Siglo XVIII Rebeliones Jacobitas (1715-50) Rebelión Jacobita de 1.715

Antecedentes

Cuando el rey Jacobo VII de Escocia murió en 1.700, Luis XIV de Francia dio su palabra y su apoyo a la causa de su hijo, Jacobo VIII, o el “pretendiente“, como lo conocían sus enemigos.

Jacobo Francisco Eduardo Estuardo fue declarado Rey, con el título de Jacobo III de Inglaterra y VIII de Escocia y reconocido como tal por Francia, España, los Estados Pontificios y Módena. Todos estos estados rechazaron reconocer al rey Guillermo III, la reina María II y también a la reina Ana como los soberanos británicos.

Durante la Guerra de Sucesión Española, Jacobo estaba en el exilio en Francia. El clamor popular en Escocia contra el Acta de Unión de 1.707 convenció a Luis XIV de Francia de que había llegado el momento de apoyar a los jacobitas, especialmente cuando Jacobo Eduardo Estuardo tenía casi 20 años.

Si bien hubo un gran resentimiento contra Inglaterra debido a la reciente unión y la forma en que se había producido, también había poderosos argumentos religiosos que dividieron las opiniones, los católicos romanos apoyaban a Jacobo, al igual que los episcopales, mientras que los presbiterianos se oponían resueltamente a él, pero aún no estaban listos para un levantamiento.

Previamente había enviado al coronel Nathaniel Hooke a Escocia para evaluar el apoyo escocés a una invasión francesa destinada a restaurar la dinastía Estuardo. Sin embargo, el brillante informe de Hooke sobre el sentimiento jacobita entre los escoceses, en gran parte obtenido de segunda mano, era solo una ilusión. La expedición naval del mes de marzo de 1.708, fue un fracaso, la flota británica persiguió a la francesa, haciendola huir, las pocas fuerzas desembarcadas no encontraron ningún apoyo. Toda la expedición fue un fracaso total, aunque causó pánico en Londres.

Sin embargo, el gobierno inglés actuó rápidamente después de la fallida invasión, arrestando a todos los escoceses sospechosos de simpatías jacobitas, incluidos los duques de Atholl y Gordon, los condes de Aberdeen, Breadalbane, Erroll, Nithsdale y Strathmore, y el condes Marischal.

Finalmente obtuvieron su libertad al encontrar seguridad financiera para su conducta futura, con pagos que varían entre 3.000 y 5.000 libras. Varios jefes de las Tierras Altas, como Ewan Cameron de Lochiel, Alan MacDonald de ClanRanald, Coll MacDonald de Keppoch, Alasdair Mac-Donald de Glengarry y Robert Stewart de Appin, también fueron detenidos al mismo tiempo.

Para más información ver el capitulo: Guerra de Sucesión Española- Campañas en 1.708- Fallida expedición francesa a Escocia en 1.708

Con la muerte de la reina Ana en 1.714, el Elector de Hannover, Jorge I, sucedió al trono británico. La ascensión de Jorge I marcó el comienzo de la supremacía whig, con los tories privados de todo poder político. El nuevo régimen whig buscó enjuiciar a los miembros del ministerio conservador 1710-14 por irregularidades financieras, con Robert Harley encarcelado en la Torre de Londres y lord Bolingbroke huyendo a Francia para evitar su arresto. Bolingbroke se convirtió en el secretario de estado del pretendiente Jacobo y aceptó un condado de él.

El 14 de marzo de 1.715, el Pretendiente hizo un llamamiento al papa Clemente XI para pedir ayuda para una rebelión jacobita: “No es tanto un hijo devoto, oprimido por las injusticias de sus enemigos, como una Iglesia perseguida amenazada de destrucción, que apela a la protección y ayuda de su digno pontífice“. El 19 de agosto, Bolingbroke escribió al Pretendiente: “Las cosas se apresuran a tal punto, que o bien usted, señor, a la cabeza de los conservadores debe salvar la iglesia y la Ccnstitución de Inglaterra o ambos deben perderse irremediablemente para siempre“. El Pretendiente creía que el duque de Marlborough se uniría a él cuando desembarcara en Escocia, escribiendo al duque de Berwick el 23 de agosto: “Creo que es ahora o nunca“.

El clan Campbell, o la casa de Argyll, había sido utilizado en gran medida por el gobierno inglés en la subyugación de los clanes circundantes, y la política de los Campbell de ganar riqueza, poder y estatus por tales medios les había ganado un odio amargo. Esto hizo que los enemigos del Clan se unieran a los jacobitas, los Stewart, MacDonalds, MacPhersons y Robertsons, todos se opusieron a los Campbell y, como tales, formaron el núcleo de la fuerza jacobita en las Tierras Altas en 1.715, 1.719 y 1.745.

