Edad Media Guerras Husitas Guerra Civil Husita (1423-24)

Cargando anuncio...

Antecedentes

Jan Zizka se enteró del armisticio cerca de Praga y decidió retirarse hasta esta ciudad. Sin embargo gran parte de los utraquistas estaban en contra de Zizka por lo que decidieron asesinarle pero el secreto no se guardó y Zizka tuvo conocimiento de ello. Se produjo una lucha en la ciudad entre taboritas, fieles a Zizka, y utraquistas tras la que los taboritas tuvieron que abandonar la ciudad.

Zizka furioso, regresó a la ciudad al mando de un ejército y exigió la entrega de los líderes de la rebelión para castigarlos. Los días siguientes fueron enviados varios emisarios desde Praga a Zizka y al final se llegó a una reconciliación pacífica.

La tensión entre las tropas de Praga y Tábor fue creciendo, alcanzado su pico más alto con la fundación por parte de Zizka, en el invierno de 1.422-23, de Tábor Menor que serviría como base de los husitas del este de Bohemia. En julio de 1.423 se creó un ejército permanente conocido la Orden Militar de Zizka lo que hizo que los husitas moderados lo vieran como un peligro. En los estatutos de esta orden que Jan Zizka dejó redactados, destaca la estructura del ejército husita, su dirección, reglas para distribuir las fuerzas en la batalla, utilización de espías y distribución de alimentos.

El general husita Jan Ziska aún ciego siguió siendo el comandante en jefe. Autor Angus McBride

Los husitas habían sido ayudados en varias ocasiones por Polonia. Debido a esto, Zizka dispuso que la corona de Bohemia fuera ofrecida al rey Ladislao II Jagiełło de Polonia, que, bajo la presión de sus propios asesores, la rechazó. Después, la corona fue ofrecida a la prima de Władislao Vytautas, el Gran Duque de Lituania. Vytautas aceptó, con la condición de que los husitas se reuniesen con la Iglesia Católica. En 1.422, Zizka aceptó y el príncipe Segismundo Korybut de Lituania (sobrino de Ladislao II) fue nombrado regente de Bohemia en nombre de Vytautas.

Su autoridad fue reconocida por los nobles utraquistas, los ciudadanos de Praga, y los taboritas más moderados, pero no consiguió que los husitas volvieran de nuevo a la Iglesia. En algunas ocasiones, incluso se luchó tanto contra la taboritas y la orebitas para tratar de obligarlos a unirse. Después de Ladislao II y Vytautas firmaron el tratado de Melno con Segismundo de Hungría en 1.423, llamaron a Segismundo Korybut a Lituania, bajo la presión de Segismundo de Hungría y el Papa.

A su salida, estalló la guerra civil, los taboritas se opusieron en armas a los utraquistas más moderados, que en este período también eran llamados por los “praguenses”, ya que Praga era su principal fortaleza.

Batalla de Horice el 27 de abril 1423

Los husitas estaban liderados por Jan Zizka y disponían de unos 3.000 efectivos y 120 carros de guerra, mientras que los utraquistas estaban liderados por Cenek de Wartenberg habían pactado con los realistas para acabar con Zizka, y disponían de una fuerza de 3.000 jinetes y varios carros de guerra.

Los taboritas eligieron un terreno elevado y construyeron su wagenberg (fortaleza de carros). La caballería utraquista no podía subir por una pendiente empinada, y se vio obligado a desmontar. Los cañones utraquistas no podían disparar con eficacia cuesta arriba. Estas circunstancias hicieron que la batalla fuese entre la infantería detrás de los carros y los jinetes fuertemente protegidos desmontados. Los hombres de Zizka desde el wagenberg rechazaron los ataques de la caballería desmontada. Cuando Zizka decidió que era el momento adecuado para contraatacar, realizó un potente contraataque con su infantería y su escasa caballería, barriendo a los utraquistas del campo de batalla.

Batalla de Malesov 7 de junio de 1.424

En 1.424 una coalición de fuerzas católicas y de husitas moderados se unieron contra los taboritas de Zizka. Decidieron juntar un gran ejército y atacarlo, pero el caudillo checo Zizka logro desordenar a las fuerzas enemigas a base de escaramuzas con armas de fuego y estratagemas, y fingiendo una retirada, logró atraerlos a una posición defensiva en Malesov desde donde controla la ruta por donde el ejército enemigo se acercaba a través de un valle fluvial.

Zizka eligió un terreno elevado para desplegar sus fuerzas, dominado la carretera que los los praguenses debían seguir hacia abajo.

En el centro de la línea había varios carros lastrados y los carros que serían unos 300 no estaban formando como una fortaleza de carros o wagenberg, sino alineados listos para seguir adelante. A ambos flancos había los destacamentos de caballería, que serían en total unos 500 hombres. La infantería unos 7.000 aproximadamente, estaban desplegados en los vagones. El ejército de Praga estaba en inferioridad numérica con los orebites pero no se conoce sus efectivos. Zizka esperó hasta la mitad del ejército praguense hubiese desplegado y entonces dio orden a su infantería de empujar los carros de lastrados con piedras que fueron lanzados colina abajo hacia el centro enemigo, detrás avanzaron el resto de los carros disparando sus armas desde dentro. Cuando llegaron a las líneas la infantería y caballería cargaron, derrotando al ejército praguense infligiéndole 1.200 bajas frente a 200 propias.

Batalla de Malesov 7 de junio de 1.424. Durante la Guerra Civil Husita

El 13 de septiembre 1.424 en Liben, un pueblo cerca de Praga, se firmó un tratado de paz entre las facciones husitas, resolviendo las diferencias entre utraquistas, orebites y las fuerzas polacas, uniéndose para realizar una campaña en Moravia. La campaña se abandonado en la muerte súbita de Zizka.

Muerte de Jan Zizka

Zizka murió de peste el 12 de octubre de 1.424 en Pribyslav cuando se disponía a dirigir una campaña contra Moravia. Fue enterrado en la iglesia de mayor de Czaslav. Su entierro fue organizado según sus propias ordenes en y su enorme mazo fue colocado sobre su tumba.

Muerte de Jan Zizka. Autor Josef Mathauser

El mando de las huestes de husitas lo tomó Procopio Holý, un sacerdote y guerrero a la vez. Los husitas resistieron en varias ocasiones a los ataques de los ejércitos católicos.

La separación paulatina de los husitas se agudizó y el movimiento se dividió en dos bandos. El primero fueron los husitas moderados, de las filas de hidalgos y burgueses, que deseaban el fin de las guerras incesantes que habían convertido el reino Checo en un desierto. Estos formaron la asociación de nobles abierta a las negociaciones con el emperador Segismundo y el Papa.

El segundo grupo lo formaron los taboritas, o sea los de la base husita de Tábor y los llamados huérfanos, huestes que se pusieron tal nombre tras la muerte de Jan Zizka a quienes consideraban su padre. Los taboritas y huérfanos formaron el núcleo del combatiente ejército husita.

A pesar de todas las diferencias, los husitas continuaron luchando unidos contra las cruzadas.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2017-08-14. Última modificacion 2017-08-14.