Edad Moderna Guerra Franco-Holandesa (1672- 76) Operaciones en 1.672. Invasión de Holanda

Cargando anuncio...

Operaciones en 1.672. Invasión de Holanda

Inicio de la ofensiva

El ejército que había reunido en el Sambre y en las Ardenas estaba compuesto por unos 110.000 hombres. Estaba bien equipado, equipado, lo que aún no se había visto, eran baterías de campaña y sitio necesarios para esta gran expedición. Inmensos suministros lo aguardaban en el Mosa y el Rin, y los mandaban los capitanes más hábiles de la época.

El duque de Luxemburgo, a la cabeza de un cuerpo de ejército, se separó para ir al elector de Colonia y al obispo de Munster, y tomar el mando de sus tropas auxiliares. El príncipe de Condé formaba la vanguardia con 30.000 hombres. El resto del ejército, que ascendía a 80.000 hombres, puestos bajo las órdenes inmediatas del Rey, tenía al duque de Orleans como generalísimo y al vizconde de Turena como general.

Las Provincias Unidas podrían ser atacadas por dos lados, por el Mosa (Meuse) o el Rin. El príncipe de Condé propuso tomar primero Maastricht, que pertenecía al elector de Colonia, obispo de Lieja, pero ocupado por las tropas de los Estados Unidos Provincias-General para asegurar la retaguardia del ejército y para mantener a los españoles bajo control. El vizconde de Turena no compartió esta opinión. Maestricht era una ciudad muy fuerte, su guarnición, a la cual se había reunido un cuerpo español, ascendía a 12.000 hombres. Se temía se resistiera mucho tiempo y que las lentas operaciones de un asedio, permitiría a los holandeses preparar una defensa más fuerte e impedir gran ejército invasor alcanzar sus objetivos. Él era de la opinión de apoderarse en su lugar de Maseyck, situado en el Mosa, unas leguas debajo de Maestricht; dejando en ese lugar una fuerza de observación para bloquear Maastricht y contener los Países Bajos españoles, y luego avanzar hasta el Rin para girar hacia las Provincias Unidas y atacar el centro de su poder.

Esta opinión prevaleció, vizconde de Turena llegó con 20.000 hombres ante Maseyck, que asedió el 14 de mayo, que se rindió el día 15, donde hizo reparar las fortificaciones, dejando una considerable guarnición bajo el mando del conde Chamilli. Después de esta operación preliminar, Luis XIV, a la cabeza de su ejército, fue a lo largo del Mosa lo cruzó el 17 de mayo en Viset, entre Lieja y Maastricht, y se dirigió hacia el Rin a través del ducado de Jülich. Acampó en Nuys el día 31, y permaneció en la orilla izquierda del Rin con Turena, mientras que Condé se dirigió a la orilla derecha por la ciudad de Keyserswert. Estos dos lugares pertenecían al elector de Colonia, que los había puesto a disposición del Rey para facilitar su paso y el de los suministros.

El ejército francés había llegado a la vista de los lugares ocupados por los Estados Generales a orillas del Rin, y que les servía de barrera. Orsoy, Rhynberg, Burick, en la orilla izquierda; Wesel, Rees, Emmerick, en la orilla derecha, defendieron la entrada de su país del lado de Gelderland y del lado de Alemania. La orden fue dada para atacar al mismo tiempo los primeros cuatro de estos lugares a la vez. El mismo día, el príncipe de Condé, Luis XIV, el duque de Orleans y el vizconde de Turena, pusieron sitio a Wesel, Orsoy y Rhynberg Burick.

Mientras el peligro se acercaba a su frontera, los Estados generales habían ejercido su esfuerzo principal en la marina, en la que se basa el comercio y la verdadera grandeza de la república. Como resultado, las Provincias Unidas habían conservado su superioridad marítima y habían perdido todo el espíritu militar. No tenían generales hábiles; los oficiales eran elegidos de entre los padres de los burguemestres que gobernaban las ciudades. Según Gourville, su caballería estaba compuesta de hombres de clase media que nunca abandonaban sus casas, y su infantería era escasamente mejor; era inexperta y pequeña, y durante los últimos dos años las Provincias Unidas habían sido amenazadas de agresión, pero no habían tomado precauciones para resistirla.

