. Esa fue la excusa que Ulrich von Jungingen, gran maestre de la orden Teutónica, usó para declarar la guerra el 14 de agosto de 1.409. Los teutónicos invadieron entonces la Polonia Mayor y Cuyavia, pero fueron rechazados por los polacos, que en su contraataque reconquistaron Bydgoszcz (Bromberg), lo que llevó a las partes a acordar un armisticio que duraría hasta el 24 de junio de 1.410. Los lituanos y polacos aprovecharon este margen de tiempo para prepararse, llamando a las levas y organizando el ejército, a expulsar a los teutones.

Guerreros lituanos en 1410. A la izquierda caballero con su escudero, a la derecha jinetes lituanos

Los teutones sabían de los preparativos polaco-lituanos y esperaban un ataque por dos direcciones: el ejército polaco avanzaría hacia Danzig (Gdansk hoy en día) y el lituano sobre Samogitia. Para contrarrestar la amenaza, Ulrich von Jungingen concentró parte de sus tropas en Schwetz (Świecie) y dejó gran parte de su ejército en los castillos orientales de Ragnit y Rhein (hoy Ragainė y Ryn, respectivamente) cerca de Lötzen (Giżycko) y Memel (Klaipėda).

Batalla de Tannenberg, de Grunwald o de Zalguiris 1410. Movimientos previos

Mientras, polacos y lituanos enmascaraban sus intenciones organizando incursiones profundas en territorio enemigo. Ulrich von Jungingen hizo una petición para ampliar el cese de hostilidades hasta el 4 de julio (lo que hubiera dado tiempo a los mercenarios de la Europa Oriental a acudir en su ayuda) fue rechazada por sus oponentes, que ya habían tenido tiempo para reunir sus fuerzas.

La primera etapa de la campaña de Tannenberg (Grunwald) fue la reunión de todas las tropas polaco-lituanas en Czerwinsk, un punto de encuentro designado a unos 80 km de la frontera prusiana, donde el ejército conjunto cruzó el Vístula sobre un puente de pontones. Esta maniobra, que requirió precisión e intensa coordinación entre las fuerzas multiétnicas, se logró en una semana aproximadamente, del 24 al 30 de junio de 1410. Soldados polacos de la Gran Polonia se reunieron en Poznań, y los de Polonia Menor, en Wolbórz. El 24 de junio de 1410 Władysław II Jagiełło y los mercenarios checos llegaron a Wolbórz. Tres días más tarde, el ejército polaco ya estaba en el lugar de reunión. El ejército lituano partió de Vilna el 3 de junio y se unió a los regimientos de Ruthenian en Hrodna. Llegaron a Czerwinsk el mismo día que los polacos cruzaron el río. Tras el cruce, las tropas de Masovia bajo Siemowit IV y Janusz I se unieron al ejército polaco-lituano. La masiva fuerza a comenzó su marcha hacia el norte hacia Marienburgo (Malbork), capital de Prusia, el 3 de julio. La frontera prusiana fue cruzada el 9 de julio, cogiendo a los caballeros teutónicos por sorpresa, asaltaron el castillo de Lautenburgo, y el día 10 llegaron a Kauernick, donde se encontraron con las fortificaciones en el río.

Guerreros teutónicos en 1410. A la caballero con ballestero y escudero, a la derecha caballero con un arcabucero, detrás carruaje de bagajes

El cruce del río permaneció en secreto hasta que enviados húngaros, que estaban tratando de negociar una paz, informaron al Gran Maestre. Tan pronto como Ulrich von Jungingen se enteró de las intenciones polaco-lituanas, dejó a 3.000 hombres en Schwetz bajo el mando de Heinrich von Plauen y marchó la fuerza principal para organizar una línea de defensa en el río Drewenz (Drwęca) cerca de Kauernik Kurzętnik), cuyos vados cubrió con empalizadas, reforzando de paso los castillos próximos de Lautenburgo y Soldau para prevenir un ataque por el este.

El 11 de julio, después de reunirse con su consejo de guerra de ocho miembros, Vladislao decidió no cruzar el río por una posición tan fuerte y defendible, y prefirió rodear al enemigo por el este, Continuó la marcha hacia Soldau (Działdowo), aunque no se intentó capturar la ciudad, siguiendo por Neidenburgo y Gilgenburgo (Dąbrówno) que fueron asaltadas y saqueadas, cometiendo numerosas atrocidades que se atribuyeron a los tártaros, generando una oleada de refugiados.

