Edad Antigua Origenes del caballo Parahippus
Parahippus

Época del Mioceno (23 al 7,2)

Al acabarse la época del Oligoceno, finalizó el periodo Paléogeno y comenzó el periodo Neógeno (23 al 2,5) que se dividió en dos épocas: el Mioceno (23 al 7,2) y el Plioceno (7,3 al 2,5).

El nombre de Mioceno procede del griego μείων (meiōn, “menos”) y καινός (kainos, “nuevo”), el significado “menos nuevo” alude a que presenta un 18% menos de invertebrados marinos modernos que el Plioceno. Los mamíferos y las aves estaban bien establecidos.

En este período continuó la elevación de cordilleras como los Pirineos, los Alpes y el Himalaya. La erosión favorecida por estas orogénesis originó sedimentos y depósitos de petróleo en zonas que eran cuencas marinas de poca profundidad.

Clima del Mioceno

A principio del Mioceno, el clima se hizo más cálido después del gran enfriamiento del Oligoceno en el que se produjo la formación de la Corriente Circumpolar Antártica y la glaciación de la Antártica. Conforme transcurría el período, la tendencia fue hacia una creciente aridez causada principalmente por el enfriamiento global que redujo la capacidad de la atmósfera para absorber humedad. La elevación de África oriental en el Mioceno superior fue en parte responsable de la disminución de las selvas tropicales en la región. Australia se hizo más seca, ya que entró en una zona de baja precipitación en el Mioceno Tardío.

En la Antártida oriental había algunos glaciares durante el Mioceno temprano (hace 23-15 millones de años), pero hace alrededor de 15 millones de años la capa de hielo del hemisferio sur comenzó a crecer, produciéndose una reglaciación de la Antártica, tendencia que continuó hasta alcanzar su extensión actual. Durante este largo episodio frío se produce la denominada extinción del Mioceno medio.

Se cree que esta era de extinción fue causada por un periodo relativamente continuo de enfriamiento, el cual resultó en el crecimiento de los volúmenes de capas de hielo a nivel mundial y el restablecimiento de la capa de hielo de la Antártida oriental.

Flora del Mioceno

Los cambios climáticos ejercieron una influencia profunda sobre las biotas terrestres. El mejor indicador de los cambios climáticos son los cambios evolutivos y de distribución geográfica de las angiospermas. La gran abundancia de plantas herbáceas en este período permitiría llamarlo Edad de las Hierbas.

El enfriamiento del clima y unas condiciones más secas, ocasionaron la regresión de los bosques y la presencia de plantas herbáceas que prefieren los hábitats abiertos y pueden resistir bajas precipitaciones.

Las plantas debieron adaptarse también a esos cambios, comenzaron a dominar las plantas de tipo herbáceas y otras también de pequeño tamaño y resistentes a largos períodos de sequía, como los chaparrales. Así mismo, durante esta época prosperaron las angiospermas, que son plantas con semilla cubierta.

Las plantas herbáceas son plantas cuyos tallos no son leñosos, sino flexibles y de color verde. Sus hojas también son verdes. Generalmente son de pequeño tamaño y algunas alcanzan una altura mediana. Si presentan flores, se encuentran en posición terminal, generalmente en grupos o racimos. Son plantas muy versátiles, ya que pueden adaptarse a las condiciones ambientales, a pesar de que sean hostiles. En lo referente al tiempo de vida, el de ellas es de un año, aunque por supuesto, existen excepciones.

El chaparral es un tipo de bioma en el que se encuentra un tipo particular de vegetación conocida como chaparros. Estos son arbustos de tallo leñoso que son capaces de sobrevivir a condiciones ambientales extremas. Así mismo, en los chaparrales también hay otros tipos de plantas, como por ejemplo cactus y matorrales.

Fauna del Mioceno

El grupo dominante durante la época del Mioceno fueron los mamíferos, los cuales se diversificaron en gran medida. Desde mamíferos pequeños como el grupo de los roedores, hasta mamíferos de gran tamaño como algunos marinos.

El grupo de las aves también experimentó una gran ampliación, pudiéndose encontrar fósiles de ejemplares en todo el planeta. Algunos ejemplares de gran tamaño que alcanzaron un gran desarrollo durante el Mioceno.

El Andalgalornis habitó principalmente en el continente sudamericano. Podía llegar a medir hasta 1,5 metros. Anatómicamente, su característica más fuerte eran sus patas, las cuales le permitían desplazarse con gran rapidez. Así mismo tenía un pico bastante resistente con el que podía capturar de manera eficaz a sus presas.

