Edad Moderna Guerra Franco-Holandesa (1672- 76) Operaciones en 1677. Superioridad francesa

Cargando anuncio...

Operaciones en 1677. Superioridad francesa

 

Destrucción de Haguenau

El 3 de enero de 1.677, los generales de Montclar y Boys-David llegaron a Haguenau e inmediatamente tomaron medidas para destruir las fortificaciones. El 7 de enero se minaron torres y se emplearon 400 hombres para perforar y abatir las murallas. El día 17, se usaron minas en el castillo de Hohenstaufen. El 19, cuatro reductos fueron volados entre la puerta superior y la puerta roja. El día 21, la puerta de Wissembourg fue demolida. El día 24, la torre de Kläfferthor fue volada y otra llamada Eckthurm cerca de la puerta de Saverne. El día 28, la torre cuadrada más fuerte de todas, la Streckthurm cerca del pequeño rastrillo, fue derribada mediante tres minas. Nuevas minas también fueron excavadas debajo del burgo y se encendieron. Ese venerable edificio, de perfecta solidez, resistió y solo se quebró. Los soldados bajaron la paloma que coronaba la cúpula de la basílica de Barbarroja, pensando que era de metales preciosos. Tenía un tamaño de 3.000 pintas, y los soldados la vendieron al precio de 6 rixdalers al ingeniero Gardauboys, quien la envió a Francia. El globo terráqueo fue arrojado sobre el hotel Durkheim, se partió en dos, y los soldados se pelearon por la posesión. Otras torres fueron derrocadas mientras tanto, y los días 29, 30 y 31 de enero, la mina explotó en la puerta del hospital, que aplastó la casa del guardián.

El 10 de febrero, el comandante La Brosse, al frente de 70 hombres, prendió fuego a los otros edificios de la isla y las casas de todo el distrito ubicado en la orilla derecha del Moder. Los habitantes, advertidos huyeron a Bischwiller. Todo el corazón de la ciudad se entregó a las llamas. El fuego se inició a las 5 de la mañana, se había ordenado que se respetara las iglesias y conventos que se convirtieron en el refugio de los habitantes, sumidos en la desolación, pero los edificios públicos, las casas de los nobles, las arcadas, la casa de la ciudad, el arsenal, los almacenes de grano, las tiendas y más de la mitad de la ciudad se convirtieron en presa de las llamas. Los soldados, después de esta ejecución, evacuaron la ciudad y dejaron desesperados a los habitantes.

El 11 de Montclar hizo su informe a Louvois: “Ayer finalicé la demolición de Haguenau, después de advertir a los agricultores unos días antes de que Su Majestad no me había ordenado quemar la ciudad, pero yo consideré que era necesario para no dejar ese puesto en un estado que el enemigo no pueda utilizarlo“.

El 17 de febrero, los habitantes, enclavados en las ruinas, informan al emperador de Viena de las desgracias que han caído sobre ellos e imploraron su protección. Este último, a pesar de sus deseos, no podía hacer nada por la ciudad. Los representantes de la ciudad pidieron permiso al barón de Montclar para levantar los muros que no lo obtuvieron.

 

Asedio de Valenciennes (28 de febrero – 27 de marzo de 1.677)

Sin ni siquiera esperar el final del invierno, las tropas francesas aparecieron ante Valenciennes el 28 de febrero de 1.677. El ese mismo día, Luis XIV dejó su castillo de Saint Germain para ir en persona tomar la dirección de las operaciones. Secundado por el mariscal Enrique Montmerency, duque de Luxemburgo y por Vauban. Viajando a Valenciennes, Luis XIV también fue acompañado por su hermano y los mariscales de Humières, Schomberg, La Feuillade, y Lorges, disponía de unos 40.000 efectivos.

Para evitar que los españoles apoyasen a Valenciennes, las tropas francesas asediaron Saint-Omer y Cambrai para fijar las fuerzas españolas. Valenciennes estaba bien fortificado. Los defensores que eran unos 3.000 efectivos inundaron los alrededores y se acomodaron para esperar refuerzos.