Asalto al castillo teutónico de Gilgenburgo (Dabrowno) 1410. Los polacos asaltando en fuerza el castillo teutónico. Autor Peter Dennis para Osprey

Más tarde, en los testimonios de los sobrevivientes ante el Papa, la Orden afirmó que Von Jungingen estaba tan enfurecido por las presuntas atrocidades que juró derrotar a los invasores en la batalla.

Siguieron hacia Marienburgo (Malbork) capital de los teutónicos y el 15 de julio a las orillas del lago Lubien cerca de la ciudad de Faulen, donde acamparon.

Batalla de Tannenberg, de Grunwald o de Zalguiris 1410. Fuerzas polacas acercandose al vado del río Drewenz. El rey Ladislao examina el lugar y decide que cruzarlo es muy peligroso. El estandarte placo es el aguila blanca sobre el fondo rojo, los otros son de clanes locales: el del fondo azul junto al real es del clan Nalesz, el del toro del clan Belina, clanna de Cáliz y la bandera de Cracovia. Autor Richard Hook

El comandante de los caballeros teutónicos, el propio maestre Ulrich von Jungingen, abandonó sus posiciones en el río y emprendió su persecución, alcanzándole el 15 de julio, cerca de la ciudad de Grünwald, muy próxima a Tanenberg, donde acamparon, cerrando el paso de los aliados hacia Marienburgo.

Despliegue inicial

A primera hora del 15 de julio de 1.410 ambos ejércitos llegaron a los campos cerca de los pueblos de Grünwald, Tannenberg y Ludwigsdorf (Łodwigowo) y formaron uno frente a otro. Los polaco-lituanos se situaron frente a los pueblos de Ludwigsdorf y Tannenberg.

Ambos ejércitos formaban su caballería en banderas. Cada estaba compuesta de unos 240 caballeros y sargentos montados, más sus escuderos y asistentes. Cada bandera tenía su propio estandarte y luchaba independientemente. Las banderas lituanas eran normalmente algo más débiles y estaban compuestas de aproximadamente 180 jinetes de caballería ligera. Se desconoce la estructura de las unidades a pie, como piqueros, arqueros, ballesteros, y de la artillería.

Ejército aliado polaco-lituano disponía un total de unos 35.000 efectivos, con unos 25.000 jinetes en 91 banderas (50 banderas polacas con 15.000 jinetes, y 41 banderas lituanas con 7.000 jinetes, y 3.000 jinetes tártaros), así como unos 10.000 infantes. Y 16 cañones:

  • Ala derecha, el del ejército del gran duque, estaba a las órdenes de el gran duque Vitautas y compuesto por caballería ligera, formada por banderas del gran ducado, tártaros al mando del kan exiliado Jalal ad-Din, caballería ligera moldava enviada por Alexandru cel Bun y serbios, la mayor parte estaba escondida en un bosque junto con la infantería.
  • El centro bajo las órdenes del rey polaco Ladislao Jogaila (Jaguiello) que tenía 60 años con infantería, mercenarios y jinetes polacos y 16 cañones.
  • Ala izquierda formada por polacos, estaba mandada por Zyndram y estaba compuesta fundamentalmente por jinetes polacos, bohemios, moravos y Moldavia. Era la de menor entidad.
  • Reserva a retaguardia del despliegue.

Batalla de Tannenberg, de Grunwald o de Zalguiris 1410. Despliegue inicial

El ejército de los caballeros teutones constaba de 51 banderas con unos 15.000 jinetes, 9.000 infantes, arqueros y ballesteros y unos 100 cañones o bombardas que podían disparar proyectiles de piedra o de plomo. Estaban esperando recibir ayuda de tropas de la Europa occidental (los llamados “invitados de la Orden”), que todavía estaban en camino, y de otros caballeros que habían sido convocados por una bula papal. Desplegaron de la siguiente manera:

  • Ala izquierda mandada por Federico von Wallenrod, que era el gran mariscal de la Orden tenía a su mando la caballería más ligera de la Orden, así como los 100 cañones, e infantería sobre todo ballesteros.
  • Centro mandado por Ulrich von Jungingen, gran maestre de la Orden que tenía cerca de 50 años, era consciente de que la batalla se iba a decidir en el centro.
  • Ala derecha mandada por Kuno von Linchestein, que era un famoso maestro en el manejo de la espada, era la unidad con menos efectivos.
  • Reservas a retaguardia.

