Siglo XVIII Guerras Austro-Turcas (1716-91) Guerra Austro-Turca (1.716-18). Asedio de Belgrado
Guerra Austro-Turca (1.716-18). Asedio de Belgrado

Antecedentes

Después de las victorias de Eugenio en Peterwardein y Temesvár, los otomanos decidieron que era más prudente cesar las hostilidades. Levantaron el asedio de Corfú y pidieron un armisticio.

Los otomanos encontraron apoyo entre los ingleses, quienes deseaban reducir el poder austriaco y ver que Temesvár regresaba a los turcos. Por otro lado, Pedro el Grande, que estaba ansioso por vengarse de su anterior derrota, se ofreció a unirse a la guerra contra los turcos. Eugenio no tendría nada de eso; el emperador Carlos VI prestó atención a su consejo. La guerra continuaría sin los rusos. No había necesidad de permitir que Rusia tomara fácilmente la tierra en la región del Danubio mientras los austriacos luchaban con los turcos. El Imperio aceptó la muy necesaria ayuda financiera del príncipe Maximiliano de Hesse, el elector Maximiliano Emmanuel de Baviera, la republica de Venecia y el Papa, quienes impusieron un impuesto al clero de Nápoles, Milán y Mantua para ayudar a combatir a los turcos. La comunidad judía fue extorsionada a aportar medio millón de guldens adicionales.

Eugenio deseaba asestar un golpe paralizador a los otomanos antes de que estallaran nuevos combates en el oeste. Sus pensamientos se centraron en el sureste, en el premio que hasta entonces se le había escapado: Belgrado, la “Casa de la Guerra Santa” de los turcos. La ciudad-fortaleza estratégica era la puerta de entrada de la invasión turca hacia Europa Central. También era un importante centro comercial y la capital de Serbia. La captura de Belgrado obligaría a los otomanos a negociar en inferioridad de condiciones.

Belgrado había visto cuatro sangrientas batallas en los últimos 30 años. El elector Maximiliano Emmanuel de Baviera la tomó en 1.688 después de 26 días de asedio. El mismo Eugenio estuvo allí ese día, luchando codo con codo con el Elector. A través del fuego enemigo, el joven Eugenio condujo a sus soldados hasta las murallas de Belgrado, donde una bola de mosquete le rompió la rodilla. La herida de Eugenio tardó meses en curarse y se complicó por un inicio grave de bronquitis y sinusitis. La victoria no duró mucho en ningún caso, ya que Mustafa Kuprili recapturó la ciudad en 1.690.

Tres años después, un asedio austriaco de 49 días no pudo obligar a la guarnición a rendirse, dejando a Belgrado sólidamente en manos turcas.

Planeamiento de la operación

En 1.717, Eugenio comenzó la preparación para la campaña, reunió más artillería pesada y almacenes y aumentó la flota del Danubio de 50 barcos de varios tipos con 10 nuevos buques de guerra. Los barcos más grandes contaban con 1.000 hombres y 56 cañones. El 13 de mayo, las salvas de los cañones de Viena anunciaron el nacimiento de María Teresa, futura emperatriz e hija de Carlos VI y de la emperatriz Isabel Cristina. Eugenio había retrasado su partida por el inminente evento. Cuando Eugenio salió de Viena al día siguiente, Carlos VI le regaló una cruz enjoyada. Consciente de la naturaleza imprudente de Eugenio, el Emperador le advirtió que se cuidara a sí mismo.

El Príncipe navegó por el Danubio, desembarcando en Buda, allí se quedó el tiempo suficiente para asistir a la misa e inspeccionar las fortificaciones y el depósito de suministros antes de continuar hacia Futak (actual Futog), a 16 km al oeste de Petrovaradin (Peterwardein), el 21 de mayo. La aldea húngara servía como punto de reunión del ejército de campaña de Eugenio.

