Edad Moderna Guerras polaco-suecas (1558-1661) Guerra Gran Guerra de Livonia o guerra Livona (1558-83)

Guerra Gran Guerra de Livonia o guerra Livona (1.558-83)

Antecedentes

La razón subyacente del conflicto fue el control de las tierras fronterizas. En el siglo XVI ya había habido tres guerras entre Moscú y los lituanos sobre los principados de habla rusa que formaban una parte importante de Lituania. El dominio lituano de esos territorios se estaba aflojando debido a la atracción de la iglesia ortodoxa y las victorias de los ejércitos moscovitas sobre los enemigos tártaros. Los cristianos ortodoxos en Lituania observaban a los luteranos, calvinistas y católicos romanos luchando por la influencia, pero los consideraban herejes a todos; apreciaban la libertad de culto que habían disfrutado durante generaciones, pero anhelaban tener una sola iglesia, la suya, y eso solo sería posible en un verdadero estado ruso. Además, los rusos eran súbditos lituanos solo porque habían necesitado protección contra los tártaros; ahora que la amenaza tártara estaba siendo manejada mejor por un príncipe ruso que por uno lituano, pensaron nuevamente en unirse a Rusia bajo una dinastía tradicional. La única razón convincente que tuvieron los príncipes rusos para mantener su lealtad a Lituania, a pesar de su giro hacia el oeste y al catolicismo romano desde la unión con Polonia, fueron las personalidades impredecibles de los autócratas moscovitas, cuyo comportamiento a menudo enviaban príncipes renegados al oeste para seguridad .

Al norte de Lituania había otra frontera en peligro de extinción: Livonia. El desvencijado estado de la confederación Livoniana había sido una vez el enemigo de la muerte de Lituania. Los caballeros de Livonia habían dirigido ejércitos directamente a Vilnius, y las frecuentes incursiones habían despoblado grandes áreas de su frontera común. Esa relación hostil había comenzado a cambiar después de la conversión de los lituanos al cristianismo, y hacia 1.500 los alemanes en Livonia y los lituanos eran aliados que enfrentaban a un enemigo común desde Rusia. Por lo tanto, cuando firmaron el tratado de Pozwol en 1.557, se comprometieron con una dirección que condujo finalmente a la incorporación de gran parte de Livonia al estado polaco-lituano.

La guerra de Livonia comenzó, como su nombre indica, en Livonia. La invasión de Iván tuvo éxito de inmediato, por lo que pareció durante mucho tiempo que conquistaría todas las provincias y ciudades. El ataque de Iván IV a Livonia a principios de 1.558 cogió a los líderes lituanos sin preparación para la guerra, y por lo tanto no entraron en el conflicto hasta 1.559, después de que los rusos habían invadido gran parte de Livonia y parecían flanquear a las defensas lituanas en el norte.

Dado que hoy podemos ver las razones geopolíticas del estallido de la guerra de Livonia, es importante recordar que los políticos no siempre actúan racionalmente, especialmente en el siglo XVI.

Los alemanes que fueron atacados por Iván habían llegado primero a Livonia como mercaderes y como cruzados. Después de décadas de guerra que solo ocasionalmente involucraron a los estados rusos de Pskov, Polotsk y Novgorod, conquistaron a los últimos nativos independientes en 1.290. En los siglos que siguieron establecieron ciudades, conventos, castillos y feudos, organizaron un comercio internacional, y convirtió a muchos nativos libres en siervos. El país se dividió entre varios gobiernos: los caballeros de Livonia (una rama de la orden Teutónica, autónoma después de la secularización de Prusia en 1.525), el arzobispo de Riga, el obispo de Dorpat, el obispo de Oesel-Wiek, el obispo de Reval, los caballeros de Wierland y Harrien, los cuatro capítulos de la catedral, tres abades y los burgueses de las ciudades (los más importantes eran Riga, Dorpat y Reval). Estos gobiernos estaban todos representados en la confederación de Livonia, pero a excepción de Dorpat tendían a escuchar los consejos dados por el maestro de la orden de Livonia y el arzobispo de Riga.

En el siglo XV, el Maestre y el Arzobispo habían luchado ferozmente por la hegemonía, pero a finales de siglo el miedo al ataque de Iván III el Grande de Rusia los había unido. Además, el miedo a Moscú los había llevado a unirse en una alianza militar con los lituanos. La cooperación militar, sin embargo, fue menos efectiva de lo que se había esperado, y al final los livonios lucharon solos contra un enemigo aparentemente abrumador. Sorprendentemente, la orden de Livonia obtuvo una victoria en la batalla de Pskov en 1.502 que les dio un respiro de cinco décadas. Durante ese período, el Maestre y el Arzobispo no se atrevieron a volver a dividir al país mediante una guerra civil asesina. En consecuencia, no ejercieron una presión indebida sobre los demás miembros de la confederación de Livonia para obedecer sus órdenes, prefiriendo permitir que cada gobierno autónomo buscara su propia resolución de los problemas religiosos y sociales en la época de la Reforma. Buscaron buenas relaciones con sus vecinos lituanos del sur. Además, cuando el último gran maestro de los caballeros teutónicos en Prusia secularizó su estado y se convirtió en un vasallo polaco, el último gran punto de discordia entre los livonios y los lituanos desapareció.

Situación de los países Bálticos siglo XVI

Los livonios vivieron sabiendo que algún día el gobernante de Moscú organizaría su estado para la guerra y nuevamente amenazaría sus estados. Durante varias décadas la Confederación pudo extender las treguas y vivir en paz, pero cuando Iván IV el Terrible llegó al poder en 1.547, sus líderes se dieron cuenta de que había llegado un nuevo período peligroso.

Iván, que entonces insistió en que se dirigieran a él como Zar, exigió que los livonios pagaran impuestos sobre las tierras de la diócesis de Dorpat. De hecho, Dorpat había pagado impuestos (o tributo) entre 1.464 y 1.474, y en principio el Obispo y sus súbditos estaban dispuestos a reanudar el pago en las zonas fronterizas disputadas solamente, a cambio de una extensión de la tregua que había expirado en 1.553. Sin embargo, Iván insistió en que paguen todos los impuestos que exigió y todos los impuestos atrasados también, en una suma global. Esta era una asombrosa cantidad de unos 40.000 taleros, dinero que Iván podría usar para reequipar a su ejército, una fortuna que los livonios podrían usar para contratar un ejército mercenario.

La confederación de Livonia debatió el problema, pero no pudo llegar a un acuerdo sobre una política. En última instancia, se decidió prometer pagar el impuesto, pero continuar las negociaciones sobre la suma adeudada y el método de pago. Las relaciones entre Moscú y Livonia llegaron rápidamente al punto de colapso; Iván despidió a los diplomáticos, que se sintieron afortunados de escapar de su corte con vida.

