Edad Media El imperio Carolingio Conflicto franco-bizantino

Carlomagno y el emperador bizantino Nicéforo hicieron la guerra por tierra y por mar por el control de Venecia y de la costa de Dalmacia (hoy en día el norte de Italia, Eslovenia y Croacia). La guerra progresaba bien para los francos, además, a partir de 809, Nicéforo fue distraído por una nueva guerra con los búlgaros. Por lo tanto, los bizantinos comenzaron las negociaciones con los francos, y fue acordada la paz en la que Carlomagno cedió la mayor parte de la costa de Dalmacia (que él había conquistado), a cambio de que el emperador bizantino le reconociese como emperador de Occidente. La península de Istria seguiría siendo una parte del imperio franco.

Ejercito carolingio principios siglo X: 1 infante italiano de leva; 2 jinete gastaldo italiano; 3 arquero norteafricano. Autor Angus McBride

Ejercito carolingio principios siglo X: 1 infante italiano de leva; 2 jinete gastaldo italiano; 3 arquero norteafricano. Autor Angus McBride

Esta guerra no está especialmente bien documentada, aunque algunas batallas fueron descritas por los historiadores de ambos lados. Lo que se sabe es que los francos dieron el primer paso al invadir territorio de Braniches en 806. Los bizantinos entonces invadieron territorio Dragovit norte, flanqueando el territorio de Dragovit y de Zagorechian. Las batallas iniciales fueron bien, con los dragovitos y zagorechios rindiéndose hacia el 810. Por desgracia, Irene de Atenas murió en este momento. Carlomagno se vio obligado a gobernar sobre ambos imperios, el Bizantino y el Franco, asestando un golpe a la moral de los bizantinos.

La guerra en el lado de los francos, sin embargo, se complicó cuando los croatas se rebelaron contra los francos al conocer la noticia de la invasión de Braniches. Los croatas frenaron a los francos e instigaron revueltas en Braniches contra la ocupación de los francos. No fue hasta el 814, menos de un mes antes de la muerte de Carlomagno, cuando la rebelión croata fue sofocada y los francos fueron capaces de obtener ganancias significativas en la zona de los Balcanes. Hacia el 817, los croatas fueron anexados por los francos y se convirtieron en un estado cliente, una vez más.

Mientras que los francos estaban atrapados con las diversas rebeliones en la zona de los Balcanes, los bizantinos estaban invadiendo Dioclea. La invasión, a partir de 811, era una invasión de las fronteras meridionales de Dioclea así como una invasión por la costa. Los diocleanos se sometieron rápidamente, renunciando a la lucha hacia el 814. Los serbios serían los siguientes. Una invasión masiva de sus fronteras meridionales y occidentales casi inmediatamente los abrumó, pero los búlgaros aprovecharon la oportunidad para invadir los territorios bizantinos, derrotándolos en el valle del río Struma haciéndose con enormes franjas de territorio.

A la muerte de Carlomagno, Pipino de Italia necesitaba ir al Imperio Bizantino para convertirse en emperador, lo que le obligó a abandonar sus ejércitos que estaban luchando contra los croatas. Como líder de las fuerzas bizantinas, de inmediato se reincorporó a la lucha, volviéndose contra el rey de Bulgaria, Krum. En poco tiempo, en 818, se enfrentaron en la batalla de Pliska. Mismo Krum murió en los combates.

Después de la batalla de Pliska, los búlgaros pidieron la paz. Pipino aceptó la tregua y devolvió Pliska a cambio de un tributo que debía pagar al Imperio Bizantino cada año.

Después de 818, los bizantinos y los francos volvieron su atención a los estados restantes que aún se les oponían. Hacia el 831, las resistencias se habían calmado, con la batalla final en Ras en que ambos ejércitos se reunieron.

La Guerra de Unificación hizo lo que tenía que hacer; juntó a los ejércitos bizantinos y francos, haciendo que la gente de ambos países creyeran que las dos naciones estaban luchando por lo mismo. Cuando esta guerra terminó, las opiniones de los francos sobre los bizantinos habían mejorado enormemente y viceversa. La guerra de la unificación fue un paso muy importante en la unificación de los respectivos imperios Bizantino y Franco y en la rectificación de los problemas entre Europa Oriental y Occidental.

El territorio ganado en la Guerra de Unificación más tarde pasó a componer los temas de Croacia, Serbia y Slavia en el Imperio Carolingia.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2015-03-21. Última modificacion 2017-04-19.