Edad Moderna Guerras polaco-suecas (1558-1661) Guerra Polaco-Sueca (1600-11)
Guerra Polaco-Sueca (1600-11)

Antecedentes

De todos modos, incluso después de haber sido destronado, Segismundo no cejó en su empeño de recuperar el trono sueco, y desde entonces la mayoría de sus políticas se vieron encaminadas a conquistar Suecia, pese a que la nobleza de la Mancomunidad tenía poco interés por un conflicto tan largo y sangriento. Segismundo dio inicio a su plan en 1.599, cuando confirmó los pacta conventa, documentos que firmó al convertirse en rey de Polonia, que establecían que el territorio sueco de Estonia pasaría a ser de la Mancomunidad. La nobleza polaca, los szlachta, le apoyaron en este conflicto, asumiendo que se limitaría a Estonia solamente, con la esperanza de ganancias en la forma de nuevas tierras e incrementos en las exportaciones de grano a través de los puertos estonios del mar Báltico. Subestimaban además a su oponente, porque Polonia prácticamente no había sido derrotada en batalla campal desde hacía cien años. Por otro lado, la Mancomunidad tenía diez millones de habitantes, diez veces más población que Suecia. Lo que los szlachta no sabían era que la Mancomunidad tenía uno de los ejércitos más pequeños de Europa en relación a sus habitantes, y no podían saber que el ejército sueco estaba bien entrenado y motivado.

Suecia fue capaz de reunir un gran ejército mucha más rápidamente que la Mancomunidad, debido a su gobierno centralizado y la leva obligatoria de los campesinos libres. La Mancomunidad se vio forzada a luchar en dos frentes, ya que sus tropas también debían marchar al sur para librar la guerra de los Magnates de Moldavia, de modo que los suecos se encontraron en una superioridad de tres a uno.

A mediados de abril de 1.600, en preparación para un conflicto por Inflanty, el Sejm destinó fondos para una expedición polaco-lituana que comprendía a unos 2.400 mercenarios asistidos por fuerzas locales de alrededor de 2.000. Las fuerzas debían ser dirigidas por el jefe de la provincia de Weden, Jerzy (George) Farensbach.

Antes de que pudieran llegar más fuerzas de la Manconunidad, los suecos iniciaron operaciones ofensivas. Consciente de las débiles fuerzas polaco-lituanas, el duque Carlos decidió moverse rápidamente. Con el ejército principal de unos 10.000, dejó Rewel para Parnawa (Parna) y envió la fuerza de 4.000 de Pera Stolpeg a Narwa en dirección a Dopart a Lais (Laiuse). Charles sintió que el puerto principal de Parnawa sería una excelente base de operaciones en Livonia y su captura abriría carreteras a Felin (Viljandi), Salis y luego a Riga.

Primeras batallas

A mediados de septiembre, Farensbach guarneció varias fortalezas y castillos, y con 750 de infantería y 2.000 de caballería se colocó en Rancen.

Al comenzar la guerra, pese a que un ejército de la Mancomunidad al mando del Gran Hetman de Lituania Krzysztof Mikołaj Radziwiłł apodado Piorun (el Rayo) supo derrotar varias veces a lo suecos en campo abierto, los suecos pronto tomarían el control no sólo de Estonia, sino también el de Livonia.

Batalla de Karksi o de Karkus (29 de octubre de 1.600)

Parnawa fue asediado el 17 de septiembre y después de que la artillería de asedio comenzara llegara desde el puerto, la ciudad se rindió el 17 de octubre. Después, el 25 de octubre, el ejército sueco avanzó hacia Felin, protegidos por una fuerza de cobertura de 1.500 efectivos. En la noche del 29 al 30 de octubre, la fuerza de cobertura fue atacada y destruida cerca de Kardi (Karkus) por Farensbach, el voivoda de Wenden, con 1.200 efectivos (incluidos hasta 400 húsares alados y hasta 500 soldados de infantería), los suecos sufrieron 700 bajas.

Batalla de Lambazi o de Limbazi (15 de noviembre de 1.600)

Felin fue capturado el 3 de noviembre y, aunque Farensbach guarneció a Dopart (Tartu) con 1.100 hombres debido a la poca moral de su ejército, se retiró a Riga.

Enfrentó a una fuerza polaco-lituana mandada por Krzysztof Mikołaj contra una fuerza sueca, en Lambazi, una localidad situada a unos 90 km de Riga, no hay información sobre la batalla, pero los suecos fueron derrotados.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/situacion-de-los-paises-balticos-tras-la-ofensiva-sueca-de-1600.png 856w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/situacion-de-los-paises-balticos-tras-la-ofensiva-sueca-de-1600-300x154.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/situacion-de-los-paises-balticos-tras-la-ofensiva-sueca-de-1600-768x395.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/situacion-de-los-paises-balticos-tras-la-ofensiva-sueca-de-1600-100x51.png 100w
Situación de los países Bálticos tras la ofensiva sueca de 1.600

Batalla de Kiesia o de Wenden (7 de enero de 1.601)

Con el inicio del invierno, los ríos y las marismas se congelaron y duque Carlos retomó sus operaciones. A finales de diciembre con 7.000 hombres y 80 cañones, atacó a Dorpat (Tartu).

Dopart fue asediado el 2 de enero capituló cuatro días después el día 6. El 10 de febrero fue tomada Wolmar y siete días después Kies.

El día después de la captura de Dorpat, 7 de enero, las fuerzas suecas mandadas por Hans Bengtsson con unos 3.000 soldados, atacaron repentinamente a las fuerzas polaco-lituanas acampadas en Wenden (Kiesia), (actual Letonia)

Dirigidos por el coronel Maciej Dembiński, el ejército polaco-lituano a pesar de la sorpresa, se preparó para hacer frente al ataque, mientras tanto, surgieron los refuerzos Jürgen von Farensbach, aumentando la fuerza polaco-lituana a 700 efectivos (incluidos 350 húsares alados). Cuando la caballería sueca intentaban utilizar la táctica de la caracola, de repente se encontraron con la carga de los húsares. La lucha no duró mucho y la caballería sueca se apresuró a huir. Cuando la caballería sueca entró en el río helado de Gauja, el hielo se rompió bajo la presión de los caballos y causó nuevas pérdidas a los suecos. La infantería sueca se quedó sola y no quiso rendirse, luego fue destruida y esa fue la principal causa de enormes pérdidas en esta batalla de los suecos, 1.900 muertos y 100 capturados, y todas los cañones y 11 banderas fueron capturadas. Los polacos y los lituanos han perdido solo 10 muertos y 60 heridos

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kiesia-o-de-wenden-1601-1024x610.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kiesia-o-de-wenden-1601-300x179.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kiesia-o-de-wenden-1601-768x457.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kiesia-o-de-wenden-1601-100x60.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kiesia-o-de-wenden-1601.png 1357w
Batalla de Kiesia o de Wenden 1.601. 700 polacos sorprendieron a unos 3.000 suecos derrotándolos. Autor Mirosław Szeib

La batalla a pesar de ser ganada ganada por los polaco-lituanos, sin embargo, no pudieron explotar el éxito ya que sus tropas, que no habían sido pagadas en mucho tiempo, comenzaron a saquear los territorios propios.

Carlos se sintió demasiado débil para asediar directamente la ciudad fortificada de Riga, por lo que decidió capturar Kokenhauzen, situada entre Riga y Daugavpils, que era uno de los tres fuertes principales que bloqueaban el avance sueco en la línea del río Daugava. Las fuerzas suecas de alrededor de 2.000 bajo el mando de Carlos Gyllenhielm (futuro Carlos IX) empezaron el asedio de la ciudad fortificada el 28 de marzo, después de la llegada de la artillería pesada. El 1 de abril, los suecos tomaron la ciudad pero no el castillo interior, que aún estaba defendido por una guarnición polaco-lituana. Charles dejó cerca de 2.600 para el asedio del fuerte, y se dirigió al norte a Erlaa, capturó Valmiera.

Contraofensiva polaco-lituana (1.601-02)

A principios de 1.601, los suecos habían dominado una parte significativa de Livonia y los destacamentos avanzados se movieron más allá del río Dwina hacia Courlandia y Zmudz. Era esencial que la línea de Dwina no cayera y que las cabezas de puente se mantuvieran para futuras operaciones. Las fortalezas más importantes de Polonia y Lituania se encuentran a lo largo de este río:

  • Dynemunt (Dyjament, Dunemünde) cerca de Riga.
  • Kokenhausen 100 km al este de Riga.
  • Dyneburg otros 100 km por la Dzwina

El éxito de la ofensiva sueca había impulsado al Sejm a aprobar impuestos para la organización de un ejército fuerte de 20.000 para una campaña de Livonia, también llamaron a las tropas y mandos del frente meridional (considerado menos importante, ya que la mayoría de la guerra se estaba desarrollando fuera de la Mancomunidad) al frente septentrional más amenazado.

