Siglo XVIII Rebeliones Jacobitas (1715-50) Invasión Jacobita de Inglaterra (1.745)

Cruce de la frontera

Después de la batalla de Prestonpans, los jacobitas se enfrentaron a una decisión: podían permanecer en Escocia y consolidar su control sobre el país, o podían marchar por la costa este hacia Newcastle y cortar la fuente de carbón a Londres. En cambio, el príncipe Carlos persuadió a los líderes jacobitas en la más audaz de las posibles opciones, la de marchar al corazón de Inglaterra y tomar Londres. El consejo era partidario de permanecer en Escocia para controlar el país y reclutar un ejército más numeroso y entrenarlo.

Siguieron durante 6 semanas en Edimburgo, sin embargo no pudieron conquistar el castillo de Edimburgo, siguieron negociando con los clanes y persuadir a Luis XV de Francia para que proporcionase algo más que apoyo moral. Recibieron apoyo de John Gordon de Glenbucket de Aberdeenshire con 400 hombres, de lord Pitsligo con un cuerpo bien armado de tropas montadas de Aberdeen y Banff; del clan de MacKinnon de Skyye con 120 hombres; y lord Ogilvy con varios cientos de Angus.

Rebelión jacobita 1745. Descanso en el puerto de Polterow en Edimburgo. Se muestra al regimiento de John Gordon de Blenbucket, la mayoría esta armado con fusiles y bayonetas, se aprecia un húsar a caballo. Autor Angus McBride

Mientras tanto los franceses rehusaron mandar tropas, pero apreciaron que la rebelión no podía sobrevivir sin armamento y en octubre llegaron Montrose y Stonehaven con armas y equipamiento y una pequeña dotación de artilleros franceses.

El día 1 de diciembre los jacobitas dejaron Edimburgo, y se dirigieron hacia el sur, disponían de 5.000 infantes y unos 500 jinetes y 13 piezas de artillería, 6 habían llegado de Francia y 7 habían sido capturadas en la batalla de Prestonpans, tenían suficientes provisiones para la campaña.

Ejército jacobita en marcha 1475. 1 Duncan Forbes de Culloden en un garron (pony); 2 James Moray de Abercairney; 3 un jefe; 4 un gaitero. Autor Angus McBride

Llegaron a Kelso y descansaron un día antes de cruzar la frontera, se distribuyeron en dos columnas una mandada por el príncipe Carlos y la otra por George Murray, con el fin de ocultar su destino al general Wade y entraron en Inglaterra el 8 de noviembre sin oposición. De tal manera el ejército jacobita pudo pasar entre las fuerzas del mariscal de campo Wade, el sucesor de Cope, y las montañas nevadas de los Pennines, y los de los recién llegados del duque de Cumberland, que se encontraban en las Midlands del Oeste.

El día 9 de diciembre, una partida de los húsares del Príncipe apareció en la orilla del Stanwick y comenzó a inspeccionar la ciudad con anteojos: pero algunos disparos disparos realizados desde las murallas, hicieron que se vieran obligados a retirarse. Al día siguiente, el ejército jacobita que había cruzado el río Edén por varios vados, invirtió la ciudad por todos lados. La ciudad estaba amurallada y disponía de un castillo estaba en malas condiciones y lo defendían solo 80 veteranos bajo el mando del coronel Durand, los jacobitas no tenían un equipo de asedio apropiado.

Invasión jacobita de Inglaterra en 1745. Ruta seguida por el ejército

Primer asedio de la Carlisle (14 al 15 de noviembre de 1.745)

El príncipe Carlos envió una carta al alcalde, pidiéndole que se rindiera pacíficamente, para evitar el derramamiento de sangre, que debía ser la consecuencia inevitable de un rechazo. El alcalde, que tenía mucha confianza y había publicado un anuncio en el que informaba al mundo que no era Paterson, ni escocés, sino que Pattison, un inglés leal, respondió respondiendo con una descarga de cañones a los asediadores.

Poco después de llegar, el príncipe Carlos recibió información de que el comandante británico, el general George Wade avanzaba con las fuerzas británicas desde Newcastle para aliviar a Carlisle y que ya había llegado a Hexham. Carlos había decidido reunirse y atacarlo en terrenos montañosos entre Newcastle y Carlisle. Dejando una fuerza suficiente para bloquear a Carlisle, partió con el resto de su ejército la mañana del 11 de noviembre de 1.745.

