Edad Moderna Guerras polaco-suecas (1558-1661) Guerra contra Segismundo (1597-99)

Guerra contra Segismundo (1.597-99)

Antecedentes

Después de que Segismundo III Vasa fue coronado como rey de Suecia el 19 de febrero de 1.594, decidió que no se podía convocar a ningún parlamento (riksdagar) sin el consentimiento del Rey. A pesar de esto, Carlos convocó un parlamento en Söderköping en el otoño de 1.595, en el que logró hacer cumplir su voluntad. El Duque fue nombrado Regente con “el consejo del Consejo”, lo que significa que él debía gobernar Suecia junto con el Consejo Privado durante la ausencia del rey del Reino.

Poco después, la nobleza de Finlandia, dirigida por el gobernador designado por Segismundo, Klaus Fleming, rechazó estas decisiones. Ellos simpatizaron con el Rey y consideraron a Carlos como un rebelde. Como contraataque, Carlos instigó una rebelión contra Fleming, la guerra de Cudgels, entre los granjeros en Ostrobothnia.

Territorios de Segismundo III Vasa (1.592-94)

Fleming logró sofocar la revuelta pero murió en abril de 1.597. Aproximadamente al mismo tiempo, llegó una carta de la sede de Segismundo en Polonia en la que decía que no aceptaría a Carlos como regente. El duque utilizó una táctica que su padre había empleado, el renunciar a su cargo. Sin embargo, la respuesta no era la esperada por Carlos: el rey aceptó la renuncia de Carlos e invistió de poder completo al Consejo Privado.

A pesar de la difícil situación, Carlos convocó otro parlamento ilegal el mismo año, esta vez en Arboga. Solo uno de los consejeros privados se presentó. La razón era que el objetivo de Carlos de deponer a Segismundo había sido revelado, y los hombres entendieron que se estaba gestando una revuelta seria. Cuando el duque Carlos amenazó a los hombres ausentes con un severo castigo, algunos de ellos perdieron el coraje. Erik Gustavsson Stenbock, Arvid Gustavsson Stenbock, Erik Larsson Sparre, Erik Brahe y Sten Banér huyeron inmediatamente a Segismundo.

Así, en 1.597, estalló la guerra civil, y el duque Carlos pudo asumir el control de una gran parte de los poderosos castillos del país, y de esta manera logró el control de casi todo el reino. El problema era Finlandia, donde la viuda de Klaus Fleming custodiaba el castillo de Åbo. Pero después de la guerra psicológica, Carlos y sus seguidores lograron tomar el castillo en Turku (Åbo en sueco). Se dice que cuando el duque entró en la capilla del castillo vio el cuerpo de Klaus Fleming en un ataúd, dijo “Si hubieras estado vivo, tu cabeza no estaría segura”.

Entonces, se dice que la viuda de Fleming, Ebba Stenbock, se acercó al duque y le respondió: “Si mi difunto esposo hubiera estado vivo, su gracia nunca habría entrado aquí”.

Cuando Segismundo se enteró de lo sucedido en Finlandia, perdió la paciencia. El Rey no podía aceptar las acciones irrespetuosas del duque Carlos. Él decidió usar la fuerza.

 

Campaña de salchichas (1.598)

En febrero de 1.598, Segismundo reunió un ejército formado por solo 5.000 hombres, en su mayoría mercenarios húngaros y alemanes. Se había propuesto un ejército más grande, pero había sido despedido porque Segismundo esperaba que las fuerzas suecas se unieran a él, y tampoco quería entrar en conflicto con ellos.

Los consejeros y el Rey esperaban el apoyo militar de Finlandia y Estonia (hogares de la aristocracia sueca anteriormente comandada por el barón Klaus Fleming). También querían ayuda de Dinamarca-Noruega y partes pro-Segismundo de Suecia. El diplomático Laski fue enviado, pero Dinamarca no mostró ningún interés.

En mayo, los hombres de Segismundo comenzaron a avanzar hacia el norte. El ejército se reunió en Marienburgo (Malbork), donde el livonio Jürgen Farensbach fue nombrado comandante. El ejército debía ser transportado desde Danzig (Danzing) a Suecia en barcos suecos, pero los estados de Suecia declinaron. Se rehusaron a prestarle barcos mientras permaneciera con un ejército extranjero. Hubo una sospecha generalizada contra Segismundo y sus guerreros católicos. Así, los Estados prometieron proteger al duque Carlos y a los demás que se rebelaron contra el Rey.

