Siglo XVIII Rebeliones Jacobitas (1715-50) Batalla de Glen Shield (10 de junio de 1.719)

Antecedentes

El día 5 de junio partió de Inverness un ejército inglés con el fin de bloquear la marcha hispano-jacobita hacia la ciudad y acabar con la insurrección en la zona. Estaba al mando del general Joseph Wightman y se componía de 850 infantes, 120 dragones y 4 morteros ligeros Coehorn.

Batalla de Glenshiel 1719. Movimientos previos

Las fuerzas jacobitas se encontraron en una posición difícil ya que estaban enfrentando un movimiento de pinza. Hacia el oeste, en Eilean Donan, estaban las fuerzas de la Royal Navy mientras que desde el este avanzaban las fuerzas de Wightman. Murray necesitaba enfrentarse a las fuerzas del gobierno en un terreno favorable y eligió Glenshiel, un estrecho natural donde la carretera de Inverness pasa junto al río Shiel bordeada de montañas a ambos lados, desde entonces, es llamado “Paso de los españoles” (Bealach-nan-Spainnteach). Al norte estaba montaña denominada las colinas Five Sisters (7 Hermanas) entre la que se encontraban la Sgurr na Ciste Duibhe, (colina del Ataúd Negro) y el pico de los Españoles (Coiren-nan-Spainnteach). Al sur se encuentra las elevaciones de Sgurr a’ Chuilinn y el Druinr a’ Choire Reidh. Desplegaron en lo que es conocido como Lùb nan Coileach (el Codo del Diablo), que era la parte más angosta.

Despliegue de fuerzas

Las fuerzas hispano-jacobitas se componían de 1.200 efectivos, de los cuales 260 eran infantería española y 940 jacobitas y desplegaron una fuerza de cobertura a la entrada del paso para vigilar al enemigo y dar la alarma, y el resto de norte a sur o de izquierda a derecha:

  • 200 del clan MacKenzie de Coul al mando de John MacKenzie de Coul, conde de Seaforth.
  • 200 de los clanes MacKenzie y MacRae) al mando de George Keith, conde de Marishal.
  • 200 de los clanes MacGregors (80), MacDonalds, MacLeans, MacKinnons, y Camerons mandados por Robert Roy MacGregor conocido como Bob Roy.
  • 160 marines españoles del regimiento Galicia al mando del teniente coronel Nicolás Bolaño. (al norte del río Shiel). En este grupo se asentó Tullibardine.
  • 100 marines españoles del regimiento Galicia al mando del sargento mayor Alonso de Santarem. (al sur del río Shiel).
  • 200 (150 del clan Murray y 50 del clan MacDougall) al mando de lord George Murray, hermano menor de Tullibardine.

Mientras tanto, Wightman había marchado desde fuerte de Augusto y para el 9 de junio estaba en Loch Cluanie, a unos 13 km de Glenshiel. Al día siguiente, reanudó su avance y, al llegar, encontró a los jacobitas desplegados listos para la batalla.

Batalla de Glen Shield (10 de junio de 1.719). Despliegue de fuerzas

El general Wightman, un veterano de Sherriffmuir, disponía de 850 infantes, 150 dragones, y alrededor de 236 escoceses leales, hombres del clan con rencores personales contra el conde de Seaforth, y desplegó de la siguiente manera:

Flanco derecho (al norte de la carretera)

  • 150 granaderos del mayor Milbourne.
  • Regimiento de Montague, al mando del teniente coronel Lawrence.
  • 50 hombres del destacamento del coronel Harrison.
  • Regimento Hussele (holandés).
  • 156 hombres de los clanes Fraser, Ross y Sutherland.
  • 80 hombres del clan Mackay, al mando de su lord Strathgnaver.

Flanco izquierdo (al sur de la carretera)

  • Regimiento Clayton, al mando del teniente coronel Reading.
  • 100 hombres del general Munro, al mando de George Munro de Culcaim.
  • 120 dragones de los Scots Greys

Podía contar con refuerzos desplegados en Escocia de los regimientos de dragones Carpenter (150-180), y de Stair (150-180), y de los regimientos de infantería Cholmondeley (340), de Wightman (350), de Macartney (340) y las fuerzas holandesas de 3 batallones holandeses y 2 suizos (pagados por los holandeses).

Batalla de Glen Shield (10 de junio de 1.719). Desarrollo

La batalla

La batalla comenzó alrededor de las 17,00 horas del día 10 de junio, con el avance de Wightman con los dragones a lo largo de la línea del camino hacia el centro de los jacobitas. Fueron acompañados por los 4 morteros de Coehorn (un mortero portátil diseñado para ser movido por cuatro hombres) y los utilizaron para bombear la loma en la que se encontraban los jacobitas de Murray, mientras se acercaban las fuerzas de Munro y Cayton.

Inmediatamente después de este ejercicio de ablandamiento, las tropas gubernamentales comenzaron su asalto con fuerzas de Munro y Cayton. Tomó varios intentos para expulsar a los jacobitas de su punto fuerte.

