Siglo XVIII Guerras Ruso-Turcas siglo XVIII Guerra Ruso-Turca 1.735-39. Inicio
Guerra Ruso-Turca 1.735-39. Inicio


Campaña del río Prut (1.710-11)

En 1.700, se hizo una alianza contra Suecia, entonces dominante en el norte de Europa, y sus vecinos Rusia, Dinamarca-Noruega y la mancomunidad Polaco-Lituana, dando lugar a la Gran Guerra del Norte (1.700-21). Con motivo de la campaña del rey sueco Carlos XII en Rusia, fue derrotado por el zar Pedro I de Rusia en la batalla de Poltova en 1709 y se refugió en las tierras otomanas con su séquito y 300 guardias. El sultán Ahmed III aceptó a Carlos como invitado y ordenó que el gobierno cubriera todos los gastos y alimentos. El zar ruso solicitó la entrega de Carlos a través de un enviado, pero el gobierno otomano rechazó esta solicitud. Aunque Ahmed III no quería la guerra con Rusia, con la ayuda de diplomáticos austríacos y franceses, el rey sueco persuadió al Sultán para que declarase la guerra a Rusia el 20 de noviembre de 1.710, como resultado de las violaciones fronterizas por parte de Rusia.

La guerra Ruso-Turca de 1.710-11, también conocida como la campaña del río Prut. En 1.711, durante la cual tropas rusas, bajo el mando de Pedro el Grande y Boris Sheremetev, trataron de invadir Moldavia con la ayuda del monarca moldavo Dimitri Cantemir pero fueron rodeadas y derrotadas por tropas otomanas bajo el mando del gran visir Baltaci Mehmet pachá, en la decisiva batalla de Stănileşti.

El conflicto llegó a su fin el 21 de julio con el tratado de Prut, para decepción de Carlos XII. El tratado estipulaba el regreso de Azov a manos de los otomanos; Tanganrog y varias otras fortalezas rusas debía ser destruidas; mientras que el Zar se comprometió a no interferir en los asuntos de la mancomunidad Polaco-Lituana.

Para más información ver el capítulo: Gran Guerra del Norte (1.700-21)- Guerra Ruso-Otomana o campaña del río Prut (1.711-12)

Inicio de las hostilidades

Pedro I de Rusia continuó involucrado en la Gran Guerra del Norte hasta 1.721, manteniendo la paz con los otomanos. En 1.720 el Sultán acusó a Rusia de intervención en los asuntos polacos. La Puerta Sublime exigió, sobre la base del tratado de Prut, la no injerencia de Rusia en los asuntos polacos. El embajador ruso Neplyuev eliminó los malentendidos, y Porta consideró que la intervención de Rusia en los asuntos polacos era natural.

Durante el reinado de Catalina I (1.722-25) se mantuvo las buenas relaciones con los otomanos. Incluso en 1.724, Turquía y Rusia llegaron a un acuerdo para dividir gran parte de Irán entre ellos, aprovechando la caótica situación interna causada por la invasión de los afganos en la Persia Safávida.

El reinado de Ahmed III que a veces se conoce como la Edad del Tulipán (Lâle Devri) debido a la popularidad de esa flor en Estambúl a principios del siglo XVIII. Con el aliento de Ahmed, el arte y la literatura florecieron durante este tiempo.

Pedro II (1725-30) con las relaciones pacíficas con Turquía. Los primeros incidentes ocurrieron con la llegada al poder de la emperatriz Ana Ivanovna, que buscó la paz con los persas safávidas.

En Persia Nadir shah derrocó al ineficaz Tahmasp II y asumió la regencia en nombre de su hijo Abbas III, lo que le convertía en líder absoluto al ser Abbas todavía un bebé. Tras derrotar a los afganos, Nadir shah dirigió sus tropas contra el enemigo que consideraba más poderoso, los turcos de Topal Osman pachá, y tras algunos reveses iniciales logró derrotar a los otomanos y reconquistar Armenia y Georgia para Persia.

Viendo el nuevo cambio de rumbo, Ana de Rusia decidió retirar sus tropas del país y ofrecer un tratado de alianza a Nadir shah en 1.735, con el fin de debilitar aún más a su enemigo común, Turquía.

Según el tratado de Ganya de 10 de marzo de 1.735, entre el imperio Ruso y el imperio Persa- Safávida, en el que Rusia se comprometía a devolver Bakú y Derbent con sus tierras contiguas a cambio de la promesa del shah persa Ferudi de no cederlas a ninguna otra potencia y continuar la guerra contra el imperio Otomano hasta que hubieran reconquistado las tierras ocupadas por los turcos. Ambas potencias se obligaban a no concluir la paz por separado con Turquía y tener amistad, teniendo a los mismos amigos y enemigos, prometiéndose auxilio militar en las guerras. Los residentes de la costa de Daguestán, que no querían caer bajo el dominio iraní, comenzaron a partir hacia las montañas. Queriendo aprovechar la situación, el imperio Otomano, en guerra con Persia, se declaró a sí mismo patrona de los pueblos musulmanes del Cáucaso, buscando llevar a los príncipes de Kabarda, Daguestán y Chechenia bajo el gobierno del khanato de Crimea, un vasallo del imperio Otomano.

Rusia aprovechó entonces la debacle turca para imponer su candidato al trono polaco, Augusto III, al que se oponía Estanislao I Leszczynski con el apoyo de Turquía y Francia. Paralelamente, Rusia mantuvo la alianza con Austria suscrita en 1.726.

La noticia de la derrota provocó un levantamiento popular en Turquía liderado por Patrona Halil en el que Ahmed fue depuesto y sustituido por Mahmud I. Akmed moriría en cautiverio en 1.736.

Estado de las fuerzas armadas rusas

La flota rusa

Inmediatamente después de que la nueva emperatriz Ana Ivanovna y su séquito llegaron al poder, tuvieron que resolver problemas complejos relacionados con las fuerzas armadas del imperio Ruso. Durante el reinado de Catalina y Pedro II, cayeron en decadencia. Pedro II durante su corto reinado solo se dedicaba a la caza, casi no estaba interesado en el ejército y ni en la marina. Después de la renuncia de A. D. Menshikov en 1.727, Pedro II ni siquiera se molestó en nombrar un nuevo presidente del Colegio Militar. Con él, no se construyeron grandes veleros, sino solo barcos de remos. En abril de 1.728, en una reunión del Consejo Supremo Privado, el Emperador ordenó que de toda la flota rusa solo 4 fragatas y 2 fluyt (flautas) salieran constantemente al mar, y 5 fragatas más estaban listas para navegar. Otros barcos, para «ahorrar al tesoro«, debían permanecer en los puertos. A los argumentos de los marineros sobre la necesidad de mantener constantemente la flota en el mar, el rey respondió: “Cuando la necesidad requiera el uso de barcos, iré al mar; pero no tengo la intención de caminar como mi abuelo”.

Bajo el liderazgo de la nueva Emperatriz, todo cambió. Ya en julio de 1.730, se adoptó un decreto en el que los colegios del almirantazgo se reafirmaron en la mayor medida posible, de modo que la flota naval y de galeras se mantuviera de acuerdo con las cartas, reglamentos y decretos, sin debilitarse y no depender del próspero tiempo de paz. En diciembre de 1.731, se construyó un nuevo barco de 66 cañones en el astillero Admiralty.

