Edad Media Guerras italianas medievales Batalla de Parabiago 1339

Tuvo lugar el 21 de febrero 1339 en el campo de Parabiago al noroeste de Milán, entre las tropas milanesas de Azzone y Luchino Visconti que gobernaban en Milán y la Gran Compañía de San Jorge reclutada por Lodrisio Visconti que reclamaba el señorío de Milán. La victoria fue ganada por Luchino.

Antecedentes

La Gran Compañía de San Jorge, que fue la primera asociación de condottieri en llevar ese nombre, era, al igual que diversas compañías anteriores, formadas para una campaña específica. En 1.339 muchos mercenarios, desmovilizados después de las guerras Della Scala de Verona, pasaron al servicio de Lodrisio Visconti. Este miembro exiliado de la familia que había dominado de Milán desde 1.277, tenía la intención de expulsar a sus primos, Azzo y Lucchino Visconti, y el arzobispo Giovanni Visconti que formaban una especie de triunvirato que gobernaba la ciudad. Para ello contrató a 2.500 jinetes, en su mayoría alemanes, y 1.000 infantes, muchos de ellos de Suiza, bajo la co-dirección de dos mercenarios alemanes, Werner de Urslingen y Conrado de Landau. La Gran Compañía de San Jorge se dirigió hacia el oeste, al norte de Milán hacia Legnano.

Lucchino Visconti convocó la milicia milanesa y reclutó a sus propios condotteri, incluyendo una fuerza italiana de 700 jinetes dirigida por Ettore de Panigo de Bolonia.

Pero llegaron los refuerzos a favor de Azzone, desde Savoya llegó una compañía dirigida por Ettore Panigo, desde Ferrara otros hombres bajo la dirección de Roberto Villani, que fue elegido jefe de las tropas auxiliares por el Consejo de Guerra.

Los milaneses organizaron la defensa de la siguiente manera: las vanguardias en los pueblos de Sempione y Parabiago, en Nerviano situó el centro de la defensa con su tío Luchino como Comandante Supremo del Ejército, en Rho Villani situaron la retaguardia, en Milán el mismo Azzone, enfermo de gota, junto con su tío el arzobispo Giovanni, capitaneaban las milicias de defensa dentro de las murallas

La batalla

El 20 de febrero 1.339, una de las vanguardias del ejército milanés, estaba acampada cerca del actual Villoresi, cerca de Parabiago.

Había caído una nevada que cubría con una espesa el suelo y los canales de riego probablemente estuvieran congelados. Los alemanes y suizos, estaban más acostumbrados al clima frío, aprovechando las inclemencias Lodrisio mandó atacar súbitamente a los acampados y que fueron derrotados y perseguidos en dirección a Milán hasta que se encontraron con el ejército principal milanés en Nerviano.

Milicias italianas mitad siglo XIV: 1 Infante italiano lleva escudo rectangular, yelmo tipo bacinete y puñal largo basilard. 2 Ballestero italiano lleva un acolchado o aketon, un cubrecasco de tela, un escudo pequeño redondo y una ballesta de estribo. 3 Infante veneciano lleva un escudo triangular, yelmo semiesferico con protector nasal. Autores: G & A Embleton para Osprey

Aunque superados sustancialmente en número por los milaneses, la Compañía atacó y los milaneses fueron abrumados por el vigoroso asalto, a uno de los líderes de milaneses se derrumbó, y Luchino se encontraba en una situación desesperada, tomó una solución extrema: se armaron con lanzas y furiosamente volvieron y cargaron contra las filas enemigas, siendo derribado y hecho prisionero por Lodrisiani, que le mandó atar a un árbol.

Batalla de Paraviago 1339. Luchino hecho prisionero y atado a un arbol

A diferencia de la mayoría de los ejércitos medievales, no se colapsó con la pérdida de su líder. Sino que mantuvieron la formación y se retiraron con orden.

Algunos fugitivos llegaron a Rho, donde Roberto Villani decidió reorganizar sus fuerzas y marchar a Nerviano, enviando por delante la caballería de Ettiore de Panigo con sus 700 jinetes.

Otros fugitivos llegaron a Milán y asustados comenzaron a decirle el resultado parcial de la batalla, que parecía entonces más a favor de sus enemigos. Azzone dio la orden de cerrar todas las puertas de la ciudad, impidiendo la entrada y salida de cualquier persona, y alertó a los soldados dentro de las murallas, aprestándose para la defensa.

Lodrisio viendo la victoria al alcance de la mano, estaba estudiando con sus comandantes los movimientos para conseguir en Milán, mientras que sus soldados se entregaban saqueo.

Los jinetes de Ettiore de Panigo llegaron a Nerviano y sorprendieron a los caballeros de la Compañía y les derrotaron, liberando a Luchino y haciendo prisionero a Lodrisio.

Batalla de Paraviago 1339. Aparición de San Ambrosio. Según la leyenda, habría aparecido San Ambrosio durante la batalla a caballo sobre una nube blanca, para guiar los milaneses en los momentos decisivos. Para celebrar el acontecimiento, Giovanni Visconti mandó construir una iglesia y una abadía, llamado Ambrosio de la Victoria.

Secuelas

El número de bajas se estima en 4.500 muertos en la compañía de San Jorge y 2.300 milaneses.

Lodrisio fue encarcelado por orden de Azzone en la cárcel de San Colombano al Lambro, hasta 1349, cuando después de la muerte de Azzone y Luchino, fue liberado por el arzobispo Giovanni Visconti.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2017-08-08. Última modificacion 2017-08-08.