Edad Antigua Los sasánidas Sapor I (241-272)

Cargando anuncio...

Campaña de Gordiano III contra Sapor I

Campaña de Gordiano III contra Sapor I, 241-244. Autor Roger M. Kean

Campaña de Gordiano III contra Sapor I, 241-244. Autor Roger M. Kean

Los romanos, bajo el mando de Cayo Furio Sabino Timesiteo y la presencia del emperador Gordiano III, entre estas fuerzas se encontraba un gran contingente de godos, consiguieron una gran victoria en la batalla de Resaina entre Carrae (Carras) y Nísibis, se sabe muy poco de esta batalla, excepto que la caballería persa fue frenada por el uso de abrojos escondidos en la arena que hirieron a sus caballos y permitió a los legionarios romanos atacar fácilmente a los persas desmontados. El resultado fue una victoria romana, y el avance romano en territorio persa, consiguiendo recapturar las ciudades perdidas (excepto Hatra). Después de expulsar a los persas de la zona romana, el ejército cruzó el Eúfrates y marchó siguiendo el curso del río en dirección a Ctesifonte.

Batalla de Resaina 243.Las fuerzas del emperador romano Gordiano III derrotan a las fuerzas sasánidas de Sapor I. Legionarios de la legión II Trajana se enfrentan a catafractas sasánidas se puede ver los abrojos utilizados. Autor de Angus McBride 

Batalla de Resaina 243.Las fuerzas del emperador romano Gordiano III derrotan a las fuerzas sasánidas de Sapor I. Legionarios de la legión II Trajana se enfrentan a catafractas sasánidas se puede ver los abrojos utilizados. Autor de Angus McBride

En algún momento de la marcha Timesiteo murió de enfermedad, lo que supuso un duro golpe para la campaña romana. El avance romano continuó, entablándose batalla con Sapor en Misiche (actual Faluya, Irak) en el año 244, la batalla de Misiche se menciona solamente en una inscripción persa en Naqsh-e Rustam, donde las victorias de Ardashir y de Sapor fueron inscritas.La inscripción también señala que las “naciones góticas y germanas” lucharon junto a los romanos. Al parecer fue herido el propio Gordiano III, y ambas fuerzas sufrieron numerosas pérdidas y ambos contendientes reclamaron la victoria.

a contra godo. Un contingente godo fue llevado a Persia por Gordiano III y participaron en la batalla de Misiche 244

Sasánida contra godo. Un contingente godo fue llevado a Persia por Gordiano III y participaron en la batalla de Misiche 244

El emperador Gordiano III murió poco después de la batalla en Circesium según fuentes romanas, (no se sabe si asesinado por Filipo el Árabe o de resultas de las heridas). Sapor elevó una torre y en sus muros dejó inscrita su versión de la guerra; esta torre, hoy conocida como Kaaba-i Zardusht, la “Cava de Zoroastro”, es la más antigua de las grandes inscripciones sasánidas. Sapor I no sólo elevó esta torre como recuerdo de su victoria. También edificó una ciudad sobre el lugar de la batalla, Peroz Sapor, la “Victoria de Sapor”. Y en los desfiladeros cercanos a su nueva capital, Bi-Shapur, la “Excelencia de Sapor”, mandó esculpir un bajorrelieve en el que aparecía montado a caballo y arrollando a Gordiano III, mientras que un apocado Filipo el Árabe le imploraba la paz y le ofrecía un tributo.

Filipo el Árabe humillándose delante de Sapor I. Relieve de Naqsh- e Rostam

Filipo el Árabe humillándose delante de Sapor I. Relieve de Naqsh- e Rostam

Campaña de Filipo el Árabe contra Sapor I

Los soldados romanos nombraron emperador al prefecto del pretorio Marco Julio Filipo (244-249), conocido por los historiadores como Filipo el Árabe. Éste entabló inmediatas negociaciones con Sapor, firmando un tratado de paz, que según las fuentes romanas, fue deshonroso, pues suponía ceder la influencia en Armenia a los sasánidas. Además parece ser que los romanos tuvieron que pagar 500.000 denarios para asegurarse una vuelta segura de los remanentes del ejército. Dado que Armenia no era en realidad territorio romano, no parece que hubiera importantes cambios en las fronteras tradicionales entre ambos imperios.