El hetman lituano Jan Karol Chodkiewicz y el kanclerz polaco Jan Zamoyski, fueron reclamados de Moldavia, marchando a Lituania para combatir la ofensiva sueca, que entonces amenazaba territorios de la misma Polonia.

El gran hetman lituano, Krzysztof Mikołaj «el Rayo” envió Jan Siciński para organizar las fuerzas en Livonia y le ordenó que las concentrara en la región de Birz.

El 9 de abril, Radziwiłł ordenó a las nuevas fuerzas que se concentraran a finales de abril en Oniksztach. A principios de mayo, Radziwiłł envió la mayor parte de estas fuerzas a Sicinski. El 11 de mayo, con 800 hombres, cruzó la Dwina en Kokenhausen, obligaron a los suecos a entrar en la ciudad y los bloquearon. Luego envió refuerzos que aumentaron las fuerzas de la Mancomunidad a 2.000 a finales de mes. Mientras tanto, el nuevo gran hetman lituano Jan Karol Chodkiewicz se había desplazado el 11 de mayo de Vilnius a Riga.

Batalla de Erlaa

Los suecos respondieron al bloqueo con una fuerza de ayuda llevando suministros. Los transportes en barco se desplazaron a lo largo del río Dwina y el 28 de mayo Carlos Gyllenhjelm partió hacia Kokenhauzen. Al día siguiente, Sicinski se encontró con los suecos a una milla de Kokenhausen y los obligó a retirarse.

Con una fuerza enemiga tan fuerte en la región, Radziwiłł decidió que tenía que lidiar con ellos. A principios de junio, envió a Sicinski con unos 1.000 hombres, principalmente de caballería, a Erlaa. Llegaron a Erlaa en la tarde del mismo día. Carlos Gyllenhjelm, con aproximadamente 1.000 caballería y 1.000 de infantería, formó su caballería en la orilla izquierda del río Oger, su primera línea de 500 jinetes estaba en un estrecho paso entre colinas. Se les ordenó disparar sus pistolas una vez y luego cargar contra los polacos y lituanos con sable. Para ayudar levantar la su moral, ordenó que los carromatos protegieran la retirada. Esto dejó un espacio de 3 km cerca de donde colocó su segunda línea de caballería. Debajo del fuerte, en la margen derecha del río, asentó su infantería.

Sicinski atacó la primera línea de caballería sueca con sus húsares. Los suecos, no entrenados para estas nuevas tácticas, dispararon sus pistolas y se rompieron. A continuación, los húsares rompieron la segunda línea de caballería. La infantería lituana atacó los carros y puso asedió los restos del ala izquierda del enemigo. Los polacos y los litios saquearon el campamento sueco. Carlos Gyllenhjelm logró organizar un contraataque con su infantería, sorprendiendo a las desorganizadas tropas de la Mancomunidad. Se reagruparon en la orilla oriental del río y esperaron la puesta de sol. Gyllenhjelm se sintió incapaz de continuar el enfrentamiento, acorralando el castillo con su infantería y retirándose con su caballería a través de Pebalg a Kies el 3 de junio. Las pérdidas polaco-lituanas fueron 54 y 400 suecas.

A mediados de junio, las fuerzas polaco-lituanas en Kokenhausen alcanzaban a unos 4.000 hombres con 16 cañones.

Radziwiłł decidió que cualquier asalto debería emprenderse solo después de la llegada de la artillería de asedio enviada desde Riga, y mientras llegaban, limitó sus operaciones a un bloqueo. Situó su baterías de artillería de campaña protegiendo a la infantería al norte de Dwina desde el oeste y a ambos lados del río Perse al norte de la ciudad. La caballería se dividió en tres campamentos fortificados, que se organizaron no solo para bloquear la ciudad sino también para prevenir los ataques. El sinuoso río Perse dividía zona en dos:

  • El primer campamento era el de Radziwiłł. Se colocó a ambos lados del río Perse y, junto con el castillo, cerraba el acceso a la ciudad desde el oeste.
  • El segundo campamento, el de Staroboski, estaba al noreste de la ciudad.
  • El tercer campamento, el de Chodkiewicz, estaba en el Perse protegiendo del noroeste.

En la primera mitad de junio, Radziwiłł envió una fuerte expedición de distracción bajo el mando de Sicinski. Esta fuerza capturó a Lemburg (Malpilis), Nitau (Nitaure), Lurensburg (Launpils), Suntazi (Suntzel) y asoló la mayoría de esas zonas.

El retener Kokenhausen era de gran importancia para Carlos y en junio emitió órdenes para el alivio de la ciudad, cuya guarnición estaba siendo afectada por la inanición. Debido a la urgencia, Carlos reunió 4.000 caballería, así como 900 infantería y 17 cañones de campaña. No estaba seguro de las posiciones del ejército de Radziwiłł y juzgó que la mayoría de la caballería estaría posicionada en la orilla derecha del río Perse con la infantería a la izquierda en las trincheras en la parte posterior abierta. Su objetivo era llegar a Dwina frente a Zelbork (Selburg, Selpils) y desde la inesperada dirección del este sorprender a la infantería polaco-lituana atrincherada y luego combinar con las fuerzas de la ciudad para oponerse a la caballería de la Mancomunidad. Su infantería recibió estacas afiladas de más de 2 metros de largo para ayudar a lidiar con la caballería enemiga, mientras que su caballería tenía órdenes de usar sus espadas, en lugar de sus pistolas.

El 18 de junio, Gyllenhjelm abandonó Kies, recorriendo Pebalg, Festen. El 22 de junio se detuvo a unos 20 km de Kokenhausen.

Batalla de Kokenhausen (23 de junio de 1.601)

Advertido de la fuerza de alivio que se aproxima, Radziwiłł decidió enfrentarse a ellos delante de la ciudad. Mantuvo sus fuerzas preparadas toda la noche del 22 al 23 de junio, manteniéndolos protegidos por el río y por los campamentos fortificados. Las fuerzas suecas, que partieron en la noche del 23, llegaron a unos 2 km de la ciudad a las cinco de la mañana, donde formaron para la batalla. El campo de batalla se elevaba a lo largo de la orilla del la Dwina (Daugava) durante aproximadamente un kilómetro y medio hasta un ancho de aproximadamente medio kilómetro, y el lado más cercano al río era escarpado y caía con más suavidad hacia el campo.

Radziwiłł dejó unos 500 soldados de infantería bajo Otto Denhoff con órdenes de mantener el asedio de la ciudad, 150 hombres para proteger el campamento, y se llevó con él el resto (unos 3.000 hombres, de los cuales unos 400 eran infantería, 1.000 húsares alados, 1.000 caballería media o pancernis, 200 reiters y 17 cañones). Además del hetman Radziwiłł, las fuerzas polaco-lituanas tenían a Jan Karol Chodkiewicz.

Carlos Gyllenhjelm tenía unos 5.000 efectivos (900 infantería, 4.000 de caballería y 26 cañones) además de unos 1.800 hombres dentro de la ciudad sitiada. Con los 900 infantes y su artillería, ocupó una granja en ruinas en el centro de su formación y comenzó su fortificación. Situó 2.000 de caballería en cada ala, con aproximadamente 1.200 caballos en cada primera línea. Para proteger su flanco derecho, colocó una línea de carros.

Los polacos y los lituanos llegaron al campo de batalla una vez que los suecos se habían formado y Chodkiewicz envió a unos cientos de escaramuzas para cubrir el despliegue de sus fuerzas:

  1. Primera línea estaba compuesta por 1.000 jinetes mandados por Chodkiewicz. Comprendían dos regimientos: el de Chodkiewicz y el de Radziwiłł.
  2. Segunda línea había dos regimientos de 300 caballos cada uno, a la derecha Christopher Dorohostajski, a la izquierda Stabrowski. 
  3. Tercera línea mandada por Huf Walny con unos 1.100 hombres, incluyendo 400 de infantería, estaba situada en el terreno más alto desde el cual se podía ver todo el campo de batalla. Allí se situó el gran hetman.
https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kokenhausen-23-de-junio-de-1601--despliegue-inicial-y-primera-fase-1024x308.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kokenhausen-23-de-junio-de-1601--despliegue-inicial-y-primera-fase-300x90.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kokenhausen-23-de-junio-de-1601--despliegue-inicial-y-primera-fase-768x231.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kokenhausen-23-de-junio-de-1601--despliegue-inicial-y-primera-fase-100x30.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kokenhausen-23-de-junio-de-1601--despliegue-inicial-y-primera-fase.png 1090w
Batalla de Kokenhausen (23 de junio de 1.601). Despliegue inicial y primera fase. ataque de los polacos

Los suecos también desplegaron un número similar de escaramuceadores para contrarrestar las escaramuzas polaco-lituanas.

