Edad Media Japón Medieval Guerra Genko y caída del shogunato de Kamakura (1331-33)

Antecedentes

Se hace necesario ahora retroceder unas pocas décadas, a 1.246, cuando el emperador Go-Saga (1220-72) abdicó en favor de su hijo Go-Fukakusa (1243-1304) para, trece años después, presionarle hasta conseguir su abdicación en favor de su hermano menor, Kameyama (1249-1305). Tras la muerte de Go-Saga se establecieron dos líneas sucesorias a partir de sus dos hijos, que recibieron el nombre de los lugares en los que vivía cada familia, Daikakuji y Jimyo-in, eligiéndose a cada nuevo emperador de forma alternativa entre ambas líneas. Este peculiar sistema de sucesión provocó, lógicamente, fuertes tensiones dentro de la corte y la sociedad de la capital en general, llegando a polarizarse incluso aspectos culturales o religiosos: había un tipo de literatura preferida por los Daikakuji, otra por los Jimyo-in, que era lógicamente favorecida cuando reinaba un emperador de esta rama; una secta religiosa preferida por cada rama; un estilo de caligrafía, etc.

El shogunato se encargaba de organizar la sucesión, decidiendo cómo se alternaba entre ambas ramas, pero, llegado un punto, decidieron que este sistema era insostenible a largo plazo, por lo que establecieron una serie de normas encaminadas a acabar unificando de nuevo la línea sucesoria. Una de estas normas fue la de que el emperador Go-Daigo (1288-1339), que ocupaba el trono desde 1318, no pasase a ningún heredero su derecho al trono, empezando así a cortar una de las dos líneas.

Obviamente, esto no gustó nada a Go-Daigo, quien además había subido al trono teniendo más de treinta años y estaba bastante lejos de ser un emperador sin voluntad que dejase hacer a los demás en su nombre tranquilamente. Aprovechando el momento de debilidad por el que pasaba el bakufu, el emperador vio una buena oportunidad de acabar con él y hacerse con el poder real.

Batalla de la playa de Karasaki (1.331)

Tal y como había hecho su antepasado, el emperador Go-Toba, más de un siglo antes, Go-Daigo buscó apoyos en los clanes guerreros descontentos con el gobierno del shogunato, así como entre los monasterios de la zona de Kyoto.

Durante 1.331 los agentes del shogunato descubrieron parte de este plan, y a finales de septiembre, el bakufu envió dos funcionarios a Kyoto, donde iban a capturar al emperador y enviarle al exilio y matar al príncipe Morinaga, su hijo más capaz, y un abad del monasterio budista de Enryaku-ji en el Monte Hiei que era la sede de una poderosa fuerza de monjes guerreros.

Las noticias de este plan llegaron al príncipe, que se las comunicó a su padre y le sugirió una manera de tomar ventaja de la situación. Mientras que el propio emperador escapaba en secreto, uno de sus funcionarios, vestido con el traje imperial y usando la litera imperial, dejaría a la ciudad públicamente y la cabeza de un cortejo se dirigiría hacia el complejo monástico en el Monte Hiei. El príncipe esperaba que el bakufu respondería enviando un ejército para tratar de capturar al Emperador, una medida que, casi inevitablemente, desencadenar una batalla entre las tropas del shogunato y los monjes.

El plan del príncipe tuvo un éxito parcial. A principios de octubre 1.331 el emperador escapó de Kyoto y se dirigió al sur, a Nara. Mientras tanto el señor Morokata, que era el encargado de sustituir al Emperador. Anunció entonces su presencia, y comunicó que se había confiado al templo. Un ejército considerable pronto se reunió en el monte Hiei, compuesto por parte de monjes guerreros del templo y en parte de los guerreros de las áreas circundantes. El príncipe Morinaga también estaba presente, mandando parte del ejército imperial, al igual que uno de sus hermanos.

No todo el mundo en Hiei apoyaba al emperador. Un funcionario monástico llamado Jorimbo, envió un mensaje a la Rokuhara informándoles de que el Emperador había llegado al monasterio, con el apoyo de 3.000 monjes y planeaba atacar Rokuhara. Jorimbo sugirió que el bakufu debía enviar una fuerza a la vertiente oriental del monte Hiei para atacar a los partidarios del Emperador. Él entonces atacar desde atrás, atrapando a los partidarios imperiales entre dos ejércitos.

Samurais durante el periodo Kamakura: Todos llevan una armadura tipo o-yoroi, y yelmo tipo hoshi bachi kabuto, se puede apreciar los distintos tipos de punta de flecha. Autor José Ignacio Redondo

Después de comprobar el palacio para ver si el Emperador había huido, Rokuhara decidió enviar dos columnas hacia el Monte Hiei. Una de 5.000 jinetes para atacar el monte Hiei desde el sur, pasando a través de Sagarimatsu y el monte Seki y la otra con unos 7.000 jinetes que avanzarían más hacia el este, hacia Otsu, la orilla occidental del lago Biwa, y después hacia el norte hasta la costa hacia Karasaki, al este del monte Hiei.

Los leales imperiales tenían 6.000 jinetes que se habían reunido en el monte Hiei durante la noche y los 3.000 monjes guerreros.

La batalla comenzó cuando las tropas imperiales en Sakamoto, al este del monte Hiei, detectan las fuerzas del bakufu avanzar hacia Karasaki. Una pequeña fuerza de 300 monjes se apresuró a la playa para hacer frente a la caballería que avanzaba. Aunque los monjes eran superados en número, tuvieron un éxito temprano, cuando uno de los comandantes del bakufu, Kaito Sakon Shogen, decidió tratar de derrotar a los monjes antes de que llegaran los refuerzos. Atacó a la pequeña fuerza de los monjes, pero fue muerto por Kaijitsu de Harima, uno de los monjes. A raíz de este enfrentamiento, el joven hijo de Kaito trató de vengar a su padre. Kaijitsu intentó capturarlo vivo, pero el hijo fue muerto por refuerzos. 36 jinetes de Kaito entonces cargaron con la esperanza de matar al monje, pero se vieron obligados a retirarse.

Llegaron más refuerzos de bakufu, unos 300 jinetes que atacaron a los monjes, que habían sido reforzados por 150 efectivos más. La batalla tuvo lugar en una carretera estrecha entre la playa y algunos campos de arroz, por lo que las fuerzas de Bakufu no fueron capaces de obtener ventaja de su superioridad numérica.

Las principales fuerzas imperiales ahora decidieron moverse. Algunos hombres se subieron en barcos al norte de Karasaki e intentaron llegar a Otsu, detrás de la fuerza del bakufu. Príncipe Morinaga avanzó con sus 3.000 hombres y otros 7.000 monjes descendiendo desde el claustro principal en el monte Hiei.

Frente a la perspectiva de verse rodeados, las fuerzas del bakufu decidieron retirarse, siendo hostigados por los arqueros mientras se retiraba, causándoles un número importante de bajas.

Los monjes exigieron que el Emperador se dirigiera a la pagoda del oeste, pero cuando fueron a informar al Emperador descubrieron el truco. Este descubrimiento desalentó mucho a los monjes y animó a los partidarios del bakufu en el monasterio. Los príncipes y los principales asesores imperiales pronto se sintieron en peligro y huyeron de la zona. El príncipe Morinaga pasó a jugar un papel importante en mantener la causa de su padre con vida durante los siguientes dos años.

La derrota de las fuerzas del bakufu en Karasaki tuvo impacto a largo plazo, animando a los monjes en Kasagi para apoyar el emperador, al igual que una serie de guerreros de las provincias cercanas. Esta fuerza no era suficiente para defender con éxito Kasagi contra el asedio inevitable, pero sí demostró mostró que el Emperador tenía apoyos.

Asedio de Kagasi (1.331)

El emperador Go-Daigo se había dirigido a Nara, la capital del sur, pero no estaba seguro de su apoyo allí y siguió adelante, hasta llegar Kasagi, un fuerte castillo construido en la cima de una colina de 200 metros con vistas al río Kizu.
Go-Diago alcanzó Kasagi el 29 de septiembre 1.331. Al principio casi nadie estaba dispuesto a unirse él, pero después se difundió la noticia de la derrota en la batalla de la playa Karasaki (cerca del monte Hiei) y los monjes de Kasagi decidieron apoyar su causa. También recibió apoyo de los guerreros locales, pero sólo de los señores de menor importancia, ninguno estos apoyos mandaba más de cien hombres. Pero consiguió el apoyo de Kusunoki Masashige, uno de sus seguidores más capaces, durante este período.