Por lo que respecta a Sapor quedó satisfecho de haber conseguido resistir al Imperio Romano y haberle arrancado un tratado favorable. El consiguiente aumento de su prestigio le permitía consolidar su dominio sobre los diversos pueblos que componían su imperio.

Sapor no se contentó con este triunfo tan humillante para Roma, pues sabía que la clave de la seguridad de su reino era Armenia y se dispuso a controlarla directamente.

En torno al año 252, Sapor logró que sus agentes en Armenia lograran asesinar al rey armenio, Cosroes el Arsácida. El sucesor del rey asesinado, Tiridates, no debía de estar muy seguro en su reino, pues prefirió abandonarlo y huir a Roma en busca de protección. La encontró y con ello comenzó la segunda guerra romana de SaporI.

Campaña contra Valeriano I (252 – 282)

Entre los años 251-253 en los que el emperador Decio muere en combate con las bárbaros y sus sucesores Galo y Emiliano son asesinados, Sapor intentó aprovecharse de la inestabilidad romana golpeando con fuerza sus provincias orientales. En 253 lanzó un ataque contra la Mesopotamia romana y es probable que lograra traspasar el limes romano y saquear parte de Siria, Cilicia y Capadocia, pues al-Tabari señala que Shapur I, en 253, en el undécimo año de su reinado, atacó Siria, Cilicia y Capadocia, haciéndose en ellas con un gran botín y derrotando a las tropas provinciales romanas.

Probablemente en el 252 o 253 Sapor atacó Siria, y derrotó al ejército romano en Mesopotamia en la batalla de Barbalissos (según fuentes persas, el ejército romano era de 70.000 hombres, pereciendo la mayoría, el ejército romano en aquella época era de 350.000 en total), no se sabe que ocurrió en esa batalla, pero posiblemente los romanos fueron sorprendidos en campo abierto y masacrados por los catafractas y los arqueros montados.

Sapor I en la batalla de Barbalissos siglo III:B1 el rey de reyes o shahanshah Sapor I; B2 savarán del oeste, lleva cota de malla y pantalones acolchados, en caballo esta cubiero completamente; B3 guerrero khusan lleva turbante, acolchado y y espada corte, no lleva ni barba ni bigote. Autor Angus McBride.

Sapor I en la batalla de Barbalissos siglo III:B1 el rey de reyes o shahanshah Sapor I; B2 savarán del oeste, lleva cota de malla y pantalones acolchados, en caballo esta cubiero completamente; B3 guerrero khusan lleva turbante, acolchado y y espada corte, no lleva ni barba ni bigote. Autor Angus McBride.

Posteriormente cruzó el río Eúfrates y destruyó Dura Europos, tras lo cual marchó contra Antioquía, que era la tercera ciudad del Imperio Romano, la cercó y la consiguió tomar tras construir un imponente aparato de sitio: torres móviles, catapultas, ballistas y, sobre todo, un impresionante ariete que batió las grandes murallas haciendo una brecha. La gran ciudad fue saqueada y buena parte de su población deportada a Persia; tras ello, se hizo con la mayor parte de Siria, Capadocia y Cilicia. Al dispersar su ejército, los persas sufrieron algún revés local a manos de milicias de la zona, pero en cualquier caso no tenían intención de absorber Siria y se retiraron tras acumular botín y prisioneros.

Asedio de Dura Europos (252 -257)

La pequeña ciudad fortificada de Dura Europos era un puesto avanzado romano en la provincia de Siria próximo al Éufrates y rodeada por el desierto.  Dura sería una más de las ciudades tomadas y saqueadas por los persas en el del 252/3. Los romanos volvieron a ocuparla y procedieron a reconstruir en la medida de lo posible sus defensas.