Inicialmente, retrocedieron detrás de un desfiladero al oeste de la loma, George Murray, consiguió reunir a los Murray y MacDougall, gracias a los refuerzos llegados de los españoles, Murray fue herido en la pierna y llevado a retaguardia. Los disparos de los morteros incendiaron los matorrales y el brezo seco, y cuando el incendio alcanzó grandes proporciones, ambos bandos tuvieron que retirar se de la loma, cruzaron el puente y los españoles se sumaron a Bolaño y los highlanders con sus compañeros en Sgurr na Ciste Duibhe.

Batalla de Glen Shield (10 de junio de 1.719. Ataque inglés. Autor Peter Tillemans

Después los morteros se volvieron contra las posiciones españolas al norte del río, protegidos por una barricada que bloqueaba el camino. El bombardeo no logró desalojar a los españoles, por lo que los dragones desmontados encabezaron el ataque. Este asalto, parece ser que encontró una fuerte resistencia, y fue apoyado al pie de la colina por la infantería de Munro y Cayton, que fueron rechazados.

Batalla de Glen Shield (10 de junio de 1.719). Los morteros haciendo fuego protegidos por los dragones

El flanco derecho del ejército del gobierno mandado por Clayton, se movió a través de las laderas del norte de la cañada para enfrentarse con la izquierda jacobita, que se extendía a través de las laderas del norte más arriba de la posición española. Las tropas del gobierno, que tenían una fuerte ascensión, se encontraron por primera vez con el grupo de Seaforth y sus 200 MacKenzies que se encontraban en el extremo izquierdo, que podrían haber estado ocultos por rocas. Fueron atacados por los 100 granaderos bajo el mando del coronel Milburn de frente y los escoceses aliados, que habían realizado una escalada por encima, atacaron de flanco. Seaforth pidió urgentemente refuerzos.

El conde de Marishal con el otro grupo de MacKenzies acudió en su ayuda, realizando un contraataque haciendo huir a los atacantes, pero ya era demasiado tarde, Seaforth había herido por una bala de mosquete en el brazo, mosquete en el brazo, y su grupo comenzó a retirarse cuesta arriba, preocupado por la seguridad de su jefe.

El batallón holandés frenó el contraataque, y los hombres también se dispersaron cuesta arriba, a pesar de que habían logrado detener el avance del gobierno. Los otros clanes, liderados por Rob Roy de los MacGregor, avanzaron y contraatacaron, pero fueron expulsados uno por uno a medida que subían.

A las 20,00 horas solo quedaban los españoles detrás de las barricadas, con ambos flancos abiertos, iniciaron una retirada ordenada, sin sufrir apenas bajas.

Batalla de Glen Shield (10 de junio de 1.719). Los marines españoles retirándose atacados por las fuerzas del general Wightman. British stamps Collection

Secuelas

A las 21 horas los españoles se rindieron, 4 horas después del inicio del combate, mientras que los pocos escoceses que aún les acompañaban aprovecharon la niebla para huir y escapar así de una ejecución segura.

Los gubernamentales sufrieron 21 muertos y 121 heridos, los jacobitas 100 muertos y numerosos prisioneros, aunque la mayoría consiguió huir y escapar. Tullibardine fue ejecutado en la Torre de Londres. El conde de Seaforth fue indultado en 1.726 y no volvió a preocupar al gobierno.

Los 264 españoles capturados fueron conducidos a Edimburgo, donde se reunieron con los que habían sido presos en Eilean Donan. En octubre las negociaciones entre España y Gran Bretaña permitieron su regreso a su país natal. Los prisioneros españoles, 1 coronel, 5 capitanes, 5 tenientes, 6 abanderados, 11 sargentos, 19 cabos, 6 tambores y 221 soldados, sumando un total de 273, serían devueltos en la fragata HMS Flamborough desde Edimburgo a España.

Por su parte, George Keith escapó de la horca escabulléndose junto a los escoceses y se exilió en Prusia, donde le esperaba su hermano Francis, que escribió un relato sobre la batalla. A pesar de que fue perdonado más tarde, Keith nunca volvió a Inglaterra y pasó el resto de su vida desempeñando el cargo de embajador de Prusia en Francia y, posteriormente, en España.

Los ingleses como consecuencia del apoyo de los españoles a la causa jacobita lanzarían una expedición de castigo bajo el mando de lord Cobham contra la costa de España en octubre de 1.719 para atacar Vigo.

El viejo pretendiente supo demasiado tarde el destino de la fallida fuerza expedicionaria española y la derrota de los jacobitas escoceses en la batalla de Glenshiel el 10 de junio de 1.719, irónicamente el aniversario de su nacimiento. Más tarde, en el mismo año, el príncipe exiliado se casaría con Maria Clementina Sobieski que era nieta del rey Jan Sobieski III (1629-1695), el gran héroe de la batalla de Viena en 1.683. Dio a luz un año después en 1.720 para el “joven pretendiente” conocido en la historia como Bonnie príncipe Carlos. El joven ambicioso, que lideraría la Gran Rebelión de 1.745-46.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2020-02-19. Última modificacion 2020-02-19.
Valora esta entrada