Edad Antigua Guerras de los diadocos Batalla de Corupedio (281 AC) y final de los Diádocos
Batalla de Corupedio (281 AC) y final de los Diádocos

Demetrio reagrupa fuerzas (301-298 AC)

Demetrio cuando llegó a Éfeso, zarpó inmediatamente hacia Grecia donde había puesto sus esperanzas en Atenas. Navegó hacia el Ática, contando con la amistad de los atenienses. Los enviados de este último, sin embargo, se reunieron con él en las islas Cícladas, anunciando que bajo una nueva resolución no permitirían que ninguno de los reyes entrara en la ciudad. Sin embargo, le enviaron voluntariamente los barcos de guerra que estaban bajo su custodia y llevaron respetuosamente a su esposa, Didameia, a Megara.

Demetrio estaba indignado y profundamente herido por esta conducta, que contrastaba completamente con los pomposos honores que se le concedían solo un año antes, pero no tenía poder para vengar ni reclamar nada. Un golpe adicional fue la deserción de las ciudades del norte del Peloponeso, que habían destituido a las guarniciones que había colocado en ellas, aliándose con sus enemigos.

Decidido a revertir su mala fortuna y dejó a Pirro de Épiro en Grecia, Demetrio zarpó en el año 300 AC. hacia la península de Tracia, donde saqueó el campo, comenzando poco a poco a tomar el poder. Así, infligió un duro golpe a Lisímaco, cuyos aliados eran indiferentes a su petición de ayuda. Poco tiempo después, llegó al campamento de Demetrio un mensaje procedente de Seleuco con una propuesta de matrimonio entre él y Estrátonice la hija de Demetrio y Fila. Esta nueva alianza era evidentemente ventajosa para Demetrio, y también para el mismo Seleuco, quien vio a Lisímaco unir matrimonios mixtos a la casa de Ptolomeo. La parada en su viaje a Siria fueron las tierras de Cilicia, donde recibió a su madre, Estratónice, para llevarla a Salamina en Chipre que aún controlaba. Molesto por el desembarco de Demetrio en sus territorios, Pleistarco viajó con su hermano Casandro, quejándose de la nueva política de Seleuco.

Demetrio aprovechó la ausencia de Pleistarco para ir a la ciudad de Cyindas (?), donde recuperó 1.200 talentos, remanentes de los tesoros de su padre. El encuentro de Demetrio con Seleuco tuvo lugar en un ambiente muy cordial, con los dos hombres pasando tiempo juntos, después de lo cual conversaron sin la presencia de guardaespaldas.

Posteriormente, Seleuco llevó a Estratónice en grandes celebraciones a la recién fundada ciudad de Antioquía. Demetrio se tomó su tiempo para anexar a Cilicia a sus territorios y envió a su esposa, Fila, que estaba a su lado para las celebraciones, a su hermano, Casandro, para apaciguar su ira. Poco después llegó su otra esposa Deidameia a su lado, quien pronto enfermó y murió. Al mismo tiempo, su hermano Pirro fue a Egipto como rehén por causa de Demetrio.

Entonces Seleuco, continuando su acercamiento, medió con Ptolomeo para que en el 298 AC Demetrio se casara con su hija de Eurídice, Ptolomeo, aunque por razones desconocidas el matrimonio no se celebró allí y en ese momento. Las relaciones entre los dos hombres se tambalearon cuando Seleuco reclamó comprar Cilicia, a lo que Demetrio se negó. Entonces exigió airadamente recibir a Tiro y Sidón, que Demetrio no solo no entregó, sino que se ocupó de fortificar mejor.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/situacion-de-los-diadocos-en-el-294-ac-1024x419.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/situacion-de-los-diadocos-en-el-294-ac-300x123.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/situacion-de-los-diadocos-en-el-294-ac-768x314.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/situacion-de-los-diadocos-en-el-294-ac-1536x628.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/situacion-de-los-diadocos-en-el-294-ac-2048x838.png 2048w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/situacion-de-los-diadocos-en-el-294-ac-100x41.png 100w
Situación de los diádocos en el 300-294 AC. 300 AC: Demetrio hace campaña en Grecia, se reconcilia con Seléuco entregándole su hermana Estratónice en matrimonio. 297 AC: Pirro es rey de Épiro; muere Casandro. 294 AC: Demetrio es rey de Macedonia.