La conquista delos khanatos de Astrakán y Kazán por Ivan en 1.552 había eliminado la ayuda más confiable de los occidentales contra un ataque moscovita total: Iván ya no tendría que mantener el grueso de sus fuerzas en la frontera sur; también le dio a sus soldados y oficiales experiencia y confianza.

Como Iván también había perjudicado a los lituanos, ellos y los livonios en la primavera de 1.557 entraron en negociaciones para una alianza militar que se convirtió en el tratado de Pozwol en septiembre. Mientras tanto, Iván había estado reclutando tropas a lo largo de la frontera, y en enero las envió al territorio del obispo de Dorpat. La guerra de Livonia había comenzado.

Invasión rusa de Livonia

Iván IV consideró el acercamiento de la confederación de Livonia a la unión polaco-lituana para la protección bajo el tratado de Pozvol como casus belli. En 1.554 Livonia y Rusia firmaron una tregua de quince años en la que Livonia aceptó no entrar en una alianza con Polonia-Lituania, y acordó pagar un tributo.

Tres años mas tarde, los representantes del zar llegaron a Dorpart para ratificar el tratado, los livonios mantuvieron que para ratificar el tratado, tenían que tener permiso del Sacro Imperio Romano, pero finalmente firmaron el tratado por 3 años.

Tres años más tarde, el embajador livonio llegó a Moscú para ratificar el tratado por otros tres años, no habían pagado el tributo acordado y si no pagaban, el acuerdo sería cancelado. Iván perdió la paciencia en noviembre de 1.557, nombro al tártaro Shig Alei comandante de una fuerza de 40.000 efectivos, apoyados por destacamentos de las tribus del este, y avanzó hacia la frontera livona.

En diciembre, el embajador livonio regresó a Moscú con nuevas propuestas, pero cuando Iván se enteró que venía con las manos vacías, le ordenó partir de inmediato.

El 22 de enero de 1.558, Iván reaccionó con la invasión de Livonia, las tropas rusas partieron de Pskov, invadieron el territorio livonio unas 180 millas (unos 300 km). Los campesinos locales vieron a los rusos como libertadores del control alemán de Livonia. Muchas fortalezas livonias se rindieron sin resistencia. Shig Alei envió un correo para que Livonia se sometiera al Zar. El gran maestre respondió un salvo-conducto para que el embajador se entrevistase con el Zar y el cese momentáneo de las hostilidades.

Cuando el Zar se enteró de que fuerzas livonias de Narva, habían atacado la plaza rusa de Ivangorov, a pesar del alto el fuego, continuaron las hostilidades, poniendo asedio a Narva, que estaba situada en las orillas del río Narova a unos 17 kms del golfo de Finlandia, siendo uno de los puertos mas importantes de la liga Hanseatica, lo que le daba a Iván el acceso al mar Báltico.

Las tropas rusas tomaron Narva el 11 de mayo, y sitiaron a Reval. El príncipe Peter Shuisky al frente de un poderoso ejército, tomó la ciudad de Dorpart (Tartu). El ejército ruso asoló Livonia, en septiembre tras dejar guarniciones rusas en las principales ciudades livonas, el ejército del Zar se retiró.

Captura la fortaleza de Narva el 11 de mayo de 1.558 por el ejército ruso

Reforzado por 1.200 lansquenetes, 100 artilleros y municiones de Alemania, las fuerzas de Livonia retomaron con éxito a Wesenberg (Rakvere) junto con otras fortalezas. Aunque los alemanes asolaron el territorio ruso, Dorpat (Tartu), Narva y muchas fortalezas menores permanecieron en manos rusas. El avance ruso inicial fue dirigido por el khan de Kasimov Shahghali, con otros dos príncipes tártaros a la cabeza de una fuerza que incluía a los boyares rusos, tártaros y caballería de pomestia, así como a los cosacos, que en ese momento eran mayormente infantería, en total unos 130.000 efectivos. Iván ganó terreno en campañas durante los años 1.559 y 1.560. En enero de 1.559, las fuerzas rusas invadieron nuevamente Livonia. Se firmó una tregua de seis meses que abarcaba de mayo a noviembre entre Rusia y Livonia, mientras Rusia luchaba en las guerras Ruso- Crimeanas.

Impulsado por la invasión rusa, Livonia primero buscó sin éxito la ayuda del emperador Fernando I, luego se dirigió a Polonia-Lituania. El landmeister von Fürstenburg huyó a Polonia-Lituania para ser reemplazado por Gotthard Kettler. En junio de 1.559, los estados de Livonia quedaron bajo la protección polaco-lituana a través del primer tratado de Vilnius (Vilna). El sejm polaco se negó a aceptar el tratado, creyendo que se trataba de un asunto que afectaba únicamente al gran ducado de Lituania. En enero de 1.560, Segismundo envió al embajador Martin Volodkov a la corte de Iván en Moscú en un intento de detener a la caballería rusa que arrasaba Livonia rural.

Los éxitos rusos siguieron patrones similares con una multitud de pequeñas campañas, con asedios en los que los mosqueteros desempeñaron un papel clave en la destrucción de las defensas de madera con un apoyo efectivo de artillería. Las fuerzas del zar tomaron fortalezas importantes como Fellin (Viljandi), pero carecían de los medios para alcanzar las principales ciudades de Riga, Reval o Pernau.

Los caballeros de la orden de Livonia sufrieron una desastrosa derrota por parte de los rusos en la batalla de Ērģeme el 2 agosto de 1.560, en la que 330 caballeros de la orden de Livonia bajo el mando del maestre Philipp Schall von Bell, fueron derrotados por un ejército ruso de unos 12.000 efectivos bajo el mando de Vasily Ivanovich Barbashin, en la batalla perecieron 261 caballeros y el gran maestre fue hecho prisionero. Algunos historiadores creen que la nobleza rusa se dividió en el momento de la invasión de Livonia.

Erik XIV, el nuevo rey de Suecia, rechazó las solicitudes de asistencia de Kettler, junto con una solicitud similar de Polonia. Kettler recurrió a Sigismundo en busca de ayuda. La debilitada de orden de Livonia fue disuelta por el Segundo Tratado de Vilnius en 1.561. Sus tierras fueron secularizadas como el ducado de Livonia, el ducado de Curlandia y Semigallia y asignadas al gran ducado de Lituania. El gran maestre de la orden Gotthard Kettler se convirtió en el primer duque de Curlandia, al hacerlo tuvo que convertirse al luteranismo. Incluido en el tratado estaba el Privilegium Sigismundi Augusti por el cual Segismundo garantizaba los privilegios de los herederos de Livonia incluyendo la libertad religiosa con respecto a la confesión de Augsburgo, el Indygenat, y la continuación de la administración alemana tradicional. Los términos relativos a la libertad religiosa prohibían cualquier regulación de la orden protestante por parte de autoridades religiosas o seculares.