Radziwill, observando a los suecos con ambos flancos protegidos por la Dwina o por el bosque y los carros, decidió romperlos en su ala derecha. Ordenó sus dos primeras líneas para atacar al ala izquierda sueca enviando a casi la mitad de su ejército. No tenía intención de enfrentarse a la inmóvil infantería enemiga. Mientras que el ala derecha sueca debía ser atada por Stabrowski asistida por 200 de infantería y 5 cañones. En reserva Radziwill dejó unos 900 hombres y 4 cañones.

Justo después de las 07,00 horas, al ver el tamaño de las fuerzas polaco-lituanas formándose contra su ala izquierda, Carlos reforzó ese ala con sus escaramuceadores. A falta de una reserva era la única manera de fortalecerlos. Poco después de ser atacado por los dos regimientos de Chodkiewicz, el ala sueca izquierda se desorganizó pero pronto fue apoyada por la segunda línea.

En este momento, los suecos tenían una superioridad numérica (de 2 a 1,3) y los polacos y lituanos fueron controlados. Pronto, sin embargo, la unidad de Dorohostajski pasó rápidamente por el débil fuego de la infantería y artillería suecos, y cargó contra el ala sueca sueco. La fuerza del ataque y su ubicación aseguraron el colapso de la caballería sueca que fue derrotada y comenzó su huida.

Carlos vio una posibilidad de éxito liderando su ala derecha en un ataque rápido contra Stabrowski.

Los cañones polaco-lituanos lograron disparar solo una salva y la caballería, seriamente superada en número, huyó al ser atacada.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kokenhausen-23-de-junio-de-1601--segunda-y-tercera-fases-1024x304.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kokenhausen-23-de-junio-de-1601--segunda-y-tercera-fases-300x89.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kokenhausen-23-de-junio-de-1601--segunda-y-tercera-fases-768x228.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kokenhausen-23-de-junio-de-1601--segunda-y-tercera-fases-100x30.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kokenhausen-23-de-junio-de-1601--segunda-y-tercera-fases.png 1048w
Batalla de Kokenhausen (23 de junio de 1601). Segunda y tercera fases. Ataque sueco y contraataque polaco

Los suecos, en su persecución de la caballería polaco-lituana, se dispersaron y al llegar al flanco de las fuerzas de Radziwill se encontraron tres banderas de húsares. Desorganizados los suecos se rompieron y huyeron.

A Radziwill le tomó un tiempo recuperar sus unidades cansadas después de su persecución y del choque con la infantería. La caballería falló sobre las picas y el fuego de mosquete. Fue solo después de la llegada a mediodía de la artillería polaco-lituana cuando se rompió su resistencia. La mayoría de la infantería fue muerta.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kokenhausen-23-de-junio-de-1601--carga-de-la-caballeria-polaca-1024x589.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kokenhausen-23-de-junio-de-1601--carga-de-la-caballeria-polaca-300x173.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kokenhausen-23-de-junio-de-1601--carga-de-la-caballeria-polaca-768x442.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kokenhausen-23-de-junio-de-1601--carga-de-la-caballeria-polaca-100x58.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kokenhausen-23-de-junio-de-1601--carga-de-la-caballeria-polaca.png 1218w
Batalla de Kokenhausen (23 de junio de 1601). Carga de la caballería polaca. Autor Stanislaw Eugeniusz Bodes

En general, los suecos perdieron 2.000 hombres, los polacos y los lituanos 200. Carlos logró reunir 2.000 jinetes a unos 14 kilómetros del campo de batalla y quería regresar a Kokenhausen para ayudar a la infantería, pero sus hombres se negaron a regresar para ayudar a la infantería, y se vio obligado a retirarse.

Después de la batalla, la fuerza sueca que asediaba el castillo de Kokenhausen, que no había tomado parte en la batalla, se rindió a la Mancomunidad. La artillería de asedio sueca también fue capturada.

Tanto las cargas de los húsares, como el fuego de artillería fueron decisivos en este enfrentamiento. La batalla es notable como una de las mayores victorias de los húsares polacos, que derrotaron a sus adversarios suecos numéricamente superiores.

Asedio sueco de Riga (agosto-septiembre de 1.601)

El 27 de julio, un ejército sueco mandado por Juan conde de Nassau, Carlos Gyllenhjelm, y Carlos de Soedermanland, con unos 13.000 efectivos, 20 cañones y apoyados por la flota sueca, pisieron asedio a la ciudad de Riga (Ryga), las fuerzas polaco lituanas mandadas por Jerzy Farensbach y Krzysztof Mikołaj «el Rayo» eran de unos 3.500 soldados (incluidos 1.100 infantes mercenarios alemanes y holandeses).

Durante el asedio hubo muchas bajas por hambre y epidemias en ambos bandos, sobre todo en la población civil, finalmente los suecos se vieron obligados a levantar el asedio el 27 de septiembre.

Asedio polaco-lituano de Fellin o de Viljandi (25 de marzo 1.601 al 17 de mayo de 1.602)

Las fuerzas polacas y lituanas dirigidas por el gran hetman Jan Zamoyski, junto con Stanisław Żółkiewski, y Jerzy Farensbach sitiaron la ciudad de Fellin, propiedad de Suecia (actual Viljandi en Estonia). El gran ejército polaco-lituano de alrededor de 5.000 soldados (principalmente infantería e infantería cosaca), primero tomó la ciudad, mientras que los defensores suecos, que suman alrededor de 800 (principalmente seguidores livonios de Suecia y finlandeses), se retiraron al castillo de la ciudad.

Después de un segundo ataque frontal al castillo, durante el cual el voivoda de Wenden Jerzy Farensbach fue muerto, la guarnición sueca capituló, aunque un grupo de soldados finlandeses se negaron a rendirse y se inmolaron en la torre del castillo. Fellin sería recapturado más tarde por los suecos en el asedio de 1.608.

Conquista de Walmar o de Valmiera (18 de octubre al 19 de diciembre de 1.601)

No fue sino hasta mediados del verano que la Mancomunidad había movilizado un gran ejército bajo el mando nominal del Rey, aunque en realidad era comandado por el experimentado canciller y el gran hetman Jan Zamojski. Fue asistido por Zolkiewski y Farensbach. Zamoyski, de 57 años, era un gran organizador y tenía un impecable historial militar que incluía las campañas de asedio con el rey Stefan Batory (1579-1582). Su ejército comprendía: de 3.600 húsares polacos; 1.250 cosacos (polaco-lituanos); 500 jinetes rajtar; 5.200 infantes polaco-húngaros; 2.000 infantes cosacos de Zaporodia (infantería); 1.000 de la Guardia Real; junto con las fuerzas de los magnates privados y la infantería wybraniecka (escogida), un total de unos 15,000 hombres, con 50 cañones, incluyendo 15 cañones de asedio pesados.

Mientras Zamojski reunía al ejército en Rakiszki en la carretera Kokenhausen – Wilkomierz – Wilno, El duque Carlos y Jan Nassau se encontraban asediando Riga. La intención de Zamoyski era cruzar el río Dwina en Selburg, a unos 100 km de Riga, luego, moviéndose a lo largo del río, para amenazar las líneas de comunicación suecas. Al hacerlo, esperaba romper el asedio de Riga y forzar una batalla. Desafortunadamente, la ruta de la marcha a lo largo del Dwina estaba obstaculizada por zonas inundadas y pantanosas. Al final, la fuerza principal de alrededor de 10.000 efectivos cruzó el 21 de septiembre. El 29, cuando estaba a unos 50 km de Riga, las noticias llegaron a Zamojski de que duke Carlos se había retirado al norte dos noches antes. A pesar del consejo del rey y Farensbach, Zamojski pospuso el comienzo de una persecución y solo el 2 de octubre envió al hetman Zolkiewski a un reconocimiento, moviendo las fuerzas principales al día siguiente. Una semana después, las fuerzas llegaron al río Gauja y las noticias de que los suecos estaban evitando la batalla y se habían mudado a Wolmar y Ronneburg, mientras que Carlos se había retirado a Parnawa.

Unos 11.000 infantes suecos se repartieron entre 11 fortalezas, mientras que 3.600 de caballería estaban en Dorpat bajo el mando de Nassau. El duque Carlos había regresado a su casa en Suecia.

Wolmar, que estaba mandada por Jacob de la Gardie y Carlos Gyllenhielm con 1.000 hombres, era el primer objetivo de los polacos y lituanos y el 18 de octubre se inició un bloqueo cuando llegaron las unidades avanzadas. Wolmar era un castillo y una ciudad bien defendidos. El castillo estaba en una colina sobre la ciudad, que estaba protegida por murallas y una zanja profunda.
Las fuerzas polacas, que suman alrededor de 10.000 efectivos (entre los que se encontraban 300 escoceses), principalmente infantería, dirigidas por el gran hetman Jan Zamoyski, junto con Stanisław Żółkiewski y Jerzy Farensbach.

