Siglo XVIII Guerras Austro-Turcas (1716-91) Guerra Turco-Veneciana (1714-18). Inicio de la guerra
Guerra Turco-Veneciana (1714-18). Inicio de la guerra

Antecedentes

Tras la derrota otomana en el segundo sitio de Viena en 1.683, en la Santa Liga de Linz se reunieron la mayoría de los estados europeos (a excepción de Francia, Inglaterra y los Países Bajos) en un frente común contra los otomanos. En la resultante Gran Guerra Turca (1.684-99) el imperio Otomano sufrió una serie de derrotas como las batallas de Mohács y Zenta, y en el tratado de Karlowitz (1.699), se vio obligado a ceder la mayor parte de Hungría a la monarquía de los Habsburgo, Podolia a Polonia-Lituania, mientras Azov fue tomada por el imperio Ruso. Más al sur, la república de Venecia lanzó su propio ataque contra el imperio Otomano, buscando venganza por las conquistas sucesivas de su imperio de ultramar por los turcos, la mayoría recientemente (pérdida de Creta 1.699). Soldados venecianos, bajo el mando del capaz general Francesco Morosini (que se convirtió en dux de Venecia en 1.688), fueron capaces de amasar victorias tempranas en el conflicto al apoderarse de la isla de Cefalonia (Santa Maura) en 1.684, el Peloponeso (Morea) (1685-87) y partes de Grecia continental, a pesar de que los intentos de conquistar Calcis (Negroponte), recuperar Creta y aferrarse a Chios fracasaron. En el tratado de Karlowitz, Venecia ganó el reconocimiento de su control sobre Cefalonia y la Morea, y restauró la situación en el Egeo a su status quo, quedando solo la isla de Tinos en manos venecianas.

Los otomanos estuvieron desde el principio decididos a revertir estas pérdidas, especialmente la de Morea. Ya en 1.702, había tensiones entre los dos poderes y rumores de guerra debido a la confiscación de Venecia de un barco mercante Otomano; tropas y suministros fueron trasladados a las provincias otomanas adyacentes al veneciano reino de Morea. La posición de Venecia era débil, con sólo unos pocos miles de soldados en toda la península, plagado por problemas de suministros, disciplinarias y de moral. Sin embargo, la paz se mantuvo entre los dos poderes doce años más. En el ínterin, los otomanos iniciaron una reforma de su marina de guerra, mientras que Venecia se vio cada vez más aislada diplomáticamente de las otras potencias europeas: la Santa Liga se había fracturado después de su victoria, y la guerra de Sucesión española (1.701-14) y la Gran Guerra del Norte (1.700-21) se llevaban la atención de la mayoría de los estados europeos. Los otomanos se aprovecharon de la situación internacional favorable para arreglar sus cuentas con Rusia, causándoles a estos una dura derrota en la guerra Ruso-Turca de 1.710-11. Esta victoria animó a los dirigentes otomanos y después de la guerra Ruso-Turca y la firma del tratado de Adrianópolis en junio de 1.713, abrió el camino para un ataque a Venecia.

Un pretexto fue fácil de encontrar: la incautación de un barco Otomano llevando los tesoros del antiguo gran visir Damad Hasan pachá, así como la concesión de los venecianos de refugio a Danilo I, el príncipe-obispo de Montenegro, después de haber puesto en marcha una revuelta fracasada contra los turcos. Como resultado, el 9 de diciembre de 1.714, el imperio Otomano declaró la guerra a Venecia.

Conquista otomana de Morea (1.715)

Durante los primeros meses de 1.715, se reunió un ejército de 70.000 hombres en Macedonia bajo el mando del gran visir Silahdar Damat Ali pachá . El Gran Visir marchó hacia el sur, llegando al campamento principal en Tebas a principios de junio. Mientras tanto, la flota otomana, que sumaba 80 buques de guerra bajo Canum Hoca, había capturado las últimas posesiones venecianas en el mar Egeo, las islas de Tinos y Egina.