Asedio jacobita de Carlisle 1745. Plano de la ciudad

Llegó a Brampton aproximadamente a las diez en punto y envió un grupo de jinetes conducidos por un coronel en dirección a Hexham para que reconocieran y que tomasen cuarteles para pasar la noche. El coronel regresó con la noticia de que la marcha del general George Wade a Hexham había sido información falsa. Carles esperó en Brampton durante dos días sin recibir noticias de Wade. Luego se celebró un consejo de guerra en el que se ofrecieron varias opiniones. Una opinión era que Carlos debía marchar a Newcastle y dar batalla a Wade. Algunos miembros del consejo pensaron que este sería un movimiento peligroso, ya que incluso si derrotaban a Wade, su ejército podría refugiarse en Newcastle, lo que era impensable para ellos pensar tomarle. Otras opiniones incluían regresar a Escocia hasta que se les uniera un cuerpo mayor de aliados jacobitas.

George Murray se opuso a todos estos puntos de vista y propuso que la mitad de su fuerza debería permanecer en Brampton mientras que la otra mitad asediar Carlisle. James Drummond, tercer duque de Perth apoyó la opinión de Murray y se ofreció a hacerse cargo de la fuerza para asediar Carlisle si Murray tomaba el mando del bloqueo. El grupo atacante dejó el cuerpo principal del ejército jacobita en Brampton, cortando madera en los parques de Corby y Warwick para hacer escalas y carruajes.

El 13 de noviembre aproximadamente a mediodía, los regimientos designados para el bloqueo y el sitio de la ciudad de Carlisle aparecieron ante la ciudad. George Murray tomó sus aposentos en Harbery y distribuyó sus hombres en las aldeas alrededor de la ciudad para cortar toda comunicación con ellos. La partida de asedio se abrió camino durante la tarde recibiendo disparos de mosquetes desde las murallas de la ciudad. La guarnición de la ciudad disparaba constantemente contra la fuerza atacante, pero cuando los jacobitas operaban bajo el amparo de la noche, no recibieron heridas. Los jacobitas pronto asentaron todos sus cañones que consistían en trece piezas para atacar la ciudad. A la mañana siguiente, el día 14, los defensores continuaron su fuego con poco efecto y los asediadores jacobitas, en lugar de devolver el fuego, levantaron sus sombreros en la punta de sus espadas en señal de burla.

Alarmada por los preparativos de los jacobitas y el estado de los asuntos dentro de la ciudad, se celebró una reunión de los habitantes ingleses y se decidió rendir la ciudad. Durante siete días, los habitantes de la ciudad se mantuvieron en constante alarma por la presencia de los jacobitas en Brampton, seguido por el sitio. Muchos de los habitantes se negaron a defender la ciudad debido a una enfermedad y muchos de ellos huyeron deslizándose por las murallas. Se exhibió una bandera blanca de las paredes y se envió un mensajero al duque de Perth para solicitar los términos de rendición. Sin embargo, el príncipe Carlos se negó a conceder cualquier término a la ciudad a menos que el castillo de Carlisle también se rindiera.

Asedio jacobita de Carlisle 1745. Vista del castillo

El coronel Durand era el comandante del castillo, accedió a entregar la fortaleza junto con la ciudad. Las condiciones eran, que las libertades y propiedades de los habitantes, y todos los privilegios de la ciudad, debían conservarse;- que a las tropas de las dos guarniciones que presten juramento de no servir contra la casa de Estuardo durante un año, se les permitió retirarse, y que todas las armas y municiones en el castillo y la ciudad, y todos los caballos pertenecientes a la milicia, debían ser entregado al príncipe. Esta capitulación fue firmada por el duque de Perth y el coronel Durand la noche del 14 de noviembre de 1.745.

A la mañana siguiente del día 15 de noviembre, el duque de Perth, James Drummond entró a la ciudad al frente de su regimiento y fue seguido por otros regimientos a la una de la tarde. El castillo de Carlisle, sin embargo, no fue abandonado hasta la mañana siguiente. El duque de Perth estrechó la mano de los hombres de la guarnición, les dijo que eran valientes compañeros y les ofreció una gran recompensa para alistarse al servicio del Príncipe. El alcalde y sus asistentes fueron a Brampton y entregaron las llaves de la ciudad al príncipe. El duque encontró 1.000 armas en el castillo, además de las de la milicia. También encontró 200 buenos caballos en la ciudad y una gran cantidad de efectos valiosos en el castillo, que había sido dejados allí por la nobleza de la localidad para su seguridad.

El ejercito jacobita llegó a Manchester y se estableció allí cómodamente, intentó reclutar voluntarios, pero tuvo poco éxito consiguiendo solo 180 reclutas, y el 1 de diciembre estaba de nuevo en movimiento.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2020-02-20. Última modificacion 2020-02-20.
Valora esta entrada