Edad Media La guerra de los Cien Años Batalla de Pontvallain 1.370

Cargando anuncio...

Tuvo lugar en diciembre de 1.370 en el marco de la guerra de los Cien Años, en que los franceses derrotaron por primera vez al ejército inglés, finalizando 30 años de invencibilidad.

Antecedentes

Eduardo III reagrupó sus posesiones del sudoeste en un gran Principado de Aquitania, que entregó al Príncipe Negro en julio de 1.362, para compensar las pérdidas de las 16 campañas en España, el Príncipe Negro instituyó un impuesto extraordinario durante cinco años a los señores de Aquitania, pero fue respondido por el conde de Armagnac, que, negándose a pagar, solicitó el arbitrio de Carlos V, es decir, reconoció su soberanía sobre el principado. Pronto la rebeldía del conde de Armagnac fue secundada por otros señores gascones y Carlos V, aconsejado por los juristas, tomó en consideración la llamada del conde de Armagnac, ordenando que el Príncipe Negro compareciese en París en enero de 1.369.

Éste contestó que si acudía al citado llamamiento, sería en pie de guerra y a partir de entonces las provocaciones por parte de ingleses y franceses no dejaron de sucederse: El 3 de junio, Eduardo III volvió a tomar el título de rey de Francia y Carlos V decretó la confiscación de Aquitania el 30 de noviembre; sin que la guerra se hubiese declarado, las escaramuzas entre ambos bandos llevaban ya meses sucediéndose y la ruptura era inminente.

En previsión de la reanudación de la guerra, Carlos V, que había accedido al poder en 1.360 tras la muerte de Juan II, había ocupado los años de 1.368 y 1.369 en la reparación de fortificaciones y en la formación de un ejército con mandos competentes, Bertrand du Guesclín fue llamado de Castilla y le dio el título de condestable, también había reclutado soldados profesionales, sin esperar a la movilización de las huestes, que a veces no lo hacían o lo hacían tarde.

Luis, duque de Anjou, hermano del rey Carlos tomó Rouergue y Quercy, cerca de Burdeos en enero 1.369 y el apoyo Gascón hacía el rey Eduardo III se desvaneció. Una expedición inglesa bajo el cuarto hijo del rey, Edmund, salvó posesiones inglesas en Périgord, (aproximadamente la Dordoña actual), pero en abril de los franceses tomaron Abbeville, capital de Ponthieu. Las tropas inglesas que se dirigían a Gascuña fueron en consecuencia desviadas a Calais.

Mapa de Francia 1364-1380. Fuente http://www.cartesfrance.fr/

Mapa de Francia 1364-1380. Fuente http://www.cartesfrance.fr/

 

Eduardo III reclutó más tropas, reforzó Calais, fortificó las ciudades de la costa sur que estaban bajo amenaza y puso en alerta a Gales en diciembre. También hizo una incursión preventiva en Sainte-Addresse en Alta Normandía para prevenir una invasión y Juan de Gante llevó a cabo cabalgadas o redadas chevauchées desde Calais para reducir aún más la amenaza. Juan Chandos o Chandois murió en Poitou en un enfrentamiento con el caballero bretón Guillaume Boistel en el puente de Lussan.

Chevauchée de Juan Chandos o Chandois desde Calais, murió en Poitou en un enfrentamiento con el caballero bretón Guillaume Boistel en el puente de Lussan.

Chevauchée de Juan Chandos o Chandois desde Calais, murió en Poitou en un enfrentamiento con el caballero bretón Guillaume Boistel en el puente de Lussan.

A primeros de 1.370, los franceses dirigidos por Juan duque de Berry, conquistan la ciudad de Limoges al abrir los habitantes las puertas de la ciudad.  Se reunió un ejército inglés en Calais de unos 3.200 efectivos al mando del Principe Negro, junto con sus hermanos,  realizó una chevauchée o cabalgada partiendo de Calais, se dirigió a Limoges, no respetando la vida de los civiles.

La chevauchée de Knolles o Knoeles (1.370)

Sir Roberto Knolles (Knowles en inglés) al mando de un ejército de unos 6.000 hombres a caballo desembarcó en Calais, en agosto de 1.370, para realizar una chevauchée o cabalgada, y avanzó hacia París. No pudo atraer al  rey Carlos V a una batalla campal, por lo que continuó la incursión al sur y tomó una posición al norte del río Loira listo para avanzar sobre Poitou o sobre Normandía. Mientras Knolles esperaba que el rey Eduardo concluyese un acuerdo sobre las tierras en Normandía, el rey francés envió a du Guesclin para atacarlo.