Campaña de Demetrio en el sur de Grecia (297-294 AC)

Después de la restauración de la democracia ateniense por Demetrio en 304 AC, aparecieron nuevos peligros de derrocar la constitución en los siguientes cinco años. El principal instigador de estos trastornos fue Laharis, un demagogo con gran influencia en los asuntos políticos. Este último finalmente llegó a un acuerdo con Casandro, quien tenía la intención de ayudar a Laharis a convertirse en un tirano convirtiéndolo en un satélite político.

Al enterarse de la inestabilidad política en la ciudad de Atenas, Demetrio pensó que era el momento adecuado para involucrarse. Su primer intento de llegar a Ática fracasó, ya que su flota fue golpeada por una violenta tormenta que le costó muchos hombres y barcos. Hasta que se pudieran construir nuevos barcos y se pudieran reunir soldados adicionales, Demetrio se dirigió al Peloponeso. Según Plutarco, mientras asediaba la ciudad de Mesina, resultó gravemente herido, pero sobrevivió. Después de su recuperación, aseguró la alianza de varias ciudades que anteriormente se habían rebelado contra él y entraron en Ática.

Después de capturar a Eleusis y Ramnounta, saqueó la zona. En estas circunstancias, Laharis logró derrocar a su rival político, Democharis, y así se convirtió en el amo indiscutible de la ciudad. Según Pausanias, se destacó por su inhumanidad y falta de respeto a los dioses, ya que profanó templos y santuarios, incluido el Partenón. Al comienzo de su reinado, aprobó una resolución en virtud de la cual cualquiera que se atreviera a mencionar el nombre de Demetrio en público sería castigado con la muerte.

El asedio Atenas y se ocupó de cortar el suministro de alimentos a la ciudad de cualquier procedencia. Los barcos de Ptolomeo ofrecieron un poco alivio a los atenienses, pero Demetrio finalmente logró que se retiraran. Laharis, después de dejar la ciudad para no morir de hambre en el último minuto, huyó en secreto disfrazado a Beocia.

Los atenienses habían llegado al punto máximo de inanición y, aunque temían lo peor, enviaron embajadores a Demetrio. Este último reunió a la gente, que esperaba un castigo severo, pero Demetrio se contentó con reprenderlos a la ligera, les ofreció comida e instaló a los gobernantes que el demos quería. Los atenienses finalmente entregaron el control de El Pireo y Munichia a las tropas de asedio, mientras que él colocó una guarnición para mantener el orden.

Una vez que se convirtió en el amo de Atenas, Demetrio centró su atención en Esparta, que hasta entonces nunca había sido ocupada por un enemigo. Después de derrotar al rey Arquedamo IV cerca de Madinia, en la región de las Montañas Licias, invadió la tierra lacoedemonia. Una segunda victoria decisiva le dio esperanzas razonables de que la ciudad pronto sería suya. Sin embargo, en ese momento se le informó que Lisímaco lo había privado de las ciudades que controlaba en Asia Menor, mientras que Ptolomeo había conquistado Chipre con la excepción de la ciudad de Salamina, donde su madre y sus hijos estaban sitiados. En consecuencia, se vio obligado a abandonar sus planes y partir del Peloponeso.

Demetrio rey de Macedonia (294 AC)

Después de la muerte de Casandro en 297 AC por hidropesía, fue sucedido en el trono de Macedonia por su hijo Filipo IV, quien murió pocos meses después. En consecuencia, el trono pasó a manos de sus dos hermanos menores, Alejandro y Antípatro, bajo la supervisión de su madre, Tesalónica, hija de Filipo II y la medio hermana de Alejandro Magno. Tesalónica medió entre sus hijos y consiguió que se partieran el reino, siendo la frontera el río Axio, con Alejandro V la parte Occidental y Antípatro II la Oriental.

Insatisfecho con la repartición de su madre, Antípatro II asesinó a su madre con el argumento de que había favorecido a su hermano. Alejandro buscó entonces la ayuda del rey Pirro de Épiro y Demetrio. El primero en responder a la llamada fue Pirro, solicitando a cambio de sus servicios las regiones de Tymphaea y Parauea en Macedonia, así como los países vecinos de Ambracia, Acarnania y Amfilocia. Después de establecer guarniciones en sus nuevos territorios, Pirro se movió contra Antípatro, arrebatándole los territorios restantes en su poder y entregándolos a Alejandro V.