Jacobo escribió desde Francia en 1.715 a John Erskine, sexto conde de Mar y secretario de estado de Escocia, instándole a que levantara a los clanes. Ahora bien, el conde pudo haber sido el principal partidario de la causa jacobita, pero poseía solo un pequeño grado de habilidad militar y tendía a arrastrar sus pies. El conde de Mar zarpó de Londres a Escocia y el 27 de agosto en Braemar celebró el primer consejo de guerra. El 6 de septiembre, el conde del Mar plantó el antiguo estandarte real escocés en Castletown, cerca de Braemar, acompañado por 600 partidarios. A mediados del mismo mes, Mar ocupó Perth con aproximadamente 5.000 hombres y la mayoría de las ciudades del norte (Aberdeen, Montrose, Inverness, etc.) habían declarado al rey Jacobo.

Lucha en Escocia

Entre el conde de Mar e Inglaterra había una fuerza de bloqueo de entre 2.300 y 3.000 soldados del gobierno bajo el mando del muy capaz John Campbell, segundo duque de Argyll, ubicado cerca de Stirling. Como era de esperar, Mar se negó a abandonar Perth hasta que se le unieron los miembros de los clanes de las Tierras Altas del Oeste. A principios de octubre, llegaron noticias de que más al sur, los jacobitas fronterizos estaban en movimiento, encabezados por lord Kenmure (escocés), el señor Derwentwater (inglés) y Thomas Forster, el diputado de Northumberland, que había levantado una fuerza en nombre del rey Jacobo. El conde envió 2.000 hombres al sur bajo el brigadier MacKintosh de Borlum.

La única ruta viable hacia el sur para MacKintosh era cruzar el Firth of Forth, patrullada desde 1.708 por los hombres de guerra ingleses. MacKintosh reunió una flota de pequeños barcos de pesca en los puertos de Fife de Anstruther y Pittemweem, y luego, realizando un intento de cruzar desde el puerto de Burntisland, atrajo a los buques de guerra ingleses hacia el Forth. Esto le permitió transportar a sus 2.000 hombres bajo la cobertura de la oscuridad a la costa sur de Forth, desembarcando entre Aberlady y Gullane la noche del 11 de octubre.

Pero una vez que estuvo en la costa sur de Forth, MacKintosh se sintió tentado por el rico premio de Edimburgo, por lo que, después de proclamar rey a Jacobo en Haddington, se dirigió hacia la capital. Argyll, informado de esta grave amenaza a la capital, hizo una marcha forzada desde su campamento en Sterling con 200 de infantería y 300 dragones. La carrera a Edimburgo estaba caliente, ya que MacKintosh llegó a Jock’s Lodge, a una milla al este de la ciudad, Argyll entró por la puerta del Oeste. Frustrado en su intento de sorprender a Edimburgo, MacKintosh giró hacia el norte y ocupó la ciudadela de Leith, que armó con los cañones tomados de los barcos en el puerto. Argyll, su pequeño cuerpo de tropas regulares reforzado por la milicia y los voluntarios de Edimburgo, se movió contra la ciudadela y exigió que los jacobitas se rindieran, una demanda que fue rechazada con burlas.

Ninguna de las partes estaba en posición de forzar la situación, Argyll carecía de artillería y no podía permitirse las bajas que se producirían en un ataque. MacKintosh, aunque seguro, por el momento había perdido su oportunidad de tomar la capital, no tenía ninguna posibilidad de recibir suministros o refuerzos y estaba en peligro real de ser bloqueado en Leith.

Al darse cuenta de que no podía lograr nada en esa posición, MacKintosh y sus 2.000 highlanders (montañeses) salieron de Leith de noche y ocuparon el palacio de Seton al este de Edimburgo. Después de unos días, volvió a su plan original y marchó hacia el sur hacia las fronteras para encontrarse con los jacobitas que operaban en esa zona. Allí MacKintosh se reunió con las fuerzas de lord Kenmure y Thomas Forster en Kelso.

Sus fuerzas eran 600 de caballería y 1.400 de infantería. Esta pequeña fuerza habría sido capaz de hacer una contribución significativa a la causa jacobita si hubiera sido dirigida adecuadamente, pero la disensión entre los líderes llevó a la ruina de todos. Los líderes escoceses querían implementar el plan de Mar y marchar hacia el oeste en un intento de sacar a Argyll de Sterling. Los líderes ingleses, por otro lado, querían girar hacia el sur y enfrentarse a una fuerza de 900 jinetess del gobierno bajo George Carpenter, que se estaba moviendo hacia el norte para enfrentarse a ellos.

