Edad Antigua Guerras de los diadocos Cuarta Guerra de los Diádocos (308 – 301 AC)
Cuarta Guerra de los Diádocos (308 – 301 AC)

Antecedentes

Los éxitos de Seleuco en las satrapías orientales cayeron como una bomba cuando fueron conocidas en el Oeste del Imperio, tanto por parte de Ptolomeo y sus aliados como por Antígono. Ptolomeo aprovechó la supuesta debilidad de Antígono y, olvidándose de una paz que para él era sólo un respiro en la gran guerra, reanudó las hostilidades sin previo aviso. Repetía así su actitud cuando le tomó Cirene a Pérdicas. Y aliviaba a Seleuco de la presión que pudiera ejercer sobre él Antígono al abrir un nuevo frente de hostilidades.

En el 309 AC, Casandro ordenó a Glaucias que lo asesinara al pequeño Alejandro IV de 12 años y su madre Roxana, y la orden se cumplió con el envenenamiento de ambos. De esta forma Casandro eliminaba el único obstáculo que impedía su dominio total sobre Macedonia y a la vez terminaba con el último representante real. Ninguno de los diádocos protestó.

Tras el asesinato del pequeño Alejandro, Antígono tomó el título de basileus que significa rey, iniciativa en la que le siguieron, para no ser menos, los restantes diádocos, comenzando entre ellos la lucha por el poder.

Se enfrentaron las fuerzas coaligadas de Ptolomeo I (faraón de Egipto), de Seleuco (emperador de Babilonia y de los sátrapas orientales), de Casandro (rey de Macedonia) y de Lisímaco (soberano de Tracia) contra los ejércitos de Antígono y de su hijo Demetrio I Poliorcetes («asediador de ciudades»).

Guerra en Grecia

Antígono contaba con sus dos hijos, Demetrio y Filipo, y con un sobrino, Polemón, enviado a Grecia y en pugna con Casandro. En un momento dado quedó claro que Antígono iba a dejar el trono a sus dos hijos y que Polemón sería relegado. O eso al menos lo que pensaba, ya que se pasó con armas y bagajes al bando de Casandro. No contento con esto, Polemón se ganó la adhesión del gobernador de la Frigia situada bajo el Helesponto, que también se declaró partidario de Polemón, y de Casandro, por tanto. Esto privó a Antígono de sus conquistas en Grecia y le abría un nuevo frente al Norte, a dos pasos de su capital, Antigonea. Además, tenía que hacer frente a la rebelión de Seleuco, allá abajo en Mesopotamia y demás satrapías orientales, y a los nuevos ataques de Ptolomeo en Cilicia.

En 307 AC, Demetrio recibió de su padre una poderosa flota y tropas (250 barcos y 5.000 talentos de plata según Plutarco) para arrebatar la Grecia continental a la influencia de Casandro y Ptolomeo, independientemente del hecho de que el tratado del 311 AC, estipulaba explícitamente la autonomía de las ciudades griegas. El primer objetivo era Atenas, cuyo comandante militar durante una década era el filósofo y político Demetrio el Falerita.

Demetrius zarpó de Éfeso con potentes e innovadoras máquinas de asedio en su arsenal. Se acercó a la costa sin ningún problema, ya que la guarnición inicialmente pensó que se trataba de la flota ptolemaica. El asedio de Atenas comenzó con un feroz ataque contra El Pireo. El mismo Demetrio el Falereo se opuso a él, así como Dionisio, comandante de la fortaleza del puerto en Munichia. Al cabo de un día aproximadamente, el Pireo fue tomado y, como resultado, Demetrio se volvió contra Munichia por tierra y mar. Dionisio tenía la ventaja del terreno, pero Demetrio, por un lado, tenía un equipo poderoso y, por otro lado, tenía el lujo de rotar constantemente a sus soldados para que no estuvieran agotados. Después de dos días difíciles, cuando las murallas estaban casi destruidas, los defensores se rindieron y Dionisio fue capturado con vida. Demetrio el Falereo ya había asegurado su escape por acuerdo, se dirigió primero a Tebas y luego a la corte de Ptolomeo en Egipto.

La fortaleza de Munichia fue arrasada. De manera similar, poco antes o poco después de la captura final de esta fortaleza, Demetrio permitió la salida con honores de los megarianos que eran la guarnición macedonia de la ciudad.

De esta manera Atenas, que había perdido su autonomía durante la guerra de Lamia quince años antes, recuperó su antigua constitución democrática tradicional. Los ciudadanos expresaron su gratitud con extravagantes honores: votaron para erigir estatuas de oro de Demetrio y Antígono, la adición de dos tribus a las diez ya existentes, que se llamarían «Demetrias» y «Antigonis«, la celebración anual de juegos anuales en su honor con ceremonias y sacrificios, y el tejido de sus retratos en el velo de la estatua de la diosa Atenea. A su vez, Antígono les concedió una gran cantidad de trigo y madera para la construcción de un centenar de barcos, además de la isla de Imbros.

Guerra en Asia Menor

Antígono era todo un carácter y se dispuso a hacer frente a la nueva situación como si fuera joven. Para reducir al gobernador de la Frigia reunió un pequeño ejército y lo puso al mando de su hijo menor, Filipo. Su hijo mayor, Demetrio, partió con otro ejército a rechazar a Ptolomeo de las costas de Cilicia. Una vez rechazadas las tropas de Ptolomeo de la costa de Cilicia, quien no profundizó en absoluto, pues solamente quería distraer fuerzas, Demetrio fue enviado a Babilonia.

Como Ptolomeo seguía dando guerra y estaba sitiando Halicarnaso, capital de la Caria, en la parte inferior Asia Menor, Demetrio recibió orden de su padre de dejar una parte de su ejército en Babilonia y con el resto subir y defender Halicarnaso. Cosa que hizo. Dejó la mitad en Babilonia, persiguiendo al huidizo ejército de Seleuco, y volvió sobre sus pasos, rumbo a Halicarnaso.

Demetrio liberó Halicarnaso, pues las tropas de Ptolomeo levantaron el cerco apenas se enteraron de que venían contra ellas Demetrio y su ejército. Y también que Seleuco, que había vuelto de sus satrapías orientales, reconquistó Mesopotamia y Babilonia con gran facilidad. De modo que al año siguiente, el 308 AC, tuvo que ser Antígono el que en persona se dirigiera a Mesopotamia para enfrentarse a Seleuco.

La sorpresa fue que el ejército de Seleuco derrotó a Antígono. Con ello Antígono regresó a Asia Menor y Seleuco tuvo campo libre para afianzar su control sobre las satrapías más orientales.

