Siglo XVIII Rebeliones Jacobitas (1715-50) Retirada jacobita de Inglaterra

Inicio de la retirada

El 4 de diciembre los jacobitas llegaron a Derby, a menos de 200 km o seis días de marcha desde Londres, que entonces estaba consternado por la amenaza. El ánimo entre los escoceses de tropa y oficiales de los regimientos eran tan altos como siempre, pero no se podía decir lo mismo del cuartel general jacobita.

El príncipe Carlos dependía en última instancia de la buena voluntad de un grupo de los grandes más influyentes y jefes de clanes, y estos por turno se inclinaban a tomar su liderazgo de George Murray, que seguía siendo una de las figuras más controvertidas de ese año. Era un hombre extraordinariamente capaz y el autor de muchas iniciativas brillantes. Era al mismo tiempo de mal humor, vengativo y testarudo hasta el punto de la irresponsabilidad.

El príncipe Carlos estaba casi equivocado cuando llegó a creer que George era un traidor, pero había algo en ese hombre que innegablemente atraía la sospecha. George estaba argumentando que era una locura para los jacobitas seguir adelante. Estaban los ejércitos de Wade y Cumberland trás ellos, y temía erróneamente que un tercer ejército estaba al acecho al frente. Al mismo tiempo los ingleses simpatizantes habían fallado en declararse en masa y no había ni rastro de la prometida invasión francesa.

Los escépticos llevaron la voz cantante en la reunión crucial del día 5 de diciembre, y al día siguiente desconcertaron a oficiales y hombres de las Tierras Altas cuando se ordenó al ejército volver al norte.

Los historiadores han debatido sobre los aciertos y fallos de la decisión en Derby, pero es relevante para este análisis que las fuerzas jacobitas no habían sido superadas ni derrotadas, y que el espíritu de Prestonpans era tan potente como siempre.

El ejército jacobita inició la marcha de regreso el día 6 de diciembre, y pasó la primera noche en la ciudad de Ashbourne, Derbyshire. Llegaron a la ciudad de Leek al día siguiente. Sin embargo, siendo Leek demasiado pequeño para acomodar a todo el ejército, la caballería de Elcho y Pitsligo y los regimientos de infantería de Ogilvy y Roy Stuart, fueron a la ciudad de Macclesfield, donde se quedaron a pasar la noche. El resto del ejército que se había quedado en Leek llegó a Macclesfield al día siguiente y los que se habían quedado la noche en Macclesfield se fueron a Stockport.

Ejercito preparándose para la marcha. Autor Mark Churms. Fuente https://markchurms.com/shop/all-images-index/

El día 9 de diciembre, ambas divisiones jacobitas se reunieron en el camino a Manchester, y entraron en la ciudad como un solo cuerpo. El ejército jacobita salió de Manchester el 10 y llegó a Wigan esa noche. Al día siguiente llegaron a Preston donde se quedaron hasta el 12. James Drummond, duque de Perth, fue enviado con 100 jinetes para viajar al norte y llevar refuerzos de Perth. El Príncipe y su ejército jacobita llegaron a Lancaster en la tarde del 13 de diciembre. Carlos había decidido quedarse y luchar en Lancaster. Los comandantes jacobitas George Murray y Cameron de Lochiel llevaron a cabo un estudio del terreno circundante en Lancastery, y encontraron el terreno adecuado para que su ejército siguiera luchando; sin embargo, Murray también había recibido informes de que un gran cuerpo de dragones del general George Wade habían entrado en Preston poco después de que se hubieran ido. Carlos cambió de opinión y decidió continuar con su marcha hacia el norte.

Las fuerzas gubernamentales bajo Wade y el duque de Cumberland no llegaron a Macclesfield hasta el 10 de diciembre, el día en que los jacobitas llegaron a Wigan. En Macclesfield, el duque recibió información de que los jacobitas habían abandonado Manchester ese día. Dejando Lancaster el 15 de diciembre, el ejército de Carlos apenas había salido de la ciudad cuando algunos jinetes del gobierno entraron en ella. Los jacobitas formaron en orden de batalla, pero la alarma resultó ser falsa, y el ejército continuó su marcha hacia Kendal.

