Edad Media Los búlgaros Conquista bizantina de Bulgaria

Cargando anuncio...

Boris II de Bulgaria (969-997)

En 968, Boris II se dirigió a Constantinopla con el fin de negociar una nueva paz entre Bulgaria y Bizancio con Nicéfofo II Focas y en calidad de rehén honorífico. El propósito principal de este nuevo tratado era el de aunar fuerzas contra el príncipe Sviatoslav I de Kiev. En 969, los kievanos derrotaron nuevamente a los búlgaros y Pedro I abdicó para ingresar en un monasterio. En circunstancias que aún no están claras, se autorizó a Boris II a regresar a Bulgaria para sustituir a su rey en el trono.

Boris II no pudo resistir el avance kievano y se vio obligado a aceptar a Sviatoslav I como aliado y convertirse en su marioneta, enfrentándose a los bizantinos. Un ataque kievano contra la Tracia Bizantina fue detenido en 970 en Arkadiopolis, tras lo que el nuevo Emperador Bizantino Juan I Tzimisces avanzó hacia el norte. Al haber dejado indefensos los pasos de los Balcanes, los bizantinos penetraron en Moesia y sitiaron Preslav. Los bizantinos consiguieron incendiar los techos de los edificios de la ciudad y capturaron la fortaleza.

Boris II se convirtió en rehén del emperador bizantino, que se lanzó en persecución de los rusos, poniendo sitio a Sviastoslav en Drăstăr (Silistra), mientras afirmaba actuar como aliado y protector del monarca búlgaro, al que trató con el preceptivo respeto. Tras firmar la paz con Sviatoslav y el regreso de este a Kiev, el emperador entró triunfante en Constantinopla.

Sin embargo, lejos de liberar Bulgaria, como había prometido, Tsimisces se llevó a toda la familia real búlgara y su tesoro imperial a la capital en 971. En una ceremonia oficial, Boris II fue ritualmente desposeído de sus atributos imperiales y nombrado magistros, un título oficial bizantino, en compensación. Las tierras búlgaras de Tracia y Moesia inferior pasaron al Imperio Bizantino y fueron situadas bajo el control de gobernadores impuestos por Constantinopla.

Aunque la ceremonia de 971 pretendía ser un simbólico punto y final del Imperio Búlgaro, los bizantinos fueron incapaces de asegurar su dominio en las provincias occidentales de Bulgaria. El movimiento fue considerado una “revuelta” por el emperador bizantino, pero los rebeldes se consideraban a sí mismos regentes del cautivo Boris II. Cuando comenzaron los ataques búlgaros, el gobierno bizantino recurrió a una estrategia basada en socavar el liderazgo de la “revuelta“. Esta consistía en dejar libres a Boris II y a su hermano Roman con la esperanza de que su llegada a Bulgaria creara enfrentamientos entre los líderes búlgaros. En cuanto Boris y Roman penetraron en la zona controlada por los búlgaros en 977, Boris II fue atacado por una patrulla de vigilancia, al ser confundido por sus ropas con un noble bizantino. Su hermano Roman consiguió identificarse y fue debidamente aceptado como emperador. Sin embargo, su condición de eunuco (había sido castrado por los bizantinos), le impedía proporcionar herederos al trono, por lo que asoció a Samuel al trono como eventual heredero, falleciendo en 997.

Samuel de Bulgaria (997-1.014)

Después que Juan I Tzimisces falleciera el 11 de enero 976, los cometopuli lanzaron un asalto a lo largo de toda la frontera. Las acciones de los hermanos en el sur detuvieron a numerosas tropas bizantinas y facilitó la liberación del noreste de Bulgaria por Samuel. El comandante bizantino fue derrotado y se retiró a Crimea. Los nobles y los oficiales búlgaros que no se habían opuesto a la conquista bizantina de la región fueron ejecutados, y la guerra continuó al norte del Danubio hasta que el enemigo se dispersó y el gobierno búlgaro fue restaurado.

