Edad Antigua Guerras de los diadocos Batalla de Corupedio (281 AC) y final de los Diádocos

Cargando anuncio...

La batalla de Corupedio (también llamada Curupedión) fue la última batalla de los Diádocos. Tuvo lugar en el año 281 AC, entre los ejércitos de Lisímaco y Seleuco I.

Demetrio se había refugiado en Macedonia con Casandro, cuando murió este de hidropesía en el año 297 AC, para llegar al poder arrojó del trono a los hijos del Casandro, que eran Alejandro V, Filipo IV y Antípater I, mandando matar en el 295 AC al llamado Filipo IV. Demetrio fue rey en activo de Macedonia desde el 294 al 285 AC, año en que se vio obligado a capitular ante Seleuco I Nikátor de Siria.

Lisímaco había reinado en Tracia durante décadas y también en algunos lugares del oeste de Turquía desde la batalla de Ipsos. En el 288 AC invadió Macedonia y aliándose con Pirro de Epiro tomó prisionero a Demetrio a quien expulsó después. Demetrio se refugió entonces con Seleuco I Nikátor, que ya era rey de Babilonia y Siria. Después se entregó a la bebida y murió a los dos años, en el 283 AC.

En el año 285 AC, cuando tenía 82 años, Ptolomeo I abdicó a favor de su hijo, el más joven Ptolomeo Filadelfo o Ptolomeo II, Ptolomeo quería que su sucesor fuera prudente y capaz de mantener a distancia a Seleuco y a sus sucesores. Murió dos años después, siendo el único de los diádocos que falleció de muerte natural, todos los demás murieron de forma violenta.

Lisímaco, se había aliado con Ptolomeo I Soter antes de abdicar, y se casó por segunda vez con una hija de éste, llamada Arsínoe. Lisímaco tenía ya otro hijo llamado Agatocles. Arsínoe encizañó contra él asegurando que tramaba asesinar a su padre para acceder al trono. Fue tan persuasiva que finalmente Lisímaco hizo matar a su hijo Agatocles. Este acto provocó una gran sublevación que no le favoreció nada. Después de estos sucesos, Lisandra, la viuda de Agatocles huyó a la corte de Seleuco I a quien persuadió para que se enfrentara con Lisímaco.

Seleuco reinaba sobre el este de Turquía, Siria, Líbano, Israel, Irak e Irán decidió atacar a Lisimáco, ambas fuerzas se encontraron en Corupedio, sin que se conozca la fecha exacta.

Se estima que Seleúco desplegó 31.500 infantes, 9.500 jinetes, 60 elefantes y 15 carros de guerra falcados. Lisímaco desplegó 51.000 infantes, 8.300 jinetes y 25 elefantes de guerra.

Ejército seleúcida: disponía de caballería con jinetes pesados y arquero a caballo, infantería con falangitas pantodapoi o locales y katoikoi o colonos griegos; Carros de guerra falcado y elefantes hindúes

Ejército seleúcida: disponía de caballería con jinetes pesados y arquero a caballo, infantería con falangitas pantodapoi o locales y katoikoi o colonos griegos; Carros de guerra falcado y elefantes hindúes

Ejército seleúcida: disponía de caballería con jinetes pesados y arquero a caballo, infantería con falangitas pantodapoi o locales y katoikoi o colonos griegos; Carros de guerra falcado y elefantes de guerra hindúes

Posiblemente desplegaron a la manera tradicional con la caballería en las alas y la infantería en el centro. No se sabe casi nada de la batalla misma, excepto que ambos reyes, que ya tenían una edad avanzada (rondarían los 70 años), combatieron cuerpo a cuerpo y que Seleuco ganó la batalla. Lisímaco murió durante el transcurso de la misma.

Tampoco se conoce con seguridad el extraño papel interpretado por Ptolomeo Cerauno (rayo), el hijo mayor de Ptolomeo que había recibido asilo con Lisímaco. Ceruano cambió de bando después de la batalla y se convirtió en un aliado de Seleuco.

Otra de las estrellas en Corupedio es Philetaros, el general de Pérgamo cuyos éxitos militares allanaron el camino para un reino independiente en Asia Occidental.

Tras la muerte de Lisímaco, parte de Tracia pasó a engrosar el reino de Macedonia y la otra parte el reino de Asia Menor, de la dinastía de los Seleucos.

Guerreros macedonios siglo III AC. Jinete y hoplita, ambos llevan la cabeza de la gorgona que al parecer daba la divina protección. Lo estraño es ver al jinete con un escudo. Autor Angel García Pinto

Guerreros macedonios siglo III AC. Jinete y hoplita, ambos llevan la cabeza de la Gorgona que al parecer daba la divina protección. Lo extraño es ver al jinete con un escudo. Autor Ángel García Pinto

Aunque la victoria le dio a Seleuco el control nominal de casi todo el imperio alejandrino excepto Egipto, esta batalla no cambió prácticamente nada. Seleuco fue asesinado poco después de la contienda en el 281 AC por Ptolomeo Cerauno y que había hecho una alianza con Pirro de Epiro; Seleúco fue sucedido en el trono por su hijo Antíoco I Sóter.

Ceruano venció a Antígono Gónatas y se nombró rey Macedonia. A continuación pidió a su hermana Arsínoe que se case con él, y después de la ceremonia mató a los dos hijos de Arsínoe. Ésta huyó a Egipto y se casa con su otro hermano Ptolomeo II Filadelfos.

Ceruano murió en una batalla contra los gálatas en el 279 AC, siendo sucedido por su hermano Maleagro, que solo duró dos meses siendo depuesto por el ejército, tras varios sucesores que reinaron algunos meses, llegó al poder Antígono II Gónatas, hijo de Demetrio I Poliorcetes, instalando la dinastía Antigónida en Macedonia.

Hacia el año 270 AC, sólo quedaron 3 dinastías diádocas:

  • Dinastía Antigónida en Europa.
  • Dinastía Seléucida en Asia.
  • Dinastía Ptolemaica en Egipto.
Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2014-04-29. Última modificacion 2017-02-02.