El bakufu envió un ejército de unos 100.000 efectivos, y decidieron atacar Kasagi el día 4 de octubre. La batalla comenzó un día antes, el 3 de octubre. Dos líderes Bakufu, Takahashi Matashiro y Kobayakawa tanto decidieron atacar temprano, posiblemente en un intento de ganar la gloria para sí mismos. Los defensores tenían 3.000 jinetes, y los utilizaron para derrotar Takahashi en el río Kozu. Kobayakawa seguía más atrás, y también fue derrotado.

El mando efectivo del ejército del bakufu lo tenían Kasuya Saburo Muneaki y Suda Juro Saemon, altos funcionarios del Rokuhara (base del shogunato en Kyoto). Se dieron cuenta de que este revés, podría fomentar el apoyo para el Emperador. Decidieron lanzar un asalto masivo sobre Kasagi el 5 de octubre. 7.600 jinetes iban a atacar desde el sur, 25.000 desde el este, 12.000 desde el norte y 32.000 desde el oeste, un total de más de 75.000 hombres.

Kasagi era una posición defensiva muy fuerte. La cima de la montaña estaba fortificada, el camino de acceso era largo y difícil. Poco después del amanecer del 5 de octubre las fuerzas del bakufu dispararon flechas de señal y luego avanzaron hacia el castillo. Los defensores se mantuvieron ocultos detrás de sus muros hasta que las fuerzas adversarias estuviesen cerca de las murallas del castillo, y sólo entonces se revelaron. El castillo estaba defendido por 3.000 guerreros con buenas armaduras y un número no especificado de arqueros.

Después de un intercambio ritual de retos y una demostración de tiro con arco desde el interior del castillo se inició un asalto. Los atacantes llegaron a la puerta del castillo, pero no pudieron hacer más progresos y se vieron obligados a retirarse. El ejército atacante se retiró a una distancia segura y manteniendo el acoso a distancia.

El ejército sitiador estaba perturbado por las noticias de otros brotes de rebelión. Kusunoki Masashige, samurái menor que más tarde se convertiría en uno de los principales partidarios del emperador, se había rebelado defendiendo su castillo de Akasaka, mientras Sakurayama Shiro se rebelaba en la provincia de Bingo, en la costa de Honshu del mar Interior. Esta noticia convenció al bakufu para enviar refuerzos hacia Kyoto.

La llegada de este ejército que desencadenó el asalto final sobre Kasagi. Dos miembros recién llegados del ejército del bakufu, Suyama Tozo Yoshitaka y Komiyama Jiro, que entre ambos juntaban 50 efectivos, decidieron lanzar un ataque nocturno en el castillo, en un intento de ganar la fama antes de la llegada del ejército más grande lo hiciera imposible.

Atacaron el 31 de octubre, era una noche sin luna oscura, y los atacantes fueron capaces de escalar los acantilados debajo de la pared norte del castillo sin ser detectado. Una vez en el castillo descubrieron que la guarnición estaba custodiando las paredes oeste, sur y este más vulnerables, pero había dejado la pared norte casi sin vigilancia. Fueron capaces de infiltrarse en el castillo y aprender su trazado e incluso encontraron la entrada de la residencia del Emperador.

Suyama y su equipo se dirigieron a una torre alta y encendieron un fuego y comenzaron a lanzar gritos de guerra. El fuego y el ruido se vieron y oyeron fuera del castillo. El resto del ejército atacante no tenía ni idea de que algunos de sus hombres estaban en el interior de las murallas, y asumieron que parte de la guarnición habían decidido cambiar de bando. Los soldados sitiadores lanzaron sus propios gritos de guerra, haciendo un ruido que convenció a los defensores de que un gran ejército de alguna manera habían conseguido entrar en el castillo. La moral de las tropas defensoras cayó, y trataron de huir del castillo sitiado.

Mientras que la guarnición intentaba escapar Suyama y sus hombres corrieron por el interior del castillo, provocando incendios y sembrando el caos. Como el humo se extendió por todo el castillo Go-Daigo se unió a la huida, y logró escapar en la noche. Su objetivo era llegar Akasaka, que todavía le era fiel, pero después de varios días vagando por el campo fue capturado por las fuerzas leales al bakufu y llevado a Kyoto. Aunque Go-Daigo se negó a abdicar, el bakufu pronto entronizado príncipe heredero Kazuhito como emperador.

Asedio de Akasaka (1.331)

El bakufu decidió asaltar el castillo de Kusunoki en Akasaka, era como una fortificación débil, sin un foso adecuada, con una sola muralla enlucida con barro y con unas veinte o treinta torres de reciente construcción.

El ejército atacante disponía de unos 300.000 efectivos mientras Kusunoki disponía de 200 arqueros y 300 jinetes que había situado en las montañas cercanas a las órdenes de sus hermanos. Animado por la aparente debilidad de Akasaka las tropas atacantes lanzaron un ataque inmediato. Desmontaron, avanzaron hacia el foso del castillo y se prepararon para atacar las defensas.

En ese momento, los arqueros de Kusunoki aparecieron y dispararon, hiriendo a más de 1.000 hombres en un instante (cada arquero aparentemente alcanzado a cinco oponentes). Las tropas de bakufu decidieron retirarse y comenzar un asedio más formal. Se retiraron a una distancia segura del castillo, quitándose sus armaduras y preparándose para acampar.

Asedio de Akasaka 1331: el samurai Kusunoki y sus seguidores se refugian el el castillo de de Akasaka.

En ese momento, la caballería de Kusunoki de las montañas atacó en dos partes, cada una con 150 jinetes, desde el oeste y desde el este. Fueron ayudados por una niebla, que hacía difícil para las tropas propias de las enemigas. El ataque sorpresa causó el caos, que aprovecharon los arqueros para salir del castillo y aumentar las bajas. El ejército atacante se vio obligado a una retirada caótica de las inmediaciones del castillo.

Después de este primer revés, los atacantes celebraron un consejo de guerra y decidieron realizar un segundo asalto al castillo por los hombres de Homma y Shibuya, que habían sufrido las mayores pérdidas en el primer ataque. Esta vez el ejército se dividió en dos, uno con 100.000 hombres que se desplegaron en las montañas cercanas para protegerse de ataques por sorpresa, mientras que el otro con 200.000 realizó el (es muy posible que estas cifras estén infladas, pero indican que las fuerzas de asalto doblaban a las de seguridad.

Una vez más Kusunoki tenía un plan astuto. La aparentemente débil muralla de su castillo era en realidad una doble pared, con la pared exterior unida a la pared interior por medio de cuerdas. El segundo ataque fue hecho en el segundo día del asedio. Esta vez las tropas atacantes llegaron casi llegó a la parte superior de la pared exterior falsa antes de que los defensores de cortaran las cuerdas que la sostenían. La pared exterior cayó al suelo, aplastando a más de un millar de los atacantes. Los defensores luego arrojaron troncos y piedras en sus enemigos atrapados. Los atacantes perdieron 700 hombres en este segundo ataque. Kusunoki ganó una gran reputación como un líder astuto.

Después de estos dos reveses los defensores se acomodaron en un bloqueo más regular, pero después de cuatro o cinco días su orgullo les impidió continuar y decidieron lanzar un tercer ataque. Esta vez prepararon escudos reforzados para protegerse de los defensores del castillo, y prepararon rezones (ganchos con cuatro pinchos) para derribar la pared exterior falsa. Después avanzaron por el foso, pero justo cuando estaban a punto de derribar la pared exterior, los defensores utilizaron cucharones largos para verter agua hirviendo sobre ellos. El agua corrió dentro de sus armaduras e infligió terribles quemaduras en 200 a 300 de los atacantes.

Después de esta tercera derrota a los atacantes decidieron no lanzar ningún asalto más, decidiendo dejar morir de hambre a los defensores. Esta táctica resultó ser más eficaz. Tras 20 días de asedio, los suministros comenzaban a agotarse. Kusunoki decidió que no tenía sentido morir en las ruinas de su castillo, y que lo mejor que podía hacer para la causa imperial, era escapar y enfrentarse al enemigo en una guerra de guerrillas desde las montañas. También decidió fingir su muerte, y se preparó una pira funeral masiva sobre los cuerpos de veinte o treinta atacantes caídos. La idea era que los atacantes iban a ver este fuego y asumir que Kusunoki y sus hombres se había suicidado y tenía sus cuerpos quemados.