La caballería gubernamental les siguió a una distancia entre 3 y 5 km, y apareció con frecuencia en grupos pequeños, pero no intentaron nada. El ejército jacobita entró en Kendal esa noche, donde fueron recibidos por el duque de Perth y su grupo. En su camino hacia el norte, el Duque había sido atacado en esa ciudad por una turba, que pronto se dispersó al disparar contra ellos; pero en el vecindario de Penrith se encontró con una obstrucción más grave, ya que había sido atacado por un considerable grupo de milicias, tanto a caballo como a pie, y siendo ampliamente superado en número, se vio obligado a retirarse a Kendal.

Siguiendo el consejo de Murray, el ejército jacobita marchó hasta la aldea de Shap, donde pasaron la noche del 16 al 17. El día 17, por orden de Carlos, el ejército jacobita marchó hacia la aldea de Clifton.

Combate en Clifton (18 de diciembre de 1.745)

En la mañana del 18 de diciembre, la retaguardia jacobita dejó Shap. No había avanzado mucho cuando algunos grupos de jinetes ligeros ingleses se veían a lo lejos en las elevaciones detrás de la retaguardia. George Murray notificó las circunstancias a Carlos que estaba en Penrith, pero se pensó que se trataba de milicias y la información se trató a la ligera. Una partida de 200 a 300 jinetes de las fuerzas del duque de Cumberland se reunió en la colina Thrimby frente a la retaguardia para obligarla a detenerse. Se vió a la partida del gobierno marchando de a dos y alcanzar la cima de la colina. Desaparecieron para formar en orden de batalla detrás de la elevación, e hicieron un gran ruido con trompetas y timbales. En ese momento, dos de las compañías del regimiento de Roy Stuart, que el duque de Perth se había asignado a la artillería, estaban a la cabeza de la columna. Los cañones y los carros de municiones seguían detrás, y otras dos compañías del mismo regimiento marchaban a retaguardia. El regimiento del clan MacDonell de Glengarry, que marchaba con George Murray, estaba en la parte trasera de la columna. Creyendo, a partir del ruido de la gran cantidad de trompetas y tambores, pensó que el ejército británico estaba cerca, los jacobitas permanecieron detenidos durante un corto tiempo.

La opinión del coronel Brown, jefe del regimiento de Lally, que estaba a la cabeza de la columna, era que debían atacar al enemigo espada enemiga en mano y abrir un paso para al ejército en Penrith, o perecer en el intento. Adoptando esta opinión, los hombres de las cuatro compañías inmediatamente subieron la colina, sin informar a George Murray. Murray, observando ese movimiento, ordenó de inmediato a los hombres de MacDonnell de Glengarry que cruzaran el recinto y subieran la colina desde otro lado, ya que no podían pasar convenientemente los carros que casi habían bloqueado la carretera. Los hombres de Glengarry llegaron a la cima de la colina casi al mismo tiempo que la cabeza de la otra columna. Ambas partes se sorprendieron al encontrar que el único enemigo a la vista era la caballería ligera que habían observado unos instantes antes, y que alarmados por la aparición de los jacobitas, galoparon en desorden. Uno de ellos se cayó de su caballo, y fue muerto en un instante por los jacobitas.

Ejército jacobita 1745: 1 lord Pilstigo; 2 húsar; 3 guardia voluntario; 4 casaca roja jacobita; 5 mayor James Stewart; 6 regimiento de Manchester. Autor Gary Zaboli

La retaguardia reanudó su marcha, y al llegar a la aldea de Clifton, George Murray envió la artillería y el equipaje pesado a Penrith con una pequeña escolta. Para estar bien familiarizado con todos los recintos y parques de Lowther Hall, la sede de lord Lonsdale, aproximadamente a 1,5 km de Clifton, George Murray, al frente del regimiento de Glengarry y algunos jinetes, examinó estos parques y recintos con la esperanza de atacar a la caballería ligera inglesa. Aunque vio a varios de ellos, solo logró tomar dos prisioneros. Estos prisioneros informaron a Murra1,5 km detrás de él.

