Edad Media Los cumanos Los cumanos y el Imperio Bizantino

Las incursiones de los cumanos más allá de las regiones del norte de la península de Hemo comenzaron después de 1.060. A raíz de que los Oğuz en  1064-1065 cruzaron el Danubio inferior y penetraron profundamente en los territorios bizantinos, parte de los cumanos penetraron también con ellos en tierras bizantinas. Nicéforo Basilaces, uno de los pretendientes al trono bizantino, invitó en 1.078 a los pechenegos y cumanos, quienes saquearon y devastaron, llegando hasta Adrianópolis.

 Batalla de Levounion (1.091)

En la primavera de 1.087, Alejo Comneno, el basileo de Bizancio, recibió la noticia de una gran invasión desde el norte. Los invasores eran pechenegos del noroeste del Mar Negro; se estimaba que era una fuerza de unos 80.000 guerreros. Después de la batalla de Manzikert contra los turcos y las guerras de sucesión la situación del ejército bizantino era precaria.

El ejército pechenego se dirigió hacia la capital bizantina Constantinopla, mientras saqueaban todo a su paso desde el norte de los Balcanes. La invasión representaba una grave amenaza al imperio de Alejo, solo disponía de 20.000 soldados para repeler la invasión, a todas luces unas fuerzas insuficientes.

Alejo se vio obligado a confiar en su propio ingenio y habilidad diplomática para salvar su imperio de la aniquilación. Reclutó mercenarios consiguiendo 5.000 valacos y 500 flamencos, pero sobre todo hizo un llamamiento a los cumanos para que se uniesen a él en la batalla contra los pechenegos, aportando 40.000 efectivos a cambio de oro.

En la primavera de 1.091, las fuerzas de los cumanos llegaron a territorio bizantino, y el ejército combinado ya estaba dispuesto a avanzar contra los pechenegos. El lunes, 28 de abril 1.091, Alejo y sus aliados llegaron al campamento de los pechenegos en Levounion, cerca del río Maritsa, donde un colina se alzaba en medio de las llanuras.

El martes 29 de abril de 1.091, después de haber rezado durante la noche, el ejército salió del campamento y desplegó una enorme formación de batalla de 95.000 hombres. Delante tenían toda la fuerza pechenega, unos 110.000 hombres, acompañados de sus esposas e hijos, que se encontraban detrás en un enorme laager o círculo de carromatos que utilizaban como fortaleza. Alejo arengó a sus soldados para el ataque, la formación para la batalla tenía forma de media luna, con las tropas más fuertes en el centro y los cumanos y tropas ligeras en las alas. Cayeron sobre los pechenegos con tremenda fuerza e intensidad. Las líneas pechenegas se rompieron en pocos minutos y se refugiaron en el laager para defenderse allí.

Los cumanos y los bizantinos abrieron brechas en el laager y se desplegaron sobre el campamento enemigo, matando a todos a su paso.

Batalla de Levounion (1091). La Guardia Varega asaltando el laager pechenego.

Al anochecer, una nación entera había sido exterminada. 60.000 pechenegos yacían muertos, en las llanuras de Tracia. Las bajas del ejército bizantino ascendieron a 12.000 hombres, mientras que las de los cumanos fueron unos 6.500. Los hombres, mujeres y niños capturados ascendieron a 50.000. Fueron asesinados esa misma noche, probablemente siguiendo una orden del emperador. Esta fue la batalla más sangrienta del siglo XI, y una de las más sangrientas de la época medieval. Los pechenegos fueron totalmente destruidos, y las posesiones del Imperio Bizantino en Europa estaban ahora seguras.

Los sobrevivientes que huyeron fueron capturados por los bizantinos y puestos al servicio imperial, siendo asentados en la región del río Vardar. Hay informes indican de que Alejo I organizó una tagma de pechenegos.