Al principio, la artillería sueca logró contener a los polacos que no intentaban asaltar Wolmar sin los cañones de asedio adecuados, el suelo helado hacía que los trabajos excavación y de movimientos de tierras fueran lentos y difíciles. Pero después de la captura de la ciudad de Fellin los efectivos aumentaron hasta 14.000.

El rey de Polonia, Segismundo III Vasa, estuvo inicialmente presente en el asedio, pero se fue a Wilno el 5 de diciembre. Sin embargo, el 8 de diciembre llegaron las piezas de artillería del asedio de Fellín. Zamojski asentó 4 cañones frente al castillo junto con la infantería escocesa y alemana bajo el mando de Faresenbach. Otros 4 cañones apuntaron a la ciudad y estaban defendidos por los arcabuceros polaco-húngaros.
y se ejecutó un intenso bombardeo de Wolmar que continuó durante diez días.

El 18 de diciembre, después de que las fortificaciones habían sido debilitadas por la artillería, Zamojski ordenó un ataque general. las tropas polacas lograron asaltar las defensas y entraron en la ciudad. La guarnición sueca se retiró al castillo de la ciudad donde se defendieron y retuvieron a los polacos por un tiempo. En el asalto murió Jerzy Farensbach.

Al día siguiente, Gyllenhjelm aceptó los términos de rendición y los 518 defensores restantes juraron no volver a luchar contra la Mancomunidad y se dirigieron a Reval, mientras que los oficiales suecos fueron tomados prisioneros.

Los generales suecos capturados Pontus de la Gardie y Carlos Gyllenhielm fueron tratados muy bien hasta que fueron transferidos al Rey. Segismundo decidió encerrarlos en el castillo de Rawa. Las condiciones allí se volvieron muy difíciles. De la Gardie sería intercambiado y devuelto al ejército sueco en 1.605. Carlos Gyllenhielm estaría cautivo hasta 1.613

Las bajas suecas fueron de 481 soldados muertos, las bajas polaco-lituanas son desconocidas, pero probablemente elevadas.

Asedio de Felin (9 de abril al 16 de mayo de 1.602)

El frío del invierno, el hambre, las enfermedades y las deserciones habían reducido el ejército a alrededor de 5.000 y la acción ofensiva adicional no era realista. Zamojski movió sus fuerzas hacia Dopart y esperó la primavera.

Cuando llegó el deshielo, Zamojski dirigió sus fuerzas hacia Felin, que estaba a cargo de 800 suecos. El 25 de marzo, sus unidades de avanzada bajo Zolkiewski llegaron a la ciudad, seguidos por unos días más tarde por las fuerzas principales, mientras que la artillería pesada llegó el 19 de abril. Al amparo de la artillería de asedio, los cosacos escalaron las murallas de la ciudad y tomaron la ciudad.

Luego vino el turno del castillo. El 16 de mayo, la artillería habló y la infantería se movió para atacar. Haciendo caso omiso del fuego de los defensores, llenaron el profundo foso y luego con un ariete de madera rompieron la puerta. Desde un bastión adyacente, un fuego de flanco fulminante alcanzó a los atacantes, entre los cuales se encontraban húsares desmontados armados con sables, y en el foso Farensbach fue muerto, mientras muchos oficiales resultaron heridos. Incluso a Zamojski se le dijo después del ataque que había encontrado una bala de pistola entre sus ropas. Aunque este ataque falló, al día siguiente, la posibilidad de otro ataque llevó a los suecos a rendirse.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/el-gran-hetman-polaco-jan-zamojski-1542-1605-1024x596.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/el-gran-hetman-polaco-jan-zamojski-1542-1605-300x175.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/el-gran-hetman-polaco-jan-zamojski-1542-1605-768x447.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/el-gran-hetman-polaco-jan-zamojski-1542-1605-100x58.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/el-gran-hetman-polaco-jan-zamojski-1542-1605.png 1234w
El gran hetman polaco Jan Zamojski (1542 – 1605)

Batalla de Reval (30 de junio de 1.602)

El 26 de junio, Zamojski, con 2.900 de caballería, se trasladó a Weissenstein o Bialy Kamien (actual Paide en Letonia) y sus 700 defensores realizaron un bloqueo mientras esperaban los refuerzos. El pequeño castillo de caballeros teutónicos ubicado entre las marismas, era uno de los más modernos de Livonia, con una artillería fuerte.

Zamojski envió a Zolkiewski con unos pocos cientos de caballería para destruir a la caballería sueca que estaba parada en Reval. Al acercarse Zolkiewski, los suecos se posicionaron para ser protegidos por una corriente y construyeron fortificaciones de campo entre el lago superior y los pantanos. Así que cuando las fuerzas de la Mancomunidad llegaron el 30 de junio, faltó la oportunidad de un ataque frontal por parte de los húsares.

En cambio, en una brillante maniobra envolvente, Zolkiewski envió a su caballería cosaca alrededor del lago. Viajando 16 km en dos horas golpearon a los sorprendidos suecos en la retaguardia, que huyeron perdiendo 200 hombres. Los suecos en Weissenstein o Bialy Kamien  perdieron la esperanza de alivio.

Asedio de Weissenstein o de Bialy Kamien o de Paide (31 de mayo al 30 de septiembre de 1.602)

Weissenstein, un importante centro de transporte, era un sitio de importancia estratégica tanto para Polonia como para Suecia. Estaba situado entre las marismas y construido durante el período teutónico, el castillo tenía artillería fuerte y estaba defendido por 700 soldados, campesinos locales y gente del pueblo. Era una ciudad amurallada con torres de 30 metros en las esquinas y altos bastiones, y por lo tanto presentaba para la fuerza atacante, una una barrera significativa e incluso para las obras de asedio.

Cuando llegó su esperada infantería regular el 7 de agosto, los polacos comenzaron a construir obras de asedio. El comienzo de la operación fue difícil, ya que la artillería no podía romper los poderosos bastiones.

Fuertes lluvias que convirtieron el área circundante en un gran pantano obstaculizaron el asedio. Las fuerzas comenzaron a sucumbir a la enfermedad. Cuando un prisionero sueco capturado reveló que el muro norte de la fortaleza estaba debilitado, Zamoyski inmediatamente ordenó la construcción de una plataforma de madera frente a cortina de la muralla donde podían colocarse las piezas de artillería. Los suecos notaron el peligro potencial y dispararon sus cañones contra la plataforma recién construida. Una feroz duelo de artillería fue el resultado.

Las baterías se movieron hacia la plataforma, lo que requirió un extenso trabajo de construcción bajo fuego enemigo.

En la noche del 26 al 27 de septiembre, 4 cañones pesados de asedio fueron colocadas en la plataforma. Las armas abrieron fuego a la mañana siguiente, debilitando la cortina de la muralla, que comenzó a colapsar. Después de unas horas hubo un gran avance. Los suecos, al ver lo desesperado de su situación, capitularon el 30 de septiembre.

La caballería polaca insistió en regresar a casa dejando a 3.000 de infantería.

Para el otoño de 1.602, casi toda Livonia y Estonia estaban en manos polacas-lituanas, y las guarniciones suecas sólo quedaban en Parnawa (Pärnu), Dopart (Taartu), Reval (Tallin) y Narva.

Como Carlos tenía dificultades con el parlamento sueco, surgió la oportunidad de alcanzar un compromiso, sin embargo, el obstinado Zygmunt no estaría de acuerdo en creer que aún podría recuperar la corona de su padre. En cambio, envió 500 refuerzos de infantería wybraniecka (elegida) para ayudar, mientras que el envejecido Zamojski,  tenía 70 años, cayó enfermo y se fue a su ciudad natal de Zamosc después de pagar al ejército 19.000 zlotys de sus propios cofres.

El reemplazo de Zamojski debería haber sido el gran hetman lituano Radziwill, quien no quería servir bajo el mando de otro y había pasado la campaña como canciller en Wilno. Radziwill se excusó alegando complicaciones de salud y financieras, por lo que a mediados de octubre el mando pasó al al hetman Chodkiewicz.

El ejército ahora había aumentado a 4.000 y en diciembre comenzó el asedio de Dorpat. El número de asediados coincidió con la guarnición sueca de 2.000. El 5 de marzo de 1603 en Rakibor con 1,000 hombres, Chodkiewicz derrotó a la fuerza de socorro sueca de 2.000 y el 13 de abril Dopart capituló. Gran parte de sus fuerzas no fueron pagadas y no pudieron ser convencidas de perseguir nuevas operaciones militares.

Así que en junio, Chodkiewicz formó un campamento fortificado al sur de Rakibor desde donde dirigió operaciones menores, en forma de ataques de caballería.

