Edad Media Guerras Husitas Ejército husita

Antecedentes

Las guerras husitas provocaron una breve pero significativa revolución en el arte de la guerra medieval oriental. Las innovaciones de Jan Zizka perdurarían de una forma u otra hasta bien entrado el siglo XVI. Para los husitas significó esencialmente que una revuelta de campesinos no fueran aplastados.

En 1.419 Jan Zizka y los otros líderes husitas radicales se enfrentaron con la desagradable perspectiva de coger soldados mal entrenados y equipados, y enfrentarlos contra los mercenarios y fuerzas nobles del emperador Segismundo. Fue Jan Zizka, posiblemente sobre la base de sus experiencias como mercenario en Polonia, quién desarrolló estrategias y tácticas nuevas y altamente eficaces para combatir esta amenaza. Es posible que Zizka ya hubiera planeado sus estrategias con suficiente antelación al conflicto, y que fue capaz de ponerlas en práctica rápidamente y hacerlas aparecer en las primeras batallas.

Jan Zizka fue capaz de poner en práctica sus ideas únicas debido a la propia singularidad de la revuelta. La facción taborita, de la que Jan Zizka creó los primeros ejércitos husitas no sólo exigía el cambio religioso, sino un cambio político y social. Su rebelión ha sido comparada por los historiadores a los comunistas y las ideas marxistas de la revolución rusa. Los taboritas tenían una política de propiedad comunal y la igualdad entre sus seguidores, sus líderes eran elegidos. Este espíritu comunal es probable que haya sido como una respuesta a las amenazas que pesaban sobre ellos. Como resultado Jan Zizka tenía una gran reserva de mano de obra fiable a su disposición, los recursos combinados de todos los participantes, la autoridad política para llevar a cabo sus reformas y las cantidades inicialmente significativas de dinero y joyas saqueadas de las propiedades de la Iglesia.

Organización del ejército husita

La estructura de mando de los husitas se organizó en base a cuatro capitanes, uno por cada uno de los cuerpos que los componían: carros, infantería, artillería y caballería. Cada capitán era responsable de sus tropas asignadas. El ejército fue entrenado para responder a los tambores de guerra y a las órdenes dadas por las banderas y señales estándares.

Los carros de guerra husitas o tabores

Para contrarrestar con éxito el gran número de caballeros y la infantería mejor equipada, los husitas dirigieron su atención hacia el humilde carromato o vagón de transporte de mercancías. A partir de estos carros, Zizka creó un método de desplegar rápidamente en laager, en esencia, una fortaleza móvil. Una estructura similar había sido utilizada en la batalla de Tannenberg por los polacos para la protección de su campamento y equipajes. A partir de este wagenberg (literalmente fuerte de carros) los husitas ligeramente blindados estarían mejor equipados y protegidos para defenderse de sus oponentes. Después de haber establecido la estructura básica Zizka refina aún más el proceso mediante la creación de la warwagon (guerra de carros) y otros equipos especializados.

Carro de guerra o tabor husita en acción. Normalmente había mas soldados en el interior. La caja colgada entre dos tiradores contiene piedras para ser arrojadas. El ballestero puede cargar su arma con seguridad. Un hombre herido es socorrido por una mujer que sostiene el mayal. El estandarte es un ganso con el cáliz sobre fondo rojo, el ganso se dice hussi en checo. Autor Angus McBride

La unidad básica del ejército husita era la carreta o tabor. Fuentes citan que 10 ó 20 eran la tripulación estándar para un carro. Las ordenanzas alemanas de la época ponen la tripulación requerida para la manera husita en 20, que se desglosa de 2 conductores armados, 2 escopeteros, 6 ballesteros, 4 mayaleros, 4 alabarderos y 2 paveseros. Los vagones se organizaron en grupos tácticos básicos de 10. Los grupos tácticos de vagones eran asignados a una línea de combate, al mando de un zeilmeistern (maestro de línea). El número de vagones por línea de combate eran de 50 a 100 presumiblemente dependiendo del tamaño del ejército.

