Edad Media Los cumanos Los cumanos y el Imperio bizantino
Los cumanos y el Imperio bizantino

Primeras incursiones cumanas

Las incursiones de los cumanos más allá de las regiones del norte de la península de Hemo comenzaron después del año 1060. A raíz de que los oguzes en 1064/5 cruzaron el Danubio inferior y penetraron profundamente en los territorios bizantinos, parte de los cumanos penetraron también con ellos en tierras bizantinas. Nicéforo Basilaces, uno de los pretendientes al trono bizantino, invitó en 1078 a los pechenegos y cumanos, quienes saquearon y devastaron, llegando hasta Adrianópolis.

Batalla de Koule (1087)

En la primavera de 1087, una horda de guerreros pechenegos (seguidos por sus familias) descendió de las estepas sobre el mar Negro y entró en territorio controlado por el Imperio bizantino. Alejo Comneno, que era basileo del Imperio bizantino desde 1081, recibió la noticia de esa gran invasión desde el norte. Los invasores se estimaba que era una fuerza de unos 80.000 guerreros. Después de la batalla de Manzikert contra los turcos y las guerras de sucesión, la situación del ejército bizantino era precaria.

El ejército pechenego se dirigió hacia la capital bizantina Constantinopla, mientras saqueaban todo a su paso desde el norte de los Balcanes. La invasión representaba una grave amenaza al imperio de Alejo, solo disponía de 20.000 soldados para repeler la invasión, a todas luces unas fuerzas insuficientes.

Los pechenegos hicieron grandes progresos tempranos, capturando Khariopolis (Hayrabolu) y Skotinos (Escoteino), antes de encontrar una resistencia importante del ejército bizantino.
Nicholas Maurokatakalon estableció un campamento en la cercana región de Koule para vigilar a los invasores. Cuando los pechenegos descubrieron que había un ejército bizantino tan cerca de su ubicación, se sintieron abrumados por la sed de sangre y marcharon contra su enemigo en Koule.

Queda muy poca información sobre el tamaño de la fuerza dirigida por Maurokatakalon en la batalla de Koule, pero debe haber sido significativamente más pequeña que la fuerza pechenega a la que se enfrentó. A pesar de esto, Anna Comnena escribió que el ejército bizantino fue el primero en atacar. Los hombres de Maurokatakalon en Koule pudieron repeler a los pechenegos y enviarlos huyendo hacia el río Danubio. Los invasores recibieron un duro golpe, pero la guerra de pechenega estaban lejos de terminar.

Batalla de Drista (1087)

Mientras tanto, el emperador Alejo había reunido sus fuerzas y estaba listo para pasar a la ofensiva contra la horda invasora. Marchó hacia el río Danubio en busca de los invasores, y finalmente acampó cerca de la ciudad de Dristra (actual Silistra, Bulgaria), que estaba controlada en ese momento por los pechenegos. Los pechenegos, sin embargo, estaban al tanto de su presencia y lanzaron un ataque contra el campamento bizantino. El emperador perdió algunos hombres, pero en general, el campamento permaneció seguro y bien defendido.

El emperador Alejo reunió a sus hombres y sitió la ciudad de Dristra (Silistra). Se las arregló para irrumpir en la ciudad, pero las fuerzas pechenegos todavía tenían el control de las dos ciudadelas de la ciudad. Después de considerar sus opciones, Alejo decidió retirarse de la ciudad y regresar a su campamento cercano. Los hombres del emperador aún se estaban acomodando en su campamento cuando se dieron cuenta de que el ejército pechenego los había seguido desde Dristra.

Según la Alexiada de Anna Comnena, el ejército pechenego consistía en arqueros a pie, caballería ligera, carros utilizados para establecer campamentos temporales donde se refugiaban sus esposas e hijos.