Aunque era menos numeroso, el ejército teutón era, en conjunto, superior en disciplina, entrenamiento y equipo. Si bien la caballería pesada polaca era un rival a tener en cuenta, la mayor parte del ejército polaco-lituano estaba formado por levas de infantería y caballería ligera, que no podían competir contra el mucho más profesional ejército teutón de igual a igual.

Ambos bandos estaban dispuestos para la batalla al amanecer. Debido a que los teutones estaban en inferioridad numérica, éstos habían levantado defensas frente a sus líneas.

La batalla

Los polacos no eran partidarios de atacar semejante posición fortificada y, debido a ello, ninguno de los ejércitos se decidía a dar el primer paso. Los alemanes estaban esperando el ataque de los aliados, para que una vez iniciado, lanzar un potente contraataque, incluso habían dejado un hueco entre el ala izquierda y el centro invitando al ataque.

Batalla de Tannenberg, de Grunwald o de Zalguiris 1410. Primera fase

Batalla de Tannenberg, de Grunwald o de Zalguiris 1410. Primera fase

La hora de inicio de la batalla comenzó retrasarse, causando gran impaciencia en el gran maestre de la Orden. El día era caluroso, los caballeros de la Orden estaban con la pesada armadura, los caballos no habían bebido, y no se les permite abandonar la formación. Una situación extraña, que era difícil de mantener por mucho tiempo.

Ulrich von Jungingen envió una delegación con dos espadas, provocando Jagiello para comenzar la batalla. Ladislao que tenía mucha experiencia, se relajó y no fue atraído por el truco del gran maestre.

Ladislao a primeras horas de la tarde, dio la orden de atacar. El gran duque de Lituania inició el ataque contra el ala izquierda del ejército teutónico cerca del pueblo de Tannenberg , avanzaron haciendo mucho ruido y muy desperdigados esperando que los cruzados disparasen sus cañones, un vez disparados iniciaron la carga con el fin de que solo pudieran realizar como mucho otro disparo, los jinetes llegaron a la línea de infantería y cañones con muy pocas bajas, muchos infantes huyeron en dirección a la posición de los jinetes teutones. Al mismo tiempo que varias banderas polacas cargaban contra el ala derecha teutónica.

Batalla de Tannenberg, de Grunwald o de Zalguiris 1410, lituanos y tártaros atacan por el ala derecha teutona. Autor Richard Hook

Von Jungingen, al ver el fracaso de sus cañones y de sus soldados de infantería para detener a los lituanos, ordenó el contraataque, sin tener en cuenta sus soldados de infantería, tratando de escapar del enemigo, se dieron de frente con los jinetes pesados que venían directamente contra ellos. Pronto muchos de los soldados de infantería fueron pisoteados, otros encontraron la muerte por los lituanos.

Batalla de Tannenberg, de Grunwald o de Zalguiris 1410. Caballería polaca y rusa de Bolhinia-Galizia atacando el ala izquierda de los teutones.

La caballería pesada de la Orden contraatacó en su flanco izquierdo. Tras más de una hora de lucha, la caballería lituana y tártara emprendieron una retirada fingida hacia zonas de pantanos y los bosques. En el flanco derecho tras la retirada, sólo quedaron tres banderas de Smolensko al mando de Lengvenis.

La falsa retirada, maniobra que los lituanos habían aprendido de los tártaros o mongoles, había sido planeada de antemano y tuvo éxito, aunque con matices: la caballería pesada teutónica emprendió una persecución desorganizada contra los lituanos en retirada, entrando en los pantanos, pero pronto la retirada se convirtió en una desbandada, mencionando algunos autores que los lituanos no se detuvieron hasta llegar a su país. Lo cierto es que Vitautas logró detener a las tropas en fuga y reorganizar sus fuerzas para volver al combate, si bien ello llevó un tiempo en el que los polacos no pudieron contar con sus aliados.

Batalla de Tannenberg, de Grunwald o de Zalguiris 1410. Tártaros atacando a un caballero teutónico. Autor Angus McBride

Algunos cruzados tenían miedo de meterse en los bosques, ante la sospecha de que pudiera ser una trampa. De hecho, fue, porque cuando los lituanos se fueron al bosque Zevaldas al otro lado del río Morence, una fuerza de reserva de caballeros polacos de repente salieron de los árboles y atacaron de flanco a los cruzados, algunos lituanos que se retiraban volvieron grupas de inmediato, y ayudando a los polacos, destruyendo las banderas cruzadas que perseguían.