Una noche convenientemente obscura llegó pronto. Dejó en el castillo un solo hombre para encender la pira, y luego el resto de los defensores disfrazaron como miembros del ejército atacante y se colaron a través de las líneas enemigas en grupos de tres y cinco. Kusunoki casi fue muerto por un centinela que pensaba que era un ladrón de caballos, pero la flecha se dice que rebotó en un amuleto. Después llegaron a la seguridad, desde donde vieron la quema de la pira. Como esperaban, las tropas que sitiadoras asumieron que Kusunoki había muerto en el castillo, y se fueron celebrando su victoria.

No hay fechas exactas de los eventos, el asedio debió haber comenzado poco después de la caída de Kasagi el 31 de octubre y terminó veinte días después, alrededor del 20 de noviembre 1.331.

De vuelta en Kyoto el Bakufu decidió deponer a Go-Daigo. Aunque el emperador se negó a abdicar, entronizaron al príncipe Kazuhito, el heredero de la rama principal de la familia imperial. Hubo una demora mientras el bakufu trató de tener en sus manos la verdadera Regalía Imperial, pero el príncipe Kazuhito fue entronizado en 1.332. En la primavera de ese año Go-Daigo fue exiliado a la isla de Oki, frente a la costa noroeste de Honshu, y su causa parecía estar condenada.

Recaptura de Akasaka (1.332)

El príncipe Morinaga encontró refugio seguro en Yoshino y comenzó a reunir apoyos, finalmente, encontró una base en el Templo Kimpusan en el Monte Kimpu, cerca del río Yoshino.

Creyendo que la zona era segura el bakufu dejó una pequeña guarnición en el castillo de Akasaka, comandado por Yuasa Magoro (también conocido como el monje laico Jobutsu).

Después de huir de Akasaka Kusunoki había huido a las montañas cercanas y comenzó a prepararse para atacar a las zonas controladas por el bakufu. Uno de sus primeros ataques fue un ataque sorpresa sobre Akasaka. Descubrió que un convoy de suministros se acercaba al castillo desde Yuasa en la provincia de Kii y decidió aprovechar la ocasión. Se interceptó el convoy y se apoderó de los suministros. Las bolsas de los alimentos se vaciaron y en su lugar escondieron las armas. La mitad de sus hombres se vistieron como los guardias de convoy.

Luego continuaron a lo largo del camino hacia el castillo, y una vez que estaban en el recinto de las murallas comenzaron un simulacro de batalla con el resto de los hombres de Kusunoki. La guarnición de Akasaka estaba convencida de que su convoy de suministro estaba bajo ataque y dejaron que los guardias falsos entraran en el castillo. Una vez dentro sacaron las armas de las bolsas y atacaron la guarnición. Al mismo tiempo, la otra mitad de la fuerza de Kusunki atacada desde el exterior. Después de una breve lucha Yuasa se vio obligado a rendirse. Esto sucedió el 28 de abril 1.332.

Batalla del río Yodo (1.332)

Después de tomar Akasaka, Kusunoki ocupó las provincias de Izumi y Kawachi (en la zona de Osaka), y el 10 de junio de 1.332 se trasladó hacia el río Yodo (que fluye a través de Osaka moderna), acampando en el lado sur del el río.

La noticia de estos éxitos pronto llegó a Rokuhara, sede del shogunato en Kyoto. Al principio temían que Kusunoki estaba planeando atacar a Kyoto, pero pronto se hizo evidente que había dejado en el río Yodo. El Rokuhara decidió enviar un contingente de 5.000 jinetes para hacer frente a Kusunoki, comandado por Suda y Takahashi. Este ejército estaba formado por tropas inmediatamente disponibles en los alrededores de Kyoto, el 13 de junio, el ejército del bakufu había llegado a la parte norte del río Yodo, donde acamparon para pasar la noche.

Río Yodo entre Kyoto y Osaka

La batalla tuvo lugar en torno al puente Watanabe sobre el río Yodo (ahora en el corazón de Osaka moderna, y el lugar es una estación de ferrocarril). Kusunoki dividió su ejército en tres partes. La parte más pequeña de 300 efectivos, acamparon justo al sur del puente. Otro grupo de 1.700 se dividieron entre el templo Tennoji (Shitenno-ji) y el templo de Sumiyoshi, más al sur del río y ocultos al ejército que se acercaba.

En la mañana del 14 de junio, el ejército del bakufu se concentró al norte del puente de Watanabe. Podían ver la pequeña fuerza de 300 jinetes que habían dejado allí, y creyeron erróneamente que era todo el ejército de Kusunoki. Decidieron atacar otro lado del río, unos usando vados y otros intentando cruzar el puente.

Los hombres de Kusunoki se retiraron hacia el templo Tennoji, ofreciendo poca resistencia. Las tropas del bakufu les persiguieron, y pronto llegaron a la zona norte del templo. En este momento Kusunoki lanzó su contraataque. Una parte de su ejército atacó desde el este del templo Tennoji para coger de flanco el ala izquierda de la fuerza del bakufu. Otra parte atacada en formación de cuña de la puerta oeste del templo, atacando a la parte delantera de las fuerza del bakufu. La tercera parte atacó desde la dirección de Sumiyoshi, más al sur, golpeando el ala derecha de la fuerza Bakufu.

Suda y Takahashi se dieron cuenta de que estaban en peligro de ser rodeados. También habían sido arrastrados a una zona inadecuada para la caballería, por lo que decidió retirarse hacia el puente de Watanabe, donde tenían la intención de replegarse y atacar a los hombres de Kusunoki en un terreno más abierto y propicio para la caballería.

Cuando se acercaron al río Suda y Takahashi ordenaron a sus hombres pararse y dar vuelta para enfrentar las tropas de Kusunoki, pero los jinetes del bakufu ya habían decidido escapar al otro lado del río. En su pánico al entrar en bloque en el puente, muchos hombres y caballos fueron empujados fuera del puente, ahogándose en el río.

Sólo un pequeño contingente de los 5.000 hombres consiguió regresar a Kyoto, pero dado que el río se podía vadear sus bajas probablemente no debieron ser tan altas. Suda y Takahashi ambos sobrevivieron a la batalla, aunque no se atrevieron a aparecer en público durante algún tiempo.

Kusunoki fue dejado en paz en el templo Tennoji durante los siguientes dos meses. Cuando una pequeña fuerza bajo el mando de Utsunomiya Jibu-no-tayu, recién llegado desde el este, fue enviado para atacarlo, pero Kusunoki se replegó negándose a arriesgar su ejército en un enfrentamiento con una fuerza bien organizada determinada. En su lugar, engañó Utsunomiya para que se retirase a finales de agosto.

Batalla de Hoshigaoka (enero 1.333)

Durante el verano de 1.332 las revueltas estallaron en Japón en otros lugares, sobre todo en la provincia de Harima (al oeste de Kyoto y la lucha principal hasta ahora). Esta fue dirigida por Akamatsu Norimura, que reunió un ejército, bloqueando las carreteras del oeste y desafiando al bakufu.

Alentados por los éxitos imperiales en Honshu dos líderes locales en la isla Skikoku (al sur del Mar Interior), Doi Jiro y Tokuno Yasaburo, se levantaron en apoyo del emperador Go-Daigo. Su rebelión comenzó en la provincia de Iyo, en el noroeste de la isla. Luego avanzaron al sur-este hacia Tosa, en el lado sur de la isla.

El levantamiento era claramente demasiado grande para que las fuerzas del shogunato en Shikoku lo pudieran sofocar. El gobernador de la provincia de Nagato (en el extremo occidental de Honshu) lideró una flota reunida en Taiheiki con 300 buques de guerra para dirigirse a Skikoku. Su ejército estaba compuesto por fuerzas de la provincia de Nagato y de la vecina provincia de Suo.