Eugenio había aumentado su ejército de campaña en 20.000 hombres, de los cuales 17.500 se habían levantado en Hungría, el resto en Italia. Con 100.000 efectivos, apoyados por 200 cañones y la flotilla del Danubio, era el ejército más grande que Eugenio había dirigido contra los turcos. 8.000 voluntarios, incluyendo nobles de la mitad de las casas reales de Europa, llegaron para luchar al lado de Eugenio. Había solo 45 nobles de Alemania y Francia, incluidos dos príncipes de Lorena y una compañía de franceses encabezada por el nieto del difunto Luis XIV. El contingente voluntario más grande era el del mariscal de campo general Alexander Maffei, otro veterano del asedio de Belgrado en 1.688. Maffei traía consigo a los dos hijos del elector Maximiliano Emmanuel, de Baviera, y 5.700 bávaros incondicionales.

También estaba Herman Maurice, el conde de Saxe, de 20 años.

Aunque Eugenio sabía muy poco sobre el tamaño y el estado del ejército turco, planeaba obligarlos a la batalla mediante el asedio a Belgrado.

Deseando obtener la iniciativa, no se molestó en esperar a que las últimas tropas se unieran a su ejército. Había enviado a su general favorito, el conde Florimund von Mercy, para explorar por delante. Usando la información proporcionada por Mercy, Eugenio salió de Futak el 9 de junio para dirigir su ejército hacia el este a lo largo de la orilla norte del Danubio. Quería llegar a la ciudad y comenzar el asedio lo antes posible, antes de que las tropas otomanas pudieran reforzar la ciudad.

El 15 de junio, cruzó el Danubio en Pancsova, luego dobló hacia el oeste para acercarse a Belgrado desde el este y desde la retaguardia. Su ruta le permitió cruzar el Danubio fuera del alcance de la artillería de Belgrado y acercarse a Belgrado desde la base del triángulo formado por la confluencia de los ríos Danubio y Sava, que flanqueaban la ciudad desde el norte y el oeste.

Mientras su ejército se acercaba a Belgrado, Eugenio dirigió personalmente una misión de reconocimiento. Casi le costó la vida cuando una partida de 1.200 jinetes atacaron al Príncipe y su escolta. Uno de los turcos apuntó a Eugenio con su pistola y se acercó lo suficiente para apretar el gatillo antes de que una bala imperial lo derribara.

Al elegir no arriesgarse a un asalto inmediato, Eugenio planeaba encerrar la ciudad-fortaleza con una línea de circunvalación y contravalación para protegerse contra las salidas de Belgrado, y la llegada de un ejército de ayuda turco. Las líneas de asedio de discurrían en un semicírculo desde el río Danubio hasta el río Sava, encerrando Belgrado desde el lado terrestre. Además, sus hombres construyeron un puente de pontones sobre el Danubio y otro sobre el Sava para permitir un acceso fácil acceso a Hungría.

El teniente mariscal de campo el conde von Hauben estableció una cabeza de puente en la orilla occidental de Sava, expulsando a los turcos de los terrenos más elevados de Semlin y atrincherándose con 16 batallones de infantería, 17 escuadrones de caballería y una variedad de unidades bávaras. Desde allí, podría bombardear el norte de Belgrado y proteger las rutas de suministro y comunicación a Petrovaradin.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/asedio-de-belgrado-16-de-julio-al-17-de-agosto-de-1-717--plano-del-asedio-1024x795.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/asedio-de-belgrado-16-de-julio-al-17-de-agosto-de-1-717--plano-del-asedio-300x233.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/asedio-de-belgrado-16-de-julio-al-17-de-agosto-de-1-717--plano-del-asedio-768x596.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/asedio-de-belgrado-16-de-julio-al-17-de-agosto-de-1-717--plano-del-asedio-100x78.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/asedio-de-belgrado-16-de-julio-al-17-de-agosto-de-1-717--plano-del-asedio.png 1483w
Asedio de Belgrado (16 de julio al 17 de agosto de 1.717). Plano del asedio

Asedio de Belgrado (16 de julio al 17 de agosto de 1.717)

Las defensas de Belgrado se habían mejorado mucho desde la última batalla a finales de siglo. Su capaz comandante, Serasker Mustafa Pashádisponía de una fuerza 30.000 hombres, entre ellos había jenízaros, tenía a su disposición 600 cañones y 70 barcos protegían el río. Los civiles de Belgrado habían sido expulsados de la ciudad para que no fueran una carga.

