Edad Media Japón Medieval Los ejércitos japoneses periodo Heian (794-1185)

Primeros samuráis

Al principio, el gobierno de Heian estableció un sistema militar basado en las milicias locales compuestas de jinetes montados. Estos soldados profesionales se extienden por todo el país y debían su lealtad al emperador. Ellos eran “los que sirven“, o samurai. Se ha producido un cambio importante, sin embargo, en la mitad del período Heian. Originalmente los samuráis eran siervos del Emperador; se convirtieron gradualmente en ejércitos privados vinculados a la aristocracia local. Desde el período Heian medio en adelante, los militares japoneses eran soldados profesionales en innumerables ejércitos privados que daban su lealtad a la aristocracia y señores de la guerra locales. El samurai temprano y se extraía de las clases bajas. Hicieron su medio de vida como agricultores; su única función como samurái era matar a los samuráis de ejércitos enemigos. Eran generalmente analfabetos y eran despreciados por la aristocracia.

A finales del período Heian, familias privadas comenzaron a acumular grandes cantidades de bienes o shoen y comenzaron a apoyar grandes ejércitos permanentes, sobre todo porque el gobierno Heian comenzó a confiar más en estos ejércitos privados que en sus débiles propias fuerzas.

Taira no Masakado es considerado en algunas fuentes como el primer samurái. Los primeros samuráis fueron esencialmente guerreros (bushi) mercenarios privadamente armados y contratados por los señores locales para hacer frente a otros señores. Con el tiempo los señores locales para sobrevivir se fueron agrupando en clanes, dada vez más importantes.

Estos clanes eran conocidos como ie o casas. Originalmente, estos ie o casas eran simplemente una formalización de relaciones de negocios uno-a-uno. Un señor de una ie o casa, ofrecería su vivienda al samurái contratado a cambio de sus servicios exclusivos. Esta oferta de vivienda también se extendía a las familias del samurái, que a veces contaba con sus propios escuderos. Con el tiempo, se desarrolló un fuerte sentido de lealtad entre el señor y su samurái contratado. Finalmente, el samurái se incorporaba en el hogar del señor y su linaje se convertiría en una parte de su clan, uniéndose de manera efectiva a la familia del señor, a veces recibiendo tierras a cambio.

El resultado fue un crecimiento exponencial en el poder de los dos grandes clanes guerreros, los Taira (o Heike) y los Minamoto (o Genji). Los Minamoto controlaban la mayor parte del este de Japón; mientras que los Taira tenían poder, tanto en el este y el oeste de Japón.

Los sohei o monjes guerreros

Los monasterios budistas fueron también eran grandes terratenientes, y se estaban expandiendo tanto en el terreno como en el número de templos aumentado sus riquezas, y despertando la envidia y el recelo de otros. Para defenderse los templos budistas crearon sus propios ejércitos, los sohei o monjes guerreros fueron los encargados de la defensa de forma similar a las órdenes militares. El nombre de sohei viene de la palabra budista so que significa monje y hei que significa soldado o guerrero. Normalmente los monjes tenían dos trajes uno para la oración y otro para la guerra. El de oración es el tradicional budista de color azafrán, el de guerra se componía de un kimono, una preñada blanca para cubrir la cabeza, o en su defecto un hachimaki o cinta blanca, la armadura tradicional japonesa o du-maru, normalmente no llevaban hombreras. Entre sus habilidades estaban el manejo del arco y la naginata o alabarda que era su arma preferida, también llevaban el tachi o sable curvo.

Sohei o monje guerrero de Nara 1.100: 1 Prenda de cabeza blanca; 2 hachimaki o cinta blanca de cabeza; 3 rosario Budista; 4 getas o sandalias de madera; 5 tachi o sable curvo; 6 naginatas o alabardas, a la derecha una de hoja ancha tipo chino, en el centro una shobizini naginata la hoja tiene la misma longitud que el mango, la de la derecha tiene la hoja corta

Los monjes no empleaban la violencia para conseguir sus objetivos, normalmente sacaban en procesión el micoshi o reliquia sagrada sobre andas, y era llevado en procesión por las ciudades principalmente la capital. Y los dejaban en la calles para asustar a los ciudadanos y conseguir sus pretensiones. En 1.146 Taira Kiyomari fue el primero en enfrentarse a los monjes, disparando flechas contra el micoshi, cuando iban en procesión por las calles de Kyoto. Esto fue declarado un sacrilegio y 7.000 monjes descendieron a la capital reclamando la sangre de Kiyimori. La corte finalmente le impuso una multa.