Guerra Franco-Holandesa 1672. Operaciones del 5 de mayo al 15 de junio

Reacción de los holandeses

El gran pensionario Jean de Witt, que todavía gobernaba la República, había propuesto a la asamblea de los Estados Generales medidas enérgicas. Después de haber tomado todas las precauciones para evitar la guerra, viendo que era inevitable, había querido formar un ejército considerable, adelantarse al enemigo en lugar de esperarlo, destruir sus almacenes en el Rin y hacer su operaciones más difíciles y su ataque más incierto, eliminando por adelantado los recursos que había preparado por tanto tiempo. Había deliberado mucho sobre la defensa del territorio, pero no había previsto lo suficiente. Los gravámenes no fueron lo suficientemente rápidos y bastante numerosos; municiones habían sido preparado en cantidades tan pequeñas que la pólvora no llegó a la mitad del país; habían olvidado reparar y equipar las plazas fuertes que proporcionaban la seguridad de las Provincias Unidas.

Sin embargo, al acercarse el peligro, rápidamente los Estados Generales colocaron guarniciones allí, con la esperanza de que estos lugares, la mayoría de las cuales habían soportado asedios muy largos, frenarían los primeros esfuerzos de Luis XIV, suspenderían su marcha y proporcionarían tiempo a los príncipes de Europa para acudir en su ayuda. También enviaron, con un pequeño ejército de 25.000 hombres, al mando del príncipe de Orange, recientemente nombrado capitán general de la República, detrás de las líneas del Yssel, por donde se suponía que Luis XIV intentaría entrar en Holanda. Antes de partir, el joven príncipe de Orange intentó llevar a cabo en vano el sabio consejo de abandonar los lugares más débiles para concentrarse en aquellos que su posición y fuerza hacían más necesario mantener y más fácil de defender. De Witt no era a esa opinión. El pensó que defendiendo todo, retrasaría por más tiempo el progreso de Luis XIV.

 

Cruce del río Wessel

Pero cuál fue su asombro y confusión cuando supo que en cuatro días, del 3 al 7 de junio, los lugares de Orsoy, Rhynberg, Burick de la línea del río Wesel habían caído en manos de Luis XIV y de sus generales. !Ese rápido y extraordinario éxito desencadenó el desaliento en otras guarniciones y extendió la alarma universal en las Provincias Unidas. Al escuchar que esa primera barrera se había cruzado tan fácilmente, John de Witt previó la influencia desastrosa de la rendición de esos lugares avanzados sobre el destino de los demás, y aunque consternado, exclamó: La República está perdida! Cruzado el Wesel, el ejército francés pasó por completo el Rin, el 9 de junio. Por medio ese movimiento inteligente, los franceses evitaron forzar el río Vhal, que, ancho, profundo y lleno de fortalezas desde el Rin hasta el Mosa, cubría las Provincias Unidas del lado del este de Gelderland. Podrían descender por la orilla derecha del Rin hasta el fondo del Vhaal, luego regresar a la orilla izquierda, ingresar al Betaw  y avanzar hacia Holanda. Eso fue lo que se hizo. Pero antes era necesario que asegurara que su línea de operaciones tomara Rees y Emmerick, ubicados detrás del río Wesel. Esos dos lugares capitularon tan pronto como llegaron los franceses. La primera se rindió a Turena, la segunda a Condé, y el ejército francés llegó el 11 de junio al Bajo Rin, frente a Tolhuys, donde debía abrir un paso hacia el centro de las Provincias Unidas.

 

Cruce del río Rin

El Rin estaba muy bajo en ese lugar, debido a la sequía de la temporada, y porque el Vhaal ya había eliminado una gran parte de sus aguas. Mientras el príncipe de Conde estaba construyendo un puente de barcos para el paso del ejército, se le mostraron varios puntos del río que eran casi completamente vadeables. Decidió no esperar a que se completara el puente, y lanzó la caballería del otro lado, para poder capturarlo sin demora. Luis XIV fue informado inmediatamente. Queriendo presenciar el paso, dejó su cuerpo de ejército en Rees y se dirigió con 6.000 jinetes. En la mañana del 12 de junio, dos baterías fueron colocadas en la orilla derecha para proteger a la caballería, cuyo primer cuerpo, compuesto por 2.000 jinetes, mandados por el conde de Guiche, se lanzaron al río, y lo cruzaron, medio vadeando.

