Edad Moderna Conquistadores portugueses Alfonso Albuquerque

Orígenes

Alfonso de Albuquerque nació en Alhandra, en las afueras de Lisboa, en el año 1453. Fue el segundo de los cuatro hijos de Gonzalo de Albuquerque, señor de Vila Verde dos Francos, y de Leonor de Meneses. Fue educado en matemáticas y en latín clásico en la corte de Alfonso V, donde creció y se hizo amigo del príncipe don Juan, futuro rey.

Alfonso de Albuquerque sirvió diez años en el norte de África, donde ganó experiencia militar: en 1471 acompañó a Alfonso V en las conquistas de Tanger, Anafé y Arcila, donde pasó varios años como oficial de la guarnición. En 1.476 acompañó al príncipe don Juan en las guerras contra el reino de Castilla, habiendo participado en la batalla de Toro. Participó en la escuadra enviada en 1.480 en socorro de Fernando II de Aragón, Sicilia y Nápoles en la batalla de Otranto.

En 1.481, cuando el príncipe don Juan ascendió al trono como Juan II, Albuquerque regresó a Portugal y fue nombrado jefe de la caballería. En 1.489 volvió al servicio en el norte de África, donde mandó la defensa de la fortaleza de la Graciosa, situada en la isla que el río Luco junto a la ciudad de Larache y en 1.490 formó parte de la guardia Juan II, habiendo regresado a Arzila en 1.495, donde su hermano menor, Martín, murió combatiendo a su lado.

Cuando el nuevo rey Manuel I de Portugal llegó al trono mostró, se rodeó de jóvenes como él, mostrando cierta reticencia hacia Albuquerque, que era 17 años mayor.

Alfonso Albuquerque. Antes de ir a la India había participado en las batallas de Toro y Otranto. Autor Pedro Sena

Expedición a la India (1.503)

 

Viaje de ida

El 6 de abril de 1.503, ya con una edad madura y una larga carrera militar, Albuquerque fue enviado en su primera expedición (Quinta Armada a la India). La Armada estaba compuesta de nueve naves divididas en tres grupos. El primer grupo estaba dirigido por Alfonso de Albuquerque, el segundo por su primo Francisco de Albuquerque y el tercero por Antonio de Saldanha. Cada uno con tres barcos.

El 6 de abril de 1.503 partieron de Lisboa las 3 naos bajo el mando de Alfonso de Albuquerque. El 14 de abril partió el segundo grupo de tres naos bajo Francisco de Albuquerque.

A principios de mayo partió un tercer grupo de tres barcos bajo las órdenes de Antonio de Saldanha, Rui Lourenço Ravasco y Diego Fernandes Pereira.

En mayo después de hacer una parada en Cabo Verde, el primer grupo de Alfonso se adentró en el Atlántico sur. En el camino, Alfonso se encontró con la isla de la Ascensión, que ya había sido descubierta en 1.501 por Juan de Nova y la había llamado isla de la Concepción, Alfonso la rebautizó con su nombre actual por ser el día de la Ascensión (21 de mayo). Los fuertes vientos del sudoeste los empujaron hacia la costa de Brasil, donde Alfonso hizo una breve parada para tomar el agua (el lugar exacto se desconoce), antes de poner rumbo al cabo de Buena Esperanza.

La armada de Albuquerque 1503. Partió de Lisboa en 3 grupos con tres barcos cada uno

Mientras tanto, el tercer grupo se vieron atrapados en una tormenta al salir de Cabo Verde, dos de los barcos, los de Antonio de Saldanha y Rui Lourenço Ravasco, fueron atrapados por la contracorriente ecuatorial y arrastrados al golfo de Guinea. Terminaron en la isla de Santo Tomé, sin tener idea de dónde podría haber a parar tercer barco (el de Diego Fernandes Pereira).

El segundo grupo de Francisco de Albuquerque, que aparentemente tuvo un viaje menos problemático que los demás, fue el primero en rodear el cabo de Buena Esperanza, aunque perdió un barco, el de Pedro Vaz da Veiga, en el proceso. El grupo de Francisco parece que fue el primero de los tres en llegar a la costa de África Oriental (Malindi).
En agosto el primer grupo de Alfonso rodeó el cabo de Buena Esperanza, sacudido por terribles tormentas. El buque de Catharina Dias se hundió, y el resto se separaron. El barco que Empoli estaba en camino (probablemente el de Almada) se vio obligado a detenerse en el Angra de San Blás (bahía de Mossel) para repararlo y reabastecerlo. El barco de Empoli se detendría en Sofala, antes de dirigirse a Malindi, el punto de encuentro acordado previamente, para reunirse la Armada.

Parece que llegaron a Malindi, el punto de partida para el cruce del Océano Índico, bastante tarde en el verano. No podían esperar mucho a los demás, por temor a perderse los vientos monzónicos del suroeste de verano que los llevaría a la India, una demora que podría suponer un año más en su viaje. Así que el cruce del océano Índico de la armada debía hacerse en grupos separados.

El segundo grupo, los barcos de Francisco de Albuquerque y Nicolau Coelho, fueron los primeros en cruzar el océano Índico en agosto de 1.503. Poco después fueron seguidos por el barco solitario de Duarte Pacheco Perreira (del primer grupo), seguido poco después por el San Cristabal de Almada y, un par de semanas después, Alfonso de Albuquerque. Las tres naves del tercer grupo (Antonio de Saldanha, Rui Lourenço Ravasco y Diego Fernandes Pereira) se perderían el monzón de verano de ese año y cruzarían el océano Índico el siguiente año (1.504)

 

Ataque de Calicut a Cochín

La armada de Vasco da Gama había abandonado la India en los primeros meses de 1.503 con poca resolución. A pesar del terror, los bombardeos y el bloqueo, Calicut permanecía desafiante, y las dos fábricas navales portuguesas en las ciudades aliadas, una en Cochín, la otra en Cannanore, eran vulnerables a su venganza. Y la venganza no tardó en llegar.

En marzo de 1.503, tan pronto como la flota de Gama partió, el zamorín de Calicut lideró un poderoso ejército de unos 50.000 tropas armadas por tierra contra Cochín.

El zamorín de Calicut parecía no tener problemas para llevar a su ejército a través del territorio del zamorín de Edapalli, envió un mensaje al rajá Trimumpara de Cochín, ordenándole que entregara a los comerciantes portugueses en la ciudad. Cuando esta solicitud fue rechazada, El Zamorín ordenó un asalto a la ciudad.

El pequeño ejército Cochín tenía pocas posibilidades contra el ejército mucho más grande de Calicut (probablemente reforzado por los auxiliares suministrados por Edapalli). No obstante, se dice que el hijo de Trimumpara, Narayan, se unió a Cochín y valientemente mantuvo su posición en las costas de Vembanad, rechazando dos asaltos masivos, antes de ser finalmente abrumado por el peso absoluto de los números. La valiente defensa del puesto por Narayan le dio a su padre y a sus invitados portugueses (Diego Fernandes Correia y un puñado de asistentes) tiempo suficiente para evacuar la ciudad de Cochín y huir a la isla Vypin con el núcleo de la guardia Nair.

La posición de Vypin en la desembocadura de la laguna Vembanad, con sus defensas naturales, resultó ser una perspectiva desalentadora para los sitiadores. Pero el clima también jugó su parte: el empeoramiento de los vientos del monzón de primavera y las fuertes lluvias complicaron severamente las operaciones del ejército sitiador de Calicut. El lanzamiento de botes de asalto contra Vypin era casi imposible en esas condiciones. Frustrado, el Zamorín ordenó a su ejército levantar el sitio, pero no antes de quemar la ciudad de Cochín hasta los cimientos, y jurar que regresaría en agosto, después de que el clima mejorara.

Durante todo el asedio, la patrulla costera portuguesa bajo Vicente Sodré había estado ausente. Ignorando las instrucciones que le había dado Vasco de Gama, Sodré había decidido navegar hasta el golfo de Adén en la primavera de 1.503, para atacar a los barcos árabes que salían del mar Rojo, con la esperanza de cosechar un buen saqueo para si mismo. Por desgracia, los vientos estacionales habían atrapado a la flota allí. En abril de 1.503, dos de los barcos, los de Vicente Sodré y su hermano Blás Sodré, cayeron presa de una tempestad y se hundieron junto a las islas Kuria Muria (frente a la costa de Omán). Las cuatro naves patrulleras azotadas por tormentas restantes, ahora bajo el mando de Pedro de Ataíde, decidieron regresar a la India. Pero golpeados por las tormentas, tuvieron que avanzar dolorosamente contra vientos contrarios. Solo lograron llegar hasta la isla de Angediva (Anjadip), antes de verse obligados a detenerse para su reparación (pronto se les unió un quinto barco, el de Antonio de Campo, que había sido separado de la armada en 1.502)

 

Llegada a la India

Fue en Angediva donde la patrulla averiada fue finalmente encontrada por la vanguardia de la armada en agosto de 1.503, es decir, Francisco de Albuquerque y Nicolau Coelho. Al terminar las reparaciones, Albuquerque colocó las carabelas de patrulla bajo su mando y zarpó hacia el sur, hacia Cannanore. En el camino, fueron alcanzados por el barco de Duarte Pacheco Pereira

En este momento, como se había prometido, el zamorín de Calicut había reunido a su ejército y había reanudado el asedio de la isla Vypin. Recibiendo las noticias alarmantes en Cannanore, Francisco de Albuquerque no perdió el tiempo y se apresuró con su flota de ocho barcos, los tres de la armada, y las cuatro carabelas de la antigua patrulla costera más el buque de Antonio Campo, para ayudar a Cochín.

El escuadrón improvisado de Francisco de Albuquerque llegó a Cochín, para encontrar al raja Trimumpara y al portugués Diego Fernandes Correia, cercados en la isla Vypin, asediados por los ejércitos de Calicut. Al ver que se acercaba la flota, el ejército sitiador comenzó a disolverse. Temiendo la represalia portuguesa, las tropas auxiliares de Edapalli, fueron probablemente los primeros en abandonar el sitio, dejando al ejército de Calicut sin apoyo local. El Zamorín se dio cuenta de que no tenía otra opción que levantar el sitio y retirar su ejército de regreso a Calicut.

Cochín rescatado, e inmediatamente se convocó una conferencia entre los comandantes portugueses y el rajá Trimumpara para evaluar la situación. Estaba claro que el Zamorín había confiado en la colaboración de los gobernantes de Edapalli y otros príncipes vecinos para el asedio. Así que partió una expedición punitiva de cuatro carabelas (bajo las órdenes de Nicolás Coelho, Duarte Pacheco Pereira, Pêro de Ataíde y Antonio Campo) para recorrer la laguna de Vembanad y hacer una “visita” a los colaboradores. Notablemente, Edapalli (Repelim) y Kumbalam (Cambalão) fueron severamente tratados.