Cualquiera de los dos planes, si hubiera tenido éxito, hubiera ayudado a la causa jacobita, pero ninguna de las facciones cedía, y ambos planes fueron abandonados. En cambio, el ejército se movió a lo largo de la frontera a Langholm a través de Hawick y Jedburgh, y luego a Inglaterra con la esperanza de atraer más reclutas a medida que avanzaban hacia el sur. En su lugar, perdieron 500 de los highlanders de Mackintosh que se negaron a abandonar Escocia y desertaron en un cuerpo. La mayoría de esos fueron capturados cuando intentaban abrirse paso hacia el norte

Batalla de Preston (12-14 de noviembre de 1.715)

Desde el inicio del levantamiento de Northumbría en octubre de 1.715, Thomas Forster había mantenido a sus fuerzas en movimiento con la esperanza de reclutar más soldados. Había dejado Northumbria a finales de octubre e intentó tomar Newcastle. Sin embargo, se encontraron que la ciudad estaba muy fuertemente defendida y, por lo tanto, se dirigieron al norte a Kelso para reunirse con las tropas de Mackintosh. A partir de entonces, la fuerza regresó a Inglaterra y marchó a través de Penrith, Appleby, Kendal, Kirby-Lonsdale.

El 7 de noviembre, el ejército jacobita llegó a Lancaster, y ocupando la ciudad, proclamó rey a Jacobo VIII en la plaza del mercado. Solo 5 de la pequeña nobleza católica local y 2 habitantes de la ciudad se unieron a los jacobitas, los jacobitas se vistieron con sus mejores galas y se acomodaron en los mejores lugares tomar té con los habitantes de la ciudad. Los damas se sumaron para entretener a los recién llegados. Este agradable interludio terminó, y a continuación se dirigieron a Preston el día 9 de noviembre. Sin que lo supiera Forster, Wills le pisaba los talones después de haber salido de Manchester y procedió a través de Wigan. En la mañana del 12 de noviembre, sus tropas estaban en puente de Walton a solo una milla de la ciudad.

Preston era una ciudad próspera con casas al frente de las calles principales, cada casa con un largo y angosto paso por detrás, rodeado de setos y zanjas y tapias, que contenía graneros, dependencias, jardines y huertos. Los estrechos callejones (weinds o ginnels) separaban bloques de casas. El moderno patrón de calles del centro de la ciudad ha cambiado poco desde el siglo XVIII. Las calles de Fishergate y de la Iglesia (Church) formaban y aún siguen formando el núcleo principal de la ciudad.

El 10 de noviembre de 1.715, el ejército jacobita bajo el mando general de Thomas Forster, con unos 2.500 efectivos llegó a Foster. Más de la mitad de la fuerza era escocesa, con el grueso de las tropas enviadas al sur por el conde de Mar y muchas más reclutadas en la frontera escocesa por William Gordon, vizconde Kenmure. El resto de las tropas eran reclutas locales que estaban mal entrenados y equipados. La fuerza solo tenía un pequeño contingente de caballería, alrededor de 100, y solo tenía 6 piezas de artillería (que habían sido retiradas de los barcos mientras el ejército había estado en Lancaster). No encontraron oposición, dos tropas de dragones que estaban estacionados en la ciudad se retiraron ante su llegada. Jacobo VIII fue proclamado rey en la plaza del mercado. Muchos locales y sus partidarios se unieron a las fuerzas jacobitas o enviaron asistencia. Una gran decepción fue que la mayoría de los simpatizantes eran ingleses católicos.

A última hora de la mañana del 12 de noviembre, llegó la noticia de que las fuerzas gubernamentales bajo el mando del general Charles Wills avanzaban desde el sur, y habían llegado al puente de Walton. Este era el único puente sobre el río Ribble a los largo de varios kilómetros y tuvo un papel clave en la Primera Batalla en Preston (1.648). Los jacobitas tenían un pequeño contingente que defendía el puente y fácilmente podría haber sido reforzado con más efectivos. Sin embargo, Forster replegó sus hombres a Preston, ya que el bajo nivel del agua habría permitido que las fuerzas del gobierno vadearan el río.

Ville de Preston en 1.728. Vista desde el sur. Autores Samuel y Nathaniel Buck

De cualquier manera, los jacobitas ahora se retiraron a la ciudad y se prepararon para el asedio, las calles principales de la ciudad tenían barricadas y algunas trincheras trincheras fueron cavadas para reforzar las defensas de las principales vías de acceso a la ciudad, También se usaron carromatos unidos con cadenas. Las barricadas estaban guarnecidas y muchas de las casas de la ciudad estaban ocupadas por tropas para crear una fuerte posición defensiva. Las reservas se agruparon en el cementerio y en la plaza del mercado, listas para desplazarse y reforzar la defensa en cualquier punto amenazado.