Mustafá observó cómo salían disparos de sus cañones desde los parapetos, cayendo sobre los imperiales que estaban cavando zanjas en los terrenos pantanosos que bordean los ríos. Mustafa estaba listo para luchar hasta que llegara la ayuda del ejército turco. En pequeños botes y grupos de asalto, los turcos acosaban los esfuerzos imperiales para terminar las líneas de asedio. Los jenízaros dejaban cadáveres imperiales decapitados. Se otorgaba un ducado por cada cristiano capturado. Mientras tanto, los barcos turcos e imperiales surcaban el río, aprovechándose de los transportes de suministro de cada uno.

El 11 de julio, los imperiales capturaron puestos de avanzada turcos en la orilla norte del Danubio. Dos días después, la Madre Naturaleza acudió en ayuda de Mustafá cuando una terrible tormenta causó estragos en el campamento imperial. Los vientos azotaron las aguas en un frenesí, derribando partes de los dos puentes, cayendo al agua los carros de abastecimiento y los desgraciados bueyes que los arrastraban. Una media galera turca a la deriva chocó con un buque de guerra imperial.

Al ver el campamento imperial en ruinas, Mustafá lanzó 10.000 hombres sobre el río Sava. Los turcos salieron a destruir lo que quedaba de los puentes dañados y tomar las trincheras. Un capitán hessiano los detuvo hasta que los refuerzos rechazaron al enemigo.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/asedio-de-belgrado-16-de-julio-al-17-de-agosto-de-1717--vista-de-la-ciudad-1-1024x319.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/asedio-de-belgrado-16-de-julio-al-17-de-agosto-de-1717--vista-de-la-ciudad-1-300x94.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/asedio-de-belgrado-16-de-julio-al-17-de-agosto-de-1717--vista-de-la-ciudad-1-768x239.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/asedio-de-belgrado-16-de-julio-al-17-de-agosto-de-1717--vista-de-la-ciudad-1-100x31.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/asedio-de-belgrado-16-de-julio-al-17-de-agosto-de-1717--vista-de-la-ciudad-1.png 1267w
Asedio de Belgrado (16 de julio al 17 de agosto de 1.717). Vista de la ciudad desde la confluencia de los ríos Sava y Danubio

Cuatro días después, con gritos de “Alá”, los turcos lanzaron otro asalto. Esta vez golpearon las trincheras inacabadas cerca del Danubio. Los oficiales imperiales en la zona dudaron entre esperar io contraatacó instantáneamente con 250 coraceros del regimiento del príncipe Philip von Hesse. Los sables brillaban cuando los coraceros, resplandecientes en sus cascos y sus pecheras y placas traseras a prueba de balas, hicieron tambalear a los turcos.

Los esfuerzos de Mustafá y la falta de madera disponible frenaron los esfuerzos imperiales para cavar más trincheras y revellines (fortificaciones triangulares). Los refuerzos continuaron llegando, junto con la artillería pesada enviada en transportes fluviales. Para el 22 de julio, las líneas de asedio se completaron finalmente. La artillería de Eugenio golpeaba implacablemente Belgrado, las bolas de hierro de los cañones de asedio destrozaban fortificaciones. Las granadas de metralla y bombas explosivas de obuses y morteros trituraron a los defensores. Un disparo de mortero afortunado alcanzó un almacén de municiones, haciendo estallar a varios miles de jenízaros que se reunían para otra salida.

Llegada del ejército de alivio de Khalil

Pero el desgaste de los defensores de Belgrado había comenzado demasiado tarde. A finales de mes, llegaron las noticias que temía, esperaba tomar Belgrado antes de tener que enfrentarse al ejército turco de alivio. Los exploradores de caballería regresaron para anunciar la inminente llegada del ejército enemigo. Una carta turca interceptada escrita por el gran visir Khalil Pasháhacía alarde de un ejército de 300.000 hombres. Sin embargo, como Eugenio sin duda lo adivinó, la jactanciosa carta de Khalil exageraba enormemente la fuerza del ejército turco.

