Edad Moderna El imperio Otomano La sultana Kösem (1617-51)

Cargando anuncio...

Kösem provenía de una familia griega de Bosnia, y era hija de un sacerdote de la isla de Tinos. Su nombre de nacimiento era Anastasia. Fue capturada muy joven y enviada a Estambúl, la capital del imperio otomano, por el gobernador de Bosnia donde fue vendida a la edad de 13 años al sultán Ahmed I. Su nombre fue cambiado después de su captura a Mahpeyker (con forma de luna), y luego por el sultán Ahmed I a Kosem.

La muerte de la válida del sultán en 1.605, permitió a Kösem ganar poder en el gobierno del harén. Como Haseki del Sultán y la madre de la mayoría de los príncipes de la dinastía, es posible que intentara mantener a Şehzade Mustafa (hermano menor de Ahmed I) con vida. Pero ciertamente hizo esfuerzos ya que las leyes de fratricidio dictaban que cuando un sultán ascendía al trono la primera orden era matar a sus hermanos, seguramente veía que así le estaría evitando el mismo destino a sus propios hijos. Kosem dio a Ahmed cinco hijos, dos de los cuales llegaron a ser sultanes.

 

Primer reinado

Fue nombrada no sólo Valide Sultan sino también, cuando su hijo era menor de edad, regente oficial durante su minoría de edad; entre 1623 y 1632 se convirtió en la primera de las dos únicas mujeres en la historia que dominaron el Imperio Otomano oficialmente y solas. Mientras que algunas mujeres habían sido regentes de facto en el Imperio antes que ella, ninguna mujer había sido nunca formalmente regente, y su posición era lo nuevo. Durante la mayoría del reinado de Murad IV, ella efectivamente guió el Imperio, asistiendo a reuniones del diwán (gabinete de gobierno) desde detrás de una cortina, incluso después de 1632, cuando ya no era una regente oficial.

 

Segundo reinado

El otro hijo de Kösem, Ibrahim, vivió aterrorizado de ser el siguiente de sus hermanos en ser sentenciado a morir por orden de su hermano mayor. Su vida sólo fue salvada por la intercesión de su madre Kösem Sultán. Después de la muerte de Murad, Ibrahim quedó como el único príncipe sobreviviente de la dinastía. Al ser requerido por el gran visir Kemankes Kara Mustafa Pachá para asumir el sultanato, Ibrahim sospechaba que Murad seguía vivo y planeaba atraparlo. Pero con la persuasión combinada de Kosem y del gran visir, aceptó examinar personalmente el cadáver de su hermano, para que así aceptara el trono. Cuando Ibrahim sucedió a su hermano en 1.640, resultó demasiado mentalmente inestable para gobernar. Esto permitió a Kosem continuar en el poder. Ibrahim era animado por su madre a distraerse en el harén. Las distracciones del harén permitieron a Kosem ganar el poder y gobernar en su nombre, pero incluso ella cayó en desgracia ante el Sultán y hubo de abandonar el palacio Imperial Topkapi.

El comportamiento de Ibrahim había provocado conversaciones sobre la destitución del sultán. En 1647, el gran visir Salih pachá, Kösem Sultán y Abdurrahim Efendi tramaron infructuosamente destituir al sultán y sustituirlo por uno de sus hijos, terminando en que Salih pachá fue ejecutado y Kosem Sultan fue exiliada del harén. Al año siguiente los jenízaros y los ulemas se sublevaron. El 8 de agosto de 1.648, Ibrahim fue destronado y confinado en el palacio de Topkapi. Kösem dio su consentimiento a la caída de su hijo, diciendo: “Al final no nos dejará ni a ti ni a mí vivos, perderemos el control del gobierno, toda la sociedad está en ruinas, haz que se retire del trono inmediatamente“. El nuevo gran visir, Ṣofu Meḥmed pachá, solicitó al jeque al-islam mediante una fatwa (orden basada en la sharia o ley musulmana), una sanción de ejecución para Ibrahim. Se le concedió, con el mensaje: “Si hay dos califas, habrá que matar a uno de ellos“. Kösem intentó por largas horas detener la orden pero fue en vano, pues el sultán fue ejecutado igualmente. Dos verdugos fueron enviados. Ibrahim fue estrangulado el 18 de agosto de 1.648.

Tercer reinado

Finalmente Kosem presentó a su nieto de siete años Mehmed IV al diwán con las palabras: “¡Aquí está!, ¡mirad qué podéis hacer con él!” Así, se declaró regente oficial por segunda vez, y gobernó abiertamente de nuevo entre 1648 y 1651. Con el ascenso al trono de Mehmed, la posición de Valide Sultán (“madre del sultán reinante”) debería haber recaído en su madre Turhan Hatice Sultán. Sin embargo, Turhan fue pasada por alto debido a su juventud e inexperiencia. En cambio Kosem Sultan fue reintegrada a esta alta posición. Kösem Sultan había sido valide (madre) anteriormente bajo dos hijos, teniendo así más experiencia que Turhan. Kösem Sultán fue asesinada tres años después de convertirse en regente de su joven nieto. Se rumorea que Turhan ordenó el asesinato de Kosem.