El Kelenken formaba parte de las llamadas “aves del terror” que habitaron durante el Mioceno. Se estima que podía medir hasta 4 metros y tener un peso aproximado de 400 Kg. Su pico tenía una longitud promedio de 55 cm. Contaba con unas extremidades fuertes que le permitían perseguir y capturar a sus presas.

En el Mioceno hubo también una gran gama de reptiles sobre todo en tortugas y cocodrilos. El Stupendemys era una tortuga de agua dulce de Suramérica, la más grande conocía. Medía aproximadamente 2 metros de largo. Era carnívora, siendo sus presas predilectas los anfibios y peces.

El Purussaurus era un gran cocodrilo de gran tamaño (hasta 15 metros de longitud), podía pesar incluso varias toneladas. Su cuerpo se encontraba recubierto con una especie de coraza que era impenetrable. Era carnívoro, con dientes de más de 20 cm de largo, ideales para capturar a sus presas y no perderlas. Su hábitat era principalmente acuático, ya que por su gran tamaño, para desplazarse en la tierra era bastante lento.

Criaturas consideradas menores experimentaron un gran éxito: paseriformes, ranas, ratas, ratones, serpientes, etc.
Las familias de rinocerontes y caballos disminuyeron después del Mioceno medio en una continuación del decaimiento general de los ungulados de dedos impares. Los caballos desaparecieron salvo en Norteamérica.

Mientras tanto, los cérvidos y bóvidos se diversificaron, aunque el número de especies de estas familias ha disminuido desde entonces.

De forma similar, muchos tipos de proboscidios, incluidos los que tenían largas trompas, experimentaron un gran éxito durante el intervalo Mioceno-Plioceno, para luego declinar posteriormente (actualmente solo existen tres especies). Destaca el Gomphotherium de 3 metros que habitó principalmente los territorios de Eurasia, el Zygolophodon que tenía 3,5 metros de altura y el Platybelodon que tenía 4 colmillos.

Las familias de carnívoros aumentaron, destacando los cánidos, felinos y úrsidos. Entre los cánidos destacan el Megistotherium medía 4,5 metros de largo, 1,8 de alto y pesaba una tonelada. La Dinocrocuta era como una enorme hiena. El Epicyon que significa más que perro, medía 2 metros de largo y 1 de alto.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/fauna-del-periodo-mioceno-medio-1024x461.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/fauna-del-periodo-mioceno-medio-300x135.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/fauna-del-periodo-mioceno-medio-768x346.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/fauna-del-periodo-mioceno-medio-1536x692.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/fauna-del-periodo-mioceno-medio-100x45.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/fauna-del-periodo-mioceno-medio.png 2040w
Fauna del periodo Mioceno Medio. Se aprecia una manada de caballos Merychippus junto con otros animales. Autor Hay H. Matternes

Entre los felinos se encuentran los Dientes de Sable entre los que se encuentra el Metailurus (15 al 8), el Machairodus (15 al 2), y el Paramachairodus (15 al 9).

Entre los úrsidos que se pueden denominar osos-perro tenemos al Magericyon anceps que vivió en España hace unos 9 millones de años. El Amphicyon ingens que tenía una altura de 2 metros y pesaba 200 kilos, emigró desde China y Mongolia y cruzo el estrecho de Bering que se formó cuando los niveles de mar descendieron hasta llegar a Norteamérica hace 20 millones de años. Los científicos cree que se desplazó hacia donde había comida literalmente devoro todo lo que encontró en los 2 continentes.

Del grupo de los cerdos destaca el Daedon o cerdo del infierno de 2,5 metros de altura.

El grupo de los primates del Viejo Mundo se amplió, con la aparición de los monos cercopitécidos (en los que hoy se encuadran macacos y babuinos).