Los venecianos, que no tenían ningún ejército permanente y se basaban principalmente en mercenarios, sólo pudieron reunir 8.000 hombres y 42 pequeños barcos, bajo el mando del capitán general Daniel Delfín. Esta fuerza no sólo era insuficiente para enfrentar al ejército otomano en el campo, sino también inadecuada para proteger las muchas fortificaciones que habían construido o mejorado en los últimos decenios. Además, a la población griega local le disgustaba su dominio, algo que Damad Ali explotó con eficacia, asegurando que sus tropas respeten su seguridad y propiedad.

Así pudo contar con la buena voluntad de los griegos que presentaron a sus tropas disposiciones amplias, mientras que los venecianos, que esperaban reclutar una milicia entre la población nativa, quedaron aislados en sus fortalezas.

El 25 de junio, el ejército otomano cruzó el istmo de Corinto y entró en el Peloponeso. La ciudadela de Acrocorinto, que controlaba el paso a la península, se rindió después de un breve asedio, en términos de paso seguro para la guarnición y los civiles. Sin embargo, algunos jenízaros, ávidos de botín, desobedecieron las órdenes de Damat Ali y entraron en la ciudadela. Una gran parte de la guarnición, incluyendo el gobernador Giacomo Minoto y la mayoría de los civiles fueron masacrados o vendidos como esclavos. Solo 180 venecianos fueron salvados y transportados a Corfú. Estos acontecimientos trágicos más tarde inspiraron el poema de lord Byron “El sitio de Corinto”.

Después de Corinto, los otomanos avanzaron contra Nauplia (Napoli di Romagna), la base principal del poder veneciano en la Morea. Nauplia estaba bien protegida por varias fortalezas y tenía una guarnición de dos mil hombres. Sin embargo, el 20 de julio, después de sólo nueve días de asedio, los otomanos explotaron una mina bajo los bastiones de Palamidi y asaltaron con éxito la fortaleza. Los defensores entraron en pánico y se retiraron, lo que llevó a un hundimiento general de la defensa.

Los otomanos luego avanzaron hacia el sudoeste, donde los fuertes de Navarino y Koroni fueron abandonados por los venecianos, que reunieron sus fuerzas restantes en Metone (Modon). Sin embargo, se le negó el apoyo efectivo del mar por la renuencia de Delfín de poner en peligro su flota mediante la participación de la armada otomana, la fortaleza capituló. Los restantes bastiones venecianos, incluyendo los últimos puestos que quedaban en Creta (Spinalonga y Souda), asimismo capitularon a cambio de partida segura. Después de cien días, todo el Peloponeso había sido retomado por los otomanos.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/guerra-turco-veneciana-1714-18--mapa.png 995w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/guerra-turco-veneciana-1714-18--mapa-300x151.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/guerra-turco-veneciana-1714-18--mapa-768x387.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/guerra-turco-veneciana-1714-18--mapa-100x50.png 100w
Guerra Turco-Veneciana (1714-18). Mapa

Asedio de Corfú

La flota turca, bajo el kapudan pashá (almirante en jefe), Canum Hoca o Can Hodja Mehmet pashà, se apoderó de las últimas posiciones de Venecia en el mar Egeo, las islas de Tinos y Aegina. El almirante tenía una cuenta pendiente con los venecianos: había sido tomado prisionero por las galeras durante el conflicto anterior, fue condenado a remar durante 7 años en las galeras de la Serenissima (más tarde redimida con 100 ducados de oro). Habían abandonado el estrecho de Dardanelos en mayo de 1.716 y se dirigieron hacia Morea y hacia la costa oeste. Mientras tanto, el comandante veneciano Andrea Cornaro había navegado hacia el sur desde Corfú a Sapienza con su flota de navegación, dejando atrás la flota de galeras, bajo Andrea Pisani. Cuando los turcos se acercaron, se retiró hacia el norte a Zante (Zakynthos ), donde fue recibido por Pisani y las galeras. Después de buscar a los turcos, el 27 de junio se dio cuenta de que habían navegado más allá hacia el mar, y se dirigió de regreso a Corfú, navegando por el lado occidental de la isla para utilizar la entrada norte del Canal de Corfú. Pisani ya estaba en la bahía con 2 galeazas y 13 galeras. Si Corfú cayera en manos otomanas, su flota podría amenazar directamente no solo a Venecia, sino también a todos los estados de la península, incluida la ciudad de Roma, por lo que los venecianos pidieron ayuda al papa Clemente XI, quien pidió ayuda a las potencias cristianas, solamente respondió Felipe V de España y la Orden de Malta.