El ejército del gobierno, mandado por Chales Wills, tenía unos 2.500 hombres que consistían en un regimiento de caballería (500) mandado por Pitt; 5 regimientos de dragones (2.500) mandados por Dormer, Honeywood, Munden, Stanhope, y Wynn; y un regimiento de infantería (300) mandado por Preston, que se convertiría posteriormente en el 26 de Infantería, más conocido como los Cameronianos; y fuerzas de la milicia (300) que se habían reunido en Lancashire.

El primer asalto del gobierno se produjo alrededor de las 2 de la tarde del 12 de noviembre contra contra la barricada en la calle de la Iglesia, con la participación de unos 300 hombres, highlanders y jacobitas mandados por el brigadier Mackintosh, que dispararon desde los sótanos y las ventanas, contra los asacas rojas atacantes; estaban apoyados por dos cañones barcos de armas llevados a Lancaster, y que estaban mandados por un marinero, que se dice que estaba ebrio. Los primeros disparos de cañón hicieron blanco en una de las chimeneas de la ciudad, pero los siguientes disparos, probablemente de metralla, causaron bajas entre los atacantes, que se retiraron.

Batalla de Preston (12-14 de noviembre de 1715). Plano de la batalla. Fuente Royal Collection Trust

Las estrechas calles obligaron a las tropas gubernamentales a formaciones muy compactas que los convirtieron en blancos fáciles para los defensores y sufrieron grandes pérdidas. Las fuerzas gubernamentales intentaron nuevamente penetrar las defensas orientales a través de una de las calles laterales, pero fueron rechazadas por el regimiento de Charles Murray.

Tras el sangriento rechazo de los dos primeros asaltos, se enviaron tropas para disparar e incendiar las casas de Preston, pero el viento estaba en contra de los atacantes y no logró llevar las llamas a la ciudad. Sin embargo, las tropas del gobierno, posiblemente ayudadas por el humo de los edificios en llamas que ocultaron sus movimientos, lograron infiltrarse por los callejones y llegar a dos casas grandes fuera de la barricada principal, una de las cuales probablemente era la casa Patten, propiedad del conde de Derby, la otra del señor Ayres, y desde los jardines intentaron flanquear las defensas jacobitas. Desde su puesto de observación en la torre de la iglesia, una fuerza jacobita bajo James Radclyffe contraatacó y frustró el intento.
Al caer la noche, los atacantes intentaron eludir la barricada del noroeste en Friargate con un ataque en una calle trasera. Los jacobitas desataron un fuego nutrido que mató a un capitán y unos 140 de sus hombres, siendo rechazado el ataque. Las casas más allá de las barricadas se incendiaron aunque no se sabe si fue resultado de esta acción.

Con el anochecer, los edificios en llamas y los disparos de mosquete iluminaron la ciudad. El general Wills ordenó a sus hombres que pusieran velas encendidas en las ventanas de los edificios capturados por las tropas del gobierno para poder ver el progreso del avance. Para confundir al enemigo, los jacobitas respondieron iluminando todas las ventanas que pudieron y algunos de los habitantes de la ciudad, malinterpretando una orden de apagar las luces y encendieron aún más velas, para diversión de ambos bandos. A medida que la noche avanzaba, los combates en torno a las barricadas se cesaban, aunque hubo tiros esporádicos durante la noche.

A la mañana siguiente, Wills fue reforzado por otros 2.500 efectivos (600 dragones y milicias) al mando del general George Carpenter que había llegado de Newcastle, que le permitieron rodear la ciudad y bloquear todas las rutas de escape. Los jacobitas, atrapados en la ciudad, solo les quedaba la opción de luchar para romper el cerco o rendirse, ya que no tenían provisiones para un largo asedio. Derwentwater y Mackintosh eran partidarios de la lucha, habían infligido grandes bajas a los atacantes el día anterior y todavía estaban en posesión de la mayoría de sus puntos fuertes, pero Forster rechazó la propuesta para consternación de los soldados comunes que estaban al tanto de la suerte que les esperaba. Furioso con Forster, el señor Murray hizo un intento de dispararle con su pistola, pero el señor Patten levantó el cañón del arma y el disparo fue alto. Patten más tarde se convirtió en la Evidencia del Rey, según un relato de un testigo ocular de la Rebelión.