Gran chevauchée o cabalgada. Autor Mariutz Kozik

Gran chevauchée o cabalgada. Autor Mariutz Kozik

En noviembre du Guesclin concentró sus fuerzas en Caen donde fue acompañado por refuerzos bajo el Marshals Mouton de Blainville y Arnoul d’Audrehem así como un contingente bretón bajo Olivier de Clisson. Fue así capaz de reunir a aproximadamente 4.000 hombres. Un segundo ejército de aproximadamente 1.200 hombres se formó en la retaguardia de Knolles en Châtellerault bajo el mariscal Luis de Sancerre, que entonces avanzó hacia Knolles desde el este, mientras du Guesclin lo hacía desde el noroeste para realizar un movimiento de pinza. Knolles, consciente que los franceses se acercaban, propuso de retirarse hacia el oeste hacia Bretaña antes de que pudieran rodeados, pero sus capitanes violentamente discreparon, prefiriendo invernar donde estaban y seguir asaltando el campo circundante, confiados en que podrían derrotar cualquier ataque francés. Por lo tanto el ejército se dividió; Knolles tomó un contingente con su propio séquito y se dirigió al Oeste hacia Bretaña. El resto, que serían a aproximadamente 4,000 hombres, se quedaron en la región del valle de Loir en tres agrupaciones, una mandado conjuntamente por Thomas Grandison y Hugh Calveley, y las  otras dos por Walter Fitzwalter y por Juan Minsterworth.

Batalla de Pontvallain  (1.370)

Du Guesclin dejó Caen el 1 de diciembre y marchó con su ejército hacia el sur a marchas forzadas, llegó cerca de Le Mans el 3 de diciembre. Recibió información de que las fuerzas de Grandison y Fitzwalter habían asentados sus campamentos entre Pontvallain y Mayet. A pesar del agotamiento de su ejército, decidieron atacar inmediatamente para aprovechar el efecto sorpresa, marcharían durante la noche y atacarían al amanecer. Llegaron a Pontvallain cogiendo completamente de improviso a las fuerzas acantonadas, Grandison trató de retirarse hacia el norte pero los franceses le alcanzaron junto a las murallas del castillo de la Faigne. En una lucha cuerpo a cuerpo los franceses tuvieron importantes bajas (Arnoul d’Audrehem más tarde murió de sus heridas) pero las fuerzas de Grandison fueron prácticamente aniquiladas y Grandisón tomado preso.

Los arqueros ingleses, quien había sido los arquitectos de las victorias durante las batallas anteriores contra  los franceses, estaban mal posicionados, pero aun así no pudieron penetrar la armadura de las tropas de du Guesclin o romper las líneas francesas.

Mientras tanto Sancerre se estaba acercando al contingente de Fitzwalter desde el este. Los ingleses huyeron hacia el sur, y se dirigieron a la abadía fortificada en Vaas, siendo inmediatamente atacados por Sancerre y, cuando du Guesclin llegó para apoyarle, masacraron a los ingleses.

Batalla de Pontvallain 1.370. Bertan Du Guesclin durante la batall

Batalla de Pontvallain 1.370. Bertan Du Guesclin durante la batall

Du Guesclin reclamó a Fitzwalter como su preso (se dijo que creía que Fitzwalter era el Mariscal de Inglaterra). Mantuvo al preso hasta que fue capaz pagar su rescate hipotecando su Cumberland. Las fuerzas de Juan Minsterworth lograron escapar a Bretaña siguiendo a Knolles, que fue perseguido sin éxito por Olivier de Clisson. El señor Hugh Calveley se escapó a Poitou. Aproximadamente 300 sobrevivientes ingleses, más las guarniciones de varios castillos que Knolles había ocupado, había huido al sur hacia Burdeos pero fueron perseguidos por du Guesclin y Sancerre y, poco después de que hubiesen cruzado el Loira, fueron cogidos y prácticamente aniquilados bajo las paredes del castillo de Bressuire, que aunque en poder de los ingleses no les abrieron sus puertas.

Knolles y Minsterworth pasaron el invierno en Bretaña y luego intentaron llevar sus fuerzas al puerto de Saint-Mathieu para coger el barco para Inglaterra, pero solo había dos barcos disponibles, por tanto la mayor parte de sus hombres fueron abandonados en la orilla para ser masacrados por los franceses.