Como los esfuerzos principales de Basilio II estaban concentrados contra el rebelde Scleros, los ejércitos de Samuel atacaron las posesiones europeas del Imperio bizantino. Samuel no solamente invadió Tracia y la zona de Tesalónica, sino también Tesalia, Grecia central y el Peloponeso. Muchas fortalezas bizantinas cayeron bajo el gobernante búlgaro. Samuel quería aprovechar la importante fortaleza de Larisa, que controlaba las rutas principales en Tesalia, y de 977 a 983, la ciudad fue bloqueada. Después que el hambre obligó a los bizantinos a rendirse, la población fue deportada al interior de Bulgaria y los hombres fueron obligados a alistarse en el ejército búlgaro. Aunque Basilio II envió fuerzas a la región, fueron derrotados, y la conquista de Larisa marcó la pérdida de una importante fortaleza bizantina en esa parte de la península. Con esta victoria, Bulgaria había ganado influencia sobre la mayor parte de los Balcanes en el sudoeste, aunque no ocuparon estos territorios.

Batalla de las Puertas de Trajano (986)

Después de la captura de Serdica que era una fortaleza estratégica entre las tierras búlgaras del noreste y el suroeste, Basilio II inició la primera campaña de fue desastrosa, con un ejército de 30.000 soldados,  los bizantinos marcharon desde Odrin a través de Plovdiv hasta llegar a Sredets (Sofía).  Según León el Diácono el objetivo de su emperador era someter a los búlgaros de un solo golpe.

Batalla de las Puertas de Trajano

Batalla de las Puertas de Trajano en el 986

Dejó un contingente bajo León Melissenos para proteger la retaguardia del ejército bizantino. Cuando por fin llegó a los muros de la ciudad, Basilio II construyó un campamento fortificado y sitió la fortaleza. El asedio se prolongó durante 20 días de ataques infructuosos, hasta que se produjo escasez de alimentos en el ejército bizantino. Sus intentos de encontrar provisiones en los alrededores fueron detenidos por los búlgaros que quemaron las cosechas e incluso tomaron el ganado de los bizantinos. Al final, la guarnición de la ciudad salió de los muros, matando a muchos soldados enemigos y la quemando de todo el equipo de asedio, que los inexpertos generales bizantinos habían colocado muy cerca de los muros de la ciudad.

Como resultado de las acciones exitosas búlgaras, los bizantinos ya no fueron capaces de tomar la ciudad con un asalto directo. Tampoco podían extenuar a los defensores por el hambre porque, después que sus suministros habían sido cortados, los propios bizantinos tenían este mismo problema. Además, un ejército dirigido por Samuel marchó por las montañas a la retaguardia bizantina. En ese momento, en vez de asegurarse el camino de retirada, León Melissenos se retiró a Plovdiv. Esta acción fue una razón más para que Basilio II para levantar el sitio. El comandante de los ejércitos occidentales, Kontostephanos, le convenció de que Melissenos había partido a Constantinopla para tomar su trono.

Batalla de las Puertas de Trajano (986). Autor Vasil Goranov

El ejército bizantino se retiró del valle de Sofía hacia Ihtiman donde se detuvo para pasar la noche. Los rumores de que los búlgaros habían bloqueado las rutas de montaña cercanas agitaron conmoción entre los soldados y al día siguiente la retirada continuó en creciente desorden. Cuando los búlgaros bajo Samuel y probablemente Romano, los vieron divididos, se abalanzaron sobre el campamento enemigo y la retirada se convirtió en desbandada. La vanguardia bizantina logró introducirse por las laderas que no habían sido tomadas por los atacantes búlgaros. El resto del ejército estaba rodeado por los búlgaros. Sólo la unidad élite de infantería armenia logró escapar con muchas bajas y llevaron a su emperador a la seguridad a través de rutas secundarias. Muchos soldados bizantinos perecieron en la batalla, el resto fue capturado junto con la insignia imperial.

Batalla de Esperqueo (997)

En los siguientes 15 años, mientras Basilio estuvo ocupado con las revueltas contra su gobierno y la amenaza fatimí en Oriente. El zar Samuel se aprovechó de la situación y conquistó casi toda la península de los Balcanes, sin incluir las partes de Tracia cercanas a Constantinopla, y el sur de Grecia. Él logró apoderarse de muchas fortalezas en los alrededores de Tesalónica la segunda ciudad más grande de Bizancio. Cada año dirigió campañas contra los bizantinos y saqueó sus territorios.

En 991 los bizantinos lograron capturar al emperador Romano de Bulgaria, pero esto no impidió que Samuel fuera ahora el único emperador de Bulgaria. En 996 él emboscó y destruyó las fuerzas del strategos de Tesalónica y marchó hacia el sur, amenazando a Corinto.