El 28 de enero 1.333, los dos ejércitos se enfrentaron y los partidarios imperiales salieron victoriosos en lo que se conoce como la batalla de Hoshigaoka. Después de su victoria de los rebeldes se trasladaron al norte, cruzando la isla hacia los puertos de Utatsu y Imahari y se dispuso a cruzar para Honshu y avanzar en Kyoto. Habían estado acompañado por la mayoría de los guerreros de Shikoku, y se informó que 6.000 fuerte.
La noticia de esta derrota llegó a la sede del shogunato en Kyoto, el Rokuhara, en el 18 de febrero, cuando estaban tratando de hacer frente a un ejército que se había avanzado desde Harima hacia Kyoto, y era ahora se encontraba muy cerca

Reconquista del castillo de Akasaka (1.333)

El 30 de enero un gran ejército del bakufu se dividió en tres divisiones: Una fue enviado directamente hacia el monte Kongo. La segunda se dirigió al castillo de Akasaka y la tercera se dirigió al castillo Yoshino. La primera división bajo el mando de Aso no Danjo Shohitsu y fue enviado hacia el Monte Kongo. En su camino a su ejército era atacar el castillo de Akasaka, sede original de Kusunoki Masashige, uno de los partidarios más capaces de Go-Daigo. Este castillo ya había cambiado de manos dos veces.

Aso decidió hacer una pausa durante dos días en el templo Tennoji (Osaka moderna), y lanzar su ataque el 16 de febrero. Como sucede a menudo en el caso de dos de sus hombres decidieron atacar antes de la hora oficial, uno para ganar más gloria y el otro porque no querían sobrevivir al shogunato, y creían que estaban condenado. Los dos hombres murieron en el ataque, al igual que uno de sus hijos que hizo un ataque en solitario poco después.

El castillo de Akasaka era completamente diferente al castillo de 1.331. El nuevo castillo había sido construido en una posición más fuerte, y sólo podía ser abordado desde un lado. Ese lado estaba protegido por un amplio foso y una muralla fuerte. Esta posición permitió a los defensores mantener a raya al ejército mucho más grande del bakufu y causarle muchas bajas durante el asedio de trece días.

Asalto al castillo de Akasaka 1333. El 18 de eebrero, las tropas del shogunato ponen bajo asedio la fortaleza de Akasaka, defendida por hombres leales al Emperador, que durante 13 días resisten los asaltos de las numerosas tropas rivales. Tras ese periodo los sitiadores descubrieron que el castillo se abastecía de agua a través de un canal subterráneo que se alargaba más de un kilómetro desde las murallas, y no les costó cortar el suministro a los asediados. Autor Peter Dennis

El punto muerto se rompió cuando uno de los atacantes se dio cuenta de que los defensores parecían tener un amplio suministro de agua, a pesar de no haber ninguna fuente obvia. Después de cavar alrededor de los atacantes encontraron un túnel que llevaba agua desde una distancia de más de un kilómetro. La situación en el castillo pronto se volvió extrema y doce días después del corte del agua, los defensores decidieron hacer una salida definitiva del castillo y buscar la muerte en la batalla.

Su comandante les convenció de no malgastar sus vidas, argumentando que otros castillos se habían rendido al bakufu y no habían tratado a sus prisioneros con demasiada dureza. Al día siguiente los defensores se rindieron y 282 se entregaron después de un asedio de 26 días. Sus esperanzas de tratamiento indulgente pronto se desvanecieron y fueron ejecutados. Este ejemplo se alentó a la resistencia de los defensores de Yoshino y Chihaya, y la segunda de esas fortalezas pudo aguantar hasta el final de la guerra.

Asedio al castillo de Yoshino (febrero 1.333)

El 30 de enero un gran ejército del bakufu se dividió en tres divisiones: Una fue enviado directamente hacia el monte Kongo. La segunda se dirigió al castillo de Akasaka y la tercera se dirigió al castillo Yoshino. La segunda división, bajo el mando de un general llamado Hojo Osaragi, fue enviado al sur hacia el castillo de Yoshino, en el que se estaba el príncipe Norinaga.

El ejército sitiador, 60.000 hombres comandados por Nikaido Doun, llegó a Yoshino el 1 de febrero. El castillo Yoshino fue defendida por una fuerza de 5.000-6.000 hombres comandados por el príncipe Norinaga, el más capaz de los hijos de Go-Daigo. El castillo en sí estaba en lo alto de una montaña, y solo se accedía a través de un estrecho sendero.

El 3 de febrero, ambos bandos dispararon las flechas rituales que marcaban el inicio de una batalla. Los defensores fueron capaces de aprovechar el terreno y durante siete días y siete noches en poder de una serie de ataques constantes. 300 defensores y 800 atacantes murieron en los enfrentamientos y muchos más fueron heridos.

El estancamiento fue roto por Iwagikumaro, un abad del monasterio de Yoshino que formó parte del ejército atacante. Sugirió que los atacantes deben enviar una pequeña fuerza en los altos detrás del castillo, aprovechando su conocimiento local para encontrar un camino hasta los acantilados. Esta fuerza de 150 hombres atacaría al amanecer, y golpearía a los defensores en una dirección inesperada.

El plan funcionó a la perfección. La pequeña fuerza de 150 hombres llegó a la tierra alta y descubrió que estaba indefensa. Al amanecer del octavo día del asedio 50.000 jinetes lanzaron un nuevo ataque en el castillo. 500 monjes de Yoshino que luchaban con los defensores salieron a expulsarlos. En este punto los 150 ocultos lanzaron su propio ataque, encendieron fuegos alrededor del castillo y provocaron el caos entre los defensores.

El príncipe Norinaga creía que estaba condenado. Reunió a veinte hombres y se lanzó a la batalla. Fue capaz de expulsar a las tropas que atacaban su residencia, pero el daño ya estaba hecho. Las murallas exteriores habían sido tomadas por los atacantes y los defensores estaban siendo empujados hacia atrás. El príncipe Norinaga decidió tratar de escapar. Uno de sus seguidores se ofreció para vestirse con la armadura del príncipe y tratar de retrasar cualquier persecución, suicidándose públicamente. Las tropas atacantes fueron engañadas por la treta, y en su afán de tratar de ser el primero en llegar al cuerpo, crearon espacios vacíos y permitieron que el verdadero príncipe pudiese escapar y llegar con relativa seguridad en el monte Koya. Los atacantes victoriosos después pasaron a tomar parte en el largo asedio de Chihaya.

Asedio del castillo de Chihaya (marzo 1.333)

El 30 de enero un gran ejército del bakufu se dividió en tres divisiones: la primera fue enviada directamente hacia el monte Kongo, la segunda al castillo de Akasaka y la tercera al castillo Yoshino.

La segunda división se dirigió al castillo de Chihaya en el monte Kongo. El castillo estaba protegido por profundos abismos al este y al oeste y por las altas cumbres escarpadas del monte Kongo al norte y al sur. El castillo en sí era menos de una legua alrededor, sólo siete cien pies de altura (se supone que esto se refiere al terreno natural en lugar de las fortificaciones reales), y fue custodiada por menos de 1.000 hombres, liderados por Kusunoki Masashige.

Las fuentes citan que la primera columna en llegar eran 800.000 efectivos y cuando la segunda y tercera columnas llegaron la fuerza total se elevaría a un millón de hombres, totalmente exagerado, para la época probablemente la fuerza total serían unos 100.000, que inmediatamente pusieron sitio al castillos.

Akasaka y Yoshino cayeron durante marzo 1.333, y el ejército completo del shogunato se reunió en Chihaya a mediados de marzo. El primer asalto ya se había producido, los atacantes avanzaron hacia las murallas protegidos sólo por sus escudos. Los defensores lanzaron piedras sobre ellos desde las murallas del castillo, golpeando los escudos, y exponiendo a los atacantes a sus flechas. El Taiheiki registra que 5.000-6.000 de los atacantes fueron muertos o heridos en este ataque y que tuvo a doce escribas tres días para escribir sus nombres. Después de este revés los sitiadores decidieron no arriesgarse a otro asalto y en su lugar de prepararon para un asedio más largo.

