Edad Moderna Conquistadores portugueses Francisco de Almeida

Nombramiento jefe de la Séptima Armada a la India

El título de virrey de la India fue concedido por Manuel I de Portugal a Tristán de Cunha para que la soberanía portuguesa estuviese representada en las Indias portuguesas.

Debido a una ceguera temporal de éste, el rey llamó a Coimbra a Francisco de Almeida, que ya estaba mediada la cincuentena.

Francisco de Almeida era un hijo menor de Lopo de Almeida, conde de Abrantes. La familia Almeida fue uno de los oponentes más poderosos, decididos y expresivos de Manuel I de Portugal en esos años, y los principales partidarios del principal rival de Manuel, Jorge de Lencastre. Pero Francisco siempre había sido una oveja negra en la familia Almeida. En su juventud, entró en al menos dos conspiraciones contra el rey Juan II de Portugal.

Manuel I designó a Francisco de Almeida como almirante de la Séptima Armada, con la obligación de permanecer en la India durante tres años. En el preludio, Almeida describió su plan al rey Manuel I en términos modestos, alejándose de las fantasías medievalistas. El plan de Almeida consistía en abrir solo unas pocas fortalezas costeras e insulares críticas en lugares estratégicos, lo suficiente como para permitir que la armada portuguesa se extendiera a lo largo y ancho del océano Índico, en lugar de intentar grandes conquistas territoriales ruinosas. El rey aprobó el plan y eligió las ubicaciones de las fortalezas, que estarían en Anjediva, Cannanore, Cochín y Quilón.

La Séptima Armada sería la armada portuguesa más grande que se había enviado a la India: 22 barcos (14 naos y carracas, 6 carabelas y 2 navetas), que transportarían a unos 1.500 hombres armados y otros 1.000 en tripulación y otros tantos de diversos oficios. Las carracas eran barcos grandes de 300-400 toneladas o incluso más. Las naos eran buques medianos de 150-250 toneladas y las carabelas eran de menos de 100 toneladas.

Carraca portuguesa. el casco era muy parecido de formas a las naos, el de las carracas estaba reforzado con cintones y bularcamas exteriores de madera; el de las naos no. Los castillos de proa y popa eran más grandes en las carracas que en las naos. Autor Alexandre Jubran

Almeida sería asistido por su hermano Jorge, obispo de Coimbra y por su hijo Lorenzo de Almeida, que ya había luchado en África, en Tánger con Juan de Menezes, capitán de Asilah y Rodrigo de Monsanto, capitán de Tánger. Lourenço y su padre aceptaron los muchos favores del Rey.

En el Reglamento, constaba: “que hiciese en el camino fortaleza en Çofala, haciendo amistad con el jeque local; que partiese de Kilwa para hacer otra, tratando al rey como amigo —enemigo, sólo si se resistiese. Partiese para Cochín, que hiciese siempre cruda guerra al rey de Calicut, pero que a los de Cochín y Cannanore favoreciese“.

 

El viaje (1.505)

25 de marzo de 1.505, la 7ma Armada parte de Lisboa. Inmediatamente a la salida. El barco de Pedro de Anaia, el Santiago, se hunde en la desembocadura del Tajo y tiene que ser transportado de regreso al puerto de Lisboa. En lugar de esperar a que se repare, se decidió permitir que Almeida siguiera adelante. Un nuevo escuadrón de seis barcos se reuniría al mando de Anaia, y partiría más tarde.

El 6 de abril, la Armada navegó a través de Cabo Verde y hizo una breve parada en Porto de Ale (Senegal) para reabastecerse. Al enterarse del masivo escuadrón de la India, un caudillo local Wolof apareció junto a la orilla con su séquito. Juan de Nova fue enviado para parlamentar con el rey y obtener suministros, incluida carne de bovino fresca, para la flota.