En su camino regreso se encontró con un ejército bizantino en la parte opuesta del río Esperqueo, liderado por el Domestikos de Occidente, Nicéforo Urano. Basilio II había nombrado comandante a Urano de todos los territorios balcánicos en el Imperio Bizantino y le dio un gran ejército para hacer frente a los búlgaros. Siguió al ejército búlgaro y se enfrentó a los búlgaros cuando iban por el paso de las Termópilas sobre el río Esperqueo.

Debido a las fuertes lluvias, el río había aumentado y anegado un área grande en ambas orillas. Los búlgaros acamparon en la orilla sur y los bizantinos en la norte, separados entre sí por el río. Los dos ejércitos permanecieron acampando así durante varios días. Samuel confiaba en que los bizantinos no podían cruzar, y no tomó las medidas para proteger su campamento. Urano sin embargo, buscó y encontró un vado, pasando con  su ejército durante la noche, y atacó a los búlgaros de la madrugada.

Batalla de Esperqueo

Batalla de Esperqueo 997: Carga de los clibanarios bizantinos en cuña seguidos de los Scholari que disparan flechas. Autor Giuseppe Rava

Los búlgaros no fueron capaces de oponer una resistencia efectiva, y la mayor parte de su ejército fue derrotado. Samuel mismo fue herido, y junto con su hijo Gabriel Radomir evitaron ser capturados situándose entre los 1.000 cuerpos de sus soldados muertos, mientras que 12.000 de sus hombres fueron capturados. Después de caer la noche se pusieron en marcha hacia Bulgaria y en las montañas del Pindo se reunieron con los restos de su ejército.

Batalla de Skopie (1004)

La siguiente fase de la guerra comenzó en 1.000, cuando Basilio, que había asegurado su posición en Mesia y decidió ponerse en marcha contra Bulgaria. En 1.003, Basilio II inició una campaña en contra Bulgaria, y tras ocho meses de sitio conquistó la importante ciudad de Vidin, en la zona noroccidental. Los búlgaros contrarrestaron el golpe avanzaron en dirección opuesta, hacia Odrin, sin distraerse de su objetivo y después de apoderarse de Vidin, marcharon hacia el sur, por el valle del Morava destruyendo las fortalezas de Bulgaria en su camino. Finalmente, Basilio II llegó a las proximidades de Skopie y se enteró de que el campamento del ejército búlgaro estaba situado muy cerca, en el otro lado del río Vardar.

Samuel de Bulgaria se situó aguas arriba del río y no tomó ninguna medida importante para proteger el campamento. Extrañamente, las circunstancias eran las mismas que en la batalla de Esperqueo y el escenario de la lucha fue similar. Los bizantinos lograron encontrar un vado, cruzaron el río y atacaron a los búlgaros. Atrapados en la sorpresa, no pudieron resistir de manera eficaz y pronto se retiraron, dejando el campamento y a Samuel en su tienda de campaña, en manos del enemigo.

Los bizantinos no aprovecharon el éxito de su victoria. Saquearon la zona, y luego marcharon hacia el este y sitiaron Pernik. El sitio fue un desastre y Basilio II, que  fue obligado a regresar a Constantinopla.

Batalla de Kreta (1009)

En 1.005, Basilio había recuperado el control de Tesalia y las partes del sur de Macedonia, el gobernador del importante puerto de Dirraquio en el Adriático había entregado la ciudad a Basilio II. En estos y los siguientes años, un patrón regular surgió: la campaña bizantina sería en Bulgaria, poniendo sitio a las fortalezas y saqueando las ciudades, mientras los búlgaros numéricamente inferiores, eran incapaces de ofrecer una oposición directa, lanzando incursiones de distracción sobre Macedonia y Grecia. A pesar de algunos éxitos, estos no lograron ningún resultado permanente, ni obligaron a Basilio a abandonar sus campañas en Bulgaria.

En 1.009 los bizantinos se enfrentaban al ejército búlgaro en Kreta, al este de Salónica. Poco se sabe de la batalla en sí, sólo que el resultado fue una victoria bizantina.