 

Esa entrada al territorio holandés estaba defendida primero por el conde de Montbas, que la había abandonado. El príncipe de Orange, todavía acampado detrás del Yssel, que se separa del Rin un poco más abajo que Tolhuys, para ir, describiendo una curva, en el Zuyderzee, había ordenado al general Wurtz ir a la orilla izquierda del Rin, con varios regimientos de infantería y algunos escuadrones de caballería. El general holandés intentó en vano oponerse a la impetuosidad francesa. Avanzó hasta el río para detener a los primeros escuadrones franceses que lo habían cruzado. encabezó una descarga, que mató a algunos hombres, y causó cierta confusión en las filas francesas; pero, pronto fue rechazado y toda la caballería francesa pasó. La infantería holandesa se había atrincherado entre árboles, en una posición favorable; pero al no ser apoyada por su dispersa caballería, permaneció inmóvil.

El príncipe Condé se había embarcado en botes con su hijo, el duque d’Enghien, y su sobrino, el duque de Longueville, mientras la caballería cruzaba el río. Llegado a la orilla, avanzó hacia los regimientos holandeses, mientras el conde de Guiche los envolvía por detrás. Les gritó que depusieran las armas y si no lo hacían, serían descuartizados. Pero el duque d’Enghien y el duque de Longueville, arrastrados por el ímpetu juvenil, de repente atacaron a los holandeses, que les dieron una descarga mortal. El duque de Longueville y el marqués de Guitry fueron muertos, y el propio príncipe de Condé fue herido en la muñeca. A pesar de su herida y el dolor que sintió al ver a su sobrino imprudente caer junto a él, el príncipe de Condé cayó sobre los holandeses, los atacó y los dispersó, mató e hizo prisioneros a muchos y solo se detuvo solo después de haber despejado toda la orilla. La caballería francesa ocupó en buen orden toda la orilla meridional del río, lo cual todo el ejército francés cruzó sobre el puente de barcos.  

Luis XIV cruza el río Rin en Lobith el 12 junio de 1672. Guerra Franco-Holandesa (1672-78). Autor Adam Frans van der Meulen, Museo del Louvre, París

El paso del Rin, que se celebró como una hazaña difícil y gloriosa, rompió el plan de defensa del príncipe de Orange, que debería haber acudido a Tolhuys con todas sus fuerzas, en lugar de detenerse detrás del río Yssel. Orange, al no haber podido evitar que el ejército francés entrara en el territorio de la República, y temiendo ser fusilado, abandonó la posición que ocupaba, reforzó las guarniciones en varios lugares y continuó para publicar en Rhenen con 13.000 hombres que se unieron a algunas tropas auxiliares del conde de Monterey, gobernador de Países Bajos Españoles, para cubrir las provincias de Utrecht y Holanda. A pesar del peligro de la situación, no estaba abatido; pero no todos tenían su firmeza obstinada. La noticia del paso del Rin y la entrada de los franceses en el rico Betaw sumergió a los holandeses en un profundo terror.

 

Luis XIV en Holanda

Luis XIV se benefició de la consternación de la República, para avanzar rápidamente sin dar un respiro a un enemigo desconcertado y asustado. Mantuvo un consejo de guerra con el príncipe de Conde, cuyo cuerpo de ejército se unió con el de Turena, y se retiró para ser curado de su herida, lo que tal vez salvó a las Provincias Unidas de su total ruina. La audacia de este impetuoso general sería más eficaz que la prudencia y los procedimientos regulares de Turena. Sea como fuere, ambos propusieron desmantelar la mayoría de las plazas, poner guarniciones solo en las más importantes, asegurar las operaciones del ejército y marchar con la mayor parte tropas al corazón del país. Condé, siempre inspirado por su audaz genio, fue aún más lejos. Él era de la opinión de enviar 6.000 soldados de caballería para apoderarse de Amsterdam que, en este momento de terror, no resistiría. Pero el consejo de Louvois prevaleció sobre la opinión de estos dos grandes generales.