El 25 de abril, partieron de Senegal, Almeida dividió la armada en dos grupos separados. Organizó un grupo rápido, compuesto por dos naos, los barcos de Sebastián de Sousa (el Concepción) y el de Lopo Sánchez (de nombre desconocido), más cinco carabelas. Almeida nombra al noble Manuel Paçanha (o Pessanha) como almirante del grupo rápido. El otro grupo más lento, que sería dirigido por el propio Almeida, y estaba compuesto por los otros 12 naos y la restante carabela (la de Gonzalo de Paiva, que servía como explorador de la escuadra).

El 4 de mayo, cerca del Ecuador, uno de los barcos del grupo de Almeida, el Bella (bajo el capitán Pedro Ferreira Fogaça) tuvo una vía de agua y comenzó a hundirse. La tripulación y la carga se distribuyeron entre los otros barcos. El grupo de Almeida ahora se redujo a 11 naos más la carabela.

El 18 de mayo, Pedro de Anaia, que se había quedado en Lisboa, partió con un nuevo grupo de 6 naves de flota (3 naos y 3 carabelas). Este grupo tenía como destinado a Sofala.

El 26 de junio, el grupo de Almeida dobla el cabo de Buena Esperanza con cierta dificultad, encontrándose con una violenta tormenta en el otro lado, durante el cual se separaron algunos barcos. Se dirigió al canal de Mozambique y desembarcó en las islas Primeiras (frente a Angoche) , donde reparó sus mástiles y esperó las naves desperdigadas de su grupo. Durante este interludio, Almeida despachó la carabela de Gonzalo de Paiva hasta la fábrica portuguesa en la isla de Mozambique para recoger las cartas que dejan los barcos portugueses que regresan de expediciones anteriores, que podrían contener las últimas noticias sobre la situación en la India.

Armada portuguesa a la India. La Séptima de Francisco Almeida fue la más numerosa con 22 barcos

El 18 de julio, después de permanecer un par de semanas en islas Primeras, el grupo de Almeida se vuelve a reunir. De los 12 barcos en su grupo, Almeida solo había perdido dos: el de Juan Serrão (el Botafogo) y el de Vasco Gomes de Abreu (el San Gabriel). Al no haber tenido noticias de ninguno de ellos, Almeida decide seguir navegando y zarpó hacia el norte ese día (18 de julio). Bordeando Mozambique, Almeida despacha la naveta de Ferndo Bermúdez a la isla para verificar lo que ha estado retrasando a Paiva, mientras continuó con el resto de la flota hacia Kilwa.

El grupo de Manuel Paçanha fue menos afortunado en el cruce de el Cabo. De los siete barcos, solo tres logran se mantuvieron juntos: la nao de Sebastián de Sousa (la Concepión) y las carabelas de Antão Vaz y Gonzalo Vaz de Goes. Los cuatro barcos restantes estaban dispersos. La carabela de João Homem siguió un rumbo muy amplio alrededor del Cabo y tropezó con un pequeño grupo desconocido de islas sudafricanas (a las que llamó llamó Santa María de Gracia, San Jorge y San Juan). Después, en algún lugar al otro lado del Cabo (posiblemente en Mossel Bay), Homem se encontró con la carabela de Lopo Chanoca y decidieron navegar juntos. Atrapados por las rápidas corrientes en el canal de Mozambique, la pareja se vio arrastrada a la costa del este de África (adelantando a todos los demás) a una pequeña bahía plagada de bajíos justo al sur de Malindi. Sus barcos se dañaron, deciden anclar allí, y caminaron por tierra hacia Malindi, para obtener ayuda de los otros barcos. Pero como todavía no había llegado nadie, deciden esperar.

La carabela de Lopo Sánchez se encontró con un destino más trágico. Después de cruzar el Cabo, calculó mal la entrada del canal y encalló en algún lugar alrededor de Cape Correntes. El barco quedó completamente destrozado en los bancos de arena. Lopo Sánchez ordenó a la tripulación que reconstruyera la carabela, pero aproximadamente la mitad de la tripulación (unos 60) se negaron a obedecer. Los amotinados, decidieron marchar por tierra a Sofala. Pero sin suministros e instrucciones claras, tuvieron un viaje angustioso. La mayoría de ellos murió en el camino, aunque un pequeño grupo fue capturado y arrojado a una cárcel en Sofala, otro encontró su camino a las afueras de Quelimane. La tripulación que se quedó con Sánchez reconstruyendo la carabela, se supone que zarparon de nuevo, y perecieron en el mar.