En torno al 256 o 257, los persas se volvieron a presentarse ante Dura. Los hallazgos arqueológicos permiten reconstruir en parte el proceso de asedio, aunque por desgracia se desconoce el orden de los hechos.

Hay una gran acumulación de puntas de flecha en la zona de la puerta principal. Lo que podría indicar un intento de asaltar la fortaleza antes de proceder con un asedio el asedio.

Los zapadores persas cavaron varias minas para tratar de derribar secciones de la muralla e incluso hay algunas bastante anchas, que penetran en la fortaleza, que podrían haber servido para introducir soldados. Los romanos respondieron con sus propias contraminas. Además habían apuntalado las murallas con terraplenes de tierra de modo que un hundimiento parcial no provocara una gran brecha.

Los romanos, a su vez, comenzaron trabajos de contraminado a marchas forzadas para evitar el plan persa. El trabajo de los romanos estuvo apunto de dar sus frutos. Localizaron la galería persa ya sólo quedaba derribar un fino muro para conectar con la galería persa, asaltarla e inutilizarla. Los legionarios estaban armados y preparados para entrar. Pero de alguna manera los persas se debieron dar cuenta de ello, colocaron un caldero con azufre, al que prendieron fuego, y abandonaron la galería. Cuando los romanos consiguieron entrar se asfixiaron. Se especula que los persas pudieron valerse de fuelles para mandar el gas a la posición romana, aunque también es posible que éste se extendiera de forma natural por la galería.Los persas consiguieron tomar la ciudad igualmente

Asedio de Dura-Europos (256/7) por las tropas sasánidas de Sapor I. Los sasánidas excavaron una mina para socavar los muros, a lo que los romanos respondieron con una contramina, pero los primeros utilizaron una mezcla de azufre y resina como arma química, que mató a una veintena de soldados romanos en la angosta galería. Autor Adam Hook.

Asedio de Dura-Europos (256/7) por las tropas sasánidas de Sapor I. Los sasánidas excavaron una mina para socavar los muros, a lo que los romanos respondieron con una contramina, pero los primeros utilizaron una mezcla de azufre y resina como arma química, que mató a una veintena de soldados romanos en la angosta galería. Autor Adam Hook.

También existen restos de una rampa de asedio, no se sabe si llegaron a completarla.

No se sabe que método acabo funcionando y si hubo un asalto o una capitulación romana. Los sasánidas abandonaron Dura poco después de tomarla y los romanos no la volvieron a ocupar. La ciudad estaba demasiado aislada tanto para unos como para otros.

Batalla de Edesa (260)

El emperador Valeriano I había sido un distinguido senador antes de acceder al trono en el 253. Tras poner algo de orden en el Imperio y dejar a su hijo Galieno, a cargo de los asuntos de Occidente, marchó a tratar de arreglar los problemas en Oriente. Se estableció en Antioquía (Siria) en el 255/6 restableciendo el control romano de la zona, sofocando rebeliones y luchando contra tropas persas de segunda línea. Una incursión de los godos en Asia Menor y una epidemia le restó margen de maniobra temporalmente. Por su parte Sapor permanecía con su ejército principal en su territorio a la expectativa de los acontecimientos.

El emperador Valeriano reunió todos los hombres que pudo que sería unos 70.000 efectivos y se dispuso a marchar contra el ejército sasánida en el 260. Parece que la iniciativa correspondió a Sapor dirigiéndose a asediar las ciudades de Edesa y Carrhae. Valeriano salió a su encuentro (es posible que su ejército estuviera todavía disminuido por las plagas) y se dirigió hacia la llanura entre Carrhae y Edesa, una zona donde la caballería sasánida podía desplegar todo su potencial.