Alejo dividió su fuerza en tres divisiones, él se situó en el centro con su Guardia, incluida la varega bajo Nambites; las alas estaban mandadas por Niceforo Melisseno, Teodoro Kastamonites, el sarraceno Tatikios y Ouzes.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2015/06/batalla-de-drista-1087--despliegue-de-fuerzas-1024x586.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2015/06/batalla-de-drista-1087--despliegue-de-fuerzas-300x172.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2015/06/batalla-de-drista-1087--despliegue-de-fuerzas-768x440.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2015/06/batalla-de-drista-1087--despliegue-de-fuerzas-1536x879.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2015/06/batalla-de-drista-1087--despliegue-de-fuerzas-100x57.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2015/06/batalla-de-drista-1087--despliegue-de-fuerzas.png 2004w
Batalla de Drista (1087). Despliegue de fuerzas

Durante la mayor parte de la batalla, las fuerzas bizantinas y pechenegos estuvieron igualadas, y ambos bandos sufrieron numerosas bajas. Sin embargo, cuando llegaron 36.000 pechenegos de refuerzo (posiblemente la cifra es exagerada), no se conoce si estaban emboscados o era una fuerza nueva que llegó al campo de batalla. El caso es que su llegada determinó el final de la batalla, el ejército bizantino se rompió y se dispersó.

En la Alexiada, se cuenta que el general George Palaiologos consiguió huir y reventó dos caballos para evitar a los pechenegos que le perseguían. A pie, Palaiologos caminó por la ladera de la montaña durante once días antes de que una viuda comprensiva lo encontrara y llevara al general perdido a su casa. Los hijos de la viuda luego ayudaron a Palaiologos a regresar a territorio amigo.

Durante la noche, Alejo llegó rápidamente a Goloe. Al día siguiente, fue a Beroe donde se instaló con la intención de redimir a los cautivos. Los líderes pechenegos querían matarlos, pero deliberaron y decidieron liberarlos por un rescate. El emperador, después de reunir suficiente dinero, logró liberar a los cautivos.

Llegada de los cumanos

Aprovechando la debilidad de ambos contendientes, los cumanos también aprovecharon la ocasión para invadir el territorio bizantino.

Afortunadamente, para el emperador Alejo, los pechenegos y los cumanos no estaban en términos amistosos, y los dos invasores comenzaron a luchar entre ellos. Los cumanos rápidamente ganaron impulso, empujando a los pechenegos de regreso a un lago que Anna Comnena llamó lago Ozolimne. Los cumanos habían derrotado y sitiado a los pechenegos en el lago, pero se quedaron sin suministros y se retiraron para reabastecerse. La llegada de este tercer grupo de guerreros había provocado tal cambio en el equilibrio de poder, que cuando los cumanos regresaron para acabar con su presa en el lago Ozolimne; se encontraron con que los pechenegos y el Imperio bizantino habían pedido una tregua para hacer frente a los cumanos.

La tregua, hecha a fines de 1087, de hecho disuadió a los cumanos, quienes se retiraron, pero siguieron de cerca los acontecimientos en el Imperio bizantino. Una vez que la amenaza cumana estuvo fuera de la vista y fuera de la mente, los pechenegos rompieron rápidamente su tregua con el emperador Alejo en 1090, y capturaron Taurokomos. Una vez más, el emperador Alejo recurrió a la guerra de guerrillas para frenar a los pechenegos mientras sus fuerzas se recuperaban y preparaban. Sin embargo, los pechenegos continuaron avanzando hacia las tierras imperiales. El emperador no pudo evitar que los invasores tomaran Kharioupolis y Apros.

Los cumanos seguían observando la guerra desde las sombras, y un ambicioso turco de Esmirna decidió saquear las vulnerables tierras costeras del Imperio bizantino. Se trataba de Tzakhas (Tzachas), pero también se le conoce como Çaka Bey. Después de haber construido una gran flota en su ciudad de Esmirna, Çaka azotó al Imperio bizantino con una impresionante serie de conquistas. Uno tras otro, conquistó Klyzomenai, Phokia (Focea) y Mitilene, y representó una grave amenaza para Khios.

 Batalla de Levounion (29 de abril de 1091)

Movimientos previos

Después del desastre, Alejo Comneno buscó la ayuda de Occidente y de Oriente. En un mensaje a los estados occidentales, escribió «El Santo Imperio de los cristianos griegos es presionado con fuerza por los pechenegos y los turcos. Saquean a diario y se hacen con los territorios. Los asesinatos y profanaciones cometidas contra los cristianos, los horrores que los esperan son innumerables y tan terribles para el oído que son capaces de revolver el aire…. Casi toda la tierra de Jerusalén a Grecia y toda Grecia con sus regiones superiores (asiáticos) … han sido invadidas …. Constantinopla es amenazado por tierra y por mar«.