La carabela de Lucas da Fonseca simplemente perdió su orientación durante el cruce del Cabo. Nadie está exactamente seguro de dónde navegaron, pero finalmente llegaron a la isla de Mozambique, pero fue demasiado tarde: el resto de la Séptima Armada ya había partido y los vientos del monzón se habían invertido durante la temporada. La carabela de Fonseca se vio obligada a quedarse en Mozambique, y al año siguiente se iría con las naos a Sofala.

 

Captura de Kilwa. Fuerte Santiago

El 23 de julio, Francisco de Almeida llegó a la isla-estado de Kilwa (Quíloa) con solo ocho barcos. Con la intención de recaudar el tributo anual (impuesto en 1.502) que se le debía al rey de Portugal, Almeida disparó sus cañones en señal de saludo, pero, después de no recibir respuesta por cortesía, envió a Juan de Nova para que investigue por qué. Los mensajes van y vienen entre Francisco de Almeida y el hombre fuerte de Kilwa, el emir Ibrahim, que parecía estar haciendo todo lo posible para evitar una reunión.

Finalmente, Almeida decidió atacar la ciudad. Almeida consiguió desembarcar 500 soldados portugueses en dos grupos, uno bajo su mando y el otro bajo el mando de su hijo, Lorenzo de Almeida, por ambos lados de la isla, y marcharon hacia el palacio del Emir. Hubo poca oposición, el emir Ibrahim huyó de la ciudad, junto con una buena parte de sus seguidores.

Una vez dentro, Almeida se preparó para organizar el acuerdo político con Kilwa. Como el emir Ibrahim era un usurpador, un ministro que había derrocado recientemente y asesinado al legítimo sultán al-Fudail, Almeida decidió imponer su propio gobernante. Su elección recayó en Muhammad ibn Rukn ad Din, un rico noble Kilwan que había promovido anteriormente una alianza portuguesa y, más recientemente, durante la fase de los mensajes, entró en contacto secretamente con Juan de Nova. Muhammad Arcone aceptó el puesto y acordó honrar el tributo a Portugal. Almeida incluso le puso una corona de oro (destinada a Cochín) para llevar a cabo una ceremonia formal de coronación. Pero Muhammad Arcone, que no era de sangre real, sabía que era constitucionalmente impropio para él asumir el trono del sultán de Kilwa. Como resultado, insistió en designar a Muhammad ibn al-Fudail (Micante, hijo del difunto sultán asesinado por el emir Ibrahim) como su sucesor, alegando que él, Arcone, solo ocupa el trono “temporalmente”.

Esofue suficientemente para Almeida. Los portugueses se pusieron a erigir una fortaleza en la ciudad, que denominaron el fuerte Santiago (actual fuerte Gereza) en la isla de Kilwa. Fue el primer fuerte portugués en el este de África. Almeida instaló una guarnición portuguesa de 550 hombres bajo el mando de Pedro Ferreira Fogaça (ex capitán del náufrago del Bella), con Francisco Coutinho como magistrado. Fernando Cotrim fue nombrado factor, con instrucciones de hacer todo lo posible para acceder al comercio de oro en el interior.

Itinerario de la flota de Francisco Almeida en el océano Índico.

Mientras se organizan los últimos detalles en Kilwa, Gonzalo de Paiva y Ferndo Bermudes finalmente llegan de su viaje a la isla de Mozambique. Traían las cartas dejadas por Lopo Soares de Albergaria de la Sexta Armada en suregreso, con las últimas noticias de las condiciones en la India. Es probablemente que por las cartas de Lopo Soares, Almeida descubriese el reciente ataque de Mombasa contra Malindi, aliado de Portugal.