Asedio de Valenciennes 1677. Plano del asedio

En la década de 1.670 no había trabajos exteriores a lo largo de la muralla del sur, que estaba bien protegida por el suelo húmedo de baja altura frente a ella. La torre en forma de D en el oeste está reforzada por una fuerte corona que cubría el terreno elevado hacia el oeste. En el este había cuatro bastiones reforzados por numerosos trabajos, que incluían dos revellines, y una sólida vía cubierta. El lado norte de la ciudad estaba protegido por varias medias lunas más.

El Rey celebró un consejo de guerra para atacar los revellines y obras defensivas. Era costumbre que esos ataques se hicieran siempre por la noche, para acercarse a los enemigos sin ser vistos, y ahorrar la sangre del soldado. Vauban propuso atacar a plena luz del día; todos los mariscales de Francia gritaron en contra de la proposición; Vauban se mantuvo firme: “Deseas“, dijo él, “preservar la sangre del soldado; le ahorrarás mucho más cuando luche día, sin confusión y sin tumulto, sin temor a que una parte de nuestra gente se disparen unos a otros, como sucede con demasiada frecuencia. Se puede sorprender al enemigo, que espera los ataques nocturnos, los sorprenderemos de hecho, cuando la fatiga, agotado de una noche de vigilia mientras que nuestras nuestras tropas están frescas. Añádase a esto, que si hay en este ejército soldados de poca valentía, la noche favorece su timidez; pero que durante el día el ojo del general inspira valor y eleva a los hombres por encima de si mismos.

Asedio de Valenciennes 1677. Luis XIV dirigiendo el asedio. Autor Adam Frans van der Meulen

El Rey apoyó el razonamiento de Vauban, en contra de la opinión de los demás. El 17 de marzo a las 09,00 horas, dos compañías de mosqueteros, un centenar de granaderos, un batallón de la Guardia, y un regimiento de Picardía, atacan desde todos los lados le desde todos los lados Gran Couronne, algunos mosqueteros negros habían penetrado por un pequeño camino hacia el reducto interno; al mismo tiempo, algunos mosqueteros grises lo abordan desde otro lado; los batallones de los guardias los siguieron, logrando una completa sorpresa; mataron y persiguieron a los sitiados; los mosqueteros bajaron el puente levadizo, por el que penetraron los que estaban en el exterior, entraron en la ciudad, avanzando casa por casa. El consejo de la ciudad se reunió y se envió negociadores al Rey para negociar la rendición.

Toma de Valenciennes 17 de marzo de 1677. Mosqueteros de la guardia entrando en la ciudadela. Autor Jean Alaux

Asedio de Saint Omer (febrero – abril de 1.677)

Los franceses habían intentado capturar la importante ciudad de Artois de Saint Omer en el siglo XVI, luego otra vez en 1638 y 1647, pero fracasaron repetidamente. Esto se debía a la tierra pantanosa y fuertes fortificaciones, que los españoles fortalecieron después de los primeros ataques franceses. Pero los días de Saint-Omer estaban contados cuando Luis XIV se preparó para invadir los Países Bajos españoles, que creía que pertenecían legítimamente a Francia.

En 1.677, el rey francés planeó llevar a sus fuerzas a través de la frontera y atacar Valenciennes y Cambrai. Una fuerza separada debía coincidir con un ataque contra Saint Omer con la llegada del Rey a Valenciennes a finales de febrero.

En febrero, las tropas francesas rodearon Saint Omer, aislándolo del exterior. A principios de marzo, los atacantes habían tomado las obras defensivas periféricas en Clairmarais y Arques, y para fin de mes los franceses estaban en posesión de las obras avanzadas hacia el norte que protegían los canales y las carreteras hacia la ciudad.

