Edad Media Guerras italianas medievales Batalla de Maclodio 1427

Cargando anuncio...

Se libró el 11 de octubre 1.427, dentro del marco de las guerras de Lombardía. Por un lado los venecianos mandados por Carmagnola y por otro los milaneses mandados Carlos I Malatesta. Tuvo lugar en Maclodio (o Macalo) un pequeño pueblo cerca del río Oglio, a 15 kilómetros de Brescia, venciendo Venecia.

Antecedentes

Hacia 1.422, el duque Felipe María de Milán y su condotiero Francesco Bussone de Carmagnola habían recuperado y restaurado el poderío de época de Gian Galeazzo sometiendo a los señores locales de Lombardía, y también a la república de Génova (1.421), ante la neutralidad pactada de Florencia, pero su expansión fue detenida en Mantua a instancias de Venecia para proteger sus territorios, de forma que logró crear una extensión territorial que iba desde la costa ligur, hasta el monte San Gotardo en los Alpes, bordeando las fronteras de Piamonte y de los territorios pontificios.

Venecia, por su parte se debatía si expandirse sobre la tierra firme más allá de Padua, Vicenza y Verona, para contrarrestar la expansión milanesa, o simplemente aprovechar las ganancias económicas en Lombardía. No fue hasta la elección del dogo Francesco Foscari en 1.423, cuando terminó el aislacionismo de Venecia en Italia.  Desde entonces, hasta la mitad de siglo, se produjeron una serie de conflictos prácticamente continuos contra una alianza de Florencia y Venecia, ante una nueva época de expansión milanesa.

Guerreros italianos principios siglo XV: 1 caballero italiano con armadura completa, los italianos no acostumbraban a llevar sobrevesta. 2 infante ligero italiano, lleva un yelmo tipo sallet cubierto, una protección acolchada o aketon, lleva protegida solo la pierna izquierda. 3 artillero italiano, tiene la bala de piedra y las mechas en el cinturón ,el cañón es una bombarda corta o trueno. Autores: G & A Embleton para Osprey

La solicitud del Papa de ayuda al duque de Milán para expulsar a los Bentivoglio de Romaña, fue aprovechada por el milanés para extenderse a Forlì (1.424) con ayuda gibelina. Esta expansión motivó a Florencia el iniciar hostilidades contra Milán, pero con tan desastrosos resultados para ella, que tuvo que buscar alianzas y las encontró en Venecia, a la que se unieron en enero de 1.426, el duque Amadeo VIII de Saboya, el marqués Nicolás III de Este, el señor de Mantua, y la ciudad de Siena. Una breve paz fue firmada en diciembre de 1.426 en Venecia.

Visconti recuperó las tierras ocupadas por Florencia en Liguria, pero tuvo que renunciar a la zona de Vercelli, conquistada por Amadeo VIII de Saboya, y a Brescia, que quedó para Venecia, y prometió dejar de inmiscuirse en Romaña y Toscana.

La paz de 1.426 fue pronto quebrantada por Milán a instancias del Rey de Romanos. Los milaneses tuvieron éxito inicialmente tomando Casalmaggiore. Piccinino, el condottiero al servicio de Visconti derrotó a Carmagnola condottiero al servicio de Venecia el 29 de mayo de 1.427 en Gottolengo. Pero Carmagnola pudo reconquistar Casalmaggiore el 12 de julio, y esto fue aprovechado por Orlando Pallavicino, señor de varios castillos cerca de Parma, para rebelarse contra los Visconti, mientras que Amadeo VIII de Saboya y el marqués Juan Jacobo de Montferrato invadían Lombardía por el Este.

La batalla

Francesco Bussone Carmagnola era uno de los líderes de su época mejor pagados. En 1.427 él estaba luchando por Venecia, pero recientemente había sufrido una lesión grave, y ya no era joven. No se sabe si explotó estas debilidades para que sus enemigos tuvieran un exceso de confianza.

El año anterior Brescia había sido capturado a los milaneses por un subordinado de Carmagnola, y durante el verano de 1.427 él mismo dirigió el ejército veneciano en una serie de marchas, escaramuzas y construcción de campos atrincherados. Mientras tanto, el comandante de los milaneses, Carlos Malatesta, y sus dos jóvenes subordinados Francisco Sforza y ​​NicolásPiccinino no lograron atraerlo a una batalla. El gobierno veneciano estaba perdiendo la paciencia; cuando Carmagnola deseaba retirarse a sus cuarteles de invierno en septiembre, le ordenaron salir de nuevo.