 

Mustafá I y Osmán II (1617-23)

A la muerte de Mustafa I en 1.617, subió al poder a la muerte de su hermano Ahmed, se tienen noticias de que fue un retrasado mental o al menos un neurótico y no fue nada más que un instrumento empleado en las confabulaciones tramadas en las camarillas de la corte del palacio de Topkapı. Durante el reinado de su hermano Ahmed I, estuvo confinado en su cuarto, un encarcelamiento tácito que se prolongó durante catorce años y que fue muy empleado a lo largo de la dinastía Otomana con el sobrenombre de Altın kafa («Jaula dorada»).

En 1.618 fue depuesto en favor de su joven sobrino Osman II, pero después del asesinato de Osman en 1.622 volvería a tomar el trono y se mantuvo en él durante otro año. Fue finalmente depuesto y encarcelado por el hermano de Osman, Murad IV. Moriría 16 años más tarde por causas naturales.

Osman era el hijo de Ahmed I. Subió al trono a la temprana edad de 14 años como resultado de un golpe de estado contra su tío Mustafa I. A pesar de su juventud, Osman pronto procuró destacar como soberano y condujo personalmente la invasión otomana de Polonia durante las guerras de los Magnates de Moldavia.

Batalla de Chocim o de Hotín o de Khotyn (1.621)

En el siglo XVII, los magnates de la mancomunidad polaco-lituana intervinieron en los asuntos de Moldavia, que era un estado vasallo del imperio Otomano Además, los otomanos se vieron agravados por las incursiones constantes de los cosacos, que entonces eran nominalmente súbditos de la Mancomunidad, al otro lado de la frontera en los territorios otomanos.

Mientras tanto, la guerra de los Treinta Años se extendía por toda Europa. El rey polaco Segismundo III Vasa envió una despiadada unidad de élite de mercenarios, la Lisowczycy, para ayudar a sus aliados de los Habsburgo en Viena, ya que su cuñado era el Emperador. Derrotaron a George Rákóczi de Transilvania en la batalla de Humenné en 1619. Gabriel Bethlen, el príncipe reinante de Transilvania, pidió ayuda al sultán Osman II. El sultán estuvo de acuerdo. Un gran ejército otomano se reunió para una invasión punitiva de la Mancomunidad. El 20 de septiembre de 1620, un ejército otomano bajo el mando del gobernador de Oczakov (Ozi) Iskender pachá derrotó al ejército de la Mancomunidad polaca en la batalla de Cecora, capturó a Stanisław Koniecpolski, decapitó a Stanisław Żółkiewski, y envió asaltantes tártaros en el sur de Polonia. La campaña fue suspendida durante el invierno. Ambas partes reanudaron las hostilidades en 1.621.

En abril de 1.621 un ejército de unos 140.000 efectivos, liderado por Osman II, avanzó desde Estambul y Edirne hacia la frontera polaca. El khan Temir de la Horda Budjak y el khan de Crimea, Canibek Giray se unieron a la batalla en el lado otomano. Aproximadamente el 25% de las fuerzas otomanas estaban compuestas por contingentes de sus estados vasallos: tártaros, moldavos y valacos, un total de aproximadamente 13.000 tropas. El ejército otomano tenía alrededor de 66 cañones pesadas. Cuando los otomanos llegaron a un área cercana a Iasi, se realizó una distribución de bahsis (paga) los días 26 y 27 de julio. Se pagaron a 34.825 miembros kapikuli o tropas regulares.

En Polonia, mientras tanto, el Sejm, afectado por la derrota del año anterior, acordó aumentar los impuestos y financiar un ejército más grande, así como reclutar un gran número de aliados cosacos. El gran hetman (comandante) de Lituania, Jan Karol Chodkiewicz cruzó el río Dniéster en septiembre de 1.621 con aproximadamente unos 20.000 soldados, junto con otros 10.000 liderados por el futuro rey de Polonia, el príncipe Wladyslaw Vasa. El ejército polaco-lituano era 30.000 (18.000 caballería, 12.000 infantería) y su ejército aliado cosaco estaba compuesto de 30.000 tefectivos, en su mayoría infantería, dirigidas por el ataman Petro Konashevych-Sahaidachny. [Los cosacos tenían 22 cañones.

El ejército polaco-lituano llegó cerca de Chocim (Hotín) sobre el 24 de agosto y comenzó a atrincherarse cerca de la fortaleza de Chocim, bloqueando el camino a los otomanos. El ejército empleó una táctica defensiva en profundidad para enfrentarse a las grandes fuerzas otomanas. Realizaron trabajos de campo separados entre sí para permitir el uso de contraataques de caballería. Los contraataques de la caballería fueron especialmente cruciales porque la Mancomunidad dependía en gran medida de su caballería de élite los húsares y los cosacos polacos. Se creó un semicírculo de fortificaciones de campo. La fortaleza estaba detrás de las fortificaciones y el río Dniéster limitaba con las fortificaciones. El semicírculo estaba dividido en tres secciones: derecha, comandada por Hetman Chodkiewicz; central, comandada por el príncipe Wladyslaw; y a la izquierda, bajo Regimentarz Lubomirski. Además, dos campos fortificados se establecieron frente a la línea de defensa principal: los cosacos y los mercenarios (la famosa unidad de Lisowczycy).