Como los suecos se negaron a ayudar con el transporte, Segismundo tuvo que comprar y capturar barcos. Cuando consiguió cien barcos, el ejército pudo comenzar su viaje a Suecia. Debido a los malos vientos, el viaje por el mar tomó mucho tiempo. Por lo tanto, no se pudo emprender un ataque coordinado por los finlandeses y los soldados polacos de Segismundo. Los soldados finlandeses, comandados por el gobernador Arvid Eriksson (Stålarm), desembarcaron en Uppland una semana antes del desembarco de Segismundo. El duque Carlos se dirigía a Kalmar cuando los finlandeses invadieron Uppland. Inmediatamente cabalgó hacia Estocolmo para defender la ciudad.

Mientras tanto, tres líderes protestantes, Nicolaus Olai Bothniensis, Laurentius Paulinius y Ericus Jacobi Skinnerus, intentaron detener a los leales finlandeses de Segismundo. Pudieron obtener el apoyo de los agricultores de Uppland, y después de algunas peleas menores, los hombres de Stålarm se retiraron. Se sintieron amenazados por la armada del duque Carlos, y se les ordenó no involucrarse en ninguna batalla importante. Este evento ha sido peculiarmente llamado “la campaña de la Salchicha“, porque los granjeros capturaron las bolsas de los finlandeses, que contenían salchichas. La campaña de salchichas fue una victoria menor para el duque Carlos. La mayor amenaza venía del sur.

A fines de mayo de 1.598, Segismundo desembarcó en suelo sueco en Avaskär. El Rey envió al diplomático Samuel Saskki a Kalmar para entablar negociaciones. Su tarea era convencer a los comandantes de la ciudad para que abrieran las puertas. Sin embargo, las negociaciones no llegaron a ninguna parte. En cambio, el Rey tomó a sus soldados y marchó sobre Kalmar. El ejército se detuvo a las afueras de la ciudad. El plan era asustar a los comandantes para que abrieran las puertas. Para hacer su mensaje aún más aterrador, Segismundo amenazó a la ciudad con severos castigos y retiró la nobleza de todos los niños de la ciudad. La propaganda funcionó bien y Segismundo pudo hacer su anhelada entrada el 1 de agosto.

 

Eventos decisivos

Después de la caída de Kalmar, el duque Carlos se encontró con grandes problemas en sus manos. El ejército de la corona polaca atrajo a seguidores suecos y Estocolmo, que carecía de defensa militar, fue tomada fácilmente con la ayuda de la nobleza y los oficiales de Göthland. Después de este evento, la caballería de Uppland se unió a Segismundo, y se movilizaron nuevas fuerzas en Finlandia y Estonia.

Un grupo de enviados de Brandeburgo, Prusia y Mecklenburg viajó de ida y vuelta entre los campos del duque Carlos y Segismundo durante tres semanas, tratando de establecer la paz. A pesar de sus grandes esfuerzos, fracasaron. Segismundo navegó con su infantería al castillo de Stegeborg el 11 de agosto. La caballería se dirigió al mismo lugar por tierra. La situación de Carlos era difícil. Los únicos éxitoss fueron el escape de Göran Nilsson Gyllenstierna, el ex comandante de Estocolmo, de la ciudad, y la negativa de la marina sueca a unir fuerzas con los polacos.

Łaski tomó el castillo de Estocolmo y Segismundo ahora tenía el control de Estocolmo, la llave de Suecia. Sin embargo, Segismundo y su flota navegaron en una violenta tormenta: cientos de hombres fueron arrojados por la borda y perecieron. Este incidente cambió dramáticamente la situación. De repente, el Rey estaba en una posición expuesta. El 22 de agosto desembarcó en Stegeborg con apenas 100 hombres, una posición amenazada por la presencia del ejército de Charles que estaba cerca. Los hombres de Segismundo a pesar de todo, tomaron todas las fortalezas de Älvsborg y Gullberg en otras partes del país. En la zona de alrededor de Stegeborg, el duque Carlos se había retirado a Linköping, desde donde podía bloquear el suministro de tropas a Segismundo. El Rey estaba rodeado por 7.000 hombres, incluidos los suecos que se unieron a él después del desembarco.