Refuerzos suecos (1.603-04)

Asedio de Dorpat o de Tartu (octubre de 1.602 a mayo de 1.603)

Jan Karol Chodkiewicz fue nombrado gran hetman o comandante en jefe de las fuerzas en Lituania después de que Zamoyski volviera al sur en 1.602 (Zamoyski no volvería ya a liderar a las tropas, ya que su salud se deterioró y murió en 1.605).

El nuevo gran hetman Jan Karol Chodkiewicz, al frente de una fuerza de unos 3.000 soldados, asedió la ciudad de Dorpart. La ciudad estaba defendida por 1.250 soldados suecos.

El 5 de marzo de 1.603 en la ciudad de Rakvere con 1.000 hombres, Jan Chodkiewicz con 800 hombres (300 jinetes y 500 infantes) derrotó a la fuerza de socorro sueca de 1.000 efectivos, compuesta de mercenarios alemanes y e infantería livona, mandados por Anders Lennartsson, en el enfrentamiento, los polaco-lituanos sufrieron 1 muerto y 2 heridos, mientras que los suecos sufrieron 170 muertos (70 alemanes y 100 livonios)

Sin esperanza de recibir refuerzos, los suecos de Dopart se rindieron el 13 de mayo de 1.603, tras siete meses de asedio, los suecos tuvieron 200 muertos, y 1.050 se rindieron; se desconoce las bajas polaco-lituanas.

Batalla de Weissenstein o de Bialy Kamien o de Paide (25 de septiembre de 1.604)

A pesar de recibir suministros inadecuados y el poco apoyo que el sejm y el rey Segismundo III Vasa le brindaron al gran hetman, se distinguió en la campaña, capturando fortaleza tras fortaleza y arrebatándole al duque de Södermanland (luego Carlos IX) Riga (Ryga), y Dorpart (Tartu) aunque Reval, Pernau y Narwa (Narva) seguirían en manos suecas.

El ejército sueco llegó en el verano a Estonia, con 6.000 efectivos liderado por Arvid Stålarm y 1.000 efectivos del mercenario español Alonso Cacho de Canuto, que sitiaron el 15 de septiembre de 1.604 Weissenstein (actual Paide en Estonia). El primer asalto sueco fue rechazado por la guarnición de la fortaleza.

El 25 de septiembre acudió al rescate Jan Karol Chodkiewicz con 2.300 soldados. El campo de batalla estaba ubicado entre la carretera de Tartu (Dorpat) a Reval (Tallín), donde llegaron el ejército polaco-lituano y con terrenos pantanosos situadas al este, oeste y sur. Cerca de Weissenstein o Bialy Kamien (actual Paide) estaba ubicado en el pantanoso valle al oeste del campo de batalla.

Viendo al ejército que el ejército polaco-lituano se aproximaba, Alonso de Canuto propuso establecer una formación abierta al estilo español. Sin embargo, Stålarm, teniendo en cuenta que en batallas previas los polaco-lituanos primero ahuyentan a la caballería sueca y luego atacaban por retaguardia a la infantería, esta vez decidió mezclar infantería y caballería. El ala izquierda, más fuerte, los suecos formaron los mercenarios alemanes dirigidos por de Canut, se basaba en una calzada angosta en el camino que conduce a Reval. El ala derecha, estaba compuesta por los finlandeses, era más débil, pero estaba protegido con terrenos pantanosos. El centro, dirigido por Stålarm, consistía únicamente en tropas suecas.

Chodkiewicz, después ver la formación del enemigo, decidió atacar el flanco izquierdo, porque creía que el comandante sueco no esperaba tal movimiento. Por lo tanto, en el ala derecha del ejército polaco-lituano situó a los húsares, en el ala izquierda situó la caballería ligera, en el centro la infantería, reiters y la artillería.

Antes de que los suecos pudieran discernir las intenciones de Chodkiewicz, los húsares se movieron hacia ellos, y cargaron contra los alemanes, derrotando a los reiters. La resistencia feroz puso a la infantería mandada por Canuto. Sin embargo, cuando Canuto fue muerto, el flanco izquierdo fue destruido. Después de la destrucción del ala izquierda del ejército sueco, Chodkiewicz se apresuró a atacar el ala derecha y el centro. Cuando se unieron a los húsares, el ejército sueco fue empujado al pantano.

La batalla terminó con la derrota total del ejército dirigido por Stålarm. Los suecos perdieron 3.000 soldados, 6 cañones, todos los equipos y 21 colores o banderas, mientras que los polaco-lituanos sufrieron 50 muertos y 100 heridos.

Por éxito en la batalla Chodkiewicz, fue recompensado por el Rey con el buława (una especie de maza ceremonial) reafirmándole como gran hetman de Lituania. Sin embargo, el Parlamento de la Mancomunidad seguía sordo a las peticiones de refuerzos, suministros y dinero para pagar a sus soldados. El sistema financiero descentralizado de la Mancomunidad (todos los impuestos debían de ser aprobados por toda la nobleza en el Sejm y por los Sejmik regionales) daba como resultado el que el tesoro estuviera casi siempre vacío. Esto debilitaría a la Mancomunidad durante siglos.

Chodkiewicz, no obstante, se las apañó para continuar su guerra contra los suecos. Instituyó un nuevo estilo al guerrear basado en el uso de la caballería de élite los húsares alados.

Retirada sueca de Livonia (1.605)

En 1.605 los suecos de nuevo invirtieron grandes sumas de dinero para reunir un gran ejército. El Riksdag de los Estados gastó mucho dinero en formar nuevos destacamentos, y para ello contó con el poyo financiero del zar ruso Boris Godinov, en un intento de mantener, tanto a Suecia como a la Mancomunidad ocupadas durante el Período Tumultuoso. Los suecos fueron capaces de contratar a numerosos mercenarios, así como a muchos ingenieros de asedio de toda Europa.

Carlos IX, consiguió organizar un ejército de unos de 12.000 hombres, compuesto por una gran proporción de alemanes mercenarios, así como holandeses y escoceses, e incluso algunos polacos y húngaros.

Se estaba desarrollando una rebelión política en la Mancomunidad y significaba que a comienzos de año el Sejm se disolvió sin aprobar nuevos impuestos para el ejército. Aun así, Chodkiewicz había logrado reunir en verano unos 5.000 hombres, de los cuales 3.500 eran para usar en el campo. El resto apenas era suficiente para guarnecer algunos de los fuertes más importantes. Las principales fuerzas estaban en Dorpat mientras había guarniciones en Bialy Kamien, Felin, Kies y probablemente Rakibor. Unos 150 soldados de infantería polaco-húngaros y 100 campesinos guarnecieron a Dynemunt cerrando el acceso a Riga desde el mar, mientras que Riga tenía una fuerte guarnición. La carretera costera desde Parnawa a Riga quedaba indefensa debido a la falta de hombres, aunque en todo caso habría sido difícil ya que Suecia dominaba el mar.

Carlos IX decidió atacar la ciudad más importante de Livonia, Riga. Su captura permitiría operaciones militares a lo largo del río Dwina y así cortaría Livonia de la Mancomunidad. Un limitado número de barcos de transporte de Carlos impedirían el movimiento de todas sus fuerzas por mar directo a Riga.

El 12 de agosto, una expedición sueca, de unos 4.000 soldados y encabezada por el conde Joachim Mansfeld, desembarcó cerca de la fortaleza de Dünamünde (Dynemunt), cerca de Riga, con el tren de asedio que incluía dos grandes cañones “kartauna” (reales) y comenzaba el asedio de Riga.

Otra fuerza sueca compuesta por 4.000 efectivos capitaneada por Anders Lennartson desembarcó en Estonia, a unas millas de Revel (actual Tallin), entre el 15 y el 20 de agosto, estaba compuesta por soldados finlandeses y mercenarios holandeses,

En Parnawa, el 30 de agosto, desembarcó el rey Carlos IX a la cabeza de 4.000 suecos y escoceses.

Al recibir las noticias del asedio de Riga, Chodkiewicz el día 17 de agosto hacia Riga, dejando la mayor parte de su tabor en Dorpat. El día 21 de agosto llegó a Wolmar y le llegaron noticias de que Riga no estaba realmente en peligro significativo. Riga tenía a su disposición unos pocos miles de habitantes defensores y algunos cientos de mercenarios. Chodkiewicz también descubrió que Lennartson había desembarcado en Revel (Tallín) y podía estar moviéndose hacia el sur. Existía la posibilidad de que Lennartson pudiera ser cogido en espacio abierto, mientras que el cuidadoso Mansfeld tendría fácil acceso a sus naves de apoyo.