La expedición punitiva parece haber puesto fin a la disputa de la familia Vembanad y estableció el rajá Trimumpara como gobernante por derecho propio sobre la laguna. Más precisamente, los miembros más antiguos de su familia probablemente fueron destituidos y es a partir de esa fecha cuando Trimumpara asumió formalmente el trono de Edapalli, convirtiéndose en el señor supremo reconocido en toda la laguna de Vembanad. Sin embargo, a diferencia de los reyes anteriores de Edapalli, los portugueses insistieron en que el rajá Trimumpara permaneciera en la ciudad de Cochín en lugar de trasladarse a Edapalli. Por lo tanto, 1.503 se cita comúnmente como el año de fundación del reino de Cochín.

Mientras tanto, Francisco de Albuquerque persuadió al rajá Trimumpara para que permitiera a los portugueses erigir y guarnecer una fortaleza en Cochín. La fortaleza de madera fue llamada fuerte de Santiago por Alfonso de Albuquerque, en honor de la orden caballeresca de Santiago a la que pertenecía (también era el nombre de su barco). Fue erigido en una parte de la península de Cochínes, conocida por los portugueses como Santa Cruz, un poco al noroeste de la antigua ciudad de Cochín (Cochim), siendo el primer fuerte portugués en Asia. La madera sería reemplazada por piedra en 1.505 por Francisco de Almeida y rebautizada como “fuerte Manuel” (en honor al rey portugués). Los portugueses también recibieron permiso para erigir lo que podría decirse que fue la primera iglesia católica en Asia, San Bartolomé, dentro de la fortaleza en 1.504 (más tarde reconstruida en piedra y, actualmente se conoce como la iglesia de San Francisco en Kochi)

En octubre de 1.503, partiendo de África Oriental, Alfonso de Albuquerque, cruzó el océano Índico y llegó a Cochín (justo en el momento en que el monzón estaba a punto de revertirse. Al enterarse de los acontecimientos ocurridos el mes pasado, Alfonso inmediatamente asumió el mando de su primo, Francisco, y supervisó la finalización de la construcción del fuerte Santiago y las negociaciones con el rajá Trimumpara de Cochín.

La nueva prioridad asumida por Alfonso de Albuquerque fue la preparación de la flota de retorno, es decir, cargar las especias. El asedio de Cochín había trastornado los mercados de especias, y el zamorín de Calicut había utilizado su autoridad en el interior de Kerala para cortar el suministro de pimienta a las ciudades aliadas de Cochín y Cannanore. No obstante, atraídos por las ganancias, los barcos de pimienta de Kerala continuaron llegando a Cochín.

Guerra con el zamorín de Calicut
Establecieron negociaciones en el zamorín y Francisco de Albuquerque. Alcanzaron pronto los términos de paz a mediados de diciembre de 1.503: el zamorín entregará 1.500 bahares de pimienta como compensación por la fábrica portuguesa en Calicut, y expulsar a los mercaderes árabes de Calicut, hacer las paces con el rajá Trimumpara de Cochín y, lo más difícil para zamorín, entregar a los dos ingenieros italianos que habían estado ayudando al ejército de Calicut con cañones.

La primera entrega del pago de pimienta del Zamorín fue recogido en Cranganore por Duarte Pacheco Pereira sin ningún problema. Pero cuando los portugueses regresaron a Cranganore para recoger la segunda entrega, una escaramuza estalló a bordo del barco de reparto entre los portugueses y los hombres de Zamorín. La tregua se rompió, se reanudó el estado de guerra y el bloqueo de pimienta se restableció de inmediato.

La reanudación del bloqueo de la pimienta parece que puso freno a los preparativos de Albuquerque para la flota de retorno, a mucha de la cual le faltaron cargas de especias. Albuquerque envió dos barcos a Quilón con Antonio de Sá, para ver si se podía conseguir más allí. Quilón estaba mejor conectado con Ceilán y hacia el este, su suministro de especias no dependía tanto del Zamorín. Pero poco después de su partida, Albuquerque escuchó que el zamorín de Calicut estaba preparando una flota en Calicut de unos 30 barcos para Quilón. Alfonso de Albuquerque dejó Cochín y partió de inmediato Quilón.

Albuquerque llegó a Quilón e instruyó al factor portugués que apresurara su negocio, y buscó una audiencia con la reina regente de Quilón. Todavía estaban atracados cuando llegó la flota de Calicut, llevando una embajada del Zamorín con la misión de persuadir (o intimidar) a Quilón de abandonar a los portugueses. La reina regente de Quilón rechazó la petición de Zamorín, pero también prohibió a Albuquerque participar en hostilidades al puerto. Albuquerque, dándose cuenta de que Quilón era el único proveedor de especias al que tenía acceso, accedió a su pedido. Albuquerque se resignó a negociar un tratado comercial y establecer una fábrica portuguesa permanente en Quilón (la tercera en India), situándola bajo el factor Antonio de Sá, con dos asistentes y veinte hombres armados para proteger la fábrica. Después, Albuquerque regresó a Cochín el 12 de enero de 1.504 para hacer los preparativos finales para su partida.

Mientras tanto el tercer grupo aún se buscaban infructuosamente en África. Diego Fernandes Pereira desapareció de la vista en alguna parte después de Cabo Verde, y se apresuró a seguir adelante, mientras que los otros dos barcos, Antonio de Saldanha y Rui Lourenço Ravasco, terminaron por error en Santo Tomé.

 

Viaje de Dalnha y Diego Fernandez

En el verano de 1.503, mientras los Albuquerques doblaban el Cabo, el tercer grupo probablemente aún estaba virando contra los vientos y corrientes contrarios. En algún lugar a lo largo de este proceso, Saldanha también perdió la pista de Ravasco.

Una vez más, por una conducción deficiente, Saldanha calculó mal su travesía por el Cabo y terminó apareciendo justo al norte del cabo de Buena Esperanza. Para comprobar si el Cabo había sido superada, Saldanha ancló en bahía Table, hasta entonces desconocida, y desembarcó. Se dice que subió la la montaña Table y observó Cape Point y la vasta extensión de la bahía False debajo de ella. Saldanha se convirtió así en el primer europeo en poner un pie en lo que se convertirá en la Ciudad del Cabo agual. Durante ese desembarco, hubo una escaramuza con Khoikhoi locales, en la que Saldanha resultó levemente herido.

Después de cruzar el Cabo él solo, Diego Fernandes Pereira se desplazó hacia el este, navegando bajo la isla de Madagascar, y luego navegó hacia el norte, hasta la costa este de Madagascar, convirtiendo así a Diego Fernandes Pereira en el primer capitán conocido en navegar la “ruta exterior” hacia las Indias Orientales.

Diego Fernandes Pereira hizo otro gran avance: descubrió la isla de Socotra, hasta ahora desconocida para los portugueses. Con el monzón ya invertido, Fernandes ancló y pasó su invierno en la isla.
Sin embargo, Socotra era suficientemente conocida por los comerciantes del este, ya que había sido la fuente principal de sábila de Socotra, un bálsamo muy apreciado en los mercados de Arabia y la India. Más interesante para Fernandes fue su ubicación estratégica (óptima para patrullar el mar Rojo) y la existencia de una comunidad cristiana aislada pero fuerte en la isla: cristianos siríacos para ser precisos. Los informes de Fernandes serían recibidos con entusiasmo en Lisboa, y un escuadrón de la Octava Armada India Portuguesa (Cunha) de 1.506 tendría la misión de conquistarlo para Portugal.

 

Extorsión de Zanzíbar, Barawa, Mombasa

De los otros dos, sabemos que en octubre de 1.503, Antonio de Saldanha todavía estaba atrapado en Sudáfrica, ya que había dejado su propia nota en el abrevadero de la bahía San Blas (Mossel Bay) Rui Lourenço Ravasco, mientras tanto, había dejado la isla de Mozambique y había amarrado su barco en Kilwa (Quiloa), esperando a su capitán. Los vientos del monzón de verano habían desaparecido para entonces, por lo que no había esperanza de cruzar el océano Índico ese año. El tercer grupo estaba atrapado en África hasta el próximo verano. Así que se contentaron con cosechar trofeos.

Rui Lourenço Ravasco rápidamente reuniió unos barcos en Kilwa, y navegó hasta Zanzíbar para buscar más presas. Allí fue desafiado por la flota de Zanzibari, pero Ravasco obtuvo lo mejor y tomó algunas naves más. A continuación, el jeque de Zanzíbar accedió a someterse y pagar un “tributo” anual de 100 monedas de oro al rey de Portugal.

Se dice que Ravasco se dirigió a Malindi, aliado de Portugal, para encontrarlo sitiado por el ejército de Mombassa. Ravasco saltó a la refriega y capturó una flota que había venido de Barawa (Brava) para ayudar a Mombasa Al encontrar a varios nobles destacados de Barawa a bordo, obligó a su rescate y extorsionó un tributo anual de la ciudad somalí.

En ese momento, Saldanha, que había estadoconsiguiendo algunos premios propios, también llegó a Malindi, finalmente alcanzando a Ravasco. Procedieron juntos a atacar Mombassa (Mombaça). Aunque no lo redujeron a tributo, no obstante obligaron al gobernante de Mombassa a aceptar retirar sus tropas y hacer las paces con el sultán de Malindi.

Como gran parte de la costa de África oriental les había pagado, Saldanha y Ravasco se quedaron sin objetivos, por lo que se dirigieron al norte hacia el golfo de Adén para buscar nuevas presas. Aunque Diego Fernandes Pereira estaba cerca, invernó tranquilamente en Socotora, nunca se encontraron con él. Se dice que Saldanha y Ravasco se han entretenido aprovechando los envíos árabes que entraban y salen del mar Rojo hasta el siguiente verano.

A principios de la primavera de 1.504, Diego Fernandes zarpó de Socotra para ir solo a la India, y se dice que llegó a Cochín durante la gran batalla. Saldanha y Ravasco comenzaron su travesía solos en el verano de 1.504, y no pasaron Anjediva, donde fueron encontrados por la siguiente armada que llegó.

 

Regreso de Albuquerque

Finales de enero de 1.504 Albuquerque hizo los preparativos finales. Puso a Duarte Pacheco Pereira a cargo del fuerte Santiago de Cochín, con una guarnición de unos 150 hombres armados y dos carabelas (una de las cuales era la Garrida de Pêro Rafael) y la nao la Concepción.

