Edad Media Los magiares Segunda batalla de Letchfeld o de Augsburgo (955)

Cargando anuncio...

Antecedentes

En agosto de 936 Otón, el hijo mayor del duque de Sajonia, Enrique el Pajarero, fue coronado duque de Sajonia y rey de los alemanes un mes después de que su padre muriese. Su derecho a gobernar fue desafiado casi inmediatamente, y durante los tres años siguientes de su coronación, Otón hizo frente a una serie de rebeliones ducales (especialmente 937 y 939). En ocasiones, estas rebeliones estaban programadas para coincidir con las incursiones magiares y las invasiones. Otón patrocinó la construcción de defensas fronterizas para reducir la efectividad de los ataques húngaros.

Los magiares en 954 lanzaron una invasión a gran escala en Baviera, después continuaron hacia el centro de Francia hasta la sureña provincia de Aquitania. Otón utilizó esta incursión como pretexto para convencer a los duques alemanes de reunirse alrededor de su estandarte y oponerse a las invasiones magiares. A finales del verano, Otón acababa de reprimir otra rebelión, esta vez por encabezada por Conrado de Franconia. Puso un ejército en el campo, pero nunca llegó a enfrentarse con los magiares.

Mapa de Europa mediados siglo X

El año siguiente 955, Otón en el momento en que acababa de poner fin a una rebelión en Franconia, a finales de junio, recibió la noticia de que otra fuerza invasora magiar había cruzado sus dominios, con una fuerza de unos 50.000 efectivos. Había habido algunas revueltas en el norte, indicio del malestar entre los eslavos del Bajo Elba, así que Otón tuvo que dejar la mayor parte de sus tropas en esa zona.

Otón convocó a unos 8.000 caballeros para luchar contra la invasión asó como infantes cuyo número se desconoce. Las tropas imperiales estaban divididas en ocho legiones (divisiones) de caballería pesada, de unos mil hombres cada una, procedían tres de Baviera, dos de Suabia, una de Franconia (cuyos hombres habían sido recientemente derrotados por las tropas sajonas del emperador) y una de Bohemia bajo el mando del príncipe Boleslav. La octava división, comandada por el propio emperador Otón I el Grande y ligeramente más grande que las otras, incluía a sajones, turingios y a la guardia personal del rey. El rey había preferido la rapidez de los movimientos para obtener la sorpresa a disponer de mayor número de efectivos.

Otón recibió un mensaje de que los magiares se dirigían a la ciudad de Augsburgo junto al río Lech. Augsburg era un nudo neurálgico de comunicaciónes, intersección de importantes conexiones europeas este-oeste y norte-sur, que eran rutas comerciales importantes de la Edad Media, sobre todo los principales pasos de los Alpes que daban acceso a Italia y sus mercados.

Los magiares llegaron a Augsburgo a principios de agosto y comenzaron el asedio de la ciudad, que estaba defendida por el obispo Ulrich. El 8 de agosto, los invasores lanzaron un asalto masivo contra la puerta oriental de la ciudad. Las murallas de la ciudad fueron defendidas vigorosamente por la guarnición. El ataque fue interrumpido cuando los exploradores magiares informaron de que una fuerza una fuerza germana se acercaba.

El comandante magiar ordenó a sus hombres cruzar el río Wertach, que se une con el río Lech, justo al norte de Augsburgo, y preparar un laager (campamento fortificado) e hicieron planes para enfrentrarse con los germanos.

Otón y su ejército se acercaron a las cercanías de Augsburgo, establecieron un campamento al norte de la ciudad el 9 de agosto. El rey y sus duques hicieron sus planes, luego se fueron a dormir, anticipándose a una importante batalla para el día siguiente.

Segunda Batalla de Lechfeld o de Augsburgo (955). Movimientos previos

Primera fase

Al amanecer de 10 de agosto, el ejército germano levantó el campamento y se preparó para la batalla. Formó en columna las ocho divisiones, en vanguardia marchaban las tres divisiones de Bavaria (iban delante porque era su tierra natal, y se pensaba que conocían mejor el terreno), detrás la división de Franconia mandada por el duque Conrado el Rojo (que se había rebelado recientemente contra Otto, siendo perdonado, y nombrado duque de Franconia), a continuación estaba la división real mandada por el rey Otón; dos divisiones de suabia y en la retaguardia la división de Bohemia mandada por el duque Boleslav (se desconoce por qué razón, el rey asignó a los bohemios el trabajo de custodiar el tren de bagajes del ejército). Otón cruzó el río Lech al norte de  Augsburgo y se dirigía hacia el sur entre los ríos Lech y Schmutter, para forzar el levantamiento del asedio, siguiendo una antigua vía romana que conducía al sur directamente a Augsburgo.

Los magiares que disponían de unos 50.000 efectivos (fuentes modernas les reducen a la mitad) dividieron sus fuerzas en tres partes, una para mantener el asedio de Augsburgo, otra que se preparó para detener a Otón y una tercera para envolver por retaguardia a Otón.

Batalla de Lechfeld o de Augsburgo 955. Despliegue de fuerzas

El terreno local era bosque cerrado, pero cerca de Augsburg había una llanura pedregosa de origen glaciar llamada Lechfeld, dominaba la zona norte y sur de Augsburgo, especialmente la zona entre el río Lech y sus afluentes locales, el Wertach y el Schmutter.