Antípatro a su vez, pidió ayuda a su suegro Lisímaco, que en esos momentos estaba ocupado en una guerra contra los getas del Danubio. Pero a pesar de ello, intentó detener a Pirro mediante un engaño. Mandándole una carta haciéndose pasar por Ptolomeo I (que había sido benefactor y suegro del epírota), lo instaba a abandonar la campaña contra Antípatro a cambio de 300 talentos. Pirro advirtió el ardid, quizás temiendo una posterior intervención militar de Lisímaco, se plegó a firmar la paz. Él se retiraría al Epiro, pero conservando los territorios ganados (que reforzó con guarniciones) y Alejandro debería repartir nuevamente el reino con su hermano.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/batalla-entre-dromiquetes-rey-de-los-getas-y-lisimaco-rey-de-macedonia-1024x617.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/batalla-entre-dromiquetes-rey-de-los-getas-y-lisimaco-rey-de-macedonia-300x181.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/batalla-entre-dromiquetes-rey-de-los-getas-y-lisimaco-rey-de-macedonia-768x463.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/batalla-entre-dromiquetes-rey-de-los-getas-y-lisimaco-rey-de-macedonia-1536x926.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/batalla-entre-dromiquetes-rey-de-los-getas-y-lisimaco-rey-de-macedonia-100x60.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/batalla-entre-dromiquetes-rey-de-los-getas-y-lisimaco-rey-de-macedonia.png 2048w
Batalla entre Dromiquetes rey de los getas, y Lisímaco rey de Macedonia y Tracia en una fecha anterior a 290 AC. Secuelas de la batalla. Autor Radu Oltean

Estos hechos fueron seguidos por la llegada de Demetrio tras haber derrotado al rey espartano Aquidamo, y había llegado a Díon (Tesalia). Sin embargo, dado que sus servicios ya no eran necesarios, Alejandro le pidió, incluso de manera diplomática, que se fuera. Las relaciones entre las dos partes eran, aparentemente solo, cordiales, mientras que en realidad estaban conspirando el uno contra el otro. Demetrio fingió irse sin disgusto y Alejandro fingió acompañarlo con placer. Durante una cena en Larisa, Demetrio se levantó temprano de la mesa. Alejandro, lleno de aprensión, lo siguió con algunos de sus hombres. Al llegar a la puerta del pasillo, donde lo esperaban sus guardaespaldas, Demetrio se paró un momento y dio la orden de matar a cualquiera que saliera inmediatamente después de seguirlo. Y así Alejandro fue asesinado por Demetrio.

Al día siguiente, el miedo se extendió por los macedonios, que esperaban que Demetrio lanzara un ataque contra ellos. Pero fue a su consejo para disculparse, y antes de que pudiera terminar, los macedonios lo proclamaron su rey. Según Plutarco, las razones que llevaron a los macedonios a proclamarlo su rey fueron: primero, su odio hacia Antípatro, quien había ordenado el matricidio; segundo los recuerdos frescos del duro gobierno de Casandro; tercero la falta de competencia seria por el trono; y cuarto el respeto que aún sentía por la casa del viejo regente Antípatro, la virtuosa hija con la que se había casado Demetrio, habiendo llegado incluso a adquirir con ella a su hijo mayor, que ya servía en el ejército de su padre.

Demetrio expulsó entonces a Antípatro, que huyó de nuevo a la corte de Lisímaco. Así, después de muchos cambios de fortuna, Demetrio volvió a adquirir un reino poderoso que incluía la mayor parte de Macedonia, el Peloponeso y Ática, al que pronto añadió Tesalia. Al mismo tiempo se le informó de la buena noticia de que Ptolomeo había liberado a su madre e hijos que estaban en cautiverio, mientras que su hija, Estratónice, esposa hasta hace poco de Seleuco, se había convertido en la esposa de su hijo Antíoco. El amor fue diagnosticado y revelado a Seleuco por el médico Erastrato. Seleuco, temiendo que su hijo muriera, le dio Estratónice y los envió como reyes a las satrapías superiores.

Para establecer la residencia real, Demetrio construyó una nueva ciudad y puerto en Magnesia, entre Nileia y Pagases, que llamó Demetrias. En esta ciudad invitó a residir a las familias de las ciudades: Nileia, Pagases, Orminio, Sipiada, Rizous, Olison, Vojis e Iolkos.

Campaña de Demetrio en Grecia (293-290 AC)

El siguiente objetivo de Demetrio fue el sometimiento de los beocios, quienes durante los conflictos entre ellos desde el 293 al 291 AC, concluyeron tratados de amistad con él, solo para violarlos tan pronto como el rey dirigió su atención a otra parte.

En esta campaña Demetrio asedió Tebas con su hijo Antígono Gonatas (llamado así por haber nacido en Gonni, Tesalia), empleando sus famosas máquinas. La ciudad se rindió y fue tratada con amabilidad.