Wagenburg o fortaleza de carros circular, lo normal es que fueran de forma rectangular. Se observa la infantería detrás de los carros en grupos y los caballos en el centro

Wagenburg o fortaleza de carros con doble línea de defensa

Los laterales del carro de guerra de 4 ruedas, se inclinaban hacía afuera, fijando a la parte superior de estos lados placas adicionales mediante bisagras, que podían ser levantadas y se fijaban formando una estructura parecida a un cobertizo (por lo general sin techo pero no siempre).

Los laterales de estas tablas estaban perforados para permitir arqueros, escopeteros y ballesteros pudieran disparar al enemigo con la máxima protección. Algunos de carros últimos se modificaron aún más con puertas o una rampa en un lado para permitir que los tripulantes embarcasen o desembarcasen fácilmente. Los carros también tenían un gran contenedor lleno de piedras, bien unido a la parte trasera del tabor o bien dentro de ella. Esto era para aumentar la estabilidad y al mismo tiempo proporcionar proyectiles adicionales para la tripulación.

Colgado debajo del cuerpo del carro, podía haber otro gran tablón articulado, y perforado con ranuras de disparo. Este tablón servía para cerrar el espacio bajo el carro, permitiendo al mismo tiempo que la infantería pudiera disparar debajo del carro con relativa seguridad.

Carro husita o tabor, a bajo se observa un tablón con agujeros para mejorar la protección

Los carros también podían llevar grandes manteletes para unir el espacio entre dos carros, proporcionando protección adicional para los defensores. Estos se utilizan generalmente cuando se requería una formación defensiva rápida o extendida.

Las ruedas del carro eran grandes y por lo general con el borde exterior de hierro. El par frontal sobresalía ligeramente del cuerpo. Esto era para permitir que una rueda delantera de un carro se atase con una cadena con la rueda trasera de otro. La estabilidad del primero se mejoraba. En esta posición era casi imposible que la infantería enemiga pudiera volcar un carro. Esta unión también proporcionaba una ventaja táctica, los carros unidos creaban zonas de fuego enfiladas.


Carros de guerra husitas o tabores . Se observa entre ambos un ballestero protegido por un pavés o escudo, delante hay una empalizada de estacas contra la caballería. El arma de fuego es un hokenice precursor del arcabuz, también se observa glaives con gancho en el extremo, también se ve uno con hisopo (holywater). Autor Igor Dzis

La fortaleza de carros o wagenberg era generalmente un rectángulo y a veces en círculo con los carros entrelazados y encadenados juntos, si el tiempo lo permitía una zanja se añadiría a su alrededor, y también estacas puntiagudas. Manteletes o paveses grandes fueron utilizados para cubrir los huecos en la estructura. También es posible que estos se utilizasen para construir una segunda línea de defensa detrás de los vagones. En el interior de la fortaleza se mantendría la caballería, los equipajes, equipos de caballos para los carros y la infantería no asignada como defensores de carros. Esta infantería era utilizada bien para apuntalar las zonas debilitadas de la defensa o bien para dirigir el contraataque. Lo ideal era que no tuvieran ningún papel en las primeras etapas de la batalla y mantenerlas descansadas y frescas para el contraataque.

La infantería husita

Jan Zizka comenzó la rebelión husita con un gran número de hombres mal equipados con poco entrenamiento. Estos hombres eran ideales para los nuevos métodos de lucha. Muy pocos tenían formación o experiencia de guerras anteriores y por lo tanto no tenían ideas preconcebidas.

Infantes husitas: de izquierda a derecha: tirador con un hakonice y un pavés o escudo, un infante con un hisopo (hollywater) y escudo a la espalda, un ballestero y un pavesero o portador de escudo grande

Todos tenían un conocimiento de los terribles y brutales efectos que sufrirían si intentaban enfrentarse a sus enemigos si intentaban librar una batalla de una forma convencional. Jan Zizka fue capaz de imponer la disciplina y la instrucción que habría sido imposible de cumplir en una hueste feudal más tradicional de la época. Como resultado Zizka fue capaz de crear un ejército bien entrenado, versado en nuevas tácticas y capaz de resistir ejércitos enemigos mucho más grandes.

