Edad Media Los magiares El ejército magiar

Históricamente, los magiares eran guerreros nómadas de la espepa famosos por su uso de sus potentes arcos y us caballos ligeros. El emperador León VI el Sabio (886-912) señalaba que los magiares “tienen un gusto más para luchar a distancia, establecer emboscadas, envolver su enemigo, simular retiradas y girar para la dispersar las formaciones de combate“.

Normalmente el ejército magiar los componían solo jinetes-arqueros, pero una vez establecidos establecidos en Hungría, utilizaron a la población eslava y valaca a los que emplearon como infantería.

Era un ejército muy móvil de caballería ligera, que tenía dificultades contra pechenegos, jazaros y búlgaros igualmente móviles, pero con una gran proporción de caballería media y tenía aún muchas menos posiblidades frente a los caballeros carolingios y germanos más lentos pero mas mortales en el choque. Además, los magiares eran frenados facilmente por una formación cerrada de infantería.

Durante los Árpáds, el ejército de caballería ligera se transformó lentamente en un ejército más al estilo occidental. La caballería ligera perdió su privilegiada posición, siendo reemplazada por un ejército feudal formado principalmente por caballería pesada.

Jinetes ligeros magiares, no llevaban protecciones. A la derecha realizando el tiro parto

Organización

Los magiares como los hunos y los escitas, tenían la costumbre de jurar con sangre (hermandad de sangre). Al beber una mezcla de vino y su propia sangre, en la que se habían sumergido sus armas, juraban lealtad de por la vida. Los guerreros bebían de un único cuerno. Rolf Rolle dice: “Esta bebida simultánea era obviamente importante, sellaba el vínculo con la muerte y tal vez incluso más allá en el otro mundo”.

La bandera húngara más antigua del siglo XI muestra cuatro rayas rojas y cuatro blancas, lo que sugiere que los ocho fejedelem originales (duques tribales) u horka (jefes de las naciones) habían hecho alianza entre sí. Estas naciones están representadas por las ocho rayas en el lado derecho del escudo de armas húngaro.

Algunos investigadores creen que el número de naciones que tomaron parte en la conquista pudieron haber sido diez. De ser así, debieron haberse unido después de la ceremonia de juramento, porque no gozaban de los mismos derechos y privilegios que los ocho originales.

La confederación de las tribus magiares era conducida probablemente por dos altos príncipes: el kende (su gobernante espiritual) y el gyula (su líder militar). Los altos príncipes eran elegidos por los líderes de las tribus o nombrados por los khagan de los jázaros cuando estuvieron bajo su influencia.

Su organización militar como en la mayoría de los pueblos esteparios, se basaba en el sistema decimal. Había una unidad de 10 hombres mandadas por un cabo (cabo en húngaro se llama “tizedes“, “tíz” significa “diez”). La siguiente unidad era de 100 hombres mandados por un capital (capitán en húngaro es “százades“. “száz” significa “cien”). La unidad de 1.000 hombres era mandada por un coronel. (El coronel en húngaro es “ezredes“, “ezer” significa “mil”). La unidad de 10.000 o tumen era mandada por un general (en hungaro “tízezredes“. “tízezer” significa “diez mil”).

Magiar siglo X

El arco magiar

Los magiares usaban los arcos como cualquier nómada, que constituía su armamento principal. Disparaban lateralmente de pie sobre los estribos y también realizaban el tiro parto disparando hacia atrás. (No se puede disparar hacia adelante cuando se monta),

Estaba diseñado para usarlo a caballo, por lo que no podía ser largo como los usados por la infantería. Su fabricación era enormemente compleja y requería unos tiempos de formado y secado que duraban meses o incluso años, por lo que estas armas se convertían en un preciado bien difícilmente sustituible en caso de pérdida o rotura. Los húngaros utilizaron arcos compuestos reflejos pre-kitaj. (Los arcos kitaj fueron utilizados por los kitajs y los mongoles desarrollados en el siglo XIII). Los arcos reflejos son aquellos que sus partes s son totalmente curvas y cuando están desencordados se alejan del arquero. Las curvas son opuestas a la dirección en la que el arco se flexiona mientras está encorado.