Defensa del castillo de Chihaya 1333. Estaba el la cima del monte Tongo en la provincia de Kawachi. Fue defendido por Kusunoki Masashige con 2.000 efectivos fuerzas imperiales, rechazando a las fuerzas de clan Hojo que contaban con unos 100.000 efectivos. Autor Peter Dennis

Su siguiente paso fue tratar de cortar el suministro de agua del castillo. Una fuerza de 3.000 jinetes mandada por el jefe de la familia de Nagoya fue situada en el arroyo que parecía ser la fuente de agua del castillo, pero en realidad Chihaya fue construido alrededor de un manantial de montaña, y Kusunoki Masashige había asegurado de que hubiera agua almacenada dentro de las murallas. Después de algún tiempo las tropas que custodiaban la corriente se relajaron, y en ese punto Kusunoki los atacaron con 300 de infantería, capturando algunas de sus banderas y retirándose al castillo. Al día siguiente, 5.000 soldados Nagoya intentaron atacar el castillo para recuperar su honor de la familia, pero los defensores hicieron rodar diez troncos de los árboles por la pendiente matando 400-500 y obligando al resto a retirarse.

Asedio del castillo Chihaya 1333. Asalto a las murallas

Después de este segundo ataque los asaltantes decidieron hacer padecer hambre a Kusunoki Masashige y sus hombres. Las tropas atacantes pronto se aburrieron. Sus comandantes intentaron distraerles con poesía y juegos.

Los defensores del castillo estaban igualmente de aburridos, carecían de toda la diversión. Kusunoki decidió proporcionar algo de entretenimiento engañando a los sitiadores. Construyeron veinte o treinta maniquíes y una noche les vistieron con armaduras y armas, y los situaron fuera del castillo, en parte, al abrigo de unos árboles.

Asedio del castillo Chihaya 1333. Los defensores empleando aceite hirviendo.

A la mañana siguiente 500 hombres se situaron detrás de los muñecos lanzaron el grito de guerra. Los atacantes vieron los maniquíes, escucharon el grito de guerra y asumieron que los defensores habían decidido salir y presentara batalla fuera del castillo. Algunas de las tropas sitiadoras cercanas avanzaron por la colina hacia el castillo, ansiosos por ser los primeros en la batalla. Los 500 hombres dispararon algunas flechas y luego se retiraron a la fortaleza. Cuando los atacantes estaban a punto de llegar a los maniquíes Kusunoki lanzó cincuenta piedras desde el castillo, matando a 300 e hiriendo a otros 500. En ese momento los atacantes se dieron cuenta de que habían sido engañados. Retirándose a su campamento, aguantando las burlas de sus colegas.

El 20 de marzo llegó un mensaje del shogunato ordenando al ejército de no dejar pasar un solo día sin luchar. Esta vez los líderes del ejército decidieron tratar de salvar a uno de los barrancos que protegían el castillo en el oeste y el este. Se construyó un puente de 5 metros de ancho y más de 65 de largo, y siendo colocado con 2.000 o 3.000 maromas. Se formó una fuerza de cinco o seis mil hombres para cruzar este puente. Esta fuerza estaba cruzando el puente cuando los defensores bombardearon el puente con aceite y le prendió fuego. En la aglomeración de los atacantes no pudieron escapar, y miles fueron muertos cuando el puente se derrumbó en el barranco.

Asedio de Chihaya 1333. Destrucción del puente

Los sitiadores estaban siendo acosados ​​por guerrilleros liderados por el príncipe Norinaga. Eran alrededor de 7.000 hombres siendo empleados para cortar las rutas de suministro al ejército sitiador. Cuando los suministros escasearon, algunos de los atacantes comenzaron a desertar, regresando a sus hogares. Muchos de estos desertores fueron atacados y asesinados por los hombres del príncipe cuando intentaban escapar. Otros contingentes se fueron después de que su señor hubiera muerto o estuviera herido, disminuyendo los efectivos atacantes a 100.000 solamente.

Uno de los líderes que desertó era Nitta Yoshisada, que se convertiría en una figura clave en la caída del shogunato.

El bakufu realizó un intento más para capturar Chihaya. El exitoso comandante Utsunomiya fue enviado con 1.000 jinetes frescos. Durante una semana sus hombres lanzaron una serie de ataques sobre el castillo de nuevo sin éxito. Tuvieron más éxito en sus intentos de socavar el castillo, causando que se derrumbase una torre, pero el terreno era demasiado difícil para que los esfuerzos de minería consiguieran algo más.
El asedio se prolongó mientras que el resultado de la guerra civil, se decidió en otros lugares.

Batalla de Maya (27 marzo 1.333)

A medida que el asedio de Chihaya se prolongaba, la ausencia de fuerzas del bakufu en otras partes de Japón animaba a más revueltas. Akamatsu Norimura en Harima fue alentado en gran medida por el fracaso del shogunato, y su revuelta se convirtió en mucho más grave. Él fue capaz de bloquear los caminos hacia el oeste de Japón, y después avanzó hacia Kyoto. Se detuvo en Maya (cerca de Kobe moderna), donde construyó un castillo, con la intención de utilizarlo como una base de operaciones y refugio si algo salía mal.

Akamatsu llegó a Maya en un mal momento para el shogunato. Se les produjo un levantamiento en Shikoku (sur del Mar Interior) unido a la derrota de un ejército enviado para aplastarlos en Hoshigaoka (28 de enero 1333). El emperador Go-Daigo había escapado del exilio y estaba creando una nueva corte, y la mayor parte de su ejército estaba atascado en Chihaya. Los líderes del bakufu en Kyoto decidieron que su primera tarea era derrotar Akamatsu, eliminando la amenaza más inmediata a su posición.

El bakufu fue capaz de reunir una fuerza de 5.000 hombres, que partió de Kyoto el 21 de marzo. Al amanecer del día 27 de marzo estaban listos para avanzar desde el pie de la montaña.

Akamatsu decidió atraer a los atacantes a una emboscada en un punto difícil en la empinada senda hasta el castillo. Envió de 100-200 arqueros hacia la base de la montaña. Dispararon unos tiros a los atacantes, y luego se retiraron. Las fuerzas de Bakufu siguieron por el sendero de montaña y cayeron en la trampa de Akamatsu. Su avance se frenó en una parte difícil del camino, llamado las Siete Curvas. Los hombres de Akamatsu les dispararon desde arriba, y luego, cuando la vanguardia de los atacantes se detuvo, Akamatsu ordenó a 500 de infantería atacarles. Las tropas del bakufu se vieron obligados a una retirada caótica por un estrecho sendero entre zarzas y arrozales, sufriendo numerosas bajas.

Batalla de Segawa (4 abril 1.333)

Tras la derrota de Maya, los señores de la Rokuhara (sede del shogunato en Kyoto) decidieron enviar a un segundo ejército para atacar a Maya. Este ejército tenía 10.000 efectivos, la mayoría de las tropas avanzaron por tierra, mientras que una fuerza de 3.000 hombres bajo Awa no Ogasawara se trasladó por mar, desembarcando en Amagasaki (noroeste de Osaka moderna y al sur de la posición de Akamatsu).
Cuando se enteró de que un nuevo ejército se dirigía hacia él Akamatsu decidió ir a su encuentro, argumentando que esto dañaría la moral de sus adversarios.

Llevó su fuerza de 3.000 jinetes desde este de Maya a un campo fresco en Sakabe (en algún lugar al norte de Osaka).

El 24 de abril el ejército Bakufu alcanzó Segawa, al norte de Osaka y cerca del campamento de Akamatsu. Akamatsu creía que no habría ninguna lucha hasta el día siguiente. Su fuerza principal se había apostado al oeste de Koyano (cerca de Itami moderna). La fuerza principal del bakufu se dirigió hacia el este (Segawa está al norte del Aeropuerto Internacional Itami). Akamatsu no estaba con su fuerza principal, pero estaba con una pequeña escolta de cincuenta y tres hombres. Este grupo fue sorprendido por una fuerte lluvia y se refugió en una pequeña choza.

Samurais durante el shogunato de Kamakura, el de la izquierda lleva armadura o-yoroi, yelmo hachi bachi kabuto, sable tachi y puñal o tanto; el de la derecha lleva una armadura maru-do, arco , tachi y tanto. Autor Carlos Fernández del Castillo

En este momento hay Awa Ogasawara llegó desde el sur. Al darse cuenta que estaban atrapados Akamatsu y su pequeña escolta montaron en sus caballos y se lanzaron contra el enemigo. Cuarenta y siete de ellos murieron en el combate cuerpo a cuerpo y los sobrevivientes sólo pudieron escapar evitando su detección. Akamatsu y los cinco supervivientes de su escolta llegaron a la seguridad de su ejército principal.