Creyendo que las Provincias Unidas ya no podían escapar de su pérdida, y que ningún príncipe se atrevería a ayudarlos, este desconsiderado ministro persuadió a Luis XIV: mantener todas las ciudades, desmembrar el ejército poniendo guarniciones allí, y frenar la invasión en lugar de precipitarla.

Se prestó atención inmediata a tomar lugares que no aguantaran más de 24 horas después de la trinchera abierta, o que ellos mismos ofrecieron las llaves de sus puertas. Turena se apoderó del fuerte abandonado de Tolhuys, tan inaccesible, que cuatro soldados habían rechazado anteriormente a un ejército español. Se tomaron Huissen y Isselwoert, que cubrían el país de Betaw; Arnheim la capital de Gelderland; el fuerte de Knotzembourg, que habría Nimega; el fuerte de Schenck, que tenía 2.000 hombres de guarnición, y que había caído en las guerras anteriores en poder del astuto Federico-Enrique de Nassau tan solo tras siete meses de asedio. Se tomó Nimega y envió a su sobrino, el conde Lorges para ocupar Thiel, Buuren y Kuilembourg, los fuertes de San Andrés y Voorne hasta pasados Bommel y Gorcum.

Asedio de Rheinberg por los franceses, 6 de junio 1672. Guerra Franco-Holandesa (1672-78). Autor Lambert de Hondt

Sin embargo, no habíamos descuidado por completo avanzar hacia adelante. El 18 de junio, el conde de Strades, que conocía a Holanda, donde había vivido tantos años como embajador, escribió desde Wesel a Luis XIV para que se apoderase de Utrecht de inmediato: “Al tomar esa ciudad, su majestad reducirá a Holanda a lo que quiera, no pierda el tiempo y envíe un cuerpo de tropas para apoderarse de Muyden, donde están las esclusas, y donde ese cuerpo puede empujar hasta las puertas de Amsterdam sin temer nada, e incluso obligarlo a negociar“.

Como resultado de este consejo, Luis XIV ordenó al marqués de Rochefort que entrara en territorio holandés con 4.000 jinetes, que lamentablemente quedaron reducidos a 1.800. A pesar de esa insuficiencia de fuerzas, su marcha fue tan rápida y se encontró con tan poca resistencia por parte de las poblaciones con problemas y las ciudades decididas a rendirse, que avanzó sin dificultad hacia Zuyderzee. Tomó Rhenen, donde el príncipe de Orange se replegó a Utrecht, Wageningen, Amersfoort, Naarden y sus corredores, y finalmente entró en Muyden. Esse lugar era la llave de las esclusas, cuyas aguas se convirtieron en la única defensa de la república, y sus cañones alcanzaban a los barcos en la bahía de Ámsterdam.

El marqués de Rochefort Muyden envió en un destacamento que habría sido lo suficientemente fuerte como para mantenerlo, pero el príncipe de Orange acababa asentar una poderosa guarnición. Obligado a retirarse, después de haber dejado algunas tropas en las ciudades que había cruzado, el marqués de Rochefort regresó a Utrecht, que el príncipe de Orange había evacuado el 17 de junio, y se había unido el 22 de junio con un refuerzo de 2.200 jinetes y ocupó esa ciudad el 23 y se dirigió hacia el sur, a Montfoort y Woerden, donde se hizo dueño de la zona.

Guerra Franco-Holandesa. Operaciones del 18 de junio al 21 de julio de 1672

 

Operaciones del 18 de junio al 21 de julio

Las Provincias Unidas, ya despojadas de la mitad norte de su territorio, parecían perdidas. El príncipe de Orange había sido llamado a toda prisa por los Estados Generales para cubrir, con su pequeño ejército, la provincia de Holanda, donde se encontraba el gobierno, donde permanecía la última esperanza de independencia, y que temblaba con el acercamiento a la invasión.