Batalla de Kleidion 1014

Los siguientes años, los bizantinos en sí no lograron ningún éxito decisivo, su metódica guerra de desgaste privó a los búlgaros de sus fortalezas y gradualmente debilitó sus fuerzas. En palabras del historiador bizantino Juan Skylitzes: «El emperador Basilio II continuó invadiendo Bulgaria cada año y destruyó y devastó todo en su camino. Samuel no podía detenerlo en campo abierto o enfrentar al emperador en una batalla decisiva, y sufrió muchas derrotas y comenzó a perder su fuerza». La culminación de la guerra comenzó en 1014, cuando Samuel, a la cabeza de su ejército, resolvió detener al ejército bizantino antes de que pudiera entrar en el corazón de Bulgaria.

Samuel sabía que el ejército bizantino tendría que invadir el país a través de una serie de puertos de montaña, por lo que tomó precauciones para bloquearlas. Los búlgaros construyeron zanjas a lo largo de la frontera y fortificaron muchos de los valles y pasos con murallas y torres, especialmente el paso de Kleidion en el río Struma que Basilio tendría que pasar para llegar al corazón de Bulgaria. Samuel fortificó la ladera norte de la montaña de Belasitsa al sur y al este del castillo Strumitsa. El extenso valle del río Strumitsa era un lugar conveniente para atacar y había sido utilizado por las fuerzas bizantinas para este fin en los años anteriores. Los búlgaros pusieron una fuerte guardia para mantener seguro el paso. Además, el gobernante búlgaro eligió Strumitsa por su base defensiva – estaba localizada en el camino de Salónica que conducía a Tracia al este y a Ohrid al oeste. El terreno accidentado hacia el sur estaba lleno de terraplenes y muros vigilados por fuertes unidades búlgaras.

Samuel reunió un gran ejército para hacer frente a los bizantinos, algunos afirmaban su número de hasta 45.000 soldados.

Batalla de Cleydion

Batalla de Kleidion 1014. Despliegue de Fuerzas

El ejército bizantino marchó de Constantinopla a través de Komotini, Drama y Serres y llegó a la quebrada de Rupel en el río Struma. Desde allí el ejército entró en el valle de Strumitsa y llegó a las cercanías del pueblo de Klyuch, y se acercaron a Belasitsa y Ozgrazhden. Allí el ejército fue detenido por un muro de madera gruesa, defendida por soldados búlgaros. Los bizantinos atacaron inmediatamente la empalizada, pero fueron rechazados con grandes bajas.

En respuesta, Samuel envió un numeroso ejército bajo uno de los nobles búlgaros más capaces, Nestoritsa, para atacar hacia el sur y llamar la atención de Basilio lejos del sitio en Klyuch. Los búlgaros de Nestoritsa llegaron a Tesalónica, pero las tropas bizantinas bajo Teofilacto Botaniates el strategos (gobernador-general) de la ciudad y su hijo Mihail lograron derrotarlos fuera de las murallas de la ciudad en una batalla sangrienta. Teofilacto capturó a muchos soldados y una gran cantidad de equipo militar y marchó hacia el norte para unirse a Basilio II en Klyuch.

El primer intento de Basilio II para vencer a los defensores del paso no tuvo éxito y su ejército fue incapaz de pasar por el valle, que estaba defendida por 15.000–20.000 búlgaros. A pesar de las dificultades el emperador bizantino no abandono el ataque. Basilio ordenó a su general Nicéforo Xifias llevar a sus tropas envolviendo por la alta montaña de Belasitsa y rodear a los búlgaros, mientras continuaban los asaltos sobre el muro. Xifias condujo a sus tropas a lo largo de una empinada senda lo que le llevó a la retaguardia búlgara. El 29 de julio, Xifias atacó a los guardias, atrapándolos en el valle. Los soldados búlgaros abandonaron sus torres para hacer frente a esta nueva amenaza y Basilio fue capaz de romper la línea del frente y destruir el muro.

En la confusión de la derrota, miles de soldados búlgaros murieron y el resto intentó huir desesperadamente hacia el oeste. Samuel y su hijo Gabriel Radomir se dirigieron inmediatamente hacia el este desde su cuartel general en la fortaleza para ayudar a su ejército en Strumitsa, pero en la desesperad lucha a cerca del pueblo de Mokrievo (actual República de Macedonia) se vieron superados por el enemigo que avanzaba rápidamente. Muchos soldados búlgaros murieron en Mokrievo y muchos otros fueron capturados. El propio emperador Samuel apenas escapó, sólo se libró gracias a la valentía de su hijo, que montó a su padre en su propio caballo y lo llevó a la seguridad en Prilep. De Prilep, Samuel regresó a Prespa mientras que Gabriel Radomir se dirigió hacia Strumitsa para continuar la lucha.