Al mismo tiempo, la emperatriz Ana ordenó a la flota del Báltico que reanudara los ejercicios regulares con acceso al mar, para «tener esta capacitación para la inspección real de personas y barcos, porque en el puerto no se pueden examinar los aparejos y otros daños cuando el barco está en movimiento«.

En 1.732, se estableció una comisión especial, cuyo propósito de actualizar la flota de vela y la de remo. La Comisión decidió reanudar urgentemente la construcción de grandes veleros en el Báltico. Para 1736, la flota del Báltico incluía 20 buques de líneas, 17 fragatas, 2 shnyavs (corvetas), 2 naves de bombardas y 8 paquebotes. Además, había una flotilla de remo independiente y bastante numerosa. Durante todo el reinado de Anna, se construyeron 100 buques de guerra solo para la flota del Báltico, incluidos 20 buques de línea y 10 fragatas.

Bajo Ana, el Colegio del Almirantazgo, que dirigía las fuerzas navales, también fue reformado. En lugar de las 11 oficinas anteriores, se redujeron a 4, lo que simplificó enormemente el trabajo de oficina, redujo la correspondencia y mejoró los informes financieros y materiales.

Reformado y los estados de la flota en su conjunto. Todos los oficiales y marineros de la flota de vela y de galeras se consolidaron en 36 compañías. Además de ellos, en 1.733, se formaron 2 regimientos navales de 12 compañías cada uno.

En 1.734, apareció el Cuerpo de Artillería Marina, que también consta de 12 compañías. Un testigo de la reorganización de los estados navales, el danés P. von Haven, señaló en sus notas: “Todos los marineros (flota de galeras) recibieron armas como soldados, a saber, espadas, rifles y baguettes, y además de los asuntos navales, también deberían ser entrenados en el ejército. Esto se hacía claramente para aplicarlos con más éxito en las flotas contra los turcos. Todo el personal de oficiales también fue cambiado y organizado de acuerdo con el modelo inglés para mejor para los oficiales … El servicio naval fue muy difícil, incluso en comparación con el ejército, por lo que los nobles ingresaron a la Academia Naval, que entrenaba a los oficiales navales, de mala gana, especialmente después de la apertura del cuerpo de la nobleza. Sin embargo, la mayoría del personal eran rusos naturales”.

Con el agravamiento de las relaciones entre Rusia y Turquia, el interés de San Petersburgo en la construcción de barcos en el Don y el Dnieper aumentó notablemente, y ya había una experiencia positiva. En la primavera de 1.733, el vicealmirante Zmaevich fue enviado al Don, a quien se le encomendó “prisa para comenzar la construcción de 20 galeras, 23 botiks (embarcación de poco calado de un solo palo) y 400 boudoirs (un pequeño barco cosaco). En los años 1.735-36. Estas embarcaciones, tal como fueron fabricadas, se concentraron en Pavlovsk y Tavrov y se convirtieron en parte de la flotilla Don. En enero de 1.738, por iniciativa de Minikh en el Dnieper, se fundó el astillero zapórogo en la isla de Khortytsya.

Así, en el reinado de Ana, el ejército y la armada de Rusia se fortalecieron significativamente. El liderazgo de las fuerzas armadas rusas se había vuelto más centralizado.

Infantería rusa

En junio de 17.30, la emperatriz Ana ordenó el establecimiento de una comisión militar especial, cuyo propósito era restablecer el orden en el ejército. La comisión fue dirigida por Minikh. La base del ejército ruso al comienzo del reinado de Ana era la infantería regular. Incluía dos regimientos de guardias (Preobrazhensky y Semenovsky), 40 regimientos del ejército y 17 regimientos de un cuerpo destacado, creados en caso de guerra con Persia. Una de las primeras medidas fue la creación en 1.730, en Moscú, de un nuevo regimiento de guardias, llamado Izmailovsky (llamado así por el asentamiento de Izmailovo cerca de Moscú, en el que vivía la Amperatriz). Ana Ivanovna y sus favoritas desconfiaban de los «viejos» regimientos de guardias Preobrazhensky y Semenovsky, en los que servían representantes de las familias más nobles de la nobleza rusa, y que se distinguían por los golpes de palacio. Los nuevos guardias fue reclutado de los odnodvorski (descendientes de personas de servicio que vivían en las fronteras del país, «ucranianos en las afueras«), no asociados con la aristocracia. El ayudante general Levenwolde se convirtió en coronel y jefe de los izmailovitas, y Jacob Keith, escocés de nacimiento, fue nombrado su asistente. En 1.731, el regimiento fue transferido a San Petersburgo.

En 1.731, dos regimientos del ejército se disolvieron. En 1.733, en relación con la firma de un acuerdo de alianza con Persia, los regimientos del cuerpo destacado fueron devueltos a Rusia y se unieron al ejército, y se disolvieron 5 regimientos. Como resultado, al comienzo de la guerra con los turcos, la infantería rusa consistía en 3 regimientos de guardias y 50 regimientos del ejército.

Según los estados elaborados por la Comisión Militar, un regimiento del ejército en tiempos de paz debía tener 1.406 personas: 38 oficiales, 68 suboficiales (sargentos, cabos, etc.), 1.152 soldados y 148 soldados no combatientes. En tiempos de guerra, el número de efectivos aumentaba a 1.556. Cada regimiento del ejército estaba dividido en dos batallones, y cada batallón, en cuatro compañías. Los regimientos de la guardia tenían más efectivos que los del ejército. El regimiento Preobrazhensky incluía cuatro batallones, y Semenovsky e Izmailovsky, tres batallones cada uno.

Los soldados de infantería se llamaban fusileros. Estaban armados con fusiles de pedernal y espadas. En 1.731 se adoptó un nuevo tipo de fusil para ellos. Al igual que el anterior, puesto en servicio bajo Pedro I, tenía un calibre de 20 mm, pero se distinguía por tener una longitud algo más grande (147 centímetros en lugar de 142) y algo más pesado (5,7 kg en lugar de 5,5). El alcance no superaba los 300 pasos. Cada soldado raso llevaba 20 cartuchos (bala y pólvora) que llevaba en dos bolsas. Se suponía que otras 30 cartuchos por persona debían llevarse en cajas en vagones especiales.

Para el combate cuerpo a cuerpo, los fusiles estaban equipados con una bayoneta triangular de 44,5 cm de largo. En 1.737 se decidieron acortar los fusiles nuevamente. Además, el cañón comenzó a unirse a la cama no con tachuelas de hierro, como en los fusiles de 1.715 y 1.731, sino con la ayuda de anillos falsos, lo que simplificó enormemente la fabricación y lo hizo más barato. Sin embargo, no fue posible suministrar a todos los regimientos del ejército armas uniformes durante el reinado de Ana , y a menudo incluso en un mismo regimiento había fusiles que diferían entre sí.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/infanteria-rusa-primera-mitad-del-siglo-xviii.png 984w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/infanteria-rusa-primera-mitad-del-siglo-xviii-300x206.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/infanteria-rusa-primera-mitad-del-siglo-xviii-768x528.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/infanteria-rusa-primera-mitad-del-siglo-xviii-100x69.png 100w
Infantería rusa primera mitad del siglo XVIII. Aleksander Yezhov

Además de los fusileros, la infantería incluía granaderos, soldados armados con granadas de mano, además de los fusiles. Incluso bajo Pedro I, se crearon regimientos especiales de granaderos, pero en 1.731, por iniciativa de Minikh, se disolvieron y los granaderos fueron asignados a regimientos de infantería a razón de 10 granaderos por compañía. Como las granadas en ese momento eran bastante pesadas (2.5 kg), los granaderos eran elegidos entre los soldados más fuertes y más altos.