El 17 de junio, se tomó la decisión de tomar una posición detrás de la línea inundable holandesa, una línea que ya había sido designada por el príncipe Guillermo y que había recibido algunos refuerzos en 1.629 y solía esperar al ejército español de Motecuculi. Sin embargo, en 1.672 estas obras habían sido canceladas completamente por negligencia. Esta línea de agua llamada línea Holandesa por estar en el límite de esta provincia, se extendía desde Gorinchem (Gorkum) hasta Muiden.

Dividió sus tropas en cinco cuerpos para cubrir los principales pasos que conducían al interior de Holanda.

Reparando el fallo que se habían cometido al no defender las esclusas, un fallo que los franceses no habían explotado, y envió uno de estos cuerpos a Muyden, bajo el mando príncipe Mauricio de Nassau, quien se fortaleció allí. Puso otro, bajo el mando del conde de Hoornes, en Niewersluys, en el Wecht, debajo de Utrecht. Situó el tercero bajo el marqués de Louvigny, en Schoonhoven, en el Leck, y el cuarto bajo el general Wurtz Paulus, en Gorcum, en el Vhaal. Él mismo a la cabeza del último, se situó un poco más a retaguardia, en una posición central en Bodegrave, que cubría La Haya, y desde donde podría apoyar a los otros. A pesar de esa ingeniosa disposición, el príncipe de Orange no podía, con tropas débiles y desanimadas, resistir al avance del ejército francés, si no se recurría a un remedio extremo, abrir las esclusas para que el mar anegase los territorios como habían hecho en ocasiones anteriores contra los españoles.

El ejército holandés se trasladó de Utrecht a la línea Holandesa en la noche del 17 al 18 de junio. El mariscal de campo Paulus Wirtz fue a Gorinchem con los regimientos de infantería Wirtz (unos 1.600 hombres) y Golstein, los regimientos de caballería del príncipe Frits van Nassau y Montpouillan y dos escuadrones de caballería española. Ya en mayo de ese año, 14 piezas de artillería ligera (cañones de campaña) habían sido enviadas a Gorinchem para evitar que el enemigo cruzara el río. Compañías de nuevas milicias también fueron enviadas a Gorinchem, así como los barcos que se reunieron allí, para llevar a estas tropas donde fuera necesario.

El 19 de junio, el mariscal de campo Wirtz y sus tropas entraron en la ciudad, abriendo las esclusas en Dalem y Zuider-Lingedijk y al día siguiente en el norte Lingedijk y en el Lekdijk cerca de Ameide.

Mientras tanto, el mismo rey Luis XIV llegó a Utrecht el 3 de julio. Los franceses se dirigieron a Gorinchen donde fueron detenidos por la inundación, lo intentaron en toda la línea y fueron detenidos por las aguas.

Luxemburgo tomó el mando de Condé, quien había sido gravemente herido en su mano. Luis XIV regresó a Francia con 20.000 hombres. Luxemburgo detuvo a 40.000 hombres delante de la línea inundada.

Guerra Franco-Holandesa 1672. Zonas inundadas de Holanda

Operaciones en el norte

Mientras Luis XIV, Turena y el marqués de Rochefort se apoderaron de las provincias de Gueldre y Utrecht, y avanzaban a la provincia de Holanda, las tropas combinadas del duque de Luxemburgo, el elector de Colonia y el obispo de Munster había invadido el país del Over-Yssel. Habían tomado Groenlo (Grooll o Greolla), estaba bien provisto de alimentos, guarnecido con 22 cañones y 600 tropas (compuestas por 10 compañías de infantería y 1 tropa de caballería, lideradas por el teniente coronel de infantería Gustaff Tungel) y defendidas por baluartes y un foso (que había demostrado su eficacia en un asedio de 1.627. Sin embargo, superado en número por la fuerza francesa de más de 100.000, solo fue capaz de resistir durante 10 días, después de lo cual los sitiadores se trasladaron a Deventer y otras ciudades como Campen y Zwoll, pero en Groninga (Groningen) defendida por Carl von Rabenhaupt, fue sitiada del 9 de julio al 27 de agosto, pero debido a las fuertes pérdidas sufridas, unas 12.000 entre muertos y heridos, abandonaron el asedio.