No se dispone de fuentes para saber exactamente lo ocurrido. Las fuentes persas dicen “En la tercera campaña, cuando atacamos y sitiamos Carrhae y Edesa, marchó contra nosotros el emperador Valeriano, e iba con él una fuerza militar de 70.000 hombres. Y del otro lado de Carrae y de Edesa tuvo lugar una gran batalla entre el emperador Valeriano y nosotros, y cogimos cautivo con nuestras propias manos al emperador Valeriano y a los demás, los prefectos del pretorio y senadores y oficiales, todos los que eran jefes de aquel ejército, a todos capturamos con las manos y los deportamos a Persis“.

Los romanos por su parte dijeron que el emperador Valeriano no quería dar batalla y fue capturado por los traicioneros persas mientras acudía a negociar una tregua. El caso es que o bien por los combates o bien por las plagas, el ejército romano del frente oriental había prácticamente desaparecido, estallando por los aires el sistema defensivo romano.

Quizás 30.000 romanos quedaron muertos sobre el campo y otros 30.000 fueron hechos prisioneros y enviados a Mesopotamia, Kuzistán y Persia para trabajar como esclavos al servicio del Rey de reyes. El propio Valeriano fue hecho prisionero y, según relata Lactancio, durante años sirvió de escabel para Shapur cada vez que éste deseaba montar a caballo. El emperador romano, que solía pasar la mayor parte del tiempo en una jaula en la que era exhibido, acabó siendo desollado y su piel, rellena con paja, adornó la puerta de la residencia de Sapor.

Para los romanos Edesa fue todo un “shock“. Era la primera vez que enemigos externos capturaban a un emperador. Además también fue capturado un prefecto del pretorio y varios senadores.

Según la leyenda Sapor se dedicó a humillar a Valeriano, usándole como escabel para montar a caballo y finalmente arrancándole la piel como trofeo unos años después, tras su muerte. Las fuentes persas en cambio hablan de Valeriano como de un hombre de buen carácter que fue tratado honorablemente, muriendo por el paso del tiempo. En cuanto al conjunto de prisioneros romanos obtenidos, los persas valoraban mucho sus habilidades poniendo a muchos a realizar obras de ingeniería (por ejemplo presas) y también obras decorativas como mosaicos.

Batalla de Edesa 260, el emperador romano Valeriano rindiéndose a Sapor I: 1 el Shahansha Sapor I en traje de ceremonia; 2 el emperador romano Valeriano; 3 Senador romano; 4 Savarán de la familia Suren con gorro ceremonial; 5 mujer guerrera Sardar, lleva un yelmo tipo Dura Europos. Autor Angus McBride

Batalla de Edesa 260, el emperador romano Valeriano rindiéndose a Sapor I: 1 el Shahansha Sapor I en traje de ceremonia; 2 el emperador romano Valeriano; 3 Senador romano; 4 Savarán de la familia Suren con gorro ceremonial; 5 mujer guerrera Sardar, lleva un yelmo tipo Dura Europos. Autor Angus McBride

Sapor I no permaneció inactivo tras su gran victoria sobre Valeriano, sino que sus tropas se extendieron por el Oriente Romano. Antioquía fue saqueada de nuevo y con ella muchas otras ciudades de Siria, Cilicia, Capadocia, Galatia, Paflagonia, Psidia, Licaonia, Panfilia y Ponto. Por su parte, Armenia pasó a estar bajo control sasánida y puesta bajo el gobierno de un hijo de Sapor I. También la Iberia Caucásica (actual Georgia) así como la Albania Caucásica (actual Azerbaiján) y el reino de Gelun, en las montañas que bordean las riberas suroccidentales del mar Caspio, quedaron sometidos a Sapor I, que de esta manera llevó los límites de su poder hasta el Cáucaso y las orillas orientales del mar Negro.

Campaña de Sapor I y expansión del reino de Palmira. Autor Roger M. Kean

Campaña de Sapor I y expansión del reino de Palmira. Autor Roger M. Kean

Campaña contra Odenato (261-271)

Lucio Septimio Odenato gobernador de Palmira permaneció fiel a Galieno. Era un importante aristócrata de la semi-independiente ciudad de Palmira. Esta ciudad era muy prospera gracias al comercio y el control del paso de caravanas, teniendo su propia fuerza militar que se encargaba de proteger las rutas de caravanas. El ejército palmirano disponía de su propia caballería catafracta al estilo oriental, pudiendo enfrentarse de igual a igual con los sasánidas, pero sus efectivos eran mucho menores.