El 30 de enero de 1.504, al notar que su primo Francisco de Albuquerque todavía estaba retrasado cargando especias en Cannanore, Alfonso Albuqurque decidió dividir la flota en dos escuadrones de vuelta. Alfonso de Albuquerque partió con el primer escuadrón para Portugal, que incluyó los barcos de Ferndo Martins de Almada (probablemente llevando a Giovanni Empoli).

El 5 de febrero de 1.504, habiendo finalmente terminado de cargar en Cannanore, el segundo escuadrón de regreso de tres barcos partió de la India, que incluía los barcos del primo de Alfonso Francisco de Albuquerque y el gran capitán Nicolás Coelho.

En febrero de 1.504, el escuadrón de Alfonso de Albuquerque hizo su primera parada en la isla de Mozambique. Pero las cosas no habían ido bien. En el cruce del océano Índico, el barco de Pedro de Ataíde el Inferno parece haber navegado hacia adelante a demasiada velocidad y volcó en la costa este de África, en algún lugar al sur de Kilwa.

Dejando atrás la mayor parte de su tripulación naufragada en una costa cercana, Ataíde y un puñado de hombres lograron llegar a la isla de Mozambique en lanchas, con la esperanza de obtener ayuda para el resto.

Reducido a dos barcos, Alfonso de Albuquerque y Fernando Martín de Almada (Campo se había adelantado solo) zarparon de Mozambique hacia Lisboa. No estaban al tanto del trágico destino de la escuadra de Francisco de Albuquerque y Nicolás Coelho. La nave de Almada comenzó a tener problemas, y se vieron obligados a hacer una parada en el abrevadero de San Blás (Mossel Bay) (allí, Albuquerque encontró un mensaje de Antonio de Saldanha, el capitán del tercer escuadrón, diciendo que él había estado allí el octubre anterior). Mientras estaban en San Blás se dieron cuenta de que el barco de Albuquerque se había podrido y se vieron obligados a importantes reparaciones.

El 1 de mayo de 1.504, Alfonso de Albuquerque y Fernando Martin de Almada finalmente salieron de San Blas y rodearon el cabo de Buena Esperanza y navegaron hacia el Atlántico Sur. El paso de regreso a través del estancamiento ecuatorial, resultó ser una experiencia horrible. Según Empoli, flotaron en el mar sin viento durante 74 días, y se quedaron sin suministros. La sed y el escorbuto diezmaron las tripulaciones: 130 murieron, dejando solo nueve en cada barco. En la calma del estancamiento, los percebes se habían comido los cascos, y los barcos comenzaron a tener vías de agua. Fueron rescatados de una situación desesperada por un barco portugués esclavista que pasaba con destino a Guinea, que reponía sus suministros y los escoltaba a Santiago, Cabo Verde. Después del reabastecimiento y las reparaciones en Cabo Verde (y tomando esclavos para ayudar a compensar la tripulación que faltaba), los barcos zarparon de nuevo, tomando la ruta a través de las islas Azores, hacia Lisboa. Fueron golpeados por tormentas y otra ola de muertes de tripulantes se produjo en su aproximación final a Portugal.

El 16 de septiembre de 1.504, los dos barcos supervivientes de armada, el Santiago de Alfonso de Albuquerque y San Cristóbal de Fernando Martín de Almada, en un terrible estado, entraron en el puerto de Lisboa, con un puñado de tripulantes y cascos haciendo aguas. Fueron bien recibidos. Se dice que Albuquerque presentó al Rey algunos especímenes espléndidos de caballos persas adquiridos en los mercados indios.

 

Consecuencias del viaje

En general, la expedición fue un desastre. De los diez barcos que partieron, solo se sabía que dos habían regresado a tiempo (Alfonso de Albuquerque, Fernando Martín de Almada). Dos se perdieron en los alrededores del Cabo en el viaje de ida (Catharina Dias y el barco de Vaz da Veiga), dos barcos se perdieron en el regreso (Fernando Albuquerque, Coelho) y un tercero (el barco capitaneado por Ataíde) naufragó. Otros tres se habían separado y se habían ido (Saldanha, Ravasco, Pereira) y no volverían hasta el año siguiente. Las pérdidas humanas fueron asombrosas: cuatro barcos cayeron con todos sus tripulantes, uno (el barco de regreso de Ataíde) perdió a la mayoría de su tripulación naufragada en una orilla abandonada, y dos barcos (Albuquerque y Almada) perdieron la mayor parte de su tripulación durante la crisis cruce.

Esas grandes pérdidas, así como la navegación y mando generalmente deficientes de la flota (barcos desviados, Alfonso de Albuquerque, particularmente cuando se contrasta con la siguiente armada, cuyo almirante Lopo Soares de Albergaria mantuvo una flota muy disciplinada y sufrió pérdidas mínimas. Esto pudo haber sido un factor que impidió el nombramiento de Albuquerque para mandar otra armada; se unió a la Octava Armada India, pero solo como jefe de un escuadrón subordinado al mando general de Tristán da Cunha. Sin embargo, a pesar de sus aparentes deficiencias como almirante de la flota, Albuquerque fue nombrado el segundo gobernador de la India portuguesa, por lo que su reputación como comandante en tierra no parecía haber sufrido. Cómo se llegó a esta conclusión es incierto. La salvación de Cochín del primer asedio de Zamorín, y la construcción del fuerte Santiago se debieron más a su primo Francisco que a él. Alfonso de Albuquerque merece crédito por los esfuerzos para adquirir especias contra probabilidades complicadas en India y la negociación de una fábrica en Quilón, pero las pérdidas de tantos barcos (y tanta carga) no pudieron haber hecho que esto fuera rentable.

 

Conquista de Socotra y Ormuz en el golfo Pérsico

A principios de 1.506, después de participar en delinear la estrategia para Oriente, el Rey le confió una escuadra de cinco navíos en la armada de 16 navíos dirigida por Tristán da Cunha con destino a la India. Iban con el objetivo de tomar Socotra o Socotora y ahí construir una fortaleza, con la esperanza de comerciar en el mar Rojo (o mar Vermelho, para los portugueses) transportando un fuerte de madera para apoyar los trabajos iniciales.

Alfonso de Albuquerque iba como capitán mayor de la Costa da Arábia. Llevaba una carta con una misión secreta, ordenada por el Rey de, una vez cumplida la primera misión, sustituir al virrey Francisco de Almeida, que terminaba su mandato dos años después. Antes de partir legitimó un hijo natural nacido en 1.500 e hizo su testamento.

El 6 de abril de 1.506 las dos armadas partieron de Lisboa. Alfonso de Albuquerque iba pilotando su propio navío, pues el piloto designado desapareció antes de la partida. En la isla Juan de Nova, en el canal de Mozambique encontraron a Juan de Nova regresando de la India, que invernaba allí después de sufrir un boquete en el casco de su navío Flor de la Mar. Lo rescató y la nave se unió a la flota. Desde Malindi, Tristán da Cunha envió una expedición portuguesa a Etiopía, que entonces se creía pensaba estaba más próxima. La misión incluyó al padre Juan Gomes, Juan Sanches y al tunecino Sid Mohammed (sin conseguir pasar por Malindi regresarían a Socotra, en donde Alfonso de Albuquerque consiguió desembarcarlos en Filuk, puerto del cabo Guardafui). Después de una serie de ataques afortunados a las ciudades árabes de la costa oriental africana, siguieron a Socotra, donde no había noticias de cristianos, y que tomaron en agosto de 1.507, iniciando la construcción de una fortaleza. Cuatro años después sería abandonada, dada su ineficacia para controlar la entrada del mar Rojo, pasando Adén a ser el punto preferible.

Conquista de Socotra (Socotora) por Alfonso Albuquerque 1.507

En Socotra los caminos de los dos capitanes se separaron: Tristán de Cunha partió para la India, yendo a apoyar a los portugueses cercados en Cannanore y Alfonso de Albuquerque navegó con una flota de seis navíos y 500 hombres rumbo a la isla de Ormuz, en el golfo Pérsico, uno de los centros clave del comercio en Oriente. En el transcurso conquistaron las ciudades de Curiate (Kuryat), Mascate y Corfacão (actual Khor Fakkan), aceptando la sumisión de las ciudades de Kalhat y Soar (Sohar).

El 25 de septiembre de 1.507 llegaron a Ormuz precedidos de una temible reputación, en la batalla se enfrentaron a la flota del sultán y rápidamente incendiaron más de 50 navíos con el fuego de artillería. Después rápidamente se apoderaron de la isla, cuyo rey aceptó convertirse en tributario del rey de Portugal. Pasados pocos días, llegó un enviado de Pérsia que venía a exigir el pago de tributo al sah Ismail I. El emisario persa fue enviado de regreso con la respuesta que el tributo no sería más que las balas de cañón y armas, comenzando así la conexión entre Albuquerque y el sah Ismail I (muchas veces referido como Jeque Ismael), fundador del imperio Saváfida.

Batalla de Ormuz 25 de septiembre de 1507. La flota de Albuquerque dispara contra la flota del sultán, hundiendo 50 barcos. Autor José Bielsa

Como fruto del acuerdo con el rey de Ormuz, Albuquerque inmediatamente comenzó la construcción del fuerte de Nuestra Señora de la Victoria en Ormuz (más tarde renombrado como fuerte de Nuestra Señora de la Concepción. La primera piedra se colocó con gran pompa y entusiasmo por Albuquerque el 24 de octubre, con sus hombres de todas las condiciones participando en los trabajos de construcción. Sin embargo, tras el desafío cada vez mayor de sus capitanes, que se lamentaban del trabajo duro y en condiciones difíciles, varios navíos desertaron para la India. Con la flota reducida a dos navíos y sin suministros, Alfonso de Albuquerque fue obligado a salir de Ormuz, en abril de 1.508. Volvió a Socotra, donde encontró la guarnición portuguesa pasando hambre, y para reabastecer ese asentamiento asaltó navíos musulmanes en la ciudad de Kalhat (Baréin). Regreso de nuevo a Ormuz y luego se dirigió a la India.

Albuquerque recibiendo a los emisariós del shah persa Ismail I en Ormuz en 1507. Había ido a recoger el tributo de Ormuz, Alfonso les dijo solo recibirían como tributo balas de cañón y armas.

 

Conflicto con Francisco de Almeida

Alfonso de Albuquerque llegó a Cananor, en la India, en diciembre de 1.508. Allí inmediatamente abrió delante del virrey Francisco de Almeida la carta sellada que recibiera del rey nombrándole Gobernador. Francisco de Almeida, junto al cual estaban ya los capitanes que habían abandonado a Albuquerque en Ormuz, confirmó también que la orden le había sido comunicada, mas rehusó pasar de inmediato el cargo, pretextando que su mandato terminaba en enero y que pretendía aún vengar la muerte de su hijo junto de Mirocem. Alfonso de Albuquerque, al ver recusada su promesa de trabar una batalla el mismo, y puesto que el virrey propuso pagarle lo debido al cargo de gobernador, acató esa orden hacer frente a Francisco de Almeida y se fue a Cochín, donde aguardó indicaciones del reino, sustentando de su bolsillo su comitiva.