Mientras permanecieron en Kilwa, uno de los barcos desaparecidos del grupo de Almeida, Juan Serrão (el Botafogo) llegó al puerto de Kilwa. Pero el San Gabriel de Abreu seguía desaparecido, y todavía no había noticias de ninguno de los buques del grupo de Manuel Paçanha.

Temiendo la llegada del monzón, Almeida decidió partir. Dejó una copia de su itinerario en Kilwa, para que los barcos desaparecidos pudieran alcanzarlo. También dejó instrucciones para que Manuel Paçanha dejase una de sus carabelas en Kilwa para servir como patrulla local. El resto de la flota partió de Kilwa el 8 de agosto.

 

Saqueo de Mombasa

El 13 de agosto de 1505, La flota de Almeida se dirigió amenazadoramente ante la ciudad-isla de Mombasa (Mombaça), el antiguo rival de Malindi, aliado de Portugal. La carabela de Gonzalo de Paiva, que había salido para explorar el puerto, fue disparada por cañones costeros de Mombasa (aparentemente rescatados de un naufragios de barcos portugueses). El fuego de retorno silenció los cañones.

Almeida envía un ultimátum a Mombasa, ofreciendo paz a cambio de vasallaje y tributo a Portugal, que fue rechazado de inmediato, respondiendo que los “guerreros de Mombasa no son las gallinas de Kilwa“. Habiendo escuchado sobre el ataque a Kilwa, Mombasa ya había movilizado sus fuerzas y había contratado a un gran número de arqueros bantú del continente, que ya estaban desplegados en la ciudad, esperando el desembarco.

Almeida inició un bombardeo a la ciudad con poco efecto. Una incursión portuguesa en los muelles (liderada por Juan Serrão) y otra en la playa central (liderada por el hijo de Almeida, Lorenzo) fueron rechazados, produciendo las primeras bajas portuguesas.

Frustrado, Almeida presenta un plan de ataque diferente. Al amanecer del día siguiente, el joven Lorenzo lideró una gran fuerza en la playa central de nuevo, mientras que, al mismo tiempo, una fuerza más pequeña en botes de remos se colaba en el área del muelle y comenzaba a atacar ruidosamente allí. Parece una repetición de los ataques del día anterior, y los defensores de Mombasan fueron atraídos por a esos dos puntos. Pero era una mera finta, que permitía al propio Francisco de Almeida navegar y desembarcar la mayor parte de su fuerza de asalto en una parte relativamente indefensa de la ciudad-isla.

A diferencia de Kilwa, los habitantes de Mombasas lucharon ferozmente en las estrechas calles de la ciudad. Pero finalmente Almeida alcanzó y se apoderó del palacio del Sultán (aunque lo encontró vacío). La lucha se disolvió poco después cuando los arqueros bantu comenzaron a retirarse a tierra firme, y la población de Mombasa intentó huir con ellos. Muchas personas fueron abatidas por los mosquetes y las ballestas portuguesa situadas un puntos estratégicos alrededor del palacio del sultán.

A continuación, Almeida entrega la ciudad vacía al saqueo de las tropas portuguesas. Unos 200 cautivos de Mombasa (principalmente mujeres y niños) fueron tomados como esclavos por los portugueses.

Aunque el saqueo fue abundante, los portugueses también habían sufrido bajas significativas: al menos 5 han muerto y numerosos heridos. Entre los muertos estaban Francisco de Sá, capitán de la carabela San Miguel, y el mandó pasó a Rodrigo Rabello.

A diferencia de Kilwa, Almeida no tenía intención de retener a Mombasa. Pero se mantuvo durante un tiempo en el puerto por los vientos difíciles. Durante este interludio, el último buque que queda del escuadrón de Almeida, Vasco Gomes de Abreu (San Gabriel) entra renqueante en el puerto de Mombasa, con un mástil roto. Sin embargo, todavía no había noticias del grupo de Paçanha.