Los sohei o monjes guerreros del Monte Hiei 1146. Están desfilando con sus mikoshi (reliquias sagradas) por las calles de Kyoto. Autor Wayne Reynolds para Osprey

Tácticas

Durante el período Heian, los guerreros samurái eran combatientes en gran medida independientes, aunque algunos tenían escuderos. A pesar de que servían juntos en el ejército de su señor, cada samurái se centraba principalmente en tácticas en solitario que destacasen entre la multitud, y atraer la atención del señor y lograr una promoción. Dado que cada guerrero samurái se esforzaba por la perfección en su táctica personalizada, cuando eran agrupados constituían una fuerza imparable frente a ejércitos inexpertos y fácilmente intimidables que constituían las fuerzas reclutadas que servían en los ejércitos de la época. Sin embargo, la aspiración del samurái era derrotar a otros samuráis en una lucha singular, y las batallas acababan siendo duelos individuales.

Los samuráis se convirtieron en expertos jinetes, que primero luchaban disparando flechas con su arco, después dirigía su pequeño ejército hacia el enemigo. Un samurái podía dirigir desde un par escuderos hasta cientos y posteriormente miles. Utilizaban las espadas de cerca en la lucha y para decapitar a sus enemigos. Normalmente durante la lucha retaban a otros samuráis a un duelo singular, en el que previamente se presentaban, diciendo su nombre y hazañas.
Las batallas con los mongoles en el siglo XII llevó a un cambio en el estilo de lucha de los samuráis, comenzaron a usar su espada más y también hacer un mayor uso de lanzas y naginatas. Los samuráis cambiaron lentamente de luchar a caballo a la lucha a pie.

Armaduras

Las armaduras en este periodo eran el haramaki y el do-maru para los sirvientes y o-yoroi para los samuráis.

El haramaki que estaba fabricado en cuero y solo protegía el pecho y se ataba a la espalda mediante cintas.

Armadura haramaki, estaba fabricada en cuero y la empleaban los sirvientes y los infantes

El do-maru que era una armadura de escamas, el nombre do-maru significa “todo el cuerpo“, se une con una bisagra en el lado derecho, se aseguraba con dos cordones, uno a nivel del pecho y el segundo alrededor de la cintura. Se componía del do o coraza, y el kusazuri o falda de alrededor para proteger las piernas.

Los guerreros que llevaban do-maru generalmente caminaban o corrían cerca del caballo de su señor. Con el fin de dar libertad a las piernas y mejorar la capacidad de caminar, el kusazuri se dividió en siete u ocho secciones.

Los do-maru no tenía protección de los hombros u o-sode. En cambio, dos pequeñas placas, llamados gyoyo, eran atados a los watagami o correas, protegían sólo los hombros, y no dan ningún tipo de protección a los brazos.

Armadura do-maru estaba fabricada en escamas de hierro y la empleaban los sirvientes y los infantes

Los o-yoroi o “gran armadura” aparecieron en el comienzo del siglo X y se mantuvieron en uso hasta el siglo XIV, a partir del cual quedó solo para actos ceremoniales. Fue especialmente diseñado para el tiro con arco montado y durante varios siglos se consideró la única armadura adecuada para los guerreros de alto rango o samuráis, que en ese momento estaban obligados a servir como soldados de caballería y arqueros.

La característica más distintiva de los o-yoroi tenía cuatro lados: frontal, lateral izquierdo y la parte trasera estaban unidos, el lateral derecho llamado waidate estaba separado y unido al resto con dos cuerdas de sed, una en al nivel de la cintura y la otra diagonal a través del pecho y sobre el hombro izquierdo. Cada una de las partes estaba compuesta por el do o coraza y las faldas o kusazuri.

Las piezas de coraza o do y algunas partes de la armadura se cubrían con un cuero impreso llamado egawa, su objeto era impedir que la primera fila de escamas pudiera bloquear o dañar la cuerda del arco. Las axilas se protegieron con dos secciones móviles conectadas a las watagami o correas del hombro. La sección de la derecha era de construcción de escamas y se llamaba sendan-no-ita, mientras que la sección de la izquierda, llamado kyubi-no-ita, era estaba cubierta de cuero.

Los hombros y la parte superior de los brazos estaban protegidos con dos hombreras rectangulares grandes llamados o-sode, que actuaban como escudos móviles, proporcionando libertad de acción a los brazos al mismo tiempo.

Armadura o-yoroi o gran armadura. A la izquierda partes de la misma a la derecha puesta sobre un armazón de madera como en tiempos de los samurai

El tipo básico de escama era el llamado o-arame. Estaba hecho de cuero o de acero, y durante el período Heian tenía un tamaño de 5-7cm x 4 cm. Tenía forma rectangular con la parte superior ligeramente cortado, y tenía 13 agujeros, troquelados en dos filas. Con el fin de evitar que el “estiramiento” de la armadura con el tiempo, se empezó a usar la escama shikime-zane, con 19 agujeros en tres filas.

En el siglo XII, el tamaño de las escamas disminuyó y se hizo más en forma trapezoidal. Las escamas de este tipo fueron llamados kozane, y cuando se ataban, se superponían entre sí en aproximadamente la mitad de su anchura. Cada armadura requería varios miles de escamas de distinto tamaño.