El 3 de febrero de 1.509 Francisco de Almeida avanzó con fuerza para la batalla de Diu, que asumió como venganza personal por la muerte de su hijo Lourenço de Almeida en circunstancias dramáticas en la batalla de Chaul. Su victoria fue determinante: otomanos y mamelucos egipcios abandonaron las aguas del Índico, asegurando el dominio portugués durante más de 100 años.

En agosto, tras una petición de los antiguos capitanes y de Diego Lopes de Sequeira considerando a Alfonso de Albuquerque inapto para el gobierno, Francisco de Almeida le envió a la fortaleza de Santo Ângelo en Cananor. Allí permaneció aislado, lo que el propio Albuquerque consideró estar bajo prisión. En septiembre de 1.509 Diego Lopes de Sequeira avanzó en la misión de establecer contacto con el sultán de Malaca, pero no pudo, dejando detrás a 19 prisioneros.

 

Gobernador de la India Portuguesa (1.509-15)

En octubre, llegó a Cananor el mariscal del Reino, Fernando Coutinho. Fue el más importante fidalgo del reino que alguna vez se hubiera desplazado al Índico, pariente de Alfonso de Albuquerque, y llevaba una armada de quince navíos y 3.000 hombres enviada por el Rey para defender sus sus derechos y tomar Calicut. El 4 de noviembre Albuquerque dio inicio a su gobierno. Después de la partida cinco días más tarde de Francisco de Almeida, Albuquerque rápidamente demostró su energía y determinación como segundo gobernante del estado de la India, cargo que ocuparía hasta su muerte.

Alfonso de Albuquerque pretendía construir fortalezas en los puntos estratégicos de la costa, capaces de ser abastecidas por mar, para así dominar el mundo musulmán y controlar la red de comercio en el Índico, idea a la que Francisco de Almeida y sus capitanes se habían opuesto por considerar que no tenían capacidad para mantenerlas. Inicialmente el rey Manuel I y el Consejo del Reino intentaron distribuir el poder desde Lisboa, creando tres áreas de jurisdicción en el Índico: Albuquerque seguiría con la misión de tomar Ormuz, Adén y Calicut, misión que hasta el fin procuró cumplir; Diego Lopes de Sequeira fue provisto con una flota y enviado para el Suroeste asiático, con la misión de tratar de llegar a un acuerdo con el sultán de Malaca, pero fracasó retornando a Cochín y al reino; a Jorge de Aguiar se le concedió el área entre el cabo de Buena Esperanza y Gujarat, siendo sucedido por Duarte de Lemos que partió para el reino dejando a Albuquerque sus navíos.

 

Ataque fallido a Calicut (1.510)

En enero de 1.510, cumpliendo las órdenes del reino y sabiendo de la ausencia del Zamorín y sus ministros que se habían dirigido a Palghat, Alfonso de Albuquerque se dirigió a Calicut. Temprano en la mañana del 4 de enero de 1.510, Albuquerque por el mariscal Francisco Coutinho, desembarcó en la orilla norte del río Kallayi. Quemando la mezquita de Jamiat, sus hombres avanzaron lentamente por las laberínticas callejuelas, guiados por el Koya Pakki y finalmente penetraron en las dependencias y oficinas del palacio del Zamorín. Pero el Akampatijanam conocido como los 10.000 nairs que el Zamorin habían dejado para la defensa del palacio, se reagruparon y atacaron a los portugueses mientras se dedicaban al saqueo. Las fuerzas de Coutinho fueron emboscadas y rodeadas. Albuquerque llegó demasiado tarde para salvar a su primo y amigo, y él mismo escapó con gran dificultad. Fue herido por una bala en el pie (presuntamente se disparó él mismo con las prisas) y una pedrada que lo dejó noqueado. Fue llevado sobre un escudo por sus hombres.

Desembarco portugués en Calicut enero de 1510. Autor José Bielsa

Los portugueses admitieron haber sufrido 80 muertos y haber matado 1.000 nairs en la batalla, mientras que fuentes musulmanas dicen que 500 portugueses perecieron en la batalla.

Conquista de Goa (1.510)

Fallado el ataque a Calicut, Albuquerque se apresuró a formar una poderosa armada, reuniendo 23 naves, 1.200 hombres, 400 marineros portugueses, 220 auxiliares malabareses de Cochín y 3.000 “esclavos combatientes”.

La expedición zarpó hacia el mar Rojo a fines de enero de 1510, el 6 de febrero anclaron en Canannore y en monte de Eli. En el monte de Eli, Albuquerque convocó a sus capitanes a su buque insignia, la carraca Flor de la Mar, donde reveló el objetivo de la expedición: tenía órdenes del rey Manuel I para subyugar a Ormuz, pero viendo que los mamelucos estaban armando una flota en el Suez, consideró desviarse de la línea acción original y destruirla antes de que estuviera lista.

La flota se dirigió allí, cuando estaban anclados el poderoso corsario malabareño, Timoja (Thimayya) al servicio de reino de Bisnaga. Le dijo a Albuquerque que sería peligroso partir hacia el mar Rojo, ya que en la cercana ciudad de Goa estaban los restos de la expedición mameluca destruida en la batalla de Diu se estaban reagrupando y adquiriendo barcos nuevos, pero dada la enfermedad del sultán Hidalcão y la guerra entre los sultanatos del Decán, la ciudad apenas estaba defendida. Timoji propuso a Albuquerque su apoyo para capturar la ciudad. Tras reunirse con sus capitanes, Albuquerque los convenció de que era crucial que atacaran a Goa, que además era el mejor puerto comercial de la región, que almacenaba caballos árabes para los sultanatos del Decán.

 

Primer ataque portugués a Goa

El primer ataque a Goa tuvo lugar del 4 de marzo al 20 de mayo de 1.510. Tras una primera ocupación, sintiéndose incapaz de asegurar la ciudad dado el mal estado de sus fortificaciones, la contracción del apoyo inicial de la población hindú y la insubordinación entre los suyos después de un fuerte ataque de Ismail Adil Shah, Alfonso de Albuqerque rehusó un acuerdo ventajoso de paz y la abandonó en agosto. La flota destrozada y una revuelta palaciega en Cochín dificultaban su recuperación. Cuando llegaron nuevos navíos del reino se destinaron a Malaca, bajo el mando del fidalgo Diego Mendes de Vasconcelos, quien había sido dado el mando rival de la región.

El 16 de febrero, la armada portuguesa navegó hacia las aguas profundas del río Mandovi. Apoyados por 2.000 hombres de Timoja, los portugueses desembarcaron tropas al mando de Antonio de Noronha y asaltaron el fuerte de Pangim, defendido por el mercenario turco Yusuf Gurgij y una fuerza de 400 hombres. Yusuf fue herido y se retiró a la ciudad y los portugueses capturaron el fuerte junto con varias piezas de artillería de hierro. En Pangim, Albuquerque recibió enviados de las figuras más importantes de Goa, y propuso la libertad religiosa y la reducción de impuestos si se negaban a ayudar a los musulmanes. A partir de entonces declararon su apoyo total a los portugueses y Albuquerque ocuparon formalmente Goa el 17 de febrero de 1.510 sin resistencia.

En la ciudad, los portugueses encontraron más de 100 caballos pertenecientes al gobernante de Bijapur, 25 elefantes y barcos nuevos parcialmente terminados, lo que confirma la información de Timoja sobre los preparativos del enemigo. Por su ayuda, fue nominado tanadar-mor (el jefe recaudador de impuestos y representante de los pueblos indígenas) de Goa.

Albuquerque reafirmó que la ciudad no debía ser saqueada y que los habitantes no serían dañados, bajo la pena de muerte. Reunió a los orfebres y cambiadores de dinero de Goa para crear una casa de moneda y ordenó que la moneda antigua se fundiera en cruzados portugueses, vinténs y monedas de cobre. Fueron distribuidos a lo largo de un desfile a través de las calles de la ciudad.

Esperando represalias del sultán de Bijapur, Albuquerque comenzó a organizar las defensas de la ciudad. Se repararon las murallas de la ciudad, se expandió el foso que se llenó con agua y almacenes de armas y se almacenaron suministros. Las naves debían ser terminadas y puestas al servicio portugués, y los cinco puntos de paso a la isla: Banastarim, Naroá, Agaçaim, Passo Seco y Daugim, fueron defendidos por tropas portuguesas y malabares, con el apoyo de varias piezas de artillería.

Al mismo tiempo, Albuquerque envió al fraile Luiz do Salvador por delante de una embajada a la corte del vecino imperio hindú de Vijayanagara, con la esperanza de obtener una alianza contra Bijapur.

 

Contraataque de Adil Shah (1.510)

Sin conocimiento de Albuquerque, Adil Shah acababa de acordar una tregua con el imperio Vijayanagara, y podía desviar a muchas más tropas de lo que se esperaba para recuperar la ciudad. A tal efecto, envió a un general turco, Pulad Khan, con 40.000 tropas, que incluían muchos mercenarios persas y turcos experimentados, que derrotaron a las tropas de Timoja en tierra firme. Ismail Adil Shah después instaló su tienda real en el vado de Benastarim, esperando que el monzón atrapara a los portugueses antes de dar a Pulad Khan la orden de asaltar la isla.

Albuquerque fue informado de este plan a través del renegado portugués Juan Machado, quien era entonces un capitán prestigioso en el servicio de Adil Shah, aunque permaneció cristiano. Fue enviado a convencer a sus compatriotas de que se rindieran o huyeran. Confiando en la fortaleza de su posición defensiva, Albuquerque rechazó las proposiciones de Machado. Machado también le dijo a Albuquerque que Ismail mantenía contacto con los musulmanes dentro de la ciudad, quienes le informaron sobre los números y movimientos portugueses.

Con la llegada de las lluvias monzónicas, sin embargo, la situación portuguesa se volvió crítica: el clima tropical se cobró una gran cantidad de vidas portuguesas, los alimentos se deterioraron y los portugueses se estresaron demasiado para contener al ejército musulmán. Bajo estas condiciones, Pulad Khan lanzó un gran asalto el 11 de mayo, cruzando el vado de Banastarim durante la marea baja en medio de una fuerte tormenta, abrumaron rápidamente al pequeño número de tropas portuguesas. Cuando las defensas se desmoronaron, estalló una revuelta musulmana en las afueras de Goa mientras los portugueses se retiraban apresuradamente a las murallas de la ciudad con la ayuda de sus aliados hindúes pero abandonaron varias piezas de artillería junto al río.