Ruta seguida por el ejército otomano a Chocim (Hotin o Khotyn) que alcanzaron el 2 de septiembre de 1621

El 27 de agosto, un destacamento de caballería cosaco llevó a cabo una incursión suicida, retrasando las fuerzas otomanas que se aproximaban. También infligió bajas equivalentes a varias veces el número de cosacos atacantes, pero los atacantes casi fueron aniquilados. El 31 de agosto, la caballería otomana, a su vez, atacó a las fuerzas cosacas fuera del campamento. Los otomanos intentaron dispersar a los cosacos y aislarlos de las fuerzas principalespolaco-lituanas, pero no tuvieron éxito. El 2 de septiembre, el principal ejército otomano había llegado, y comenzó asedio un día después de que los cosacos se unieran al campamento polaco.

El 2 de septiembre, los otomanos trataron de abrir una brecha en el campamento cosaco inacabado. Los cosacos recibieron refuerzos del ejército polaco-lituano y mantuvieron sus posiciones.

El 3 de septiembre, otro asalto otomano fue dirigido al flanco de Lubomirski de las principales fortificaciones. Este ataque fue detenido. Por la tarde, las grandes fuerzas otomanas atacaron el campamento cosaco. Este ataque comenzó con una lucha feroz. Los otomanos fueron rechazados. Los cosacos persiguieron a los otomanos hasta su campamento otomano y regresaron al atardecer con un rico botín. Al día siguiente, 4 de septiembre, los otomanos nuevamente intentaron invadir el campamento de los cosacos pero fallaron de nuevo. Un contraataque de la Mancomunidad logró destruir varias armas otomanas en sus posiciones. Las experimentadas fuerzas de la Mancomunidad pudieron resistir los asaltos otomanos porque las fuerzas otomanas tenían demasiada caballería y demasiados artilleros inexpertos para ser eficientes.

Batalla de Chocim (Hotin o Khotyn) 1621. Autor Józef Brandt

El 7 de septiembre, las tropas otomanas atacaron el campamento cosaco cuatro veces, pero fueron rechazadas. Al mediodía, los soldados otomanos asaltaron el campamento polaco, que no había sido atacado hasta el momento. Los jenízaros explotaron la falta de vigilancia de los polacos (los polacos dormían) en el flanco derecho del ejército polaco. Irrumpieron en las trincheras polacas y derrotaron a unos cien soldados de infantería. Los jenízaros fueron rechazados, pero se esperaba un nuevo asalto. Alrededor de 10.000 otomanos se movilizaron para atacar, pero Chodkiewicz contraatacó con tres escuadrones de húsares y un escuadrón de reiters (caballería pesada alemana), con un total 650 jinetes. Dirigió el ataque personalmente. Los Sipahi no pudieron aguantar la carga y retrocedieron caóticamente. Los polacos los persiguieron hasta el campamento. Las pérdidas otomanas sumaron más de 500 muertos y las pérdidas polacas ascendieron a 30 muertos. La carga polaca infligió muchas bajas y tuvo un gran impacto en la moral del ejército otomano.

El 10 de septiembre, Chodkiewicz propuso un ataque nocturno. Se preparó un asalto para la noche del 12 al 13 de septiembre, pero justo antes del ataque hubo fuertes lluvias y la acción tuvo que ser cancelada.

Después de varios costosos y fallidos asaltos en la primera semana del asedio, los otomanos intentaron rendir las fuerzas polacas cortando sus suministros y refuerzos y esperando que sucumbieran al hambre y la enfermedad. Los otomanos construyeron un puente temporal el 14 de septiembre sobre el río Dniester que les permitió usar el río y evitar que los polacos se comunicasen con otra fortaleza en la cercana Kamianets-Podilskyi, Ucrania. También permitió a los otomanos desplazar algunos de sus cañones hacia la otra orilla del río y desactivar las fuerzas de la Mancomunidad desde la retaguardia. Otro asalto otomano el 15 de septiembre fue nuevamente rechazado.

El 18 de septiembre, por la noche, los cosacos irrumpieron en el campamento otomano en el Dniéster. El ataque fue exitoso y los otomanos sufrieron grandes pérdidas. Un ataque similar tuvo lugar la noche del 21 al 22 de septiembre. Esta vez, el objetivo era el alojamiento de Ohrili Hüseyin pachá, que casi fue hecho prisionero. Tales acciones levantaron la moral de las tropas de la Mancomunidad

Aunque los defensores polacos se debilitaron, los otomanos no pudieron romper su moral. Además, mientras los defensores se quedaban sin comida y suministros, los otomanos tenían problemas similares. El 24 de septiembre, unos días antes de que se levantara el asedio, el anciano gran hetman murió de agotamiento y enfermedad en el campamento. El segundo al mando, Regimentarz Stanislaw Lubomirski, tomó el mando de las fuerzas polacas el 23 de septiembre, cuando el hetman enfermo le pasó el comando. El 25 de septiembre, Lubomirski ordenó a sus debilitadas fuerzas que retrocedieran y ocuparan una línea defensiva más corta; los otomanos intentaron otro asalto esperando que los defensores se desorganizaran, pero una vez más, el ataque fracasó. Un asalto final fue detenido el 28 de septiembre.

El retraso de las operaciones, la pérdida de aproximadamente 40.000 hombres en la batalla, el agotamiento general del ejército otomano, y el hecho de que su gran fuerza también se estaba quedando sin suministros obligaron a Osman II a aceptar una solicitud de los defensores para comenzar negociaciones. Las fuerzas polaco-lituanas estaban casi sin suministros y municiones, se dice que habían consumido su último barril de pólvora.