La flota turca ya había rodeado la isla y estaba anclada en el canal norte, entre la isla y el continente. Pisani retiró sus embarcaciones bajo el amparo de los cañones de la fortaleza, y más tarde, el 5 de julio, retiró sus embarcaciones a través del canal del sur. El 8 de julio, los turcos comenzaron a desembarcar tropas del continente a través del norte de la isla. Mientras tanto, Cornaro llegó a Otranto en el sur de Italia el 7 de julio, donde se enteró de la presencia turca en Corfú. Cruzó la costa albanesa con sus 27 barcos y navegó hacia el sur, navegando por el canal norte y atacando a la flota turca, que estaba anclada fuera de la ciudad, a las 13,00 horas del 8 de julio.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/batalla-de-corfu-8-de-julio-de-1716--plano-de-la-batalla-1-1024x656.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/batalla-de-corfu-8-de-julio-de-1716--plano-de-la-batalla-1-300x192.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/batalla-de-corfu-8-de-julio-de-1716--plano-de-la-batalla-1-768x492.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/batalla-de-corfu-8-de-julio-de-1716--plano-de-la-batalla-1-100x64.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/batalla-de-corfu-8-de-julio-de-1716--plano-de-la-batalla-1.png 1401w
Batalla de Corfú (8 de julio de 1716). Plano de la batalla

Los turcos tenían unos 62 barcos en total, de los cuales unos 50 eran buques de guerra propios. Estos incluían un buque de 96 cañones, 12 de hasta 84 cañones y 10 barcos africanos de 50 cañones. El resto tenía 54 cañones. Los barcos africanos se quedaron donde estaban, cerca de la isla, pero los turcos anclaron y navegaron hacia el norte, Canum Hoca en la vanguardia que atacaba la vanguardia veneciana, debajo el mando de Cornaro, y luego en la retaguardia, debajo de Flangini. Cornaro se giró para ayudar, luego los venecianos se giraron para mantenerse a la vanguardia del viento e intentaron lanzar un brulote que falló cuando las galeras turcas remolcaron sus barcos de vela fuera de acción. La acción duró entre las 14,30 horas y las 19,00 horas cuando la oscuridad se acercaba y la falta de viento detuvo la batalla. La flota veneciana navegó hacia el sur y ancló en una línea justo al norte de la ciudad, con los turcos ligeramente al norte. No se perdieron naves en ambos bandos. Las bajas venecianas fueron 116 muertos y 250 heridas.

Tras la batalla, los otomanos continuaron con el desembarco, poniendo en tierra un ejército de 30.000 infantes, 3.000 jinetes y 3.000 jenízaros avanzaron hacia la ciudad de Corfú. El 10 de julio, los turcos volvieron a desembarcar tropas en la isla, y durante las siguientes 6 semanas ambas flotas se mantuvieron inactivas en gran parte incluso mientras la batalla continuaba en tierra entre los turcos y las tropas que protegían la ciudad. Pisani navegó por la costa oeste de la isla y regresó con un nuevo navío de 80 cañones el Leone Trionfante, dos naves con 1.500 soldados de refuerzo para la guarnición y un barco de carga que contenía alimentos.