Forster envió a Henry Oxburgh a negociar una tregua con el gobierno, Carpenter que era el comandante en jefe tras su llegada, dejó en claro que consideraba a los jacobitas como traidores y el único término que ofrecería si se rindieran era que no serían asesinados de inmediato y serían enviados a juicio.

A pesar de las horribles condiciones de la rendición, los jacobitas se reunieron y entregaron sus armas en la plaza del Mercado, los oficiales superiores, para evitar humillaciones, ofrecieron su rendición de forma más privada en la posada donde habían sido alojados.

Batalla de Preston (12-14 de noviembre de 1715). Rendición de las fuerzas jacobitas en la plaza del Mercado. Autor J. R. Brown

Los prisioneros fueron confinados en la iglesia y alimentados con pan y agua durante un mes, a expensas de la gente del pueblo. Algunos fueron trasladados al castillo de Lancaster y otros llevados a Liverpool y juzgados, 45 de ellos fueron ejecutados incluyendo a William Gordon, James Radclyffe y Henry Oxburgh. Los voluntarios locales fueron ahorcados en Preston, Garstang, Wigan Lancaster, Manchester y Liverpool. 1.500 hombres, incluido Forster, entraron en prisión, permaneciendo en la cárcel hasta que se concedió un indulto general en 1.717. De ellos 50 murieron en prisión, 639 fueron enviados a las Indias Occidentales como esclavos.

Las bajas del gobierno durante la batalla se registraron como 148 muertos y heridos, aunque las cifras reales probablemente fueron el doble.

Batalla de Sherriffmuir (13 de noviembre de 1.715)

Mientras tanto, el 11 de octubre, cuando MacKintosh cruzó el Forth, Mar permaneció inactivo en Perth, aparte de un movimiento a medias contra Sterling el 16 de octubre. Argyll también se había quedado parado, no tenía nada que ganar al tomar la ofensiva, y cuanto más tiempo pudiera retrasar la inevitable batalla, más fuerte se volvería su ejército. Todos los que estaban preparados para mostrar su mano contra el gobierno, por otro lado, se habían unido a Mar y no podía esperar más reclutas hasta que hubiera logrado algún éxito notable que indicara que la causa jacobita probablemente tendría éxito.

El plan de Mar era cruzar el Forth al oeste de Stirling con su cuerpo principal, mientras que un destacamento más pequeño hacía una finta hacia el puente de Stirling con el objeto de mantener a Argyll ocupado. El 8 de noviembre, el ejército jacobita abandonó Perth y al día siguiente llegó a Auchterader, donde se les unieron 2.500 highlanders bajo el mando del general Gordon de Achentoul. Se estimado que en ese momento, Mar tenía entre 6.000 y 7.000 de infantería y algo más de 1.000 de caballería. Mar volvió a retrasarse y no avanzó hasta el 12 de noviembre.

Argyll se enteró del movimiento jacobita y recibió refuerzos de Glasgow, Falkirk y Kilsyth, cruzó el Forth y se trasladó al norte para interceptar a Mar en Dunblane, una zona más adecuada para el uso efectivo de la caballería que el valle pantanoso del Forth.

La noche del 12 de noviembre, había desplegado su ejército con el flanco izquierdo en Dunblane y el derecho en Stonehill, una elevación al este de la ciudad. Su posición, que cubría el camino por el que avanzarían los jacobitas, era fuerte, su flanco derecho estaba protegido por un terreno pantanoso y su izquierdo por la corriente Allan.

La vanguardia jacobita recibió el aviso de que Dunblane estaba ocupada por sus enemigos y se detuvo en Kinbuck, un poco más de dos millas al norte, donde se les unió el cuerpo principal. A la mañana siguiente, 13 de noviembre, se hicieron los preparativos para la batalla. Con las primeras luces, Mar hizo un esfuerzo con su derecha en Kinbuck mirando hacia el sur, pero cuando se vio a un grupo de jinetes enemigos haciendo reconocimiento en la cresta del Sheriffmiur al sureste, decidió avanzar y ocupar ese terreno elevado. su ejército a su izquierda. En este punto, Mar cometió un error trascendental al permitir que varios escuadrones de caballería, que previamente habían estado en las alas, se movieran alrededor del centro, dejando el ala derecha con solo dos escuadrones y la izquierda con ninguno.