Los sargentos de los regimientos de infantería se armaron con alabardas. Los soldados no militares en lugar de espadas llevaban semisables del estándar prusiano. Se suponía que los oficiales tenían espadas y espantones. El espantón era una lanza corta con una punta plana y ancha, era un arma ceremonial más que de combate. En 1.736, Minikh ordenó que los oficiales no tomaran los espantones en una campaña, porque no eran de utilidad en combate. Por iniciativa de Minikh, para combatir a la caballería tártara, los regimientos de infantería comenzaron a equiparse con picas y lanzas con gancho. Las lanzas las empleaban los soldados de primera fila, las picas más pesadas, se fijaba en barras especiales y se convirtieron en una especie de erizos anti-caballería.

Una innovación claramente fracasada fue la introducción en la década de 1.730 peinados con polvo para soldados. Estos peinados tomaban mucho tiempo de los soldados y resultaron ser muy antihigiénicos, especialmente porque en algunos regimientos por falta de polvo usaban harina mezclada con kvas.

Caballería rusa

La caballería sufrió una seria reorganización. En 1730, la caballería regular consistía solo en dragones, de los cuales había 33 regimientos. Sin embargo, los dragones, aunque podían desempeñar el papel de infantería, no eran completamente caballería. Minikh introdujo el concepto del cuerpo de caballería pesada (coracero) en el ejército. Los coraceros se convertirían en la fuerza de choque de la caballería rusa. Estaban equipados con corazas protectoras (cuirasses), recibieron los mejores caballos y se sometieron a un entrenamiento intensivo. Los coraceros tenían que soportar la carga de la caballería pesada enemiga y actuar contra las tropas turcas.

Desafortunadamente, debido a dificultades financieras, solo se había logrado crear 3 regimientos de coraceros al comienzo de la guerra con los turcos.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/dragones-rusos-primera-mitad-del-siglo-xviii-1024x698.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/dragones-rusos-primera-mitad-del-siglo-xviii-300x205.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/dragones-rusos-primera-mitad-del-siglo-xviii-768x524.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/dragones-rusos-primera-mitad-del-siglo-xviii-100x68.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/dragones-rusos-primera-mitad-del-siglo-xviii.png 1280w
Dragones rusos primera mitad del siglo XVIII. Aleksander Yezhov

Además, a principios de 1.731, la emperatriz Ana crear el regimiento de caballería de la Guardia, uno de los más privilegiados del ejército ruso. La Emperatriz se apropió del rango de coronel de ese regimiento y nombró a Yaguzhinsky como teniente-coronel. Por lo tanto, después de todas las reorganizaciones, la caballería rusa incluía un guardia, 3 coraceros y 29 regimientos de dragones, que sumaban cerca de 36.000 efectivos.

Según el estado de 1.731, los efectivos de un regimiento de dragones era 1.093 en tiempo de paz y 12.25 en tiempo de guerra. El número de regimientos de coraceros no cambió, siempre era de 974 personas. Cada regimiento de dragones o coraceros se dividía en diez compañías. Los dragones estaban armados con carabinas con bayonetas, espadas y pistolas.

En lugar de fusiles, se ordenó a los coraceros que llevaran carabinas, y sables que eran notablemente más largos, anchos y pesados que los dragones.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/guardias-a-caballo-rusos-primera-mitad-del-siglo-xviii-774x1024.png 774w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/guardias-a-caballo-rusos-primera-mitad-del-siglo-xviii-227x300.png 227w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/guardias-a-caballo-rusos-primera-mitad-del-siglo-xviii-768x1016.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/guardias-a-caballo-rusos-primera-mitad-del-siglo-xviii-100x132.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/guardias-a-caballo-rusos-primera-mitad-del-siglo-xviii.png 1100w
Guardias a caballo rusos primera mitad del siglo XVIII. Las pelucas empolvadas serían desechadas posteriormente.

Artillería

La artillería en la época de Ana se dividió en campaña, regimental y asedio. Cada regimiento de infantería, según los estados de 1.731, debía tener 2 cañones ligeros de 3 libras (1,2 kg). Los dragones disponían de un solo cañón por regimiento, pero no todos los regimientos los tenían. También había un regimiento de artillería de campaña de 1046 oficiales y rangos inferiores. No actuó como una unidad separada, sino que sus 10 compañías se agrupaban en brigadas ad hoc para las operaciones. Al regimiento de artillería, según los estados de 1.731, se atribuyeron 63 piezas. La artillería de campaña estaba armada con cañones de 6, 8 y 12 libras de calibre, obuses y morteros. Los cañones de 3 libras eran las más comunes y representaban hasta una cuarta parte de la artillería. Los cañones disparaban con núcleos (bolas), granadas explosivas, metralla, canister (perdigones) y petardos (proyectiles incendiarios especiales). Cada cañón de 3 libras, tenía de dotación 120 núcleos, 25 granadas y 30 canister.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/artilleria-rusa-primera-mitad-del-siglo-xviii.png 993w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/artilleria-rusa-primera-mitad-del-siglo-xviii-300x183.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/artilleria-rusa-primera-mitad-del-siglo-xviii-768x469.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/artilleria-rusa-primera-mitad-del-siglo-xviii-100x61.png 100w
Artillería rusa primera mitad del siglo XVIII. Autor Aleksander Yezhov

En 1.737, Minikh llegó a la conclusión de que era necesario fortalecer la artillería del regimiento para fortalecer el poder de fuego del ejército. A sugerencia suya, la emperatriz Ana se adoptó un decreto personal, que prescribía tener 4 cañones de 3 libras en cada regimiento de infantería y 2 en cada regimiento de dragones. Como resultado, la potencia de fuego de la artillería de campo se duplicó, lo que fue de gran beneficio en las batallas con los otomanos y los tártaros de Crimea. El aumento de la artillería se logró debido a los cañones de 3 libras, los más ligeros en ese momento, por lo que la movilidad de los regimientos prácticamente no disminuyó.

La artillería de asedio se dividió en tres cuerpos. Su base en el momento descrito fue hecha por morteros, en lugar de armas de asedio de gran calibre, como en el caso de Pedro I. La artillería de la fortaleza estaba en guarniciones y fortalezas e incluía, junto con herramientas que cumplían con los requisitos de la época, una gran cantidad de modelos obsoletos. Los estados de la artillería de sitio y la de guarnición sufrieron cambios repetidos, pero ninguna de las opciones elaboradas por la Comisión fue aprobada. Sus bases principales estaban ubicadas en San Petersburgo, Bryansk, Osereda.

El ejército ruso también tenía un regimiento de ingeniería y una compañía minera.

Tropas de guarnición

Además, había tropas de la guarnición destinadas al servicio interno. También consistían en infantería y dragones. Para 1.730, las fuerzas de la guarnición sumaban 49 regimientos y 2 batallones de infantería separados, 4 regimientos y 2 escuadrones de dragones separados. En los años 1734-1736. Se les agregaron otros 3 regimientos de dragones. Además de la función principal, las guarniciones se dedicaron al entrenamiento inicial de los reclutas antes de ser enviados al ejército de campaña.