Con estos arcos se podía disparar a una distancia máxima de 200 con disparo inclinado, pero la mayoría de las veces sólo se usaban a 70-80 metros con un disparo recto.

Tenían una longitud de unos 145 cm sin encoradar y de unos 128 encordado, siendo la longitud de la cuerda unos 120 cm.

El antiguo arco magiar estaba hecho de cinco materiales: madera blanda, un pegamento hecho vejigas de pescado llamado halenyv (pegamento de pescado), tendón, cuerno y hueso. El núcleo fue conformado para acomodar el agarre, dos flexibles “karok” o “brazos”, y dos “szarvak” o “cuernos” en los extremos del arco.

Se partía de una estructura o núcleo de madera blanda que podía ser de arce, abedul o morera. Una vez obtenida la materia prima, se moldeaba con vapor ayudados por un útil que permitía recurvarlo progresivamente. Algunas investigaciones indican que la madera era curvada primero en el sentido opuesto a la dirección en la cual eventual sería usada.

Cuando se lograba la forma deseada, se procedía a añadirle cuerno por la panza del arco, es decir, la parte exterior del mismo, para darle rigidez. El cuerno podía ser de búfalo, ibex o cualquier tipo de vacuno con cuernos largos. El uso de este material tan peculiar radicaba en que el cuerno tiene una gran capacidad de compresión, de unos 13 Kg/mm2 antes de ceder y, además, una elasticidad que le permitía sufrir grandes torsiones y volver a su posición original sin deformarse o romperse. El proceso que se seguía era cortarlo, aplanarlo y formar tiras que se pegaban al núcleo de madera con halenyv (cola de pescado) o de conejo en su defecto. Era preferible la primera ya que era más elástica e impermeable, por lo que no se veía afectada por la humedad. Tras el forrado con tiras de cuerno, se dejaba secar el conjunto durante dos o tres meses asegurado a un útil que impedía deformaciones durante ese largo proceso ya que al secarse se contraía. El cuerno añadió rigidez a la curvatura y, además, impidió que el arco, una vez que disparado, avanzara demasiado hacia adelante, causando “el golpe de arco” y así desperdiciando energía cinética. Esta es la razón por la que los arqueros magiares antiguos nunca se muestran con cualquier tipo de protección de brazos o protección de las manos.

Arco magiar. Era de tipo compuesto, recurvado y reflejo

El paso siguiente consistía en fijar tiras de tendón por la cara opuesta, es decir, el interior de la curvatura del arco. Para ello se usaba el tendón trasero de las patas de las reses, el cual era lo bastante largo para sacar tiras de la longitud adecuada. Se repetía la misma operación que con el cuerno y se dejaba nuevamente secar durante el tiempo que fuera preciso. La cola de pescado requería aproximadamente un año hasta alcanzar un curado completo. El tendón le daba al arco una gran cantidad de elasticidad.

Finalmente, al arco magiar, se añadían seis piezas de hueso. Estos eran normalmente 2 a 4 milímetros de espesor y hasta 30 centímetros de largo. Estaban pegados al núcleo de madera en ángulos rectos a las capas del tendón y del cuerno. Dos eran utilizados para el agarre, dos para los “karok” o brazos, y dos para “zarvak” o cuernos en los extremos del arco. El lado exterior de estas piezas de hueso era normalmente liso, mientras que el lado a ser pegado a la madera se sabe que se rascaba en áspero, para pegar mejor. En los extremos se enganchaba la cuerda y contribuían a acentuar aún más la curvatura hacia fuera del arco, por lo que podía imprimir aún más energía al disparo al aumentar su efecto de palanca.

El arco finalmente sería cubierto por un material delgado, que provableemente varió con el tiempo y el lugar. Podría ser piel de serpiente, piel fina o corteza de abedul.

La pecularidad era que podían permanecer encordados durante mucho tiempo sin que se deformaran o perdieran fuerza, justo al contrario que el arco galés, el cual debía ser portado desencordado y colocarle la cuerda justo cuando se iba a usar so pena de ver como se curvaba y perdía potencia.