Algunos miembros de la nobleza lituana se opusieron a la creciente unión polaco-lituana y ofrecieron la corona lituana a Iván IV. El zar anunció públicamente esta opción, ya sea porque tomó la oferta en serio o porque necesitaba tiempo para fortalecer a sus tropas de Livonia.

Durante el año 1.561, ambas partes respetaron una tregua ruso-lituana (con una fecha de vencimiento programada para 1.562).

Intervenciones danesa y sueca

En 1.561, debilitada la orden de Livonia, se encontraba dispersada por el Segundo Tratado de Vilnius, mientras que sus tierras fueron asignadas a Lituania (Curlandia), a Suecia (Estlandia) y a Dinamarca (Ösel). El último maestre de la orden de Livonia, Gotthard Kettler, se convirtió en el primer gobernante (vasallo) del estado lituano ducado de Curlandia, más adelante mancomunidad Polaco-Lituana.

Ese mismo año, las fuerzas suecas llegaron y las nobles corporaciones de Harrien-Wierland y Jerwen (Järva) cedieron a Suecia para formar el ducado de Estonia. Reval, de manera similar, aceptó el gobierno sueco. Dinamarca dominaba el Báltico, y Suecia deseaba desafiar esto ganando territorio en el lado oriental del Báltico. Hacerlo ayudaría a Suecia a controlar el comercio de Occidente con Rusia. Esto ayudó a precipitar la guerra de los Siete Años ya que en 1.561, Federico II ya había protestado contra la presencia sueca en Reval, reclamando derechos históricos relacionados con la Estonia danesa. Cuando las fuerzas de Erik XIV tomaron Pernau en junio de 1.562, sus diplomáticos trataron de organizar la protección sueca para Riga, lo que lo puso en conflicto con Sigismundo.

Segismundo mantuvo estrechas relaciones con el hermano de Erik XIV, Juan, duque de Finlandia (más tarde Juan III), y en octubre de 1.562, Juan se casó con la hermana de Segismundo, Catalina, evitando así que se casara con Iván IV. Mientras que Erik XIV había aprobado el matrimonio, se molestó cuando John prestó a Segismundo 120.000 taleros y recibió siete castillos de Livonia como seguridad. Este incidente condujo a la captura y encarcelamiento de Juan en agosto de 1.563 en nombre de Erik XIV, por lo que Segismundo se alió con Dinamarca y Lübeck contra Erik XIV en octubre del mismo año.

La intervención de Dinamarca, Suecia y Polonia-Lituania en Livonia comenzó un período de lucha por el control del Báltico, conocido contemporáneamente como el dominium maris baltici. Mientras que los años de guerra iniciales se caracterizaron por intensos combates, comenzó un período de guerra de baja intensidad en 1.562 y duró hasta 1.570, cuando la lucha se intensificó una vez más. Dinamarca, Suecia y hasta cierto punto Polonia-Lituania estuvieron ocupados con la guerra de los Siete Años Nórdicos (1.563-70) que tuvo lugar en el Báltico Occidental, pero Livonia se mantuvo estratégicamente importante. En 1.562, Dinamarca y Rusia concluyeron el tratado de Mozhaysk, respetando las reclamaciones de cada uno en Livonia y manteniendo relaciones amistosas. En 1.564, Suecia y Rusia concluyeron una tregua de siete años. Tanto Iván IV como Eric XIV mostraron signos de desorden mental, con Iván IV volviéndose contra parte de la nobleza del zarismo y la gente con la oprichina que comenzó en 1.565, dejando a Rusia en un estado de caos político y guerra civil.

Guerra de Rusia contra Lituania (1.564 – 69)

Cuando la tregua ruso-lituana expiró en 1.562, Iván IV rechazó la oferta de Segismundo de una extensión de la misma. El zar había utilizado el período de la tregua para construir sus fuerzas en Livonia, e invadió Lituania. Su ejército asoló Vitebsk y, después de una serie de enfrentamientos fronterizos, la captura de Polotsk en febrero de 1.563 y la amenaza de una invasión más profunda contra Vilnius, la capital.

Los lituanos intentaron negociar una tregua, pero las conversaciones fracasaron en noviembre de 1.563

 

Batalla de Ula o del río Ula (26 de enero de 1.564)

Dos grandes ejércitos rusos desde Polotsk y Smolensko, mandados por el príncipe Pyotr Ivanovich Shuysky y por por el príncipe Pyotr Semenovich Serebryany-Obolensky, se iban a reunir cerca de Orsha y conjuntamente marchar contra Vilnius. El ejército estaba bien preparado para una larga campaña; la ciudad de Velikiye Luki recibió suministros suficientes para proporcionar apoyo logístico al ejército durante medio año. Shuysky inició el movimiento el 23 de enero de 1.564. Sin esperar encontrarse con grandes fuerzas enemigas, tenía un tren de logístico de carromatos. Nicholas Radziwiłł “el Rojo”, gran hetman de Lituania, que en ese momento estaba en Lukoml, rápidamente organizó los soldados de caballería sin esperar a la infantería y la artillería. Sus hombres incluían al hetman Hrehory Chodkiewicz y muchos líderes militares futuros: Su hijo de 16 años de edad, y el futuro gran atamán Krzysztof Mikołaj Radziwiłł “el Rayo”, el futuro hetman de Livonia Jan Hieronimowicz Chodkiewicz, y otros.

Los detalles de la batalla varían las fuentes. Hay al menos 15 fuentes contemporáneas, incluidos tres informes oficiales, que proporcionan datos y estadísticas diferentes y, a menudo, contradictorios. Se pueden identificar dos versiones principales de la batalla. La primera versión afirma que el ejército del príncipe Shuysky, que eran unos 20.000 efectivos fue atacado por mientras que marchaba desde Polotsk a Drutsk, por Nicholas Radziwiłł “el Rojo”, que disponía de unos 10.000 efectivos y que los rusos fueron sorprendidos en el bosque sin preparación. Un pequeño destacamento lituano atacó a las unidades de vanguardia rusas, mientras que la fuerza principal atacaba el grueso ruso.

La segunda versión lituana afirma que el príncipe Shuysky posicionó su ejército. Sin embargo, tal vez confiado en su superioridad numérica. Los lituanos tuvieron tiempo suficiente para posicionar a sus tropas.

El príncipe Shuysky cometió el error de permitir que sus tropas marchasen relajadas y sin orden, con sus armaduras y armas siendo transportadas en los carromatos del tren de bagajes, a pesar de ser extremadamente vulnerables, sin embargo pusieron una resistencia feroz, finalmente fueron dispersados por un ataque repentino,

Todas las fuentes coinciden en que los lituanos lograron una victoria completa y que el comandante ruso, el príncipe Pyotr Shuysky, murió en combate. Hay varias versiones de la muerte de Shuysky.