Batalla de Chocim (Hotin o Khotyn) 1621. El principe polaco Wladyslaw Vasa. Autor Józef Brandt

El tatado de Chocim o de Khotyn, se firmó el 9 de octubre, y reflejó la naturaleza indecisa de la batalla. En algunas cláusulas favorecía a la Mancomunidad, y otras al imperio Otomano. No hubo cambios territoriales; se confirmó que la frontera entre el Mancomunidad y el sultanato era el río Dniester y la Mancomunidad reconoció el control otomano sobre Moldavia. En la Mancomunidad, y entre los cosacos, la detención del gran ejército otomano fue vista como una gran victoria.

El propio sultán Osman II no estaba satisfecho con el resultado de la batalla y culpó a los jenízaros. Osman quería modernizar el ejército, al que culpó por la derrota; sus planes para la modernización fueron, sin embargo, opuestos por los jenízaros de mentalidad tradicional. Esa oposición resultó en la rebelión de los jenízaros en 1.622, en la cual Osman  fue estrepitosamente derrotado en la batalla de Chocim en septiembre y octubre de 1.621 (en realidad, el asedio de Jotín, comenzado en enero) por el hetman (segundo comandante en jefe después del monarca) polaco Jan Chodkiewicz. Osman II regresó a Estambúl humillado, culpando a la cobardía de los jenízaros.

Probablemente fue el primer sultán que identificó y vislumbró al cuerpo de jenízaros como una institución pretoriana que perjudicaba más que beneficiaba al moderno Imperio, Osman intentó reorganizar y limitar sus poderes cerrando sus salones de café (los puntos de encuentro para conspirar contra el trono) y trasladó tropas leales a la capital. El resultado final fue un motín en palacio urdido por la madre de Mustafa I. Osman fue apresado y estrangulado con una cuerda de arco.

 

Murad IV el Cruel (1.623-40)

Llegó al poder gracias a una conspiración de palacio en 1.623, sucediendo a su demente tío Mustafa I. Murad estuvo durante mucho tiempo bajo el control la Valide sultana Kosem, que gobernó a través del título Naib-i Saltanat como regente del imperio. Pero aunque ella mantuvo la estabilidad que se había perdido con los sultanes anteriores, el imperio había caído en la anarquía, los persas lo invadieron casi inmediatamente, en el norte de Anatolia estallaron varias rebeliones y en 1.631, los jenízaros asaltaron el palacio y asesinaron al gran visir, entre otras personalidades de palacio. El joven Murad temió sufrir del destino de su hermano mayor, Osman II, y decidió reafirmar su poder e imponer su autoridad. Hizo degollar al recién nombrado gran visir (que no era de su agrado), ordenó estrangular a 500 dirigentes militares y ejecutó a 20.000 rebeldes en Anatolia. Siguiendo la tradición fratricida otomana, Murad ordenó asesinar a su hermano Bayaceto (Beyazid) en 1.635, una muerte a la cual siguieron las ejecuciones de dos hermanos más unos años más tarde.

Trató de acabar con lo que quedaba de corrupción, la que se había incrementado durante los gobiernos de los sultanes anteriores, y que no había sido del todo comprobada mientras su madre dictaba como regente oficial los destinos del Imperio. Esto se consiguió de muy diversas maneras, limitando por ejemplo los gastos despilfarradores. Irónicamente también prohibió el alcohol, el tabaco y el café en Estambúl y todo el Imperio. Ordenó la ejecución inmediata para todo aquel que quebrantara dicha prohibición. Patrulló y recorrió por la noche las calles de Estambúl así como las tabernas de la ciudad vestido con ropas comunes, vigilando en persona que su orden era cumplida. Si cuando patrullaba las calles veía a un soldado fumar o mascar tabaco o beber alcohol, mataba al soldado en el mismo lugar con su espada. Su severidad era el motivo de su apodo «cruel». Paradojas de la vida, aunque prohibió el tabaco, el café y el alcohol, él no se privaba de ninguno de ellos y fue un alcohólico durante toda su vida.

Murad era un hombre corpulento y alto, gran practicante del deporte de lucha y un temible guerrero. Su fuerza era casi sobrehumana. Sobre todo era conocido por sus oponentes a quienes sostenía y enroscaba por encima de su cabeza empleando tan sólo una mano. Asimismo utilizó un mazo enorme (pesaba 50 kilogramos) y una gran espada, un mandoble de 50 kilogramos, en sus batallas (estas armas pueden ser aún admiradas en el museo del palacio de Topkapı, en Estambúl).

En el año 1.626, el emperador mogol Jahangir comenzó a contemplar una alianza entre los otomanos, mogoles y uzbecos contra los safávidas, que habían derrotado a los mogoles en Kandahar. Incluso escribió una carta al sultán otomano Murad IV, pero no se materializó debido a la muerte de Jahangir en 1.627.

Murió en 1640 a la edad de 27 años, a causa de una cirrosis hepática. En su lecho de muerte pidió la ejecución de su hermano, Ibrahim I. Es considerado como el último de los grandes sultanes.

Guerra otomano-safávida (1.623-39)

Tras el tratado de Nasuh pachá en 1.611, los safávidas dejaron de pagar el tributo pactado y pronto estallaron los enfrentamientos. En 1622, después de una conclusión exitosa de la guerra contra los mongoles, y alentado por la agitación interna dentro del imperio Otomano que siguió al asesinato del sultán Osman II , el shah Abbas I resolvió atacar las posesiones otomanas en Irak. Los persas sitiaron Bagdad y la tomaron el 14 de enero de 1.624. La caída de la ciudad fue seguida por la masacre de una gran parte de su población sunnita, en un intento del shah por transformar Bagdad en una ciudad puramente chiita.