Eso puso fin a la lucha para el día. Las dos partes se mantuvieron en sus posiciones originales, con las fuerzas de Bakufu en Segawa y Akamatsu en Koyano.

Al día siguiente Akamatsu condujo a sus 3.000 hombres hacia la fuerza Bakufu que era mucho más grande. El ejército del bakufu contenía un número inusualmente grande de pequeños contingentes. A medida que avanzaban los hombres de Akamatsu vieron bastantes banderas, deduciendo que el bakufu tenía unos 20.000 efectivos. Siete de sus hombres decidieron que estaban condenados, y decidieron buscar la muerte en la batalla dirigiéndose contra el ejército enemigo. Avanzaron por delante del ejército principal, y se refugiaron en un bosquecillo de bambú en el flanco sur del ejército del bakufu, que se dirigía hacia al norte hacia Segawa.

Desde su posición cubierta, esta pequeña fuerza de siete comenzaron a disparar, y mataron a veinticinco hombres del bakufu. Esto provocó algunas interrupciones en las líneas del bakufu, y también alentó a 700 de los partidarios de Akamatsu para lanzar su propio ataque. La moral de la fuerza Bakufu debió caer de repente, ya que en ese momento comenzaron a retirarse. Sus líderes trataron de imponer un poco de orden, pero sin éxito. La mitad de su ejército pereció, incluyendo a 300 prisioneros y heridos que fueron decapitados por Akamatsu después de la batalla.

Akamatsu estaba dispuesto retirarse de nuevo a Maya y descansar, pero su hijo lo convenció para lanzar un ataque contra Kyoto antes de que el Rokuhara pudiera recuperarse de la derrota.

Batalla de Yamazaki (29 abril 1.333)

A los líderes del Rokuhara les costó reunir nuevas tropas, pero al final consiguieron 20.000 hombres. El ejército Rokuhara avanzó fuera de la ciudad hasta el río Katsura, que marcaba el límite occidental de Kyoto, y que estaba crecido por el deshielo de las nieves del invierno.

Akamatsu Norimura dividió sus 3.000 hombres en dos divisiones y los envió a lo largo de diferentes caminos hacia Kyoto. Cuando llegaron al río Katsura encontraron el ejército Rokuhara. Ninguna de las partes estaba dispuesta a cruzar el río, los defensores porque habían recibido la orden de proteger el río y los atacantes porque eran superados en número. Un duelo de tiro con arco comenzó, antes de que el estancamiento se rompiera por el hijo de Akamatsu, quien dirigió a los primeros atacantes a través del río. El resto del ejército le siguió, y los desmoralizados defensores de Kyoto se dispersaron y huyeron.

Esto permitió a los hombres de Akamatsu penetrar en la parte occidental de Kyoto. La noche cayó y la situación era caótica. Emperador del shogunato buscó refugio en el Rokuhara, pero la suerte del atacante finalmente se agotó. Los líderes Rokuhara lograron encontrar tropas dispuestas a luchar y los atacantes superados en número fueron finalmente obligados a retirarse. No hubo persecución, y así que Akamatsu pudo reagruparse y comenzar un bloqueo de la ciudad.

Tras el fracaso de su ataque a la ciudad Akamatsu Norimura se retiró suroeste de Yamazaki junto al río Yodo que unía Kyoto con el mar. Él también tenía un campamento en Yahate (probablemente Yawata, en el lado opuesto del río). A partir de estos campamentos bloqueó el río y la carretera de la provincia occidental, y comenzó a impedir que los suministros llegasen a Kyoto.

Jinetes samurais del periodo Kamakura

Los líderes Rokuhara en Kyoto decidieron enviar un ejército para atacar el campamento de Akamatsu en Yamazaki. Reunieron 5.000 hombres y dejaron de Kyoto poco después del amanecer del 29 de abril. Al principio avanzaron en dos grupos, pero el camino junto al río se estrechaba obligándolos a avanzar en un solo bloque.

Akamatsu respondió dividiendo sus 3.000 hombres en tres grupos. Sus arqueros de a pie fueron situados en una colina. Una fuerza de caballería se quedó en el río Kitsune y un segundo seescondió en un bosque cerca de un santuario.

La fuerza Rokuhara avanzó hasta el santuario. Arqueros de Akamatsu entonces abrieron fuego protegidos por la empinada colina. Fuerza de caballería pesada del Rokuhara fue incapaz de acercarse a ellos, y después de un breve periodo de tiempo se decidió continuar en dirección a Yamazaki. En este punto cincuenta de los jinetes ocultos atacaron el centro de la fuerza Rokuhara. Los hombres Rokuhara intentaron destruir esta pequeña fuerza, dejándolos vulnerables cuando el resto de los jinetes ocultos atacó. Por último la mitad de la fuerza de la izquierda en el río Kitsune avanzaron por el campo en un intento de cortar la retirada del ejército de Rohuhara. Esto fue demasiado para los hombres Rokuhara que abandonaron la lucha y se retiraron de nuevo a Kyoto a toda velocidad.

Ninguna de las partes sufrió grandes pérdidas durante esta batalla, sobre todo porque la lucha había durado muy poco tiempo, pero sí alentó a los hombres de Akamatsu después de su fracaso en Kyoto, y bajó la moral de la guarnición de Rokuhara.

Los monjes del Monte Hiei lanzaron un ataque fallido en la ciudad de su propio unos días más tarde.

Monjes del monte Hiei lanzando un ataque contra la ciudad de Kyoto a primeros de mayo de 1.333

Akamatsu decidió hacer otro intento de capturar la ciudad. Su ejército se había reducido a la mitad por los combates alrededor de la ciudad, y de acuerdo con el Taiheiki ahora tenía 7,000 caballería y tal vez 3.000 arqueros de a pie, en comparación con 20.000 defensores. Él dividió su fuerza en dos y avanzó hacia Kyoto poco después del amanecer del 17 de mayo.

Los comandantes de Rokuhara dividieron su ejército en varias partes. Una parte fue enviada al norte para proteger la ciudad contra cualquier nuevo ataque por parte de los monjes del Monte Hiei. Otra parte se dejó a Rokuhara para actuar como una reserva. La fuerza principal se dividió en tres grupos y se situó en los principales accesos a la ciudad, donde se podría esperar ataques.

La batalla comenzó a mediodía, los arqueros de a pie de Akamatsu bloquearon varias de las calles, pero no pudieron hacer ningún progreso en la ciudad, mientras que la caballería de la Rokuhara fue capaz de evitar que los arqueros avanzaran, pero no pudieron hacerles retroceder. El punto muerto se rompió hacia la puesta del sol, cuando dos de los mejores de los comandantes Rokuhara, Kono y Suyama, finalmente lograron romper la resistencia de sus rivales directos, y penetraron en las afueras de la ciudad, pero fueron atacados por una segunda columna y se vieron obligados a retirarse.

Esto dejó sola a la columna de Akamatsu, de 3.000 efectivos Esta fuerza había estado combatiendo durante todo el día, pero ahora era atacada por tres lados, rompiendo su cohesión y siendo obligados a retirarse en tres fragmentos. Akamatsu perdió alrededor de 800 de sus mejores hombres en esta lucha. Los restos de su ejército se retiraron a su base en Yahata y Yamazaki, al sur-oeste de Kyoto.

Batalla de Funanoe (13 de mayo 1.333)

A principios de mayo el emperador Go-Daigo se escapó de su cautiverio en una litera, haciéndose pasar por una mujer embarazada. El 8 de mayo encontró un barco y zarpó de la isla Oki. Sasaki Kiyotaka pronto descubrió la ausencia de su prisionero, y envió a diez de sus buques de guerra en su persecución.

Alcanzaron al barco de Go-Daigo, pero estaba oculto bajo las balas de pescado seco y no le encontraron. Una segunda flota persiguió al barco, pero consiguió evadirse con éxito, alcanzando la seguridad en la costa noroeste de Honshu.