Batalla de Tannenberg, de Grunwald o de Zalguiris 1410

 

Batalla de Tannenberg, de Grunwald o de Zalguiris 1410. Autores Tadeusz Popiel y Zygmunt Rozwadowski

 

Batalla de Tannenberg, de Grunwald o de Zalguiris 1410. Autor Jan Matejko

 

Batalla de Tannenberg, de Grunwald o de Zalguiris 1410 . Autor Stanislav Gannutin

En el ala derecha, nueve banderas cruzadas atacaron a las tres banderas de Smolensko, y algunos lituanos que no se habían retirado, poniéndoles en fuga.

Simultáneamente en el centro, la caballería pesada teutónica combatía contra los polacos. Tras varias horas de batalla, los teutones empezaron a ganar ventaja.

El chambelán de Cracovia con su bandera, que era la más potente del ejército polaco, había sido galardonada con el honor de llevar, el gran estandarte polaco marcada con el signo de un águila blanca. Cuando el gran maestre la vio, pensó que el rey Ladislao debía estar cerca, encabezando sus tropas según la moda europea. No se dieron cuenta de que se encontraba en lo alto de una pequeña colina para ver la batalla. El gran maestre en persona dirigió una carga con parte de la reserva contra la bandera de Cracovia. Las filas polacas empezaron a perder cohesión y perdieron el estandarte (aunque fue recuperado al poco tiempo), por lo que Ladislao ordenó entrar en combate al grueso de sus reservas. La llegada de tropas de refresco permitió a los polacos rechazar el ataque enemigo, cuyas fuerzas se debilitaron, mientras que las reservas teutónicas habían sido empeñadas en la persecución de la caballería lituana.

Batalla de Tannenberg, de Grunwald o de Zalguiris 1410. Fase final

 

Batalla de Tannenberg, de Grunwald o de Zalguiris 1410. Fase final

Después varias horas de combate, Ulrich von Jungingen decidió reunir las tropas en la línea principal de batalla y se puso al frente del ataque con 16 banderas de caballería pesada que había mantenido en reserva. Vladislao, por su parte, lanzó al combate todas las reservas que le quedaban, así como varias unidades que habían sido empeñadas en la lucha previamente y se encontraban cansadas. Sin embargo, al poco tiempo Vitautas volvió al campo con sus fuerzas reorganizadas y se unió a la lucha, mientras que la infantería lituana salía de los bosques circundantes y se sumaba a los caballeros polacos.

Para entonces la superioridad numérica de los aliados era abrumadora. Los teutónicos ofrecieron una gran resistencia, pero fueron rodeados y empezaron a sufrir graves pérdidas, entre las que se contaba el propio gran maestre.

Batalla de Tannenberg, de Grunwald o de Zalguiris 1410. Caída y los últimos instantes del Gran Maestre Teutónico Ulrich von Jungingen. Autor Luca Tarlazzi

Tras la muerte de su comandante, el resto de las tropas teutónicas empezaron a retirarse. Parte huyó a los bosques, siendo perseguidos por la caballería lituana y polaca, mientras que el resto se dirigió hacia su laager, cerca del pueblo de Grünwald. Allí intentaron organizar la resistencia el laager o campamento con carros unidos por cadenas (una forma de defensa móvil característica del este de Europa), pero las defensas fueron pronto rotas y el campamento fue asaltado y saqueado. La persecución de la caballería teutónica en retirada duró hasta el ocaso.

Batalla de Tannenberg, de Grunwald o de Zalguiris 1410. Fuga de los caballeros teutónicos. Autor Richard Hook

 

Batalla de Tannenberg, de Grunwald o de Zalguiris 1410. Jinetes polacos persiguiendo a los caballeros teutónicos.

Secuelas

La derrota de los caballeros teutones fue aplastante. Según Andrzej Nadolski murieron 8.000 soldados teutónicos y 14.000 más fueron hechos prisioneros. La mayor parte de los 250 miembros de la orden cayeron en el combate, incluyendo muchos de sus jefes. Además del propio Ulrich von Jungingen, también murieron el gran mariscal Federico von Wallenrod, los grandes comandantes Kuno von Lichtenstein y Albrecht von Schwartzburg y el gran tesorero Thomas von Merheim. Markward von Salzbach, el comandante de Brandeburgo, y el alcalde Schaumburg de Sambia fueron ejecutados tras la batalla por orden de Vitautas. Los únicos altos oficiales que lograron escapar fueron el gran maestre hospitalario y el comandante de Elbing Werner von Tettinger. Entre los cautivos notables estaban Casimiro V de Pomerania, duque de Stettin (Szczecin), y Conrado el Blanco (Conrado X de Olésnica), duque de Oels (Oleśnica). Otros varios miles de hombres fueron capturados. La mayor parte de los mercenarios fueron liberados al poco a condición de volver a Cracovia el 29 de septiembre de 1.410. La mayor parte de los oficiales teutónicos fueron retenidos, mientras que el resto fue enviado a Prusia para que intercedieran por la liberación y el pago del rescate de sus camaradas cautivos.