El 23 de agosto Chodkiewicz movió sus fuerzas principales al norte contra Lennartsson. Al mismo tiempo, envió algunas unidades de caballería bajo Tomasz Dabrowy hacia Riga para observar a Mansfeld. Lennartsson, mientras tanto, había decidido inicialmente aprovechar la marcha de Chodkiewicz hacia el sur para capturar Felin, sin embargo, cuando oyó que el enemigo volvía al norte, los suecos intentaron evitar la batalla y se dirigieron a Fickel (Vigala) y se fortificaron en pantanos y bosques, obstáculos que Chodkiewicz se encontró cuando llegó a Fickel el 29 de agosto e intentó obligar a Lennartson para que saliera a campo abierto. En esto fracasó y en un intercambio de fuego de mosquete, los polacos infligieron unas 200 bajas al enemigo.

Fue allí donde Chodkiewicz se enteró del desembarco de Carlos IX en Parnawa, lo que podría amenazar a Felin, así que el 1 de septiembre el hetman partió para Felin llegando dos días después.

Lennartson aprovechó esta oportunidad para marchar a Parnawa para unirse a Mansfeld, sus fuerzas combinadas eran unos 8.000 efectivos.

El día 5 de septiembre, Carlos IX dirigió sus fuerzas a lo largo de la carretera costera, que estaba protegida desde el este por bosques y marismas, hasta Riga.

Al mismo tiempo, su flota escoltó a sus fuerzas, moviéndose en paralelo con ellas. Descansaron entre el 11 y el 14 de septiembre en Salis. El cinturón de bosques y marismas a lo largo de la costa hacía que a Chodkiewicz le resultara difícil orientarse de los movimientos suecos y casi con certeza esperaba que los suecos volvieran y se movieran hacia el este en dirección a Felin. Probablemente permaneció en Felin el hasta el 14 de septiembre. En algún momento aquí le llegaron noticias de la marcha sueca hacia el sur y rápidamente se trasladó a Wolmar, alcanzándolo el día 16 de septiembre.

Chodkiewicz, que estaba acostumbrado a los movimientos y estrategias suecos previamente cuidadosos, no esperaba una marcha a Riga. Se sentía demasiado débil para luchar en una batalla campal con la fuerza combinada sueca y quería retrasarse, esperando refuerzos de Lituania. Mientras estaba en Wolmar, recibió un informe falso de que los suecos tenían la intención de atacarlo y decidió luchar en una batalla defensivo-ofensiva.

En la región de Kies, cruzó hacia la orilla izquierda del río Gawa, levantando defensas de campo desde donde poder enfrentarse a los suecos. Esperó hasta el día 24, cuando su tabor de Dopart se unió a él, cuando recibió noticias inesperadas de que Carlos IX había llegado a Riga el día anterior.

Mansfeld teniendo fuerzas relativamente débiles realmente no había comenzado el asedio de Riga. El día 24, Carlos envió una delegación exigiendo la capitulación, y cuando esto fue rechazado, los suecos comenzaron el asedio en serio.

Esta seria amenaza para Riga forzó a Chodkiewicz a moverse para aliviar la ciudad, a pesar de los riesgos inherentes con un enemigo numéricamente superior. En una marcha rápida de dos días (del 25 al 26) llegó a Kircholm (Salaspils) a unos 15 km al sureste de Riga.

Chodkiewicz no logró impedir que las tropas suecas se unieran, y se trasladó de Cēsis (Kiesia) a las cercanías de Kircholm (actual Salaspils) e Iskiel (Ikskile), donde construyó un pequeño campamento fortificado.

Batalla de Kircholm o de Salaspils (27 de septiembre de 1.605)

Carlos IX, que había llegado a Riga el 23 de septiembre, al saber las tropas de Chodkiewicz estaban cerca, celebró consejo de guerra sueco el 26 de septiembre en el que se decidió dirigirse con todas sus fuerzas a Kircholm para sorprender a los polacos en la noche. Dejaron solo unos cientos de soldados para proteger el campamento. Aproximadamente a las 22,00 horas, los suecos, abandonaron el campamento, pero marcharon una fuerte lluvia. La vigilancia informó al campamento polaco-lituano, que dieron la alarma, perdida la sorpresa, los suecos decidieron esperar al amanecer.

Sobre las 05,30 horas del día 27 antes de formarse en las alturas sobre el pueblo Kircholm. Se pararon frente al ejército polaco-lituano que se encontraba en las alturas opuestas sobre un lecho de río seco que era pantanoso solo en su extremo norte. Los suecos se formaron en cuatro líneas en un patrón de tablero de ajedrez alternativamente de caballería e infantería. Los últimos se colocaron en 13 tercios pequeños, cuadrados de unos pocos cientos de hombres (7 en el primera línea y 6 en la tercer línea) mientras que la caballería formó el segundo (6 escuadrones) y el cuarto (5 escuadrones).

Las fuerzas de Carlos IX de Suecia eran numéricamente superiores y estaban compuestas por unos 13.500 hombres (8.500 de infantería, unos 5.000 caballería de los cuales de 4.000 eran reiters y 700 guardias del rey de caballería, y 11 cañones. Las fuerzas suecas tenían numerosos mercenarios holandeses, escoceses y alemanes).

El ejército de la mancomunidad Polaco-Lituana bajo el mando del gran hetman Chodkiewicz estaba compuesto por unos 4.400 efectivos de los cuales 1.050 eran de infantería (900 mosqueteros y 150 piqueros), y 3.350 de caballería (2.100 húsares alados, 300 reiters de Curlandia, 1.000 jinetes ligeros y voluntarios), 7 cañones. Sin embargo, las fuerzas polaco-lituanas estaban bien descansadas y la mayoría de su caballería eran húsares alados magníficamente entrenados, armados con lanzas, mientras que la caballería sueca estaba menos entrenada, armada con pistolas y carabinas, con caballos de menos calidad y mas cansados, después de una larga marcha nocturna de más de 10 km bajo una lluvia torrencial. Las fuerzas polaco-lituanas tenían un pequeño número de caballería ligera cosaca polaca y tártaros lituanos, que no debe confundirse con los cosacos y tártaros rusos.

Despliegue

Las fuerzas suecas desplegaron en una formación parecida a un tablero de ajedrez, formada por los regimientos de infantería formados en siete u ocho bloques independientes bien espaciados, con campos de fuego que se cruzaban.

  • Primera línea mandada por Anders Lennartson, con unos 4.500 infantes desplegados en 7 cuadrados similares a los tercios españoles, con los piqueros en el centro y los mosqueteros en los flancos, y había espacios entre los cuadrados para permitir el paso de su caballería.
  • Segunda línea formada por 2.500 jinetes agrupados en 6 escuadrones de caballería, los 3 de la izquierda mandados por Joachim Mansfeld (1.000 reiters)y los 3 de la derecha por Henri Brandt (1.500 reiters). 
  • Tercera línea mandada por Frederik Luneburg (Luneburski) formada por unos 4.000 infantes agrupados en 6 cuadrados, de forma simular a la primera fila. 
  • Cuarta línea o reserva formada 2.500 jinetes agrupados en 5 escuadrones, uno de ellos 700 jinetes de la Guardia, bajo el mando de Carlos IX.
https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kircholm-o-de-salaspils-de-1605--despliegue-de-fuerzas-1024x684.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kircholm-o-de-salaspils-de-1605--despliegue-de-fuerzas-300x200.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kircholm-o-de-salaspils-de-1605--despliegue-de-fuerzas-768x513.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kircholm-o-de-salaspils-de-1605--despliegue-de-fuerzas-100x67.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kircholm-o-de-salaspils-de-1605--despliegue-de-fuerzas.png 1048w
Batalla de Kircholm o de Salaspils de 1.605. Despliegue de fuerzas

Jan Karol Chodkiewicz desplegó sus fuerzas en la formación tradicional de batalla polaco-lituana, el llamado «Antiguo orden polaco«:

  • El ala izquierda mandada por Tomasz Dąbrowa comprendía de 1.200 jinetes (entre 300 húsares, 200 reiters, 700- jinetes cosacos y los tártaros) en 4 líneas. El borde del ala izquierda estaba protegido por el campamento fortificado en las alturas de la orilla del río Dwina y apoyado por 2 cañones y 4 banderas de tártaros (350).
  • El centro mandado por Vincent Wojna desplegó en dos líneas, y comprendía 1.000 infantes con 5 cañones, 300 húsares de la compañía del Hetman Chodkiewicz mandados por Wincenty Woyn y 300 reiters de Curlandia.
  • El ala derecha mandada por de Jan Piotr Sapieha, desplegó en 4 líneas, con 600 húsares y 100 cosacos. 
  • La reserva mandada por Teodor Lacki con 280 húsares.

Los suecos comenzaron a cavar, posicionaron a su infantería frente al enemigo. Ninguno de los bandos quería perder su ventajosa posición en el terreno más elevado sobre el valle y ambos esperaban que el enemigo los atacara. Queriendo provocar a los suecos para atacar a Chodkiewicz posicionó sus fuerzas en unas pocas líneas para intentar dar la impresión de que sus fuerzas eran incluso más pequeñas que en realidad. Sin embargo, esto no tuvo el efecto deseado ya que Carlos realmente temía moverse hacia el camino de las lanzas de los húsares.