Antígono, dando por sentado la pérdida de parte de sus dominios orientales, se dirigió en la siguiente campaña hacia el oeste, para recuperar los territorios vendidos al enemigo por su traidor sobrino Polemón. Para ello contará con la ayuda de su hijo Demetrio, experto director de la flota.

Antígono reanudó la guerra, envió a su hijo Demetrio para recuperar el control de Grecia. En 307 AC tomó Atenas, y proclamó la ciudad libre de nuevo.

Conquista de Chipre 306 AC

Ataque a Chipre

Ptolomeo se había apoderado de la isla de Chipre y la utilizó como base de operaciones asaltar las costas de Siria y Asia Menor, territorios controlados por Antígono. A principios del 306 AC, Antígono resolvió eliminar esta amenaza y ordenó a su hijo Demetrio, que capturara la isla. Demetrio en ese momento estaba en Grecia, donde en el año anterior había derrocado la guarnición instalada en Atenas y junto con la vecina Megara, había restaurado un gobierno democrático y se alió con Demetrio.

Demetrio zarpó de Atenas en la primavera del 306 AC para capturar Chipre, fue acompañado por 30 cuatrirremes atenienses.

Cruzando el Egeo, Demetrio se dirigió a la costa de Caria, de donde pidió a los rodios que se unieran a él, según los términos de su alianza con su padre. Sin embargo, los rodios, que mantenían buenas relaciones con Ptolomeo, se negaron. Continuó hacia Cilicia donde fue reforzado con más tropas. Finalmente, cruzó a Chipre con un ejército de 15.000 infantes y 500 jinetes. Tenía una flota de 53 barcos pesados (7 heptereis, 10 hexereis, 20 quinqueremes) y más de 110 barcos más ligeros (trirremes y cuatrirremes), aunque los números exactos no están claros. Se le oponía el hermano de Ptolomeo, Menelao, quien disponía de 12.000 soldados de infantería, 800 de caballería y 60 barcos.

Demetrio desembarcó en la península de Karpasia en el noreste de la isla y estableció un campamento fortificado, protegido por una empalizada y un foso. Desde allí, comenzó a asaltar la zona y capturó las ciudades de Karpasia y Urania. Dejando allí su flota, marchó por tierra contra la ciudad de Salamina. Menelao se enfrentó a Demetrio en una batalla a unos cuarenta estadios (8 km) de la ciudad, pero su ejército de 12.000 infantes y 800 jinetes fueron derrotados en una breve batalla con grandes pérdidas (1.000 muertos y 3.000 capturados según Diodoro Sículo) y tuvo que retirarse detrás de sus murallas. Demetrio liberó a los cautivos y los reclutó para su ejército, sin embargo, pronto trataron de desertar, por lo que Demetrio los envió a su padre en Siria.

Después de la batalla, Menelao se apresuró a prepararse para resistir el asedio de Salamina, colocó catapultas en las murallas y envió mensajeros a su hermano en busca de ayuda. Demetrius también comenzó los preparativos para el primero de los asedios que le valió a Demetrio su apodo posterior de «Poliorcetes» («el Sitiador»): hábiles artesanos y grandes cantidades de madera y hierro fueron traídos de Asia para comenzar a construir grandes máquinas de asedio, incluidas dos grandes arietes encerrados en grandes marquesinas para protegerlos de los proyectiles, y una enorme torre de asedio móvil de nueve niveles llamada Helepolis, equipada con catapultas y ballistas en cada nivel, operada por una tripulación de más de 200 hombres.

Entonces Demetrio puso en acción su flota y su tren de asedio y asaltó la ciudad. Después de unos días, las máquinas de Demetrio abrieron una brecha en la muralla y su asalto posterior casi resultó decisivo, y solo fue detenido al anochecer. Durante la noche, Menelao recogió material inflamable y pudo prender fuego a las máquinas de asedio más grandes.

Mientras tanto, en respuesta a los llamamientos de su hermano, el propio Ptolomeo había zarpado de Alejandría a la cabeza de su flota. Llegó a Paphus, en la costa occidental de Chipre, al frente de 140 buques de guerra, todos cuatrirremes y quinquerremes, y de más de 10.000 hombres en 200 transportes. Según Plutarco, Ptolomeo dio un ultimátum a Demetrio para que abandonara Chipre, mientras que este último respondió con la oferta de que lo haría, si Tolomeo retiraba sus guarniciones de las ciudades de Sición y Corinto en Grecia.
Ptolomeo decidió intentar hacer una carrera nocturna desde Citium, alrededor del cabo Greko, a Salamina, con la esperanza de sorprender a Demetrio y combinar su flota con los 70 barcos de su hermano para que luego pudieran superar en número a Demetrio.

Demetrio fue informado de la llegada de Ptolomeo, tomó medidas para evitar que eso sucediera: equipó sus barcos con lanzadores de misiles, llevó a bordo a sus mejores tropas como marines y zarpó su flota para anclar en las afueras del puerto de la ciudad. Encerró a Menelao en el puerto y se interpuso entre las dos flotas enemigas. Esto significaba que Demetrio asumía un riesgo calculado de poder derrotar a Ptolomeo antes de que Menelao pudiera zarpar del puerto y atacarlo por la retaguardia.

Batalla naval de Salamina de Chipre (306 AC)

Cuando la flota de Ptolomeo apareció en la ciudad justo después del amanecer del día de la batalla, encontraron a la flota de Demetrius desplegada y esperándolos. Su flota había aumentado a unos 180 buques con los barcos capturados en Chipre, Demetrio concentró el grueso de su flota contra Ptolomeo, dejando solo 10 quinquerremes bajo Antístenes para bloquear la salida estrecha del puerto de Salamina y prevenir o al menos retrasar la intervención de Menelao.
Demetrio había reunido sus mejores barcos, los 7 heptereis fenicios, el escuadrón ateniense, y detrás de ellos 10 hexereis y 10 quinquerremes, a la izquierda, bajo el mando del almirante Medio de Larisa. Al parecer, Medio era el comandante general real de la flota, aunque el propio Demetrio también estaba presente en el ala izquierda de su buque insignia, un hepterei. Su centro comprendía los buques más ligeros de su flota, bajo el mando de Temisón de Samos y Marsias de Pella, mientras que el derecho estaba confiado a Hegésipo de Halicarnaso y Pleistias of Cos, que era el piloto principal (segundo al mando después de Medio) de la flota.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/conquista-de-chipre-y-batalla-naval-de-salamina-de-chipre-306-ac-1024x642.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/conquista-de-chipre-y-batalla-naval-de-salamina-de-chipre-306-ac-300x188.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/conquista-de-chipre-y-batalla-naval-de-salamina-de-chipre-306-ac-768x481.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/conquista-de-chipre-y-batalla-naval-de-salamina-de-chipre-306-ac-1536x963.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/conquista-de-chipre-y-batalla-naval-de-salamina-de-chipre-306-ac-100x63.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/conquista-de-chipre-y-batalla-naval-de-salamina-de-chipre-306-ac.png 1897w
Conquista de Chipre y batalla naval de Salamina de Chipre 306 AC