Khalil tenía sus propios problemas para poner en marcha su máquina de guerra. A raíz de las victorias de Eugenio en el año anterior, los soldados otomanos se habían desmoralizado. Muchos se alejaron antes de llegar a la tradicional reunión de Edirne (Adrianópolis). Se arriesgaban a la ejecución por estrangulamiento, que era el castigo por deserción, en lugar de enfrentarse a los imperiales. Las pérdidas de artillería habían sido tan fuertes que los cañones tenían que ser enviados desde arsenales lejanos del Medio Oriente.

Las únicas unidades turcas de valor era el cuerpo de los jenízaros y los jinetes kapikuli, que constituían el ejército profesional otomano. Estas unidades de élite conformaban solo una fracción del inmenso ejército de Khalil, que contaba con alrededor de 160.000 hombres, incluyendo 80.000 de caballería y 120 cañones y morteros. El resto de sus soldados eran de los ejércitos provinciales, que estaban pobremente armados y con escasa preparación, de poco más valor militar que las decenas de miles de seguidores de los campamentos. El último incluía al Ordu Esnaf, literalmente un ejército de artesanos, que proporcionaban todo, desde herreros y farmacéuticos hasta fabricantes de velas y vendedores ambulantes de ovejas. La gran cantidad de no combatientes elevaba el número de turcos a más de 200.000.

Gran parte de Belgrado estaba en ruinas humeantes. La victoria para el ejército imperial parecía simplemente una cuestión de tiempo. Pero los ojos de muchos soldados en las trincheras estaban en las almenas golpeadas en su frente, donde los turcos estallaron en un inexplicable júbilo el 28 de julio, disparando cohetes y fuegos artificiales. Los soldados imperiales, contemplaron la llegada de la caballería turca, con sus banderas de cola de caballo y sus banderas verdes y de color amarillo, en las laderas de la retaguardia enemiga.

Durante los siguientes días, innumerables turcos más llegaron desde el valle del río Morawa, incluido el propio Khalil Pachá . Khalil no era conocido como un gran comandante militar, pero como ex gobernador de Belgrado tenía un conocimiento directo del campo de batalla, en consecuencia, desplegó su ejército en una posición de media luna en las alturas de Crutza y Badjina al sur de Belgrado detrás de las líneas de asedio de Eugenio, que eran tan profundas y altas que parecían una fortaleza.

Khalil decidió no atacar. En cambio, a principios de agosto comenzó a bombardear las posiciones imperiales comprimidas entre su ejército y la ciudad sitiada.

Pronto se difundieron noticias en toda Europa de que Eugenio estaba atrapado. El príncipe era consciente del dilema, pero estaba decidido a resistir, con la esperanza de que Khalil se arriesgara a un asalto de las líneas imperiales o se viera obligado a retirarse debido a la falta de alimentos. Pero Eugenio había juzgado mal la situación. Dos semanas después de su llegada, el fuego de los cañones de Khalil se estaba agravando. Khalil había avanzado audazmente sus propias líneas de trincheras y baterías dentro del alcance de los mosquetes de las líneas imperiales. El puente de Eugenio sobre el río Sava estaba amenazado, si era destruido, quedaría aislado.

Los soldados imperiales estaban atrapados en un fuego cruzado entre los cañones de Belgrado y los que se encontraban en los terrenos más altos en poder del ejército de alivio de Khalil. Las bajas por el bombardeo aumentaban, lo que se sumaba a los perdidas por la explosión de minas turcas y las salidas en Serdengecti. Muchos soldados imperiales cayeron enfermos de disentería agravada por una ola de calor insoportable. Las galeras turcas impidieron que los transportes llevasen suministros muy necesarios. Asistido por príncipes deseosos de aprender el arte de la guerra, Eugenio inspeccionaba diariamente sus propias líneas y las del enemigo.