La caída de Bagdad fue un importante golpe al prestigio otomano. Guarniciones otomanas y las tribus locales comenzaron a desertar, y los persas pronto capturaron la mayoría de Irak, incluyendo las ciudades de Kirkuk y Mosul y los santos santuarios de Najaf y Karbala, los cuales el shah visitó. En 1625, Hafız Ahmed pachá, ahora gran visir, marchó para retomar Bagdad. A pesar de la táctica de “tierra quemada” ordenada por el shah, el ejército otomano logró recuperar Bagdad en noviembre , asaltando la ciudad por tres lados. Los asaltos otomanos sobre la ciudad lograron penetrar en las fortificaciones exteriores, pero fallaron en tomar la ciudad antes de la llegada de un ejército de rescate bajo shah Abbas. Los otomanos se retiraron entonces dentro de su campamento fortificado y continuaron procesando el sitio. En respuesta, Abbas decidió interceptar los convoyes de suministros otomanos. Esta estrategia dio sus frutos: los otomanos se vieron obligados a arriesgar un ataque contra el ejército persa, que fue rechazado con grandes pérdidas, y el 4 de julio de 1.626, el ejército otomano levantó el asedio y se retiró a Mosul.

En 1.629, los otomanos, habiendo asegurado la paz con los Habsburgo, reunieron sus fuerzas para otra ofensiva bajo el nuevo y capaz gran visir Gazi Husrev pachá. Un invierno severo y fuertes inundaciones hicieron imposibles las operaciones en el centro de Irak, y Husrev dirigió su ejército al este, invadiendo Persia. El 4 de mayo de 1.630 derrotó a los persas bajo Zainal Khan Begdeli Shamlu el 4 de mayo de 1.630, en la batalla de Mahidasht cerca de Kermanshah y procedió a saquear la ciudad de Hamadan, conquistando las zonas kurdas del norte de Persia y Mosul. Husrev pachá volvió hacia atrás y se dirigió a Bagdad y asediándola en noviembre., comenzando con un fuerte bombardeo de artillería el 8 de noviembre. Safi Qoli khan gobernador de Bagdad rechazó los ataques otomanos, obligando a los otomanos a retirarse, ya que se acercaba el invierno y sus líneas de comunicación estaban amenazadas.

Tras su retirada, los persas restablecieron su control de Irak, aplastando a las guarniciones otomanas dejadas y sometieron a las poblaciones kurdas rebeldes. En los años siguientes se produjeron incursiones y escaramuzas constantes, sin que ninguna de las partes reivindicara ninguna ventaja decisiva. El shah Safi (1629-42) envió una delegación de paz a la corte otomana, pero el nuevo gran visir, Tabanıyassi Mehmed pachá, rechazó sus demandas, los otomanos tenían confianza en que alcanzaría la victoria debido a los problemas internos de los safávidas. En 1.631 iniciaron una nueva ofensiva en la que participó el sultán Murad IV, los otomanos derrotaron a los persas en Yerevan y continuaron avanzando hasta Tabriz, saquearon la zona pero no consiguieron conquistar la ciudad. El shah Safi ordenó la movilización general y levantó un ejército de 80.000 efectivos, principalmente caballería, entre ellos los jinetes del Hussein khan de Luristán que eran caballería pesada.

En la primavera de 1.633, el shah Safi dirigió un contraataque contra los otomanos, llegaron a Yerevan y la asediaron, situaron cañones delante de cada torre, los otmanos realizaron algunas salidas con éxito, retirándose rápidamente. Finalmente llegó un gran cañón de Isfahan, que consiguió abrir una brecha, los persas asaltaron la ciudad y entraron. Muchos de los supervivientes se dirigieron a la fortaleza de Narein, que cayó siete días después. Los persas ofrecieron la paz que fue de nuevo rechazada por los otomanos.

En 1.634, los inquietos reinos georgianos de Kartli y Kakheti, bajo el gobierno del rey Teimuraz, desafiaron la soberanía safávida. Rustam Khan, un georgiano convertido al Islám, fue enviado por el Shah para someterlos. Teimuraz fue derrotado, pero logró escapar a salvo en Imereti. Sin embargo lograría restaurarse en el trono de Kakheti en 1.638, e incluso ganar el reconocimiento persa de este hecho.

En 1.638, en un esfuerzo consciente para emular a sus predecesores guerreros, el sultán Murad IV se puso al frente de un impresionante ejército. Los otomanos tomaron Revan el 8 de agosto y saquearon Tabriz. El sultán regresó triunfante a Estambúl, pero sus victorias fueron de corta duración: en la primavera del año siguiente, Shah Safi retomó Revan y derrotó al ejército otomano. Las renovadas propuestas de paz persas fracasaron, y en 1638, otra vez Murad dirigió personalmente un ejército contra Bagdad.

La ciudad cayó en diciembre después de un asedio de 39 días, los 30.000 defensores lucharon valientemente, pero se rindieron a finales de diciembre, solo 300 sobrevivieron a la matanza que siguió después. Bagdad seguiría en manos otomanos hasta la Primera Guerra Mundial.