Ptolomeo rápidamente combinó su flota para reflejar las disposiciones de su oponente: ordenó que los transportes que llevaban a su ejército retrocedieran y reunió los barcos más grandes de su flota a su propia izquierda, que él mandó en persona. Según el historiador Richard Billows “la batalla fue en efecto una carrera para ver cuál de las dos dinastías podía derrotar primero al ala derecha del enemigo y girar para atacar el centro del enemigo”; con la duda añadida de si Menelao lograría o no escapar de Salamina a tiempo para intervenir.

Según Diodoro Sículo, quien proporciona el relato más completo, y probablemente más confiable, de la batalla, cuando las dos flotas estaban separadas por unos tres estadios, tanto Demetrio como Ptolomeo levantaron la señal para atacar (un escudo dorado), y el dos flotas se cargaron entre sí.

Diodoro de Sículo describió las acciones de embestida y abordaje, así como los intercambios de proyectiles, que dominaron la lucha:
Dispararon sus arcos y sus ballestas al principio, luego sus jabalinas en una ducha, a los heridos a los que estaban dentro del rango; luego, cuando los barcos se acercaron y el encuentro estaba a punto de producirse con violencia, los soldados de cubierta se agacharon y los remeros, espoleados por los señaleros, se inclinaron más desesperadamente sobre sus remos. Mientras los barcos navegaban juntos con fuerza y violencia, en algunos casos se lanzaban los remos unos a otros de modo que los barcos se volvían inútiles para huir o perseguir, y los hombres que estaban a bordo, aunque ansiosos por luchar, no podían unirse a la batalla; pero donde los barcos se habían encontrado de proa a proa con sus espolones, retrocedieron para otra carga, y los soldados a bordo se dispararon entre sí con efecto, ya que la marca estaba al alcance de cada parte. Algunos de los hombres, cuando sus capitanes habían dado un golpe de costado y los arietes estaban firmemente sujetos, saltaron a bordo de los barcos del enemigo, recibiendo y causando graves heridas; porque algunos de ellos, después de agarrarse a la barandilla de un barco que se acercaba, fallaron, cayeron al mar y de inmediato fueron muertos con lanzas por los que estaban encima de ellos; y otros, cumpliendo sus intenciones, mataron a algunos de los enemigos y, obligando a otros a recorrer la estrecha cubierta, los arrojaron al mar. En general, la lucha fue variada y llena de sorpresas: muchas veces los más débiles se llevaron la delantera por la altura de sus barcos”.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/batalla-naval-de-salamina-de-chipre-306-ac-1024x707.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/batalla-naval-de-salamina-de-chipre-306-ac-300x207.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/batalla-naval-de-salamina-de-chipre-306-ac-768x531.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/batalla-naval-de-salamina-de-chipre-306-ac-1536x1061.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/batalla-naval-de-salamina-de-chipre-306-ac-100x69.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/batalla-naval-de-salamina-de-chipre-306-ac.png 1967w
Batalla naval de Salamina de Chipre 306 AC
https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/batalla-naval-de-salamina-de-chipre-306-ac-1-1024x606.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/batalla-naval-de-salamina-de-chipre-306-ac-1-300x178.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/batalla-naval-de-salamina-de-chipre-306-ac-1-768x454.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/batalla-naval-de-salamina-de-chipre-306-ac-1-1536x909.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/batalla-naval-de-salamina-de-chipre-306-ac-1-2048x1212.png 2048w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/batalla-naval-de-salamina-de-chipre-306-ac-1-100x59.png 100w
Batalla naval de Salamina de Chipre 306 AC (1)

El propio Demetrio ganó distinción por su valentía cuando los hombres de Ptolomeo abordaron su nave insignia, “lanzando sus jabalinas a algunos de ellos y golpeando a otros a corta distancia con su lanza”, a pesar de estar sujeto a “muchos proyectiles de todo tipo”.

De sus tres guardaespaldas, que intentaron protegerlo con sus escudos, uno resultó muerto y los demás gravemente heridos. Los atenienses también lucharon con distinción, ya que Demetrio otorgó 1.200 armaduras a Atenas con el botín tomado. Al final, ambas alas izquierdas resultaron victoriosas, pero fue Demetrio quien ganó la carrera: cuando Ptolomeo se volvió para atacar el centro de Demetrius, se encontró con el resto de su flota ya derrotada y en huida.

Mientras tanto, los 60 barcos de Menelao, bajo el mando de Menotio, lograronromper el bloqueo de Demetrio, solo para encontrar la batalla ya perdida.

Secuelas

Demetrio encargó a Neon y Burichus que persiguieran al enemigo derrotado y recogieran a los hombres del mar, y regresó triunfante a su campamento. Según Diodoro, su flota solo había perdido 20 barcos dañados, todos los cuales regresaron al servicio después de las reparaciones, mientras que la flota de Ptolomeo había perdido 80 barcos. Más importante aún, las fuerzas de Demetrio habían capturado completamente 40 de los buques de guerra de Ptolomeo intactos con sus tripulaciones, así como más de un centenar de los transportes con unas 8.000 tropas a bordo. Plutarco va más allá, afirmando que Ptolomeo logró salvar solamente 8 de sus barcos, y que 70 de los barcos de Ptolomeo fueron capturados.

Entre los numerosos prisioneros tomados por Demetrio se encontraba la cortesana Lamia de Atenas, quien más tarde se convirtió en la amante de Demetrio, así como de Leontisco, uno de los hijos de Ptolomeo. Demetrio envió su buque insignia a Siria con Aristodemo de Mileto para informar de la victoria a Antígono.

Después de su derrota, Ptolomeo se retiró a Egipto, y Menelao se vio obligado a rendir Salamina y su guarnición, aumentando aún más la fuerza de Demetrio.
Demetrio luego se movió para hacerse cargo del resto de Chipre, asumiendo el control de las guarniciones que sumó a su propio ejército. Según Diodoro, la fuerza total añadida a sus fuerzas era de 16.000 infantes y 800 de caballería.