Sabía que su ejército estaba al borde del colapso. No le quedaba más remedio que atacar antes de que sus hombres se marchitaran completamente.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/asedio-de-belgrado-16-de-julio-al-17-de-agosto-de-1717--plano-de-las-baterias-otomanas-1024x771.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/asedio-de-belgrado-16-de-julio-al-17-de-agosto-de-1717--plano-de-las-baterias-otomanas-300x226.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/asedio-de-belgrado-16-de-julio-al-17-de-agosto-de-1717--plano-de-las-baterias-otomanas-768x578.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/asedio-de-belgrado-16-de-julio-al-17-de-agosto-de-1717--plano-de-las-baterias-otomanas-100x75.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/asedio-de-belgrado-16-de-julio-al-17-de-agosto-de-1717--plano-de-las-baterias-otomanas-320x240.png 320w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/asedio-de-belgrado-16-de-julio-al-17-de-agosto-de-1717--plano-de-las-baterias-otomanas-160x120.png 160w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/asedio-de-belgrado-16-de-julio-al-17-de-agosto-de-1717--plano-de-las-baterias-otomanas.png 1385w
Asedio de Belgrado (16 de julio al 17 de agosto de 1.717). Destrucción de la ciudad por la artillería imperial

Batalla de Belgrado (15 de agosto de 1.717)

A las 3 de la tarde del 15 de agosto, Eugenio convocó a sus comandantes para un consejo de guerra. Con su completo apoyo, anunció que atacaría al ejército de alivio turco. «O me llevaré a Belgrado, o los turcos me llevarán a mí«, bromeó con gravedad. Sabía que la victoria en Belgrado, por cualquiera de las partes, significaría el final de la guerra, ya que ni el Emperador ni el Sultán podían permitirse el reunir otro ejército.

Como de costumbre, Eugenio planeó el ataque hasta los detalles más pequeños, 70 cañones fueron movidos a los flancos para apoyar el ataque, oficiales y equipos de repuesto de artillería se unirían a la infantería, listos para poner en funcionamiento de los cañones turcos capturadas. Para evitar que que se mezclaran unidades, se ordenó a los oficiales que mantuvieran la calma y no apresuraran a sus tropas. La caballería debería recurrir a sus pistolas solo cuando sea necesario, contando con unidades de infantería mezcladas entre ellas para mantener un fuego constante contra los turcos. Eugenio temía que, incluso si Khalil era expulsado del campo de batalla, el saqueo prematuro podría destruir al ejército imperial y dejarlo a merced de una salida oportuna de los defensores de Belgrado. Cualquier saqueo sería castigado con la muerte.

Durante la noche, Eugenio visitó a sus oficiales y soldados. Dio órdenes y ofreció palabras de esperanza, entregando personalmente vino, brandy y cerveza para aumentar el coraje de los hombres. Los turcos, les aseguró, podrían ser derrotados si se mantenía el orden y las líneas imperiales permanecían intactas. La confianza de sus hombres en su líder, que había luchado contra los turcos durante 30 años, se mantenía alta. Eugenio supo a su vez que podía contar con sus oficiales y soldados, muchos de los cuales eran veteranos de la guerra de Sucesión Española. El teniente mariscal de campo, el conde Browne de Camus y Peter Josef de Viard, se quedaron para sostener las trincheras con 10.000 hombres, incluidos hombres de caballería cuyos caballos habían muerto. Continuarían con el el asedio, protegerían a los miles de enfermos y heridos, y estarían listos para rechazar cualquier salida de Belgrado.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/batalla-de-belgrado-17-de-agosto-de-1717--despliegue-de-fuerzas-1024x402.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/batalla-de-belgrado-17-de-agosto-de-1717--despliegue-de-fuerzas-300x118.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/batalla-de-belgrado-17-de-agosto-de-1717--despliegue-de-fuerzas-768x302.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/batalla-de-belgrado-17-de-agosto-de-1717--despliegue-de-fuerzas-100x39.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/batalla-de-belgrado-17-de-agosto-de-1717--despliegue-de-fuerzas.png 1459w
Batalla de Belgrado (17 de agosto de 1717). Despliegue de fuerzas

Antes de la medianoche explotaron tres bombas, señalando el avance. Eugenio estaba a caballo. Las trincheras cobraron vida y 50.000 soldados imperiales salieron a la oscuridad bajo un cielo nocturno claro y lleno de estrellas. Los regimientos de caballería, la élite del ejército imperial, comandados por el mariscal de campo húngaro conde Johann von Pálffy, fueron los primeros en salir de las aberturas de las alas izquierda y derecha del atrincheramiento imperial. Mientras la caballería de Palffy se reunía en sus escuadrones, la infantería bajo el mariscal de campo, el príncipe Alexander von Württemberg, siguió para formar el centro imperial, 15 batallones bajo la dirección del teniente mariscal de campo Friedrich von Seckendorf estaban de reserva. En total, 52 batallones de infantería, 53 compañías de granaderos y 180 escuadrones de caballería se dirigían hacia los turcos.