Despliegue de fuerzas

El conde de Argyll, era un militar experimentado que había servido en el continente durante la Guerra de Sucesión Española, y había participado en las batallas de Ramillies (1.706) y Malplaquet (1.709), vio que este movimiento lo flanquearía por la derecha, hizo girar a su ejército para enfrentar la amenaza. Debido a que estas maniobras se llevaron a cabo sobre un terreno irregular en el que era imposible que los ejércitos se vieran a gran distancia, cada bando se enfrentó repentinamente a sus oponentes a corta distancia antes de que ambos tuvieran la oportunidad de formar una línea de batalla adecuada.

  • Ala izquierda mandada por el general Whitham, 4 escuadrones de dragones en primera línea (Carpenter, Kerr, Stair, ?) y en segunda línea 1 escuadrón de dragones.
  • Centro mandado por el general Wigthman, en primera línea desplegó 6 batallones de infantería (Clayton, Montagu, Morrison, Shannon, Wigthman, y Forfar) y en segunda línea 2 batallones (Egerton, y Orrey).
  • Ala derecha mandada por el conde de Argyll, con 3 escuadrones de dragones (Stair, Evans, y Scots Greys), en segunda línea un escuadrón de jinetes voluntarios y un escuadrón de dragones.
Batalla de Sherriffmuir (13 de noviembre de 1.715). Despliegue de fuerzas

Argyll disponía de unos 1.000 dragones encuadrados en 10 escuadrones, y unos 3.500 infantes encuadrados en 8 batallones. Desplegó su ejército con la infantería en el centro y la caballería en las alas en dos líneas (la ubicación de los batallones y escuadrones es supuesta:

El ejército jacobita disponía de unos 1.000 jinetes encuadrados en 7 escuadrones, y unos 6.500 infantes encuadrados en 18 batallones, la mayoría eran highlanders (montañeses), que llevaban gorras de lana y faldas de tartán envueltas, les gustaban las pistolas, pero lucharon la mayor parte del tiempo con espadas, dagas (dirks) y escudos (targs), a pesar de ser más numerosos disponían de peor armamento y tenían menos instrucción. Desplegaron con la caballería en las alas y la infantería en el centro:

Batalla de Sherriffmuir (13 de noviembre de 1.715). Despliegue ala izquierda inglesa
  • Ala derecha mandada por Sinclair con 3 escuadrones (Sinclair, Rollo, y Southesk), posteriormente los tres escuadrones se dirigieron al centro formando una columna de tres.
  • Centro derecha mandado por el general Hamilton, con 5 batallones en primera línea (McRae, McDaugall, Cameron, Stewart, y McFiknon) en segunda línea 4 batallones (Panmure, Murray, Drummond, y Strathallan)
  • Centro Izquierda mandada por el general Gordon con 5 batallones en primera línea (MacDonald, MacClan, Campbell de Glenglion, Stuart de Appin, y Gordon); en segunda línea 4 batallones (Drummond, McKaenzie, Roberson, y Tullibardine)
  • Ala izquierda mandada por el conde de Marischal, con 4 escuadrones (conde de Marischal, Linthligow, Huntley, y Stirling). Solo quedó Stirling, los otros formaron en columna en el centro.

Ambos ejércitos tenían cañones, pero ninguno de los bandos los usó. Puede que a Mar le hubiera faltado la pólvora y la munición para emplearlos.

Batalla de Sherriffmuir (13 de noviembre de 1.715). Despliegue de la derecha inglesa

La batalla

La batalla comenzó tan pronto como los dos ejércitos llegaron al alcance, a la derecha de Argyll, la infantería de las Tierras Altas, aunque confundida, inició el ataque a sus oponentes igualmente mal preparados. Durante un cuarto de hora la lucha en este flanco estuvo en duda, pero Argyll, al mando personal del ala derecha del gobierno, al ver que el flanco jacobita estaba desprotegido, envió un escuadrón de los Grises Gscoceses al mando del general Cathcart, para atacar desde la derecha. Los highlanders, atacados desde dos lados, retrocedieron y el duque de Argyll dirigió a sus cinco escuadrones de caballería en su persecución, apoyados por tres batallones de infantería, dirigido por el general Wigthtman. No fue una derrota completa, ya que cada vez que se rompían, los jacobitas se reagrupaban de nuevo, se dice que Argyll atacó diez veces, y los jacobitas se reagruparon otras diez para hacer frente a sus perseguidores; pasaron tres horas antes de que los últimos remanentes de la izquierda de Mar fueran perseguidos sobre el la corriente de Allan. El general Wightman escribió sobre ellos más tarde: “Nunca vi a las tropas regulares formadas exactamente en línea de batalla, y luego, en un momento, y sus oficiales se comportaron con toda la gallardía imaginable” y cada vez debían ser destruidos nuevamente por las tropas gubernamentales perseguidoras. y pasaron tres horas antes de que los últimos remanentes de la izquierda de Mar fueran perseguidos sobre el Allan Water.