A pesar de su rivalidad, la relación entre Ptolomeo y Demetrio se caracterizó por un respeto mutuo y una conducta caballeresca: después de la victoria ptolemaica en Gaza en la primavera del 312 AC, Ptolomeo había liberado incondicionalmente a los cautivos y el tren de bagajes de Demetrio. Gesto que fue correspondido por Demetrius después de su éxito en Myusen el año siguiente. Después de Salamina liberó inmediatamente a Menelao y a otros parientes y amigos de Ptolomeo que habían sido capturados con sus posesiones personales. Cuando Tolomeo recuperó Chipre en 295 AC, encontró a la madre y los hijos de Demetrio en Salamina, volvió a corresponder liberándolos de inmediato.

Ataque a Egipto (306 AC)

Después de la conquista de Chipre y obtener la supremacía naval en la batalla de Salamina, Antígono decidió atacar a Ptolomeo en su propio terreno.

En 306 AC, Antígono armó un fuerte ejército de 80.000 soldados de infantería y 8.000 jinetes, más de 83 elefantes y 150 naves y 100 transportes. Pero esta vez Antígono contaba con una poderosa flota, que barrería cualquier resistencia que le ofrecieran las naves de Ptolomeo. Al mando de la flota puso a su hijo Demetrio.

El plan era desembarcar parte del ejército al oeste del delta y atacar a Ptolomeo también por retaguardia.

Ptolomeo había previsto y colocado fuertes guardias en todos los lugares que no estaban protegidos por una barrera natural. Se cuidó de crear una fuerte ola de deserciones del campo de Antígono, atrayendo a los mercenarios de este último con sumas de dinero.

Cuando la flota de Demetrio trató de transportar soldados por mar más allá del Nilo, las tormentas empezaron a sacudir aquella parte del mar y varios barcos se hundieron con la tropa transportada. El desconocimiento del terreno le impidió encontrar pronto una playa adecuada para el desembarco y en vista de todo ello Demetrio puso proa a Gaza y se volvió con su padre.

La invasión de Egipto fue un fracaso, ya que suministrar durante todo el invierno a un ejército tan inmenso en territorio enemigo era problemático. Antígono, con buen criterio esta vez, decidió volver a sus dominios de Siria, a lugar seguro. El año siguiente podía volver a intentarlo.

Asedio de Rodas (305-304 AC)

Antecedentes

Durante el período helenístico temprano, la ciudad-estado de Rodas estaba en el apogeo de su prosperidad, siendo una fuerza a tener en cuenta en el Mediterráneo oriental, ya que poseía una poderosa flota naval y comercial. Las correctas maniobras diplomáticas de los gobernantes de la ciudad aseguraron la paz a largo plazo en la isla, dando a sus habitantes riqueza y prosperidad. El mismo Alejandro había ofrecido honores a la ciudad, mientras que sus sucesores ofrecían regalos reales a la ciudad, buscando su amistad.

Los rodios, aunque mantenían en general una estricta actitud de neutralidad, mostraban un discreto favor a Ptolomeo, con quien tenían importantes intereses comerciales. La ruptura de las relaciones entre Rodas y el campo de Antígono se manifestó durante la preparación de la campaña de Demetrio en Chipre, cuando los isleños se negaron cortésmente a romper su alianza con Egipto. Los contactos diplomáticos entre ellos en los meses inmediatamente siguientes se caracterizaron por una falta de confianza y rigidez, y las dos partes se prepararon para el conflicto en el 305 AC.

Con Chipre en su poder, tras la victoria de Demetrio sobre la flota de Ptolomeo del año anterior, Antígono se propuso conquistar Rodas.

La isla era una base comercial importante para Ptolomeo, ya que una escala obligada para los barcos egipcios que iban a Grecia o Macedonia. Por eso, Antígono, intentaba privar a Ptolomeo de Chipre y Rodas, lo que supondría un golpe del que difícilmente podría recuperarse y evitaba así cualquier acción de este contra Asia Menor por mar.

Para evitar que se enviara ayuda a la isla, Antígono proclamó a todos los comerciantes de Siria, Fenicia, Cilicia, Panfilia e incluso de la misma Rodas, que protegería sus actividades en el mar, siempre que se mantuvieran alejados de la isla durante el tiempo que durase el conflicto.

La conducción del asedio en Rodas encargado al experimentado Demetrio, que entonces tenía treinta y tantos años. Diodoro nos informa que su flota estaba formada por 200 buques de guerra de todos los tamaños y más de 170 buques auxiliares, y se reunió en el puerto de Lorima (Caria) a unos 35 km de Rodas. Con estos llevaban unos 40.000 soldados, sin contar la caballería. A estas fuerzas se unió una fuerza considerable de piratas, así como 1.000 barcos mercantes privados, cuyos propietarios codiciaban la riqueza de la Emperatriz del Mar de Rodas.

Inicio del asedio

Tal era el tamaño de esta flota que parecía estar en pleno despliegue para cubrir toda la distancia entre la isla y la tierra opuesta de Asia Menor, creando una imagen aterradora para los habitantes de la ciudad. Después de desembarcar a sus hombres, Demetrio ordenó la destrucción total de los campos, granjas y bosques de la zona con el fin de obtener materiales para las fortificaciones de su campamento. Construyó un foso profundo entre la ciudad y la salida del mar de la isla, y un puerto lo suficientemente grande para acomodar sus barcos.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/asedio-de-rodas-305-304-ac--mapa-de-la-isla-y-de-la-ciudad-de-rodas-1024x454.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/asedio-de-rodas-305-304-ac--mapa-de-la-isla-y-de-la-ciudad-de-rodas-300x133.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/asedio-de-rodas-305-304-ac--mapa-de-la-isla-y-de-la-ciudad-de-rodas-768x340.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/asedio-de-rodas-305-304-ac--mapa-de-la-isla-y-de-la-ciudad-de-rodas-1536x680.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/asedio-de-rodas-305-304-ac--mapa-de-la-isla-y-de-la-ciudad-de-rodas-2048x907.png 2048w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/asedio-de-rodas-305-304-ac--mapa-de-la-isla-y-de-la-ciudad-de-rodas-100x44.png 100w
Asedio de Rodas (305-304 AC). Mapa de la Isla y de la ciudad de Rodas

Demetrio decidió atacar desde el mar, para ello construyó plataformas que, montadas sobre dos buques unidos por el costado cada una, servirían de soporte para armamento pesado. Sobre una de ellas se asentaría una catapulta; sobre otra una balista en otra; y sobre otra dos torres de cuatro pisos, para superar la altura de las torres del puerto. También preparó una barrera flotante de troncos tachonados con clavos de gran tamaño para evitar que naves enemigas embistieran a los lentos artilugios cuando atacasen el puerto.