El 17 de mayo de 1.639 se firmó el tratado de Zuhab , poniendo fin a las guerras otomano-safávidas, conflicto de casi 150 años de guerras intermitentes entre ambos estados. El Tratado confirmó la división de los territorios en Asia Occidental que tenían antes los safávidas, como la separación permanente del Cáucaso entre los dos potencias, en la que Armenia del este, Georgia Oriental, Daguestán, y Azerbaiyán permanecieron bajo el control del imperio safávida, mientras que Georgia Occidental y la mayor parte de Armenia Occidental quedaron plenamente bajo el control del Imperio otomano. También incluyó toda Mesopotamia (incluyendo Bagdad) cedida irreversiblemente a los otomanos. También se permitió el acceso de los chiitas a realizar la peregrinación anual a los lugares santos de Nayaf y Kerbala.

 

Ibrahim I (1.640-48)

Sucedió a su hermano Murad IV en 1640. Heredando toda la crueldad y nada de la habilidad de sus hermanos, Ibrahim llevó al Imperio al borde del colapso en un cortísimo espacio de tiempo. Se cree que había sufrido de neurastenia, y estaba deprimido tras la muerte de su hermano. Su reinado fue esencialmente el de su madre, la sultana Kosem, quien no impedía gobernar el Imperio como lo legó. Fue conocida su obsesión por las mujeres obesas, avisando a sus agentes para que encontraran a la mujer más gorda posible.

Al principio, Ibrahim se mantuvo lejos de la política, pero finalmente se aficionó a destituir y ejecutar a un gran número de visires. Libró una guerra contra Venecia, para la conquista de Creta. Como el gobierno de Ibrahim se hizo más impredecible, fue depuesto y asesinado.

Guerra con Venecia

Guerra de Creta

En 1.644, los caballeros de Malta atacaron un convoy otomano en su camino desde Estambúl a Alejandría, a bordo del cual había varios peregrinos con destino a La Meca, incluido el exiliado Kızlar Aga (jefe eunuco negro); Sunbul Aga, el kadi de El Cairo y la enfermera del futuro sultán Mehmed IV. Durante la lucha, Sunbul Aga y la mayoría de los peregrinos importantes fueron muertos, mientras que 350 hombres y 30 mujeres fueron llevados para ser vendidos como esclavos. Los caballeros cargaron su botín en un barco, que luego atracó en un pequeño puerto en la costa sur de Creta durante unos días, donde desembarcó una cantidad de marineros y esclavos.

Los otomanos se enfurecieron y acusaron a los venecianos de estar involucrados en el incidente. El incidente fue visto como un pretexto perfecto para la guerra contra una Venecia debilitada. A pesar de un largo período de negociaciones, que duró hasta bien entrado 1.645, y en contra de las objeciones del gran visir Sultanzade Mehmed pachá, se decidió por la guerra. Rápidamente se formó una expedición con más de 50.000 soldados y supuestamente 416 naves, bajo Kapudan pachá Silahdar Yusuf pachá, el yerno del sultán. La armada otomana zarpó de los Dardanelos el 30 de abril, en dirección al puerto de Navarino en el Peloponeso, donde permaneció durante tres semanas. El objetivo de la flota no fue anunciado, pero los otomanos, para disipar los temores venecianos, dieron a entender que el objetivo sería Malta.

Los venecianos fueron en verdad engañados por el subterfugio otomano y fueron tomados por sorpresa ante la llegada de la flota otomana a Creta el 23 de junio de 1645. A pesar de los esfuerzos del general recién nombrado, Andrea Corner, las defensas venecianas todavía estaban en mal estado. Las fortificaciones de la isla eran sustanciales, pero habían sido descuidadas durante mucho tiempo, y se hicieron muchos esfuerzos para repararlas. Ante los preparativos otomanos, la República reforzó Creta a fines de 1.644 con 2.500 tropas y provisiones, y comenzó a armar su flota, y recibió promesas de ayuda en caso de guerra del Papa y de la Toscana. Sin embargo, la población griega local no estaba bien dispuesta hacia los venecianos, algo que sería de importancia crítica. Los otomanos no solo pudieron establecer rápidamente el control sobre el campo, sino que en los últimos años, cuando las fuerzas otomanas en la isla quedaron prácticamente aisladas de los suministros marítimos, solo los productos locales, proporcionados por la población griega, los sostuvieron.

Los otomanos primero desembarcaron a 25 km al oeste de Canea (Chania), donde la milicia local huyó ante ellos. Luego atacaron la pequeña fortaleza de la isla de San Todero, cuyo comandante, el Istrian Blasio Zulian, hizo estallar la fortaleza y su guarnición en lugar de dejarla caer a los otomanos. El ejército otomano avanzó luego hasta la ciudad de Canea, que cayó el 22 de agosto, después de un asedio que duró 56 días. Al mismo tiempo, sin embargo, los venecianos se fortalecieron, ya que la ayuda prometida comenzó a llegar en forma de galeras de los Estados Pontificios, Toscana, Malta y Nápoles. En septiembre, la flota otomana estaba en desorden, pero la flota cristiana aliada, bajo el cauteloso mando de Niccolò Ludovisi, sobrino del Papa, no aprovechó la oportunidad para un ataque decisivo. Cuando las fuerzas cristianas finalmente se movilizaron para retomar Canea el 1 de octubre, con una flota de alrededor de 90 naves, la fuerte defensa otomana y la falta de cooperación de los aliados condenaron el ataque. Poco después, los aliados venecianos regresaron a sus bases.