Batalla de Tannenberg, de Grunwald o de Zalguiris 1410. Secuelas de la batalla

La matanza de tantos nobles caballeros y notorias personalidades era ciertamente inusual en la Europa medieval. El motivo fue que la mayor parte de los soldados de a pie, que fueron quienes asaltaron el campamento, habían sido reclutados de entre las clases bajas mediante levas y no tenían derecho (a diferencia de los nobles) a recibir ninguna compensación por el rescate de cautivos. La falta de incentivos probablemente motivó que no se preocuparan demasiado de hacer prisioneros. Los oficiales y notables fueron enterrados en tumbas separadas, mientras que el cuerpo de Ulrich von Jungingen fue cubierto con la capa real y transportado al castillo de Mariemburgo. Los demás muertos fueron enterrados en varias fosas comunes.

Polacos y lituanos permanecieron en el campo de batalla durante tres días. Aunque se desconoce el motivo exacto de dicha estancia, parece ser que fue debido al agotamiento tras el duro combate. Independientemente del motivo, el retraso permitió a los teutones fortificar y reforzar sus posiciones y organizar la defensa de sus posesiones. Para cuando los polaco-lituanos llegaron al castillo de Mariemburgo, las posibilidades de tomarlo al asalto se habían desvanecido y se puso asedio al castillo. Las perspectivas de éxito de los aliados se redujeron todavía más ante la eventual llegada de refuerzos de Livonia para los teutones. La llegada de la temporada de cosecha y el posible enfrentamiento con Segismundo de Luxemburgo indujeron a los polaco-lituanos a levantar el sitio tras varias semanas de cerco.

Enrique von Plauen, comandante de Marienburgo, calma a sus compañeros teutónicos durante al asedio del castillo después de la batalla de Tannenberg en 1.410. Un proyectil cae en el techo mientras habla. Autor Graham Turner para Osprey

Enrique von Plauen el Viejo, nuevo gran maestre de la Orden, se encontró con un desolador panorama: aunque había impedido que los polaco-lituanos tomaran la capital y había logrado que el ejército enemigo se hubiera retirado, la Orden había perdido a la mayor parte de sus caballeros, sus tropas estaban formadas por mercenarios mal pagados y, por ende, poco motivados, tenía que pagar el rescate de sus hermanos de armas prisioneros y varias de las ciudades hanseáticas se habían pasado al otro bando o se habían rebelado contra el dominio teutón.

Tras arrebatar Danzig a los rebeldes burgueses, se iniciaron las negociaciones de paz, en las que los teutones demostraron ser mucho más hábiles que sus enemigos. La paz de Toruń, firmada en febrero de 1.411, establecía que la Orden tenía que ceder Dobrin a Polonia y renunciar a Samogitia mientras el rey viviera. Teniendo en cuenta lo aplastante que había sido su victoria, esta paz puede considerarse un fracaso para Polonia y Lituania: sus objetivos territoriales no se vieron cumplidos, y la orden Teutónica no fue disuelta. Sin embargo, el alcance de la victoria fue más allá de los términos establecidos en la paz.

La Orden tuvo que seguir pagando el rescate de cinco toneladas de plata durante cada uno de los siguientes cuatro años, lo cual demostró ser más de lo que los teutones podían permitirse. Los territorios de la Orden, carente de caballeros experimentados, tuvieron que ser defendidos por mercenarios, que drenaron todavía más las arcas teutónicas. La creciente presión impositiva sobre las ciudades bajo su dominio no tuvo como contrapartida un incremento de la representación popular ni en los órganos de gobierno ni en la capacidad de decisión o influencia en los mismos, y la reducción de su poder militar y la pérdida de prestigio no hicieron sino agudizar la crisis de la Orden y el descontento entre sus súbditos.