Como Clifton era una buena posición, Murray decidió quedarse allí. A su regreso a la aldea, envió al coronel Roy Stuart con los dos prisioneros a Penrith, para informar al príncipe Carlos del acercamiento del Duque, y que permanecería en Clifton hasta nuevas órdenes. En el caso de que el príncipe aprobara su intención de ocupar una posición en Clifton, solicitó que se le enviaran 1.000 hombres desde Penrith. Al regresar a Clifton desde los parques de Lowther, Murray encontró allí al duque de Perthí, así como a los hombres del coronel Roy Stuart, que eran unos 200. También encontró al Clan MacPherson con su jefe, Cluny MacPherson, y los Stewart de Appin, encabezados por Stewart de Ardshiel.

Dentro de los recintos al oeste de la carretera, situó a los hombres de Glengarry, y dentro de los que estaban al este, situó a los Stewarts de Appin y los MacPherson. En el lado de la carretera y cerca de la aldea de Clifton, colocó el regimiento del coronel John Roy Stuart. Como había algunas zanjas se extendían más hacia el páramo en el oeste que en el este, y como esa parte también estaba cubierta por los otros recintos de lord Lonsdale, la partida en el oeste no podía ser fácilmente atacada. Esta ventaja significaba que podían atacar al enemigo con fuego cuando éste atacase por el este.

Aproximadamente una hora después de que el duque de Cumberland desplegara a sus hombres, unos 500 de sus dragones desmontaron y avanzaron hasta el pie del páramo, frente a una zanja en el fondo de uno de los tres pequeños recintos entre el páramo y las posiciones donde los hombres de Roy Stuart estaban apostados en el pueblo. En ese momento, el coronel Stuart regresó de Penrith y, después de haber informado al Príncipe, este había decidido marchar de inmediato hacia Carlisle, y que había enviado delante su artillería, declaró que era el deseo del Príncipe que la retaguardia debía retirarse a Penrith. Desde la situación en la que Murray se encontraba ahora, era imposible obedecer esa orden sin gran peligro. Los dragones desmontados ya estaban disparando contra los jacobitas. Murray propuso atacar al enemigo desmontado.

George Murray fue al oeste, donde estaban apostados los hombres de MacDonnell de Glengarry, y les ordenó, tan pronto como hubieran observado avanzar por el otro lado, avanzar también y mantener un fuego inteligente hasta que llegaran a lo más bajo de la zanja. Observó que si lograban desalojar al enemigo de los setos y zanjas, podrían dispararlos de flanco al alcance de las pistolas, pero les dio órdenes precisas de no disparar a través de la carretera o seguir al enemigo hasta el páramo.

Después de hablar con todos los oficiales del regimiento de Glengarry, Murray regresó al este y se situó a la cabeza de los MacPherson. Era aproximadamente una hora después del atardecer, y la noche estaba algo nublada; pero a intervalos cortos, la luna se abría paso y proporcionaba una luz suficiente. Los jacobitas tenían a su favor, que podían observar al enemigo, pero estos no podían verlos.

Los Stewarts y los MacPherson avanzaron a la orden, al igual que los MacDonald y MacDonnells en el oeste. Los hombres en el oeste dispararon mientras avanzaban, pero los MacPherson, que estaban en el este, pronto entraron en contacto con los dragones ingleses y recibieron todo su fuego.

Murray sacó su espada y gritó: “¡Claymore!”, y Cluny Macpherson hizo lo mismo, los MacPherson se apresuraron hacia la zanja inferior del recinto. Despejando los setos diagonales a medida que avanzaban, cayeron espada en mano sobre el enemigo, de los cuales un número considerable de personas murieron en la zanja inferior. El resto se retiró a través del páramo, pero recibieron en su vuelo el fuego del regimiento MacDonnell de Glengarry.

Los jacobitas tuvieron 12 soldado muertos y 5 heridos en la escaramuza. El único oficial jacobita herido fue el jefe de los MacDonald of Glengarry. Los gubernamentales tuvieron 10 dragones muertos y un número desconocido de heridos, entre ellos 4 de sus oficiales. Un dragón británico se registro como muerto en Clifton varias semanas después, probablemente de las heridas recibidas en la batalla. El único prisionero tomado en esta ocasión fue un lacayo del duque de Cumberland. Este hombre fue enviado al príncipe Carlos.