Tropas irregulares

Junto con las unidades militares regulares, el ejército ruso incluía numerosas formaciones irregulares. Estos eran principalmente cosacos: Don, Pequeña Rusia, Chuguev, Yaitsky, Slobodsky, etc. El número de cosacos registrados (es decir, registrados oficialmente por las autoridades) durante el reinado de Ana era de aproximadamente 15.000. Minikh elogió a los del Don y escribió en una de sus órdenes que «actuaron tan fiel y amablemente al servicio y a la patria que es imposible exigir más«. Los cosacos a menudo desempeñaban el papel de caballería ligera e inteligencia militar.

Compraban caballos, armas y ropa por su propia cuenta. El armamento del cosaco consistía en una lanza, un sable, un fusil sin bayoneta, pero, debido a la falta de uniformidad, era muy diversa. Los cosacos compraban fusiles y sables en las fábricas rusas, también compraban a artesanos individuales, y usaban las armas capturadas. En una campaña, se unieron en regimientos de diferente composición.

Hay señalar que los cosacos aún conservaban parte de la autonomía interna. Las autoridades desconfiaban especialmente de los de la Pequeña Rusia (el número de cosacos registrados en la Pequeña Rusia era de unas 50.000, todo un ejército). Incluso bajo Pedro I, en 1.722, se abolió la elección de hetmans, y la administración de toda la ribera izquierda de Ucrania se transfirió al Colegio de la Pequeña Rusia. Pero, la constante amenaza de guerra con el imperio Otomano obligó al gobierno a hacer concesiones a los cosacos. En 1727, el zar Pedro II abolió el Colegio de la Pequeña Rusia y permitió la elección del hetman, que se convirtió en el coronel de Mirgorod, Danila el Apóstol. El «ministro» Fedor Naumov fue asignado para controlar al hetman. En enero de 1.734, el Apóstol murió y, por decisión del Gabinete de Ministros, el poder pasó a la Junta del destacamento del hetman, un cuerpo colegiado de funcionarios zaristas y representantes del hetman cosaco. Esta decisión causó un fuerte descontento de los cosacos, que el anciano murmuró. Era una especie de grupo social que absorbía las peores cualidades de la nobleza polaca: exorbitante arrogancia, estupidez y avaricia.

Por lo tanto, durante la guerra Ruso-Turca 1.735-39, el mando ruso sospechaba de los cosacos de la Pequeña Rusia. Entonces, en 1.739, Minikh, pasando por Glukhov y aprendiendo sobre la decisión del tribunal local que era desfavorable para él, gritó a los jueces: «¡Hay que colgar a esos jueces o enviarlos a Siberia con un látigo!».

Los más organizados militarmente fueron los cosacos Slodova y Chuguev. Los cosacos Sloboda, tanto en tiempo de paz como durante la guerra, se unieron en 5 regimientos, que comprendían una brigada subordinada al comandante de la división ucraniana. De 1.729 a 1.731, se formó una compañía regular de los cosacos en 4 de los 5 regimientos. En 1736, había 2 regulares en cada regimiento, y en 1.739 las 10 compañías cosacas regulares se agruparon en un regimiento regular en Sloboda. Los cosacos de Chuguev se unieron en un regimiento de 500, siendo 300 los cosacos mismos, y 200 kalmucos bautizados. En 1.734, los cosacos de Zaporodia, que se establecieron en Nueva Sich en la desembocadura del río Buzuvluk, fueron nuevamente aceptados en la ciudadanía rusa. La gran experiencia en la lucha contra los otomanos los hizo muy valiosos para el ejército ruso.

El ejército ruso también incluía húsares. Incluso el zar Pedro I ordenó a sus diplomáticos que reclutaran serbios, croatas, húngaros, reasentados en la Pequeña Rusia y que recibieran un salario «tal como lo recibieron del César Romano«. Para 1.731 había unos 400 húsares, en su mayoría serbios. En 1.737, ya durante la guerra, el coronel Stoyanov pudo formar el regimiento de húsares serbio, y un año después el coronel Cuming llevó dos compañías de caballería de Hungría, que los llevaron al regimiento de húsares húngaro. En 1.739, el príncipe Mamukov-Davydov recibió permiso para formar una compañía de húsares georgianos de 74 efectivos. Todos los húsares, por motivos anteriores, que recibían del gobierno un salario y tierras en las zonas fronterizas, tenían que mantenerse.

En 1.731, Minikh propuso construir una línea entre los ríos Seversky Donets y Berestova y Orel y a lo largo de la línea Seversky Donets y, al ver dónde habaía lugares potenciales para el paso del enemigo, y mandó construir fortalezas para proteger a la Pequeña Rusia de los ataques tártaros. La defensa de esta línea fue asignada a la milicia terrestre, cuya reorganización se confió a los coroneles Tarakanov y Debrigny. Como resultado de sus actividades, se crearon 20 regimientos de la milicia terrestre, de los cuales 9 (4 de infantería y 5 de caballería) se asentaron en la línea, y el resto se formaba solo en tiempos de guerra. Los milicianos vivían en sus hogares y tenía un hogar, pero al mismo tiempo servían constantemente (y no periódicamente, como la mayoría de los cosacos). En el verano, eran reunidos para hacer ejercicios en campamentos especiales.

Además, el ejército ruso incluía destacamentos de kalmucos liderados por sus atamán es. Estaban armados con arcos, sables, lanzas y otras armas.

Estado de las fuerzas armadas otomanas

El reinado del sultán otomano Ahmed III (1.703-30) sirvió como un prólogo de la guerra con Rusia, los historiadores han llamado la «era de los Tulipanes«. De hecho, el propio sultán y su compañero de armas, el gran visir Nevsehirli Ibrahim pachá, y detrás de ellos muchos representantes de la élite turca, eran extremadamente aficionados a estas exquisitas flores, gastaron mucho dinero en su compra e incluso desarrollaron nuevas variedades ellos mismos. Sin embargo, este no fue el único punto. En turco, la palabra «tulipán» suena como «lyale» y tiene un significado simbólico debido a la consonancia con la palabra «Alá«. El reinado de Ahmed III fue el momento en que el imperio Otomano luchaba para defender su gran poder en un mundo que cambia rápidamente y preservar los resultados de sus victorias anteriores.

Es cierto que el gasto del sultán y los nobles en la construcción de magníficos palacios y parques, la organización de entretenimientos de una manera nueva y «europea», que en la Era de los Tulipanes se hizo aún más desenfrenada, y el intento de occidentalizar el imperio Otomano (en muchos sentidos, este proceso fue similar a la occidentalización de Rusia), que era la principal potencia del mundo islámico, no podía devolver el imperio a su antiguo poder y gloria. La occidentalización actualizó un poco la economía, las fuerzas armadas, el aparato central, pero al final fortaleció la dependencia de Turquía de Occidente. Poco a poco, la economía y las finanzas cayeron bajo el control total de los países occidentales, y Turquía comenzó a desempeñar el papel de ariete en la lucha contra Rusia, exponiendo regularmente como carne de cañón para los intereses de Inglaterra, Francia, Prusia y Austria.