Los primeros días de abril se instalaron las primeras baterías francesas, y pronto comenzaron a trabajar en las instalaciones de la ciudad. Aunque el asedio parecía progresar bien para los franceses, toda la operación se vio amenazada cuando Guillermo de Orange marchó hacia el sur con un ejército holandés, con la intención de relevar a Saint Omer. Los holandeses avanzaron a menos de 20 km de la ciudad, pero fueron derrotados por las fuerzas francesas bajo Felipe I de Orleans en la batalla de Cassel o de Peene.

Asedio de Saint Omer (febrero – abril de 1.677)

Después de la desaparición de este peligro, los sitiadores siguieron con los trabajos exteriores (que habían sido destruidos por las baterías) realizando el asalto a mediados de abril. El 19 de abril, finalmente estuvieron en posesión de la contraescarpa, de cara a la principal, la última línea de las defensas de la ciudad. La guarnición de Saint-Omer capituló el 22 de abril.

La ciudad se mantuvo durante solo 17 días después de que se instalaron las baterías, aunque los atacantes se dedicaron a tomar los trabajos periféricos durante casi un mes antes de esto. Una razón para el colapso de la defensa de la ciudad podría ser que la guarnición ya desmoralizada perdió la esperanza después de la derrota del ejército holandés en la batalla de Cassel. Cabe señalar que Valenciennes capituló el 17 de marzo, permitiendo a Luis XIV emprender el asedio de Cambrai, que capituló el 17 de abril. Se debe dar crédito a los defensores de Saint Omer por el hecho de que resistieron durante más tiempo que cualquiera de los otros lugares (aunque los atacantes de Saint Omer eran menos numerosos que el ejército del Rey).

 

Asedio de Cambrai (20 de marzo al 19 de abril 1.677)

Una vez tomado Valenciennes, el 22 de marzo, el rey, con el mariscal de la Feuillade, se mudó a Awoingt desde donde dirige el asedio de la ciudad de Cambrai. El mariscal Luxemburgo toma posición en Marlière, el mariscal Lorges en Escaudœuvres y el mariscal Schomberg en Ramillies. En compañía del Rey también estaban los ministros Louvois y Pomponne y el padre de la Chaise, su confesor.

El ejército francés estaba compuesto por 38 batallones de infantería y 48 escuadrones de caballería, en total más de 40.000 hombres. Los españoles solo tienen unos 4.000 para defender a Cambrai, dirigidos por Pedro de Zabala.

Vauban, en control de las operaciones, comenzó a construir líneas de circunvalación y contracircunvalación alrededor de la ciudad. La ciudad quedo completamente aislada no podía esperar ayuda exterior. Su lado norte siguía siendo vulnerable. Aprovechando esta debilidad, los franceses abrieron una trinchera cerca de la puerta de Notre Dame. Con la ayuda de 7.000 agricultores de Picardía, el trabajo progresó rápidamente, a pesar del clima extremadamente frío y lluvioso. Los montículos se construyeron para colocar, para un mejor rendimiento, los cañones al mismo nivel que el contraescarpa.

Asedio de Cambrai (20 de marzo al 19 de abril 1.677). Autor Adam François van der Meulen, museo de Cambrai.

El 30 de marzo, las primeras baterías comienzan a golpear los tres revellines y la barbacana de la puerta.

El 1 de abril, las tropas francesas atacaron los tres revellines.

El 2 de abril las tropas francesas rindieron el revellín entre las puertas de Selles y Notre Dame.

El 5 de abril los españoles abandonaron la ciudad, después de que las tropas francesas hubieran socavado las fortificaciones, y la guarnición se refugió en la ciudadela. Los franceses luego abrieron una trinchera en la explanada.

Durante la noche del 11 al 12 de abril, 150 soldados franceses fueron muertos. En respuesta, el Rey ordena que las fortificaciones en el bastión de San Carlos fueran socavadas en tres lugares. El gobernador, sin embargo, se niega a rendirse.

El 17 de abril, después de que el comando francés amenazara con explotar otras dos minas que harían colapsar las fortificaciones, el gobernador Pedro de Zavala, herido en la pierna durante la lucha, se rindió. El rey escuchó las noticias mientras asistía a misa con el padre de la Chaise en Awoingt.