Guerra contra Segismundo. Desembarco de Segismundo en Stegeborg

El 28 de agosto, el duque Carlos y sus hombres salieron de Linköping. Acamparon en Mem, a pocos kilómetros al noroeste de Stegeborg. Al mismo tiempo, las negociaciones entre las partes estaban en curso. El Duque solicitó respuestas claras a Segismundo, que el Rey interpretó como indicios de que un ataque era inminente. Su propio ejército estaba en una trampa, pero contaba con la ayuda de otras fuerzas en otros lugares. Hans Vejer recibió la orden de atacar a los suecos por la espalda, desde el oeste; otro comandante, Farensbach, formó sus fuerzas en orden de batalla frente al enemigo. Carlos respondió de inmediato.

En la mañana del 8 de septiembre, los suecos atacaron a Segismundo en la batalla de Stegeborg. Los suecos tuvieron un verdadero comienzo de pesadilla, y después de unas horas, la victoria de Segismundo fue clara. Siendo magnánimo, el Rey ordenó que la matanza se detuviera, permitiendo que Carlos y su ejército escaparan.

Los suecos perdedores se retiraron rápidamente a su campamento en Mem. Las pérdidas ascendieron a 300 hombres, pero la pérdida de prestigio fue lo que más perjudicó a Carlos. Se sintió humillado por el comportamiento magnánimo de Segismundo. La tensión creció tanto que el normalmente obstinado Carlos quiso abdicar y escapar del país con su familia. Sin embargo, algunos altos oficiales lograron persuadir a Carlos de que se quedara.

Las negociaciones se reanudaron y condujeron a un alto el fuego de dos días. Durante estos días, hubo muchas maniobras entre las fuerzas. Segismundo convocó a más soldados de Polonia, al mismo tiempo que la armada sueca navegaba hacia la costa. El Rey estuvo a cargo de la situación hasta que la armada sueca, comandada por Joachim Scheel, fondeó a las afueras de Stegeborg. Debido a los vientos desfavorables, no habían podido hacerlo antes. Pero una vez que llegaron allí, las tornas cambiaron. Como Scheel trajo consigo nuevas fuerzas, Carlos pudo aumentar las apuestas en las negociaciones. La armada también bloqueó los refuerzos a Segismundo desde Polonia.

Guerra contra Segismundo. Movimientos (1598-99)

Batalla de Stångebro (25 de septiembre de 1.598)

Segismundo inmediatamente se sintió amenazado y trató el bloqueo como una declaración de guerra. Por esta razón, él y los polacos abandonaron Stegeborg el 20 de septiembre para marchar sobre Linköping. El ejército del duque Carlos lo siguió inmediatamente. La noche del 25 de septiembre se produjeron escaramuzas entre los destacamentos menores.

La mañana del 25 de septiembre de 1.598 los ejércitos se enfrentaron en un gran enfrentamiento en la batalla de Stångebro.

Stångebro era un área alrededor de dos viejos puentes sobre el río Stångån, Stora Stångebro y Lilla Stångebro. Actualmente es una parte central de Linköping, pero en el siglo XVI la ciudad no se extendía al este del río. Cuando las fuerzas que eran unos 9.000 efectivos, del duque Carlos se acercaron desde el este la mañana del 25 de septiembre, el ejército de Segismundo salió de la ciudad con unos 5.200 efectivos y desplegó entre estos puentes. Una espesa niebla sirvió para ocultar los movimientos de las tropas de sus respectivos enemigos. Ambos ejércitos incluían pequeñas secciones de caballería.

El duque fue el primero en atacar. Obtuvo una victoria rápida en Stora Stångebro y se trasladó sobre sus tropas a Lilla Stångebro, donde las fuerzas de Segismundo habían llegado a la costa oriental y defendían una buena posición. Las fuerzas del duque se retiraron colina arriba, donde se produjeron severos combates. La caballería de Segismundo no participó en esta lucha, lo que condujo a una cierta victoria para el duque Carlos.
En este momento, Segismundo pidió una tregua, que fue aceptada. Según la propaganda del duque Carles, sus pérdidas fueron ligeras, solo unos. 40 muertos y un poco más de 200 heridos, mientras que el rey Segismundo perdió 2.000 soldados, muchos de ellos ahogados en el río mientras se retiraban.