Asedio de Groningen (9 de julio al 27 de agosto 1672). Guerra Franco-Holandesa (1672-78). Autor Bernhard von Galen

Asedio de Groningen (9 de julio al 27 de agosto 1672). Guerra Franco-Holandesa (1672-78). Autor Folkert Bock

Negociaciones

Sin embargo a pesar de los desastres terrestres, la marina había conseguido sendas victorias en las batallas navales de de Schooneveld y Texel, pero a pesar de ese gran consuelo, en medio de sus desastres, y aunque la inundación había frenado el avance de las tropas francesas en algunos puntos, la República permanecía en situación peligrosa. De Witt, abrumado por la rapidez de la conquista y viendo la debilidad de su país, trató de salvar lo que quedaba mediante negociaciones. Propuso enviar una delegación a Luis XIV. La delegación estaba compuesta por M. de Groot, consejero de Rotterdam, amigo de M. de Witt y ex embajador en Francia, del barón de Guent, ex-gobernador del príncipe de Orange, de Guillermo de Nassau, su representante en los Estados Unidos como primer noble de Zelanda y el señor Eeck. Los Estados Generales enviaron al mismo tiempo una delegación a Inglaterra.

Los diputados de los Estados Generales, a quienes el mariscal de Turena había concedido un salvoconducto y una escolta, llegaron el 22 de junio al castillo de Keppel, cerca de Doësbourg, donde estaba entonces Luis XIV. Fueron recibidos al día siguiente por los señores Louvois y Pomponne. El señor de Louvois les preguntó qué oferta le llevaban al rey. Los diputados le dijeron que los Estados habían pensado que no estarían respetando al Rey si le hubieran dado condiciones en lugar de recibirlas de él. El señor de Louvois, después de haber tomado las órdenes de Luis XIV, respondió secamente que no entrarían en una conferencia con ellos a menos que tuvieran todo el poder para tratar y concluir. Les insinuó, sin embargo, que, como el Rey era dueño, por conquista, de los países que ocupaba y que pronto sería el de aquellos a los que estaba a punto de invadir, eran ellos los que deberían dar algo a cambio, sin olvidar satisfacer a sus aliados y compensar por los gastos de la guerra.

En esa declaración, que eliminó la esperanza de la paz sin suspender el curso de la conquista, el señor de Groot regresó apresuradamente a La Haya para pedir instrucciones precisas y órdenes definitivas.

Mientras que los miembros estaban campamento de Luis XIV, el odio popular había estallado en contra de los hermanos De Witt, y había comenzado la revolución interna para acabar con ellos. En la tarde del 21 de junio, mientras el gran pensionario trabajaba en el Salón del Estado, donde permaneció último para terminar como un ministro diligente, y según su costumbre, todos los asuntos del día, cuatro hombres lo esperaron a la salida para matarlo. Salió del Salón del Estado a medianoche, precedido por uno de sus sirvientes que llevaba una antorcha, y fue seguido por otro que estaba a cargo de sus documentos. Cuando llegó a un lugar remoto, no lejos de su casa, los asesinos cayeron sobre él por la espada en la mano. Mientras dos de ellos apagaban la antorcha y tomaban los papeles, los otros dos lo golpeaban y lo masacraban. Trató de levantarse y defenderse; pero, abrumado por sus golpes, cayó de nuevo, y los asesinos que creyeron haberlo matado huyeron. Había recibido cuatro heridas en la cabeza, el cuello y el hombro, entre las costillas, aunque no había resultado fatalmente herido. Tuvo fuerzas para levantarse e irse solo a casa.

El mismo día, al mismo tiempo, otros cuatro hombres desconocidos hicieron un intento similar en Dordrecht contra su hermano. Aún enfermo, Cornelius, tras la batalla de Solbay el 7 de junio (ver Tercera guerra Anglo-Holandesa. El día 21, alrededor de la medianoche, cuatro asesinos intentaron forzar su casa para que lo sometiera al hechizo al mismo tiempo que su hermano sufría. Pero la guardia burguesa corrió y los puso en fuga.