La ciudad de Corfú, la capital de la isla, que tenía una población de 50.000 habitantes, estaba poderosamente fortificada. Los otomanos ya lo han sitiado dos veces sin éxito. En la isla, las primeras luchas tienen lugar por la posesión del monte Abramo y el monte San Salvatore, que dominan la capital. El 19 de julio, los puestos avanzados venecianos que eran los fuertes periféricos de Mantouki, Garitsa, Avrami y del Salvador, fueron conquistados por los otomanos, comenzando el asedio. La defensa estaba encabezada por el conde Johann Matthias von der Schulenburg, que tenía aproximadamente 5.300 hombres de la guarnición y los 1.500 de refuerzo bajo su mando, y recibía suministros de la flota veneciana y maltesa. Era un veterano de de todas las guerras que han tenido lugar en Europa en las últimas cuatro décadas. Proveniente de una antigua familia prusiana, había luchado contra los turcos en Hungría. Después de luchar contra los suecos, se alió con el príncipe Eugenio de Savoya-Soissons durante sus victorias sobre los franceses en las batallas de Audenanrde y Malplaquet.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/asedio-otomano-de-corfu-julio-agosto-de-1716--vista-de-las-fortificaciones-1024x452.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/asedio-otomano-de-corfu-julio-agosto-de-1716--vista-de-las-fortificaciones-300x132.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/asedio-otomano-de-corfu-julio-agosto-de-1716--vista-de-las-fortificaciones-768x339.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/asedio-otomano-de-corfu-julio-agosto-de-1716--vista-de-las-fortificaciones-100x44.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/asedio-otomano-de-corfu-julio-agosto-de-1716--vista-de-las-fortificaciones.png 1172w
Asedio otomano de Corfu (julio-agosto de 1716). Vista de las fortificaciones

Felipe V, respondió a la llamada del papa y envió una una escuadra de seis navíos: el Real Mari (60), el Príncipe de Asturias (70), el San Fernando (60), el Perla (44), el Volante (44), y el Juno (38) mandados por Esteban Mary, y una escuadra de 5 galeras (Capitana, Concepción, San José, San Genaro y San Felipe) al mando de Baltasar de Guevara, que partió inmediatamente.

El 21 de julio llegaron los refuerzos malteses de 4 navíos, 5 galeras y 2 naves pequeñas, y el 31 de julio 4 galeras papales, 5 españolas, 3 toscanas y 2 genovesas. El 31 de julio llegaron 4 navíos contratados por el Papa. Hubo algunos intentos de atacar, pero esto no se llevó a cabo en gran parte debido a la falta de viento.

Los turcos construyeron las trincheras de aproximación y paralelas, y el día 8 de agosto, tras 20 días de asedio lanzaron un asalto general, bajo el sonido de tambores y trompetas para intimidar a los sitiados. Lograron superar las fortificaciones exteriores y llegar a las puertas de la ciudad, escalando las murallas con escaleras, siendo rechazados varios asaltos, tras 6 horas de lucha, Schulenburg lanzó un contraataque con 600 hombres que cogiendo a los atacantes de flanco, los atacantes entraron en pánico y abandonaron las posiciones conquistadas, dejando 3.000 muertos y 20 colores (banderas). Las galeras apoyaron el contraataque.

Al día siguiente 9 de agosto se produjo una tormenta que inundó las trincheras otomanas y ocasionó daños en la flota, y ese mismo día los otomanos empezaron a embarcar la caballería. Los defensores atribuyeron la tormenta a la intervención del patrón de Corfú, San Espiridón. Al día siguiente llegó la flota española del marqués de Mari, y los sitiadores levantaron el cerco el 11 de agosto y las últimas fuerzas otomanas se retiraron el 20 de agosto.

Quizás la autentica razón del levantamiento del asedio fuera que el 5 de agosto, el príncipe Eugenio de Saboya general del ejército imperial, había deshecho a los turcos en la batalla de Petrovaradin, en Serbia.

Los turcos abandonaron 56 cañones, 8 morteros, las tiendas, los hospitales, las provisiones, mas la perspectiva de una campaña victoriosa.

La campaña continuó gracias a los numerosos refuerzos que Venecia ha logrado enviar, y la flota veneciana logró algunos éxitos en algunas batallas navales. En 1.717, Schulenburg reconquistó Preveza y Vonitsa en la costa de Epirota y en 1.718 también asedió Dulcinio, durante el mismo llegó la orden de suspender las operaciones militares, ya que Austria sin el consentimiento de Venecia había firmado la paz de Passarowitz.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2020-01-04. Última modificacion 2021-06-29.
Valora esta entrada