Batalla de Stångebro (25 de septiembre de 1.598)

Se firmó un acuerdo con una cena entre Carlos y Segismundo en el castillo de Linköping. El Rey, que estaba bajo presión, temiendo por su vida sin su ejército y al darse cuenta de que había perdido la batalla política, huyó durante los días siguientes a Polonia a fines de 1.598. Al mismo tiempo que se firmaba el tratado de paz en Linköping, se estaban produciendo conflictos en Dalarna. Allí, un alguacil pro-Segismundo, Jacob Näf, había tratado de levantar a los dalecarlianos contra el duque Chrlos. Caos siguió. Näf fue ejecutado, y los dalecarlianos emprendieron la llamada campaña de Neaf (1598), incendiando y matando el transbordador Brunnbäck. En Västergötland, Carlos Carlsson Gyllenhielm, hijo ilegítimo del duque Charles, derrotó a la rebelión.

 

Conquista de Kalmar (1.599)

El Rey había planeado regresar a Suecia, lo que levantaría la moral entre sus seguidores. Sin embargo, estos planes nunca se pusieron en acción. Pero la guerra no había terminado. Continuó durante unos meses, cuando Carlos intentó reclamar las ciudades que aún estaban en manos de Segismundo.

Empezó por nombrar un nuevo gobierno municipal en Estocolmo. Luego reprendió a los burgueses, que según él no habían defendido lo suficiente a la ciudad. Todo terminó con mucha gente encarcelada, entre ellos el arzobispo Abraham Angermannus, que había apoyado a Segismundo.

Entonces las fuerzas suecas, dirigidas por Carlos Carlsson Gyllenhielm, marcharon hacia Kalmar para sitiar la ciudad. Johan Larsson Sparre defendió las murallas y el castillo con la esperanza de que el Rey regresara a Suecia. Pero nunca recibió ninguna ayuda y la noche entre el 1 de marzo y el 2 de marzo la ciudad fue atacada. Gyllenhielm y Samuel Nilsson recibieron órdenes de atacar la puerta norte. El mismo duque Carlos dirigió el ataque en la puerta oeste. Después de una breve y fuerte lucha, los hombres de Carlos lograron escalar las murallas. Desde que los soldados comenzaron a saquear la ciudad, sin embargo, se perdió la oportunidad de capturar el castillo de Kalmar en el mismo golpe.
Los días siguientes, el castillo resultó ser más tenaz de lo esperado. Johan Larsson Sparre mantuvo alejados a los suecos, y finalmente llegaron seis barcos polacos. Estos, sin embargo, fueron rechazados por cuatro naves suecas más pequeñas y el fuego de artillería sueco desde dentro de la ciudad. Cuando los barcos polacos no pudieron hacer nada, la esperanza desapareció para los defensores dentro del castillo. El 12 de mayo, se rindieron. Después de eso, Johan Larsson Sparre y sus hombres más cercanos, incluidos Christoffer Andersson Stråle y Lars Andersson Rålamb, fueron capturados.

 

Final de la guerra

Después del asalto y la captura de Kalmar, el foco de la guerra se trasladó a Finlandia. Fortaleza después de fortaleza comenzó a ser capturada en julio. Al principio, Hans Klasson Bielkenstierna y Peder Stolpe comandaban la batalla contra los seguidores de Segismundo, pero el 19 de agosto, el duque Carlos asumió personalmente el mando. Con la ayuda de la armada, aplastó los últimos restos, y en septiembre todos los seguidores de Segismundo desaparecieron, fueron detenidos o ejecutados, por ejemplo. en el baño de sangre de Åbo.

Segismundo fue depuesto oficialmente del trono de Suecia por un parlamento (Riksdag), celebrado en Estocolmo el 24 de julio de 1.599. Le dieron seis meses para decir si quería enviar a su hijo. El príncipe Ladislao de Polonia, a Suecia como su sucesor, bajo la condición de que el niño creciera en la fe evangélica. De lo contrario, los Estados buscarían un nuevo rey.

En febrero de 1.600, el duque Carlos convocó los estados del reino en Linköping. Dado que Segismundo no había dado una respuesta, los estados eligieron al duque Carlos como el rey Carlos IX de Suecia. Las consecuencias para quienes apoyaron a Segismundo fueron devastadoras. Los más destacados fueron asesinatos por el nuevo rey, en lo que se llamó el “baño de sangre Linköping“.

Situación de los países Bálticos tras la guerra contra Segismundo en 1.599

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2019-02-11. Última modificacion 2019-02-11.