Edad Media Los cumanos Los cumanos en Hungría

Cargando anuncio...

Después de la invasión mongola Bela IV de Hungría se volvió a acordar de  los cumanos y les invitó a Hungría para repoblar asentamientos devastados por la guerra, cediéndoles la zona entre el río Danubio y el río Theiss a cambio de su servicio militar. Los cumanos crearon dos regiones: la Cumania Mayor y la Cumania Menor.

Cuando los cumanos entraron en el reino Hungría,  la nobleza húngara sospechaba que el rey pretendía utilizarlos para fortalecer su poder real a sus expensas. Durante los siglos siguientes a los cumanos en Hungría se les otorgaron derechos y privilegios, cuya extensión dependía de la situación política imperante. Algunos de estos derechos sobrevivieron hasta el final del siglo XIX, a pesar de los cumanos habían tenido tiempo para ser asimilados con los húngaros. Los cumanos fueron diferentes en todos los sentidos de la población local de Hungría, su apariencia, su vestimenta, su peinado y les distinguían.

En 1.270 Isabel la Cumana, hija del jefe Seyhan cumano, se convirtió en la reina de Hungría. Elizabeth gobernó durante la minoría de su hijo (el futuro rey Ladislao IV de Hungría) en los años 1.272-77. Tuvo lugar una lucha entre ella y la nobleza que se oponía, lo que la llevó a su encarcelamiento por los rebeldes; pero los partidarios la liberaron en 1.274. Durante su reinado, se dió regalos de ropas preciosas, tierras y otros objetos a los cumanos con la intención de asegurar su continuo apoyo, y en particular durante la guerra civil entre el rey Béla IV de Hungría y Esteban V de Hungría, cuando ambas partes trataron de ganar apoyo cumano. Durante este conflicto, en 1.264, Bela envió tropas cumanas mandadas por el jefe Menk para luchar contra su hijo Stephen.

Khan cumano. Khan cumano a la izquierda; en el centro jinete pesado cumano de la élite del ejército a la derecha dama aristocrática cumana a la derecha, se desconoce si las mujeres cumanas participaban en el combate o solo empleaban los arcos para la caza. Autor Viktor Korolkov

Isabel se casó con el rey Esteban V de Hungría, y fueron padres de 6 niños. Su hijo, Ladislao IV llegó a ser el rey de Hungría, mientras que su otro hijo, Andrés de Hungría, se convirtió en Duque de Eslavonia. Hacia 1.262, Esteban V de Hungría había tomado el título de “Dominus Cumanorum” y se convirtió en el juez más importante de los cumanos. Después de la entronización de Esteban, los cumanos estaban directamente bajo el poder del rey de Hungría y el título de “Dominus Cumanorum” (juez de los cumanos) habían pasado al conde palatino, que fue el cargo oficial más alto después del rey. Los cumanos tenían sus propios representantes y estaban exentos de la jurisdicción de las autoridades del condado.

En el siglo XV, los cumanos fueron asentados permanentemente en Hungría, en los pueblos cuya estructura corresponde a la de la población local, y fueron cristianizados. Los cumanos no siempre fueron aliados de los reyes húngaros. Asesinaron a Ladislao IV el Cumano, sin embargo otras fuentes sugieren que ciertos barones húngaros tuvieron un papel en su muerte, por lo tanto Ladislao fue víctima de sus enemigos políticos. Las autoridades reales y eclesiásticas incorporaron, en lugar de excluir, a los cumanos. Los cumanos en Hungría sirvieron caballería ligera en el ejército real, una obligación desde que se les concedió el asilo. Siendo guerreros muy feroces y capaces, tuvieron un papel importante en el ejército real. El rey les llevó en numerosas expediciones contra los países vecinos; jugaron un papel importante en la batalla entre Rodolfo de Habsburgo y Ottokar II de Bohemia en 1.278,  el rey Ladislao IV y los cumanos (que eran unos 16.000) estaban del lado de Rudolf.

Jinetes arqueros-lanceros cumanos

Los reyes húngaros se basaron en los cumanos para contrarrestar el creciente poder independiente de la nobleza. La política real hacia los cumanos estaba determinada por su importancia militar y política. Los reyes húngaros esperan continuamente utilizar el apoyo militar cumano, que era la razón principal de la invitación para asentarse y continuaron los favores reales hacia ellos. Objetivo principal de los reyes era asegurar la lealtad cumana por diversos medios, una de ellas era el matrimonio entre los cumanos y la familia real húngara. Ladislao IV “el Cumano” (su madre fue la reina Isabel la Cumana) era particularmente aficionado a los cumanos y abandonó la cultura húngara y se vistió según  la cultura cumana, adoptando sus vestido y sus peinados (él vivía con su séquito y concubinas cumanas).

En 1.280 se libró la batalla del Lago Hod, entre el ejército húngaro, liderado por Ladislao IV el Cumano (1272-1290), y los cumanos rebeldes que estaban saqueando el este de Hungría y que querían proteger su estilo de vida nómada y pagana, dirigidos por Oldamur que disponía de 20.000 efectivos, la mayoría arqueros montados y algunos lanceros. Los húngaros disponían más o menos del mismo número de efectivos, pero la mayoría eran caballeros y lanceros, mejor preparados para el choque.

 La batalla se libró entre marzo y mayo junto al lago Hod (castor), comenzando con una serie de duelos en los que Tamás, hijo de Lóránt, mataron a algunos cumanos con su lanza. Tras el preludio inicial, los cumanos trataron de emplear su  táctica de golpear y huir (hit and run),  de repente empezó a caer una fuerte lluvia que hizo que los arcos se destensasen perdiendo su eficacia y que al embarrase el terreno perdiesen velocidad.  Los húngaros percibieron la situación, echaron pie a tierra y avanzaron a pie.  Comenzó la lucha cuerpo a cuerpo, y los cumanos sin preparación fueron golpeados, y diezmados. Siguió una gran masacre, muchos huyeron a toda prisa y otros fueron capturados y obligados a bautizarse.

Combate entre un cumano y un húngaro

Algunos de los cumanos fugados y otros que no quisieron convertirse escaparon de Hungría y fueron a someterse a los mongoles, regresando con ellos en de febrero y marzo de 1.285. Esta campaña mongola llegó a ser conocida como la segunda invasión mongola de Hungría.

Los cumanos inicialmente vivían en yurtas de fieltro, pero al pasar el tiempo poco a poco abandonaron su estilo de vida nómada. El jefe de clan cumano servía el doble papel de líder militar y juez. Los cumanos tenían jurisdicción propia y  estaban exentos de la jurisdicción húngara y apelaban al rey sólo en casos de desacuerdos sin resolver.

Los cumanos pagaron 3.000 lingotes de oro al año al rey, así como otros productos y animales (desde el rey Bela IV). Tenían los privilegios de jurisdicción propia, sus propios jueces, magistrados y sacerdotes y no pagaban impuestos y cuotas. Los pueblos cumanos no tenían propietarios y por lo tanto no se establecieron señoríos. La Guardia Real de los reyes húngaros era cumana y se les denominaba nyoger. Desde el siglo XVI en adelante, los cumanos entre los ríos Danubio y Tisza se les denominaba Kiskun, mientras que los cumanos al este del río Tisza se les conocía como Nagykun. La mayoría de los cumanos fueron exterminados durante la Gran Guerra Turca.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2015-06-18. Última modificacion 2017-06-30.