Después de llegar a la tierra sus ayudantes intentaron encontrar un partidario local que pudiera ayudarle. Los locales sugirieron Nawa Nagatoshi, que después de alguna incertidumbre fue convencido por su hermano menor para apoyar el emperador exiliado. El partido imperial fue trasladado de urgencia al Funanoe, un castillo de montaña cuya ubicación se desconoce. Sus defensores almacenaron en el castillo y se prepararon para un ataque inevitable. Construyeron una barricada de troncos de árboles y tejas de las casas, pero no tuvieron tiempo para construir una zanja.

Sasaki Kiyotaka siguió al emperador a Honshu con 3.000 hombres, y el 13 de mayo atacaron el castillo. Dividió sus tropas en tres grupos: él lideró un grupo para atacar la puerta principal, otro grupo atacó la parte trasera y el tercero se mantuvo en reserva.

El plan fracasó. Los defensores habían colocado cuatro o quinientos banderas en el castillo, cada uno con los símbolos de una familia local. Los atacantes podrían ver estas banderas, pero no pudieron ver cuántos hombres había realmente en el castillo. El líder de la fuerza de reserva fue muerto por una flecha, todo golpe de suerte ya que sus hombres se retiraron. El comandante de la fuerza enviada a los ataques de la parte trasera se rindió sin atacar. Sasaki Kiyotaka quedó solo, y desconocía el fracaso de los otros grupos. Condujo a sus hombres a un ataque contra la puerta principal, pero que careciendo de apoyo, fueron superados. Sasaki Kiyotaka escapó, pero no pudo desembarcar en Oki y después de volver a la tierra se suicidó.

Go-Daigo creó una corte en el exilio en Funanoe, y permaneció allí hasta que sus partidarios capturaron la Rokuhara en Kyoto y la sede del shogunato en Kamakura.

Caída de Kyoto (junio de 1.333)

Noticias del regreso del emperador pronto se extendieron como la pólvora, y un ejército considerable se reunió alrededor de su corte en el exilio. Parte de este ejército fue enviado hacia Kyoto, pero fue derrotado fuera de la ciudad. Comandante del Emperador Tadaaki unió a las fuerzas imperiales existentes fuera de la ciudad. También se les unió un número de desertores del ejército del shogunato, incluyendo Yuki Chikamitsu, un alto comandante.

El bakufu respondió a la serie de ataques contra Kyoto y el regreso del emperador enviando otro ejército al oeste. Esta vez el mando estaba dividido entre Nagoshi Takaiye y Ashikaga Takauji. Esto demostró ser una decisión fatal. Ashikaga resentía la autoridad de la familia Hojo, que él creía que estaba por debajo. También acababa de perder a su padre ya estaba sufriendo de una enfermedad. Ashikaga decidió que iba a cambiar de bando una vez que su ejército llegó a Kyoto y ofrecer sus servicios a Go-Daigo, llegó a Kyoto el 30 de mayo, y le llegó un mandato imperial llegó casi de inmediato

Nagoya llegó tres días después el 2 de junio, ambos comandantes pasaron una semana en Kyoto, antes de decidirse a atacar los campos imperiales en Yahata y Yamazaki, al sur-oeste de la ciudad, el 10 de junio 1.333.

Nagoya tenía 7.600 hombres y debería atacar de frente. Ashikaga tenía 5.000 hombres y atacaría al ejército imperial por el flanco y la retaguardia. En total tenían 12.600.

La fuerza imperial se dividió en cuatro grupos. Tadaaki, un general enviado por Go-Daigo, mandaba 5.000 jinetes. Yuki Chikamitsu, ex comandante del bakufu que había cambiado de bando recientemente le dieron 300 hombres. Akamatsu Norimura, un partidario desde hace mucho tiempo del emperador, se le asignaron 3.000 hombres. Finalmente 500-600 ex forajidos se asignaron a Tadamasa. En total la fuerza Imperial alcanzaba 8.800 efectivos.

Ashikaga dejó Osaka antes del amanecer el 10 de junio 1.333. Nagoya se alarmó de que su colega había salido antes que él, probablemente porque no quería que su rival se llevase los laureles de la victoria. Nagoya salió de la ciudad a la cabeza de sus tropas y avanzó a lo largo de la carretera de Koganawate, en dirección a las tropas Akamatsu Norimura. Tuvo cierto éxito, pero esto terminó dramáticamente cuando fue muerto por una flecha en la cabeza. El afortunado arquero, Sayo Norii, era uno de los parientes de Akamatsu.

La muerte de su líder desalentó a sus hombres y animó a las tropas imperiales, que atacaron desde tres lados. Los hombres de Nagoya ahora eran superados en número, y sin su líder fueron superados. Algunos se mantuvieron y lucharon, otros huyeron a los campos de arroz cercanos y se suicidaron y otros escaparon de vuelta a Kyoto.

Cuando esta noticia llegó a Ashikaga Takauji ordenó a su ejército moverse hacia el oeste hacia Shinomura por la carretera Tamba, con el objetivo de cruzar la montaña Oe, posiblemente dirigiéndose a la corte de Go-Daigo en el exilio. Dos de sus hombres se dieron cuenta de lo que esto significaba, su comandante había cambiado de bando, y lograron volver a Kyoto con la noticia. La guarnición del Rokuhara se preparó para luchar una última batalla por el control de Kyoto, aunque con pocas esperanzas de éxito.

Ashikaga ahora unió fuerzas con el ejército imperial a las afueras de Kyoto y en la noche del 19 de junio, la fuerza combinada avanzó sobre la ciudad. Los defensores fueron empujados de vuelta a la Rokuhara recién fortificada, pero las defensas exteriores pronto fueron rotas. Por la noche la mayoría de los defensores restantes abandonaron. Los señores de Rokuhara intentaron escapar al este, llevando al emperador Kogon con ellos, pero fueron interceptados. Kogon fue capturado y llevado de vuelta a Kyoto, mientras que la mayor parte del resto del grupo se suicidó. La noticia de la caída de Kyoto pronto llegó Chihaya. El ejército del bakufu abandonó el asedio, y también intentaron escapar hacia el este, de nuevo sin éxito. Sus líderes y algunos soldados llegaron a Nara, donde encontraron un refugio temporal, pero el último ejército importante shogunato en el oeste había sido derrotado.

Las buenas noticias pronto comenzaron a llegar a Go-Daigo en Funanoe. El 24 de junio llegaron mensajeros con la noticia de que Kyoto se había. Go-Daigo y su corte dejaron Funaneo e iniciaron su regreso a la capital imperial.

Batalla de Bubaigawara (27-28 junio 1.333)

Nitta Yoshisada había unido en secreto la causa imperial durante el asedio de Chihaya, donde había establecido comunicaciones con el lado Imperial y recibió un mandato imperial para luchar contra el shogunato. Fingió una enfermedad, regresó a su casa y comenzó a levantar un ejército.

Su rebelión se vio desvelada después de que capturó y ejecutó a un recaudador de impuestos enviado desde Kamakura, la capital del shogunato. El 20 de junio 1.333, izó la bandera y comenzó una marcha hacia el sur hacia Kamakura, reuniendo apoyos a su paso. El shogunato respondió enviando un ejército al norte para interceptarlo en el río Iruma, pero este ejército no pudo impedir que cruzasen el río. El 23 de junio llegaron al páramo Kotesashi (la moderna Tokorozawa), a unos cuantos kilómetros al sur del río y se detuvieron, posiblemente debido a que el ejército rebelde era más grande de lo que esperaban. Esto dio a los hombres de Yoshisada la oportunidad de cruzar el río sin oposición. La batalla comenzó con un intercambio de tiro con arco. Los hombres de Yoshisada enviaron 100 arqueros hacia adelante, y las fuerzas del bakufu respondieron con 200 arqueros, seguido por un ataque de 1.000 jinetes. Yoshisada respondió con 2.000 jinetes, y esto se convirtió en una batalla. Ambas partes se enfrentaron más de treinta veces durante el día, y fue inconcluyente. Los hombres de Yoshisada, que habían perdido 300 hombres, se retiraron al río Iruma. El ejército del bakufu, que había perdido 500, se retiró hacia el sur hasta el río Kume. Ambas partes se prepararon para reanudar la batalla en el día siguiente.

Al día siguiente, la fuerza del bakufu de preparó para defender su posición, y formó una línea fuerte. Yoshisada respondió formando a sus hombres en cuña, para romper el centro adversario. Se entabló la batalla de Kumegawa y ninguna de las partes fue capaz de obtener una ventaja táctica, convirtiéndose en una lucha caótica cuerpo a cuerpo. No hay datos de las bajas.

