Siglo XVIII Guerras Austro-Turcas (1716-91) Guerra austro-turca (1.737-39). Batalla de Banja Luka
Guerra austro-turca (1.737-39). Batalla de Banja Luka

Antecedentes

El tratado de Passarowitz en 1.718 había dejado a los austriacos en control de Belgrado con la Bosnia otomana restringida estrechamente a su actual frontera detrás de los ríos Drina, Sava y Una. Austria se alió a Rusia mediante un tratado secreto, pero se mostró reacio a atacar después de la invasión rusa de Crimea en 1.736. El príncipe Eugenio murió en 1.736 y las relaciones austro-rusas fueron tensas. No obstante, el emperador Carlos VI exigió que Austria cumpliera con sus obligaciones y entrara en la guerra del lado de Rusia el año siguiente. Con sus esfuerzos de mediación, los diplomáticos austriacos lograron engañar a los turcos en cuanto a sus intenciones.

Fuerzas austriacas

El comandante austriaco era el mariscal de campo Seckendorf, de 63 años, un soldado experimentado que había luchado en la campaña de 1.717. Sus subordinados y la corte de Viena lo desagradaron en gran parte debido a su manera franca y también por ser protestante. El mando de los cuerpos separados encargados de invadir a Bosnia se asignó al príncipe Hildburghausen, un favorito del Emperador que había admitido de mala gana ya que era demasiado joven e inexperto para el mando supremo.
El ejército austriaco completo probablemente contaba con poco más de 57.000 efectivos. El ejército principal en Belgrado tenía alrededor de 26.000 de infantería, 15.000 de caballería y 3.000 irregulares, había otro cuerpo separado en Siebenburgen (Transilvania).

Seckendorf era mordaz por la calidad de su ejército. Los reclutas se describían como especímenes pobres, con pocos veteranos e irregulares que preferían el robo a la lucha. Consideraba a muchos de los generales como incompetentes y, como era habitual en las campañas austriacas en los Balcanes, la situación de los suministros era caótica.

El ejército austriaco estaba organizado de manera similar a otros ejércitos de Europa Occidental de la época, aunque con algunas modificaciones para la guerra contra los turcos. Algunos de la infantería de línea llevaban una coraza (que probablemente no se seguiría usando durante mucho tiempo en la campaña), la caballería estaba compuesta por coraceros y dragones.

Los irregulares incluían húsares húngaros e infantería croata, eslava y serbia. El estado de las carreteras bosnias desaconsejaba el trasporte de las piezas de artillería más pesadas de asedio, aunque se podían trnsportar los cañones de batallón y las piezas de artillería de campaña más pesadas.

Hildburghausen había presentado planes de reforma integrales para la frontera militar, incluida la formación de los grenzer (infantería ligera croata) en batallones. Sin embargo, a pesar de lo que Rotherberg describe como “un respaldo imperial rápido y urgente”, la implementación total se retrasó y el estallido de las hostilidades detuvo la reorganización.

Hochedlinger describe al ejército austriaco como “dominado por la vacilante maniobra tan característica de la guerra del siglo XVIII en la mitad occidental de Europa”.

Fuerzas otomanas

El visir de Bosnia fue Ali Pashá. Recientemente nombrado, fue considerado como inusualmente enérgico y decisivo. Hijo de un renegado médico veneciano y de un gran visir, había vencido previamente a los persas. Sus fuerzas habían sido debilitadas por el envío de 5.000 hombres elegidos para la guerra contra los rusos. Las fuerzas restantes totalizaron 20.939 milicias que incluirían algunos sipahis montados, muchos de los cuales eran ex-timariots húngaros motivados por recuerdos de lo que les había sucedido a sus familias al norte del Danubio. La mayor parte del ejército consistía en hombres de la frontera bosnios, infantería ligera irregular junto con tropas de fortaleza pagadas regularmente. Además había al menos 5 compañías de jenízaros.

El ejército principal otomano se estaba beneficiando de las limitadas reformas militares del sultán Mahmut I. Se mejoró la disciplina y la instrucción de los jenízaros, se reorganizó el sistema timar y se reclutaron expertos extranjeros, incluido el artillero francés Bonneval.

Tras la pérdida de Gradiska en la guerra de 1.717, la principal fortaleza otomana en Bosnia estaba en Banja Luka. Tenía siete bastiones exteriores (estilo Vauban) y una única fortaleza interior contenía 19 cañones grandes, 314 cañones más pequeños y 112 morteros. La milicia de guarnición probablemente no superaba los 1.500 entre jinetes e infantes. La guarnición en Cetin tenía 421 hombres y Buzin 213, junto con la modesta artillería.

