Edad Media Guerras italianas medievales Batalla de Zappolino 1323

Se libró el 15 de noviembre 1.325 entre las fuerzas de la ciudad güelfa de Bolonia y la ciudad gibelina de Módena, tuvo lugar a los pies de la colina Zappolino, hoy es parte del municipio de Castello di Serravalle en Emilia-Romaña. Los modeneses salieron victoriosos.

Antecedentes

En 1.296 los güelfos boloñeses invadieron con éxito las tierras de Modena, Bazzano y Savigno, con el apoyo del papa Bonifacio VIII, que reconoció en 1.298 la posesión de estos castillos fronterizos. En ambas ciudades la situación se complicaba por el número de exiliados y por lealtades divididas.

Situación en el Norte de Italia en el 1.300

En Modena la lucha por el poder tras la muerte de Obizzo II d’Este, que dividió a los amigos de sus hijos en campos hostiles, se resolvió a favor de Azzo VIII, que se enfrentó a Bolonia, en parte, para reforzar su tibia recepción por los nobles de su propia ciudad. Su sucesor electo, el mantuano Passerino Bonacolsi, un agente de Luis de Baviera, el rey de los romanos, continuó con la política de guerra, con Parma, Reggio y Módena. Por su parte Juan XXIII le declaró rebelde en contra de la Iglesia, y concedió indulgencias como cruzado a cualquiera que podría perjudicar a su persona o sus bienes.

Condotieros principio siglo XIV: 1 jinete italiano del centro. Yelmo cilíndrico con visera, Lleva cuero repujado encima de la cota de malla. 2 Caballero germano con cota de malla con sobrevesta y casco cilíndrico. 3 Hombre de armas aragonés. Lleva la espada colgada de una banda influencia musulmana. Autores: G & A Embleton para Osprey

En los meses previos a la batalla, se intensificaron los enfrentamientos fronterizos. En julio, los boloñeses entraron en territorio de Módena y arrasaron sus campos a sangre y fuego. En agosto otra chusma de boloñeses encabezados por su podestá, estuvieron dos semanas asolando las tierras de Módena. En septiembre, los mantuanos tomaron el relevo, y al final de ese mes, los boloñeses tomaron la fortaleza estratégica de Monteveglio, que fue entregado a Módena por unos descontentos, dos castellanos renegados fueron decapitados. Zappolino y su castillo se habían convertido en ese momento en el último bastión clave para protegel Bolonia.

La batalla

Bolonia encabezada por su podesta, con la ayuda de los aliados de Florencia y Romagna, sitiaron la fortaleza de Monteveglio. Rápidamente llegó una fuerza de oposición encabezada por Cangrande della Scala, líder de la facción gibelina, Azzone Visconti de Milán, muchas de sus tropas eran profesionales alemanes y Rinaldo, marqués de Ferrara con fuerzas de Módena, Mantua y Ferrara. Cangrande pronto partió hacia Verona, pero los boloñeses nombraron como su capitán al condottiero Malatesta, señor de Rimini.

La batalla se llevó a cabo 15 de noviembre 1.325, a la puesta del sol.

Los güelfos de Bolonia tenían 30.000 infantes, muchos habían sido armados apresuradamente y 2.000 jinetes, frente a ellos los gibelinos de Módena disponían de 2.000 jinetes y 5.000 infantes mandados por Rinaldo ‘Passerino‘ Bonacolsi.

Los gibelinos de Módena desplegaron en la llanura de Ziribega, mientras que los güelfos de Bolonia estaban en la ladera que desciende de Bersagliera hacia Zappolino. El objetivo era detener el avance de los modeneses hacia Monteveglio.

Batalla de Zappolino 1325 despliegue de fuerzas

Los güelfos boloñeses no tuvieron mucho tiempo para organizar las tropas. Situaron la caballería en el centro, mientras la caballería de Módena se situó en las alas. Los infantes de Módena atacaron a los jinetes de las primeras líneas de Bolonia, mientras que la caballería atacó les atacaba por las alas, sobre todo la de la parte de Oliveto, sorprendiéndoles, los infantes que muchos eran novatos huyeron ante la carga de la caballería, contagiando al resto. La batalla fue muy corta, alrededor de un par de horas, pero terminó con la terrible derrota de las fuerzas Bolonia.

Los boloñeses huyeron, algunos en busca de refugio en los castillos de Oliveto y Zappolino, otros marcharon a Porta San Felice, en la entrada de Bolonia. Rivales los persiguieron, destruyendo a su paso los castillos de Crespellano, Zola, Samoggia, Anzola, Castelfranco, Piumazzo y Reno cerca de Casalecchio. El 17 de enero llegaron a las puertas de la ciudad, permanecieron allí unos días para burlarse de los rivales por la aplastante derrota. El insulto final fue el robo de un cubo o caldero que se encontraron en un pozo cercano, el famoso Secchia Rapita cantado por Alessandro Tassoni que siglos más tarde fue objeto de repetidos intentos de robo recíproco y que todavía está en la exhibición en la torre Ghirlandina de Módena.

Batalla de Zappolino 1325. Robo del caldero del pozo della Secchia Rapita

Batalla de Zappolino 1325. Transporte del cubo del pozo della Secchia Rapita

 

Batalla de Zappolino 1325. Llegada con el famoso caldero a la ciudad de Modena, a la derecha su situación actual en la torre Ghirlandina. Ha sido objeto de varios intentos de robo.

En la batalla murieron 2.000, la mayor parte boloñeses, 26 boloñeses notables capturados fueron encarcelados durante las próximas once semanas en Modena.

Secuelas

La influencia de los gibelinos en la región se consolidó con una victoria en Zappolino, los acuerdos de paz en enero del año siguiente devolvieron Monteveglio y los otros castillos a Bolonia, un retorno a nivel local para que la situación anterior fue probablemente pagado privadamente, como rescate, con cuando el dinero estuvo en las manos de Passerino Bonacolsi. El sacrificio de 2.000 hombres entonces había resultado completamente inútil.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2017-08-08. Última modificacion 2017-08-08.