El 29 de junio presentaron los delegados holandeses con todo su poder a los dos ministros de Luis XIV. La negociación comenzó de inmediato, diputados holandeses pidieron su país la preservación de su sistema político, la religión, la soberanía, y ofrecieron al rey de Francia, la venta de Maastricht, con sus dependencias, 6 millones de libras por el costo de la guerra, y incluso algunos lugares más.
Luis XIV exigió:

  1. Todos los países de la generalidad que se le ofrece, es decir, todas las posesiones de los holandeses en Flandes y Brabante, pero Sluys y la isla de Cadsant;
  2. La cesión de Nijmegen y sus dependencias; fuertes de Knotzembourg, Schenk; toda la parte de Gelderland situada en la margen izquierda del Rin; la isla de Bommel, formada por el Meuse y el Vhaal; desde la de Woorne, desde los castillos o fuertes de San Andrés, Crevecoeur y Lowestein, que llevaron la frontera de Francia hasta la línea del Rin y Vhaal;
  3. La ciudad de Delfzil con veinte parroquias, la ciudad de Grave, la ciudad y el condado de Meurs, con un cargo por parte de los Estados para indemnizar al príncipe de Orange, que era su soberano;
  4. La renuncia a la guarnición en todos los lugares del imperio ocupados por sus tropas, y el abandono de sus pretensiones a su favor. 
  5. Libertad para todos los franceses de viajar a las Provincias Unidas sin ser visitados o sujetos a servidumbres de paso; 
  6. La supresión de todos los edictos, en el comercio llevado desde 1.662;
  7. El ejercicio público de la adoración católica en las siete provincias, un tratamiento adecuado hecho por cada estado a los sacerdotes o sacerdotes que servirían a las iglesias, y la restauración de las antiguas encomiendas de Malta;  
  8. Veinticuatro millones de libras para los gastos de la guerra;
  9. Finalmente el envío de una solemne embajada que le presentaría cada año una medalla de oro por la cual la república, como señal de humildad y de reconocimiento, declararía tener la conservación de la libertad que los reyes sus predecesores la había ayudado a adquirir .

Luis XIV exigió además que los Estados Generales renunciasen, a favor del elector de Colonia, sus reclamaciones sobre la ciudad de Rhynberg; para el obispo de Munster, al señorío de Borkeloo las ciudades Greolla (Groll), de Bredevort y Lichtenvoorde, y satisfacer especialmente el rey de Inglaterra.

Estas condiciones abrumadoras y humillantes desanimaron a los plenipotenciarios holandeses. Provocaron una reacción popular contra De Witt.

 

Linchamiento de los hermanos De Witt

Pero lo que contribuyó más que la tormenta para salvar a la república fue la desaceleración de las operaciones militares causada por el debilitamiento del ejército invasor. Las desafortunadas consecuencias de la mala conducta aconsejada por el señor de Louvois se sintieron al decidir mantener tantos lugares. El ejército, agotado por más de 50 guarniciones, no fue capaz de emprender nada serio. Turena, que había entrado en Nimega (Nijmegen) el 9 de julio, todavía capturaba Crèvecœur el 19 y Bommel el 22 de julio. Pero ese fue el final de sus conquistas. Es cierto que después de tomar estos dos lugares están amenazados Holanda en una línea continua desde el mar hasta el Mosa por Naarden en el Zuiderzee Woerden en el Viejo Rin, el Vhaal Bommel y en Crévecoeur el Meuse. Colocado en esas posiciones avanzadas, se ordenó al ejército no emprender nada más, y esperó el invierno, para penetrar, con la ayuda del hielo, al centro de Holanda.

Luis dejó 26 de julio del Boxtel campamento, cruzó los Países Bajos españoles con una fuerte escolta de caballería, y se fue a Saint-Germain, donde llegó el 1 de agosto. Había designado al mariscal gobernador de Turena de la provincia de Utrecht, y lo había dejado como generalísimo de sus tropas.