Cuando los rodios se dieron cuenta de que cualquier enfrentamiento con Demetrio era inviable, enviaron embajadores a Ptolomeo, Lisímaco y Casandro, pidiéndoles que no permitieran que Rodas librara su propia guerra por ellos. Para eliminar el peligro de la traición y ahorrar suministros, expulsaron de la ciudad a todos los extranjeros, excepto a los que declararon que querían luchar. Un recuento de los hombres útiles para la guerra mostró alrededor de 6.000 ciudadanos y 1.000 ciudadanos y extranjeros. Aquellos esclavos que mostraran valentía en el asedio serían comprados por el estado, liberados y naturalizados.

Los muertos de la guerra serían enterrados a expensas del público, sus padres e hijos serían alimentados del fondo común, sus hijas serían dotadas por el estado, y sus hijos en la edad adulta serían coronados según Dionisio en el teatro vistiendo la armadura dada por la ciudad. Los ricos dieron dinero, los artesanos su diligencia, los demás ciudadanos su trabajo personal, e inmediatamente comenzaron a construir máquinas de guerra, a reparar y fortalecer los muros. A pesar de la superioridad numérica del oponente, en la primera etapa lograron asestar golpes clave contra los sitiadores, y especialmente contra las naves de los oportunistas que querían aprovechar la campaña de Demetrio para enriquecerse.

Los sitiadores pusieron especial énfasis en la fortificación del puerto, que iba a ser el principal objetivo del ataque de Demetrio, con la transferencia de máquinas de asedio y el refuerzo de las murallas. Es de destacar que en una asamblea durante el asedio se planteó la cuestión de la destrucción de las estatuas de Antígono y Demetrio que adornaban la ciudad, ya que no estaba bien honrar a sus enemigos como benefactores. Los ciudadanos estaban furiosos con los que hicieron la propuesta, pensando que era prudente haber mantenido vivo el recuerdo de una vieja amistad en caso de captura de la isla.

Ataque al puerto

Los primeros días se caracterizaron por los decisivos ataques de Demetrio contra el puerto, con especial énfasis en el uso de máquinas de asedio. Contra él, además de la feroz resistencia de los rodios, se enfrentaban tanto con el mal tiempo como la geomorfología del terreno, pues las aguas eran inhóspitas para los marineros que no las conocían bien. Demetrius confiaba en sus máquinas de asedio que creaban una lluvia de proyectiles, mientras que con gritos y trompetas intentaba causar terror y confusión en el enemigo.

Por su parte, los rodios respondieron tratando de ampliar los muros del puerto para hacerlos más altos y evitar que fueran tomados por las torres. Pero las catapultas de Demetrio derribaron a los obreros. Entonces los rodios colocaron dos áticos en el muelle y tres cargueros cerca del puerto donde cargaron gran número de catapultas y balistas de todos los tamaños, pudiendo así evitar el desembarco enemigo en el malecón así como el avance de sus máquinas. Emplearon en proyectiles incendiarios y brulotes o barcos incendiarios que se lanzaban contra las delicadas máquinas de madera y buques de guerra.

Demetrio decidió realizar un ataque nocturno, que consiguió tomar el extremo del malecón del Gran Puerto, fortificándolo después, estableciendo allí una guarnición de 400 soldados. Aquella zona, a tan solo 150 metros de las murallas, le serviría como base para poder seguir avanzando al resto del puerto y para controlar los movimientos de los sitiados.

También hubo luchas tenaces en el mar. La lucha fue feroz, con éxitos y fracasos de ambos bandos, y se mencionan los nombres de soldados destacados que fueron capturados o asesinados. Durante los períodos de respiro, ambos bandos estaban ocupados enterrando a los muertos, reagrupando fuerzas, reparando las máquinas de asedio y las fortificaciones.

Durante ocho días las luchas en el puerto se sucedieron casi sin descanso, produciéndose gran número de bajas en ambos bandos, hasta que Demetrio logró destrozar las máquinas de guerra rodias mediante una ballista pesada, debilitando además la muralla y ocupando varias fortificaciones a lo largo del puerto. La lucha era encarnizada y sin descanso, los defensores consiguieron expulsar a los macedonios de las fortificaciones. Demetrio respondió con un ataque a las murallas desde el mar. Pero siendo demasiado pesados y lentos los artilugios, los navíos encallaron en las rocas, siendo quemados por los rodios, que aprovecharon el revés enemigo para reconstruir la muralla.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/asedio-de-rodas-305-304-ac--torres-de-asalto-sobre-dos-barcos-1024x721.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/asedio-de-rodas-305-304-ac--torres-de-asalto-sobre-dos-barcos-300x211.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/asedio-de-rodas-305-304-ac--torres-de-asalto-sobre-dos-barcos-768x541.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/asedio-de-rodas-305-304-ac--torres-de-asalto-sobre-dos-barcos-1536x1081.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/asedio-de-rodas-305-304-ac--torres-de-asalto-sobre-dos-barcos-100x70.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/asedio-de-rodas-305-304-ac--torres-de-asalto-sobre-dos-barcos.png 2019w
Asedio de Rodas (305-304 AC). Torres de asalto sobre dos barcos unidos por los costados, para atacar la ciudad desde el mar. Autor Zvonimir Grbasic. Fuente Ancient Warfare Magazine

Demetrio pasó una semana reparando sus máquinas de asedio y barcos para lanzarse de nuevo al ataque del puerto. Era de vital importancia hacerse con él, pues así evitaría que la ciudad pudiera abastecerse del grano que le enviaban sus aliados. Los rodios, lejos de desfallecer, contraatacaron con sus navíos y lograron destruir dos naves que portaban una torre de asedio antes de ser rechazados.

Entonces los sitiadores construyeron una nueva torre tres veces más grande, tanto en altura como en anchura. Que, sin embargo, no llegó a ser empleado debido a una tormenta que terminó por hacer añicos el ingenio.

Los rodios decidieron explotar el éxito aprovechando el mal tiempo, que impedía el envío de ayuda y realizaron un ataque al malecón, ocupado por los 400 macedonios, el ataque tuvo éxito, y los macedonios se rindieron.