En Inglaterra Minsterworth se achacó a Knolles la responsabilidad del desastre. En julio de 1.372 el Consejo del Rey decidió que la culpa principal estaba en Knolles, que fue despojado de las tierras que le habían dado como honorarios por organizar la campaña. Minsterworth fue detenido y se acusado de calumniar a Knolles, pero escapó y huyó a Francia, donde cambió de bando entrando en el servicio de Carlos V.

Du Guesclin demostró que los ingleses no eran invencibles. A finales de ese año toda la Aquitania Oriental estaba bajo el dominio francés.

Batalla naval de La Rochelle (1.372)

Enrique de Trastámara (futuro Enrique II rey de Castilla), buscando contrarrestar los efectos de la coalición que con Inglaterra había formado su oponente Pedro I, firmó con Carlos V de Francia un acuerdo de cooperación militar. Según el tratado de Toledo de 20 de noviembre de 1.368, Castilla debería aportar el doble de naves que los franceses en las operaciones navales conjuntas que se desarrollaran a partir de entonces.

Los franceses estaban sitiando La Rochela, punto clave para el control del ducado de Guyena, en poder de Inglaterra. Los ingleses enviaron una flota de refuerzo mandada por Juan Hastings, duque de Pembroke, con 36 cogs (naos) y 14 barcos de transporte en los que iban hombres, material y dinero destinados a la guerra en la Guyena.

La armada castellana, que en junio de 1.372, se dirigió en ayuda de los franceses, esta dirigida por el genovés Guillermo Bocanegra, que contaba entre sus capitanes al almirante, Fernán Ruiz Cabeza de Vaca, Fernando de Peón y Ruy Díaz de Rojas (jefe de las naos), disponía de 22 naves la mayoría galeras y algunas naos.

El día 21 de junio, la flota inglesa fue avistada por la castellana; tras un breve enfrentamiento, la flota castellana se retiró hacia La Rochelle, los ingleses interpretaron que era cobardía, sino una estratagema atraerlos hacia el interior y que bajara la marea para que los pesados buques ingleses quedaran varados. No así las galeras que eran de poco calado.

Al día siguiente 22 de junio, aprovechando su inmovilidad, los castellanos lanzaron su ataque, cada galera castellana remolcaba un brulote lleno de aceite y sebo ardiendo listos para ser lanzados a los ingleses. Estos no pudieron esquivarlos, produciéndose el caos total en la escuadra inglesa. 800 hombres aproximadamente perecieron a causa de las llamas o ahogados. Todas sus naves fueron quemadas, hundidas o apresadas por los castellanos. Los hombres que no murieron en combate, entre ellos el propio Pembroke, fueron hechos prisioneros. Esto incluía a caballeros (entre 160 y 400 según las fuentes) por cuyo rescate se podían pedir elevadas sumas de dinero, y soldados del contingente enviado desde Inglaterra con destino a la guerra en la Guyena, que se estiman en unos 8.000. También se hicieron con el dinero que se estima en unos 20.000 francos.

Batalla naval de La Rocchelle entre ingleses y castellanos, en la que los ingleses perdieron la totalidad de sus barcos

Batalla naval de La Rochelle o La Rochela en 1.372 entre ingleses y castellanos, en la que los ingleses perdieron la totalidad de sus barcos

Batalla naval de La Rocchelle 1372. Choque entre una cog inglés y una galera castellana. Autor Angus Mcbride

El propio conde y 70 de sus mejores caballeros fueron enviados a Burgos. En el trayecto hasta Santander Bocanegra aun tuvo tiempo de apresar cuatro buques ingleses más.

La consecuencia fue fue la conquista de La Rochelle, tras dos meses de asedio. Después Carlos V de Francia se apoderaba del Poitou, Saintogne y Angumois y su condestable inició en verano de 1.373 una ofensiva que terminó con la ocupación francesa de toda Bretaña.

Gran Chevauchée de Juan de Gante (1.373)