Infantería husita: 1 ballestero cargando detrás de un paves o escudo, lleva un casco de láminas de metal semiesférico, almofar de malla y un peto metálico. 2 Ballestero disparando lleva un casco kettle y cota de malla corta así como rodilleras metálicas. 3 infante con una glaive precursora de la alabarda. 4 infante con un hisopo (hollywater) (bola de hierro con punta y pinchos) lleva cota de malla y peto. Autor Angus Mcbride para Osprey

Los disparadores de proyectiles husitas fueron asignados de forma permanente a los vagones, no habiendo pruebas de que fueran utilizados como un cuerpo separado durante las batallas de la época. El capitán de infantería era responsable de las tropas en combate próximo, armados con armas astiles como mayales, lanzas, glaives (precursor de la alabarda), hisopo (hollywater) una bola de hierro con punta y pinchos laterales. Estos se organizan en rotas (compañías) de 100 hombres bajo su propio comandante.

Husitas frente a germano: 1 caballero germano 2.- tirador con una pistala o arma de fuego portátil 3 infante con mayal. Autor Angus McBride

Los dos más populares eran los mayales y las glaives con gancho. El mayal se identificó estrechamente con Bohemia. Muchos años después de las guerras husitas, todavía seguía siendo utilizado por la infantería de Bohemia. Era, en esencia, la conversión de un mayal agrícola que se empleaba para trillar el grano, sustituyendo la cabeza de madera por uno romo con púas de hierro, unidos por una cadena. Era un arma terriblemente eficaz contra los que llevan armaduras blandas como el cuero o la cota de malla donde el traumatismo creado por el golpe por sí solo, podría incapacitar a un hombre. Las glaives (precursoras de la alabarda) a parte de la cuchilla frontal, tenían un gancho en la parte posterior, el propósito principal de este gancho derribar al jinete enemigo, o en su defecto enganchar al caballo por el tendón.

La caballería husita

Los primeros ejércitos husitas carecían de números de efectivos de caballería, sus ideas radicales de ser demasiado para los nobles, que tradicionalmente proporcionan los contingentes montados para un ejército medieval. Aun así los taboritas fueron capaces de formar pequeños contingentes de caballería con los hombres que habían servido en los séquitos de nobles. En los primeros años Jan Zizka creó una pequeña fuerza de ballesteros montados, montados inicialmente en caballos de tiro. El papel de esta caballería era proporcionar exploradores para las columnas de carros mientras se movían, no participar en batallas campales. Estos ballesteros más tarde llegaron a ser más eficaces, ya que fueron capaces de volver a montar en caballos de guerra capturados a los realistas y podrían haber tenido un papel limitado en el campo de batalla.

La caballería husita tuvo un papel secundario. Se empleaba en misiones de reconocimiento y seguridad y cuando se producía el combate se refugiaba detrás de los carros

Cuando el apoyo a los husitas se extendió, muchos de la nobleza menor o gentry se unieron a la causa. Sin embargo, tendieron a alinearse con la facción moderada de los utraquistas. Las fuerzas de caballería husitas más grandes fueron generalmente cuando se combinaban las distintas facciones husitas. La caballería nunca se convirtió en un brazo fuerte de los ejércitos husitas y su proporción con la infantería no superaba el 10 a 1. El papel principal de la caballería era en la protección de los flancos de las columnas de carros, mientras estaban de marcha. En el campo de batalla se invertían los roles, los carros proporcionaban protección para la caballería, que solía desplegar en su interior impidiendo que sus enemigos mucho más numerosos les destruyeran. Cuando el enemigo se retiraba, se abrían los carros en los flancos para que la caballería pudiera salir y perseguir al enemigo.

La artillería husita

Zizka tenía armeros capaces de hacer un número de diferentes piezas de artillería con los que apoyar su infantería.