La batalla

Chodkiewicz intentó durante cuatro horas atraer a los suecos desde sus posiciones con su caballería ligera enviada a la escaramuza entre los dos ejércitos. Chodkiewicz, teniendo fuerzas más pequeñas (aproximadamente una desventaja de 1 a 3, utilizó una finta para atraer al suecos fuera de su posición elevada, simulando retirarse. Los suecos con Carlos pensaron que los lituano-polacos estaban retrocediendo y por lo tanto avanzaron al pie de la ladera, usando su segunda línea de caballería para cubrir sus flancos mientras presionaba la primera línea de infantería, con el fin de atraparlos en una maniobra de pinza. Esto era lo que Chodkiewicz estaba esperando. Las fuerzas de la Mancomunidad, los reiters de Curlandia de Kettlers dispararon, mientras que los húsares de Wincenty Wojna atacaron las líneas suecas, causando desorden en la infantería.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kircholm-o-de-salaspils-de-1605--primera-y-segunda-fase-1024x361.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kircholm-o-de-salaspils-de-1605--primera-y-segunda-fase-300x106.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kircholm-o-de-salaspils-de-1605--primera-y-segunda-fase-768x271.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kircholm-o-de-salaspils-de-1605--primera-y-segunda-fase-100x35.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kircholm-o-de-salaspils-de-1605--primera-y-segunda-fase.png 1226w
Batalla de Kircholm o de Salaspils de 1.605. Primera y segunda fase
https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kircholm-o-de-salaspils-de-1605--vista-de-la-batalla-1024x618.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kircholm-o-de-salaspils-de-1605--vista-de-la-batalla-300x181.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kircholm-o-de-salaspils-de-1605--vista-de-la-batalla-768x464.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kircholm-o-de-salaspils-de-1605--vista-de-la-batalla-100x60.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kircholm-o-de-salaspils-de-1605--vista-de-la-batalla.png 1280w
Batalla de Kircholm o de Salaspils de 1.605. Vista de la batalla. Autor Pieter Snayers

La batalla principal comenzó con la carga de caballería polaco-lituana en el flanco derecho sueco, con cerca de 1.000 húsares que destruyeron a los reiters de Mansfield, que desordenaron a la tercera línea de infantería sueca en su retirada. Al mismo tiempo, en el ala izquierda sueca, 650 húsares bajo el mando de Jan Piotr Sapieha cargaron. Después de que Carlos enviase su reserva, Chodkiewicz envió su reserva bajo Teodor Locki. Toda la fuerza de la caballería sueca finalmente fue derrotada, y en su huida desordenaron a muchos de su propia infantería, dejándolos vulnerables a la carga de los húsares.

En 30 minutos, la caballería sueca estaba en retirada total dejando ambos flancos de la infantería en el centro expuestos a una carga de los húsares y la potencia de fuego de la infantería de Chodkiewicz.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kircholm-o-de-salaspils-de-1605--tercera-y-cuarta-fase-1024x348.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kircholm-o-de-salaspils-de-1605--tercera-y-cuarta-fase-300x102.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kircholm-o-de-salaspils-de-1605--tercera-y-cuarta-fase-768x261.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kircholm-o-de-salaspils-de-1605--tercera-y-cuarta-fase-100x34.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kircholm-o-de-salaspils-de-1605--tercera-y-cuarta-fase.png 1416w
Batalla de Kircholm o de Salaspils de 1.605. Tercera y cuarta fase
https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kircholm-o-de-salaspils-1605--carga-de-los-husares-polacos-1024x615.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kircholm-o-de-salaspils-1605--carga-de-los-husares-polacos-300x180.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kircholm-o-de-salaspils-1605--carga-de-los-husares-polacos-768x461.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kircholm-o-de-salaspils-1605--carga-de-los-husares-polacos-100x60.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kircholm-o-de-salaspils-1605--carga-de-los-husares-polacos.png 1920w
Batalla de Kircholm o de Salaspils 1605. Carga de los húsares polacos. Autor Mariusz Kozik
https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kircholm-o-de-salaspils-1605--carga-de-los-husares-alados-1024x641.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kircholm-o-de-salaspils-1605--carga-de-los-husares-alados-300x188.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kircholm-o-de-salaspils-1605--carga-de-los-husares-alados-768x481.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kircholm-o-de-salaspils-1605--carga-de-los-husares-alados-100x63.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kircholm-o-de-salaspils-1605--carga-de-los-husares-alados.png 1309w
Batalla de Kircholm o de Salaspils 1605. Carga de los húsares alados. Autor Edward Mesjasz

Cuando Anders Lennartson jefe del centro sueco, murió se produjo la desbandada, la derrota sueca fue total y completa. El ejército de Carlos IX había perdido al menos la mitad, tal vez tanto como dos tercios, de su fuerza original. Las pérdidas polaco-lituanas sumaron solo unos 100 muertos y 200 heridos, aunque los húsares, en particular, perdieron una gran parte de sus caballos entrenados para la batalla, ya que no iban protegidos.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kircholm-o-de-salaspils-1605.png 894w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kircholm-o-de-salaspils-1605-150x150.png 150w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kircholm-o-de-salaspils-1605-300x300.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kircholm-o-de-salaspils-1605-768x768.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/02/batalla-de-kircholm-o-de-salaspils-1605-100x100.png 100w
Batalla de Kircholm o de Salaspils 1.605.
Secuelas

Las bajas suecas se estiman en unos 9.000 entre muertos, heridos y varios cientos capturados, los 11 cañones y 60 banderas fueron capturados, restos del ejército sueco en su mayoría dispersos, una parte incluido el propio rey Carlos, escaparon hacia su flota, anclada cerca de la costa lograron regresar a sus barcos, otra parte sufrieron durante la retirada, dificultada por los densos bosques y marismas en la ruta de regreso a Riga, muchos se ahogaron ahogando cruzando el río Dvina.

Después de la derrota, el rey sueco se vio obligado a abandonar el asedio de Riga y retirarse en barco a través del mar Báltico a Suecia y a renunciar al control del norte de Letonia y Estonia. Sin embargo, la Mancomunidad demostró ser incapaz de explotar la victoria por completo porque no había dinero para las tropas, a quienes no se les había pagado durante meses. Sin paga, no podían comprar comida ni forraje para sus caballos ni reponer sus suministros militares, por lo que la campaña fracasó. Un factor adicional fue la gran cantidad de caballos entrenados perdidos durante la batalla, que resultó difícil de reemplazar.

La victoria hizo hizo que se recibiesen felicitaciones del Papa, de muchos potentados católicos europeos, del sultán del imperio Otomano e incluso del sah del imperio Persa.

Operaciones militares 1.607-09

En 1.607, la mayoría de las fuerzas polaco-lituanas en Livonia habían regresado a Polonia para ayudar a lidiar con la rebelión interna. Esto le dio a Carlos IX la oportunidad de capturar a Bialy Kamien y al año siguiente se llevó a Dynemunt (27 de julio), Kokenhausen (8 de agosto) y Felin (20 de agosto). En el otoño, Chodkiewicz regresó comenzando a recuperar lo perdido.

Asedio polaco-lituano de Parnawa o de Pärnu (28 de febrero al 2 de marzo de 1.609)

Chodkiewicz intentó tomar Daugavgrīva por sorpresa, pero sin embargo, las unidades suecas lograron ingresar en la ciudad antes de la llegada de Chodkiewicz y, como resultado, el hetman se volvió y avanzó hacia Parnawa (Pärnu), esperando tomar a los defensores bajo el mando de Daniel von Wochen por sorpresa. Al llegar a Salis, se apartó de la carretera principal que se movía a través de bosques y pantanos para evitar ser descubierto. Las temperaturas heladas facilitaron los movimientos, aunque las nevadas profundas eran un problema, pero el 28 de marzo las fuerzas polaco-lituanas detuvieron a unos 14 kilómetros de Parnawa.

Cuando las tropas polaco-lituanas intentaron acercarse a las murallas de la ciudad sin ser vistos, la guarnición sueca disparó sus cañones, no se sabe si era un ejercicio o los habían descubierto.

Desafortunadamente, las fuerzas de la Mancomunidad pensaron que habían sido descubiertas y, en lugar de atacar, se retiraron a una posición más segura. El hetman luchó por controlar sus fuerzas, quienes se quejaron amargamente de sus malas condiciones y falta de provisiones después de la reciente marcha forzada. Mientras tanto, los suecos se enteraron de la presencia de las fuerzas enemigas, pero creían que era solo una partida de exploración y no el ejército principal polaco-lituano.