Los ingleses respondieron con una operación de altos vuelos: Juan de Gante, duque de Lancaster, que ante la senectud de su padre, Eduardo III y ante la enfermedad de su hermano, Eduardo de Gales, se había convertido en lugarteniente y Capitán General en el Reino de Francia, comenzó una cabalgada en Calais compañado por Juan de Montfort, duque de Bretaña, iniciaron una chevauchée o cabalgada con 9.000 hombres, que habría de atravesar todo el territorio francés y terminar en Castilla, donde tenía la intención de ser proclamado rey. Inicialmente tuvieron éxito pues las fuerzas francesas concentradas para oponérseles eran insuficientes, los ingleses empezaron a encontrar más resistencia cuando se desplazaron hacia el sur. Sin embargo, la estrategia de du Guesclín, la política de tierra quemada y el hostigamiento de los franceses sin empeñarse en una batalla, produjeron desgaste y cansancio. Los franceses caían sobre fuerzas aisladas del cuerpo principal para incursionar o forrajear. Los franceses siguieron a los ingleses y, en octubre, los ingleses se encontraron atrapados contra el río Allier por cuatro fuerzas francesas separadas. Con cierta dificultad, los ingleses cruzaron por el puente de Moulins pero perdieron todo su bagaje y botín. Los ingleses siguieron adelante hacia el sur cruzando la meseta del Lemosín pero el tiempo se estaba volviendo severo. Hombres y caballos murieron en gran cantidad y muchos soldados, obligados a marchar a pie, deshaciéndose de su armadura. A comienzos de diciembre, el ejército finalmente entró en territorio aliado en Gascuña. Para finales de diciembre estaban en Burdeos, hambrientos, mal equipados y habiendo perdido más de la mitad de los 30.000 caballos con los que habían dejado Calais. Aunque la marcha cruzando Francia fue una hazaña notable, fue un fracaso militar

Gran chevauchée o cabalgada de Juan de Gante en 1373. Autor David Nicolle

 

La Gran Chevauchée de 1373, una unidad de reconocimiento inglesa compuesta de 50 hombres de armas y 20 arqueros montados, comandados por Gautier Hewit , uno de los veteranos ingleses más experimentados, acampa fuera Oulchy-le-Château, siendo atacados por caballeros franceses. Autor Peter Dennis.

El agotamiento general llevó a la firma de unas treguas generales, que habrían de durar entre julio de 1.375 y junio de 1.377. Eduardo III, humillado en la guerra, aceptó la única posesión de Bayona, Burdeos, Calais y Cherburgo. Francia había recuperado el equilibrio de la guerra y, por primera vez, Inglaterra era la vencida.

Entre 1.377 y 1383 el eje franco-castellano supo mantener la hegemonía militar lograda desde 1369. Carlos II el Malo fue derrotado en su última aventura y Navarra quedó convertida en un protectorado militar castellano en el tratado de Briones en 1.379.

Ataques de la escuadra castellana a Inglaterra

En el 1.377 una escuadra castellano-francesa mandada por Sanchez de Tovar y Juan de Brienne asolan las costas inglesas: Dover, Rye, Folkstone, Dormouth, Plymouth, Wallsingan, Rotingan, saquean las islas de Wight y Winchelsea.

 Principales ataques contra Inglaterra de flotas conjuntas franco–castellanas, comandadas por los almirantes Fernando Sánchez de Tovar y Jean de Vienne, entre 1.374 y 1.380

Principales ataques contra Inglaterra de flotas conjuntas franco–castellanas, comandadas por los almirantes Fernando Sánchez de Tovar y Jean de Vienne, entre 1.374 y 1.380

Poco después en 1.380 otra  flota castellana al mando de Sáncez Tovar remontó el Támesis e incendió el arrabal londinense de Gravesend, culminando su superioridad naval en el Atlántico en 1.381.

Con apoyo naval castellano, Francia aplastó la revuelta de Flandes en la batalla de Roosebeke en 1.382.

Chevauchée del conde de Buckingham (1.380)

En julio de 1380 Tomás de Woodstock, conde de Buckingham, comandó una expedición a Francia para ayudar al aliado de Inglaterra, el duque de Bretaña. Los franceses rechazaron entablar batalla ante las murallas de Troyes el 25 de agosto, de manera que las fuerzas de Buckingham siguieron su cabalgada y en noviembre asediaron Nantes. Sin embargo, el esperado apoyo del duque de Bretaña no apareció y, ante las intensas pérdidas tanto de hombres como de caballos se vio obligado a abandonar el asedio en enero de 1381. En febrero de 1.381 Bretaña, reconciliada con el régimen del nuevo rey francés, Carlos VI, pagó 50.000 francos a Buckingham para que abandonara el sitio y la campaña.

Los diferentes estados que habían participado en el conflicto se volcaron desde 1.389 a 1.413 en sus problemas internos, en un periodo en el que el Cisma de Occidente fue el fenómeno más característico y en el que ninguno de los protagonistas pudo reunir la cantidad de fuerzas suficientes para atacar a su adversario.

 

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2015-09-07. Última modificacion 2017-07-29.