Batalla de Ula o del río Ula (26 de enero de 1.564)

La versión más popular dice que se retiraba herido cuando fue atacado por campesinos locales que le asesinaron. Otra versión dice que recibió un disparo mortal en la cabeza. Nicholas Radziwiłł “El Rojo” mantiene que fue muerto por Kasparas Šveikovskis. Su cuerpo fue transportado a Vilna y enterrado con todos los honores en una iglesia ortodoxa. Se afirma que muchos otros muchachos fueron muertos o hechos prisioneros. El número exacto de bajas rusas sufridas en esta batalla varía de 150 a 700 hombres en las crónicas rusas. Los lituanos afirmaron haber matado 9.000 o incluso 20.000, una cifra que se considera muy exagerada. El tren de bagajes fue capturado y, según un testigo, tanto botín fue tomado, que los soldados dieron el pan por la armadura se vendía por una moneda de oro en Hungría.

La batalla no tuvo importancia estratégica y, aunque frenó una de las ofensivas rusas en enero, no cambió el curso de la guerra fronteriza en curso, que no favorecía demasiado a los lituanos.

Al enterarse de la derrota de Shuysky y la pérdida del muy necesario tren de bagajes, el ejército del príncipe Serebryany-Obolensky se retiró con seguridad al territorio ruso, causando daños significativos al enemigo devastando y saqueando un gran territorio lituano de paso, derrotando escuadrones lituanos y tomaron numerosos presos. Fue atacado por Filon Kmita y Jurgis Astikas cerca de Orsha y, creyendo que estaba siendo atacado por las principales fuerzas lituanas, se retiró apresuradamente. Los lituanos devastaron una amplia zona alrededor de Sebezh, pero, esperando que los tártaros los ayudaran a librar la guerra en el reino ruso, no tuvieron el impulso suficiente para recuperar Polotsk y no tuvieron éxito en sus intentos de capturar la ciudad durante un asedio de tres semanas

En ese mismo mes, así como en febrero, otros ejércitos rusos lanzaron numerosos y exitosos ataques contra el territorio lituano. En enero, los voivodas de Nevel y Polotsk realizaron una ofensiva contra Lituania, mientras que en enero y febrero las fuerzas rusas atacaron Dubrowna, Orsha, Druchevsk, Borisov, Kopos, Shklow, Teterin, Mogilev, Radoml, Mstislavl y Chachersk, llegando hasta el límite de Vilnius y el río Berezina.

Se produjo un período de conflicto intermitente entre las dos partes. Iván continuó ganando terreno entre las ciudades y pueblos del centro de Livonia, pero Lituania se mantenía en la costa. Las derrotas de en las batallas de Ula y de Czasniki en 1.657, junto con la deserción de Andrey Kurbsky, llevaron a Iván IV a trasladar su capital al Kremlin de Alexandrov, mientras que la oposición percibida contra él fue reprimida por sus oprichniki.

Una gran partida de diplomáticos partió de Lituania hacia Moscú en mayo de 1.566. Lituania estaba dispuesta a dividir Livonia con Rusia, con miras a una ofensiva conjunta para expulsar a Suecia del área. Sin embargo, esto fue visto como una señal de debilidad por los diplomáticos rusos, que sugirieron en cambio que Rusia tomara toda Livonia, incluida Riga, mediante la cesión de Curlandia en el sur de Livonia y Polotsk en la frontera lituano-rusa. La transferencia de Riga y la entrada circundante al río Dvina preocuparon a los lituanos, ya que gran parte de su comercio dependía de un paso seguro a través de él y ya habían construido fortificaciones para protegerlo.

Iván amplió sus demandas en julio, reclamando Ösel además de Dorpat (Tartu) y Narva. No se llegó a un acuerdo y se tomó un descanso de diez días en las negociaciones, durante las cuales se celebraron varias reuniones rusas (incluida la Zemsky Sobor, la Asamblea de la Tierra) para discutir las cuestiones en cuestión. Dentro de la Asamblea, el representante de la iglesia hizo hincapié en la necesidad de “mantener” Riga (aunque aún no había sido conquistada), mientras los boyardos estaban menos interesados en una paz general con Lituania, señalando el peligro planteado por una coalición polaca-lituana. Las conversaciones se interrumpieron y las hostilidades se reanudaron con el regreso de los embajadores a Lituania.

En 1.569, el tratado de Lublin unificó Polonia y Lituania en la mancomunidad Polaco-Lituana. El ducado de Livonia, vinculado a Lituania en una unión real desde la unión de Grodno en 1.566, quedó bajo la soberanía conjunta polaco-lituana. En junio de 1.570, se firmó una tregua de tres años con Rusia. Segismundo II, el primer rey de la Mancomunidad, murió en 1.572 dejando el trono polaco sin un sucesor claro por primera vez desde 1.382 y así comenzó la primera elección libre en la historia polaca. Algunos nobles lituanos, en un esfuerzo por conservar la autonomía de Lituania, propusieron un candidato ruso. Sin embargo, Iván exigió el regreso de Kiev, una coronación ortodoxa y una monarquía hereditaria paralela a la de Rusia, con su hijo, Fedor, como rey. El electorado rechazó estas demandas y en su lugar eligió a Enrique de Valois (Henryk Walezy), hermano del rey Carlos IX de Francia.

 

Guerra de Rusia contra Suecia

En 1.564, Suecia y Rusia acordaron el tratado de Dorpat, mediante el cual Rusia reconoció el derecho de Suecia a Reval (Tallín) y otros castillos, y Suecia aceptó el patrimonio de Rusia sobre el resto de Livonia. Se firmó una tregua de siete años entre Rusia y Suecia en 1.565. Eric XIV de Suecia fue derrocado en 1.568 después de que matara a varios nobles en los asesinatos de Sture (Sturemorden) de 1.567, y fue reemplazado por su medio hermano Juan III. Tanto Rusia como Suecia tenían otros problemas y deseaban evitar una costosa escalada de la guerra en Livonia. Iván IV había pedido la entrega de la esposa de Juan, la princesa polaco-lituana Catalina Jagellon, a Rusia, ya que había competido con Juan para casarse con la familia real lituano-polaca. En julio de 1.569, Juan envió una partida a Rusia, dirigida por Paul Juusten, obispo de Åbo, que llegó a Novgorod en septiembre, tras la llegada a Moscú de los embajadores enviados a Suecia en 1.567 por Ivan para recuperar a Catalina. Iván se negó a reunirse con la partida en persona, obligándolos a negociar con el gobernador de Novgorod. El Zar solicitó a los enviados suecos que saludaran al gobernador como “el hermano de su rey”, pero Juusten se negó a hacerlo. El gobernador luego ordenó un ataque a la partida sueca, robándoles su ropa y dinero, y se los privó de comida y bebida, e hizo que se los paseara desnudos por las calles. Aunque los suecos también debían trasladarse a Moscú, afortunadamente para ellos, eso ocurrió al mismo tiempo que Iván y sus oprichniki se dirigían a un asalto a Novgorod.