El interés de la élite turca en los logros de Occidente, principalmente militares, se asoció con una degradación interna gradual, que condujo a la pérdida de superioridad militar por parte del imperio Otomano, anteriormente el poder militar líder en Europa. Los otomanos sufrieron una aplastante derrota en la guerra Austro-Turca de 1.683-98. El tratado de Karlowitz llevó grandes pérdidas territoriales al imperio Otomano: Casi toda Hungría, Transilvania y casi toda Eslavonia pasaron a Austria. Polonia heredó parte de las posesiones turcas en la margen derecha de Ucrania, la Pequeña Rusia y Podolia. Morea y una serie de fortalezas en Dalmacia y varias islas del archipiélago para Venecia. Turquía perdió grandes ingresos de estos territorios. El prestigio militar de la Puerta quedó en entredicho y el imperio Otomano dejó de ser una amenaza para sus vecinos europeos, pasando a ser considerado una posible presa.

En los años 1.714-18. El imperio Otomano luchó con Venecia y Austria. Al principio, los turcos ganaron en la lucha contra los venecianos. Pero cuando Austria se puso del lado de Venecia, los turcos comenzaron a perder. El comandante austríaco Yevgeny Savoysky derrotó varias veces a los otomanos en Hungría y Serbia. Austria ocupó parte de Serbia con Belgrado y algunos otros territorios. Bajo la presión diplomática de Inglaterra y Holanda, que temían el fortalecimiento de Austria, se concluyó la paz de Pozharevatsky. Parte de Serbia (incluido Belgrado), Banat, el norte de Bosnia y parte de Valaquia fueron entregados a Austria. Los austriacos recibieron derechos de comercio, similares a los adquiridos previamente por franceses y británicos. Es cierto que Venecia devolvió Morea y varias islas, pero fue un poco de consuelo para Estambúl.

Otra guerra con la Persia Safávida (1.724-36) no funcionó bien para la Puerta. La élite turca esperaba en el contexto de un debilitamiento de la Persia Safávida, para vengarse en el este después de fuertes derrotas en el oeste. Las tropas turcas invadieron Transcaucasia, capturaron Ereván y Tbilisi. Esto casi condujo a una guerra con el Imperio ruso, que en ese momento recibió el consentimiento del shah de Persia para cederle las costas occidental y meridional del Caspio. Sin embargo, Rusia estaba exhausta por una larga guerra con Suecia y no se atrevió a comenzar una nueva guerra con Turquía. Al final, en el verano de 1.724, se firmó un tratado ruso-turco en Estambúl sobre la división de las posesiones persas en Transcaucasia. Turquia salió de las regiones orientales de Georgia y Armenia, y los khanatos de Tabriz Kazvinsky y Shemakha.

Después de firmar este acuerdo, las fuerzas otomanas lanzaron una ofensiva en el oeste de Persia y ocuparon Hamadan. En 1.725, los turcos tomaron Qazvin, luego, después de un fuerte asedio, Tabriz. En 1.726, las tropas persas repelieron a los otomanos en las afueras de Isfahan. Bajo un tratado de 1.727, Persia cedió casi la mitad de su territorio al imperio Otomano. Sin embargo, este éxito de la Puerta fue de corta duración. El talentoso y cruel comandante persa Nadir, quien a fines de la década de 1720 se convirtió en el gobernante de facto del país, logró un punto de inflexión en la guerra a favor de Persia. Nadir expulsó a los otomanos de Hamadan, Kermanshah y Azerbaiyán del Sur. En los años 1.734-35. Las tropas persas ocuparon el norte de Azerbaiyán, el este de Georgia y el norte de Armenia. Transcaucasia fue devastada por una guerra terrible. Decenas de miles de civiles fueron asesinados y llevados a la esclavitud. Turquía se vio obligada a hacer las paces. En 1.736, se concluyó la paz en Erzurum. La Puerta devolvió a Persia todas las zonas previamente capturadas. El prestigio político y militar de la Puerta volvió a sufrir mucho daño. Además, una guerra larga y sin éxito drenó las finanzas del estado, causó un fuerte aumento de los impuestos y otras cargas sobre la población.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/ejercito-otomano-siglo-xviii--jenizaros.png 939w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/ejercito-otomano-siglo-xviii--jenizaros-300x194.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/ejercito-otomano-siglo-xviii--jenizaros-768x497.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/ejercito-otomano-siglo-xviii--jenizaros-100x65.png 100w
Ejército otomano siglo XVIII. Jenízaros

No es sorprendente que la élite turca comenzó a buscar formas de restaurar y fortalecer el poder del Imperio Otomano, especialmente el ejército. En primer lugar, los otomanos desarrollaron un interés en la vida y los logros de las potencias europeas avanzadas para ese momento. En 1.720, a instancias del sultán Ahmed III, se envió una embajada a Francia, dirigida por Celebi Mehmed-effendi. El iniciador del envío de la embajada y el mentor del embajador fue el gran visir Ibrahim pachá (1718-30). Ibrahim fue uno de los primeros estadistas otomanos importantes que se dio cuenta de la necesidad de romper la barrera del prejuicio contra todo lo europeo, para comenzar a familiarizarse seriamente con los logros de los países europeos en la organización de asuntos estatales y militares, en el desarrollo de la ciencia y la tecnología.

El embajador recibió instrucciones de estudiar cuidadosamente la economía, la cultura y la ciencia de Francia. La embajada permaneció en Francia durante dos años. Los miembros de la embajada estudiaron el sistema político y la vida socio-política de Francia, examinaron empresas y fortalezas, visitaron una revisión militar, visitaron la Real Academia y otras instituciones. Mehmed-effendi expuso todo lo que vio en el «Libro de la Embajada». Este trabajo contribuyó en gran medida al surgimiento de la idea de «europeización» del imperio Otomano entre la élite burocrática feudal turca y dio impulso a los primeros cambios. De hecho, los otomanos repitieron la experiencia de la embajada del zar ruso Pedro, que también comenzó una occidentalización radical de Rusia.

El francés conde Bonneval, que ingresó al servicio turco y se convirtió al Islam, fundó una escuela de artillería en Estambúl. Fue la primera institución educativa secular en Turquía en enseñar las ciencias exactas. Un evento importante fue la introducción de la tipografía en turco. En 1.727, el Sultán emitió un decreto sobre la apertura de la primera imprenta. En Turquía, comenzó a imprimir libros escritos por autores musulmanes y europeos. Fue un evento extremadamente importante en la vida del imperio Otomano, en el desarrollo de la educación, la ciencia y la cultura en su conjunto.

Ibrahim Pasha trató de racionalizar los asuntos en el aparato administrativo del imperio Otomano, mejorar la situación financiera, aumentar la efectividad de combate de las fuerzas armadas. Las autoridades centrales trataron de racionalizar el sistema tributario, atrajeron a asesores militares extranjeros individuales, buscaron crear nuevas unidades de artillería, construir nuevos barcos. Pero los reformadores no tenían un programa y un propósito claros, las reformas fueron inconsistentes y poco sistemáticas. Como resultado, las reformas no produjeron ningún resultado notable entonces.

Además, el descontento de los círculos conservadores y los ciudadanos, molesto por los altos impuestos y la corrupción, condujo a un levantamiento de la población de Estambúl. La causa inmediata del levantamiento fue la derrota militar en la guerra con Persia. La noticia de las derrotas de 1.729-30. se convirtió en la razón de la rebelión. El terreno para la rebelión fue preparado por la corrupción del régimen.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/ejercito-otomano-siglo-xviii--ejercitos-provinciales.png 945w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/ejercito-otomano-siglo-xviii--ejercitos-provinciales-300x195.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/ejercito-otomano-siglo-xviii--ejercitos-provinciales-768x500.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/ejercito-otomano-siglo-xviii--ejercitos-provinciales-100x65.png 100w
Ejército otomano siglo XVIII. Ejércitos provinciales a la izquierda anatolios a la derecha rumelios

El descontento de los habitantes de Estambúl con el fuerte deterioro de su situación fue alimentado por la irritación que les causó el lujo desenfrenado y el gasto loco de la corte del Sultán, las magníficas festividades y el entretenimiento de la élite durante la guerra, cuando todo el país estaba en la pobreza. A pesar de las dificultades financieras, se celebraban festividades día y noche en el país. Los opositores políticos del Gran Visir, insatisfechos con sus políticas, aprovecharon el descontento de la gente.