Incapaz de visitar al propio Malindi, Almeida envió dos capitanes, Ferndo Soares (San Rafael) y Diego Correia (Lionarda), a Malindi para presentar sus respetos al sultán e informar sobre el ataque a Mombasa. Regresaron poco después, trayendo no solo suministros frescos y las felicitaciones y recompensas del sultán de Malindi, sino, para sorpresa de Almeida, también Lopo Chanoca y Juan Homem, capitanes de dos de las carabelas del escuadrón de Paçanha. Informaron cómo fueron arrastrados a una bahía cerca de Malindi y se dirigieron por tierra hacia la ciudad, donde los capitanes de Almeida los encontraron. Almeida ordenó que recojiesen las dos carabelas de la bahía y las unió a su escuadrón para cruzar el océano Índico.

El 27 de agosto, no dispuesto a esperar más al resto del escuadrón de Paçanha, Almeida zarpó para el cruce del océano Índico con los 14 barcos que estaban bajo su mando.

 

Almeida en India

 

Fuerte San Miguel de Anjediva

El 13 de septiembre de 1.505, Almeida llegó a la isla de Anjediva en la costa india. Según las órdenes recibidas en Lisboa, Almeida inmediatamente comienzó la construcción de una fortaleza portuguesa en la isla, el fuerte San Miguel de Angediva, principalmente con piedra local y arcilla. También erigió la iglesia de Nuestra Señora de los Manantiales, que probablemente fue la primera iglesia católica de Asia.

Durante la construcción, Almeida despachó dos carabelas bajo Juan Homem para reconocer la costa y visitar las fábricas portuguesas en Cannanore, Cochín y Quilón y anunciar la llegada de la Séptima Armada a la India. Otras dos carabelas, las de Gonzalo de Paiva y Rodrigo Rabello, fueron despachadas en misión de piratería en las cercanías, para apoderarse de cualquier embarcación con destino a Calicut.

La isla Anjediva se encontraba en la frontera entre los grandes estados enemigos: el musulmán de Bijapur y el hindú de Vijayanagar. Como resultado, era una zona conflictiva, plagada de fortificaciones y piratas. Al darse cuenta de que se estaba erigiendo un nuevo fuerte fronterizo en el continente, Almeida despachó un escuadrón bien armado bajo el mando de su propio hijo, Lorenzo de Almeida, para inspeccionarlo y asegurar que no fuera una amenaza para Anjediva.

Este gesto, junto con las noticias del destino de Kilwa y Mombasa, impulsa a los gobernadores de Cintacora y Onor a enviar rápidamente emisarios a Almeida en Angediva, con obsequios y promesas de una tregua con los portugueses.

A finales de septiembre o principios de octubre, durante el período de construcción, el resto del segundo grupo de Manuel Paçanha, reducido a dos barcos, la nao Concepción y carabela Antão Vaz, de Sebastián de Sousa, llegaron a Angediva. Según las instrucciones que Almeida había dejado en Kilwa, Paçanha había dejado la carabela de Gonçalo Vaz de Goes, patrullando en Kilwa. Naturalmente, Paçanha se alefró de encontrar dos de sus carabelas desaparecidas, João Homem y Lopo Chanoca, a salvo con Almeida, pero todavía no tenía noticias de las dos restantes: la de Lopo Sánchez (varada cerca de Quelimane) y la de Lucas da Fonseca (a salvo en Mozambique, pero la temporada del monzón era demasiado tarde para permitirle cruzar el océano)

Terminada la construcción, Almeida nombró a Manuel Paçanha capitán del fuerte San Miguel de Anjediva, con una guarnición de 80 tropas, una galera y dos bergantines (adquiridos localmente), bajo el mando de Juan Serrão. También dejó al factor Duarte Pereira.

Itinerario de Francisco Almeida en la India 1.505.

Incursión a Onor

El 16 de octubre de 1.505, cuando la flota de Almeida partió de Angediva, decidió echar otro vistazo a Onor (Honnavar), en la desembocadura del río Sharavathi. Onor era la base de operaciones del corsario hindú conocido como Timoja (o Timaya), quien había causado algunos problemas a las armadas anteriores, y a quien Almeida temía que aún podría causar problemas a Anjediva.