Alejo se vio obligado a confiar en su propio ingenio y habilidad diplomática para salvar su Imperio de la aniquilación. Reclutó mercenarios consiguiendo 5.000 valacos y 500 flamencos, pero sobre todo hizo un llamamiento a los cumanos para que se uniesen a él en la batalla contra los pechenegos, aportando 40.000 efectivos a cambio de oro.

Después de reclutar tracios, macedonios, guarniciones de Grecia central, Peloponeso y las islas del norte del Egeo, con los mercenarios y la Tagmata Imperial y la Guardia Varega, reunió unos 50.000 efectivos, salió de la ciudad en abril de 1091 y marcharon hacia el interior de Tracia.
El ejército imperial se mantuvo en el campamento durante algún tiempo y luego partió con el fin de capturar un paso en el río Filocalus. A su camino el ejército se encontró con una fuerza pechenega y se enfrentaron con ellos. Las fuerzas imperiales prevalecieron, pero no se quedaron allí por mucho tiempo. Se dirigieron hacia una zona llamada Levounion, donde una colina se alzaba en medio de las llanuras, cerca del río Maritsa.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2015/06/batalla-de-levounuion-1091--situacion-antes-de-la-batalla-1024x525.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2015/06/batalla-de-levounuion-1091--situacion-antes-de-la-batalla-300x154.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2015/06/batalla-de-levounuion-1091--situacion-antes-de-la-batalla-768x394.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2015/06/batalla-de-levounuion-1091--situacion-antes-de-la-batalla-1536x788.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2015/06/batalla-de-levounuion-1091--situacion-antes-de-la-batalla-100x51.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2015/06/batalla-de-levounuion-1091--situacion-antes-de-la-batalla.png 2014w
Batalla de Levounuion (1091). Situación antes de la batalla. Fuente https://www.squarespace.com/bazbattle

Desarrollo de la batalla

El martes 29 de abril de 1091, después de haber rezado durante la noche, el ejército salió del campamento y desplegó una enorme formación de batalla de 95.000 hombres. Delante tenían toda la fuerza pechenega, unos 110.000 hombres, acompañados de sus esposas e hijos, que se encontraban detrás en un enorme laager o círculo de carromatos que utilizaban como fortaleza. Alejo arengó a sus soldados para el ataque, la formación para la batalla tenía forma de media luna, con las tropas más fuertes en el centro y los cumanos y tropas ligeras en las alas. Cayeron sobre los pechenegos con tremenda fuerza e intensidad. Las líneas pechenegas se rompieron en pocos minutos y se refugiaron en el laager para defenderse allí.

Los cumanos y los bizantinos abrieron brechas en el laager y se desplegaron sobre el campamento enemigo, matando a todos a su paso.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/batalla-de-levounion-1091.png 1347w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/batalla-de-levounion-1091-241x300.png 241w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/batalla-de-levounion-1091-822x1024.png 822w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/batalla-de-levounion-1091-768x957.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/batalla-de-levounion-1091-1233x1536.png 1233w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/batalla-de-levounion-1091-100x125.png 100w
Batalla de Levounion (1091). La Guardia Varega asaltando el laager pechenego.

Al anochecer, una nación entera había sido exterminada. 60.000 pechenegos yacían muertos, en las llanuras de Tracia. Las bajas del ejército bizantino ascendieron a 12.000 hombres, mientras que las de los cumanos fueron unos 6.500. Los hombres, mujeres y niños capturados ascendieron a 50.000. Fueron asesinados esa misma noche, probablemente siguiendo una orden del emperador. Esta fue la batalla más sangrienta del siglo XI, y una de las más sangrientas de la época medieval. Los pechenegos fueron totalmente destruidos, y las posesiones del Imperio bizantino en Europa estaban entonces seguras.

Secuelas de la batalla

Los sobrevivientes que huyeron fueron capturados por los bizantinos y puestos al servicio imperial, siendo asentados en la región del río Vardar. Hay informes indican de que Alejo I organizó una tagma de pechenegos.

En 1094/5 los cumanos, dirigidos por Tugorkan, respondiendo a una solicitud de ayuda militar por el hijo de Romano IV Diógenes, invadieron los Balcanes y conquistaron la provincia bizantina de Paristrion. Después avanzaron hasta llegar a Adrianópolis y Anchialo, pero no pudieron vencerlos. En los años siguientes, cuando los caballeros de la Primera Cruzada estaban de paso por el imperio, Bizancio ofreció títulos de prestigio y regalos a los cumanos con el fin de apaciguarlos. Posteriormente, se produjeron las buenas relaciones.