En 1.094/1.095 los cumanos, dirigidos por Tugorkan, respondiendo a una solicitud de ayuda militar por el hijo de Romano IV Diógenes, invadieron los Balcanes y conquistaron la provincia bizantina de Paristrion. Después avanzaron hasta llegar a Adrianópolis y Anchialo, pero no pudieron vencerlos. En los años siguientes, cuando los caballeros de la Primera Cruzada estaban de paso por el imperio, Bizancio ofreció títulos de prestigio y regalos a los cumanos con el fin de apaciguarlos. Posteriormente, se produjeron las buenas relaciones.

Batalla de Beroia o Eski Zagra (1.122)

En 1.122, los pechenegos de las estepas rusas invadieron de nuevo el Imperio Bizantino, cruzando la frontera del río Danubio y entraron en el territorio bizantino. Según Michael Angold, la invasión se llevó a cabo posiblemente con el apoyo de Vladímir II Monómaco (1113-1125), gobernante de Kiev. Los pechenegos habían sido auxiliados. De todos modos, la invasión fue una amenaza para el dominio bizantino sobre el norte de los Balcanes. El emperador Juan II Comneno de Bizancio (1118-1143), decidido a combatir contra los invasores, trasladó a su ejército desde la frontera de Asia Menor (donde los bizantinos estaban luchando contra los turcos) hasta el norte para combatir a los pechenegos.

El emperador bizantino reunió unos 20.000 efectivos cerca de Constantinopla entre los que se encontraban el khan Boyak y sus cumanos, y se dispusieron a enfrentarse al ejército de los pechenegos tan pronto como le fuese posible. Mientras tanto, los pechenegos que disponían de unos 30.000 efectivos, habían establecido un campamento cerca de Beroia (Stara Zagora), en Tracia (actual Bulgaria). El emperador en un primer momento ofreció un tratado de paz con condiciones favorables a sus intereses, con el fin de ganar tiempo y engañarles para que estuvieran confiados.

Al amanecer Juan II formó sus fuerzas, los pechenegos advirtieron la formación, salieron de su laager o campamento fortificado con carromatos entre los que había espacios para dejar salir la caballería, y empezaron a lanzar sucesivas oleadas de jinetes arqueros contra la formación, lanzando gritos de guerra y una lluvia de flechas.

Según Coniates el ejército bizantino se mantuvo firme, habían formado una falange (probablemente se refiere a un muro de escudos) para aguantar la lluvia de flechas.

Los jinetes arqueros pechenegos, confiaban en el laager para resguardarse para descansar y reabastecerse de flechas.

El ejército bizantino avanzaba poco a poco protegido por su muro de escudos, posiblemente detrás estaba situada su caballería para proteger los flancos y retaguardia. Juan fue herido por una flecha en una pierna, la Guardia Varega lo protegió mientras era atendido y se mantuvo la disciplina y cohesión.

Los bizantinos y cumanos poco a poco consiguieron hacer retroceder a los pechenegos y obligarlos a resguardarse dentro del laager, hasta que su caballería no pudo salir.

Una vez rodeados y los pechenegos sintiéndose seguros en su campamento fortificado, Juan dio la orden de asaltar el campamento, los pechenegos eran casi todos jinetes y no estaban acostumbrados a la lucha cuerpo a cuerpo en el suelo. Comenzó el asalto general y en un momento dado, el emperador bizantino ordenó a su Guardia Varega que interviniese en la batalla, los varegos con sus hachas danesas de un solo filo, consiguieron abrir brechas en el laager, por el que penetraron las fuerzas, provocando su derrota. La victoria bizantina fue completa, y los supervivientes pechenegos fueron hechos prisioneros o alistados en el ejército bizantino.

Los cumanos aprovecharon para ocupar el territorio de los pechenegos.