A su regreso a Moscú en mayo de 1.570, Iván se negó a reunirse con la partida sueco, y con la firma de una tregua de tres años en junio de 1.570 ya no temía la guerra con mancomunidad Polonia-Lituania. Rusia consideró que la entrega de Catalina era una condición previa para cualquier acuerdo, y los suecos acordaron reunirse en Novgorod para discutir el asunto. Según Juusten, en la reunión los rusos exigieron a los suecos que abandonaran Reval, proporcionaran 200 o 300 jinetes cuando fuera necesario, pagaran 10.000 táleros en compensación directa, entregasen las minas de plata finlandesas cerca de la frontera con Rusia y permitieran al Zar a el título “Señor de Suecia”. La partida sueca se fue tras un ultimátum de Iván de que Suecia debería ceder su territorio en Livonia o que habría guerra. Juusten fue dejado atrás mientras que Juan rechazó las demandas de Iván, y la guerra estalló de nuevo.

Las luchas entre Dinamarca y Suecia habían conducido a la guerra de los Siete Años del Norte en 1.563, que terminó en 1.570 con el tratado de Stettin. La lucha principal se desarrolló en el oeste y el sur de Escandinavia, la guerra implicó importantes batallas navales libradas en el Báltico. Cuando Varberg, de manos danesas, se rindió a las fuerzas suecas en 1.565, 150 mercenarios daneses escaparon de la masacre posterior de la guarnición al desertar a Suecia. Entre ellos se encontraba Pontus de la Gardie, quien a partir de entonces se convirtió en un importante comandante sueco en la guerra de Livonia. Livonia también se vio afectada por la campaña naval del almirante danés Peter o Per Munck, que bombardeó la Reval sueca desde el mar en julio de 1.569.

El tratado de Stettin convirtió a Dinamarca en el poder supremo y dominante en el norte de Europa, pero no logró restaurar la Unión de Kalmar. Las condiciones desfavorables para Suecia llevaron a una serie de conflictos que solo terminaron con la Gran Guerra del Norte en 1.720. Suecia aceptó entregar sus posesiones en Livonia a cambio de un pago del Sacro Emperador Romano Maximiliano II. Sin embargo, Maximiliano no pagó la compensación prometida y perdió así su influencia en los asuntos bálticos. Los términos del tratado con respecto a Livonia fueron ignorados, y así continuó la guerra de Livonia. Desde el punto de vista de Iván, el tratado permitió a los poderes involucrados formar una alianza contra él, ahora que ya no estaban luchando entre sí.

 

Dominio ruso en el reino de Livonia (1.570-77)

Durante la década de 1.570, el rey Juan III de Suecia se enfrentó a una ofensiva rusa sobre sus posiciones en Estonia. Reval (Tallín) soportó un asedio ruso en 1.570 y 1.571, pero varias ciudades más pequeñas fueron tomadas por las fuerzas rusas.

 

Batalla de Lode (23 de junio de 1.673)

El 23 de enero un ejército sueco de 700 soldados de infantería y 600 de caballería bajo el mando de Clas Åkesson Tott (el Viejo) se enfrentaron con un ejército ruso y tártaro de 16.000 hombres bajo el mando de Khan Sain-Bulat en la batalla de Lode por el pueblo de Koluvere justo al lado de Lode.

Tott le dio órdenes a su caballería para enfrentarse a los rusos. A pesar de estar en inferioridad numérica, lograron romper las formaciones enemigas y entrar, pero más tarde se vieron obligados a retirarse debido a la superioridad numérica de los enemigos. Tott, sin embargo, aprovechó esta oportunidad para atacar con su infantería y su caballería una vez más y, después de un tiempo, toda la fuerza rusa se dispersó y huyó. La caballería sueca persiguió y mató a muchos rusos durante su huida.

Según fuente suecas, la fuerza rusa ascendió a 16.000 efectivos perdió alrededor de 7.000 hombres durante la batalla, un número que, muy probablemente, es exagerado, sin embargo. Las bajas suecas, sin embargo, fueron ligeras. Tott regresó a Reval con toda su artillería, cientos de caballos y una gran cantidad de trineos abandonados por los rusos durante su derrota.

El avance ruso concluyó con el saqueo de Weissenstein (Paide) en 1.573, donde, después de su captura, las fuerzas de ocupación asaron vivos a algunos de los líderes de la guarnición sueca, incluido el comandante. Esto desencadenó una campaña de represalia por parte de Juan centrada en Wesenberg, el ejército partió en noviembre de 1.573 con Klas Åkesson Tott como comandante y Pontus de la Gardie como comandante de campo. También hubo incursiones rusas en Finlandia, incluida una hasta Helsingfors (Helsinki) en 1.572. En 1.575 se firmó una tregua de dos años en este frente.

Guerra Ruso-Polaco-Lituana. Avance ruso (1.570-77)

La contraofensiva de Juan se estancó en el asedio de Wesenberg en 1.574, cuando las unidades alemanas y escocesas del ejército sueco se enfrentaron entre sí. Este fracaso también se ha atribuido a las dificultades de la lucha en las duras condiciones invernales, particularmente para la infantería. La guerra en Livonia fue una gran carga financiera para Suecia, y para fines de 1.573, a los mercenarios alemanes de Suecia se les debían 200.000 daleros. Juan les dio los castillos de Hapsal, Leal y Lode como garantía, pero cuando no pagó, fueron vendidos a Dinamarca.

Mientras tanto, los esfuerzos de Magnus por asediar la Reval (Tallin) controlada por Suecia estaban vacilando, con el apoyo de Ivan y el hermano de Magnus, Federico II de Dinamarca. La atención de Iván se centró en otra parte, mientras que la renuencia de Federico tal vez surgió de un nuevo espíritu de unidad sueco-danesa que lo hizo reacio a invadir Livonia en nombre de Magnus, cuyo estado era un vasallo de Rusia. El asedio fue abandonado en marzo de 1.561, con lo cual se intensificó la acción sueca en el Báltico, con el respaldo pasivo de Segismundo, el cuñado de Juan.