La ciudad de Parnawa (Parü) era más accesible para los polaco-lituanos desde el sur, ya que estaba rodeada por el río al norte y al oeste. Tenía principalmente fortificaciones de bastión y una poderosa artillería de más de 100 cañones. Dos ingenieros franceses dirigieron las operaciones para tomar la puerta sur, que iba a ser destruida por una bamba llevada por unos 14 de infantería escocesa.

Chodkiewicz entonces, fingiendo una retirada, escondió sus fuerzas en los bosques cercanos, prohibiendo a sus soldados que incluso encendieran fogatas en el campamento, a pesar del frío del invierno de Estonia.

A pesar del intenso fuego defensivo causó unas 20 bajas a los atacantes, los escoceses colocaron la bomba en la puerta principal de la ciudad, que fue destruida por la explosión, y las tropas polaco-lituanas regresaron y se abrieron paso hacia el centro de la ciudad, la guarnición sueca se retiró a la ciudadela. Cuando las tropas polacas comenzaron a prender fuego a la puerta de la ciudadela, la guarnición sueca arrojó las llaves de la puerta por la ventana como una señal de rendición.

Los polaco-lituanos sufrieron 45 bajas, la mayoría escoceses, mientras que los suecos 100 muertos, 50 heridos y 300 fueron hechos prisioneros, de los cuales 155 cambiaron de bando.

Carlos IX de Suecia más tarde acusaría a Daniel von Wochen de colaborar con los polacos, que según él creía, fue el motivo de la rendición. Wochen fue entonces arrestado, condenado a muerte y ejecutado.

Batalla de Salis (23-24 de marzo de 1.609)

Mientras tanto, Joachim Frederick von Mansfeld había desembarcado, con unos 8.000 hombres, en Riga y comenzó a asediar el puerto. Mientras se dirigía al sur, Jan Karol Chodkiewicz se enteró de que parte de la flota sueca se encontraba en el puerto de Salis, bloqueando la costa de Livonia. Con dos barcos suecos capturados en Parnawa (Pärnu), unos cuantos (probablemente 5) buques mercantes ingleses y holandeses que había adquirido y armado, y algunos barcos de gran tamaño,

Para ayudar en el manejo de las embarcaciones, Chodkiewicz contrató a unos pocos marineros, principalmente en Livonia.

La noche del 23 de marzo, el ejército de Chodkiewicz (formado por lituanos, livonios y probablemente algunos sobornados de la infantería sueca) atacó por sorpresa a la flota sueca. Utilizando los vientos favorables que soplaban hacia el interior, Chodkiewicz envió varias (probablemente cuatro) brulotes (naves incendiaria, usadas por primera vez en el Báltico) al puerto, incendiando varias naves y empujándolas en dirección a las naves de guerra suecas ancladas en formación.

Sin estar preparados para el ataque, los suecos intentaron salvar sus barcos cortando las amarras de anclaje y huyendo. A pesar de esto, dos barcos suecos fueron quemados y pronto se hundieron. Al retirarse del puerto, la unidad sueca fue atacada por barcos lituano-polacos que esperaban en la rada. El escuadrón sueco no intentó participar en una lucha de artillería e inmediatamente escapó a las aguas del golfo de Riga. Las unidades polacas, más lentas que las naves suecas, no intentaron perseguirlas. Todo el puerto de Salis, junto con las existencias de armas, municiones y alimentos, cayeron en manos de los lituanos. La victoria de Pärnu y Salis tuvo un impacto directo en el curso de la guerra y contribuyó a detener el asalto sueco en Riga.

Asedio sueco de Parnawa o de Pärnu (julio-septiembre de 1.609)

Al acercarse al río Dwina, Chodkiewicz se sintió demasiado débil para intentar atacar a todo el ejército de Mansfeld. Para obtener alguna ventaja, difundió la noticia de que los refuerzos venían de Curlandía y cruzó hacia el lado izquierdo de la Dwina, hacia sus imaginarios refuerzos. Mansfeld decidió destruirlo antes de que pudieran reunirse. Construyó un puente sobre río Dwina y, con solo una parte de sus fuerzas cruzó, y les ordenó que persiguieran a Chodkiewicz. Chodkiewicz que estaba esperando, destruyó la fuerza sueca que había cruzado y siguió cruzando el puente y atacando a los suecos en la orilla derecha. Ya habían comenzado a retirarse y su retirada se desintegró. Riga se sintió aliviada y con unos pocos cientos de hombres, el hetman bloqueó a Dynemunt.

A mediados de julio, Mansfeld, con alrededor de 6.000 hombres, asedió Parnawa (Pärnu) asentando su campamento al sur de la ciudad entre ésta y el mar. Rodeó la ciudad, realizando trabajos de campo y y usando bloques de casas para defenderse de cualquier fuerza de socorro, así como para rodear la guarnición. Chodkiewicz esperó los refuerzos que llegaron el 20 de agosto, reunió a casi 3.000 hombres y dejando unos pocos cientos en Dynemunt se desplazó con el resto a Parnawa.

A principios de septiembre llegó a los bosques situados a unos 30 km de Parnawa. Los suecos intentaron destruir su fuerza con un repentino ataque nocturno, aunque lograron obtener la sorpresa y se abrieron paso hacia el campo polaco-lituano, fueron expulsados y rechazados.

Los suecos realizaron una fuerte defensa, cerrando pistas con árboles derribados con las copas frente al enemigo. Chodkiewicz avanzó poco través de esos obstáculos, pero los evitó que viajando unos 40 km para aproximarse desde una dirección inesperada.

Debido a que la ruta costera y el camino desde Krakus estaban cerrados, el hetman casi con seguridad se movió hacia el este y luego hacia el noreste, para que desde la región de Felin pudiera moverse hacia el oeste a través del terreno pantanoso. Chodkiewicz llegó a Parnawa a la medianoche del 15 de septiembre. Primero destruyó el bloque de casas cerca del antiguo Parnawa y luego comenzó la construcción de un puente sobre el río Parnawa, con el objetivo de enfrentarse a las principales fuerzas suecas, amenazando su envolvimiento. Mansfeld intentó un ataque sorpresa en el campamento de Chodkiewicz, pero los suecos fueron detenidos. Luego se movió a través de los bosques más allá del campamento polaco-lituano y formó su propio campamento a unos 7 km al norte en la carretera en una posición fuerte entre bosques y marismas.

Chodkiewicz, al no lograr que los suecos entraran en batalla, y con sus fuerzas descontentas decidió retirarse. Fortaleció la guarnición de Parnawa (Pärnu) con 1.000 hombres y provisiones, y el 22 de septiembre se dirigió al sur. Mansfeld siguió a los polaco-lituanos con unos 3.000 jinetes franceses y 2.000 infantes sueco, así como un número desconocido de holandeses y escoceses. El 29 de septiembre, las fuerzas de la Mancomunidad acamparon cerca de Dynemunt, a la que pusieron sitio.

Asedio polaco-lituano de Dynemunt (septiembre-noviembre de 1.609)

En noviembre, Mansfeld se acercó e intentó reabastecer en secreto a la guarnición de Dynemunt (Dünamünde, o Dyjament). Al principio, Chodkiewicz pudo observar a los suecos lo suficiente como para cortar su ruta hacia el fuerte a tiempo. Pero el 6 de noviembre, Mansfeld evadió a Chodkiewicz y se trasladó directamente al campamento del hetman. El campamento estaba situado cerca de algunas alturas y en él solo había unos pocos cientos de rajtars y cosacos. Mansfeld con 2.000 hombres envió parte de sus fuerzas para expulsar a las fuerzas en el campamento dejando el resto en el terreno elevado. Al enterarse de esto, el hetman envió al campamento dos regimientos (T. Dabrowa y Aleksander Holowczynski), que luego se unieron con las derrotadas que huían y luego atacaron a los suecos posicionados frente al campamento y los derrotaron de manera decisiva.

Los refuerzos suecos que se movían de Dynemunt fueron recibidos por fuerzas polaco-lituanas cerca del Dwina y presionados contra el río, donde se ahogaron muchos suecos. Se tomaron 12 banderas y todos los cañones. Mansfeld decidió no dejar su posición ventajosa en las alturas, posiblemente recordando la batalla de Kircholm y lentamente comenzó a retirarse. Chodkiewicz envió fuerzas en su persecución y lograron capturar cañones y dos estándares. Esta persecución provocó el colapso de las fuerzas suecas y la guarnición de Dynemunt, que estaba cerca de morir de hambre, se rindió el 9 de noviembre. Al mismo tiempo, la caballería polaco-lituana se reunió y regresó a casa.

La actividad en Moscú distrajo tanto a los suecos como a la Mancomunidad lejos de Livonia y las actividades aquí disminuyeron. El 28 de febrero de 1.609, los suecos y los moscovitas acordaron una alianza. Se firmó una paz formal entre la Mancomunidad y los suecos en 1.611 hasta 1616.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2019-02-11. Última modificacion 2021-04-25.
Valora esta entrada