Rápidamente, emprendió una nueva campaña al enterarse de que Lisímaco había sido tomado prisionero por el rey geta Dromiquetes. Dejó a Antígono y marchó a toda velocidad a Tracia para tratar de sacar tajada, esperando encontrar el territorio indefenso, pero a mitad de camino se enteró no solo de que Lisímaco había sido liberado, sino que también los tebanos se habían rebelado. Deshaciendo el camino llegó nuevamente a Tebas, para encontrar a su hijo, Antígono Gonatas vencedor y asediando Tebas de nuevo.

Dejando a Antígono al mando del asedio marchó al Norte para hacer frente a Pirro que, aprovechando la coyuntura había invadido Tesalia y avanzaba ya hacia las Termópilas, amenazando con cortar la ruta de suministros de Demetrio. La acción de Pirro se debía a que si Demetrio se hacía dueño de toda Grecia su siguiente objetivo sería el Épiro.

La mera presencia del rey macedonio hizo que Pirro se retirara de inmediato y Demetrio, tras dejar una guarnición en Tesalia de 10.000 infantes y 1.000 jinetes, regresó al asedio de Tebas. Durante los combates del 291 AC, los defensores ofrecieron mucha resistencia y tuvo que emplear la famosa torre Heliópolis que ya usara en Rodas. Durante los combates resultó gravemente herido en el cuello, lo que no le impidió seguir luchando. Cuando obtuvo el control total de la ciudad, mató y exilió a algunos de los tebanos. Para mantener ocupados a sus soldados, el rey se volvió contra los etolios, cuyas tierras saqueó.

La traicionera acción de Pirro no podía quedar impune y al año siguiente 290 AC, Demetrio trató de conquistar la estratégica isla de Córcira al tiempo que organizó una expedición de castigo contra los etolios, aliados al rey epirota. Tras causar gran devastación, Demetrio dejó en Etolia al general Pantauco con un ejército mientras él invadía el propio Épiro. Pirro salió a su encuentro, pero los ejércitos no llegaron a encontrarse y pasaron de largo. Y mientras Demetrio arrasaba Épiro, Pirro derrotó a Pantauco, al que venció en un combate personal, causando grandes bajas a su ejército y tomando 5.000 prisioneros. Esta victoria en lo militar fue poco más que anecdótica, Demetrio contaba aún con gran poder, aunque en lo político fue decisiva. Los macedonios empezaron a admirar a Pirro por su valentía, viendo el reflejo más cercano a Alejandro Magno de entre todos los reyes. En cambio, Demetrio era todo opulencia y ostentación y su fama de llevar una vida lujosa y disoluta le era molesta al pueblo.

Una de las esposas de Pirro, Lanassa, hija de Agatocles rey de Siracusa, estaba molesta con el epirota “por ser más devoto a sus esposas bárbaras que a ella”. Con lo cual se retiró a la estratégica isla de Corcira (que había sido entregada a Pirro como dote por Agatocles) e invitó a Demetrio a casarse con ella, consiguiendo, de paso, el control de la isla, en la que colocó una guarnición.

La situación resultó ser más favorable de lo que él mismo hubiera esperado, y apareció una nueva esperanza cuando una vez más logró reunir soldados y suministros. De Plutarco se sabe que durante ese período restauró a Tebas su constitución tradicional, mientras que por enésima vez sitió la ciudad de Atenas, que no se había puesto de su lado, sino que se puso del lado de Pirro. El asedio se resolvió, sin embargo, tras la mediación del filósofo Kratis, un hombre de gran reputación.

Asentado firmemente en el poder, controlando casi toda Grecia, Macedonia y el Egeo, en 289 AC, planeó una empresa titánica: recuperar todos los territorios de su padre (Antígono, que murió en la cumbre de su poder en la batalla de Ipsos, en el 301 AC). Para ello firmó una sorprendente paz con el rey Pirro, asegurándose así sus espaldas. Luego hizo preparativos adecuados a la grandeza del objetivo, levantando un ejército según Plutarco de “98.000 infantes y cerca de 12.000 jinetes y estaba construyendo 500 naves en los puertos de El Pireo, Corinto, Calcis y Pella”.


Ante tal amenaza Lisímaco, Seleuco y Ptolomeo se aliaron contra él (al igual que hicieron contra su padre) y se pusieron en contacto con Pirro para que rompiera el tratado y atacara a Demetrio. Justo cuando pretendía ponerse en marcha, Demetrio se vio rodeado: una gran flota de Ptolomeo se presentó en el Egeo e instigaba a Grecia; Lisímaco atacó Macedonia desde sus territorios en Tracia; y Pirro se unió atacando desde el Oeste.