Zvornik, frente al avance austriaco desde Belgrado, era un fuerte estilo Vauban con 4 cañones grandes y 12 medianos y una guarnición de 447 milicianos.

Por lo tanto, la estrategia era fortalecer las guarniciones mientras Ali Pashá reunía una fuerza de la milicia para presentar batalla si se presentaba una oportunidad adecuada.

Batalla de Banja Luka (4 de agosto de 1.737)

Mientras Seckendorf y el ejército austriaco principal avanzaban hacia el sur por el valle de Morava hasta Niš , Hildburghausen avanzaba a la ciudad fortaleza de Banja Luka. Una segunda columna construyó una palanka (base fortificada) en Gradishka en el río Sava y sitió las fortalezas más pequeñas en Buzin y Chetin (frontera occidental). La tercera columna atacaría a Osterwitch-atyk (Dalmacia húngara) y la cuarta llegó desde Belgrado para asediar a Zvornik en el río Drina. Por lo tanto, Bosnia rápidamente cortada del resto del imperio Otomano, Niš y todo el sur de Serbia caerían ante el ejército de Seckendorf.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/guerra-austro-turca-1737-39--ataques-austriacos.png 1017w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/guerra-austro-turca-1737-39--ataques-austriacos-300x170.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/guerra-austro-turca-1737-39--ataques-austriacos-768x436.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/guerra-austro-turca-1737-39--ataques-austriacos-100x57.png 100w
Guerra Austro-Turca (1737-39). Ataques austriacos

Incluso antes del anuncio oficial de la guerra, las unidades austriacas se reunieron el 14 de julio de 1.737 en la zona de Pakrac, bajo el mando del príncipe Josip Hildburghausen, se movilizaron 41 escuadrones de caballería, 13 batallones de infantería, 12 compañías de granaderos y 6.600 soldados croatas, con gran apoyo de cañones de campaña. Todas estas unidades sumaron un total de 16.257 soldados, de los cuales 4.345 eran jinetes. Al día siguiente el ejército austriaco inició la marcha a Banja Luka, después de dos días llegan a Gradiška, cayeron fuertes lluvias, y los austriacos tuvieron un paso difícil a través del río Sava y casi sin ninguna resistencia se dirigió hacia Banja Luka, con el fin de conquistar el norte de Bosnia.

El primer enfrentamiento con el ejército otomano se produjo a la aldea de Jurkovići el 21 de julio. El ejército otomano estaba liderado por el gobernador de Banja Luka, Salih Aga con una fuerza de 8.000 efectivos en tres grupos (1.000, 2.000 y 5.000). De repente, una columna auxiliar austriaca de 8.000 efectivos mandada por el mariscal de campo Muffling fue atacada por sorpresa, lo que produjo confusión en las filas. En el feroz choque, el comandante del ejército otomano Salih Aga se enfrentó personalmente con el el mariscal de campo austriaco Muffling, Salih murió inmediatamente mientras Muffling sucumbiría dos días después. Al parecer la batalla terminó en tablas, y ambas partes indicaron en sus documentos que habían ganado. El resto del ejército otomano se retiró a la fortaleza de Banja Luka.

El nuevo comandante de las fuerzas auxiliares del ejército austriaco, Goldy, se reunió con el jefe del ejército austriaco el 23 de julio en Banja Luka. Al día siguiente también se construyó un campamento. En los siguientes tres días, se llevó a cabo el asentamiento se la artillería, de modo que en la colina Laus, se asentaron seis baterías de cañones, es decir,la mayor parte de las fuerzas de artillería. Además de esta colina, los austriacos asentaron baterías de cañones en ocho lugares más.

El 27 de julio comenzó el bombardeo de Banja Luka, hasta el 4 de agosto, se dispararon 1.800 proyectiles sobre la ciudad. Los defensores bajo el nuevo comandante Mehmed bey Čatić, ofrecieron una dura resistencia y no respondieron a la solicitud de rendición hecha por el jefe del ejército austríaco, el príncipe Hildburghausen. Las unidades austriacas lograron tomar parte extramuros de la ciudad en la zona de la mezquita Ferhadija y Mali čaršija, y llevaron cañones a esos lugares para poder bombardear la ciudad con mayor precisión. La población de la ciudad comenzó a retirarse hacia la fortaleza de Kastel. Los defensores recibieron noticias de que pronto recibirían una gran ayuda militar, lo que les elevó la moral. El ejército austriaco realizaba cada vez más operaciones alrededor de del río Vrbas, para aislar la ciudad, lo que hizo que los defensores realizaran frecuentes contraataques.