Al día siguiente, Pulad Khan ordenó un asalto contra la ciudad pero fue repelido. Entonces Albuquerque recibió la información del fraile Luiz sobre la tregua entre Bijapur y Vijayanagara, y pasó el resto de mayo preparando una retirada. Albuquerque se negó a prender fuego a la ciudad, ya que esto anunciaría su retirada a los sitiadores y en su lugar ordenó que se esparciera una gran cantidad de especias y cobre en las calles para retrasar el avance del enemigo. Antes de partir, sin embargo, hizo que Timoai con cincuenta de sus hombres ejecutara a los habitantes musulmanes dentro de la ciudadela, ahorrando solo a varias mujeres que él tomó en sus barcos. Antes del amanecer del 31 de mayo, los 500 portugueses restantes se embarcaron bajo fuego enemigo, cubiertos por un pequeño número de soldados portugueses que contenían el avance de las tropas enemigas que atravesaban las murallas de la ciudad. Ismail entonces retomó solemnemente la posesión de la ciudad, al sonido de las trompetas.

El 1 de junio, los barcos zarparon desde la orilla del río de Goa hasta la desembocadura del río Mandovi, sin poder salir a alta mar debido a las tormentas del monzón. La expedición ahora estaba atrapada en sus propios barcos dentro de la desembocadura del río, y durante los siguientes tres meses sufriría un severo racionamiento de suministros hasta el punto de comer ratas y cuero, un continuo bombardeo musulmán y las duras condiciones climáticas, amenazaba con acabar la expedición.

El agua del río estaba embarrada, dificultando la captura de los peces y el agua no era potable, aunque la fuerte lluvia permitió que se repusiese el agua potable. Los portugueses también sufrieron el constante bombardeo de piezas de artillería en la costa que, aunque erráticos, los obligaron a mover con frecuencia los barcos. Evitaron responder al fuego para ahorrar munición.
Muchos saltaron por la borda y desertaron, informando al enemigo de la escasez en la armada. El Adil Shah, sin embargo, temía la reanudación de las hostilidades con Vijayanagar en cualquier momento, y deseaba concluir una tregua con los portugueses. Envió un enviado proponiendo la paz y la cercana ciudad de Cintacora. Albuquerque lo recibió con una abundante muestra de comida y vino, pero rechazó la propuesta de Ismail.

El gobernador visitaría todos los barcos, levantaría la moral e infundiría disciplina, pero su relación con sus capitanes se estaba degradando rápidamente después de que su sobrino, Antonio de Noronha, muriera en una incursión en tierra. Un episodio fue relevante, ya que un fidalgo Rui Dias había desobedecido las órdenes del gobernador, salió a hurtadillas de su barco para reunirse con las mujeres que Timoja había capturado. Al enterarse de esta descarada desobediencia, Albuquerque ordenó que fuera ahorcado de inmediato. Con la soga al cuello, surgió un motín entre las filas de los hidalgos portugueses en la armada, quienes no se opusieron tanto a su ejecución sino al hecho de que lo colgaban y no lo decapitaron como correspondía a un noble. Albuquerque fue, sin embargo, resuelto. Dias fue ahorcado y varios de los capitanes rebeldes arrestados, aunque solo por unos días.

 

Segunda conquista portuguesa de Goa (1.510)

El 15 de agosto, la armada portuguesa finalmente salió de Mandovi hacia Cannanore y al día siguiente llegó a la isla de Angediva para buscar agua. Allí se encontraron con Diego Mendes de Vasconcelos al frente de una expedición de 4 barcos y 300 hombres, enviada por el rey Manuel I para comerciar directamente con Malacca. Como jefe de las fuerzas portuguesas en la India, Albuquerque y convenció a Vasconcelos para que, a regañadientes, lo ayudara a intentar capturar a Goa antes de seguir con su misión

Al pasar por Honavar, Albuquerque supo por Timoja y sus informantes que Ismail había dejado Goa para luchar contra Vijayanagar en Balagate y que había tenido lugar una insurrección, matando a muchos oficiales de la guarnición que quedaron atrás.

En Cannanore carenaron y reacondicionaron los barcos, y se les unió el escuadrón de 12 naves de Duarte de Lemos procedente de Socotra junto con la flota anual de carracas procedentes de Portugal comandada por Gonzalo de Sequeira, con órdenes de relevar a Lemos de su mando y entregar sus naves al gobernador. Los portugueses contaban ahora 1.680 hombres y 34 barcos, entre carracas, naos, carabelas y galeras, aunque Gonzalo de Sequeira se quedó con sus barcos para supervisar la carga de pimienta y regresar a Portugal con Duarte de Lemos.

Antes de partir hacia Goa, Albuquerque fue alertado por el rajá de Cochín, un fiel aliado de los portugueses, de una inminente disputa de poder entre él y su primo y le pidió ayuda. La provisión anual de pimienta con destino a Portugal dependía del rey de Cochín, y Albuquerque rápidamente navegó en su ayuda. A través de una rápida demostración de fuerza, el príncipe en conflicto fue enviado a exilio y el rey de Cochín se aseguró en el poder.

En Honavar, los portugueses unieron sus fuerzas con Timoja, quien informó a Albuquerque que Ismail había dejado una considerable guarnición, entre 8.000 y 10.000 “blancos” (mercenarios persas y turcos) apoyados por la infantería nativa. Timoja podría proporcionar 4.000 hombres y 60 foies (galeras ligeras) propias, mientras que el rey de Honavar propuso enviar a 15.000 hombres por tierra.

El 24 de noviembre, los portugueses navegaron de nuevo en el Mandovi y anclaron en Ribandar, donde desembarcaron a algunos hombres comandados por Juan de Lima para explorar las defensas de la ciudad. Albuquerque convocó un consejo de guerra en el que expresó sus intenciones de asaltar la ciudad en un ataque triple y dividió sus fuerzas en consecuencia: un grupo mandado por él mismo atacaría las defensas de la ciudad desde el oeste, donde estaban ubicados los astilleros; los otros dos grupos serían mandados por Vasconcelos y Manuel de Lacerda y asaltarían las puertas de la ciudad al norte, donde se esperaba que se concentrara la fuerza enemiga principal.

Al amanecer del 25 de noviembre, día de Santa Catalina, comenzó el desembarco, con las galeras portuguesas moviéndose primero para bombardear la orilla del río con el fin de despejarla de enemigos para los barcos de desembarco. Una vez en tierra, la infantería portuguesa fuertemente blindada, liderada por los hidalgos de los grupos de Vasconcelos y Lacerda, asaltó las defensas exteriores alrededor de las puertas de la ribera y, al recurrir a bombas de arcilla lanzadas a mano, rápidamente desordenó a los defensores. Los portugueses lograron evitar que las puertas se cerraran con sus picas y así se traspasaron al perímetro fortificado de la ciudad en medio de sus enemigos en fuga. Este éxito inicial fue seguido por cierta confusión, ya que tanto los portugueses como los defensores de ambos lados de las paredes se encontraron simultáneamente tratando de abrir y cerrar las puertas. ¡Un tal Fradique Fernandes logró escalar las murallas con la ayuda de su lanza y izaron una pancarta que gritaba a Portugal! ¡Portugal! Victória! ¡Santa Catarina! añadiendo confusión a los defensores. En un último esfuerzo por organizar una defensa, algunos de los defensores se reunieron alrededor del palacio de Adil Shah, pero también fueron destrozados por un segundo asalto portugués mandado por Vasconcelos, que llegaba al sonido de las trompetas.

Reconquista portuguesa de Goa el 25 de noviembre de 1510. Tras duros combates las fuerzas turcas se rinden. Autor José Bielsa

Después de cinco horas de lucha, los defensores estaban completamente derrotados, huyendo a través de las calles y lejos de la ciudad junto con muchos civiles, muchos de los cuales se ahogaron tratando de cruzar el estrecho puente sobre el foso, o fueron perseguidos por los hindúes de Goa.

Albuquerque, mientras tanto, no pudo participar personalmente en el asalto a la ciudad, ya que las defensas occidentales de la ciudad demostraron ser mucho más fuertes de lo que esperaba. Tampoco Timoja, que solo llegó después. El gobernador pasó el resto del día eliminando focos de resistencia dentro de la ciudad, y permitió a los soldados cuatro días para saquearla. Los astilleros, almacenes y artillería fueron para la Corona y se respetó la propiedad de los hindúes, pero todos los musulmanes fueron asesinados bajo las órdenes explícitas del gobernador, y para evitar un brote de peste, sus cuerpos arrojados “a los lagartos” en el río.

Los portugueses sufrieron 50 muertos y 300 heridos en el ataque, principalmente debido a las flechas, mientras que Albuquerque calculó que alrededor de 800 “turcos” y más de 6.000 “moros” entre civiles y combatientes habían perecido.

Con la ciudad firmemente en manos portuguesas, el 1 de diciembre de 1.510, Albuquerque reanudó su administración y organizó su defensa. El antiguo castillo fue reconstruido a la moda europea, bajo la supervisión del arquitecto Tomás Fernández, con 20 canteros portugueses y muchos trabajadores locales a su disposición. Fue guarnecido con 400 soldados portugueses, mientras que un cuerpo de 80 ballesteros montados sirvió como vigilantes y vigilantes de la ciudad, comandado por el capitán de Goa Rodrigo Rabelo, que recibió un guardaespaldas de 20 alabarderos. Francisco Pantoja fue nominado alcaide-mor (principal magistrado) de la ciudad. También se creó una guardia fluvial, con dos barcos altos, una galera, una galeota y dos bergantines.

Timoja, que ambicionaba volverse gobernador de la ciudad, Alfonso de Albuquerque lo recompensó nombrándole tanadar-mor (representante del pueblo), como intérprete conocedor de las costumbres locales, pero su humilde casta y el maltrato a sus subordinados causaron tensiones dentro de la sociedad hindú, por lo que fue reemplazado por su rival Melrao, que tenía a su disposición 5.000 hombres para ayudar en la defensa.

Cuando el sistema defensivo fue eficaz, Diego Mendes de Vasconcelos solicitó el permiso del gobernador para dirigirse a Malacca, que fue rechazado por Albuquerque. Vasconcelos luego intentó un motín e intentó navegar sin permiso, por lo que fue arrestado y sus pilotos ahorcados. Albuquerque asumió personalmente el mando de la expedición y en febrero de 1.511 salió de Goa hacia Malacca.