A finales de septiembre de 1.730, la población de la capital del imperio estaba agitada por la noticia de la rendición de Tabriz y la revuelta militar en Erzurum, que fue levantada por las tropas en retirada. Esto calentó la situación en la capital al extremo. El levantamiento de los artesanos y los pobres urbanos comenzó. A ellos se unieron los jenízaros, que participaban activamente en el comercio urbano y la producción artesanal y también sufrieron impuestos militares extremos. Los rebeldes estaban dirigidos por Patrona Halil, un albanés de nacimiento. En la noche del 29 de septiembre, los rebeldes capturaron Tersane, un arsenal naval. Luego, las principales unidades de los jenízaros, que tomaron una postura de esperar y ver como se desarrollaban los acontecimientos, se unieron a los rebeldes, y su número total aumentó a 60.000 personas.

Esto obligó al Sultán a comenzar las negociaciones. El 30 de septiembre, los rebeldes liberaron prisioneros de las cárceles. Al anochecer, los rebeldes bloquearon el palacio del Sultán. Ahmed intentó salvar su trono y ordenó la ejecución del Gran Visir Ibrahim y varios dignatarios, quienes habían causado un odio particular a los rebeldes. Sin embargo, esto no lo salvó. En la noche del 2 de octubre, el Sultán se vio obligado a ceder el trono a su sobrino. El nuevo sultán Mahmud pronto restableció el orden. Para tranquilizar a la gente, el Sultán prometió abolir los nuevos impuestos y eliminar las primas impositivas ordinarias. Muchos rebeldes recibieron altos cargos. Khalil mismo entró en el Divan (la máxima autoridad). Al mismo tiempo, el Sultán se estaba preparando activamente para un ataque de represalia. Aplicó un método probado: el soborno. Mahmud fue apoyado por el khan de Crimea, el nuevo visir, el mufti y los jenízaros, insatisfechos con el ascenso de Patrona Halil.

En noviembre, Patrona Halil y otros líderes fueron asesinados por orden de Mahmud I directamente en una reunión del sumo consejo. Sus cuerpos fueron arrojados al mar. Muchos líderes activos del levantamiento fueron arrestados y exiliados. Entonces comenzó la caza de los rebeldes. En tres días, más de 7.000 personas fueron asesinadas. Sin embargo, los sobrevivientes y sus camaradas intentaron vengarse. El levantamiento que siguió en marzo de 1.731 fue ahogado en sangre.

Proyectos de reforma del ejército turco

Asuntos militares Ahmed III le dio especial importancia. Los primeros proyectos de reorganización del ejército otomano aparecieron en el Sultán incluso antes del nombramiento de Ibrahim pachá como Gran Visir. A fines de 1.710, el enviado austríaco en Estambúl von Talman informó a su gobierno que cierto polaco Stanislav Poniatowski, a través del embajador francés, el conde Dezallera, había entregado a Baltizi Mehmed pachá, un proyecto que preveía «cómo hacer que las tropas turcas fueran regulares e invencibles en poco tiempo«.

El siguiente borrador de reforma militar de los otomanos fue propuesto por el príncipe húngaro Ferenc Rakoczy, líder del levantamiento anti-habsburgo de 1.703-11, lo que causó especial preocupación en Viena. Se propuso formar un cuerpo regular de soldados cristianos y musulmanes bajo el mando del príncipe. Rakoczy aceptó la oferta y se mudó a Turquía en 1.717, pero el plan no se implementó. Luego, por orden de Ibrahim Nevsehirli, se redactó otro tratado sobre la necesidad de una reforma militar. Algunos investigadores atribuyen el texto a Rakoczy, otros a un nativo de Transilvania, el fundador de la primera imprenta turca Ibrahim Mütferrik.

A finales de 1.717, el ingeniero militar francés Rochefort llegó a Constantinopla. Estableció contactos con Ibrahim Nevsehirli y propuso reubicar a los hugonotes franceses en Turquía, y luego crear un cuerpo de ingenieros militares bajo el ejército turco. Los proyectos de Rochefort, sin embargo, no se implementaron, por la presión de Francia, y por la insatisfacción de los jenízaros, que no querían servir con los «giaurs» (infieles). En la década de 1.720, Rakoczy sugirió que la Puerta creara un cuerpo regular de húngaros, albaneses y cosacos de Zaporodia. El mismo gran visir Ibrahim pachá fue un ferviente defensor de la reforma del ejército según el modelo europeo. En un informe a Ahmed III en 1.718, escribió: «Se conoce la condición de nuestras tropas, incluso si el enemigo tiene diez mil efectivos, cien mil de nuestros soldados no pueden resistirlos y huir«.

En la década de 1.730, el francés Claude Bonneval, que anteriormente había servido en el ejército austriaco, pero dejó el servicio debido a un conflicto con las autoridades de Viena y ofreció sus servicios al gran visir Ibrahim pachá. Después de la muerte del Gran Visir, Bonneval (que se convirtió al Islam y tomó el nombre de Ahmed pachá) estuvo con Rakoczi durante algún tiempo, y a principios de 1.732 nuevamente fue demandado por el gobierno. Por orden del nuevo gran visir Topal Osman pachá, asumió el cargo de comandante en jefe de artillería y procedió a reorganizar el cuerpo de bombarderos (artilleros) de acuerdo con el modelo europeo. En los años 1.732-35. La escuela de artillería reclutó personas que fueron entrenadas por europeos (principalmente los franceses que se convirtieron al Islam). Sin embargo, los primeros graduados murieron en la guerra con Rusia y Austria, y después de un tiempo cerraron la escuela.

Así, durante el reinado de Ahmed III, todos los proyectos para crear un ejército regular permanecieron como proyectos. La razón principal de esto es la feroz resistencia de los jenízaros y el clero. Los jenízaros valoraron mucho su posición privilegiada y estaban listos para defenderla con armas en la mano. Los propios jenízaros, así como los sipahis (caballería pesada turca), se negaron categóricamente a aprender nuevos métodos de guerra. Debido a esto, los asuntos militares en el imperio Otomano se congelaron a nivel de los siglos XV-XVI. Antes de la batalla, el ejército otomano generalmente se colocaba en tres líneas: delante de la caballería, seguido de la infantería y detrás de toda la artillería. La caballería se dividía en grupos separados de composición y fuerza inciertas. La técnica favorita de la caballería turca era obligar al enemigo a concentrarse en un flanco con un ataque falso y luego atacar por el otro, aplastar el sistema del enemigo. La infantería era muy móvil y solo apoyaba a la caballería, ocupando posiciones defensivas.

En defensiva, la infantería rechazó el ataque del enemigo, dando a la caballería la oportunidad de reagruparse y contraatacar. En general, los otomanos preferían atacar, ya que tenían una superioridad numérica, buscaban alcanzar el éxito mediante un ataque rápido, aplastar las filas delanteras del enemigo y desarrollar una ofensiva. Sin embargo, cuando había resistencia obstinada del enemigo, perdían su espíritu de lucha y también se retiraban rápidamente.