Al mismo tiempo, los tártaros de Crimea devastaron los territorios rusos y quemaron y saquearon Moscú durante las guerras entre Rusia y Crimea. La sequía y las epidemias habían afectado fatalmente a la economía rusa, mientras que la Oprichnina había trastornado por completo al gobierno. Después de la derrota de las fuerzas de Crimea y Nogai en 1.572, la Oprichnina fue liquidada y con ella la forma en que se formaron los ejércitos rusos también cambió. Iván IV había introducido una nueva estrategia mediante la cual dependía de decenas de miles de tropas nativas, cosacos y tártaros en lugar de unos pocos miles de tropas hábiles y mercenarios, como era la práctica de sus adversarios.

La campaña de Iván alcanzó su apogeo en 1.576 cuando otros 30.000 soldados rusos cruzaron a Livonia en 1.577, Magnus había caído en desgracia cuando desertó de Iván IV durante el mismo año, cundo comenzó a apropiarse der castillos sin consultar al Zar. Cuando Kokenhusen (Koknese) se sometió a Magnus con la esperanza de evitar el ejército de Iván IV, el zar lo saqueó y ejecutó a sus comandantes alemanes y devastaron zonas danesas en represalia por la adquisición danesa de Hapsal, Leal y Lode.

La campaña se centró entonces en Wenden (Cesis), “el corazón de Livonia”, que como la antigua capital de la orden de Livonia no solo era de importancia estratégica, sino también un símbolo para Livonia.

En el verano de 1.577, Magnus de Livonia puso sitio a Wenden. El ejército ruso bajo Ivan IV apareció antes de las murallas de Wenden a finales de agosto. Iván arrestó a Magnus, saqueó la ciudad y puso sitio al castillo. Los últimos 300 defensores, hombres, mujeres y niños se retiraron a la torre principal del castillo y murieron en una explosión accidental de pólvora almacenada en la torre o tal vez se suicidaron colectivamente, probablemente porque el zar había “prometido un destino terrible” a la guarnición en respuesta a que le habían disparado con sus cañones. Por lo tanto, Wenden cayó con Ivan en septiembre, y se hizo un asiento de cuatro voivodas recién nombrados que iban a administrar la provincia para Rusia.

Asedio de Wenden (Cesis) en 1577 por Iván IV el Terrible. A la derecha la torre de Lange Hermann. Delante los artilleros rusos bombardeando la ciudad

El saqueo de Wenden fue una gran victoria simbólica para Iván. Entre sus oponentes en la guerra de Livonia, Juan III de Suecia solo controló Reval (Tallin), Stephan Bátory de Polonia solo mantuvo Riga, Federico II de Dinamarca se limitó a la isla de Øsel (Ösel, Saaremaa), Magnus de Livonia, aunque fue liberado por Iván, abdicó en 1.578 y se retiró a Piltene en Curlandia. El control de Iván de casi toda Livonia y Estonia fue asegurado por guarniciones que suman 22.000 hombres en total.

Batalla de Wenden (Cesis) 21 de octubre de 1.578. Artilleros rusos

La influencia danesa en Livonia cesó, ya que Federico aceptó acuerdos con Suecia y Polonia para poner fin a la participación nominal danesa. Las fuerzas suecas fueron sitiadas en Reval y el centro de Livonia fue invadido hasta Dünaburg (Daugavpils), bajo control polaco-lituano desde el tratado de Vilnius de 1.561.

Derrota de Rusia (1.579-83)

En 1.576, el príncipe de Transilvania, Stefan Báthory se convirtió en rey de Polonia y gran duque de Lituania después de una elección impugnada al trono conjunto polaco-lituano con el emperador Habsburgo Maximiliano II. Tanto la novia de Báthory, Anna Jagiello, como Maximiliano II habían sido proclamados elegidos para el mismo trono en diciembre de 1.575, con tres días de diferencia; la muerte de Maximiliano en octubre de 1.576 evitó que el conflicto aumentara. Báthory, ambicioso para expulsar a Iván IV de Livonia, se vio limitado por la oposición de Danzig (Danzing), que resistió la adhesión de Báthory con el apoyo danés. La guerra de Danzig de 1.577 terminó cuando Báthory concedió más derechos autónomos a la ciudad a cambio de un pago de 200.000 zlotis. Para un pago adicional de 200.000 zlotys, designó a Jorge Federico Hohenzollern como administrador de Prusia y aseguró el apoyo militar de este último en la campaña planificada contra Rusia.

Báthory recibió solo unos pocos soldados de sus vasallos polacos y se vio obligado a reclutar mercenarios, principalmente polacos, húngaros, bohemios, alemanes y valacos. Una brigada Szekler separada luchó en Livonia.

El rey sueco Juan III y Stefan Báthory se aliaron contra Iván IV en diciembre de 1.577, después de que Báthory concluyera la guerra de Danzig, a pesar de los problemas causados por la muerte de Segismundo, lo que significaba que la cuestión de la herencia sustancial debida a la esposa de Juan, no había sido resuelta. Polonia también reclamó la totalidad de Livonia, sin aceptar el gobierno sueco de ninguna parte de ella. Los 120.000 daleros prestados en 1.562 aún no habían sido devueltos, a pesar de las mejores intenciones de Segismundo para resolverlo.

En noviembre, las fuerzas lituanas que se dirigían hacia el norte habían capturado Dünaburg mientras que una fuerza polaco-sueca tomó la ciudad y el castillo de Wenden a principios de 1.578. Las fuerzas rusas trataron de volver a tomar la ciudad en febrero, pero fallaron.

Una subsecuente ofensiva sueca, fue dirigida a Leal (Lihula), Lode (Koluvere), Hapsal (Haapsalu), Pernau (Pärnu), Dorpat (Tartu) y Novgorod.

Asedio de Polotsk (11-30 de agosto de 1.679)

Stephan Bathory envió su declaración de guerra a Moscú en junio se dirigió a Polotsk con tropas polacas y alemanas bien equipadas. Iván estaba listo con sus tropas movilizadas temprano. Tenía destacamentos en los ríos Volga, Don, Oka y Dnieper para proteger la frontera. El ejército principal estaba en Novgorod, Pskov y Smolensko, esperando un ataque en Livonia. Polotsk estaba bien fortificado con dos fuertes y el río Duina formaba un foso natural, por lo que los rusos no esperaban un ataque allí.

El ejército de Bathory estaba compuesto por soldados húngaros dirigidos por Caspar Bekes, soldados polacos dirigidos por Mikolaj Mielecki, y soldados lituanos dirigidos por Mikolaj Radziwiłł, se reunieron en la fortaleza Dzisna, se unieron a los hombres de Bathory y se trasladaron a Polotsk, con una fuerza total de unos 42.000 efectivos.

Polotsk tenía tres fortalezas: la central, la cercana fortaleza de Strelec y la ciudad amurallada de Zapolochie. El foco principal estaba en la fortaleza central: primero con artillería, que falló porque solo perforó las murallas de madera, luego con armas de fuego y, finalmente, con fuego.