Durante el año siguiente, la ciudad sería sitiada por las fuerzas reorganizadas del general Pulad Khan, que ocuparía la isla de Goa y construiría un puente y una fortaleza en Benastarim. Pulad Khan sería reemplazado por Rassul Khan pero tampoco pudo volver a capturar la ciudad. El regreso de Albuquerque al año siguiente, en agosto de 1.512, con considerables refuerzos, vio la derrota de Rassul Khan, quien finalmente aceptó firmar un tratado de paz, otorgando formalmente Goa a los portugueses.

A pesar de los ataques constantes, Goa se convirtió en el centro de la presencia portuguesa, con la conquista desencadenando el respeto de los reinos vecinos: el sultán de Gujarat y el Zamorín de Calicut enviaron embajadas, ofreciendo alianzas, concesiones y locales para fortificar.

Ante las quejas de escasez de moneda local, Albuquerque comenzó ese año en Goa la primera acuñación de moneda portuguesa fuera del reino de Portugal, aprovechando la oportunidad para anunciar la conquista territorial. La nueva moneda mantuvo el peso, forma y tamaño de las monedas locales, pero presentaba en una cara la cruz y en la otra una esfera armilar que el rey Manuel entonces adoptara como símbolo.

 

Toma de Malaca (1.511)

Antecedentes

En abril de 1.508, el rey Manuel decidió enviar una flota directamente a Malaca, compuesta por cuatro barcos bajo el mando de Diego Lopes de Sequeira, que también tenía la tarea de mapear Madagascar y reunir información sobre los chinos. En abril de 1.509 la flota estaba en Cochín y el virrey, Francisco de Almeida, incorporó otra carraca a la flota para fortalecerla. La decisión no fue del todo inocente, ya que a bordo viajaban varios partidarios del rival político de Almeida, Alfonso de Albuquerque. Entre sus tripulantes también estaba Fernando Magallanes.

La expedición llegó a Malaca en septiembre de 1.509 e inmediatamente Sequeira buscó ponerse en contacto con los mercaderes chinos en el puerto, quienes lo invitaron a bordo de uno de sus juncos comerciales y lo recibieron muy bien para cenar y lo organizaron una reunión con el sultán Mahmud. El Sultán concedió prontamente la autorización portuguesa para establecer un factoría y proporcionó un edificio vacante para ese fin. Sin embargo, desconfiando de la amenaza que representaban los portugueses para sus intereses, las poderosas comunidades mercantes de gujaratis y javaneses musulmanes convencieron al sultán Mahmud y al Bendahara de traicionar y capturar a los portugueses.

Desembarco portugues en Malaca en 1.509

Mientras tanto, Sequeira estaba tan convencido de la amabilidad del sultán que ignoró la información de que Duarte Fernandes, un nuevo cristiano que hablaba parsi, obtuvo de una posadera persa los continuos preparativos para destruir la flota, confirmada incluso por los mercaderes chinos. Estaba jugando al ajedrez a bordo de su buque insignia cuando la flota malaya, disfrazada de mercaderes, tendió una emboscada a los barcos portugueses. Los portugueses rechazaron cualquier intento de abordaje, pero enfrentados a tan gran cantidad de barcos malayos y sin poder desembarcar ninguna fuerza para rescatar a los portugueses que se habían quedado en la factoría, Sequeira tomó la decisión de regresar a la India antes de que comenzara el monzón antes que quedar completamente varado en el sudeste asiático. Antes de partir, envió un mensaje al sultán y al bendahara en forma de dos cautivos, cada uno con una flecha en el cráneo, como testimonio de lo que les sucedería si llegara algún daño a los 20 portugueses que se habían rendido.

De vuelta en la India, Sequeira contó en Travancore a Alfonso de Albuquerque, virrey de la India portuguesa, lo que había sucedido. Temiendo represalias de Albuquerque por haber apoyado previamente a Almeida, Sequeira zarpó rápidamente a Portugal en abril.

En esa misma época, en Lisboa, el rey Manuel despachó otra flota más pequeña bajo el mando de Diego de Vasconcelos para comerciar directamente con Malaca, basándose en la suposición de que Sequeira había logrado establecer lazos comerciales con la ciudad. Vasconcelos llegó a la isla de Angediva en agosto de 1.510, donde encontró al gobernador Alfonso de Albuquerque, descansando sus tropas después de no haber capturado Goa algunos meses antes, y reveló sus intenciones de navegar a Malacca de inmediato. Mientras tanto, Albuquerque había recibido mensajes de los cautivos de Malaca, escritos por el factor Rui de Araújo, y enviados a través de los enviados del mercader más poderoso de Malaca, un hindú llamado Nina Chatu que intercedió por los portugueses. Araújo detalló la fuerza militar del Sultán, la importancia estratégica de Malacca y su atroz cautiverio. Por lo tanto, Albuquerque era plenamente consciente de que para Vasconcelos llegar a Malacca con una fuerza tan escasa era un suicidio, y logró convencerlo para que, a regañadientes, lo ayudara a capturar a Goa ese mismo año.

Con Goa firmemente en manos portuguesas en diciembre, Vasconcelos insistió en que se le permitiera ir a Malacca, lo cual fue denegado. Vasconcelos se amotinó e intentó zarpar contra las órdenes del Gobernador, por lo que fue encarcelado y sus pilotos ahorcados. Albuquerque asumió el mando directo de la expedición y en abril partió de Cochín junto con 1.000 hombres y 18 barcos.

Partida de la flota de Alfonso Albuquerque de Cochin para conquistar Malaca en abril de 1.511. Autor José Bielsa

 

El viaje

Durante el viaje al sudeste de Asia, la armada perdió una galera y una vieja carraca. En Sumatra, la flota rescató a nueve prisioneros portugueses que habían logrado escapar al reino de Pedir; informaron a Albuquerque que la ciudad estaba internamente dividida, y que el bendahara había sido asesinado recientemente. Allí también interceptaron varias propiedades comerciales del sultanato de Gujarat, un enemigo de los portugueses.

Pasando por Pacem, los portugueses encontraron un gran junco, más grande de hecho que su buque insignia, la Flor de la Mar. Los portugueses ordenaron que se detuviera, pero inmediatamente abrió fuego contra la flota, y los portugueses rápidamente respondieron. Sin embargo, se dieron cuenta de que sus bombardeos eran en su mayoría ineficaces: sus balas de cañón rebotaban en el casco del junco. Sin embargo, después de dos días de bombardeo continuo, se destruyó el timón, se derribaron los mástiles y se mató a la mayoría de su tripulación, y se rindió. Una vez a bordo, los portugueses encontraron a un miembro de la familia real de Pacem, a quién Albuquerque esperaba poder intercambiar por los prisioneros portugueses.

Para el 1 de julio, la armada llegó a Malaca, hicieron un alarde disparando los cañones y desplegando en formación de batalla, lo que causó gran conmoción en el puerto. Albuquerque declaró que ningún barco debía zarpar sin su permiso e inmediatamente trató de negociar el regreso seguro de los prisioneros restantes aún atrapados en Malaca. Como Albuquerque consideraba que la conducta del sultán había sido traidora, exigió que los prisioneros fueran devueltos sin un rescate como muestra de buena fe, pero el Sultán respondió con respuestas vagas y evasivas e insistió en que Albuquerque firmara un tratado de paz de antemano. En realidad, el Sultán estaba tratando de ganar tiempo para fortificar la ciudad y llamar de vuelta a la flota, cuyo almirante los portugueses identificaron como Lassemane.

Mientras tanto, Albuquerque siguió recibiendo mensajes del prisionero Rui de Araújo, quien informó a través de Nina Chatu. El sultán podía reunir 20.000 hombres, que incluían arqueros turcos y persas, 2.000 piezas de artillería y 20 elefantes de guerra, pero había notado que la artillería era tosca y carecía de suficientes artilleros. El mismo Albuquerque le informaría al Rey que solo 4.000 de ellos estaban listos para la batalla. Su mayor debilidad era la impopularidad del gobierno del sultán Mahmud Shah, que al favorecer a los musulmanes engendró insatisfacción en los restantes mercaderes.

El Sultán por su parte no estaba demasiado intimidado por el pequeño contingente portugués. Más tarde, Albuquerque le escribiría al rey Manuel que, para su gran consternación, el Sultán de alguna manera había logrado calcular correctamente el número total de soldados a bordo de su flota con un margen de error de “menos de tres hombres“. Por lo tanto, permaneció en la ciudad organizando su defensa, “sin darse cuenta del gran peligro en el que se estaba metiendo“.

Después de semanas de estancadas negociaciones, a mediados de julio los portugueses bombardearon la ciudad. Sorprendido, el sultán liberó rápidamente a los prisioneros y Albuquerque aprovechó la oportunidad para exigir aún más una pesada compensación: 300.000 cruzados y autorización para construir una fortaleza donde quisiera. El Sultán se negó. Presumiblemente, Albuquerque ya había anticipado la respuesta del Sultán en ese momento. El gobernador reunió a sus capitanes y reveló que un asalto tendría lugar la mañana siguiente, 25 de julio, día de Santiago.

Durante las negociaciones, Albuquerque recibió la visita de representantes de varias comunidades comerciales, como los hindúes, quienes expresaron su apoyo a los portugueses. Los chinos se ofrecieron a ayudar en lo que fuera posible. Albuquerque no solicitó más que varias barcazas para ayudar a desembarcar a las tropas, diciendo que no deseaba que los chinos sufrieran represalias si el ataque fracasaba. También los invitó a una galera para ver la lucha desde lejos y autorizó a cualquiera que quisiera zarpar, lo que dejó a los chinos con una muy buena impresión del portugués.

 

Primer asalto a Malaca (25 de julio de 1.511)

Albuquerque dividió sus fuerzas en dos grupos, uno más pequeño bajo el mando de Juan de Lima y otro más grande que él mandó personalmente. El desembarco comenzó a las 2 de la mañana. Mientras que la flota portuguesa bombardeaba las posiciones enemigas en la costa, la infantería remaba sus barcos en las playas a ambos lados del puente de la ciudad. Inmediatamente quedaron bajo fuego de artillería desde las poblaciones de Malayan, aunque era en gran parte ineficaz.

La ciudad estaba dividida por el río de Malaca, y unida por un puente, un puente estratégico. Albuquerque desembarcó sus fuerzas al oeste del puente, conocido como Upeh, mientras que Juan de Lima desembarcó en el lado este, Ilher, donde se encontraban el palacio del Sultán y una mezquita. Una vez en tierra, los portugueses arrojaron las plataformas protectoras de las barcazas sobre la arena para caminar sobre los abrojos y las minas de pólvora esparcidas por todos lados.