Una compañía de 150 defensores abandonó el fuerte el 1 de agosto para romper las líneas opuestas en la orilla izquierda de Vrbas, pero fracasó, 36 defensores fueron muertos y 15 fueron capturados, incluida una mujer, el resto regresó a la fortaleza. Y muchas otras compañías intentaron romper el cerco en los siguientes días, pero no tuvieron éxito. Los defensores también tuvieron conocimiento de que el ejército austriaco había ocupaba Niš. El 3 de agosto, el príncipe Hildburghausen envió otra carta al jefe de la guarnición en la que los llamaba a rendirse.

El gobernador de Bosnia, Hekimoğlu Ali pachá , había organizado un ejército de socorro, había organizado una movilización general, y tuvo que confiar en fuerzas estacionadas en fortalezas y en habitantes no movilizados del eyalet bosnio. Además, no podía recibir ayuda militar y material de Estambúl, ya que estaba en la guerra contra los rusos. Ordenó que se incorporaran los 32 cadetes del eyalet de Bosanski, que se confiara el mando a personas capaces y que, en el plazo más breve, todos los capaces de ocupación militar se reunieran en las cercanías de Travnik. El 20 de julio, la mayoría del ejército ya estaba en Travnik. Mientras tanto, parte del ejército y el gobernador atravesaron Karaula hacia Jajce y Varcar Vakuf (el actual Mrkonjić), y llegaron a Jajce, donde recibió con agrado la noticia de que los bosnios habían obtenido una victoria sobre el ejército austríaco en Jurković el 21 de julio. Mientras tanto, recibió noticias de que el ejército austriaco estaba asediando Buzim y Cetingrad, y que unos 20.000 soldados austriacos estaban estacionados allí. Esto llevó a Hekimoğlu a darse prisa. Sin embargo, pronto hubo un dilema si la mayoría del ejército debería ser enviado a Buzim y Cetingrad o a Banja Luka. Finalmente se decidió por avanzar hacia Banja Luka ya que estaba ubicado en el centro de Bosnia, y su caída repercutiría en toda Bosnia y su población. Mientras tanto, había recibido un refuerzo adicional de todos los eyalets de los alrededores, entre los que se encontraban soldados de los valles de Novi, Bihać, Travnik, Drina y Prusca.

Pronto al príncipe de Hildbrughausen, le llegó la noticia de que el gobernante bosnio tenía un ejército de 30.000 personas. Unos días antes de la reunión del ejército bosnio cerca de Podrašica, Hečigoglu envió a su experimentado comandante, Mehmed bey Fidahić, con una fuerza para auxiliar a Banja Luka. Sin embargo, al darse cuenta de que con su fuerza no podía romper el cerco austriaco, según la orden de Hećimoglu, se fortificó cerca de Banja Luka para esperar al resto ejército bosnio.

Mientras tanto, los defensores de Banja Luka se enteraron por soldados austriacos capturados que las fuerzas de socorro estaban cerca. Hekimoğlu todavía estaba en la ciudad de Podrašica reuniendo fuerzas, y cuando todo estuvo listo, partió hacia Banja Luka el sábado 3 de agosto. Aunque la idea original era tomar la carretera principal, el ejército decidió pasar por zonas boscosas para no ser detectado. Pronto todas las fuerzas cruzaron hacia el lado derecho del río Vrbas y, por lo tanto, llegaron al campo de Banja Luka.

En ese momento, el ejército otomano (bosnio) contaba con alrededor de 15.000 combatientes. Llegaron a las posiciones la medianoche del 4 de agosto, y continuaron moviéndose, de modo que en la mañana ya ocupaban las posiciones apropiadas para la siguiente batalla, que se suponía no solo se decidía el destino de Banja Luka, sino también el toda Bosnia.

