Edad Moderna Conquistadores portugueses Gaspar Corte-Real

Orígenes

Era el tercer hijo de Juan Vaz Corte-Real, gobernador de la mitad sur de la isla Terceira y de la isla de San Jorge en las Azores, Gaspar fue mencionado en varios documentos como gobernador interino durante la ausencia de su padre en 1.488 y de su hermano mayor en 1.497

Juan Vaz Corte-Real, murió en 1.496, dejando a su esposa, María de Abarca, y al menos tres hijos y una hija. El mayor Vasco Añes todavía vivía en Lisboa y trabajaba como cortesano con el rey Manuel I. Había heredado las capitanías de Angra y São Jorge y todos los derechos de pesca que los acompañaban. Su hermano Gaspar Corte-Real, que vivía en Angra, había asumido las responsabilidades cotidianas de gobernar la provincia.

En 1.498, el rey Manuel I de Portugal (1.495-1.521) manifestó un interés en la exploración occidental, por la probable razón de que la tierra descubierta en el año anterior por Juan Cabot se consideraba dentro del territorio asignado a Portugal por el tratado de Tordesillas (firmado el 7 de junio de 1.494 entre España y Portugal para resolver conflictos derivados del primer viaje de Colón). Durante los siguientes cuatro años, Pedro de Barcelos, Juan Fernandes “Labrador“, los hermanos Gaspar y Miguel Corte-Real, y Juan Martins (todos residentes prominentes de la isla de Terceira) participaron en la búsqueda de tierras en el Atlántico Norte. Martins, de hecho, había sido un criado (empleado) de Juan Vaz Corte-Real, el padre de Gaspar.

Carabela portuguesa

El rey Manuel escribió a Gaspar y le ordenó “descubrir la parte occidental más allá del Mar Océano, donde se encontraba un gran continente rodeado por muchas islas grandes“. Tanto Gaspar como Miguel Corte-Real conocían la ruta hacia las islas del Atlántico (Groenlandia e Islandia) y estaban bien calificados para llevar a cabo el mandato del rey Manuel. Compañeros marineros en la Terceira con frecuencia recorrían las aguas buscando la isla de San Brendón y la isla de las Siete.

Gaspar Corte-Real había navegado con su padre en 1.472 o 1.474, cuando tenía 23 años. Los historiadores sospechan que Gaspar realizó un viaje indocumentado en busca de las tierras del noroeste ese año, en 1.498. Sin embargo, la primera patente documentada fue otorgada a un compañero terceirano llamado Juan Fernandes, apodado el Labrador. Dos socios más de los Corte-Reals, Pedro de Barcelos y Juan Martin, planearon acompañar a Fernandes en su viaje. La patente probablemente fue otorgada por el rey Manuel, pero podría haber sido otorgada por Vasco Añes Corte-Real. Estaba fechado el 28 de octubre de 1.499. Típico de las patentes que ya hemos leído, le dio a Fernandes la capitanía de cualquier isla que pudiera encontrar, a su costa, “en nuestra esfera de influencia“.

Los tres exploradores abandonaron Terceira en 1.498. Lo interesante es que no se dirigieron a Terranova. Se dirigieron al mar de Labrador más al norte. Quizás sabían que Terranova estaba en el lado español según el tratado de Tordesillas.

Se sabe muy poco sobre el viaje de Fernandes. En general, se cree que desembarcó y examinó la actual península de Labrador, que más tarde fue nombrado según su apodo.

Los exploradores regresaron a casa seguros en 1.500 después de tres años. Aparentemente no encontraron nada nuevo.

 

Viaje de 1.500

Ese mismo año, 1.500, Gaspar Corte-Real se puso en marcha. Se dirigió al noroeste y llegó a una tierra que llamó punta de Asia, pensando, obviamente, que había llegado a Asia. Era Groenlandia, probablemente en las cercanías del cabo Farewell (Adios). Groenlandia todavía era reclamada por los noruegos y los daneses, aunque la colonia vikinga probablemente había sido aniquilada por la peste en el siglo XIII o bien habían abandonado los asentamientos.

Sin embargo, no pudo desembarcar, ya fuera por los témpanos de hielo o por el clima. Según Biggar, los portugueses rodearon el extremo sur de Groenlandia y entraron en el estrecho de Davis, explorando la costa oeste hasta Sukkertoppen. Sin embargo, falta evidencia positiva de que los portugueses penetraron ese extremo norte. Biggar se basa en algunas declaraciones muy dudosas publicadas por Damian de Goes en 1.566, más de 60 años después de que se realizara el viaje, en el que menciona que los exploradores vieron osos blancos y nativos que se parecían a los lapones. Damián de Goes, al parecer, había confundido el viaje de 1.500 con el de 1.501.