Los ataques cumanos se repitieron en 1.146, en 1.154 y en 1.160, en los bordes del Imperio Bizantino a lo largo del Danubio. Se cree que fueron los cumanos quienes alrededor de 1.122 destruyeron Dinogetia (Garvan moderna en Rumania). Durante este mismo período, comenzaron a asentarse en tierras bizantinas.

Guerreros cumanos siglos XI-XIII. A la izquierda guerreros del siglo XIII, el el centro del siglo XII y a la derecha del siglo XI. En cuanto al equipo a la izquierda puntas de lanzas y cabezas de maza, en el centro yelmos y a la derecha puntas de flecha.Autor Igor Dzis para la Historia de la Rus de Kiev

Los cumanos y el Segundo Imperio Búlgaro

Tras la caida del Primer Imperio Búlgaro a manos del imperio Bizantino, hubo una serie de levantamientos, entre los que se ecuentra Delián en 1.040; Vóitej y Vodin en 1.072; Néstor en 1074; Leka y Dobromiren 1.078, que aspiraban a separarse del Imperio Bizantino y restablecer el Estado Búlgaro. El levantamiento más poderoso tuvo lugar en 1.185, al norte de los Balcanes, protagonizado por dos hermanos boyardos de origen búlgaro-cumano, Pedro y Asén.

En 1.187 el emperador bizantino Isaac II Ángelo se vio forzado a reconocer la independencia búlgara.

Hasta 1.189, las dos naciones cumplieron el tratado. Los búlgaros utilizaron este tiempo para organizar su administración y su poder militar. Cuando los soldados de la Tercera Cruzada llegaron a las tierras búlgaras en Niš, Asen y Pedro ofrecieron ayudar al emperador del Sacro Imperio Romano Germánico Federico I Barbarroja con una fuerza de 40.000 búlgaros, valacos y cumanos en contra de los bizantinos. Sin embargo, las relaciones entre los cruzados y los bizantinos se calmaron y la propuesta búlgara fue rechazada.

El objetivo prioritario del nuevo estado era la recuperación de los antiguos territorios, sin el apoyo militar de los cumanos, no hubiera sido posible, consiguiendo derrotar a los bizantinos en la batalla de Tryavna o del paso de Tryavna (1.190), en la batalla de Arcadiópolis (1.194), y en la batalla de Serres (1.196), recuperando gran parte del territorio.

Un proceso expansivo que se consolidó con Kaloyán (1197-1207), hermano de los anteriores, que comenzó a enviar incursiones contra el territorio para debilitarle.

En abril de 1.199 cumanos y valacos cruzaron el Danubio y saquearon la zona entre las ciudades de Mesene y Tzurulón , el 23 de abril una espesa niebla cubrió la zona y se perdieron, un grupo importante llegó Rhadestos en la costa, mientras que otro más pequeño de cumanos alcanzaron Kuperión, cuyos habitantes se refugiaron en la iglesia, los que trataron de dirigirse a la fortaleza de Kuperión fueron muertos. Los cumanos no tenían experiencia en asalto a ciudades y se limitaron a saquear la ciudad. Cuando regresaban fueron sorprendidos por el ejército bizantino, abandonaron el botín y huyeron a toda velocidad, los bizantinos se pusieron a saquear el botín y cuando estaban en plena faena, no se dieron cuenta de que los cumanos habían regresado y los masacraron, recuperaron el botin y regresaron.

Jinete cumano frente a una fortaleza bizantina

Jinete cumano frente a una fortaleza bizantina asediada

En otoño de ese año 1.199 los cumanos realizaron una incursión más profunda, alcanzando Macedonia donde saquearon conventos y asesinaroan a monjes, no hay detalles de la incursión.

En 1.200-01 valacos y cumanos realizaron una gran incursión saqueando los mejores territorios bizantinos. Según Choniates, los bizantinos pidieron ayuda a los rusos, y Mstislavic, príncipe de Galicia marchó contra los cumanos, saqueando su territorio en las orillas del mar Negro a placer en 1.201. Mstislavic marchó de nuevo contra los cumanos en 1.203, proniendo fin a las incursiones de los cumanos en territorio bizantino.