Protegidos por yelmos de acero y pectorales, y con los hidalgos ataviados con una armadura de placas completa de cabeza a los pies, los portugueses cargaron contra las posiciones defensivas malayas, haciendo añicos cualquier resistencia casi de inmediato. Con las poblaciones vencidas, el grupo de Albuquerque empujó a los defensores de vuelta a la calle principal y procedió hacia el puente, donde se enfrentaron a una dura resistencia y un ataque desde la retaguardia.

En el lado este, el grupo de Lima se enfrentó un contraataque por parte del cuerpo real de elefantes de guerra, mandado por el propio Sultán, su hijo Alauddin y su yerno, el sultán de Pahang. Brevemente conmocionados, los hidalgos portugueses levantaron sus picas reciben la orden de mantener la sangre fría, al mismo tiempo ordenaron a los arcabuceros disparar a las trompas.

Batalla de Malaca 25 de julio de 1511. El sultán ataca a los portugueses con su cuerpo de elefantes de guerra.

 

Batalla de Malaca 25 de julio de 1511. El sultán ataca a los portuguese con su cuerpo de elefantes de guerra. Autor José Bielsa

Concentraron fuego en el elefante real, causando que se alejara en pánico, dispersando a los otros elefantes y desorganizando a las tropas que los seguían en orden. El Sultán cayó de su elefante y fue herido, pero logró escapar en medio de la confusión. Para la mitad del día, los dos grupos portugueses se habían reunido en el puente, rodeando a los últimos defensores que saltaron al río donde fueron interceptados por las tripulaciones de las barcazas de desembarco portuguesas. Con el puente seguro, los portugueses levantaron sábanas de lona para proteger a la exhausta infantería del intenso sol. Sin embargo, el asalto fue suspendido cuando Albuquerque se dio cuenta de cuán cortas eran las provisiones que tenían, y ordenó a las tropas que se embarcaran de nuevo, incendiando el palacio Real y la mezquita a lo largo del camino.

Para evitar que los malayos volvieran a tomar posiciones en el puente, al día siguiente los portugueses tomaron un junco ofrecido por los mercaderes chinos, le armaron con artillería y largas picas para evitar que fuera embestido por balsas incendiarias, y la remolcaron hacia el puente aprovechando la marea alta. En la boca del río, encalló y de inmediato estuvo bajo fuego pesado; su capitán, Antonio de Abreu, recibió un disparo en la cara, pero permaneció implacable con su puesto, declarando que mandaría el barco desde su lecho si fuera necesario.

 

Segundo asalto a Malaca

El 8 de agosto, el virrey sostuvo un consejo con sus capitanes en el que invocaba la necesidad de asegurar la ciudad para cortar el flujo de especias hacia El Cairo y La Meca a través de Calicut y evitar que el Islam se apoderara. Para este asalto, Albuquerque desembarcó la totalidad de su fuerza, dividida en tres grupos, en el lado occidental de Malaca Upeh, con el apoyo de una pequeña carabela, una galera y lanchas de desembarco armadas como cañoneras. A medida que el junco se liberaba por la creciente marea de la mañana, y se acercaba al puente, atrajo el fuego de los defensores, mientras comenzaba el desembarco, al mismo tiempo que la armada bombardeaba la ciudad. Una vez en tierra, los portugueses ferozmente, derrumbaron las barricadas que habían sido construidas, volviendo a vencer rápidamente las defensas malayas y recuperaron el puente, entonces desprovisto de defensores. A ambos lados, los portugueses levantaron barricadas con barriles llenos de tierra, donde colocaron artillería. Desde el lado este, un grupo procedió a asaltar la mezquita.

Con el puente fortificado y asegurado con suficientes provisiones, Albuquerque ordenó que algunos grupos y varios hidalgos corrieran por las calles y neutralizaran los emplazamientos de armas malayanas en los tejados, matando a cualquiera que se resistiera, con la pérdida de muchos civiles.

El 24 de agosto, cuando la resistencia del sultán disminuyó, Albuquerque decidió tomar el control total de la ciudad, al mando de 400 hombres en filas de 6 hombres de ancho por las calles, al sonido de los tambores y trompetas, eliminando cualquier resto de resistencia. Según Correia, los malayos estaban muy asustados por las picas pesadas portuguesas “que nunca habían visto antes“.

La operación de limpieza tomó 8 días. Incapaz de oponerse más a los portugueses, el sultán reunió su tesoro real y lo que quedaba de sus fuerzas y finalmente se retiró a la jungla.

Conquista de Malaca por Alfonso Albuquerque en 1.511

 

El saqueo

Con la ciudad asegurada, Albuquerque ordenó el saqueo de Malaca, de la manera más ordenada posible. Durante tres días, desde la mañana hasta el anochecer, a los grupos se les dio un tiempo limitado para correr por turnos a la ciudad y regresar a la playa con todo lo que pudieran llevar. Estaba estrictamente prohibido saquear la propiedad de chinos, hindúes, javaneses y peguanos, que habían apoyado a los portugueses y se les dieron banderas para marcar sus hogares. La población general de Malaca resultó ilesa.

El botín fue inmenso: más de 200.000 cruzados volvieron a la Corona junto con 3.000 bombardas de bronce y hierro y varios esclavos. Según Correia, los soldados regulares recibieron más de 4.000 cruzados cada uno, los capitanes recibían hasta 30.000;.

En ese momento, 1.000 cruzados era aproximadamente el equivalente al ingreso anual de un conde en Portugal. Albuquerque recuperó de la expedición un taburete incrustado de joyas, cuatro leones dorados e incluso un brazalete de oro del que se decía que tenía la propiedad mágica de evitar que el usuario sangrara. Estimó que dos tercios de la riqueza permaneció en la ciudad.

La operación costó a los portugueses 28 muertos, además de muchos más heridos. A pesar del impresionante número de piezas de artillería y armas de fuego del Sultán, eran en gran medida ineficaces. La mayoría de las bajas portuguesas fueron causadas por flechas envenenadas.

El Sultán fue desalojado, pero no estaba fuera de combate. Se retiró unos pocos kilómetros al sur de Malaca, a la desembocadura del río Muar, donde se encontró con la armada y montó el campamento, a la espera de que los portugueses abandonaran la ciudad una vez que hubieran terminado de saquearla.

 

Administración y diplomacia

Contrario a las esperanzas del Sultán, Albuquerque no deseaba simplemente saquear la ciudad, sino mantenerla permanentemente. En ese sentido, ordenó la construcción de una fortaleza cerca de la costa, que se hizo conocida como la Famosa, debido a su torreón inusualmente alto, de más de 18 metros de altura. Al principio utilizaron las piedras las piedras de la mezquita y del cementerio y cuando se acabó la piedra en la ciudad, fue llevada por barcos. Dejó una guarnición de 500 hombres, 200 de los cuales estaban dedicados al servicio a bordo de los 10 barcos que quedaron atrás cuando partió la flota.

Cuando los hostilites cesaron, Albuquerque inmediatamente se dio cuenta de que el mantenimiento de una ciudad tan lejana dependería en gran medida del apoyo que los portugueses pudieran reunir de la población local y las entidades políticas vecinas. Aseguró a los habitantes que podrían continuar con sus asuntos normalmente. Nina Chatu fue nominada como nuevo bendahara de Malaca y representante de la comunidad hindú. Las comunidades de Java, Lusong y Malaya también obtuvieron sus propios magistrados (aunque el representante de Java, el rajá Utimuta, sería ejecutado y reemplazado poco después por conspirar con el Sultán exiliado)

Nueva moneda fue acuñada con el apoyo de Nina Chatu y se organizó un desfile a través de las calles de la ciudad, en el que las nuevas monedas fueron arrojadas de cuencos de plata a la población desde once elefantes. Dos heraldos proclamaron las nuevas leyes, una en portugués y otra en malayo, seguidas por las tropas portuguesas que marchaban detrás, tocando trompetas y tambores, “para gran asombro de los lugareños”, como lo cuenta Correia.

Se enviaron misiones diplomáticas a Pegu y Siam para asegurar aliados, así como nuevos proveedores de alimentos vitales como el arroz, para reemplazar a los javaneses, que eran hostiles a los portugueses. Albuquerque ya había enviado un enviado, Duarte Fernandes, a Siam en julio, mientras el asalto a la ciudad todavía estaba en curso, y un intercambio de diplomáticos aseguró el firme apoyo del rey de Siam, que despreciaba al sultán de Malaca y le regaló el blanco elefante que el rey Manuel eventualmente enviaría al Papa en 1.514. El reino de Pegu también confirmó su apoyo a los portugueses y en 1.513 los juncos Pegu llegaron para comerciar en Malaca.

Mientras permaneció en la ciudad, Albuquerque recibió enviados y embajadores de muchos reinos malayos e indonesios (que incluían incluso al yerno del sultán Mahmud, el sultán de Pahang), con obsequios dedicados al rey de Portugal.

En noviembre, Albuquerque organizó una expedición de tres naos y 120 hombres para descubrir las islas de las Especies, bajo el mando de Antonio de Abreu, que anteriormente había estado al mando del junco. Fue el primer europeo en navegar en el océano Pacífico.

Cuando Albuquerque dejó Malaca en enero de 1.512, nombrando a Rui de Araújo factor, los habitantes lloraron su partida. Alrededor del extremo noroeste de Sumatra, la flota se encontró una tormenta que destruyó la nave insignia de Albuquerque, la Flor de la Mar, con la pérdida de documentación, una carta oficial del rey de Siam y el botín y obsequios destinados al rey Manuel, con la excepción de un gran rubí, una espada decorada y una copa de oro enviada por el rey de Siam que la tripulación logró salvar.

En 1.513, Jorge Álvares zarparía de Malaca y llegaría a Cantón, para finalmente establecer contacto con China.

Poco después de la partida de Albuquerque, la ciudad sufrió un acoso por parte de las fuerzas del Sultán, pero para entonces los portugueses podían contar con más de 500 hombres proporcionados por los habitantes de la ciudad para ayudarlos a rechazar el ataque. En mayo, los portugueses, junto con más de 2.000 aliados locales bajo el mando de Gaspar de Paiva, obligaron al Sultán a abandonar su campamento junto al río Muar. El Sultán después se retiró al sultanato de Pahang, donde evitó por poco un intento de asesinato. Después, se mudó a Bintan, un reino insular al sureste de Singapur que usurpó para librar una guerra contra los portugueses en Malaca, acosando a la ciudad, su comercio y saboteando sus relaciones diplomáticas con China, hasta que los portugueses finalmente devastaron Bintan en 1.526, devolviéndola a su legítimo gobernante y vasallizando el reino. Su hijo, Alauddin, continuaría para fundar el sultanato de Johor y desarrollar relaciones más o menos pragmáticas con los portugueses.