Asedio francés a Cambrai 1677. Autor Adam Frans van der Meulen

El 19 de abril de 1.677, después de las negociaciones habituales, el gobernador español Pedro de Zavala, en una camilla debido a su lesión, entrega las llaves de la ciudadela al Rey. Después de un asedio de 29 días, Vauban honró a su enemigo por su galante defensa, y dejó que los 2.000 españoles aún válidos abandonaran el lugar “tocando tambores, mechas encendidos, con colores ondeando”. Los franceses habían sufrido más de 1.200 bajas entre heridos y muertos.

El 20 de abril, Luis XIV entró la ciudad y cantó un Te Deum en la antigua catedral de Cambrai. También visitó la ciudadela, y la encontró no tan fuerte como él había pensado.

El 21 de abril, el rey de Francia nombró al marqués de Cezen gobernador de la ciudad. el marqués designó 14 nuevos concejales, pero mantuvo el preboste anterior.

Al día siguiente, el Rey salió de Cambrai en dirección a Douai.

La conquista de Cambrai aumentó la gloria del Rey, debido a la antigüedad de la ciudad y el prestigio de su arzobispado.

Mediante el tratado de Nimega, firmado el 10 de agosto de 1.678, Cambrai quedaría definitivamente adscrito al reino de Francia.

 

Batalla de Cassel o de Peene (11 de abril de 1677)

El estatúder Guillermo de Orange no habiendo podido salvar Valenciennes y viéndose incapaz de hacer frente a Luis XIV en Cambrai puso su interés en detener a ese ejército y conservar la plaza de Saint-Omer. Reunió las tropas en Yprés a 55 kms al este de Saint-Omer, las tropas aliadas estaban formadas por 30.000 hombres (20.000 de infantería en 40 batallones y 10.000 de caballería). Entre estas tropas se encontraban las tropas españolas del duque de Villahermosa, regimientos de Holstein y de Orsbeck, y otras zonas holandesas.

Observando Luis XIV que ninguna tropa iba a amenazar el cerco de Cambrai envió al mariscal Francisco Enrique de Montmorency, duque Luxemburgo, con tropas a reforzar al de su hermano Felipe de Orleans.

El príncipe de Orange partió de Yprés el 8 de abril, pasó por Poperinghe y acampó el día 9 por la noche, en Santa María de Cappel, dos kilómetros al sur de Cassel, donde supo que los franceses no estaban allí, Pasó el día siguiente, avanzando por la falda del monte Cassel por su parte sur y oeste, pasó por Bavinchove y Zuydpeene, y, al lado de la orilla derecha del arroyo La Peene, se detuvo entre este último pueblo y el de Noordpeene. Allí, a media legua (2,5 kms) de los franceses, el príncipe ordenó a su ejército desplegar en cinco columnas.

Al recibir este apoyo, Felipe de Orleans junto al mariscal Luxemburgo y al mariscal de Humières decidieron dejar unas pocas tropas haciendo guardia en las trincheras frente a Saint-Omer y con el resto de las tropas atacar a las tropas de Guillermo de Orange que estaban situadas cerca de allí en Cassel, que era una ciudad fortificada, a cuatro leguas (20 kms) al este de Saint-Omer, y estaba ocupado por una guarnición francesa, ubicado en la fortaleza que el mariscal de Humière había reparado.

Sobre las 10 de abril de 1677, a medio día Guillermo de Orange desplegó su ejército que consistía en 32.000 efectivos: 16.000 infantes en 16 batallones de infantería (incluyendo 2 Guardias Holandeses, 5 españoles, 1 escocés y 2 de Luneberg / Celle), 1 de dragones españoles desmontados; 8.000 jinetes en 12 regimientos de caballería y uno de dragones, y apoyados por media docena de cañones de varios calibres.

  • Ala derecha mandada por el conde de Horn, general de artillería.
  • Centro estaba mandado por el propio Guillermo ayudado por el general de división Van-Webbenem y el sargento mayor Montpouil-Lan, sargento mayor.
  • Ala izquierda mandada por el conde Nassau.