Kozane o escamas de las armaduras japonesas, a la izquierda diversos tipo y tamaños, a la derecha dos formas de unirlas entre sí. Fuente https://myarmoury.com/feature_jpn_armour.html

Durante el período Heian temprano del cordón de atar (odoshige) era una tira de cuero. Pero cuero tenía algunas desventajas (número limitado de colores y longitud corta) y fue sustituido por el cordón de seda plano (ito-odoshige).

Los cascos o kabutos evolucionaron a partir del moko-hachigyo kabuto, de influencia chino-mongola, consistía en 8-12 placas rectangulares, que formaron el cuenco o hachi. Cada placa se orientaba verticalmente y se remachaba a sus vecinas con seis remaches con cabeza grande, en forma de cúpula llamado hoshi (“estrella”). Estos dieron al yelmo su nombre hoshi bashi kabuto, o “yelmo estrella“, en la parte superior había un agujero redondo grande o tehen, sobre el que se colocaba una pieza de hierro o bronce llamado tama-buchi.

La visera o mabizashi y la protección del cuello o shikoro se remachaban al hachi. El shikoro era de la forma cónica y consta de cinco filas de cuero o de de escamas trapezoidales o kozane. Los cuatro filas superiores se curvaban formando la fukigaeshi, que protegía el rostro de flechas y sablazos desde los lados y la parte posterior.

En la segunda mitad del siglo XII se adornó el casco con una especie de cuernos llamado el kuwagata que se unían al hachi con una pieza llamada huraidate, cuanto más largos eran los cuernos, mayor era la categoría del samurái.

Al final del siglo XII, el yelmo hoshi bashi kabuto desarrolló una forma más semiesférica, el número de placas aumentó de 12 a 28, con seis remaches cada una.

Yelmo hoshi bachi kabuto durante el periodo Heian

Armamento

El arco japonés o yumi tiene una forma distintiva que es casi único en el mundo. Mientras que la mayoría de los arcos son simétricos en el del punto de disparo, de modo que haya una cantidad igual de la madera por encima de y por debajo de la zona donde se coloca la flecha, el arco japonés adoptó un enfoque diferente.

Debido a que el arco fue diseñado para ser utilizado desde el caballo, había un límite en el tamaño del arco para que pudiese ser utilizado efectivamente, pero la falta de maderas pesadas y fuertes como las que fueron utilizados por los arcos europeos, esto significaba que el arco tenía que ser grande para distribuir las fuerzas implicadas en precisión disparando una flecha para largas distancias. Por lo tanto, samuráis crearon arcos asimétricos, en los que la parte inferior se encontraba a 1/3 de su longitud, esto permitía el uso de arcos muy largos, alrededor de 2 metros, pero que podían ser utilizados desde el caballo, pero manteniendo la flecha por encima de la cabeza.

Para el combate medio, utilizaban una larga porra con pinchos llamada kanabo, tenía una forma similar a un bate de béisbol pero más largo, con el que golpeaban a sus enemigos.

Armamento japonés durante el periodo Heian

Para el combate cuerpo a cuerpo usaban el sable curvo o tachi, que disponía de una curvatura que le proporcionaba una ventaja las hojas rectas para realizar cortes sobre todo cuando se combate a caballo, el tachi tenía una hoja curva de unos 85 cm de longitud, que acababa en punta y podía pinchar, que resultó dominante en combate montado.

Los soldados de infantería llevaban la lanza recta o yari, de las que había varios tipos como el fukuro yari que era muy parecida a la lanza occidental, el okimi yari que era igual que la anterior pero de hoja mucho más larga, y el kikuchi yary que tenía corte en un lado. También se empleó la naginata, que apareció cuya primera referencia data de 1.146, se cree que es de influencia del guan dao chino o bien una evolución de la lanza kikuchi yari, de cualquier forma fueron los sohei o monjes soldados los primeros en dominar la técnica de su manejo, su hoja curva, forjada de la misma manera que las espadas, poseía un largo de entre 30 a 60 cm. La hoja estaba unida a un asta hecha principalmente de roble, la cual tenía un largo de 120 a 240 cm. La culata del asta, llamada ishizuki, era una parte muy importante de la naginata, estaba hecha de metal y se usaba para golpear o aporrear a los enemigos. Las había de varios tamaños y formas e inclusa una para mujeres.

La infantería llevaba y una espada recta llamada chokuto, que servía para acometer, también utilizaban grandes escudos tipo pavés, principalmente cuando estaban en defensiva. También en este periodo apareció el tanto, que es una especie de puñal, tenía una hoja de 15 a 30 cm de largo y podía tener filo en uno o ambos lados y de usaba para apuñalar y también para dar tajos.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2017-09-05. Última modificacion 2017-09-09.