Demetrio dejó al cargo de los asuntos de Grecia a su hijo Antígono Gonatas (que defendió con éxito El Pireo) y fue a socorrer Macedonia. Tras conseguir una gran victoria contra Lisímaco en Anfípolis llegó la noticia de que Pirro había tomado la ciudad de Beroea (actual Veria), una importante ciudad en el centro de Macedonia; y al extenderse las nuevas entre sus hombres estos empezaron a desertar al bando de Lisímaco.

Decidió entonces volverse contra Pirro. Lisímaco era macedonio y muy conocido entre los suyos por sus hazañas junto a Alejandro Magno, pero el epirota era un extranjero al que nunca se unirían los macedonios. Pero Demetrio estaba tristemente equivocado en su conjetura. “Los macedonios siempre admiraron su distinguido valor, y en la antigüedad se habían acostumbrado a pensar que el mejor hombre del campo era el más digno de una corona”. Además, Pirro, muy astutamente había infiltrado a unos pocos de sus soldados en el campamento enemigo para inclinar voluntades a su favor.

Al principio se marcharon del campamento unos pocos de forma individual, luego grupos enteros y finalmente estalló un motín que obligó a Demetrio a abandonar el campamento en secreto, despojándose de sus ropas reales y ocultando su identidad con un simple manto y una kausia, y retirarse a Casandrea. Todo su ejército quedó entonces en manos de Pirro, que fue proclamado rey. Pero Lisímaco le exigió repartir con él Macedonia, a lo que el epirota no se pudo negar, pues era consciente de que no disponía de fuerzas y apoyos suficientes para combatir con el rey de Tracia. El país quedaba nuevamente dividido.

Antígono Gonatas, hijo de Demetrio, se había quedado guardando las posesiones en Grecia, pero pese a sus esfuerzos no pudo evitar la rebelión de Atenas, apoyada por Pirro, que acudió en su ayuda cuando fue atacada; aunque si mantuvo el control de El Pireo pese a los posteriores intentos atenienses de hacerse con ella.

Campaña de Demetrio en Asia Menor (286-285 AC)

El poder de Demetrio parecía menguar a cada instante, pero renaciendo de sus cenizas, viajó a Grecia donde recogió a todos sus amigos y oficiales, un total de 11.000 infantes y algo de caballería. Firmó la paz con Pirro y desembarcó en Asia Menor en 286 AC, donde pretendía tomar las provincias de Caria y Lidia, pertenecientes a Lisímaco. Antígono Gonatas, una vez más, se quedó al mando de las guarniciones en Grecia.

En Mileto conoció a Eurídice, hermana de Fila y ex-reina de Egipto. Eurídice había abandonado a su marido, Ptolomeo, cuando mostró su favor a su despiadada amiga Berenice I. Allí se dispuso que Demetrio se casara con Eurídice. Pero el matrimonio no fue consumado. La pareja tuvo un hijo, también llamado Demetrio, que reinó cuando alcanzó la mayoría de edad en Cirene.

Después de las ceremonias, Demetrio abordó la ocupación de las ciudades de Asia Menor. Muchas de ellas fueron tomadas por la fuerza como Sardes, otras abrieron las puertas tras la rendición de los militares que los gobernaban. Algunos oficiales de Lisímaco se unieron a su causa llevando consigo dinero y tropas. Lisímaco, alterado, reclamó ayuda a Pirro, que aprovechó para arrebatarle Tesalia a Antígono.
Todo parecía ir bien en la empresa asiática de Demetrio, pero sin embargo, cuando Agatocles, el hijo de Lisímaco y un soldado capaz, apareció en escena con un poderoso ejército, Demetrio se retiró a Frigia, calculando llegar a Armenia e instigar una revuelta en Media. Agatocles lo siguió de cerca, avergonzándolo a él y a sus hombres, que estaban atormentados por el hambre, las enfermedades y las penurias. El final de esa situación fue la pérdida de 8.000 hombres.
Con los hombres que le quedaban, y dado que Agatocles había bloqueado los pasos de la cordillera de Tauro, Demetrio huyó a Tarso en Cilicia. Allí escribió una carta desesperada a Seleuco, describiendo su difícil situación y citando los lazos familiares de las dos Casas, y pidiéndole suministros (invierno 286-5 AC). Al principio, Seleuco estaba emocionado por la situación, y accedió, pero pronto sus asesores lo persuadieron de que aprendiera de la historia y no dejara que Demetrio se quedara tranquilo en esa región. Por un lado, le permitió pasar el invierno en Cataonia; por otro lado, exigió rehenes por su servicio, mientras fortificaba los pasos a Siria.