Mientras todo esto sucedía, el odio contra los hermanos de Witt no disminuyó, a pesar de las heridas de uno y la enfermedad del otro. Los orangistas tomaron el poder por la fuerza y expulsaron a De Witt y su hermano fue llevado a prisión bajo los cargos de traición, pero no confesó a pesar de las fuertes torturas.

Johan Kievit mientras se recuperaba del anterior atentado contra su vida en junio, fue asesinado por un grupo de linchadores cuidadosamente organizado después de visitar a su hermano Cornelis de Witt en prisión. Fue llevado hacia una trampa y muerto de un tiro en el cuello; su cuerpo desnudo fue colgado y mutilado y le trincharon el corazón para exhibirlo. A su hermano le dispararon, le apuñalaron, le destriparon vivo, le colgaron desnudo y se lo comieron parcialmente. El corazón de este último fue exhibido durante muchos años junto al de su hermano por Dirck Verhoeff.

Linchamiento de los hermanos Witt 20 de agosto de 1672. Los cuerpos mutilados de Johan y Cornelis de Witt colgados en el Groene Zoodje en La Hayya, abajo a la derecha un hombre con una antorcha. Atribuido a Jan de Baen

Actualmente la mayoría de los historiadores afirman que su adversario y sucesor como líder del gobierno, Guillermo III, estuvo involucrado y que como mínimo protegió y recompensó a los asesinos.

 

Dirección del príncipe de Orange

Afortunadamente, las Provincias Unidas encontraron en el príncipe de Orange a un hombre superior, cuyas cualidades no estaban por debajo de sus peligros. A pesar de tener apenas 22 años, era instruido, frío, reflexivo, penetrante y tenía una madurez de juicio que lo precedía en su experiencia. Poseía el valor, la ambición y la obstinación de sus antepasados. Profundamente oculto, con una paciencia perdurable, incapaz de cansarse y desanimarse, no necesitaba ni la esperanza de emprender ni de perseverar. Sucesor de Guillermo y Mauricio de Nassau, que había fundado la independencia de las Provincias Unidas contra España, ahora debe restaurarlo contra Francia.

En Luxemburgo septiembre se mudó a Lexmond, Capelle y Benschop; tres días después Hilversum, Loosdrecht y Eemnes. Luxemburgo se permitió llegar a Naarden y el 12 de octubre venció a Guillermo III en un ataque contra el Woerden ocupado por los franceses. Luxemburgo tuvo que entregar a 15.000 personas a Turenne, que se estableció entre Wesel y Coblenza, a lo largo del Rin.

El ejército de Orange amenazó a Charleroi en Hainaut; Luxemburgo en respuesta amenazó a La Haya a fines de diciembre, aprovechando las aguas heladas. El príncipe de Orange logró frenar a los franceses, que llegaron hasta La Haya, que solo se salvó gracias a un deshielo repentino. Orange incluso recuperar territorios como la reconquista de Coevorden el 30 de diciembre mediante un ataque sorpresa, la ciudad había sido tomada por el obispo de Münster, fue el único éxito en ese año horrible llamado por los holandeses como Rampjaar.

Recaptura de Coevorden por las tropas holandesas el 30 de diciembre de 1672. La ciudad había sido tomada por las tropas del obispo de Münster y recuperada mediante un asalto por sorpresa. Autor Pieter Wouwerman

Luxemburgo tropezó con la línea de agua holandesa en Zegveld. Después de haber destruido a Zwammerdam y Bodegraven, regresó a Woerden.

Los franceses no pudieron continuar su avance y se retiraron al Piéton. El mariscal, que se alojó en los castillos a lo largo del río Vecht para satisfacción de sus hombres, quedando inmovilizado en los polders inundados a fines de 1.672. Condé, que padecía gota, volvió a tomar el mando. El marqués de Louvois, ministro de la guerra, le había ordenado ser cruel y despiadado y prender fuego a todos en la medida de lo posible.

Año del desastre o Rampjaar 1672. Tropas francesas avanzando en Holanda en el mes de diciembre siguiendo instrucciones de Louvois. Autor Jannes van Hove, museo de Leger

 

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2019-02-02. Última modificacion 2019-02-02.