Almeida creyó que sus sospechas se confirmaron cuando vieron una gran cantidad de barcos árabes, junto con los de Timoja, en el puerto de Onor. Almeida acusa a los gobernantes de Onor de romper la tregua declarada y ordenó un ataque contra la ciudad portuaria. La resistencia fue feroz, pero los portugueses lograron saquear y quemar el puerto y entrar en la ciudad. Cuando se acercaban al palacio, el gobernador pide la paz. Almeida, que había sido herido en el proceso, suspendió la lucha.

A continuación, el corsario Timoja y el gobernador de Onor (un vasallo del imperio Vijayanagara) acuerdan hacer juramento de vasallaje y prometer no molestar a los portugueses en Anjediva.

 

Fuerte de San Angelo en Cannanore

El 24 de octubre de 1.505, desde Onor, Francisco de Almeida navegó hacia el sur hasta Cannanore y visita la antigua fábrica portuguesa. Con la ayuda del antigua factor Gonzalo Gil Barbosa, obtuvo el permiso del rajá Kolathiri de Cannanore para construir un fuerte portugués en la ciudad.

Tras la finalización del fuerte de San Angelo en Cannanore, Almeida se lo entregó al capitán designado originalmente para Quilón, Lourenzo de Brito, y nombró nuevo factor a Lopo Cabreira, reemplazando al anterior Gonzalo Gil Barbosa y nombró magistrado a cierto noble castellano conocido como Guadalajara. Almeida deja a Brito con una guarnición de 150 hombres y dos patrulleras, las navetas de Rodrigo Rabello (y de Fernando Bermúdez.

En este momento, tras haber erigido tres fortalezas (Kilwa, Anjediva, Cannanore), Francisco de Almeida formalmente abrió el sello de sus credenciales y asumió el título de “Virrey de las Indias“, inaugurando formalmente su mandato de tres años como el primero gobernador de la India portuguesa.

Mientras está en Cannanore, Almeida recibió una embajada de Narasimha Rao, gobernante de Vijayanagar, el imperio hindú en el sur de la India, con una propuesta para una alianza formal entre los imperios Portugués y Vijayanagar (que sería consolidada por un matrimonio real). Después de haber adquirido recientemente un pequeño tramo de la costa Malabar alrededor de Bhatkal (Batecala), Narasimha Rao está probablemente ansioso por asegurar que los portugueses no molestasen la importación de caballos de guerra de Arabia y Persia, esenciales para sus ejércitos.

 

Masacre de Quilón

En octubre de 1.505, mientras Almeida estaba ocupado en Onor y Cannanore, la carabela avanzada de Juan Homem llegó a Quilón (Coulão, Kollam), en medio de una disputa entre el factor local portugués Antonio de Sá y los regentes de Quilón. De Sá había tratado infructuosamente de persuadir a las autoridades de Quilón para que detuvieran a un grupo de comerciantes musulmanes de especias que acababan de llegar de Calicut, pero fue en vano. Al ver la carabela de Homem llegar al puerto, de Sá persuadió rápidamente al capitán para que lo ayude para abordar los barcos musulmanes en el puerto y cortar sus mástiles y velas. Homem estubo de acuerdo, y se hizo rápidamente, para gran sorpresa de las autoridades de Quilón, cuyas órdenes de no molestar a los barcos fueron descaradamente ignoradas.

Tan pronto como Homem zarpó del puerto de Quilón para reunirse con Almeida, estalló un motín en Quilón. Los portugueses de la ciudad, incluido el factor y sus asistentes, se atrincheraron en una iglesia cristiana siria local, pero la iglesia fue incendiada por la mafia y los portugueses fueron masacrados.

El 30 de octubre, Almeida partía para Cochín. Pero inmediatamente después de su llegada, Almeida recibió las noticias dramáticas de la masacre de Quilón y el papel provocativo de Juan Homem en los eventos. Almeida furioso depuso a Juan Homem y pasó su carabela, el San Jorge, a un nuevo capitán, Nuno Vaz Pereira.