Batalla de Cassel o de Peene 10 de abril de 1677. Despliegue de fuerzas

Lo primero que Guillermo quería hacer, era ayudar a Saint Omer en el lado del Bac, que parecía la única forma hacerlo. Para este propósito él ordenó a sus dragones apoderarse de la abadía de Pennes. Con esta acción pretendía cubrir la marcha que pretendía hacer sobre la derecha.

Los franceses por su parte, avanzaron para enfrentarse a los aliados, que se encontraba situado en un terreno elevado en las faldas del monte Cassel tras el pequeño arroyo de La Peene. Disponía de 25.000 efectivos: 16.000 de infantería encuadrados en 16 batallones (incluyendo Gardias Franceses y Gardias Suizos, 2 regimientos suizos y 1 alemán y un regimiento de escoceses); 9.000 de caballería: 2 regimientos de dragones montados y desmontados, 5 regimientos de la Casa del Rey y 5 regimientos incluyendo los coraceros del Rey, Acompañados por 4 cañones ligeros y 2 cañones pesados. Despliegue francés:

  • Ala derecha mandada por del mariscal Luis de Crévant, conde de Humières, futuro gran maestro de artillería.
  • Centro era mandado por Felipe de Orleans. 
  • Ala izquierda mandada por el mariscal Luxemburgo.

Batalla de Cassel o de Peene 10 de abril de 1677. Vista de la batalla. Autor Pieter Snayers

Guillermo de Nassau atacó con su ala izquierda aliada, para ir a Bacq, y dirigirse directamente a Saint Omer, para aliviar esa plaza, pero se encontró bloqueado por otra corriente el arroyo Lyncke , detrás del cual estaba el ejército enemigo. Cuando atacó fue detenido y tuvo que replegarse.

El conde de Humieres en el ala derecha francesa, logró pasar el arroyo con una parte de la caballería por un puente antes de que pasara el centro y el ala izquierda y por ello tuvo que volver a rebasar desordenadamente el arroyo con grandes bajas producidas por la caballería de la izquierda aliada y por la infantería.

Una vez reorganizada el ala derecha, el ejército francés atacó todo el frente aliado. El centro y el ala izquierda hicieron retroceder al ejército aliado que tuvo que abandonar la orilla del arroyo. En la batalla se distinguieron por su valentía Luis de Melun, marqués de Maupertuis, futuro duque de Joyeuse y futuro teniente general, por su valentía; Nicolás-Augusto de La Baume, marqués de Montrevel, futuro mariscal, también se distinguió.

Batalla de Cassel o de Peene 10 de abril de 1677. Autor Adam Frans Van der Meulen, castillo de Versalles y de Trianon

El ejército aliado abandono el campo de batalla y fue perseguido más allá de Cassel. Los aliados sufrieron 8.000 bajas entre muertos y heridos y unos 4.000 fueron hechos prisioneros. Los franceses tuvieron 4.500 bajas entre muertos y heridos.

La campaña de verano consistió principalmente en maniobras entre el ejército francés del duque de Luxemburgo y el ejército aliado del príncipe de Orange. Guillermo falló en la toma de Charleroi y el mariscal francés de Humieres puso sitio y conquistó Saint Ghislain, bajo la dirección de 

Batalla de Kokersberg (7 de octubre de 1.677)

Francisco de Blanchefort de Créquy de Bonne, marqués de Marines, conocido como el mariscal Créquy regresó a Alsacia el 1 y 2 de octubre después de haber devastado el país de Baden y llegó a Geispitzen (actual Geispolsheim?). El día 3 acampó en la llanura de Marlenheim. El mismo día, la vanguardia imperial cruzó el Rin más al norte por el puente de Estrasburgo. Créquy sospechó entonces que que Carlos V Leopoldo, duque de Lorena estaba tratando de avanzar sobre Saverne para apoyar los puestos que tenían en el Saare.