Aprovechando la incursión de valacos y cumanos, el zar búlgaro Kaloyan consiguió asediar y tomar Varna (1201), donde Kaloyan no dudó en matar a todos los defensores a pesar de que era la Pascua. Los bizantinos fueron arrojados en una fosa y enterrados vivos. Quería venganza por los 14.000 soldados búlgaros que fueron cegados por Basilio II llamado Bulgaroktonos (mata búlgaros). Kaloyan y se llamó a sí mismo Romanoktonos (mata romanos). Tras la toma comenzaron la negociación que concluyó con un tratado de paz a principios de 1.202. (Para más información ver el capítulo – Los búlgaros – Segundo Imperio Búlgaro)

Batalla de Adranópolis (1.205)

Entre 1.202 y 1.204 las luchas entre el joven estado Búlgaro y Bizancio estaban en un punto muerto temporal, debido al tratado de paz, pero Bizancio había caído en la anarquía, y finalmente la toma de Constantinopla por los cruzados el 12 de abril 1.204 pusieron fin al Imperio Bizantino durante más de cincuenta años.

El Imperio Bizantino se partió en pedazos, y Constantinopla quedó formando parte del Imperio Latino, siendo nombrado emperador Balduino IX, conde de Flandes y jefe de los caballeros cruzados.

En aquellos momentos se produjeron levantamientos contra el nuevo Imperio, el más importante fue el de la población griega de Tracia.

Cuando Balduino se enteró del levantamiento tracio, envió a su ejército allí. Los latinos retomaron Bizyé y Tzurulon a las fuerzas bizantinas, y Arkadioupolis también cayó ante los cruzados. En marzo de 1.205 Balduino, Louis de Blois y Enrico Dandolo, Dux de Venecia, rodearon Adrianópolis, que estabe defendida por los griegos, disponía de 300 cabaleros y varios miles de infantes. Trataron de tomar la ciudad sitiando y socavando las paredes, pero fracasaron. Los rebeldes griegos solo mantenían las ciudades de Adrianópolis y Didymotoichon, y se dirigieron al gobernante búlgaro Kaloyan para pedir ayuda contra los latinos.

Kaloyan corrió a ayudar a los rebeldes y marchó con sus tropas que serían unos 40.000 efectivos cerca de Adrianópolis. Según Villehardouin, su ejército se componía de valacos, búlgaros y aproximadamente 14.000 cumanos paganos.

Los cruzados que Geoffry Marshal, y Manasés de l’Isle debían proteger el campamento, mientras que el emperador Balduino y todo el resto del ejército deberían dejar el campamento y enfrentarse a Kaloyan.

Kaloyan estaba en ese momento muy cerca, acampó en unas cinco leguas de los cruzados.

El 13 de abril el miércoles siguiente Pascua, Kaloyan envió una tropa cumana contra el campamento de los latinos para probar la fuerza del enemigo. Un grito se elevó por el campamento, y los cruzados se precipitaron al encuentro de su enemigo. Después de perseguir a los cumanos que estaban ligeramente protegidos. La huida de los cumanos resultó ser fingida, porque cuando los cruzados cansados de perseguir, quisieron regresar al campamento, los cumanos se dieron la vuelta y comenzó a disparar contra ellos, hiriendo a una buena parte de sus caballos.

Batalla de Adrianópolis 1205. El khan cumano Kaloyan derrotó al Imperio Latino

Batalla de Adrianópolis 1205. El zar búlgaro de origen cumano Kaloyan derrota al Imperio Latino. Al fondo se ve a los cumanos

Cuando los cruzados regresaron al campamento, los barones se reunieron con el emperador Balduino. En el consejo, acordaron que si Kaloyan atacaba de nuevo, ellos se pondrían en orden de batalla delante del campamento, y no perseguirían al enemigo cuando se dieran la vuelta.