Entonces Demetrio, sacando fuerzas de la desesperada situación en la que se encontraba, se enfrentó con éxito a los soldados de Seleuco en varios lugares, saqueando el campo y finalmente ocupando los pasos. Esto elevó la moral tanto para él como para sus hombres. Por su parte, Seleuco dudaba mucho en enfrentarse a Demetrio, que estaba conmovido por la desesperación de una bestia herida, y lamentablemente para él ya había rechazado la ayuda ofrecida por Lisímaco, en quien no confiaba en absoluto. Salió de su apuro cuando Demetrio cayó gravemente enfermo durante cuarenta días completos, con el resultado de que su ejército, descabezado, se debilitó considerablemente. Cuando se recuperó, Demetrio se dirigió al principio contra Cilicia, pero finalmente cruzó repentinamente el monte Amanos y saqueó las llanuras.

Cuando apareció Seleuco con su ejército y acampó en la zona, Demetrio decidió atacarlo moviéndose durante la noche. Desafortunadamente para él, algunos desertores advirtieron a su enemigo. A pesar de su intento de escapar, finalmente estalló una batalla entre los dos ejércitos en la que participaron personalmente los dos reyes. Durante el transcurso de la misma hubo una gran ola de deserciones hacia el campamento de Seleuco, lo que hizo que Demetrio se diera cuenta de que todo había terminado. Huyó con algunos seguidores a un bosque, desde donde tenía la intención de escabullirse hacia el mar donde esperaba su flota. Cuando esto resultó imposible y se perdieron más hombres, a Demetrio se quedó con una sola opción: rendirse.

Cautiverio y muerte de Demetrio (285-283 AC)

Cuando los mensajeros de Demetrio llegaron a Seleuco, este último, en un despliegue de magnificencia, ordenó los preparativos para una magnífica recepción y envió un mensaje de consuelo a Demetrio, recordándole que eran aliados y parientes. Pero cuando observó que sus cortesanos comenzaron a hacer una carrera para ver quién debía ser el primero en mostrar su amistad con Demetrio, quien parecía ser una persona de gran influencia en los asuntos del país, se sintió invadido de inmediato por la envidia y la ansiedad. Y justo cuando Demetrio comenzaba a pensar que su situación no era tan espantosa como había esperado, llegó el general Pausanias con mil infantes y jinetes, y habiendo expulsado a todos, condujo a Demetrio no a Seleuco, sino al Cherronisos sirio.

Allí, durante el resto de sus días, estuvo custodiado por una fuerte guardia. Sin embargo, Seleuco se aseguró de su alojamiento relativamente cómodo y lujoso, con sirvientes, paseos y cacerías reales, acceso gratuito de sus amigos que deseen visitarlo y mensajes optimistas de Seleuco sobre su futura liberación de sus hijos, Antíoco y Estratónice.
Demetrio, sin embargo, envió un mensaje a su hijo, Antígono, y a sus aliados y comandantes en Atenas y Corinto, para que no confiaran en ninguna carta con su sello y lo consideraran muerto, entregando el poder que le quedaba a su hijo. Antígono, al enterarse de la suerte corrida por su padre, se angustió profundamente y, siempre vestido de luto, comenzó a escribir cartas donde podía, y especialmente a Seleuco, suplicando la liberación de su padre, ofreciéndose incluso a cambio como rehén. Muchas ciudades y gobernadores elogiaron la propuesta, y solo Lisímaco le ofreció a Seleuco una gran suma de dinero a cambio de la vida de Demetrio. Sin embargo, Seleuco, a quien siempre le disgustó Lisímaco, encontró esta propuesta bárbara e inhumana.

Demetrio finalmente se adaptó a su nueva vida e inicialmente se aseguró de practicar deportes y mantenerse en buena condición física. Pero a medida que pasaba el tiempo, empezó a tratar las cosas con indiferencia y se entregó a la bebida y al juego, con lo que dejó pasar el tiempo. Plutarco especula que o con la borrachera olvidó el dolor del cautiverio, o finalmente descubrió la alegría de la vida en paz de la que se privó por su ambición y sed de nuevas conquistas.

Y así, Demetrio, después de tres años de cautiverio en Cherronisos, finalmente se enfermó, probablemente debido a su estilo de vida sedentario y lujoso, y murió en el año 283 AC, a los 54 años de edad.