 

Regreso a Cochín y Goa

Alfonso regresó de Malaca a Cochín, pero no pudo navegar hacia Goa, ya que se enfrentó a una grave revuelta encabezada por las fuerzas de Ismael Adil Shah, el sultán de Bijapur, comandado por Rasul Khan y sus compatriotas. Durante la ausencia de Alfonso en Malacca, el portugués que se opuso a la toma de Goa había renunciado a su posesión, incluso escribiendo al Rey que sería mejor dejarlo ir. Inmobilizado por el monzón y con pocas fuerzas disponibles, Alfonso tuvo que esperar la llegada de las flotas de refuerzo encabezadas por su sobrino García de Noronha y Jorge de Mello Pereira.

Mientras estaba en Cochín, Albuquerque comenzó una escuela. En una carta privada al rey Manuel I, afirma que había encontrado un cofre lleno de libros con los que enseñar a los hijos de colonos casados portugueses (casados) y conversos cristianos a leer y escribir que, según Albuquerque, había alrededor de unos cientos en su tiempo, “todo muy agudo y fácil de aprender lo que se les enseña“.

El 10 de septiembre de 1.512, Alfonso navegó desde Cochín a Goa con 14 barcos que transportaban 1.700 soldados. Decidido a recuperar la fortaleza, ordenó cavar trincheras y abrir una brecha en la muralla. Pero el día planeado para el asalto final, Rasul Khan se rindió. Alfonso exigió que se entregara el fuerte con su artillería, municiones y caballos, y que los desertores fueran entregados. Algunos se habían unido a Rasul Khan cuando los portugueses se vieron obligados a huir de Goa en mayo de 1.510, otros durante el reciente asedio. Rasul Khan consintió, a condición de que sus vidas fueran respetadas. Alfonso estuvo de acuerdo y se fue de Goa. Perdonó la vida de los desertores, pero los mutiló horriblemente. Uno de esos renegados era Fernando Lopes, fue llevado a Portugal bajo custodia, pero se escapó en la isla de Santa Elena y llevó una vida de “Robinson Crusoe” durante muchos años. Después de tales medidas, la ciudad se convirtió en el asentamiento portugués más próspero de la India.

 

Campaña en el Mar Rojo (1.513)

En diciembre de 1.512, un enviado de Etiopía llegó a Goa, era un tal Mateo enviado por la reina regente Eleni. Fue recibido en Goa con gran honor por Alfonso, como un enviado “Preste Juan” durante mucho tiempo buscado. Su llegada fue anunciada al rey Manuel y al papa León X en 1.513. Aunque Mateo se enfrentó a la desconfianza de los rivales de Alfonso, que intentaron demostrar que era un impostor o un espía musulmán, Alfonso lo envió a Portugal. Se dice que el Rey lloró de alegría por su informe.

En febrero de 1513, mientras Mateo estaba en Portugal, Alfonso navegó hacia el mar Rojo con una fuerza de unos 1.000 portugueses y 400 malabaris. Tenía órdenes de asegurar ese canal para Portugal. Socotra había demostrado ser ineficaz para controlar la entrada al mar Rojo y fue abandonada, y la insinuación de Alfonso de que Massawa podría ser una buena base portuguesa podría haber sido influenciada por los informes de Mateo.

Sabiendo que los mamelucos estaban preparando una segunda flota en Suez, quería avanzar antes de que los refuerzos llegaran a Aden, y en consecuencia sitiaron la ciudad. Aden era una ciudad fortificada, pero aunque tenía escaleras de escala, se rompieron y después de medio día de feroz batalla Alfonso se vio obligado a retirarse. Cruzó el mar Rojo dentro del Bab al-Mandel, con la primera flota europea que navegó esa ruta. Trató de llegar a Jeddah, pero los vientos eran desfavorables, por lo que se refugió en la isla de Kamaran en mayo, hasta que la enfermedad entre los hombres y la falta de agua fresca lo obligaron a retirarse. En agosto de 1.513, después de un segundo intento de llegar a Aden, regresó a la India sin resultados sustanciales. Con el fin de destruir el poder de Egipto, se dice que tuvo la idea de desviar el curso del río Nilo para dejar todo el país estéril. Quizás lo más revelador fue que pretendía robar el cuerpo del profeta islámico, Mahoma, y pedirlo como rescate hasta que todos los musulmanes salieran de Tierra Santa.

 

Administración y diplomacia en Goa (1.514)

En 1.514 Alfonso se dedicó a gobernar Goa, concluir la paz con Calicut y recibir embajadas de gobernadores indios, fortalecer la ciudad y alentar los matrimonios de hombres y mujeres portugueses. En ese momento, a las mujeres portuguesas se les prohibió viajar al extranjero. En 1.511, bajo una política que promulgó Alfonso, el gobierno portugués alentó a sus exploradores a casarse con mujeres locales. Para promover la colonización, el rey de Portugal concedió la condición de hombre libre y la exención de los impuestos de la Corona a los hombres portugueses (conocidos como casados o “hombres casados”) que se aventuraban en el extranjero y se casaban con mujeres locales.

Con el aliento de Alfonso, florecieron los matrimonios mixtos. Nombró a personas locales para cargos en la administración portuguesa y no interfirió con las tradiciones locales (excepto el “sati“, la práctica de inmolar viudas, que prohibió).

En marzo de 1514, el rey Manuel envió al Papa León X una enorme y exótica embajada encabezada por Tristán da Cunha, que recorrió las calles de Roma en una extravagante procesión de animales de las colonias y de la riqueza de las Indias. Su reputación alcanzó su apogeo, sentando las bases del Imperio Portugués en el este.

A principios de 1.514, Alfonso envió embajadores al sultán Muzaffar Shah II de Gujarat, gobernante de Cambay, para pedir permiso para construir un fuerte en Diu, India. La misión regresó sin un acuerdo, pero se intercambiaron obsequios diplomáticos, incluido un rinoceronte indio. Alfonso envió el regalo, llamado ganda, y su guardián indio, Ocem, al rey Manuel. A fines de 1.515, Manuel lo envió como un regalo, el famoso rinoceronte de Durero al Papa Leo X. Durero nunca vio el rinoceronte real, que fue el primer ejemplo vivo visto en Europa desde la época romana.

 

Conquista de Ormuz y la enfermedad

En 1.513, en Cannanore, Alfonso recibió la visita de un embajador persa de Shah Ismail I, que había enviado embajadores a Gujarat, Ormuz y Bijapur. El embajador del sha en Bijapur invitó a Alfonso a enviar un enviado a Persia. Miguel Ferreira fue enviado a través de Ormuz a Tabriz, donde tuvo varias entrevistas con el sha sobre objetivos comunes para derrotar al sultán mameluco.

Habiendo regresado con ricos presentes y un embajador, en el viaje de marzo de 1.515 fueron recibidos por Alfonso en Ormuz. Impulsado por las ofertas del shah, Alfonso había decidido recapturar a Ormuz. Había aprendido que después de la retirada portuguesa en 1.507, un joven rey reinaba bajo la influencia de un poderoso visir persa, Reis Hamed, a quien el rey temía mucho. En Ormuz, Alfonso se encontró con el rey y le pidió al visir que estuviera presente. Luego lo hizo apuñalar y matar inmediatamente por su séquito, y así “liberar” al Rey dominado, por lo que la isla en el golfo Pérsico se rindió a él sin resistencia y se mantuvo como un estado vasallo del imperio Portugués.

Ormuz en sí no sería territorio persa durante otro siglo, hasta que una alianza británico-persa finalmente expulsó a los portugueses en 1.622. Allí en Ormuz, Alfonso permaneció, participando en esfuerzos diplomáticos y recibiendo enviados mientras se enfermaba cada vez más. En noviembre de 1515, decidió regresar a Goa, pero cayó cada vez más enfermo durante el viaje y murió en el puerto de Goa.

 

Muerte de Albuquerque

Desde al menos principios de noviembre de 1.515, Alfonso sabía que había sido reemplazado en el gobierno de la India por un adversario político, Lopo Soares de Albergaria. Según se informa, incluso recibió una carta del embajador del potentado persa Shah Ismael, invitando a Alfonso a convertirse en un líder señor en Persia. Su enfermedad fue reportada ya en septiembre de 1.515.

Mientras que en su viaje de regreso desde Ormuz, en el golfo Pérsico, cerca del puerto de Goa, recibió noticias de una flota portuguesa que llegaba de Europa, con despachos anunciando que iba a ser reemplazado por su enemigo personal, el portugués Lopo Soares de Albergaria. Sintiéndose cerca de la muerte, elaboró su testamento, designó al capitán y altos funcionarios de Ormuz, y organizó un consejo final con sus capitanes para decidir los asuntos principales que afectan al estado de la Índia.

Escribió una larga carta al rey Manuel, expresando su amargura: “Estoy con el Rey por el amor a los hombres y con los hombres por el amor al Rey“. Le pidió al Rey que otorgue a su hijo natural “todos los honores y recompensas” que justamente se le debían a él. Escribió en términos dignos y afectuosos, asegurando a Manuel su lealtad. El 16 de diciembre de 1.515, Alfonso de Albuquerque murió a la vista de Goa. Cuando se conoció su muerte, en la ciudad “se pronunciaron graves lamentos” , y muchos salieron a las calles para presenciar su cuerpo transportado en una silla por sus principales capitanes, en una procesión iluminada por antorchas en medio de la multitud.

El cuerpo de Alfonso fue enterrado en Goa, según su voluntad, en la iglesia de Nossa Senhora da Serra (Nuestra Señora de la Colina), que se construyó en 1.513 para agradecer a la Virgen por su escape de la isla de Kamaran. Esa noche, incluso los nativos hindúes de Goa se reunieron para llorarlo junto a los portugueses, “porque era muy amado por todos”, y se dijo que “Dios lo necesitaba para la guerra, y por eso le había tomado“.

El rey Manuel continuaron, al escuchar los rumores de que el sultán mameluco de Egipto estaba preparando un magnífico ejército en Suez para evitar la conquista de Ormuz, se arrepintió de haber reemplazado a Alfonso, y en marzo de 1.516 escribió urgentemente a Albergaria para devolverle el mando de todas las operaciones y proporcionarle recursos para enfrentar a la amenaza egipcia. Organizó una nueva armada portuguesa en Asia, con órdenes de que Alfonso (si todavía estaba en la India), fuera el comandante en jefe contra los ejércitos del sultán de El Cairo. Manuel luego se enteraría que Alfonso había muerto muchos meses antes, y que su decisión había sido entregada muchos meses demasiado tarde.

Después de 51 años, en 1.566, su cuerpo fue trasladado a la iglesia de Nossa Senhora da Graça en Lisboa, que fue arruinada y reconstruida después del gran terremoto de Lisboa de 1.755.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2018-04-18. Última modificacion 2018-04-18.