Los primeros en actuar fueron los magiares encargados del movimiento envolvente, lo realizaron a lo largo del margen oriental del río Lech para sorprender a los germanos por la retaguardia. Sin duda esperaban aniquilar a las huestes de Otón a distancia y eludir el riesgo de combatir en campo abierto, por lo que la mayoría de tropas húngaras eran ligeras. El ataque fue tan repentino e inesperado, que los bohemios, que escoltaban el tren de bagajes, rompieron y huyeron. Los jinetes-arqueros magiares continuaron su ataque, galopando hacia el sur y contactando a las dos divisiones suevas. Estos hombres al parecer opusieron cierta resistencia frenado a los magiares, muchos magiares regresaron a la retaguardia del ejército germano y comenzaron a saquear el tren de bagajes y a tomar prisioneros, bien para rescate o para venderlos como esclavos.

Entonces, Otón envió a las huestes francas del duque Conrado el Rojo, duque de Lorena, su nuevo aliado, para restablecer el orden en la retaguardia alemana. Estas fuerzas atacaron de flanco a los magiares, que ya habían iniciado el saqueo, cogidos entre las divisiones de los suevos que se estaban reagrupando y las fuerzas de Conrado, los magiares fueron masacrados.

Segunda fase

Repelido el ataque, Otón reorganizó la columna y continuó su avance, justo cuando la vanguardia de las divisiones bávaras surgieron del bosque, llegando a Lechfeld, observaron al resto del ejército húngaro desplegado.

Los mensajes que la fuerza envolvente habían enviado a sus líderes, eran que el tren de equipaje había sido tomado y los suevos y bohemios se habían dispersado, esperaban encontrarse con una fuerza reducida. El ejército magiar había desplegado en una media luna, con la infantería campesina y los arqueros de pie en el centro, y formaciones de jintes arqueros en las alas, estaban apoyados en un arroyo llamado Schumutter.

El rey Otón rápidamente dio órdenes para la disposición de sus fuerzas. Los bávaros asumieron la posición en el centro de la formación con toda la infantería disponible, Conrado el Rojo con jinetes ocupó el ala izquierda, y el rey Otón con jinetes ocupó en ala derecha.

Segunda Batalla de Lechfeld o de Augsburgo (955). Segunda fase. A infantería germana; B infantería magiar; C caballeria magiar; D caballería germana; 1 caballería germana en cuneus (cuña); 2 jinetes arqueros magiares disparando. Autor Adam Hook

Los contingentes bávaros del centro comenzaron un lento avance , mientras que las alas hicieron amenazantes movimientos flanqueantes. Al parecer hubo una tormanta de verano, y la lluvia hizo que los jinetes-arqueros magiares tuviesen que guardar los arcos para protegerlos de la lluvia, entonces Otón dio la orden de cargar aprovechando este regalo. Sabiendo que los alemanes estaban más fuertemente protegidos y armados que ellos, los arqueros de caballos magiares retrocedieron, aplastando las dos alas de la media luna húngara.

Los magiares que estaban mejor equipados, es decir los jefes y sus comitivas, presentaron una firme resistencia y sólo pudieron ser sometidos cuando el resto emprendió la huida. Muchos corrieron a las orillas del río Lech, donde se ahogaron al haber subido el nivel del río por la repentina lluvia.

Segunda Batalla de Lechfeld o de Augsburgo (955). Se ve a un jinete germano cargando contra jinetes pesados magiares, posiblemente gurdias de un jefe. Autor Angus Mcbride

La infantería fue cogida entre la caballería y la infantería germana y se enfrentaba a su destrución. Un último intento de la caballería magiar para atraer a los germanos a perseguirlos, para dar a la infantería húngara una oportunidad de escapar, fracasó.

Segunda Batalla de Lechfeld o de Augsburgo (955) muerte de Conrado. Autor Michael Echter

Secuelas

Aquel día muchos perecieron otros fueron hechos prisioneros durante la persecución que siguió a la desbandada magiar, o bien posteriormente cuando se retiraban a través de Baviera.

Los germanos perdieron a unos 3.000 hombres en la batalla, más de un tercio de su ejército, mientras que los magiares perdieron perdieron un cifra similar en la batalla misma, y otros tantos probablemente murieron despues de la derrota entre ahogados y fugitivos. Además, pequeños grupos de húngaros intentaron esconderse en bosques y granjas locales. Muchos fueron descubiertos por los agricultores locales, que los mataron o bien dirigieron patrullas germanas a los escondites del enemigo.

Los líderes magiares Sur y Bolcsu fueron capturados y ejecutados en Ratisbona. Durante la batalla murió Conrado por el impacto de una flecha.

Después de la batalla y probablemente de la muerte del gran príncipe húngaro Falicsi, el principado de Hungría cambiaría de mando y Taksony sería elegido jefe supremo (quien también era descendiente del gran príncipe Árpad). Taksony comenzó el proceso de sedentarización y procuraría establecer relaciones pacíficas con el emperador germánico.
A partir de la batalla cesaron las incursiones en Europa Occidental, solo las hicieron contra el imperio Bizantino.

En 958 y 961 realizaron incursiones contra el Imperio Bizantino.

En 968 Nicéforo II Focas pagó al zar kievano Sviatoslav Igorevich para atacar a Bulgaria en respuesta a la alianza entre el emperador búlgaro Pedro I y los magiares, éstos ganaron una batalla significativa en Salónica contra el ejército bizantino.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2017-06-12. Última modificacion 2017-06-21.