El sitio comenzó el 11 de agosto con un fuerte bombardeo que pronto hizo que los rusos se rindieran. En agosto, Iván envió 20.000 tropas asiáticas a Courlandia para destruir el área y envió destacamentos para defender a Karelia e Izborsk de los suecos. Envió una pequeña fuerza para ayudar a Polotsk, pero el comandante no se atrevió a atacar a Bathory. Ivan podría haber abrumado a los polacos, si hubiera enviado su ejército principal a Polotsk. Probablemente fue demasiado cauteloso para arriesgarse en una batalla sin confiar en sus generales. Los ejércitos occidentales ahora tenían mercenarios entrenados, que rápidamente mostraron la inferioridad militar de Moscú, especialmente en infantería.

Asedio de Polotsk (11-30 de agosto de 1.679). Ilusctración contemporanea

Los rusos defendieron a Polotsk con trincheras y artillería, pero después de que el contingente húngaro capturó a Zapolochie, los rusos se rindieron él . Después de tomar la ciudad, las fuerzas de Bathory se movieron para asediar a Velikiye Luki.

 

Asedio de Narva (septiembre de 1.579)

Mientras los polacos estaban sitiando Polotsk, los rusos se encontraban amenazados en dos frentes. Los suecos entraron en el estuario del río Narva y prendieron fuego fuego los suburbios de Narva y Ivangorod.

La fortaleza de Narva era de mucho más valor que la de Polotsk para el Zar, e inmediatamente envió al voidova Timofei Trubetskoi desde Pskov con varias unidades para aliviar Narva. Khilkov y la caballería tártara con él habían sido llamadas desde Curlandia con órdenes de aliviar Narva.

El comandante en jefe sueco Horn, alcanzó Narva el 14 de septiembre y durante dos semanas trató en vano de tomar la fortaleza. Los suecos sufrieron hambre por falta de suministros, sus filas mermaron rápidamente. Los defensores de la guarnición rechazaron todos los ataques suecos, causándoles fuertes bajas. Finalmente los suecos se retiraron.

El boyardo Duma y el Zar decidieron avanzar inmediatamente sobre la Lituania Sueca, pero la campaña nunca tuvo lugar.

 

Batalla de Wenden (Cesis) 21 de octubre de 1.578

En septiembre, Iván respondió enviando un ejército, que según la Crónica de Livonia era de 18.000 efectivos, que volvió a capturar a Oberpahlen (Põltsamaa) de Suecia y luego marchó sobre Wenden. A su llegada a Wenden (Cesis) , el ejército ruso sitió la ciudad. Pronto la artillería rusa abrió una brecha en la muralla, pero luego una fuerza de ayuda aliada que consistía en 5.500 a 6.000 soldados alemanes, polacos, transilvanos, bohemios, rumanos y suecos se enfrentaron a los rusos el 21 de octubre de 1.578. Primero, la caballería rusa fue derrotada y expulsada en campo abierto, siendo los soldados de caballería tártaros los primeros en retirarse, luego la infantería rusa, aún atrincherada para el asedio, fue derrotada o hecha prisionera. Las bajas rusas fueron sustanciales, y entre los prisioneros, había varios boyardos de alto rango. La Crónica de Livonia de Balthasar Russow afirma que los rusos perdieron 6.000 hombres. Reinhold Heidenstein, un diplomático polaco, describió sus bajas como graves, sin especificar el número de pérdidas. Un sinodik ruso del siglo XVII, es decir, un libro de difuntos por el que se debía orar, menciona los nombres de 162 hombres muertos en la batalla, pero la lista no incluye una gran parte del ejército. Se capturaron más de 20 cañones de asedio y un gran número de caballos, lo que permitió a toda la infantería sueca regresar a Reval.

La batalla fue inusual dado que solo unas pocas batallas de la guerra de Livonia se libraron en campo abierto; por lo general, una de las partes tomaba una posición defensiva en una fortaleza, mientras que la otra parte lo sitiaba. Además, Wenden fue la única ocasión de una colaboración sueco-polaco-lituana en una batalla, ya que la alianza se vino abajo en los años siguientes.

La victoria aliada marcó el punto de inflexión de la guerra de Livonia, Iván IV fue por primera vez seriamente derrotado en Livonia.

 

Asedio de Pskov (agosto de 1.581 a febrero de 1.582)

Báthory aceleró la formación de los húsares, una nueva tropa de caballería bien organizada que reemplazaba al tributo feudal. Del mismo modo, mejoró un sistema de artillería que ya era efectivo y reclutó cosacos. Báthory reunió a 56.000 soldados, 30.000 de ellos de Lituania, para su primer asalto a Rusia en Polotsk, como parte de una campaña más amplia. Con las reservas de Ivan en Pskov y Novgorod para protegerse de una posible invasión sueca, la ciudad cayó el 30 de agosto de 1.579. Báthory luego nombró a un aliado cercano y poderoso miembro de su corte, Jan Zamoyski, para dirigir una fuerza de 48.000 incluyendo 25.000 hombres de Lituania, contra la fortaleza de Velikie Luki que capturó el 5 de septiembre de 1.580. Sin mayor resistencia significativa, las guarniciones como Sokol, Velizh y Usvzat cayeron rápidamente.

Los primeros destacamentos del ejército polaco-lituano, aparecieron en las murallas de Pskov el 18 de agosto de 1.581. Esta acción cortó por completo las fuerzas rusas del territorio de Livonia. La principal fuerza invasora (31.000 hombres, soldados polacos, lituanos, húngaros, bohemios, valacos y alemanes asediaron la ciudad del 24 al 26 de agosto. El príncipe Vasili Skopin-Shuisky estaba nominalmente a cargo de la defensa de Pskov, pero el príncipe Ivan Shuisky fue quien realmente lo implementó. Este último tenía hasta 4.000 dvoryane, streltsy y cosacos y unos 12.000 ciudadanos armados de Pskov y sus alrededores a su disposición.

Asedio de Pskov (agosto de 1.581 a febrero de 1.582). Stephan Bathory durante el asedio. Autor Jan Matejko

Después de un bombardeo de dos días de Pskov, el ejército polaco atacó por primera vez el 8 de septiembre. Los rusos repelieron el asalto, que resultó en fuertes pérdidas polacas. Los intentos de volar las fortificaciones con minas y un ataque general el 2 de noviembre también resultaron infructuosos. En noviembre, algunas fuerzas polacas atacaron el monasterio Pskovo-Pechorsky, pero fue en vano.

El rey Stephan Báthory ordenó un asedio pasivo, y la batalla se convirtió en un bloqueo. El 1 de diciembre, el Rey abandonó el asedio junto con la mayoría del ejército lituano, voluntarios y mercenarios alemanes, húngaros, rumanos y bohemios. El mando de las fuerzas restantes quedó bajo las órdenes de Jan Zamojski. Al mismo tiempo, durante el asedio en 1.581, las incursiones de caballería polacas devastaron muchas regiones de Rusia, llegando al Volga y al lago Ladoga. La caballería regular era la mejor unidad de las fuerzas polacas.