Odenato consiguió un primer éxito inicial derrotando una columna sasánida en Siria que volvía a casa cargada de botín y prisioneros. Recibió de Galieno el título de “Dux Romanorum” y en el 262 realiza una exitosa incursión en Mesopotamia, acercándose a las puertas de la capital sasánida Ctesifonte.

Saqueo del harén de Sapor en el 261: 1 y 2 soldados romanos cilicios o de la flota de Alejandría; 2 oficial de la legión IIII Escítica; 3 concubina. Autor Angus McBride

Saqueo del harén de Sapor en el 261: 1 y 2 soldados romanos cilicios o de la flota de Alejandría; 2 oficial de la legión IIII Escítica; 3 concubina. Autor Angus McBride

Tras limpiar para Galieno el Oriente de fuerzas rebeldes, reunió en el 265 o 266 un potente ejército compuesto de romanos, palmiranos y tribus del desierto. Procedió a invadir Mesopotamia y derrotó contundentemente a Sapor, recuperó Carrhae y Nisibis y avanzó hacia Ctesifonte con la intención de salvar a Valeriano. Puso sitio a Ctesifonte pero los persas lograron al final reunir un ejército de socorro con los refuerzos mandados por los diversos sátrapas y Odenato renunció a proseguir el asedio al empeorar su posición.

A pesar de no conseguir todos sus objetivos Odenato había conseguido valiosas victorias y restablecido la situación en Oriente. Un agradecido Galieno le nombró corrector totius orientis cediéndole a efectos prácticos el gobierno de la frontera oriental.

Campaña contra Aureliano (272-275)

En el 268, Galieno fue asesinado y subió al trono de Claudio II el Gótico, el primero de los emperadores ilirios o emperadores soldados. Cuando Claudio II subió al trono, sólo controlaba Italia, África, las islas del Mediterráneo central y una parte de las provincias danubianas. El resto, Galia, Britania, las Germanias, Hispania, Oriente, Egipto y el norte de los Balcanes, y de Retia y Nórica, estaba en manos, o bien de usurpadores, o bien de los numerosos pueblos bárbaros que habían penetrado en el imperio. La economía y el orden social del Imperio habían sufrido también cuantiosos daños y el antiguo ejército legado por Septimio Severo, etaba duramente quebrantado por sus continuas derrotas ante persas, godos, francos, hérulos, sajones y alamanes.

La actividad y brío militar de Claudio II, quien recogió los frutos de las incipientes reformas puestas en marcha por el asesinado Galieno, pusieron las primeras piedras del nuevo edificio imperial de la Roma tardía. Aureliano, que sucedió a Claudio II tras la muerte de éste, se mostró como gran innovador y excelente militar.

En el año 272, el emperador Aureliano dirigió su atención a las provincias orientales del Imperio, gobernadas por el denominado Imperio de Palmira, en aquel tiempo estaba gobernado por la reina Septimia Zenobia, viuda de Ordonato. Ésta había construido su propio imperio, llegando a controlar desde Egipto hasta Asia Menor, abarcando Siria-Palestina, Egipto y amplios territorios en Asia Menor, en nombre de su hijo Vabalato primero trató de forzar a Roma a concederle a su hijo los mismos poderes que había ostentado su padre y finalmente acabó rompiendo abiertamente con el emperador.

Zenobia pidió ayuda a los persas gobernados por Bharam I (273-276) pero no parece que recibiera ayuda efectiva más allá de promesas sin concretar. Además Aureliano incitó a las tribus caucásicas a atacar a los sasánidas y decidió invadir las provincias orientales en cuanto se sintió lo suficientemente fuerte para hacerlo, empezó la campaña palmirana.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2014-07-01. Última modificacion 2017-02-02.