Las buenas noticias para los rodios llegaron por partida doble, ya que además de la recuperación total del control sobre el puerto, se unió la llegada de refuerzos: 150 cretenses de Cnossos además de 500 hombres enviados por Ptolomeo, algunos de ellos mercenarios rodios que anteriormente habían apoyado a Egipto.

El alivio de los rodios finalmente fue ayudado por la llegada de 150 soldados de Knossos en Creta, y más de 500 de hombres de Ptolomeo, algunos de los cuales eran mercenarios rodios del ejército egipcio. Al mismo tiempo, ciertos capitanes de barcos expertos, como Damófilo y Menedomo, infligieron graves daños a los barcos de suministro de la flota macedonia, incautando alimentos, barcos, materiales útiles para la construcción de máquinas de asedio y 11 ingenieros reconocidos por su habilidad. Entre el botín se encontró una colección de ropa real que Fila le envió a su esposo Demetrio. Como estos últimos eran de un color púrpura, que solo usaban los reyes, Damófilo los envió como regalo a Ptolomeo en Egipto. Plutarco dice que también se encontraron cartas de Fila a Demetrio, y que estaba enojado por la indiscreción de los rodios, que las enviaron a Ptolomeo.

Ataque terrestre

La llegada del mal tiempo invernal impidió realizar más ataques por mar; y los repetidos fracasos hicieron a Demetrio decidir intentar el asalto por tierra.
Lo primero para acceder a las murallas era rellenar el foso que rodeaba la muralla. Para ello se empleó También se construyeron tortugas móviles (similares a las empleadas en el asedio de Helicarnaso en el 334 AC, para proteger a los hombres que trabajarían para rellenar el foso y a los arietes que golpearían las murallas. Se despejó un espacio de casi un kilómetro de ancho para poder avanzar las máquinas de asedio con facilidad.

Para ello, llevó en la maravilla de la ingeniería de la época, la misma máquina que había usado antes en Chipre, llamada «Helepolis», que tenía 9 pisos y una altura de 43 metros, sobrepasaba en tamaño a todo lo que se había construido para un propósito similar hasta esos días. Tenía el siguiente armamento: en el piso más bajo: 3 gran ballistas de 180 lbs (82 kg) y 1 ballista de 60 lbs (27 kg); en el primer piso 3 ballistas 60 lbs (27 kg); el segundo piso 4 ballistas de 30 lbs (14 kg), los 6 últimos pisos 4 oxíbeles o grandes gastrafetes.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/asedio-de-rodas-305-4-ac--torre-helepolis-seccion-1024x474.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/asedio-de-rodas-305-4-ac--torre-helepolis-seccion-300x139.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/asedio-de-rodas-305-4-ac--torre-helepolis-seccion-768x356.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/asedio-de-rodas-305-4-ac--torre-helepolis-seccion-1536x711.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/asedio-de-rodas-305-4-ac--torre-helepolis-seccion-2048x949.png 2048w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/asedio-de-rodas-305-4-ac--torre-helepolis-seccion-100x46.png 100w
Asedio de Rodas (305-4 AC). Torre helépolis sección. Se aprecia las 8 grandes ruedas giratorias y el armamento de la torre, las ballistas y los oxíbeles
https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/asedio-de-rodas-305-4-ac--gran-ballista-situada-el-piso-inferior-de-la-torre-helepolis-1024x711.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/asedio-de-rodas-305-4-ac--gran-ballista-situada-el-piso-inferior-de-la-torre-helepolis-300x208.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/asedio-de-rodas-305-4-ac--gran-ballista-situada-el-piso-inferior-de-la-torre-helepolis-768x533.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/asedio-de-rodas-305-4-ac--gran-ballista-situada-el-piso-inferior-de-la-torre-helepolis-1536x1066.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/asedio-de-rodas-305-4-ac--gran-ballista-situada-el-piso-inferior-de-la-torre-helepolis-2048x1421.png 2048w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/asedio-de-rodas-305-4-ac--gran-ballista-situada-el-piso-inferior-de-la-torre-helepolis-100x69.png 100w
Asedio de Rodas (305-4 AC). Gran ballista situada el piso inferior de la torre Helepolis. Era capaz de lanza piedras de 82 kilos.

Para moverla se seleccionaron especialmente hombres de entre todas las tropas para trasladarla, tenían turnos 3.400 hombres que se destacaron por su destreza física. Y las tripulaciones de los barcos se encargaron de despejar una pasarela de 4 carriles de ancho para permitir que las máquinas se movieran con comodidad. Diodoro estima que los obreros eran unos 30.000.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/asedio-de-rodas-305-4-ac-torre-heliopolis-dirigiendose-a-la-muralla-1024x730.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/asedio-de-rodas-305-4-ac-torre-heliopolis-dirigiendose-a-la-muralla-300x214.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/asedio-de-rodas-305-4-ac-torre-heliopolis-dirigiendose-a-la-muralla-768x547.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/asedio-de-rodas-305-4-ac-torre-heliopolis-dirigiendose-a-la-muralla-1536x1095.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/asedio-de-rodas-305-4-ac-torre-heliopolis-dirigiendose-a-la-muralla-100x71.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/asedio-de-rodas-305-4-ac-torre-heliopolis-dirigiendose-a-la-muralla.png 1959w
Torre Helepolis empleada en el asedio de Rodas 305 AC, medía de 40 a 43 m de altura, 22 m de base en cada lado y pesaba unas 150 toneladas.

Por su parte, los rodios fortalecieron las defensas de la ciudad construyendo un segundo muro dentro del primero, tomando materiales del muro exterior del teatro de la ciudad y de casas y templos adyacentes, jurando construir otros más grandiosos en caso de rescate. Además, al enterarse de que Demetrio había ordenado la construcción de una galería que correría debajo de las murallas, ellos mismos comenzaron a cavar una galería paralela a la del, que se encontraría con la galería de Demetrio y el proyecto fue abortado.

Los macedonios decidieron usar la astucia. Atenágoras era un milesio enviado por Ptolomeo como comandante de los mercenarios, que por su experiencia había sido elegido para ostentar el mando de la defensa los rodios. Los hombres de Demetrio lo sobornaron para que llevara de noche a Alejandro de Macedonia, un amigo personal de Demetrio, para inspeccionar la posición de los soldados de rodios y así poder realizar un ataque más precisión. Pero Atenágoras reveló el plan al consejo de Rodas y estos capturaron a Alejandro, regalando al milesio con una corona de oro y cinco talentos de plata, por su hazaña y honradez. Se pretendía así estimular la lealtad de los mercenarios y extranjeros, que en aquellas circunstancias eran los más propensos a tener la moral baja.