Conquista de Kamakura 1333. Movimiento de fuerzas y batallas

Al final de la batalla la fuerza Bakufu retiraron a Bubaigawara en el río Tama (la moderna Fuchu al oeste de Tokio). Su moral era pobre, pero se les dio tiempo para recuperarse. Yoshisada decidió permitir descansar a sus tropas en el río Kume, dándoles el tiempo para recuperarse de dos batallas previas. Esta pausa fue casi fatal. Esto dio tiempo al bakufu para enviar refuerzos al norte. Hojo Takatoki, el jefe del clan Hojo y efectivamente el líder del shogunato, nombró a su hermano menor para mandar este ejército, que tenía unos 100.000 efectivos, que se sumaron a los 60.000 de la zona.

El ejército de Yoshisada contaba con unos 100.000 efectivos y finalmente decidió adelantar la batalla al amanecer del 27 de junio.

Los hombres de Yoshisada lanzaron el grito de guerra, pero era el ejército del bakufu que atacó primero. Comenzaron con el envío de 3.000 arqueros hacia adelante para frenar el avance de los rebeldes, antes de que el resto del ejército atacase. Yoshisada se defendió, y sus hombres lanzaron siete u ocho ataques, pero fueron superados en número y se vieron obligados a retirarse al norte hacia Horigane.

Aunque las fuerzas del bakufu habían ganado una victoria significativa, su moral seguía siendo pobre y en vez de perseguir a los hombres que se retiraban de Yoshisada mantuvieron sus posiciones en Bubaigawara. De este modo, se perdió la oportunidad de destruir a las tropas de Yoshisada mientras aún estaban desmoralizados.

A última hora llegaron refuerzos dirigidos por Miura Yoshikatsu. Yoshikatsu animó Yoshisada para atacar al día siguiente, afirmando que los hombres del bakufu estaban demasiado confiados y que su propia fuerza fresca haría cambiar el rumbo.
En la mañana del 28 de junio, Miura Yoshikatsu condujo a sus hombres hacia el ejército del bakufu, con sus banderas plegadas. Los hombres Bakufu no esperaban ser atacados, y todavía estaban en sus campamentos a medida que avanzaba. No estaban seguros de quién era el recién llegado, empezaron a preocuparse y asumir que eran refuerzos.

Esto permitió Miura Yoshikatsu entrar en una posición peligrosa. Fue seguido por Yoshisada con la parte principal del ejército. Este se dividió en tres divisiones, cada una de las cuales avanzaron hacia las fuerzas del bakufu desde una dirección diferente. Cuando llegaron cerca de ellos lanzaron el grito de guerra. Las fuerzas del bakufu intentaron llegar a sus caballos, pero a medida que estaban siendo atacados de frente por Yoshisada y por retaguardia por Miura Yoshikatsu. Esto causó el caos en la fuerza del bakufu que rompieron la formación y huyeron hacia el sur a través del río, de regreso hacia Kamakura.

El segundo día de la batalla se asocia a veces con Sekido, 15 km al sur-este de Bubaigawara, y en el lado opuesto del río. Aquí fue donde el hermano de Hojo Takatoki casi fue capturado por los rebeldes que le perseguían. Sólo una dramática última posición mantenida por más de 300 defensores que murieron, le dieron la oportunidad de escapar.

La noticia de esta derrota llegó a Kamakura justo antes de la noticia de la caída de la Rokuhara, sus sedes centrales en la capital imperial de Kyoto. Esta noticia también llegó el ejército de Yoshisada, alentándole en gran medida, ya que estaba preparando para la conquista de Kamakura.

Asedio de Kamakura (30 junio a 4 julio 1.333)

Kamakura estaba construida en una posición muy defendible. La ciudad estaba rodeada de montañas, y sólo se pudo llegar a lo largo de una serie de pasos de montaña fortificados o por mar. Estos pasos más tarde llegaron a ser conocido como las Siete Puertas o siete entradas de Kamakura, pero ese nombre no era corriente en 1.333. Durante el asedio de 1333 la flota de Hojo protegida de la bahía, lo que impedía cualquier intento de atacar desde el mar.

La ciudad estaba guarnecida por los ejércitos Hojo restantes del este. Los sobrevivientes de los ejércitos derrotados en Kotesashi, Kumegawa y Bubaigawara se habían retirado a la ciudad. Un segundo ejército del bakufu había sido enviado al este para reclutar refuerzos, pero también había sido derrotado y obligado a regresar de nuevo a Kamakura.

Aunque Kamakura era una posición defensiva fuerte, pero los defensores estaban en una situación desesperada. Sus principales ejércitos habían sido enviados al oeste. El ejército de Ashikaga Takauji había cambiado de bando, la destrucción de la sede del shogunato en el Rokuhara. El ejército sitiador de Chihaya había sido destruido al intentar retirarse a un lugar seguro después de enterarse de la caída del Rokuhara. Noticias de los éxitos de Nitta Yoshisada animó a muchos guerreros neutrales de las provincias alrededor de Kamakura para unirse a su ejército.

Yoshisada dividió su ejército en tres divisiones, teniendo mando de una. La primera división debía atacar el paso de Gokurakuji, al oeste de la ciudad. La segunda atacaría el paso Kobukurozaka en el norte. la tercera, que Yoshisada mandaba en persona, atacaría el paso de Kewaizaka en el norte-oeste de la ciudad. Este fue quizás el enfoque principal de la ciudad y llevó a la carretera de la provincia de Musashi. Los defensores dividieron su ejército en cuatro divisiones, tres para hacer frente a los ejércitos que atacaarían directamente y la cuarta para actuar como reserva.

Samurais japoneses 1333. De izquierda a derecha: Ashikaga Takauji, lleva una armadura o-yoroi con hoidate; Nitta Yoshisada lleva un do-maru, Kusunoki Masashige lleva una armadura do-maru, Ayudante de samurai lleva una armadura tipo haramaki. Autor Angus McBride para Osprey

Al amanecer, del 30 de junio, los hombres de Yoshisada encendieron fuegos en los pueblos de los alrededores de la ciudad, causando una alarma en la ciudad. La lucha comenzó a mediodía y en este primer día los defensores se mantuvieron. Los atacantes llegaron a Yamanouchi, pero estaban fuera de los pasos.

El 1 de julio, la división de la derecha de Yoshisada llegaron cerca de la ciudad, pero su comandante, Odate Muneuji, fue muerto durante un contraataque, y sus tropas se retiraron al oeste de la ciudad. Tras este contratiempo pudo haber habido una pausa en los combates, los próximos eventos tendrían lugar en la noche del 3 de julio. Nitta Yoshisada llevó una gran fuerza para el paso de Gokurakuji, donde Odate había sido muerto. El paso principal estaba fuertemente defendido, pero en teoría podría ser desbordado por la costa. Los defensores de la ciudad habían pensado en esto. Su flota estaba anclada frente a la costa dentro del alcance de las flechas, mientras que la playa estaba llena de obstáculos.

Hubo una marea inusualmente baja, lo que permitió a sus tropas que pasarán más allá de los obstáculos de la playa y también obligaron a los barcos que la defendían alejarse de sus posiciones.

La ciudad ahora estaba condenada. Los hombres de Yoshisada penetraron en masa a la ciudad desde el sur, atacando a los defensores de los pasos por retaguardia. Algunos de los defensores comenzaron a rendirse o a cambiar la lealtad, mientras que otros se suicidaron. Hojo Takatoki prendió fuego a los edificios del bakufu y se retiró al templo Toshoji.

Los combates finalizaron el 4 de julio, hubo una serie de suicidios honorables, Hojo Takatoki se suicidó en el templo Toshoji, y fue seguido por doscientos ocho de tres miembros masculinos del clan Hojo. A continuación, el templo fue incendiado, y otros 600 últimos defensores del templo se suicidaron, otros optaron por escapar.

La caída de Kamakura marcó el fin del shogunato Kamakura, y aseguró la victoria de la causa imperial en la guerra Genko. En el mismo mes de Go-Daigo regresó a Kyoto, donde comenzó un corto período de gobierno imperial directo (la Restauración Kemmu).

 

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2017-09-06. Última modificacion 2017-09-06.