Asedio de Pskow 1.581. Autor Stanislaw Eugeniusz Bodes

Durante el duro invierno de 1.581-82, el resto del ejército sitiador se habría amotinado, a no ser por la voluntad de hierro del canciller Zamojski. El canciller mantuvo el bloqueo, aunque los partisanos rusos habían estado activos en el área de Pskov, atacando a los forrajeros enemigos y las comunicaciones.

La guarnición de Pskov realizó salidas frecuentes (unas 46), principalmente en noviembre y diciembre de 1.581. Hubo 31 asaltos por parte de las tropas polacas durante el sitio de cinco meses. El asedio se prolongó, sin que ninguno de los lados pudiera terminarla; mientras tanto, las negociaciones diplomáticas, en las que se involucró el Vaticano, llevaron al fin de las hostilidades.

Asedio de Pskov (agosto de 1.581 a febrero de 1.582). Los rusos rechazando un asalto polaco-lituano. Autor Karl Briullov;

Sin embargo, el apoyo financiero del parlamento polaco estaba disminuyendo, y Báthory no lograba atraer a las fuerzas rusas en Livonia a campo abierto antes de la llegada del invierno. Sin darse cuenta de que el avance polaco-lituano estaba en decadencia, Iván firmó la tregua de Jam Zapolski.

Durante la misma Báthory e Ivan IV finalmente firmaron el tratado de Jam Zapolski el 15 de enero; Rusia renunció a sus reclamaciones de Livonia y Polotsk y, a cambio, la Mancomunidad devolvió los territorios rusos que sus ejércitos habían capturado. El 4 de febrero de 1582, los últimos destacamentos del ejército polaco-lituano abandonaron los alrededores de Pskov.

 

Final de la guerra

El fracaso del asedio sueco de Narva en 1.579 condujo al nombramiento de Pontus de Gardie como comandante en jefe. Las ciudades de Kexholm y Padis fueron tomadas por las fuerzas suecas en 1.580 y luego, en 1.581, concurrentemente con la caída de Wesenberg, un ejército mercenario contratado por Suecia recapturó la estratégica ciudad de Narva. Un objetivo de las campañas de Juan III, ya que podía ser atacado tanto por tierra como por mar, la campaña hizo uso de la flota considerable de Suecia, pero los argumentos posteriores sobre el control formal a largo plazo obstaculizaron cualquier alianza con Polonia. Tras la toma de la ciudad por La Gardie y en represalia por las masacres rusas anteriores, murieron 7.000 rusos de acuerdo con la crónica contemporánea de Russow. La caída de Narva fue seguida por las de Ivangorod, Jama y Koporye, dejando a Suecia satisfecha con sus ganancias en Livonia.

Las negociaciones subsecuentes dirigidas por el legado papal jesuita Antonio Possevino resultaron en la tregua de 1.582 de Jam Zapolski entre Rusia y la mancomunidad Polaco-Lituana. Esto fue una humillación para el Zar, en parte porque solicitó la tregua. Según el acuerdo, Rusia entregaría todas las áreas de Livonia que todavía conservaba y la ciudad de Dorpat a la mancomunidad de Polonia y Lituania, mientras que Polotsk permanecería bajo el control de la Mancomunidad. Cualquier territorio sueco capturado (específicamente Narva) podría ser retenido por los rusos y Velike Luki sería devuelto desde el control de Báthory a Rusia. Possevino hizo un intento poco entusiasta de tener en cuenta los deseos de Juan III, pero el Zar lo vetó, probablemente en complicidad con Báthory. El armisticio, que no alcanzó un acuerdo de paz total, duró diez años y se renovó dos veces, en 1.591 y 1.601. Báthory fracasó en sus intentos de presionar a Suecia para que renunciara a sus logros en Livonia, particularmente en Narva.

Tras una decisión de Juan, la guerra con Rusia terminó cuando el Zar concluyó la tregua de Plussa (Plyussa, Pljussa, Plusa) con Suecia el 10 de agosto de 1.583. Rusia renunció a la mayor parte de Ingria, pero dejó a Narva e Ivangorod bajo control sueco. Originalmente programado para durar tres años, la tregua ruso-sueca se extendió más tarde hasta 1.590. Durante las negociaciones, Suecia hizo grandes demandas del territorio ruso, incluido Novgorod. Si bien estas condiciones fueron probablemente solo para propósitos de negociación, pueden haber reflejado las aspiraciones suecas de territorio en la región.

 

Secuelas

El ducado de Courlandia y Semigallia de la posguerra al sur del río Düna (Daugava) experimentó un período de estabilidad política basado en el tratado de Vilnius de 1.561, modificado posteriormente por la 1.617 Formula regiminis y Statuta Curlandiæ, que otorgaba derechos nobiliarios adicionales a los nobles indígenas a expensas del duque. Al norte de Düna, Báthory redujo los privilegios que Segismundo le había otorgado al ducado de Livonia, con respecto a los territorios recuperados como botín de guerra. Los privilegios de Riga ya habían sido reducidos por el tratado de Drohiczyn en 1.581. El polaco reemplazó gradualmente al alemán como idioma administrativo y el establecimiento de voivodatos redujo la administración alemana del Báltico. El clero local y los jesuitas en Livonia adoptaron la contrarreforma en un proceso asistido por Báthory, quien le confiscó los ingresos y propiedades de la Iglesia Católica Romana a los protestantes, así como inició una campaña de reclutamiento en gran parte infructuosa para los colonos católicos. A pesar de estas medidas, la población de Livonia no se convirtió en masa, mientras que las tierras de Livonia en Polonia-Lituania se enajenaron.

En 1.590, la tregua ruso-sueca de Plussa expiró y los combates se reanudaron, mientras que la posterior guerra ruso-sueca de 1590-5 terminó con el tratado de Teusina (Tyavzino, Tyavzin), en virtud del cual Suecia tuvo que ceder Ingria y Kexholm a Rusia. La alianza sueco-polaca comenzó a desmoronarse cuando el rey polaco y gran duque de Lituania Segismundo III, que como hijo de Juan III de Suecia (murió en 1592) y Catalina Jagello, fue la sucesora del trono sueco, se encontró con la resistencia de una facción dirigido por su tío, Carlos de Södermanland (más tarde Carlos IX), que reclamó la regencia en Suecia para sí mismo. Suecia entró en una guerra civil en 1.597, seguida por la guerra contra Segismundo 1.598-99 , que terminó con la deposición de Segismundo por parte del parlamento sueco.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2019-02-11. Última modificacion 2019-02-11.