Batalla de Beroia o Eski Zagra (1122)

Movimientos previos

En 1122, los pechenegos de las estepas rusas invadieron de nuevo el Imperio Bizantino, cruzando la frontera del río Danubio y entraron en el territorio bizantino. Según Michael Angold, la invasión se llevó a cabo posiblemente con el apoyo de Vladímir II Monómaco (1113-25), gobernante de Kiev. Los pechenegos habían sido auxiliados. De todos modos, la invasión fue una amenaza para el dominio bizantino sobre el norte de los Balcanes. El emperador Juan II Comneno de Bizancio (1118-43), decidido a combatir contra los invasores, trasladó a su ejército desde la frontera de Asia Menor (donde los bizantinos estaban luchando contra los turcos) hasta el norte para combatir a los pechenegos.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2015/06/batalla-de-beroia-o-stara-zagora-1122--situacion-antes-de-la-batalla-1024x544.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2015/06/batalla-de-beroia-o-stara-zagora-1122--situacion-antes-de-la-batalla-300x159.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2015/06/batalla-de-beroia-o-stara-zagora-1122--situacion-antes-de-la-batalla-768x408.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2015/06/batalla-de-beroia-o-stara-zagora-1122--situacion-antes-de-la-batalla-1536x816.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2015/06/batalla-de-beroia-o-stara-zagora-1122--situacion-antes-de-la-batalla-100x53.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2015/06/batalla-de-beroia-o-stara-zagora-1122--situacion-antes-de-la-batalla.png 2002w
Batalla de Beroia o Stara Zagora (1122). Situación antes de la batalla. Fuente https://www.squarespace.com/bazbattles

El emperador bizantino reunió unos 20.000 efectivos cerca de Constantinopla entre los que se encontraban el kan Boyak y sus cumanos, y se dispusieron a enfrentarse al ejército de los pechenegos tan pronto como le fuese posible. Mientras tanto, los pechenegos que disponían de unos 30.000 efectivos, habían establecido un campamento cerca de Beroia (Stara Zagora), en Tracia (actual Bulgaria). El emperador en un primer momento ofreció un tratado de paz con condiciones favorables a sus intereses, con el fin de ganar tiempo y engañarles para que estuvieran confiados.

Desarrollo de la batalla

Al amanecer Juan II formó sus fuerzas, los pechenegos advirtieron la formación, salieron de su laager o campamento fortificado con carromatos entre los que había espacios para dejar salir la caballería. Empezaron a lanzar sucesivas oleadas de jinetes arqueros contra la formación, lanzando gritos de guerra y una lluvia de flechas.

Según Coniates el ejército bizantino se mantuvo firme, habían formado una falange (probablemente se refiere a un muro de escudos) para aguantar la lluvia de flechas.

Los jinetes arqueros pechenegos, confiaban en el laager para resguardarse para descansar y reabastecerse de flechas.

El ejército bizantino avanzaba poco a poco protegido por su muro de escudos, posiblemente detrás estaba situada su caballería para proteger los flancos y retaguardia. Juan fue herido por una flecha en una pierna, la Guardia Varega lo protegió mientras era atendido y se mantuvo la disciplina y cohesión.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2015/06/batalla-de-beroia-o-stara-zagora-1122--ataque-al-laager-pechenego-1024x473.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2015/06/batalla-de-beroia-o-stara-zagora-1122--ataque-al-laager-pechenego-300x139.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2015/06/batalla-de-beroia-o-stara-zagora-1122--ataque-al-laager-pechenego-768x355.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2015/06/batalla-de-beroia-o-stara-zagora-1122--ataque-al-laager-pechenego-1536x709.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2015/06/batalla-de-beroia-o-stara-zagora-1122--ataque-al-laager-pechenego-100x46.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2015/06/batalla-de-beroia-o-stara-zagora-1122--ataque-al-laager-pechenego.png 2036w
Batalla de Beroia o Stara Zagora (1122). Ataque al laager pechenego. Fuente https://www.squarespace.com/bazbattles

Los bizantinos y cumanos poco a poco consiguieron hacer retroceder a los pechenegos y obligarlos a resguardarse dentro del laager, hasta que su caballería no pudo salir.