Según Plutarco, Seleuco estaba muy molesto por el evento y lamentó las sospechas que había albergado contra Demetrio. Antígono movilizó toda una flota para recibir la urna con las cenizas de su padre en medio del mar. Las hidrias (vasijas de cerámica) fueron decoradas con emblemas reales y la recepción del barco en Corinto se desarrolló con toda pompa y circunstancia. Después de que se rindieron los honores reales, Antígono llevó los restos de su padre para ser enterrados en Demetrias, la ciudad que su padre había fundado en Magnesia.

Batalla de Corupedio (281 AC)

Una vez derrotado Demetrio, Lisímaco se sintió seguro para atacar las posesiones de Antígono Gonatas en Grecia y de romper su tratado con Pirro, enfrentarse a él y hacerse con el resto de Macedonia y toda Tesalia, que había sido arrebatada por Pirro a Antígono Gonatas en el 286 AC (salvo la ciudad de Demetrias). Cayó de pronto sobre el epírota, cortando sus trenes de suministros de su campamento en Edesa; al tiempo que mandaba cartas a los principales hombres de Macedonia, reprendiéndolos por haber elegido como rey a un extranjero y atrayéndolos a su bando. Viendo que la situación se hacía insostenible “Pirro se alarmó y partió con sus epirotas y fuerzas aliadas, perdiendo así Macedonia precisamente cuando la había conseguido.”

Lisímaco tenía el control de Macedonia, Tesalia, Tracia y gran parte de Asia Menor. La guerra no cesó, devastó Épiro, se anexionó de Peonia y conquistó algunas ciudades de Asia Menor, como Heraclea Póntica, Tius y Amastris.

Lisímaco, se había aliado con Ptolomeo I Soter antes de que abdicara, y se casó por segunda vez con una hija suya, llamada Arsínoe. Lisímaco tenía otro hijo llamado Agatocles. Arsínoe encizañó contra él asegurando que tramaba asesinar a su padre para acceder al trono. Fue tan persuasiva que finalmente Lisímaco hizo matar a su hijo Agatocles en el 283 AC. Este acto tuvo devastadoras consecuencias para Lisímaco. Lisandra, la viuda de Agatocles huyó a la corte de Seleuco junto con algunos partidarios, entre los que se encontraba Filetero, el gobernador de Pérgamo, ciudad donde Lisímaco guardaba un tesoro de nada menos que de 9.000 talentos. Y ya en Babilonia Lisandra convenció a Seleuco para hacerle la guerra al nuevo rey de Macedonia.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/ejercito-seleucida.png 2183w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/ejercito-seleucida-300x139.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/ejercito-seleucida-1024x476.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/ejercito-seleucida-768x357.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/ejercito-seleucida-1536x713.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/ejercito-seleucida-2048x951.png 2048w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/ejercito-seleucida-100x46.png 100w
Ejército seleúcida: disponía de caballería con jinetes pesados y arquero a caballo, infantería con falangitas pantodapoi o locales y katoikoi o colonos griegos; Carros de guerra falcado y elefantes de guerra hindúes

En el año 285 AC, cuando tenía 82 años, Ptolomeo I abdicó a favor de su hijo, el más joven Ptolomeo Filadelfo o Ptolomeo II, Ptolomeo quería que su sucesor fuera prudente y capaz de mantener a distancia a Seleuco y a sus sucesores. Murió dos años después, siendo el único de los diádocos que falleció de muerte natural, todos los demás murieron de forma violenta.

Seleuco reinaba sobre el este de Turquía, Siria, Líbano, Israel, Irak e Irán decidió atacar a Lisimáco, ambas fuerzas se encontraron en Corupedio, sin que se conozca la fecha exacta.

Se estima que Seleúco desplegó 31.500 infantes, 9.500 jinetes, 60 elefantes y 15 carros de guerra falcados. Lisímaco desplegó 51.000 infantes, 8.300 jinetes y 25 elefantes de guerra.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/guerras-de-los-diadocos--enfrentamiento-entre-elefantes-1024x931.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/guerras-de-los-diadocos--enfrentamiento-entre-elefantes-300x273.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/guerras-de-los-diadocos--enfrentamiento-entre-elefantes-768x699.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/guerras-de-los-diadocos--enfrentamiento-entre-elefantes-1536x1397.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/guerras-de-los-diadocos--enfrentamiento-entre-elefantes-100x91.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/guerras-de-los-diadocos--enfrentamiento-entre-elefantes.png 1814w
Guerras de los diádocos. Enfrentamiento entre elefantes. Se trata de elefantes africanos que solo llevaban 2 tripulantes y el conductor.