Batalla de Ukmerge o de Wilkomierz (1.435)

En 1.430, Vitautas el Grande murió sin dejar un heredero. Los nobles lituanos eligieron a Švitrigaila, el hermano de Ladislao II Jogaila y primo de Vitautas, como el nuevo gran duque sin consultar con Polonia. Esto violó la Unión de Horodło de 1.413, e indignó a los nobles polacos. Švitrigaila se preparó para la guerra y alistó los a los caballeros teutónicos, Moldavia y la Horda de Oro como sus aliados. Segismundo Kęstutaitis asumió el poder en Lituania cuando se depuso Švitrigaila en un golpe de estado el 31 de agosto de 1.432. Švitrigaila escapó, estableciéndose en Polotsk, y reunió a sus partidarios de las tierras eslavas del gran ducado contra Segismundo.

Los caballeros teutónicos en secreto apoyaron Švitrigaila principalmente a través de su sucursal en Livonia. Švitrigaila y Segismundo ahora estaban comprometidos en una guerra civil destructiva. En diciembre 1.432 sus ejércitos lucharon en la batalla de Ašmena; Švitrigaila fue derrotado, pero la victoria no fue decisiva. En 1.433, junto con los caballeros de Livonia, Švitrigaila asoló Lida, Kreva, Eišiškės y devastó los alrededores cerca de Vilnius, Trakai, y Kaunas. Después de la muerte de Jogaila en 1.434, los caballeros teutónicos reanudaron su guerra contra Polonia.

Duelo entre un caballero teutónico y un caballero polaco, los polacos fueron unos dignos rivales.

Cada bando movilizó alrededor de 15.000 soldados. Švitrigaila mandó las fuerzas de lituanos, rutenos ortodoxos, caballeros de Livonia, al menos 500 tártaros de la Horda de Oro, y algunos caballeros teutónicos. Pudo haber contado con algunos husitas en su lado.

Segismundo Kęstutaitis mandaba el ejército lituano y polaco (el ejército polaco contaba con unos 8.000 soldados). Su hijo Michael mandó tropas samogitianas y Jakub Kobylański estaba a cargo de las fuerzas polacas.

Ambos ejércitos se encontraron a unos 9 kilómetros al sur de Vilkmergė cerca del río Šventoji. Más tarde, una ciudad, llamada Pabaiskas, fue construida en el campo para conmemorar la batalla.

Al principio, los ejércitos estaban separados por el lago Žirnajai y un arroyo pantanoso, y no podían enfrentarse entre sí. Después de dos días Švitrigaila y el gran maestre de Livonia Franco Kerskorff decidieron cambiar su posición y avanzar hacia Vilkmergė. A medida que el ejército marchaba, fue atacado por Segismundo Kęstutaitis, dividido por la mitad y profundamente derrotado. Švitrigaila escapó a Polotsk con cerca de 30 seguidores. Kerskorff murió en la batalla. Korybut resultó gravemente herido y capturado. Murió pocos días después; historiadores especulan si murió de las heridas, si se ahogó, o fue envenenado.

Batalla batalla entre polacos y teutónicos.

La batalla redujo el poder de la Orden de Livonia, el gran maestre murió, y muchos oficiales de alto rango fueron hechos prisioneros. El daño causado a la Orden de Livonia por la batalla es comparable a las consecuencias que la batalla de Tannenberg (Grunwald) para los caballeros teutónicos. Se firmó un tratado de paz el 31 de diciembre 1.435 en Brześć Kujawski. Las órdenes Teutónica y de Livonia prometieron no interferir en los asuntos internos de Lituania o Polonia.

Švitrigaila escapó y continuó resistiéndose, pero que estaba perdiendo su poder en las provincias orientales del gran ducado de Lituania. Segismundo se convirtió en el indiscutible gran duque de Lituania. Sin embargo, su reinado fue breve ya que fue asesinado en 1.440. Se construyó una iglesia en el campo de batalla por Segismundo Kęstutaitis para conmemorar su victoria. La ciudad de Pabaiskas más tarde creció alrededor de la iglesia.

Batalla de Świecino, de Zarnowiec o de Schwetz (1.462)

En 1.454, comenzó la guerra de los Trece Años, cuando la alta burguesía y la gente del pueblo del oeste de Prusia, se rebelaron contra la Orden. Al principio, Casimiro, rey de Polonia, que había tenido durante mucho tiempo intenciones hostiles contra la Orden, clandestinamente lanzó todo su peso sobre la causa de los rebeldes, pero más tarde se declaró abiertamente la guerra, y reclamó a los dominios de los caballeros en Prusia y Pomerania.

El gran maestre solicitó ayuda a sus aliados tradicionales de la Orden, pero sin éxito. Dinamarca y Suecia se excusaron; Ladislao, rey de Bohemia y Hungría, no participó ya que él estaba a punto de casarse con su hermana para Casimiro, rey de Polonia, y los ataques de los turcos sobre Hungría exigían sus fondos disponibles.