Artillería husita: 1 pistala o arma de fuego portatil. 2 cañón ligero tarasnice. 3 cañón de campaña houfnitze. Autor Angus Mcbride para Osprey

El más común era la pistala (significa tubo), de aquí deriva la palabra pistola, tenía un calibre de 17 a 20 mm y una longitud de 32 cm, que se unía a un palo. Los husitas los utilizaron sobre todo como armas psicológicas para asustar a los caballos de los caballeros enemigos.

Munición especial causaba unos sonidos muy desagradables. Solo era eficaz a quemarropa.

Armas de fuego portátiles husitas: a la izquierda una pistala a la derecha un hakovnice

El hakovnice era un arma individual más potente y eficaz que pistala. Tenía calibre de 15 a 30 mm, con un alcance de 100 m. Tenía una especie de culata y los de mayor calibre un gancho para compensar el retroceso. Se dice que el hakovnice sin gancho podía arrojar a 3 hombres al suelo con su retroceso. Hay un dibujo de un hombre disparando un hakovnice apoyando la culata en al hombro derecho, mientras el cañón descansa en una ranura en un escudo (pavés) sostenido por otro soldado.

Hakonice husita (viene de hako que significa gancho, que se apoyaba en una barrera para evitar el retroceso). Se ve a un ayudante prendiendo fuego a la mecha mientras el tirador apunta

El cañón más común era el tarasnice (cañón de tubo), esencialmente un cañón ligero largo, con un calibre de 50 a 100 mm y una longitud de más 100 cm. Tenían un alcance de 250 a 300 m. Los tarasnice de los husitas fueron montados, probablemente, en afustes en los carros, posiblemente con un soporte giratorio. Utilizaban como munición bolas de metal o de piedra.

Primeros tarasnices husitas. Eran un cañón ligero largo, sujeto a un afuste regulable en altura

 

Cañón tarasnice husita situado entre dos carros

El tipo principal de cañón era el houfnice (houf significa multitud o un grupo de soldados en checo). El nombre es probablemente el creador de la palabra moderna obús. El propósito de este cañón era batir grandes grupos de enemigos. Se caracteriza por tener el cañón relativamente corto (longitud del cañón 1,5 a 2,5 veces el calibre del arma) y el uso de comparativamente cargas pequeñas de propulsión para impulsar los proyectiles con trayectorias relativamente elevadas, con un ángulo de caída también elevado. Tenía un alcance de 250 m.

Cañón houfnice husita en posición de transporte

Cañón houfnice husita. Se colocaba normalmente entre dos carros o tabores

Los houfnices solían situarse entre los carros husitas. Se encadenaban para impedir romper la fortaleza de carros.

La ventaja de los tipos de cañones anteriormente era que podrían ser fabricadas con relativa facilidad. Cuanto menor era el calibre y la longitud, menos complicado era el proceso de fundición y también menores las materias primas necesarias.

El tarasnice probablemente lo podría hacer un experto forjador en vez de un fundidor de cañones. El cañón más grande en el arsenal husita era la bombarda, estos cañones tenían un uso limitado en una batalla abierta debido a sus largos tiempos de recarga y su engorrosa maniobrabilidad. Sin embargo, los husitas las usaron para llevar a cabo en los numerosos asedios que los que participaron. Los husitas montaron una serie de cañones más pequeños fijos en los marcos de vagones, desde donde supuestamente podían ser disparados. La disponibilidad de estos grandes cañones habría sido limitada, ya que eran muy difíciles arrastrar.

Los husitas aprendieron pronto a combinar carros de guerra y artillería, y su habilidad para establecer una fortaleza móvil en cualquier lugar, les dieron una ventaja táctica sobre sus enemigos. Llegaron a usar 200 carros con 35 a 40 piezas de artillería colocadas para que pudieran ser usadas en un frente estrecho.

El primer uso documentado de cañones que fueron utilizados para disparar múltiples salvas, en este caso las piedras, fueron los polacos según fuentes lituanas que en 1.410 los usaron en una batalla contra los caballeros teutónicos. También hay que señalar que los polacos describieron a sus mercenarios checos a finales del siglo XV como que disparaban pistalas cargadas realizando múltiples disparos, cuando el enemigo estaba muy cerca.