Batalla de Sheriffmuir (13 de noviembre de 1.715). El centro izquierda jacobita es atacado por la infantería de frente y la caballería gubernamentales de flanco, retirándose y reagrupándose hasta en 10 ocasiones. Autor Steve Noon.

En el otro flanco, el patrón se invirtió, la infantería gubernamental avanzó colina arriba de manera confusa repentinamente se encontró cara a cara con la infantería highlander del general Gordon, cuyo flanco se extendía mucho más allá de su propio flanco, ahora desprotegido por los escuadrones de caballería que se habían habían empeñado. Los highlanders dispararon dos descargas a corta distancia, luego lanzaron una feroz carga que rompió los cinco batallones del centro izquierda de la línea de Argyll y los hizo retroceder; desorganizando completamente el centro completo y el centro izquierda del ejército gubernamental fue expulsado del campo y perseguido hacia Sterling. El coronel Harrison, un testigo ocular, declaró que en siete u ocho minutos se había completado la derrota de todas las unidades gubernamentales. El general Whitham, al mando del flanco izquierdo del gobierno, no podía ver lo que estaba sucediendo en el flanco de Argyll, todo se veía oscurecido. El general Whitham, que mandaba el ala izquierda del gobierno, no podía ver lo que estaba sucediendo en el flanco de Argyll, todo se veía oscurecido por el humo de la batalla y una nube de montañeses que se filtraba por el centro del ejército gubernamental; solo podía pensar que todo el ejército había sido derrotado.

Batalla de Sheriffmuir (13 de noviembre de 1.715). Las fuerzas del centro izquierda del gobierno, son expulsados por una carga escocesa.

Cuando el duque de Argyll se enteró del desastre de su centro izquierda, reunió las fuerzas que había estado persiguiendo y marchó hacia el campo de batalla, Mar recordó a la sección victoriosa de su ejército y se enfrentó a él para renovar la acción. En esta fase, el ejército del gobierno se había reducido a unos 1.000 soldados de infantería y los cinco escuadrones de caballería de su ala derecha más los del centro izquierda que habían logrado escapar de la furia de la carga de los highlanders. El ejército jacobita se había reducido a unos 4.000 de infantería y algo de caballería.

Argyll vio que su ejército estaba disminuido y que sus hombres estaban cansados, por lo que se estableció en una posición defensiva fuerte detrás de algunos muros y zanjas. Allí, flanqueado por la artillería, esperó el ataque de Mar.

Mar no hizo ningún movimiento, tenía una ventaja abrumadora de números y todavía estaba en momento cuando se dice que John Gordon de Glenbuchat, al mando de un batallón de Gordon de los highlanders de Achentoul, enojado por la falta de espíritu de Mar, exclamó “Oh por una hora de Dundee“.

El día estaba obscureciendo, y Argyll se retiró a través de Dunblane, reuniendo a los rezagados de la parte derrotada de su ejército, y pasó la noche al otro lado de la corriente de Allan. El conde de Mar, que quedó en posesión del campo y una cantidad de botín militar que incluía 4 colores y 1.500 armas, se adjudicó la victoria. Argyll habiendo capturado 14 colores, 5 cañones y, lo más importante, los vagones de suministro jacobitas, también se adjudicaron la victoria. Por la mañana, Argyll, con un cuerpo de caballería regresó al campo con la intención de renovar el enfrentamiento, pero Mar, estaba satisfecho con su victoria,

Secuelas

Aunque la batalla no fue concluyente desde un punto de vista táctico, estratégicamente las fuerzas del gobierno habían logrado su objetivo y Mar había fracasado. Las pérdidas de Argyll habían sido mayores que las de Mar, unos 600 heridos o prisioneros, contra unas 250 víctimas jacobitas, entre las que se encontraba John Lyon, 5º conde de Strathmore y Kinghorne y el jefe del clan MacDonald de Clan Ranald; James Maule, 4º conde de Panmure y Drummond de Logie se encontraban entre los heridos.

Los gubernamentales aún controlaba el cruce del Forth y podía esperar refuerzos que compensarían sus pérdidas. Por otro lado, Mar, al no haber logrado nada y tener pocas posibilidades de fortalecer su ejército, regresó al punto de partida. De hecho, varios líderes de las Tierras Altas del norte abandonaron Perth para defender sus territorios del Conde de Sutherland que había recapturado Inverness el mismo día que la batalla de Sheriffmuir. Las esperanzas de Mar de obtener la victoria final se estaban desvaneciendo rápidamente, la ayuda del extranjero no se había materializado y la derrota en Preston demostró que los jacobitas en Inglaterra no estaban preparados para aumentar su fuerza.