Después de su victoria, Basilio II avanzó hacia Strumitsa, que fue la clave para posesionarse de todo el valle de Vardar. En su camino a la ciudad, los bizantinos tomaron la fortaleza de Matsukion al este de su avance. El emperador bizantino también envió un ejército bajo el mando de Botaniates para rodear Strumitsa y destruir todas las murallas hacia el sur y despejar el camino a Tesalónica. Con el resto de sus tropas, Basilio puso bajo sitio a la ciudad. Los búlgaros permitieron que Botaniates destruyera las fortificaciones, pero él y su ejército fueron emboscados por los búlgaros en un estrecho valle. En la batalla Botaniates fue completamente derrotado y el comandante búlgaro Gabriel Radomir personalmente mató a Botaniates con su lanza. Como consecuencia, Basilio II se vio obligado a abandonar el sitio de Strumitsa y retirarse. A su regreso, la elocuencia del cubicularius Sergio convenció a los defensores de Melnik de que se rindieran, era otro duro golpe para los búlgaros ya que la ciudad protegía el camino principal a Sofía desde el sur.

Basilio derrotó completamente al ejército búlgaro y, según el relato de Juan Skylitzes de la batalla, tomó 15.000 prisioneros (14.000 según Kekaumenos). Historiadores modernos sin embargo, como Vasil Zlatarski, afirman que estas cifras son exageradas. La traducción al búlgaro en el siglo XIV de la Crónica de Manasés cifran el número de prisioneros en 8.000.

Batalla de Kleidion (1014). El ejército de Basilio II atrapa a los bulgaros en el paso y los derrota, obtiene 8.000 prisioneros y mando cegar 99 de cada 100, dejando uno tuerto para conducir al resto, aquí se le ve cegando a uno de los prisioneros. Autor Georgio Albertini

Basilio dividió a los prisioneros en grupos de 100 hombres, cegando a 99 hombres en cada grupo y dejando a un hombre tuerto para que pudiera conducir a los otros a casa. Esto se hizo en represalia por la muerte de Botaniates, que fue un general y asesor favorito de Basilio, y también para aplastar la moral búlgara. Otra posible razón es que, ante los ojos de los bizantinos, los búlgaros se rebelaron contra su autoridad, y el cegamiento era el acostumbrado castigo impuesto a los rebeldes. Por esta acción, Basilio se ganó el apodo de Boulgaroktonos, “el asesino de búlgaros”. Samuel murió de un ataque cardíaco el 6 de octubre 1.014, al parecer debido al ver a sus soldados cegados.

Batalla de Kleidion:

Batalla de Kleidion (1014): Basilio II mandó cegar a 99 de cada 100 prisioneros, al otro le dejó tuerto para poder conducirlos a casa, se ve el regreso de los prisioneros cegados a casa

Final del Imperio Búlgaro

Tras la batalla de Kleidion, el emperador bizantino se dirigió hacia el corazón de Bulgaria (alrededor del lago Ohrid y el lago Prespa) y sistemáticamente se apoderó de cada ciudad o fortaleza en su camino. La razón inmediata de esa campaña fue la secesión de Voden y su reincorporación a Bulgaria a principios de 1.015. Basilio II se apoderó rápidamente de la ciudad en la primavera y reasentó a sus habitantes. En el verano los bizantinos conquistaron otra ciudad importante, Moglena. Durante su asedio capturaron kavkhan Dometian y muchos soldados.

Los intentos del zar Gabriel Radomir, hijo de Samuel de alcanzar la paz fracasaron. Basilio II continuó la guerra y simultáneamente alentó una exitosa conspiración de Ivan Vladislav para asesinar a su primo Radomir y tomar el trono. El nuevo gobernante búlgaro negoció una paz breve ya que prometió a someterse a Basilio II a cambio del control de Dirraquio. Basilio II no confió en él y preparó otra trama para asesinar al nuevo zar búlgaro. La nueva conspiración fracasó y se terminaros las negociaciones.