Henry Harrisse presentó una visión diferente del viaje 1.500. Después de ver Groenlandia, pensó que los portugueses cruzaron el estrecho de Davis, desembarcando en algún lugar de la costa este de Terranova, posiblemente en las cercanías de la bahía de Notre-Dame. Gago Coutinho, el almirante portugués, ha presentado una teoría que Gaspar Corte-Real, después de ver a Groenlandia, no pudo desembarcar allí, pero llegó a Terranova. Navegó alrededor de la isla y penetró en el golfo de San Lorenzo por la ruta norte (estrecho de Belle Isle), saliendo por el estrecho de Cabot. Esta teoría, por ingeniosa que sea, no está respaldada por evidencia documental. Nuestra única información positiva sobre el viaje portugués de 1.500 se deriva de una leyenda en el mapa de Cantino, que establece que los portugueses vieron Groenlandia, tomando erróneamente el este de Asia, pero no pudieron Desembarcar allí. Cualquier otra teoría es pura conjetura.

Gaspar Corte-Real regresó a casa a salvo, pero no a Terceira. Navegó a Lisboa para informar sus hallazgos a su soberano Manuel. Alberto Cantino estuvo entre los que “estuvieron presentes” en la corte ese día.

Viaje de los hermanos Corte-Real a América del Norte (1.500-02)

Viaje de 1.501

En 1.501 Gaspar hizo otro viaje con tres carabelas. Hay una buena cantidad de información sobre esta nueva empresa en tres cartas escritas desde Lisboa por Pietro Pasqualigo y Alberto Cantino en octubre de 1.501. Estas cartas revelan que la expedición primero trató de llegar a las tierras avistadas el año anterior. Al encontrarse el mar congelado, los portugueses se vieron obligados a cambiar de rumbo y, después de aparentemente cruzar la entrada al estrecho de Davis, encontraron una costa donde muchos ríos grandes desembocaban en el mar. Navegaron por uno de estos estuarios durante aproximadamente una legua y desembarcaron en un país donde crecían pinos y bayas silvestres. También capturaron a varios nativos.

Segundo viaje de Miguel Corte-Real a América del Norte 1501. Desapareciendo durante el mismo

Según la opinión de algunos expertos, los portugueses habían entrado en Hamilton Inlet, “que exploraron hasta el Estrecho, a 35 millas de altutud, donde la anchura es de solo un tercio de milla” e identifica a los aborígenes traídos a Portugal como “indios nasquapee que todavía habitan en Labrador “). Harrisse, por otro lado, cree que la tierra de grandes ríos, altos pinos y bayas silvestres descrita por Cantino debbía tratarse de la costa este de Terranova, donde hay enormes bosques y arroyos de tamaño considerable.

Gago Coutinho señaló que los nativos llevados a Portugal parecían pertenecer a dos regiones climáticas diferentes, ya que algunos estaban vestidos con pieles, mientras que otros estaban desnudos. Concluye que Gaspar había explorado dos secciones diferentes de la costa estadounidense, una en Terranova y la otra mucho más al sur. Las deducciones de Coutinho pueden contener algunos elementos de verdad, pero está equivocado al suponer que Gaspar llegó a América por la ruta del sur y que exploró la costa desde Florida hasta Terranova, porque no pudo haber encontrado el mar congelado en su camino a América. Es mucho más lógico suponer que Gaspar, si descubrió una tierra templada, debe haberlo hecho navegando hacia el sur desde Terranova.

Dos de los tres barcos de Gaspar regresaron a Lisboa en octubre de 1.501, pero el tercero, con el líder de la expedición, se perdió y nunca volvieron a saber de él.

 

Viaje de Miguel Corte-Real (1.502)

En 1.502, Michael Corte-Real se propuso buscar a su hermano Gaspar. El rey Manuel asignó a Miguel tres naves. La flota probablemente incluía las dos carabelas que regresaron con Miguel el año anterior. A Miguel le prometieron la capitanía de cualquier tierra nueva que reclamara para Portugal.

Los tres barcos se dirigieron a Groenlandia, pero en el camino, se separaron. No se preocuparon, pues habían hecho planes de contingencia sobre dónde y cuándo reunirse.

Pero lo último que se sabe de esa expedición es que cuando Miguel y su barco no llegaron a la reunión, las dos carabelas restantes regresaron sin él.

Vasco Añes en Lisboa suplicó al rey Manuel que lo dejara ir en busca de Gaspar y Miguel. Pero Manuel no quería perder más Corte-Real. Se negó a otorgarle a Vasco Añes el permiso necesario para abandonar la corte.

Existe una pequeña posibilidad de que Miguel Corte-Real siguiera por la costa norteamericana hasta la bahía de Narragansett en Rhode Island, luego subiera por el río Taunton hasta la actual Massachusetts, y que viviera allí hasta por lo menos 1.511 y que fuera tratado como un dios por la gente local de Wampanoag.

La evidencia de esta afirmación, son los misteriosos petroglifos, tallados en una gran roca conocida como Dighton Rock. La roca se encuentra junto al río Taunton cerca de la ciudad de Fall River, Massachusetts. Los petroglifos han desconcertado a los historiadores y arqueólogos durante cientos de años. Algunas de las marcas parecen leer “Miguel Corte-Real, llevó a los indios como un dios, 1.511”.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2018-04-18. Última modificacion 2018-04-18.