Las cuerdas de los arcos compuestos también eran un poco especiales. Se fabricaban de diversos materiales en función de las condiciones climatológicas, por lo que cada arquero portaba varias cuerdas de repuesto de varios tipos: de crin de caballo para cuando hacía frío, o de tendón para cuando hacía humedad ya humedo no daba de sí. Para disparar no hacían como en Occidente, que tensaban la cuerda con dos dedos, sino que tiraban de ella con el pulgar, el cual se protegía con un dedal o anillo.

Los magiares también cuidaban de sus flechas, poniéndolas en un carcaj (tegez) especial que podía cerrarse cuando el clima era adverso, se colocaban dentro con las puntas de flecha apuntando hacia arriba.

Equipamiento de los magiares

Los magiares empleaban con arma secundaria una lanza de acometida y un sable. Sables además, además de las funciones como arma, en la mayoría de los casos indicaban el estatus social de su propietario. Muchos de los ejemplos de sables que han supervido, son verdaderas obras maestras de arte, presentando una decoración de estilo vegetal, animal o zoomorfo, que se utilizaron en sus adornos metales preciosos como el oro y la plata. Las hojas de los sables magiares tenían poca curvatura y una longitud de 70 a 85 cm, y una anchura de hoja de de 2,5 3 cm en la punta y 6 cm en el pomo. Las empumaduras eran de hueso o de madera, y a veces tapizado en tela o cuero. Como éstos no eran baratos, usaban en su lugar hachas, que tenían una cabeza pequeña y un mango largo.

Raramente utilizaban las armas cuerpo a cuerpo, preferían “matar a muchos enemigos con flechas pero no con espadas”.

La clase más rica tenía armadura de cuero, hueso, o metálica, y tal vez un casco. Las armaduras metálicas magiares eran de tipo lamelar, hechas de placas estrechas (rectangular o rectangular con el borde superior redondeado) unidas por cuerdas o correas de cuero. Posteriormente se introdujo la cota de malla, probablemente por las influencias europeas. Los jefes y sus guardias las empleaban, pero la mayoría no tenía armadura alguna.

Todos los cascos magiares encontrados en las tumbas son de forma esferico-cónica, con punta variable. Constaban de cuatro a ocho partes unidas por remaches coronadas con una pieza metálica punteaguda. Algunos llevabn un aventail unido para proteger el cuello, aunque en otros el aventail completa toda la circunferencia del borde inferior, lo que sugiere la presencia de un aventail circular, cubriendo no sólo el cuello, pero también el rostro de un guerrero.

Los escudos eran pequeños (si se usaban) usados con una mano, (como los turkopolos).

Usaban dos cinturones, uno sostenía el sable (en el lado izquierdo), una bolsa decorada y posiblemente otras cosas, mientras que el otro tenían el arco a la izquierda y un carcaj (tegez) en el lado opuesto (derecho) que tenía capacidad para 15-20 flechas.

Jinetes magiares medios: a la izquierda finales siglo IX principios de X; derecha finales del X principios del XI. Se puede apreciar casco esferico-cónico con aventail, cota de malla, arco, lanza, sable y hacha.

Tácticas de los magiares

Los jinetes debieron haberse entrenado con rigor y diligencia para poder reaccionar obediente y rápidamente a las señales de atacar y retirarse, girando sus cuerpos en la silla y continuando disparando sus flechas mientras se retiraban. A otra señal se deaban la vuelta y volvían a atacar al enemigo.

Las tácticas húngaras eran las tácticas regulares de los nómadas. Primero reconocían el terreno, disponían un excelente servicio de inteligencia que le permitían conocer las actividades de sus enemigos, y a continuación, trataban de atraer al enemigo hacia una posición desventajosa.
Atacaban en enjambre, se dirigían al enemigo en pequeños grupos, disparaban las flechas que tenían en el carcaj y regresaban a por más flechas, repitiendo los ataques una y otra vez hasta que el enemigo sufriera muchas bajas y perdiera su moral, entonces usaban las lanzas para romper su formación.

Si se encontraban con un enemigo fuerte, no dudaban en retirarse, desgastándole durante la retirada hasta alcanzar un lugar favorable, evitando en todo momento el choque.

No tenían apenas capacidad de asedio, ni para mantener una posición posición defensiva.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2017-06-12. Última modificacion 2017-06-21.