Tan pronto como se completaron los trabajos de construcción y la preparación de las nuevas máquinas de asedio, incluso antes de lo esperado, Demetrio ordenó un ataque frontal, con la acción centrada en la torre Helepolis. Esta avanzaría en el centro de una formación completada por ocho tortugas para proteger a los zapadores; y dos enormes arietes. La flota se situaría en posición para atacar los puertos, y la infantería en todo el perímetro de la muralla.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/asedio-de-rodas-305-304-ac--demetrio-i-poliorcetes-construyendo-una-rampa.png 1578w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/asedio-de-rodas-305-304-ac--demetrio-i-poliorcetes-construyendo-una-rampa-280x300.png 280w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/asedio-de-rodas-305-304-ac--demetrio-i-poliorcetes-construyendo-una-rampa-957x1024.png 957w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/asedio-de-rodas-305-304-ac--demetrio-i-poliorcetes-construyendo-una-rampa-768x822.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/asedio-de-rodas-305-304-ac--demetrio-i-poliorcetes-construyendo-una-rampa-1435x1536.png 1435w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/asedio-de-rodas-305-304-ac--demetrio-i-poliorcetes-construyendo-una-rampa-100x107.png 100w
Asedio de Rodas 305-304 AC. Demetrio I Poliorcetes (asediador de ciudades) construyendo una rampa de tierra. Autor Milek Jacubiec

El ataque fue simultáneo y los rodios aguantaron el asalto. Las hostilidades fueron interrumpidas, por un corto tiempo, cuando se ordenó a los enviados de Knidos, quienes prometieron mediar entre las dos facciones en guerra. Cuando las conversaciones resultaron infructuosas, la guerra continuó con la misma ferocidad. Demetrio consiguió destruir una torre y la cortina a ambos lados, pero se encontró con la segunda muralla.

Casi al mismo tiempo, grandes cantidades de alimentos llegaron a la ciudad enviados por Ptolomeo, Casandro y Lisímaco, lo que elevó enormemente la moral de los defensores. Durante una incursión sorpresa nocturna, usando proyectiles incendiarios, la Helepolis fue destruida casi por completo, y al contar los proyectiles caídos en el campo de batalla, Demetrio pudo estimar que el armamento rodio todavía era abundante.

Durante el respiro que Demetrio usó para enterrar a los muertos y reparar sus máquinas, los rodios encontraron tiempo para construir una tercera pared interior, así como una profunda trinchera. Luego continuaron las hostilidades con el mismo impulso.

Mientras tanto, Ptolomeo envió suministros adicionales, así como 1.500 soldados, mientras que Demetrio, por su parte, recibió embajadas de varias ciudades griegas que le pidieron que levantara el asedio.

Dionisio, sin embargo, decidido a apoderarse de la ciudad a través de una brecha en las murallas, lanzó varios poderosos ataques simultáneos desde tierra y por mar. Mientras un grupo de 1.500 hombres escogidos al mando de Alkimos de Épiro y Mantias logró penetrar por la brecha y entrar en la ciudad, estableciéndose en la zona del teatro.

Los ciudadanos comenzaron a entrar en pánico, pero los gobernantes ordenaron a los soldados mantener la calma en sus posiciones, la mitad de ellos para defender el puerto y el resto para luchar contra los hombres que habían ingresado a la ciudad.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/asedio-de-rodas-304-ac--ataque-nocturno-1024x464.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/asedio-de-rodas-304-ac--ataque-nocturno-300x136.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/asedio-de-rodas-304-ac--ataque-nocturno-768x348.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/asedio-de-rodas-304-ac--ataque-nocturno-1536x696.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/asedio-de-rodas-304-ac--ataque-nocturno-100x45.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/asedio-de-rodas-304-ac--ataque-nocturno.png 1990w
Asedio de Rodas 304 AC. Ataque nocturno

Al final, los rodios, que aparentemente lucharon con más valentía, ya que estaban defendiendo a su país y a sus seres queridos. Lograron en un esfuerzo desesperado por repeler al enemigo una vez más, mientras que Demetrio perdió a algunos de sus socios más importantes, entre los que se encontraba Alkimos de Épiro, a quien había honrado previamente por su valentía. Del lado rodio, Damotelo, un hombre que se había distinguido por sus méritos, fue muerto.

En ese momento del asedio, llegaron dos cartas: en una de ellas Ptolomeo prometiendo nuevos refuerzos a los ciudadanos de Rodas, pero los instó a sentarse a la mesa de negociaciones. En la otra carta, Antígono instaba a su hijo a una capitulación en términos tan favorables como fuera posible. Así se encontraron los dos bandos, ambos inclinados hacia la paz.

Finalmente, se acordó que Rodas debería permanecer autónoma, sin una guarnición de Antígono, y administrar sus negocios como mejor les pareciera. Además, se pondría del lado de Antígono en todas las guerras que libraría en el futuro, excepto contra Ptolomeo. Finalmente, debía enviar como rehenes a cien ciudadanos que Demetrio elegiría, con la excepción de los que en ese momento fueran elegidos para el cargo.

De esta forma, después de todo un año de asedio, la guerra llegó a su fin. Los rodios honraron a los ciudadanos y extranjeros que se habían distinguido en la guerra, liberaron a los esclavos que habían luchado con valentía y reconstruyeron con más solidez y brillantez los muros y edificios que habían sido destruidos. Erigieron estatuas de los reyes Casandro y Lisímaco, y rindieron honores divinos a Ptolomeo mediante la construcción de un complejo llamado en su honor «Ptolomeo».

A pesar del terror que infundió en su ciudad, la gente de Rodas no pudo menos de admirar y respetar el ingenio y la energía que Demetrio había demostrado durante todos estos meses. Desde entonces, el general macedonio ha pasado a la historia como “el maestro del asedio”, por su gran ingenio e invenciones durante los asedios. Y en conmemoración de sus increíbles logros tecnológicos y los de sus ingenieros, los rodios le rogaron que dejara algunas de sus famosas máquinas en su isla como recuerdo tanto de su poder como de su valor. Según una versión, fueron los materiales de estas mismas máquinas los que formaron la materia prima para la construcción del famoso “Coloso de Rodas”, una estatua gigante de 35 metros en honor al Dios Sol, como una oración de acción de gracias por la salvación de la ciudad.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/coloso-de-rodas-construido-tras-el-asedio--1024x690.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/coloso-de-rodas-construido-tras-el-asedio--300x202.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/coloso-de-rodas-construido-tras-el-asedio--768x517.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/coloso-de-rodas-construido-tras-el-asedio--1536x1035.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/coloso-de-rodas-construido-tras-el-asedio--100x67.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/04/coloso-de-rodas-construido-tras-el-asedio-.png 2044w
Coloso de Rodas construido tras el asedio de Demetrio Poliorcetes

Demetrio se ganó el título de Ptolomeo se ganó el apodo de Soter (Salvador), y Demetrio el apodo de Poliorcetes (asediador de ciudades). Demetrio navegó hasta la ciudad de Áulide en Beocia, desde donde realizó una serie de campañas que liberaron a la Grecia Central de Casandro y Peliperconte.