Posiblemente, desplegaron a la manera tradicional con la caballería en las alas y la infantería en el centro. No se sabe casi nada de la batalla misma, excepto que ambos reyes, que ya tenían una edad avanzada (rondarían los 70 años), combatieron cuerpo a cuerpo y que Seleuco ganó la batalla. Lisímaco murió durante el transcurso de la misma cuando un soldado heracleo llamado Malaconlo mató de un lanzazo.

Tampoco se conoce con seguridad el extraño papel interpretado por Ptolomeo Cerauno (Rayo), el hijo mayor de Ptolomeo que había recibido asilo con Lisímaco. Ceruano cambió de bando después de la batalla y se convirtió en un aliado de Seleuco.

Otra de las estrellas en Corupedio es Philetaros, el general de Pérgamo cuyos éxitos militares allanaron el camino para un reino independiente en Asia Occidental.

Tras la muerte de Lisímaco, parte de Tracia pasó a engrosar el reino de Macedonia y la otra parte el reino de Asia Menor, de la dinastía de los Seleucos.

Aunque la victoria le dio a Seleuco el control nominal de casi todo el imperio alejandrino excepto Egipto, esta batalla no cambió prácticamente nada. Seleuco fue asesinado poco después de la contienda en el 281 AC por Ptolomeo Cerauno y que había hecho una alianza con Pirro de Epiro; Seleúco fue sucedido en el trono por su hijo Antíoco I Sóter.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/guerreros-macedonios-siglo-iii-ac.png 1270w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/guerreros-macedonios-siglo-iii-ac-225x300.png 225w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/guerreros-macedonios-siglo-iii-ac-769x1024.png 769w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/guerreros-macedonios-siglo-iii-ac-768x1023.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/guerreros-macedonios-siglo-iii-ac-1154x1536.png 1154w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/guerreros-macedonios-siglo-iii-ac-100x133.png 100w
Guerreros macedonios siglo III AC. Jinete y hoplita, ambos llevan la cabeza de la Gorgona que al parecer daba la divina protección. Lo extraño es ver al jinete con un escudo. Autor Ángel García Pinto

Cuando Antígono, hijo de Demetrio Poliorcetes, se enteró de lo sucedido en la batalla de Corupedio, intentó cruzar a Macedonia, marchando en primavera de 280 AC con su ejército y su flota para tratar de sacar provecho. Con la muerte de cada rey se abría una suerte de posibilidades para los demás aspirantes y el que diera el golpe más rápido y certero se haría con los despojos del caído. Sin embargo, Ptolomeo Cerauno había tomado la iniciativa y a Antígono no le quedó otra que presentar batalla y derrotarlo. A Ptolomeo no se asustó y salió a hacerle frente con la flota de Lisímaco.

Ambos contaban con una fuerte flota y la batalla naval debió tener lugar en algún punto entre Lisimaquia y la península Calcídica y fue favorable a Cerauno gracias a la valentía de las naves de Heraclea. Venció a Antígono Gónatas y se nombró rey Macedonia. A continuación pidió a su hermana Arsínoe que se case con él, y después de la ceremonia mató a los dos hijos de Arsínoe. Esta huyó a Egipto y se casó con su otro hermano Ptolomeo II Filadelfos.

Una vez había resuelto los problemas internos más apremiantes, Ptolomeo quiso protegerse del exterior. Arregló una alianza con el rey epirota Pirro, peligroso vecino dado su espíritu aventurero y su carácter ambicioso. Pirro ya estaba planeando la invasión de Italia ante la petición de ayuda de la ciudad de Taras (Tarento) contra Roma. Asía que la facilitó 5.000 infantes, 4.000 jinetes y 50 elefantes para su aventura.

Ceruano moriría en una batalla contra los gálatas en el 279 AC. Fue sucedido por su hermano Maleagro, que solo duró dos meses siendo depuesto por el ejército, tras varios sucesores que reinaron algunos meses, llegó al poder Antígono II Gónatas, hijo de Demetrio I Poliorcetes, instalando la dinastía Antigónida en Macedonia.

Hacia el año 270 AC, solamente quedaron 3 dinastías diádocas:

  • Dinastía Antigónida en Europa
  • Dinastía Seléucida en Asia
  • Dinastía Ptolemaica en Egipto
Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2014-04-29. Última modificacion 2021-12-27.
Valora esta entrada