Segundo asedio de Carlisle (21 al 30 de diciembre de 1.745)

Los jacobitas llegaron a Carlisle el 19 de diciembre y después de una discusión considerable, continuaron hacía Escocia el día siguiente 20, dejando una guarnición de unos 400 efectivos, bajo el mando de los coroneles Hamilton que mandaba el castillo con escoceses de las Tierras Bajas, y Francis Towneley que mandaba el regimiento jacobita de Manchester, la única unidad significativa reclutada en Inglaterra.

Disponían de 46 piezas de artillería con bastante pólvora pero poca munición. Sabían que era cuestión de tiempo que las fuerzas gubernamentales apareciesen delante de la ciudad.

El 21 de diciembre, elementos avanzados del ejército de Cumberland llegaron a las afueras de la ciudad; en los siguientess días, su número aumentó a más de 5.000, incluido un contingente de Newcastle bajo George Wade. En sus intentos de alcanzar a los jacobitas en retirada, los cañones pesados habían sido dejados en Lichfield y Cumberland, y se vieron obligados a esperar a que llegase la artillería de asedio. Mientras tanto, sus tropas bloquearon la ciudad y comenzaron a construir posiciones de artillería.

Tomar incluso un fuerte en ruinas no era fácil, un hecho reconocido por Cumberland, que quería procesar a los funcionarios cívicos que habían entregado la ciudad a los jacobitas en noviembre, a pesar de su completa falta de equipo de asedio. El duque de Richmond , nieto de Carlos II y uno de los oficiales de Cumberland, escribió a Newcastle el 24 de diciembre, prediciendo que la captura de Carlisle tomaría algún tiempo. Towneley reforzó las defensas y sus hombres dispararon contra todos los que aparecían delante de ellos, aunque con poca efectividad, demostrando que un asalto se enfrentaría una determinada resistencia.

La primera batería de cañones de asedio llegó el 25 de diciembre; la siguiente llegó el 27 de Whitehaven, junto con 70-80 artilleros navales bajo William Belford, un experimentado especialista de artillería que había servido bajo Cumberland en Flandes. El 28, comenzaron a disparar contra el castillo y, aparte de una breve pausa causada por la escasez de municiones, continuaron hasta la mañana del 30 de diciembre, cuando Hamilton ofreció rendirse.

Asedio gubernamental de Carlisle 1745. Plano de las baterías gubernamentales

En las contiendas entre ejércitos regulares, la guarnición se habría rendido “en términos”, lo que, como mínimo, significaba ser tratado como prisioneros de guerra; como rebeldes, Cumberland solo concedió sus vidas, sujeto a la “voluntad del Rey“, es decir, no serían ejecutados sumariamente sino que recibirían un juicio. Towneley se opuso a la rendición y sintió que podrían haber resistido más por mejores términos; fue descartado y la guarnición capituló en la tarde del 30 de diciembre.

Debido a los temores de una posible invasión francesa del sureste de Inglaterra, Cumberland regresó a Londres y Henry Hawley fue enviado a Edimburgo. Su objetivo inmediato era asegurar las Tierras Bajas de Escocia.
Dos oficiales irlandeses, los capitanes Brown y Maxwell, escaparon por las murallas y se dirigieron a Escocia. Al principio, el príncipe Carlos se negó a creer su informe, pero la pérdida de casi 400 hombres con muy poco de ganancia puso más presión en la ya pobre relación entre él y sus oficiales escoceses.

La mayor parte de la guarnición de Carlisle se mantuvo inicialmente en un calabozo en el castillo sin comida ni agua durante varios días; en enero, casi 200 fueron trasladados al castillo de York, donde se unieron a 80 prisioneros capturados en Clifton Moor. 27 miembros del regimiento de Manchester fueron ejecutados, incluidos 9 oficiales que fueron ahorcados, reclutados y cuarteados en Londres el 30 de julio de 1.746; estos incluían a Towneley, cuyo argumento de defensa fue que era un oficial francés y que fue rechazado por el tribunal. Hamilton, junto con varios otros, incluyendo a James Bradshaw y John Wedderburn, serían ejecutados el 28 de noviembre de 1.746.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2020-02-20. Última modificacion 2020-02-20.
Valora esta entrada