Edad Antigua Guerras de los diadocos Batalla de Paraiticene (317 AC)

La tentativa de atravesar el río Coprates fue un desastre, donde Antígono perdió miles de hombres, así que decide remontar hacia Media. Eumenes se retira hacia Persia, al sudeste.

Entonces, Antígono emprende el proyecto de sorprender a su adversario en sus cuarteles de invierno. Por caminos escarpados, estimados impracticables para un ejército, cae sobre los acantonamientos diseminados de Eumenes.

En el otoño de 317 AC, Eumenes movilizó su ejército contra el de Antígono. Ambos ejércitos reconocieron las fuerzas adversarias, en los que hubo varias escaramuzas de caballería y Eumenes decidió dirigirse a la ciudad de Gabiene que ofrecía recursos y suministros, Antigono le persiguió y le obligó a presentar batalla en las tierras de los paraitacenos, al noreste de Susa.

Antígono contaba con 28.000 infantes, 9.000 jinetes y 65 elefantes, Eumenes contaba con 35.000 infantes, 6.000 jinetes y 120 elefantes.

Ejército de los diádocos. Elefantes de guerra asiáticos. A la izquierda elefantes y caballería, autor José Daniel Cabrera Peña; a la derecha elefantes e infantería en donde se aprecia los argiraspidos y falangitas, autor Christos Giannopoulos

Ejército de los diádocos. Elefantes de guerra asiáticos. A la izquierda elefantes y caballería, autor José Daniel Cabrera Peña; a la derecha elefantes e infantería en donde se aprecia los argiraspidos y falangitas, autor Christos Giannopoulos

Ejército de los diádocos. Elefantes de guerra asiáticos. A la izquierda elefantes y caballería, autor José Daniel Cabrera Peña; a la derecha elefantes e infantería en donde se aprecia los argiraspidos y falangitas, autor Christos Giannopoulos.

Despliegue inicial

Eumenes en su flanco izquierdo 3.150 jinetes ligeros apoyada peltastas y cubierta por 45 elefantes bajo el mando de Anfímaco. En el centro 3.000 hipaspistas de Susa mandados por Teatomos, 3.000 argiraspidos o escudos de plata (eran los hipaspistas de Alejandro que se cambiaron de nombre tras la batalla de Hidaspes para distinguirse de otros hipaspistas y que contarían entre 50 y 60 años) mandados por Antígenes, a continuación 12.000 mercenarios hoplitas y 12.000 falangitas nativos o pantodapoi cubiertos por 75 elefantes e infantería ligera. En el ala derecha bajo su mando, dispuso 2.300 jinetes pesados de los cuales 800 eran compañeros mandados por Tepolemos.

Pantedopoi o falange nativa. Pasaron a ser el el nucleo de los ejércitos de los diadocos, ya que los macedonios eran cada vez más reacios a abandonar su patria. Su equipamiento era más ligero y asequible, aunque mantenían la sasissa como arma principal, llevaban un yelmo frigio o tipo pilos, pero es muy probable que no llevasen grevas, y como espada la xiphos. No eran ni tan disciplinados ni entrenados como los pezetairoi o compañeros a pie.

Pantedopoi o falange nativa. Pasaron a ser el el núcleo de los ejércitos de los diadocos, ya que los macedonios eran cada vez más reacios a abandonar su patria. Su equipamiento era más ligero y asequible, aunque mantenían la sarissa como arma principal, llevaban un yelmo frigio o tipo pilos, pero es muy probable que no llevasen grebas, y como espada la recta o xiphos. No eran ni tan disciplinados ni tan entrenados como los pezetairoi o compañeros a pie.

Falange macedonia o pezetairoi

Falange macedonia o pezetairoi o campañeros de a pié. Autor Johnny Shumate

Antígono dispuso su ejército en orden oblicuo, en su ala derecha colocó 5.000 jinetes, de los cuales 1.000 eran arqueros montados y 2.000 tarantinos armados con jabalinas y escudo pequeño bajo su mando y de su hijo Demetrio. En el centro colocó 8.000 falangitas macedonios bajo el mando de Policrates, a continuación 8.000 falangitas nativos o pantodapoi bajo el mando de Hipostratos, 3.000 licios y paflagonios y a continuación 6.000 hoplitas mercenarios, delante colocó los 65 elefantes protegidos por peltastas y arqueros. En su ala izquierda desplegó 3.500 jinetes entre los que estaban 1.000 compañeros al mando de Peitón.

Batalla de Paraiticene, despliegue inicial

Batalla de Paraiticene 317 AC, despliegue inicial

Primera Fase

La batalla la comenzó Antígono  con una carga de la  caballería dirigida por Peitón, que atacó la caballería pesada de Tepolemos, quién la rechazó y dispersó.

En el centro mientras tanto, las falanges se enzarzaron en lucha, logrando ventaja Eumenes debido a la habilidad de los argiráspidos o antiguos hipaspistas, que eran muy veteranos. Con su caballería ligera en desbandada y su falange siendo rechazada, la situación parecía grave para Antígono.

Batalla de Paraiticene, primera fase

Batalla de Paraiticene, primera fase

Segunda Fase

Sin embargo, Antígono se dio cuenta de que el fuerte avance de los argiráspidos los había llevado a adelantarse a sus compañeros, dejando al descubierto un hueco en el flanco derecho entre el centro y su caballería. En una audaz maniobra penetra por el hueco y desbarata la caballería de Eumenes. Una derrotado el flanco izquierdo de Eumenes, Antígono mandó una parte de su caballería pesada cargar contra la retaguardia de los argiráspidos y la otra parte, atacar a la caballería del flanco derecho adversaria.

Batalla de Paraiticene, segunda fase

Batalla de Paraiticene 317 AC, segunda fase

Batalla de Paraiticene 317 AC. Los argiráspidos de Eumenes mandados por Antígenes, atacan a los falangitas macedonios de Antigono mandados por Policrátes (los argiráspidos no llevaban sarisa como aparece en la imagen, sino lanza de acometida) . Autor Johnny Shumate.

Batalla de Paraiticene 317 AC. Los argiráspidos de Eumenes mandados por Antígenes, atacan a los falangitas macedonios de Antigono mandados por Policrátes (los argiráspidos no llevaban sarisa como aparece en la imagen, sino lanza de acometida) . Autor Johnny Shumate.

El ataque fue un éxito, y consiguió equilibrar la balanza evitando la que parecía inevitable victoria de Eumenes. La intensidad de la batalla disminuyó entonces, con ambos bandos tratando de reagrupar sus unidades hasta el ocaso, en que Eumenes mandó retirar a las tropas dejando el campo de batalla para Antigono, que se hizo cargo de muertos y heridos.

Secuelas

Antígono el Tuerto se proclamó el vencedor, si bien sus bajas fueron mayores, con 3.700 infantes muertos y cerca de 4.000 heridos. Las fuerzas de Eumenes tuvieron solo 540 infantes muertos y cerca de 1.000 heridos.

En las jornadas posteriores al choque, los dos contendientes se alejaron el uno del otro para establecer sus cuarteles de invierno, manteniendo una distancia prudencial para no perder sus posiciones. Al año siguiente se libraría la batalla definitiva en Gabiene.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2014-04-29. Última modificacion 2017-02-02.