Los polacos mandados por Piotr Dunin, con unos 2.000 efectivos mercenarios y polacos, con decisión derrotaron a un ejército de 2.700 efectivos de los caballeros teutónicos mandados por Fritz Raweneck y Kaspar Nostyc. Fuerzas auxiliares enviadas por el duque Eric II de Pomerania, un aliado del rey de Polonia, no entraron en la batalla.

Las fuerzas polacas consistían mayormente por mercenarios contratados por el rey polaco, Casimiro IV Jagellón y la ciudad de Danzig (Gdansk). Tenían unos 1.000 jinetes, de los cuales 112 eran pesados, y 1000 infantes de los cuales 400 eran mercenarios y el resto milicianos de Danzing.

Las tropas teutónicas se habían reunido de los castillos cercanos de Mewe (Gniew), Stargard (Starogard Gdanski), Nowe, Skarszewy y Kiszewy. Este ejército totalizó 1.000 jinetes y 400 de infantería. Rabeneck también tenía una cadena de suministros (tabors), cañones y hasta 1.300 la infantería auxiliar de campesinos de Pomerania, que se utilizaban principalmente para las obras de fortificación.

La batalla comenzó al atardecer. Los polacos adoptaron una nueva táctica opiada de los husitas, construyeron un campamento fortificado o tabor con carretas unidas por cadenas, rodeados por una zanja. Las unidades de Raveneck y su subordinado, Kaspar Nostyc también crearon un tabor.

Piotr Dunin decidió no esperar a que lo hiciese el enemigo y atacó primero, situando ballesteros a la izquierda, defendidos por la caballería entre el tabor y la costa del lago cercano de Rogoznica.

Raveneck situó la caballería delante de su tabor, y la infantería detrás, sin ningún plan estratégico.

La primera fase de la batalla se inició con una carga de la caballería pesada polaca bajo el mando de Paweł Jasieński. Los intensos combates continuaron durante tres horas y terminó sin un ganador claro Tras una breve pausa al mediodía, unidades teutones fueron capaces de empujar a los polacos hacia atrás. Sin embargo, se encontraron con una lluvia de proyectiles disparados por los ballesteros polacos, lo que causó grandes pérdidas y se retiraron. Durante esta lucha Raveneck fue herido. Se detuvo, pero sus soldados trataron de atacar de nuevo, pero este ataque sin líder terminó en una derrota total. Raveneck murió y el resto de la caballería se entregó o se escapó. La infantería teutona trató de defenderse en el tabor, pero su resistencia fue rota por un ataque rápido de la caballería polaca.

Batalla de Świecino, de Zarnowiec o de Schwetz 1462. Los caballeros teutónicos contra los jinetes polacos . Autor José Daniel Cabrera Nieto para Medieval Warfare Magazine

El ejército teutónico perdió alrededor unos 1.000 soldados, entre ellos unos 300 jinetes. Fueron capturados 50 soldados. Los polacos perdieron sólo 100 soldados, aunque 150 más tarde murieron de sus heridas. Entre los muertos se encontraba Maciej Hagen de Gdańsk. Piotr Dunin fue herido dos veces.

El resultado directo de la batalla fue que la ciudad de Danzig y Pomerania fueron liberados del peligro de un ataque por la orden Teutónica. Como resultado de las fuerzas armadas reales y municipales podrían utilizarse en otras partes de la guerra, sobre todo, para proteger la vía fluvial del Vístula y para capturar fortalezas teutonas. De esta manera que las fuerzas teutónicos en Prusia en la orilla derecha del Vístula fueron separados de los suministros procedentes de Europa occidental.

Batalla naval de la laguna del Vistula (1.463)

El Gran Maestro de la Orden Teutónica, Ludwig von Erlichshausen, dirigió una flota teutónica, en un intento de ayudar a la ciudad de Mewe (Gniew) a través del río Vístula, que estaba siendo asediada por las fuerzas polacas desde julio de 1.463. Los caballeros teutónicos reunieron 44 barcos, en su mayoría barcos de pesca, junto con varias galeras, con un personal de 2.500 hombres, de los cuales alrededor de 1.500 estaban armados.