Guerra en Grecia (303-302 AC)

La siguiente misión emprendida por Demetrio fue la expulsión de las ciudades del sur de Grecia de los guardias que Casandro y Poliperconte habían instalado en ellas. Según Diodoro de Sicilia, esta decisión fue impulsada por su búsqueda de gloria entre los otros griegos, por un lado, y por el otro, por la perspectiva de conquistar finalmente los territorios de Macedonia que controlaba Casandro.
En el 304 AC, Demetrio partió con 330 barcos hacia Atenas, que estaba siendo sitiada por Casandro, desembarcó al Norte de Atenas en el 303 AC, entre el continente y la isla de Eubea.

No solo logró expulsar al rey macedonio de Ática, liberando Atenas. Tuvo, como ya había sucedido en el pasado, una nueva entrada triunfal en Atenas, Casandro abandonó el Ática, retirándose a Tesalia, más cerca de su Macedonia. En manos de Demetrio cayó Kechreae, así como las fortalezas de Ática, Phyllis y Panaktos, que fueron entregadas a los atenienses. Demetrio luego se volvió contra los beocios, obligándolos a entregar la ciudad de Calcis por un lado y disolver su alianza con Casandro por el otro. Posteriormente, firmó una alianza con la liga Etolia contra sus rivales macedonios. Los atenienses, emocionados, volvieron a rendir un extravagante tributo a Demetrio.

Por su parte, Demetrio aprovechó al máximo la tolerancia y la admiración de los atenienses para satisfacer su vanidad y su libertinaje. Incluso le dieron una habitación en el Partenón para quedarse, donde no dudó en organizar banquetes con prostitutas. En otra ocasión ordenó a los ciudadanos que recolectaran 250 talentos en poco tiempo, lo que se apresuraron a hacer. Sin embargo, cuando se recogió el dinero, finalmente se lo dio a Lamia y a otras mujeres de su círculo para que compraran cosméticos. Como era de esperar, el incidente perturbó enormemente a los atenienses.

En los primeros meses del 303 AC, Demetrio destituyó a la guarnición ptolemaica que controlaba la ciudad de Sición en el golfo de Corinto, restaurando su constitución y autonomía. Al mismo tiempo, se ocupó de la reconstrucción de la ciudad en un lugar más adecuado y seguro, recibiendo honores divinos de los habitantes, entre los que se encontraba el cambio de nombre (que resultó temporal) de Sición a “Demetriada”. Posteriormente, obtuvo el control de Corinto arrebatándoselo a Prepelao, general de Casandro. A pedido de los habitantes, colocó una guarnición en Acrocorinto, para tener protección hasta el final de la guerra. A esto le siguieron las ciudades de Bura en Achaia, Skyros y Orcómenos en Arcadia, cuyo comandante, Strombio, fue crucificado entre otros frente a las murallas de la ciudad. Ante la persuasión del poder de Demetrio, las fortalezas y ciudades vecinas se rindieron, sin dejar lugar a la oposición de Casandro y Poliperconte.

Durante una reunión de representantes de las ciudades-estado en el istmo de Corinto, Demetrio fue proclamado «gobernante de Grecia», tal como lo habían sido en el pasado Filipo II y Alejandro, mientras que un gran número de aduladores se habían reunido a su alrededor, llamando él y su padre reyes. Durante este período, cuando las celebraciones en honor a la diosa Hera tuvieron lugar en Argos, Demetrio fue designado agonista de los distintos eventos. Durante los ritos se casó con Didameia, hija del rey de los molosenses, Eácida, y hermana del famoso futuro rey de Epiro, Pirro I. De esta unión vino al mundo un hijo, Alejandro, que viviría en Egipto.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/ejercito-macedonio-300-ac.png 1205w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/ejercito-macedonio-300-ac-216x300.png 216w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/ejercito-macedonio-300-ac-739x1024.png 739w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/ejercito-macedonio-300-ac-768x1064.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/ejercito-macedonio-300-ac-1108x1536.png 1108w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/ejercito-macedonio-300-ac-100x139.png 100w
Ejército macedonio 300 AC: 1. comandante macedonio; 2. falangita con linotorax; 3 jinete de los compañeros; 4 falangita con torax o coraza.

Demetrio que no se dio mucha prisa en terminar con Casandro, dado que las fuerzas de que disponía eran más numerosas que las de su contrincante. Casandro temiendo que Demetrio podía atacar sus posiciones desde el sur mientras su padre podía desembarcar en Tracia y atacarle por el oeste, mandó emisarios a los demás diádocos proponiendo renovar una alianza contra Antígono y atacarle por los cuatro costados. Él se comprometía a retener a Casandro mediante una guerra continua con parte de sus tropas, impidiendo que Demetrio corriera en ayuda de su padre.

Lisímaco fue el primero en ponerse en marcha en la primavera de 302 AC, con ayuda de tropas enviadas por Casandro, invadió Frigia helespóntica, recibiendo la sumisión de numerosas ciudades de la costa de Licia y Caria. Estas noticias le llegaron a Antígono, ocupado en embellecer su nueva capital, Antigonea, en las orillas del río Orontes e inmediatamente llamó a su hijo Demetrio.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/diadocos-en-el-302-ac-antes-de-la-batalla-de-ipsos-1024x552.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/diadocos-en-el-302-ac-antes-de-la-batalla-de-ipsos-300x162.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/diadocos-en-el-302-ac-antes-de-la-batalla-de-ipsos-768x414.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/diadocos-en-el-302-ac-antes-de-la-batalla-de-ipsos-1536x829.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/diadocos-en-el-302-ac-antes-de-la-batalla-de-ipsos-2048x1105.png 2048w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/diadocos-en-el-302-ac-antes-de-la-batalla-de-ipsos-100x54.png 100w
Mapa de los reinos diádocos en el 302 AC antes de la batalla de Ipsos

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2014-04-29. Última modificacion 2021-12-27.
Valora esta entrada