Los soldados imperiales hicieron todo lo posible para amortiguar el ruido de sus equipos y calmar a sus caballos. En algunos lugares, las líneas turcas estaban tan solo a unos pocos cientos de pasos. Los centinelas turcos oyeron el leve ruido audible de hojas de acero, el ruido de botas y cascos, el relincho de los caballos y las lenguas extranjeras de los oficiales infieles dando órdenes a sus hombres. Una niebla que cubría cubría el campo de batalla, que se cerró sobre las 3 de la mañana del 16 de agosto.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/batalla-de-belgrado-17-de-agosto-de-1717--vista-de-la-batalla-1024x616.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/batalla-de-belgrado-17-de-agosto-de-1717--vista-de-la-batalla-300x180.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/batalla-de-belgrado-17-de-agosto-de-1717--vista-de-la-batalla-768x462.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/batalla-de-belgrado-17-de-agosto-de-1717--vista-de-la-batalla-100x60.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/batalla-de-belgrado-17-de-agosto-de-1717--vista-de-la-batalla.png 1339w
Batalla de Belgrado 17 de agosto de 1717. Vista de la batalla. Autor Carnitham (England’s Glory)

Los turcos miraron con incredulidad cuando la caballería imperial de repente salió de la niebla. Dirigidos por von Pálffy, los jinetes aparecieron de repente sobre los turcos que estaban cavando trincheras. No se veía nada a 10 pasos de distancia. Durante una fracción de segundo, los turcos quedaron petrificados, luego dieron alarmas, que llenaron el aire antes del amanecer. El ensordecedor clamor de los enormes tambores, los clarinetes, las trompetas y los címbalos estalló cuando la banda militar otomana instó a sus tropas.

Montado en su caballo, Eugenio escuchó los primeros disparos algún lugar de su ala derecha. La batalla había comenzado, demasiado pronto para el gusto de Eugenio. Dentro de la niebla todo era puro caos. En todas partes el enemigo estaba tan cerca que la artillería y el fuego de mosquete eran de poca utilidad. Las bayonetas imperiales apuñalaron a los jenízaros vestidos de rojo. Pronto la lucha se desarrolló cuerpo a cuerpo.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/batalla-de-belgrado-17-de-agosto-de-1717--lucha-entre-caballerias-1024x581.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/batalla-de-belgrado-17-de-agosto-de-1717--lucha-entre-caballerias-300x170.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/batalla-de-belgrado-17-de-agosto-de-1717--lucha-entre-caballerias-768x436.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/batalla-de-belgrado-17-de-agosto-de-1717--lucha-entre-caballerias-100x57.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/batalla-de-belgrado-17-de-agosto-de-1717--lucha-entre-caballerias.png 1277w
Batalla de Belgrado (17 de agosto de 1717). Lucha entre caballerías. Autor Jan van Huchtenburg

En el ala izquierda turca, los sipahis galoparon en ayuda de la infantería turca. Los jinetes de Pálffy parecían incapaces de abrirse camino a través de las defensas turcas. Conde de Mercy se lanzó audazmente hacia adelante con la segunda línea de caballería. Los turcos se rompieron, pero no por mucho tiempo, reagrupándose para contraatacar brutalmente. Apareció la primera línea de infantería imperial dirigida por el intendente general Max von Starhemberg. La caballería imperial se unió y atacó a los turcos de flanco. Esta vez los jinetes turcos huyeron definitivamente, abandonando el terreno elevado y algunas baterías al enemigo. En el centro de la línea, otras tropas turcas avanzaron sin oposición.