Una vez rodeados y los pechenegos sintiéndose seguros en su campamento fortificado, Juan dio la orden de asaltar el campamento, los pechenegos eran casi todos jinetes y no estaban acostumbrados a la lucha cuerpo a cuerpo en el suelo. Comenzó el asalto general y en un momento dado, el emperador bizantino ordenó a su Guardia Varega que interviniese en la batalla, los varegos, con sus hachas danesas de un solo filo, consiguieron abrir brechas en el laager, por el que penetraron las fuerzas, provocando su derrota. La victoria bizantina fue completa, y los supervivientes pechenegos fueron hechos prisioneros o alistados en el ejército bizantino.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/batalla-de-beroia-o-stara-zagora-1122-768x1024.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/batalla-de-beroia-o-stara-zagora-1122-225x300.png 225w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/batalla-de-beroia-o-stara-zagora-1122-1152x1536.png 1152w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/batalla-de-beroia-o-stara-zagora-1122-100x133.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/batalla-de-beroia-o-stara-zagora-1122.png 1250w
Batalla de Beroia o Stara Zagora (1122). La Guardia Varega masacrando a los pechenegos que se habían refugiado en su laager. Una mujer trata de evitar que maten a un jinete pechenego caído. Autor Giuseppe Rava

Secuelas de la batalla

Esta batalla supuso el principio del fin de los pechenegos. Los cumanos aprovecharon para ocupar el territorio de los pechenegos.

Los ataques cumanos se repitieron en 1146, en 1154 y en 1160, en los bordes del Imperio Bizantino a lo largo del Danubio. Se cree que fueron los cumanos quienes alrededor de 1122 destruyeron Dinogetia (Garvan moderna en Rumania). Durante este mismo período, comenzaron a asentarse en tierras bizantinas.

Cumanos en el servicio bizantino después de la conquista tártara (1242-33)

En vísperas de la invasión de los mongoles, tropas cumanas se establecieron en diferentes partes del Imperio bizantino, tanto en Tracia y Macedonia, como en Asia Menor. Los bizantinos utilizaron a los cumanos en dos capacidades: como caballería ligera de reserva y como tropas permanentes.

Un grupo de cumanos tras la invasión de los mongoles, que se dirigieron al Imperio bizantino, donde sirvieron como mercenarios, siendo uno de los elementos más importantes del ejército bizantino hasta la mitad el siglo XIV. Sirvieron como arqueros a caballo y los del Ejército del Centro fueron llamados colectivamente Skythikoi.

En 1241, los bizantinos asentaron 10.000 cumanos en Tracia y Anatolia, donde se helenizaron. Incluso un cumano de habla griega se convirtió en Megas Domestikos bajo el emperador Andrónico II.

En 1242, los cumanos llegaron a Tesalónica para ayudar a Batatzés en el sitio de Tesalónica.
El emperador Juan III Dukas Batatzés, los llamó a las armas como caballería ligera en cada ocasión posible, y sus sucesores después de 1254 lo siguieron en sus tratos con los cumanos.

En 1256, Teodoro II Laskaris dejó un contingente de 300 cumanos y paflagonios con el gobernador de Tesalónica. En el 1259, 2.000 jinetes ligeros cumanos lucharon en la batalla de Pelagonia. En 1261, la mayor parte de la tropa de Alejos Strategopoulos de 800 hombres que participaron en la reconquista de Constantinopla eran cumanos. En 1263/4, 1270–02 y 1275, considerables contingentes cumanos lucharon en las campañas europeas de Miguel VIII. La última mención de los cumanos, cuando fueron asentados en Bizancio por Batatzés, se produjo en 1292; durante la campaña abortada de Andrónikos II en Epeiros, las fuerzas indisciplinadas de los cumanos y los turcos se retiraron sin permiso.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/auxiliares-cumanos-o-skythikoi-1-1-1024x637.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/auxiliares-cumanos-o-skythikoi-1-1-300x187.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/auxiliares-cumanos-o-skythikoi-1-1-768x478.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/auxiliares-cumanos-o-skythikoi-1-1-1536x956.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/auxiliares-cumanos-o-skythikoi-1-1-100x62.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/auxiliares-cumanos-o-skythikoi-1-1.png 2013w
Auxiliares cumanos o Skythikoi al al servicio de Bizancio siglo XIV. Autor Angus Mc Bride
Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2015-06-16. Última modificacion 2022-05-22.
Valora esta entrada