En noviembre, Silahdar Yusuf pachá dejó una fuerte guarnición y regresó a Constantinopla para pasar el invierno. Allí, sin embargo, se enemistó con el sultán y fue ejecutado. Sin embargo, los preparativos otomanos continuaron para renovar y expandir la guerra, mientras que los venecianos intentaban frenéticamente recaudar dinero y hombres e intentaban inducir a otras potencias europeas a unirse a ellos contra los otomanos. Sin embargo, como la mayor parte de Europa estaba encerrada en los feroces antagonismos de la Guerra de los Treinta Años, sus súplicas cayeron en su mayoría en oídos sordos. Los venecianos estaban muy presionados por las demandas financieras de la guerra: además de imponer impuestos a las posesiones peninsulares italianas (Terraferma), recurrieron a la venta de títulos de nobleza y oficinas estatales para llenar sus cofres para la guerra. Para dirigir el esfuerzo contra los otomanos, el Senado nombró inicialmente al dux de 80 años Francesco Erizzo, pero después de su muerte a principios de 1.646, fue reemplazado por el capitán general del Mar, Giovanni Cappello, de 73 años.

La actuación de Cappello en 1.646 fue claramente deslucida: no pudo impedir la llegada de refuerzos otomanos bajo Koca Musa pachá en junio, y fracasó un ataque a la flota otomana en la bahía de Chania en agosto, al igual que su intento de romper el el bloqueo otomano de Rettimo (Rethymno). Como resultado, la ciudad cayó el 20 de octubre, mientras que la ciudadela resistió hasta el 13 de noviembre.

Durante el invierno de 1.646-7, ambas partes sufrieron un brote de peste, y durante la primavera de 1.647, las operaciones no avanzaron mucho. A mediados de junio, sin embargo, una pequeña fuerza otomana derrotó a un gran número de mercenarios venecianos. Este éxito otomano allanó el camino para Gazi Huseyin pachá, el comandante local, para conquistar la mitad oriental de la isla, a excepción de la fortaleza de Siteia. Los venecianos y la población local sufrieron algunas pérdidas graves: se estima que en 1648, casi el 40% de la población cretense había perecido por enfermedad o guerra, y en 1677, la población de la isla antes de la guerra que eran unos 260.000, habían caído a aproximadamente 80.000. A principios de 1.648, toda Creta, excepto Candia y algunas fortalezas como la isla de Gramvousa, estaba en manos otomanas.

El asedio de Cabdia comenzó en mayo de 1.648. Los otomanos pasaron tres meses invirtiendo en la ciudad, lo que incluía cortar el suministro de agua. Eventualmente, duraría hasta 1.669, el segundo asedio más largo en la historia después del asedio de Ceuta (1694-1727) por los moros bajo Moulay Ismail. Los sitiadores otomanos se vieron afectados negativamente por la mala situación del suministro causada por la actividad de las flotas cristianas en el Egeo, que interceptaron convoyes otomanos que transportaban suministros y refuerzos a la isla. Además, el esfuerzo general de la guerra otomana se vio gravemente obstaculizado por la mayor inestabilidad doméstica causada por las políticas erráticas del Sultán Ibrahim y su ejecución sumaria de los principales funcionarios estatales. En última instancia, condujo a su deposición a favor de su hijo Mehmed IV, dando paso a un nuevo período de confusión dentro del gobierno otomano.

La falta de suministros obligó al comandante otomano Gazi Hüseyin pachá a levantar el sitio a principios de 1.649, pero se renovó por un breve período de dos meses después de la llegada de la flota otomana en junio. Los otomanos atacaron las fortificaciones, explotando más de 70 minas, pero los defensores se mantuvieron firmes. Los otomanos perdieron más de 1.000 hombres, y la posterior retirada de 1.500 jenízaros y la falta de nuevos refuerzos en el curso de 1.650 dejaron Huseyin pachá con pocas opciones, pero para continuar manteniendo el bloqueo lo más ajustado posible. Los otomanos fortalecieron sus posiciones con la construcción de tres fuertes en el área de Canea, y la llegada de refuerzos a finales de 1.650 les permitió mantener su estrecho bloqueo. A pesar del bloqueo veneciano de los Dardanelos y la agitación política en la corte otomana, las fuerzas otomanas se mantuvieron bien abastecidas para mantenerse, aunque demasiado débiles para participar en acciones ofensivas contra la propia Candia. En 1653, los otomanos tomaron la fortaleza de la isla de Selino en la bahía de Suda, y San Todero, capturado unos años antes, se refortificó. Los éxitos navales venecianos durante los años siguientes redujeron aún más la capacidad ofensiva del ejército otomano en Creta, pero el bloqueo de Candia continuó, y los otomanos conservaron la posesión de sus otras conquistas en la isla, hasta la llegada de una nueva fuerza expedicionaria otomana en 1.666

Guerra en el mar

Venecia no podía enfrentarse directamente a la gran fuerza expedicionaria otomana en Creta, pero sí poseía una marina de guerra buena, que podía intervenir y cortar las rutas de suministro otomanas. En 1.645, los venecianos y sus aliados poseían una flota de 60 a70 galeras, 4 galeazas y cerca de 36 galeones. Los venecianos también fueron superiores en el uso de una flota mixta de galeras y veleros, mientras que inicialmente, la armada otomana dependía casi exclusivamente de galeras. Para reforzar sus fuerzas, ambos oponentes contrataron mercantes armados de los Países Bajos, y más tarde de Inglaterra (especialmente los otomanos), para aumentar sus fuerzas.