Alrededor de las 8 horas, una fuerte brisa matutina levantó la niebla y reveló la terrible escena que se desarrolaba. La batalla continuó. Las trincheras estaban llenas de muertos turcos e imperiales. El ejército de Eugenio estaba en grave peligro. Dados a permanecer alejados de la caballería, la primera línea de la infantería imperial había sido llevada demasiado a la derecha por los desorientados jinetes de Pálffy. Como resultado, una brecha se había producido en el centro imperial, y a través de ella penetraban innumerables masas de turcos.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/batalla-de-belgrado-17-de-agosto-de-1717--eugenio-de-saboya-1024x594.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/batalla-de-belgrado-17-de-agosto-de-1717--eugenio-de-saboya-300x174.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/batalla-de-belgrado-17-de-agosto-de-1717--eugenio-de-saboya-768x446.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/batalla-de-belgrado-17-de-agosto-de-1717--eugenio-de-saboya-100x58.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/batalla-de-belgrado-17-de-agosto-de-1717--eugenio-de-saboya.png 1205w
Batalla de Belgrado 17 de agosto de 1.717. Eugenio de Saboya en la batalla. Autor Johann Gottfried Auerbach.

No había tiempo que perder. Si los turcos seguían penetrando, la derecha imperial sería cortada y la batalla seguramente se perdería. Eugenio reaccionó con frialdad y decisión característica. Galopó hasta la segunda línea de infantería del príncipe von Braunschweig-Bevern, que aún no estaba comprometida. Espada en mano, Eugenio personalmente reunió a sus hombres, los hombres de Bevern arremetieron contra los turcos y los empujaron hacia atrás. El rápido fuego de los mosquetes imperiales derribaron a los turcos, que dispararon con cerrojos más lentos o cargaban con espadas desenvainadas. Una interminable ola de soldados turcos, que pasaban sobre los cuerpos de sus compañeros caídos, amenazaba con abrumar a los imperiales con sus números absolutos.

Se necesitaba más ayuda, y Eugenio ya estaba en camino para conseguirla. Era hora de las reservas de caballería, los húsares cargaron como un ariete, los jinetes imperiales abrieron los flancos turcos. Una bola de mosquete golpeó el brazo de Eugenio, que se retiró de la refriega.

Las fuerzas imperiales del príncipe Eugenio atacan y invaden a los defensores turcos en sus trincheras. Raciones extra de vino, brandy y cerveza alimentaron a los soldados de Eugene en la víspera de la batalla.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/batalla-de-belgrado-17-de-agosto-de-1717--derrota-de-la-caballeria-otomana-1024x533.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/batalla-de-belgrado-17-de-agosto-de-1717--derrota-de-la-caballeria-otomana-300x156.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/batalla-de-belgrado-17-de-agosto-de-1717--derrota-de-la-caballeria-otomana-768x400.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/batalla-de-belgrado-17-de-agosto-de-1717--derrota-de-la-caballeria-otomana-100x52.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/batalla-de-belgrado-17-de-agosto-de-1717--derrota-de-la-caballeria-otomana.png 1173w
Batalla de Belgrado (17 de agosto de 1717). Derrota de la caballería otomana. Autor Peter Tillemans

Las hordas turcas empezaron a huir por todas partes presas de pánico. En las alturas de Badjina en la derecha turca, los jenízaros defendían una gran batería de 18 cañones, que disparaban contra las líneas imperiales. Para tomar la batería, Eugenio reunió al menos de 10 compañías de granaderos imperiales, 3 regimientos de infantería bávaros y 2 regimientos de caballería. Las tropas imperiales cerraron sobre los cañones otomanos, cuyos disparos abrían brechas en las filas imperiales. Los granaderos y los bávaros cargaron contra los jenízaros, girando los cañones capturados contra sus antiguos dueños. Los últimos centros de resistencia turca se derrumbaron. Desconcertado por el rápido giro de los acontecimientos, Khalil ordenó una retirada para salvar lo que pudo de su ejército.