Entonces, de repente, el ejército veneciano avanzó desde Brescia hacia el campo atrincherado milanés en Maclodio, dónde había 6.000 infantes y 12.000 jinetes. A unos 15 Kilómetros por la calzada romana hacia Lodi, y Carmagnola fue capaz de esconder a sus hombres en posiciones ocultas para una emboscada para la mañana la mañana del 11 de octubre, debía haber llevado a sus hombres en una marcha forzada. El ocultamiento se incrementó aún más por una espesa niebla de la mañana que se levantó de los campos húmedos y de los sistemas de riego de la región. Tal niebla también contribuiría a apagar los sonidos.

Maclodio era una de las numerosas pequeñas aldeas en una amplia zona de cultivo intensivo, que se extendía desde el río Oglio hacia Brescia. Aparte de un laberinto de canales de riego, campos pequeños, arroyos serpenteantes y avenidas de árboles o setos, la única característica física cerca era Monte Netto, una pequeña y aislada colina ocho kilómetros al este. Los caminos y pistas, incluyendo la calzada romana, se elevaban en su mayoría por encima de los campos que ya en octubre, estaban húmedos y pantanosos. Cualquier movimiento rápido de las tropas quedaría limitado a estas calzadas elevadas.

Batalla de Maclodio 1427. Se puede ver la bandera con el escudo de armas de Venecia y Florencia

Carmagnola disponía de 18.000 jinetes y 8.000 infantes, obviamente conocía el terreno, por lo que dispuso la mayor parte de sus tropas en posiciones preparadas para una emboscada a ambos lados de la calzada romana y de las vías que se dirigían al norte desde Maclodio, sobre todo los arqueros y ballesteros. Una fuerza de 2.000 hombres bajo Niccolo de Tolentino estaba también escondida, probablemente a cierta distancia de la carretera, para cortar la retirada del enemigo, cuando el grueso de éste hubiese entrado en la trampa.

Carmagnola después dirigió el resto de sus hombres principalmente jinetes a un ataque intencionalmente débil sobre el campamento milanés. No se sabe si el asalto sorprendió al enemigo, sus comandantes estaban encantados de poder enfrentarse con anciano veneciano, en particular porque su ataque denotaba cierta debilidad. Malatesta ordenó un contraataque y Sforza que iba en vanguardia y ​​Piccinino a retaguardia, ambos llevaban caballería pesada y persiguieron a los venecianos por las calzadas en la niebla del otoño. Carmagnola se retiraba a medida que avanzaban las fuerzas milanesas conduciéndoles a la emboscada.

Batalla de Maclodio 1427. Autor Giuseppe Lorenzo Gatteri

Cuando el grueso de las fuerzas milaneses entraron en la trampa, fueron atacadas de súbito por las fuerzas ocultas desde ambos flancos, rompiéndose en dos grupos, Piccino intentó retirarse y Sforza intentó seguir adelante hacia Urago.

Tan pronto como Niccolo da Tolentino cortó la carretera por detrás de los milaneses, estos no tuvieron más remedio que rendirse, y en muy poco tiempo Carmagnola cogió 10.000 prisioneros.

El mismo Niccolò Piccinino fue herido, y sólo gracias a la intervención de Francesco Sforza los sobrevivientes fueron capaces de dirigirse a Pompiano

Secuelas

La abundancia de banderas y equipos capturados resultó vergonzosa incluso para los vencedores. Sin embargo, los gobiernos aliados venecianos y florentinos estaban muy molestos al saber que Sforza y ​​Piccinino fueron puestos en libertad al día siguiente. Malatesta también fue liberado sin una petición de rescate, y casi todos los demás presos regresaron a sus casas en el plazo de una de la semana, por la sencilla razón de que Carmagnola tenía ni comida para alimentarles ni a los guardias para vigilarles.

Todo el equipo militar enemigo fue, por supuesto capturado, pero famosa industria de armas de Milán le permitió reequipar a su ejército casi de inmediato. Dos de los principales talleres lo hicieron, equipando a 4.000 jinetes y 2.000 infantes solo con lo almacenado en sus tiendas.

La derrota milanesa en Maclodio y el estancamiento de la situación para Felipe María Visconti, éste se avino a firmar la paz en Ferrara, en abril de 1428. Un gobernador veneciano se estableció en Bérgamo y Crema en 1.429 y se reconoció la posesión de Brescia y su contado para Venecia. Los florentinos recuperaron las fortificaciones que habían perdido

Los combates de las guerras en Lombardía era reanudar más tarde, continuando hasta el tratado de Lodi en 1.454.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2017-08-09. Última modificacion 2017-08-09.