Los primeros homínidos (Sahelanthropus, Ardipithecus) empezaron a diversificarse en el este de África.
En los océanos, aparecieron los tiburones modernos, en particular el gran Carcharocles megalodon y evolucionan los cetáceos, como delfines, ballenas y marsopas.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/fauna-del-periodo-mioceno-23-al-72-en-madrid-1024x492.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/fauna-del-periodo-mioceno-23-al-72-en-madrid-300x144.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/fauna-del-periodo-mioceno-23-al-72-en-madrid-768x369.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/fauna-del-periodo-mioceno-23-al-72-en-madrid-1536x738.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/fauna-del-periodo-mioceno-23-al-72-en-madrid-2048x983.png 2048w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/fauna-del-periodo-mioceno-23-al-72-en-madrid-100x48.png 100w
Fauna del periodo Mioceno (23 al 7,2) en Madrid. En lo que es la casa de Campo, se observa una manada de Anchiterium. Autor Mauricio Anton

Evolución de los caballos en el Mioceno

Las especies que pertenecían al género Miohippus se diversificaron con facilidad, unas se adaptaron a los hábitats de bosque mientras que otras se adoptaron a las praderas, dando lugar a tres subespecies en el siguiente periodo del Mioceno:

  • El Archeohippus (etimológicamente, caballo antiguo) evolucionó en los bosques de Norteamérica (30-13), alimentándose de hojas, disminuyendo de tamaño y se extinguió. Tenían una vida de 4 a 5 años.
  • El Anchitherium era también ramoneante o comedor de hojas, tenía una altura de 60 cm, y se extendieron por Eurasia evolucionó en el Hypohippus (17-11) que vivió en Norteamérica, Megahippus (15-11) que vivió en Norteamérica y Sinohippus (9,7 a 3,6) se extendió por Eurasia. Todos se extinguieron finalmente.
  • El Parahippus que apareció a principios del Mioceno (23-17), evolucionó Merrychippus (16-10).
https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/fauna-del-mioceno-medio-en-el-yacimiento-del-puente-de-vallecas-1024x463.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/fauna-del-mioceno-medio-en-el-yacimiento-del-puente-de-vallecas-300x136.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/fauna-del-mioceno-medio-en-el-yacimiento-del-puente-de-vallecas-768x347.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/fauna-del-mioceno-medio-en-el-yacimiento-del-puente-de-vallecas-1536x695.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/fauna-del-mioceno-medio-en-el-yacimiento-del-puente-de-vallecas-2048x926.png 2048w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/fauna-del-mioceno-medio-en-el-yacimiento-del-puente-de-vallecas-100x45.png 100w
Fauna del Mioceno Medio en el yacimiento del Puente de Vallecas de Madrid. Se observa una manada de Anchitheriums. Autor Mauricio Antón

Parahippus

Su nombre significa “casi caballo”. Vivió hace 23-17 millones de años en Norteamérica, a principios del periodo Mioceno. En esa época el planeta vivió algunos cambios importantes, reduciéndose las zonas de bosques y aumentando las praderas, generándose sistemas montañosos y aumentando la aridez. Este cambio en el hábitat influenció el aumentar la longitud de las patas.

Los músculos de la extremidad se acercaron más al tronco y se desarrollaron tendones largos y fuertes que llegaban hasta la extremidad distal, estabilizaban esta última y permitían una transmisión eficiente de la fuerza muscular a las extremidades. Esta disposición le facilitaba la carrera en campo abierto.

Seguía teniendo 3 dedos en cada pata, los laterales habían reducido su tamaño de forma que caminaba solo apoyando el dedo central (monodáctilo), otorgándole mayor velocidad (al tener menos superficie de contacto con el suelo).

Tenía la cabeza más alargada que sus antepasados, con una dentición con coronas altas en los molares y un recubrimiento más duro que facilitaban la alimentación del pasto de las estepas norteamericanas. Su alimentación fue mixta aunque fue imponiéndose el pasto.

También aumentó de tamaño, alcanzando 1 metro de alzada (como un poni pequeño) y unos 140 kilos.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/parahippus.png 600w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/parahippus-300x90.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/parahippus-100x30.png 100w
Parahippus o casi caballo. Características
https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/parahippus-o-casi-caballo.png 830w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/parahippus-o-casi-caballo-300x183.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/parahippus-o-casi-caballo-768x468.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/parahippus-o-casi-caballo-100x61.png 100w
Parahippus o casi caballo.
https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/mioceno-medio-en-norteamerica-1024x557.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/mioceno-medio-en-norteamerica-300x163.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/mioceno-medio-en-norteamerica-768x418.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/mioceno-medio-en-norteamerica-1536x836.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/mioceno-medio-en-norteamerica-2048x1115.png 2048w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/mioceno-medio-en-norteamerica-100x54.png 100w
Mioceno Medio en Norteamérica. Varios tipos de caballos. Autora Marianne Collins

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2014-03-02. Última modificacion 2021-09-29.
Valora esta entrada