Los líderes jacobitas, al ver que su ejército principal se desmoronaba, sin posibilidad de ayuda de ninguna parte, y conscientes de que Argyll había sido reforzado por el contingente holandés y por los vencedores de Preston, se acercaron al duque de Argyll para negociar los términos de una rendición. Argyll, que estaba ansioso por sofocar la rebelión con la menor pérdida de vidas posible (durante la batalla había instado a sus tropas a que concedieran cuartel a la mayor cantidad posible de enemigos) y que simpatizaba con los jacobitas por muchos de las quejas que habían llevado al levantamiento, recibieron favorablemente sus propuestas. Pero como comandante de campo, no tenía poderes para negociar y se vio obligado a remitir el asunto al Gobierno, quien, atemorizado por el levantamiento, no consideraría más que una rendición incondicional. El único resultado de este intercambio fue que el gobierno llegó a sospechar el celo y la confiabilidad de Argyll.

Final de la rebelión

Ambos ejércitos permanecieron estáticos, mientras que Mar intentó fortalecer las defensas alrededor de Perth. Para agregar a las dificultades jacobitas en la obtención de la paz, el príncipe Jacobo Francisco Eduardo Estuardo, su proclamado rey, había llegado al fin para unirse al ejército. Desembarcó el 22 de diciembre, no con los suministros y refuerzos como se había prometido, sino con 6 asistentes y un barco. Fue recibido con cierto entusiasmo en Aberdeen y Dundee, pero su reunión con el ejército en Perth, el 9 de enero de 1.716, fue menos feliz. Ambas partes estaban desilusionadas. El ejército esperaba un héroe precipitado que los llevaría a la victoria.

El Rey había llegado demasiado tarde. Si Jacobo hubiese llegado tres meses antes al comienzo de la campaña, el resultado podría haber sido diferente. Los simpatizantes podrían haber sido más rápidos en tomar las armas y los oponentes menos preparados para apoyar al gobierno. La posición era desesperada. Los jacobitas, ante la amenaza del ejército de Argyll que había sido reforzado y ahora estaba equipado con cañones pesados, decidieron que no podían mantener Perth. El 30 de enero comenzaron a retirarse a través de Dundee a Montrose. Para retrasar el avance de las fuerzas gubernamentales negándoles provisiones y refugio, se dieron órdenes de destruir todos los pueblos entre Stirling y Perth. En la semana anterior a la evacuación de Perth, Auchterader, Blackford, Muthill, Dunning y Crieff fueron quemados. El mal tiempo en ese momento causó gran miseria a los habitantes de las aldeas, pero este acto cruel no retrasó el avance de Argyll, y el 4 de febrero los jacobitas habían llegado a Montrose sin ser molestados. Ese día se recibieron noticias de que las tropas gubernamentales habían ocupado Arbroath a unas pocas millas al sur. Los líderes jacobitas dieron órdenes para que el ejército se preparara para marchar a Aberdeen a primera hora de la mañana siguiente.

El levantamiento había terminado, los restos del ejército abandonado marchaban hacia el norte, hacia Aberdeen y de allí hacia Badenoch, donde cada hombre hacía su propio camino a casa, si pensaba que podía permanecer sin ser descubierto, o en el exilio si temía la consecuencia de sus acciones. Todo lo que quedaba era que el ejército desarmara a los Clanes que habían apoyado a los Stewarts, y que el Gobierno exigiera el castigo de sus oponentes derrotados.

Argyll fue aclamado como el salvador del país por los whigs escoceses, pero el gobierno estaba lejos de estar satisfecho. La renuencia de Argyll a derramar la sangre de sus compatriotas innecesariamente y su apoyo a la súplica de los jacobitas a las negociaciones hicieron que el gobierno desconfiara de sus motivos. Fue reemplazado como comandante del ejército por el general William Cadogan, un irlandés que había servido con distinción bajo Marlborough y había estado al mando de las tropas holandesas que se habían unido a Argyll después de Sheriffmuir. No tenía sentimientos por los jacobitas ni simpatía por sus quejas, y había instado a Argyll a tomar medidas más fuertes. Después de la partida de Argyll, comandó al ejército en una marcha a través de las Tierras Altas, con el objetivo de erradicar el último vestigio de la oposición. Para mayo de 1716, todo estaba tranquilo, los clanes descontentos habían depuesto sus armas y sus líderes estaban escondidos o habían huido al extranjero. La rebelión finalmente había terminado.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2020-02-19. Última modificacion 2020-02-19.
Valora esta entrada