El duque de Lorena , después de avanzar en el camino a Metz en julio de 1.676, al verse incapaz de desalojar a los franceses de la zona de Lorena se había retirado; pero al descubrir que el ejército francés estaba debilitado por el hambre y las deserciones, tomó la resolución de volver sobre sus pasos y expulsar a los franceses.

El día 5, todo el ejército imperial cruzó el Rin y acampó en Hoenheim. El día 6 fue visto dirigiéndose en Gougenheim donde montó el campamento. Hacia el sur, Créquy avanzó hacia sus enemigos y se acercó al antiguo castillo de Kochersberg en Alsacia. Esa noche (del 6 al 7) envió por delante un regimiento de dragones y una brigada de caballería para ocupar la altura de Kochersberg.

Por la mañana, el ejército francés había ocupado una buena posición, estaba desplegado con su ala izquierda en Rangen y su ala derecha apoyada en el Kochersberg. También estableció una brigada de infantería con artillería en las ruinas de Kochersberg, y también llevó otra brigada y los dragones para apoyar ese puesto. Algunas escaramuzas tuvieron lugar entre las vanguardias en el lado de Durningen. Créquy, teniendo órdenes de no participar en la batalla, había pasado la consigna.

La caballería del ala izquierda del duque de Lorena, mandada por el conde de Harán, atacó poco antes de la tarde. Villars, que mandaba el ala derecha francesa que estaba siendo atacada, no tenía más que un solo destacamento con él. Retrocedió, y con dos escuadrones de la Casa Real, rechazó 12 escuadrones de caballería imperial, gracias a la superioridad de maniobrar su caballería (caballería ligera, Guardias y gendarmes). Durante esta confrontación limitada a un ala de caballería en cada lado, nadie tomó una ventaja decisiva, excepto que los franceses toman varios estándares y hicieron prisioneros notables, incluido el conde de Harán.

Batalla de Kokersberg 7 de octubre de 1677

Luego hubo una hora y media de lucha involucrando a la derecha francesa. Créquy, teniendo órdenes de no involucrarse en una batalla campal. Villars, que comandaba el ala francesa atacada, la derecha, solo tenía un modesto destacamento con él. Se retiró, y con dos escuadrones de la Casa del Rey, rechazó 12 escuadrones de caballería enemiga, gracias a la superioridad de maniobra de sus jinetes (caballería ligera, guardias y gendarmes).

Los escuadrones franceses volvieron a la carga hasta 12 veces durante una hora y media de combate y empujaron a los escuadrones blindados del enemigo, superiores en número y en potencia, pero derrotados por la flexibilidad agresiva y la movilidad de los jinetes franceses. Finalmente nadie tomó una ventaja decisiva, pero los franceses lograron capturar 5 colores (estándares) enemigos e hicieron algunos prisioneros notables, incluido el conde de Harán. Los imperiales perdieron 800 hombres entre muertos heridos y prisioneros, las bajas francesas se desconocen, pero fueron mucho menores.

Después de ese enfrentamiento, los ejércitos permanecieron en sus posiciones para observarse entre sí. Ambos esperaban que el otro levantara el campamento por falta de forraje y comida. La zona de Kochersberg estaba arruinada por varios años de guerra. Créquy además hizo todo lo posible para poder mantener la campaña hasta el invierno. Finalmente, viendo que su ejército comenzaba a sentir el rigor de la temporada y la falta de forraje, decidió levantar el campamento el 19 de octubre por la noche para ir al Bruche. El día 25, el duque de Lorena levantó el campamento y se dirigió hacia el norte por Hochfelden hasta Pfaffenhoffen. Desde allí se retiró al Palatinado. Mientras tanto, Créquy fue a Selestat y desde allí fue al asedio de Friburgo (Freigburg) que tomó el 14 de noviembre.

Durante ese año también se luchó en las Indias Occidentales y en Cataluña, dónde los franceses mantuvieron las conquistas del año anterior.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2019-02-03. Última modificacion 2019-02-04.