Al día siguiente 14 de abril, mientras que los cruzados celebraban una misa, los cumanos atacaron de nuevo. Los cruzados corrieron a las armas, y desde el campamento formaron con todos sus batallones, tal como habían acordado.

Kaloyan había enviado a los guerreros cumanos a la batalla bajo el mando de un tal Qoja y les había ordenado seguir la táctica nómada de la retirada fingida. Los cumanos atacaron a los latinos varias veces, y estos se mantuvieron en sus posiciones, finalmente el conde Luis perdió la paciencia y salió con su batallón en persecución de los cumanos, y envió un mensajero para instar al emperador para que lo siguiera. Conde Luis de Blois continuó la persecución de los cumanos durante al menos dos leguas, y los alcanzó.

Los cumanos se volvieron contra ellos, y empezaron a disparar. El conde Luis fue herido en dos partes y se había caído de su caballo. Con los cumanos y valacos acercándose a las filas de los latinos, uno de sus caballeros de nombre de Juan de Friaise, desmontó y lo subió de nuevo en su propio caballo. Algunos de los caballeros rogaron al conde Luis volver al campamento, pero se negó.

Batalla de Adrianopolis 1205. Balduino IX de Flandes es vencido y hecho prisionero por el Zar búlgaro Kaloyan, falleciendo durante el cautiverio, al parecer asesinado. Autor Vasil Goranov.

El emperador, que estaba bajo una gran presión, decidió ir en ayuda del conde. La desesperada lucha que siguió duró varias horas, pero al final, todos los cruzados fueron muertos o huyeron del campo. En el campo de batalla siguieron el emperador Balduino, que juró no huir, y el conde Luis. El emperador Balduino fue hecho prisionero y el conde Luis de Blois fue muerto. Los 300 caballeros perecieron en la batalla.

Los latinos fueron muertos en gran número, apuñalados por dagas, y algunos cogidos con lazos alrededor del cuello. El comandante en jefe del ejército de los latinos Balduino, emperador del Imperio Latino fue capturado y llevado a la capital búlgara Tǎrnovo. El tercer líder de los cruzados, Enrico Dandolo, dux de Venecia logró escapar.

Batalla de Adrianópolis 1205. El Zar búlgaro de origen cumano Kaloyán capturando a Balduino de Flandes, al fondo se ven los jinetes cumanos

Después de la batalla de Adrianópolis, Kaloyan adjudicó a los cumanos esos mismos pueblos cerca de Bizancio que habían pagado tributo a los latinos. En menos de dos meses Kaloyan y sus cumanos saquearon los campos de Tracia, pero en junio que no pudo retener a los guerreros cumanos que querían regresar a casa a sus pastos de verano, al norte del Danubio.

Los cumanos regresaron más tarde para participar en las campañas del zar búlgaro Kaloyan, llegando hasta las puertas de Constantinopla en el 1.205 y tomando parte en la batalla de Rusion en el 1.206 y en numerosas batallas posteriores. Los cumanos fueron contratados durante los siglos XIII y XIV tanto por los búlgaros y como por los bizantinos.

Un grupo de cumanos tras la invasión de los mongoles, que se dirigieron al Imperio Bizantino sirvieron como mercenarios, siendo uno de los elementos más importantes del ejército bizantino hasta la mitad el siglo XIV. Sirvieron como arqueros a caballo y los del Ejército del Centro fueron llamados colectivamente Skythikoi. En 1.241, los bizantinos asentaron 10.000 cumanos en Tracia y Anatolia, donde se helenizaron. Incluso un cumano de habla griega se convirtió en Megas Domestikos bajo el emperador Andrónico II.

Auxiliares cumanos o Skythikoi al al servicio de Bizancio siglo XIV. Autor Angus Mc Bride

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2015-06-16. Última modificacion 2017-06-29.