Sobre de las 9 de la mañana, Eugenio y sus soldados coronaron la cima de la colina y contemplaron el vasto y multicolor campamento turco. Más al sur, los turcos todavía intentaban escapar. Los cañones disparaban contra las masas que huían, que fueron perseguidos sin piedad por los húsares húngaros y la infantería serbia. Con ganas de despejar el camino ante ellos, algunos turcos incluso atacaron a sus propios compañeros.

La batalla de Belgrado costó a los turcos 20.000 muertos, heridos o capturados. Los imperiales sufrieron 3.500 heridos, entre ellos Pálffy, von Württemberg y el joven conde de Saxe. Para Eugenio, era la 13ª herida de combate. Los muertos imperiales ascendieron a 1.500, entre ellos 17 generales y dos mariscales de campo.

Conquista de Belgrado

Tras la noticia de la victoria de Eugenio, toda Viena estalló de júbilo. El mensajero de Eugenio tuvo que desmontar su caballo para pasar a través de las masas extáticas. Frente al emperador y la emperatriz, el predicador jesuita de la catedral de San Stephan elogió la intervención divina de la «victoria de Dios en la niebla». Banderas y pancartas conquistadas ondearon sobre las calles.

De vuelta en Belgrado, la inesperada victoria de Eugenio abrumó tanto a Mustafá Pasháque no pudo reaccionar lo suficientemente rápido como para acudir en ayuda del ejército otomano. Con la derrota del ejército de Khalil Pachá, Mustafá estaba solo. Aun así, Mustafá se mostró reacio a rendirse. La ciudad tenía suministros para durar otros seis meses y, mientras que la mayor parte de la ciudad estaba arrasada, las defensas aún no habían sido violadas. Sin embargo, los soldados de Mustafa pensaban lo contrario.

Muchos tenían esposas e hijos en la ciudad que seguían sufriendo el bombardeo imperial. Cuando sus soldados comenzaron a protestar, estando al borde de la rebelión, Mustafá decidió responder a la oferta de Eugenio de un paso seguro a cambio de la rendición de Belgrado.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/asedio-de-belgrado-16-de-julio-al-17-de-agosto-de-1717--destruccion-de-la-ciudad.png 994w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/asedio-de-belgrado-16-de-julio-al-17-de-agosto-de-1717--destruccion-de-la-ciudad-300x213.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/asedio-de-belgrado-16-de-julio-al-17-de-agosto-de-1717--destruccion-de-la-ciudad-768x545.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/asedio-de-belgrado-16-de-julio-al-17-de-agosto-de-1717--destruccion-de-la-ciudad-100x71.png 100w
Asedio de Belgrado (16 de julio al 17 de agosto de 1.717). Destrucción de la ciudad por la artillería imperial

La confianza de Mustafá en Eugenio, quien había tratado a Mustafá y a sus soldados con honor después de la anterior conquista de Temesvár, no se había perdido. A pesar del agotador asedio y la batalla, Eugenio conseguía la ciudad y se ahorraba una gran carnicería. El 22 de agosto, 60.000 musulmanes, entre ellos 20.000 jenízaros, salieron de las puertas de Belgrado con sus pertenencias personales y 300 carros y 1.000 camellos. Los curiosos soldados imperiales miraban a los turcos abandonado la ciudad con sus familias.

Junto a Belgrado, Eugenio encontró 15 galeras turcas y cientos de cañones adicionales.

Entre el otoño y el invierno de 1.717, las tropas austriacas penetran en Serbia, que fue evacuada por los turcos. Al mismo tiempo los moldavos y los tártaros, aliados de los turcos, realizaron una expedición por Transilvania y por Hungría mientras que los ataques austriacos contra Bosnia son rechazados.

El Príncipe no tenía ningún deseo de llevar la guerra más lejos en el territorio ocupado por los turcos. No solo las distancias involucradas crearían problemas de suministro, sino que el deterioro de la situación política en el oeste hizo prudente llegar a una rápida conclusión de la guerra. El rey Felipe V de España ya había enviado su flota para apoderarse de Cerdeña de los austriacos. Con las posesiones austriacas en Italia bajo una creciente amenaza española, el emperador Carlos VI presionaba a Eugenio para que liberara a sus tropas de los Balcanes.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2020-01-05. Última modificacion 2021-06-29.
Valora esta entrada