Equipamiento del ejército husita

Para hacer el carro de guerra o tabor verdaderamente eficaz, Zizka requería el poder de las armas de fuego con las que hacer añicos las tropas atacantes. Para ello se establecieron los muchos artesanos entre los husitas para trabajar haciendo ballestas, escopetas y cañones. Cabe señalar que la ballesta era el arma predominante entre las tripulaciones de los carros husitas, aunque uno de cada cuatro lanzadores de proyectiles en 1.430 probable tuviese un arma de fuego. Las ballestas y armas de fuego requieren muy poco entrenamiento para ser usadas y como tales eran las armas ideales para la creación de una fuerza de combate eficaz en un espacio muy corto de tiempo. El mayor problema de este armamento era el tiempo de recarga que dejaban sus usuarios vulnerables a los ataques. Esto fue parcialmente compensado por su uso dentro de los vagones, donde los laterales altos que protegían los disparadores. Para reducir aún más la vulnerabilidad de los disparadores y los propios carros Zizka convertió parte de su infantería en unidades de apoyo. Estas unidades estaban equipadas con una mezcla de armas astiles cuya longitud podrían utilizarse eficazmente desde dentro y detrás de los carros.

Las armaduras y yelmos husitas eran los que fueron capturando al enemigo en las sucesivas batallas, había bacinetes con gorgueras de malla, de tipo kettle o chapelle de ala ancha, y algunos tipo sallet o salade. Las armas en un principio eran muy básicas armas astiles de procedencia civil como el mayal de golpear el grano, los hisopos, podaderas de cortar ramas, y glaives que eran cuchillos de carnicero.

Estrategias y tácticas husitas

El predominio de la guerra de carros (warwagon) en las fuerzas husitas trajeron nuevas tácticas y estrategias al campo de batalla para maximizar su eficacia.

La táctica de batalla fundamental de los husitas era comenzar la batalla en una fortaleza defensiva de los vagones. Utilizando su poder de fuego masivo de sus lanzadores de proyectiles y su artillería para desbaratar los ataques enemigos contra los carros, y después una vez que el enemigo estaba lo suficientemente debilitado contraatacar con su infantería, mientras que su caballería salía de los lados del wagenberg para atacar los flancos del enemigo.

Táctica de los warwagon o guerra de carros: 1 el enemigo es detenido y desgastado delante de los carros. 2 la infantería refuerza los carros si hace falta. 3 la infantería cierra las brechas si se producen. 4 la infanteria contraataca. 5 la caballería ataca los flancos del enemigo que se repliega

Los husitas intentaron utilizar el terreno del campo de batalla a su favor, siempre que fuera posible el despliegue ideal para el wagenberg sería en un terreno elevado. Si no había alturas, intentaría apoyar los flancos en un obstáculo natural como ríos, lagos o pantanos, o incluso en la muralla de una ciudad.

El despliegue en un terreno elevado tenía varias ventajas para los husitas. En primer lugar el enemigo se ralentizaba y se cansaba al atacar cuesta arriba, a veces el suelo era lo suficientemente empinada para prevenir ataques de caballería eficaces, obligando a los jinetes a desmontar. Sin embargo, esto era una ventaja incidental, la razón principal de ese despliegue era negar al enemigo el empleo del fuego de artillería, que podría resultar mortal para el ejército husita. La artillería podía ser muy peligrosa para los carros husitas por fuego directo y cuando el fuego indirecto se dirigía al interior podía causar serias bajas a los caballos, motor del ejército husita.

Guerra de carros o warwagon. Autor Gerry Embleton

Los husitas en dos ocasiones tomaron la ofensiva con sus carros de guerra. La capacidad de los carros para maniobrar en el campo de batalla es muy limitada. Los caballos pueden ser matados fácilmente dejando los carros inmovilizados y bien los carros pueden atascarse en un terreno no apropiado.

 

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2017-08-13. Última modificacion 2017-08-13.