Batalla de Bitola (1015)

Basilio II lanzó de inmediato una nueva campaña a través de Ostrovo. Los bizantinos cegaban a cada búlgaro capturado. En Pelagonia dejó un gran ejército bajo el mando de los estrategos Jorge Gonitsiates y Orestes para saquear la región y vigilar la retaguardia bizantina entre Ohrid y Bitola. Basilio llegó a Ohrid y logró invadir la mayor parte de la ciudad, excepto la ciudadela donde se encontraban los palacios reales.

Sin embargo su intención inicial de marchar al oeste a Dirraquio fracasó después de dificultades inesperadas en la retaguardia bizantina. El ejército que conducido por Gonitsiates fue emboscado en la batalla de Bitola por el comandante búlgaro Ivats y fue destruido totalmente. Esa derrota obligó a Basilio II a retroceder rápidamente. El resto del ejército bizantino entró en Pelagonia, pero Ivats evitó involucrarse, y Basilio II se vio obligado a suspender la campaña y se retiró sin ser molestado a Tesalónica.

Batalla se Setina (1017)

En 1017, Basilio II invadió Bulgaria con un gran ejército, incluyendo mercenarios rusos. Su objetivo era la ciudad de Kastoria que controlaba el camino entre Tesalia y la costa de Albania moderna. Envió parte de su ejército bajo los comandantes Constantino Diógenes y David Arianitas para saquear la Pelagonia y distraer a los búlgaros. Basilio II se las arregló para capturar varios castillos búlgaros menores, pero todos los intentos de apoderarse de Kastoria fueron inútiles.

Mientras tanto, los gobernadores búlgaros de Pernik y Sofia Krakra reunieron tropas para atacar el noreste de Bulgaria, que estaba bajo control bizantino desde el 1001. Tenía órdenes de Ivan Vladislav de negociar con los pechenegos una campaña conjunta contra los bizantinos. Cuando se enteró de la nueva negociación, Basilio II se retiró de Kastoria. Sin embargo, el contra-ataque búlgaro contra Moesia no tuvo lugar después de la negativa de los pechenegos a respaldarlo. Basilio II volvió a invadir Bulgaria y tomó la pequeña fortaleza de Setina situada entre Ostrovo y Bitola al sur del río Cherna.

Los búlgaros bajo el mando de Iván Vladislav marcharon hacia el campamento bizantino. Basilio II envió unidades fuertes bajo Diógenes para repeler a los búlgaros, pero las tropas del comandante bizantino fueron emboscadas y acorraladas. Para salvar a Diógenes, el emperador bizantino de 60 años encabezó el resto de su ejército. Cuando los búlgaros se enteraron de la llegada de Basilio, se retiraron perseguidos por Diógenes. Según el historiador bizantino John Skylitzes los búlgaros tuvieron muchas bajas y 200 fueron tomados prisioneros

Los bizantinos no aprovecharon el éxito de su victoria. Saquearon la zona, y luego marcharon hacia el este y sitiaron Pernik. El sitio fue un desastre y Basilio II, que fue obligado a regresar a Bizancio.

Vladislav quiso lanzar un nuevo asalto contra Dirraquio, que era defendida por el stratego Nicetas Pegonites. En la batalla que sobrevino después de una incursión de la guarnición del zar búlgaro fue asesinado y sus tropas se vieron obligadas a retirarse.

Batalla de Setina

Batalla de Setina 1017: Basilio II el “matabulgaros” contra los búlgaros

Este evento llevó a la mayoría de los nobles búlgaros (boyardos) a rendirse ante Basilio. La resistencia aislada fue suprimida y Bulgaria se convirtió en una provincia bizantina hasta la exitosa sublevación dirigida por los hermanos Asen en 1.185.

Aunque Basilio se mostró implacable con sus enemigos en la guerra, en la paz dio muestras de magnanimidad. Sus nuevos súbditos fueron tratados en igualdad de condiciones con los otros ciudadanos del Imperio, y, además, se les fijaron impuestos bastante bajos, se les concedió un arzobispado independiente (autocéfalo) y se concedieron señoríos locales a varios aristócratas búlgaros, serbios y croatas.

Según Miguel Pselo, Basilio II consiguió un gran tesoro con sus conquistas: “La riqueza de las naciones bárbaras que nos circundaban, todo esto lo reunió en un mismo sitio y lo depositó en las cámaras del fisco imperial. …Y no sólo no gastó nada de lo depositado, sino que multiplicó las reservas”. Una herencia que sus incapaces sucesores tardaron poco en dilapidar.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2015-03-20. Última modificacion 2017-04-11.