El comandante en jefe de las fuerzas austriacas, el príncipe Hilburgausen, tenía la intención de lanzar un asalto decisivo el 3 de agosto, pero lo abandonó cuando los informes de que en la aldea de Podrašnica se habían reunido entre 10.000 y 15.000 soldados bosnios, reagrupó su ejército para enfrentarse a los bosnios con mayor facilidad.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/batalla-de-banja-luka-1737--despliegue-de-fuerzas-1024x737.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/batalla-de-banja-luka-1737--despliegue-de-fuerzas-300x216.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/batalla-de-banja-luka-1737--despliegue-de-fuerzas-768x553.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/batalla-de-banja-luka-1737--despliegue-de-fuerzas-100x72.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/batalla-de-banja-luka-1737--despliegue-de-fuerzas.png 1328w
Batalla de Banja Luka 1737. Despliegue de fuerzas otomanas y austriacas

Los bosnios desplegaron en el ala derecha Mehmed Alí Pashá con los sipahis, Fidahic en el ala izquierda y en el centro los jenízaros flanqueados por la infantería ligera de las milicias y voluntarios de pueblos, granjeros ordinarios, artesanos, los comerciantes que se habían unido porque estaban al tanto de la supervivencia de Bosnia y de que todos los medios eran necesarios para defender a Bosnia. Los franciscanos bosnios, así como los súbditos ortodoxos, se unieron a la defensa de Bosnia.

A medio día comenzó la batalla de Banja Luka. Iniciando el ataque la caballería otomana, que ocupaba posiciones en la colina Vlach. Al mismo tiempo, los defensores de Banja Luka lanzaron un ataque en la orilla izquierda del río Vrbas, pero fueron rechazados por los soldados austriacos. Hubo una cooperación muy mala entre los oficiales austriacos, por lo que Baranyay cometió el gran error de no desplegar la infantería, lo que fue provechado por el ejército bosnio.

Hekimoğlu fue el primero en atacar en la parte central del frente, mientras que, al mismo tiempo, Fidahic atacó desde el ala izquierda a las posiciones opuestas en la derecha austriaca y se acercaron al fuerte. La caballería bosnia atacó por retaguardia a los austriacos que comenzaran a retirarse. La única resistencia fuerte fue proporcionada por la caballería austriaca y los fusileros que estaban estacionados en la parte central del frente. En el momento en que ambos ejércitos estaban empeñados en la parte central del campo de batalla, Hekimoğlu ordenó a Fidahic desde el ala derecha que atacase el ala izquierda del ejército austríaco, que atacada de frente y de flanco, huyeron a través del río Vrbas, y en la desbandada que siguió muchos soldados austriacos se ahogaron.

Fidahic en ese momento había perdido dos caballos, y estaba montando el tercero, regresando a la batalla y liderando a sus bosnios en la persecución del ejército austríaco. Se quedó sin el tercer caballo, por lo que tomó prestado un cuarto y continuó con la persecución.

Cuando los defensores de la ciudad lograron tomar el puente pontones, las tropas austriacas en la orilla izquierda del río Vrbas comenzaron a retirarse. Hildburghausen ordenó a sus tropas de reserva que reforzasen la orilla izquierda de Vrbas y, por lo tanto, ayudasen a Baranyay. 5 batallones de infantería lograron atravesar el puente y participar en el combate. En ese momento, el príncipe Hildburghausen ordenó la demolición del puente de pontones para evitar la retirada de la unidad. Consideró que este acto obligaría al ejército austríaco a luchar decisivamente contra los bosnios. Sin embargo, esto causó el efecto contrario, por lo que los austriacos comenzaron a retirarse a través de río Vrbas.

Hekimoğlu llevó a cabo cinco ataques frontales contra el ejército austriaco que se fue retirando ordenadamente hasta el anochecer, pero no pudo derrotarlos completamente. Al día siguiente, el 5 de agosto, continuó la persecución del ejército austriaco.

La búsqueda continuó en los días siguientes, de modo que el 8 de agosto la mayor parte del ejército imperial logró alcanzar el lugar de Mošići, donde estabilizaron sus filas. Después de tres días, el 12 de agosto, comenzaron y continuaron su retirada hacia Bosanska Gradiška, el príncipe Hildburghausen les reagrupó allí, continuaron la retirada el 20 de agosto a Slavonski Brod en Croacia.

El campo de Banja Luka quedó plagado por los cuerpos de los austriacos caídos. De los 1.000 muertos, 600 quedaron en el campo de Banja Luka, mientras que 400 se ahogaron en el río Vrbas. Además de los 1.000 soldados muertos, los austriacos perdieron 2 coroneles, 1 comandante, 10 capitanes, 2 tenientes y 5 tenientes. En el otro bando 600 murieron y 1.200 resultaron heridos. El botín fue cuantioso, se capturaron 15 cañones, 2.300 tiendas de campaña, 15.000 barriles de pólvora, cientos de fusiles, espadas y otras armas. Se hicieron 600 prisioneros, de los cuales 3 eran generales.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2020-01-05. Última modificacion 2021-06-29.
Valora esta entrada