A principios del siglo XVIII. el cuerpo de los jenízaros había perdido su antigua capacidad de combate. El sistema de adquisición del cuerpo de jenízaros el «devshirme» (impuesto de sangre) fue a menudo violado. Los hijos de los comerciantes, pequeños funcionarios musulmanes que buscaban ingresar a una corporación privilegiada, penetrando en los jenízaros. Muchos extraños y simplemente «almas muertas» se agregaron a las listas del cuerpo para recibir un salario. Grandes salarios, privilegios, obsequios generosos de los sultanes, la oportunidad de avanzar a altos cargos militares, todo esto convertía a los jenízaros en una casta cerrada, que defendía ferozmente sus derechos. El cuerpo jenízaro se enfrentó a cualquier intento de acabar con sus privilegios con un fuerte rechazo y muy pronto se convirtió no solo en el apoyo del trono del sultán, sino en una amenaza para aquellos gobernantes que los trataron sin el debido respeto.

Otro componente importante del ejército otomano: los sipahis, también estaban degenerados. La milicia ecuestre, compuesta por propietarios de los timars (terrenos concedidos para el servicio militar), cayó en decadencia. Durante varios siglos, la composición de los terratenientes había cambiado cualitativamente. Desde finales del siglo XVI, la prohibición de concentrar varios timars en una mano dejó de observarse. Surgieron vastas propiedades, cuyos propietarios aumentaron arbitrariamente las obligaciones de los campesinos y no estaban interesados en los asuntos militares.

El señor feudal patriarcal, que estaba principalmente interesado en la guerra y la producción militar, fue reemplazado por un terrateniente mucho más irritante que buscaba exprimir los máximos ingresos de los campesinos y evitaba cuidadosamente el servicio militar. Por las buenas o por las malas, los civiles, los comerciantes y los prestamistas adquirieron timars. Muchos nobles sipahis, por el contrario, se declararon en quiebra. A mediados del siglo XVII. el escritor Kochi-Bey señaló indignado que si antes «las aldeas y los campos de cultivo que estaban en manos de los maridos e los hijos del sable, ahora son capturados por cualquier bastardo«.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/ejercito-otomano-siglo-xviii--aliados.png 948w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/ejercito-otomano-siglo-xviii--aliados-300x197.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/ejercito-otomano-siglo-xviii--aliados-768x504.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/02/ejercito-otomano-siglo-xviii--aliados-100x66.png 100w
Ejército otomano siglo XVIII. Aliados a la izquierda anatolios tártaros a la derecha balcánicos.

Está claro que esto condujo a una caída en el poder militar del estado. La caballería sipahi disminuyó cuantitativamente y empeoró bruscamente en calidad, efectividad de combate. Mientras que bajo el sultán Solimán el Magnífico, los sipahis sumaban más de 20.000 personas, a fines de los siglos XVII-XVIII su número, según el conde de Marsilla, que estaba en Turquía, ascendía a un poco más de 15.000. El entrenamiento de caballería se había deteriorado bruscamente. Un contemporáneo de Marsilla, un diplomático inglés, Paul Rico (1-628-1-700), señala en su libro sobre Turquía que en una batalla de sipahis «no es más que una multitud de personas avergonzadas«.

Dubrovchanin S. Gradych ofrece una evaluación similar: «Anteriormente distinguidos por militancia, fuerza, paciencia, modestia, moderación y frugalidad, ahora ellos (sipahis) se han vuelto apáticos, cobardes, voluptuosos …«.

Además, ya en el siglo XVII, los sipahis participaban constantemente en disturbios y rebeliones, que sacudieron al Imperio desde adentro. Para combatirlos, el gobierno otomano utilizó cada vez más los jenízaros, volviéndose más dependiente de ellos. En el imperio Otomano, también había muchas milicias irregulares diferentes, pero su eficiencia de combate era aún menor. En su mayoría se distinguían por los robos y las masacres de civiles.

Por lo tanto, al comienzo de la guerra con el Imperio Ruso, Turquía no estaba en las mejores condiciones. Perdió la unidad interna y la fuerza, sufrió una serie de derrotas de los poderes vecinos. El núcleo del ejército, los jenízaros y los sipahis, estaban en la etapa de descomposición. Las reformas necesarias no pudieron llevarse a cabo debido a la falta de un objetivo y un programa claros, así como a la resistencia de la parte conservadora de la élite y la sociedad. Sin embargo, la Puerta seguía siendo una potencia regional poderosa con un enorme potencial de movilización. Turquía podía establecer un gran ejército y controlar vastos territorios en Asia, África y Europa. La flota otomana gobernó en el mar Negro y tenía una posición fuerte en el Mediterráneo.

Campaña de 1.735

Invasión crimeana de Chechenia

Con el fin de apoyar a los príncipes Kabarda, Daguestán y Chechenia, el sultán turco aprobó y financió la campaña de 60.000 efectivos del ejército de Crimea dirigido por khan Kaplan Giray I a Persia, a través de Chechenia y Daguestán, que comenzó en julio de 1.735. Un destacamento de 20.000 jinetes de la horda Budzhak se unió a los de Crimea en Kubán. A fines del verano y principios del otoño de 1.735, dejando atrás las tierras circasianas y kabardianas, a lo largo del llamado «camino de Cherkasy», el kan Kaplan Giray se movió con un ejército unos 80.000 efectivos a lo largo de la orilla izquierda del río Sunzha hacia el este. Durante todo el día en Sunzha, los destacamentos de Crimean Khan caminaron sin parar, y por la noche en la garganta de A fines del verano y principios del otoño de 1735, dejando atrás la tierra de los circasianos y Kabarda, a lo largo del llamado «camino de Cherkasy«, Kaplan Girey Khan se movió con un ejército número 80.000 a lo largo de la orilla izquierda del Sunzha hacia el este. Durante todo el día siguiendo el río Sunzha, los destacamentos del khan de Crimea avanzaron sin parar, y por la noche establecieron un campamento para pasar la noche entre los ríos Sunzhe y Neftyanka (el antiguo nombre de Khachkha), ocupando un espacio de 7,5 kilómetros.

Los destacamentos de Khan permanecieron inactivos durante cinco días, esperando al ejército de Kalmuco dirigido por el khan Donduk Omba, que se suponía que uniría fuerzas para una acción conjunta contra Irán.

A través de esfuerzos diplomáticos, el comandante de las tropas rusas en el Cáucaso V.Ya. Veshnyakov (Rusia en ese momento era un aliado de Irán) a través de parientes del khan kalmuco Donduk Omb, los príncipes kabardianos M. Kurgokin y K. Atazhukin lograron la neutralización del khan kalmuco, que nunca llegó a unirse al ejército de Crimea. Durante este tiempo, los chechenos lograron expandir sus actividades reuniendo en la garganta Argun (actual Khankal, en memoria de la batalla de los chechenos con el ejército de khan Kaplan Giray I)cerca de la ciudad de Grozny y todas las milicias de las aldeas planas. Chechenia plana no podía exponer más de 2.000 soldados. Destacamentos de las aldeas de Chechenia, Alda, Gekhi, Atagi y otras aldeas y granjas se extendían hasta la garganta. Las milicias de la montaña Chechenia también fueron llamadas para ayudar. Las tropas chechenas estuvieron de pie día y noche, esperando un ataque de las tropas del Khan. En el desfiladero entre dos crestas bajas, había un bosque impenetrable, cuya tala estaba prohibida.