La primera operación veneciana fue un intento de bloquear los Dardanelos en 1.646. Para interceptar los suministros dirigidos a las fuerzas otomanas en Creta, una fuerza de 23 barcos venecianos bajo Tommaso Morosini recorrió el Egeo buscando buques otomanos, e intentó capturar la isla estratégicamente importante de Tenedos a la entrada de los Dardanelos. El Kapudan pachá Koca Musa lideró una flota de 80 buques de guerra contra los venecianos, pero su flota rechazada y devuelta a los Dardanelos el 26 de mayo. Sin embargo, la flota bloqueadora no pudo detener la próxima salida de la flota otomana el 4 de junio, cuando la falta de viento permitió a las galeras otomanas evadir los veleros venecianos. Los otomanos pudieron así desembarcar nuevas tropas y suministros en Creta sin oposición. Los esfuerzos de la flota veneciana para contrarrestar las operaciones terrestres otomanas en Creta también fracasaron, debido a una combinación de timidez de sus comandantes, las demoras en el pago de las tripulaciones y los efectos de una plaga generalizada.

El 27 de enero de 1.647, los venecianos perdieron a Tommaso Morosini, cuando su nave se vio obligada a enfrentarse a toda la flota otomana de 45 galeras. En la lucha subsiguiente, Morosini fue muerto, pero logró causar bajas significativas a los otomanos, incluido el mismísimo Koca Musa pachá. El barco fue rescatado por la llegada oportuna de la flota veneciana bajo el nuevo capitán general, Giovanni Battista Grimani. Este enfrentamiento, donde una sola nave había causado tanto daño y bajas a toda la flota otomana, fue un golpe importante para la moral otomana. A pesar de algunos éxitos como una incursión en Çeşme, el resto del año fue un fracaso para los venecianos, ya que varios intentos de bloqueo de puertos otomanos no pudieron frenar el flujo de suministros y refuerzos a Creta.

Los venecianos regresaron a los Dardanelos en 1.648. A pesar de haber perdido muchos barcos y el propio almirante Grimani en una tormenta a mediados de marzo, los refuerzos de Giacomo da Riva hicieron que la flota veneciana recuperara fuerza (unos 65 buques) y les permitieron para bloquear con éxito el estrecho durante todo un año.

Los otomanos contrarrestaron esto en parte al construir una nueva flota en Cesme, lo que obligó a los venecianos a dividir sus fuerzas, y en 1.649, una flota otomana fortalecida bajo Kapudan pachá Voinok Ahmed rompió el bloqueo. A pesar de anotar una victoria sobre la flota otomana en su fondeadero en Phocaea el 12 de mayo de 1.649, capturando o destruyendo varios barcos, da Riva no pudo evitar que la flota otomana eventualmente llegara a Creta. Esto puso de relieve la debilidad de la posición veneciana: mantener largos bloqueos con galeras era una tarea inherentemente difícil, y la República no tenía suficientes barcos para controlar tanto los Dardanelos como el paso de Quíos al mismo tiempo. Además, en un desarrollo importante, 1.648 los otomanos decidieron, en una reunión presidida por el propio sultán, construir y emplear galeones en su flota, en lugar de depender exclusivamente de galeras con remos como hasta entonces.

En la primavera de 1.649, se unió a Bertucci Civrano con siete más, logrando 19 ya que perdió uno. A principios de mayo, la flota otomana apareció desde Estambul. Solo dos de las naves de Riva los atacaron, y los turcos salieron del estrecho y se dirigieron hacia el sur. Riva los siguió y los atrapó en el puerto de Foja (Focchies), en tierra firme. Muchos de los barcos venecianos eran buques holandeses o ingleses contratados, y Riva tuvo que prometer compensar a sus capitanes por cualquier daño. Cuando se hizo evidente que los venecianos iban a atacar, las 10 galeazas cubrieron la entrada al puerto, con las galeras más adentro. En la batalla de la bahía de Foja, un velero otomano fue capturado por los mercantes Diletto y Júpiter, una galeaza por el James (Capitán George Scot), que estaba tan dañada que se hundió diez días después, y una galera entregada por sus propios esclavos. Nueve veleros, tres galeazas y dos galeras fueron quemadas antes de que cambiara el viento, evitando que el fuego se extendiera a otras naves otomanas y causando que los venecianos se retiraran cuando los barcos en llamas fueron lanzados hacia ellos. Tres barcos venecianos no lucharon: el Esperienza, que se mantuvo mar adentro, y Francese y San Bartolamio (capitán Alardi), que fueron abandonados por sus tripulaciones. San Bartolamio fue recuperado por Tre Re, pero el Francese se dirigió a tierra y fue quemado por los turcos. Los venecianos sufrieron 105 bajas. Los turcos perdieron 9 barcos, 3 galeazas y 2 galeras quemadas, mientras que uno de cada tipo fue capturado.

Batalla de la bahía de Foja 1649. Entre la flota combinada de Venecia y los caballeros de Malta contra los turcos cerca de Esmirna (Turquia). Autor Abraham Beerstratenm.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2018-03-01. Última modificacion 2018-03-02.