Los barcos prusianos fueron conducidos por los corsarios Vincent Stolle y Matthew Kolmener, de Danzig (Gdańsk); y Jacob Vochs de Elbing (Elblag). Con el apoyo de las tropas del rey polaco, Casimir IV Jagiellon. Inicialmente, los marineros de Danzig, frente a la recién llegada flotilla teutónica, sólo tenían diez “szniks” (veleros ligeros comunes en el Báltico en el siglo XV) que estaban dotados de quinientos hombres armados con ballestas y arcabuces. Para retrasar el enemigo, se hundió una galera en una parte estrecha del Vístula, que bloqueó la entrada de la laguna al río. Venciendo el obstáculo, von Erlichshausen perdió el tiempo suficiente para que los barcos Elbing se unieran a los de Danzig. Juntas, las dos ciudades tenían alrededor de 30 naves de varios tipos, de 600 a 700 hombres armados, y un número similar de marineros que manejan los barcos mismos. Von Erlichshausen ordenó que se retiraran a la laguna donde sus a naves se amontonaban cerca de la orilla. Los barcos de las ciudades, por otra parte, salieron del río hacia la laguna y se formaron en una formación de media luna.

A pesar de tener menos naves, los prusianos (como marineros más experimentados) salieron victoriosos. Obtuvieron el control del Vístula. Entre los caballeros capturados estaba Hans Hetzel, el komtur de Memel (Klaipeda).

Batalla naval de la laguna del Vistula (1463)

Como resultado de la batalla, Mewe capituló a las fuerzas polacas en 1.464, y la marina teutónica fue eliminada como una fuerza viable. Un número de mercenarios en el servicio de la orden, incluyendo Bernard Szumborski, dejó la parte teutónica y firmó un tratado de paz independiente con el rey polaco, y los polacos y la confederación prusiana tomaron la iniciativa en la guerra de trece años. La guerra terminó con la firma de la Segunda Paz de Thorn o Toruń en 1.466 la Orden cedió toda Prusia Occidental, incluida su capital, Marienburgo, Espina, y Danzig a Polonia. La Orden tuvo que llevar su capital a Neumark.

Final de la Orden Teutónica

En 1.515, el emperador del Sacro Imperio Romano Maximiliano I formalizó una alianza matrimonial con Segismundo I de Polonia terminando todo el apoyo a la Orden del Sacro Imperio Romano y, en 1.525, cuando el gran maestre Alberto de Brandeburgo se convirtió al luteranismo para ser duque de Prusia, los restantes territorios prusianos de la Orden fueron secularizados y el ducado protestante de Prusia se convirtió en un feudo de la Polonia católica. En ese momento, la Orden ya no tenía una presencia en Prusia.

Los problemas internos habían surgido antes, ni el maestre de la provincia de Livonia ni el maestre alemán reconocería o seguiría la autoridad de un Gran Maestre que era vasallo polaco en 1.466, el maestre alemán asumió el papel de Príncipe del Imperio. Después de 1525, cuando la Orden abandonó Prusia, permaneció en posesión y gobernó sus tierras en Alemania y en Livonia, pero, en 1.561, como lo había hecho el Gran Maestre Alberto en Prusia, Livonia estableció Courland como un feudo hereditario de Polonia y la Orden quedó confinada sólo a Alemania. La Orden poseía solamente doce distritos alemanes junto con seis distritos no alemanes notables. Uno por uno, los caballeros teutónicos perderían el control de cada uno.

Caballero teutónico

La secesión de Utrecht (1.580) significó la pérdida de sus territorios en los Países Bajos. Luis XIV secularizó las posesiones de la Orden en Francia. En el Tratado de Lunéville (1.801) perdieron las posesiones en la orilla occidental del Rin y, en 1.809, Napoleón transfirió las posesiones de la ribera oriental a sus aliados, momento en el que la sede se trasladó a Viena. Después de 1.810, la Orden conservaba tan sólo el distrito en el Tirol y el distrito de los Estados Astríacos.

En 1.834, el emperador de Austria reinstauró oficialmente la Orden en Viena, pero el carácter militar se perdió, la Orden se convirtió en puramente religiosa. El emperador también expandió la Orden para incluir a las mujeres. En 1.871, el Papa Pío IX aprobó nuevas reglas para los sacerdotes de la Orden y, desde entonces, el cargo de Gran Maestre ha sido mantenido solamente por sacerdotes. Hoy, la Orden incluye a los laicos, pero la caballería es puramente ceremonial. Actualmente, la sede de la Orden se encuentra en Singerstrasse 7 en Viena, donde mantiene una iglesia y un archivo de la Orden. Casas de la rama también existen en Baviera, Hesse y en el Tirol italiano.

 

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2017-08-04. Última modificacion 2017-08-05.