En el sexto día, el khan envió un mensajero con un ultimátum declarando que los chechenos debían rendir tributo al khan de Crimea anualmente y enviar sus cinco mejores chicas al harén, y también entregar soldados para unirse sus tropas. En caso de rechazo, amenazó con un castigo despiadado. Pero la gente de Chechenia respondió en breve: «Todo será para el khan: tributo y niñas, pero solo cuando nadie esté vivo«.

Anticipándose a la inevitable batalla, los chechenos fortalecieron el desfiladero, lo bloquearon y cavaron muchas zanjas y trampas. En la madrugada, cuando una espesa niebla se extendía sobre el terreno, el ejército del khan cruzó varios ríos a lo largo del río Sunzha y avanzó a lo largo del río. El khan crimeano envió una vanguardia de 5.000 soldados de Krymchak para reconocer la garganta, en caso de estar abierto, pasar con su ejército a la llanura chechena.

Tan pronto como entraron en la garganta y estaban cerca de la aldea de Prigorodnoye, los chechenos los atacaron por todos los lados. No pudieron soportar el ataque, huyeron aterrorizados, perseguidos por la caballería chechena. La mayoría de la vanguardia quedó en la garganta.

Kaplan Giray enfadado, nuevamente envió un selecto destacamento 5.000 efectivos bajo el mando de sus mejores murzas (príncipes), ordenando destruir sin piedad toda vida que se encontraran en el camino. Al destacamento del Khan se le permitió entrar en la garganta hasta un lugar llamado Shovda (cerca de la aldea moderna de Gikalo) sin luchar, y allí, lo rodearon por todos lados, aprovechando que no podía usar su superioridad numérica en las condiciones de terreno irregular cubierto de bosque, lo atacaron. El destacamento fue completamente destruido.

El ejército de Crimea después de perder unos 10.000 efectivos, se retiró. Sin embargo, fue a Daguestán, derrotando a los destacamentos de Daguestán cerca de Derbent. Shamkhal Khasbulat, un partidario de Irán. Algunos príncipes de Kabard y Daguestán, seducidos por ricos regalos, juraron lealtad al khan de Crimea. Al enterarse de que las tropas turcas habían sufrido varias derrotas con las tropas persas en el Transcaucaso, Kaplan Girey I regresó a casa con los restos de sus tropas, más aún en su ausencia, a principios de octubre de 1.735, las tropas rusas, dirigidas por el general Mihail Ivanivich Leontiev invadió las fronteras del khanato de Crimea (pero regresó antes de llegar a Perekop, debido a la falta de agua y suministros).

Por el viaje fallido a Persia, Kaplan Girey I fue expulsado por los otomanos del puesto de khan Crimea. La invasión de las tropas de Crimea en Kabarda, Chechenia, Daguestán y las aldeas Grebeni, que violaba los términos del tratado de paz de 1.720 con Turquía, se convirtió en una de las principales razones del estallido de la guerra ruso-turca.

Con Ahmed III derrocado y su primo Mahmoud I entronizado, los problemas comenzaron en Estambúl. Neplyuev y su asistente Veshnyakov exigieron que el gobierno comenzara lo antes posible una guerra con los turcos, lo que, en su opinión, debería ocurrir pronto. Neplyuev pronto fue llamado a San Petersburgo; Veshnyakov siguió siendo embajador. En San Petersburgo, la mayoría de los funcionarios gubernamentales representaron una guerra urgente, y en 1.735 el conde Osterman indicó en la carta al Gran Visir una serie de violaciones por parte de la Porte de condiciones pacíficas, solicitó la deportación de los comisionados a la frontera para eliminar los malentendidos. Los plenipotenciarios no fueron expulsados, y Rusia encontró que se violaron las condiciones de paz. La guerra comenzó

Ataque fallido ruso a Crimea

En junio de 1.735, para la guerra con el imperio Otomano, el mariscal de campo, conde Burchard Christoph von Minick, un alemán al servicio turco, que había luchado con el príncipe Eugenio de Saboya y el duque de Marlborough, participó en la Guerra de Sucesión Española, y en una serie de campañas militares en Europa, en ese momento estaba en Polonia participando en la guerra de Sucesión Polaca (1.733-38), y fue llamado para desarrollar un plan de ataque contra Crimea.

El teniente-general Leontiev fue el encargado de dirigir una campaña en Crimea (Minikh cayó enfermo y no pudo mandar al ejército). El ejército estaba formado por 21.000 cosacos del Don, Sloboda y ucranianos, 8.000 de la milicia, 6.500 dragones en 34 escuadrones, y 3.800 infantes regulares en varios batallones.

El 1 de octubre, el cuerpo de Leontiev emprendió una marcha y se trasladó hacia el sureste, en dirección al río Samara. Después de la sequía del verano, el agua estaba muy baja, por lo que los cruces no causaron problemas. Después de un viaje de una semana, el cuerpo de Leontiev llegó al río Osakorovka, más allá del cual los tártaros habían quemado el terreno para dificultar el suministro de forraje. Afortunadamente para las tropas rusas, la hierba joven ya estaba saliendo entre las cenizas, por lo que los caballos podían encontrar al menos algo de comida. La campaña continuó.

Desde el Osakorovka, Leontiev condujo al cuerpo hasta Horse Water, donde atacó a los nómadas de Nogay. Cientos de residentes de la estepa fueron asesinados, los rusos capturaron una gran cantidad de ganado, facilitando el suministro. Desde Horse Waters, Leontiev se dirigió hacia el Dnieper. El 13 de octubre, llegó al tramo Gorky Vody, pero allí las tropas se detuvieron debido al inicio del clima frío y las nevadas. Un cambio brusco en el clima provocó enfermedades masivas entre los soldados y una muerte masiva de caballos. El 16 de octubre, Leontiev convocó un consejo militar para discutir nuevas acciones. Después de una breve reunión, los generales decidieron regresar. Para llegar a Perekop, todavía quedaban diez días de viaje, y los cautivos informaron que solo había la «estepa desnuda», el número de caballos muertos ya había superado los 3.000 y muchos soldados hbían muerto por la enfermedad.

Sin embargo, la retirada fue muy difícil. Debido a enfermedades y clima frío, murieron muchos cosacos y soldados. A principios de noviembre, el cuerpo ruso regresó a Tsarichanka. Había perdido a 9.000 hombres, es decir, casi una cuarta parte de sus efectivos.

Sin embargo, incluso esta demostración causó una fuerte impresión en Crimea y la Puerta. Estambúl exigió una explicación. Los diplomáticos rusos intentaron convencer al gobierno otomano de que solo se trataba de castigar a los tártaros de Crimea por las redadas. Sin embargo, Turquía se embarcó rápidamente en el fortalecimiento de las fuerzas fronterizas. 3.000 jenízaros con cañones fueron enviados a Ochakov. En Bosnia, se creó una cadena de tiendas (almacenes) militares bajo el liderazgo de Bonneval.

Después de eso Leontiev fue reemplazado por el mariscal de campo Minick, que con energía se dedicó a los preparativos para la nueva campaña, que comenzó a principios de primavera de 1.736.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2020-02-27. Última modificacion 2021-08-16.
Valora esta entrada