Con la esperanza de enmendar las relaciones, Almeida despacha inmediatamente una expedición a Quilón bajo la dirección de su hijo Lorenzo de Almeida, con tres naves y tres carabelas, con instrucciones de fingir que no había sucedido nada y, con un poco de suerte, negociar una resolución. Pero al ver la aproximación de la escuadra portuguesa, la ciudad de Quilón movilizó sus defensas e impidió que los portugueses desembarcasen. Lorenzo se limitó a bombardear la ciudad y quemar los barcos mercantes (principalmente de propiedad de Calicut) en el puerto de Quilón, antes de regresar a Cochín.

Quilón, era una de las tres principales fábricas y aliados portugueses en India, ahora se había perdido para los portugueses. Fue un golpe tremendo, ya que Quilón, por su proximidad a Ceilán y puntos al este, tenía los mejores mercados de especias de los tres. La construcción del fuerte San Angelo de Cannanore realmente solo comenzó, después de que Quilón (el destino original de la fortaleza) ya no fuera una opción.

 

Coronación en Cochín

En diciembre de 1.505, de vuelta a Cochín, Almeida reforzó el fuerte Manuel (erigido en 1.503) en Cochín, colocando la guarnición bajo el mando de Álvaro de Noronha, relevando a Manuel Telles de Vasconcelos, que llegó con el Sexta Armada en 1.504. Mientras el viejo factor Diego Fernandes Correia regresó a Lisboa, Almeida elevó al asistente Lorenzo Moreno, como el nuevo factor de Cochín.

Almeida llevó la corona de oro enviada por Manuel I de Portugal como obsequio para su fiel aliado, el rajá Trimumpara de Cochín. Pero el viejo Trimumpara había abdicado, por lo que Almeida usó la corona de oro en una ceremonia de coronación formal de su sucesor, a quien Barros llamó Nambeadora, como rey de Cochín, disolviendo formalmente cualquier lealtad restante que pudiera tener al zamorín de Calicut.

 

Llegada a Sofala del tercer grupo

El 4 de septiembre de 1.505, la flota de 6 naves a Sofala de Pedro de Anaia (tercer grupo’) dobló el cabo de Buena Esperanza, también con cierta dificultad. Pero finalmente ancló en el puerto de Sofala. Uno de sus barcos encontró, cerca de Quelimane, cinco famélicos supervivientes muertos de hambre de la carabela de Lopo Sánchez.

Pedro de Anaia consiguió una audiencia con el anciano jeque Isuf de Sofala. Aunque antiguamente había sido vasallo del sultanato Kilwa, Isuf había estado tratando de trazar se había independizado, y ya había firmado un tratado comercial en 150.2 con Vasco da Gama (Cuarta Armada). Anaia solicitó el permiso de Isuf para establecer una fábrica y un fortaleza portuguesas permanentes en la ciudad.

Las noticias de los ataques de Almeida contra Kilwa y Mombasa convencieron al Isuf de que un destino similar podría esperar a Sofala si se negaba, por lo que se llegó a un acuerdo. Como señal de buena voluntad, Isuf entregó a Anaia a otros veinte sobrevivientes portugueses de la carabela de Lopo Sánchez que había arrestado.

Se inició inmediatamente la construcción del fuerte portugués San Cayetano en Sofala. Según sus credenciales, Pedro de Anaia asumía el mando del fuerte de Sofala y Manuel Fernandes era nombrado factor.

En septiembre 1505, partieron de Lisboa una Nao y una carabela llevando cartas de instrucciones del rey Manuel I de Portugal para Anaia en Sofala y Almeida en la India.
Pero antes de entregar estas cartas, los capitanes Barbudo y Quaresma fueron instruidos para llevar a cabo una operación de búsqueda y rescate en la costa sudafricana. Se buscaba tres barcos desaparecidos de las armadas anteriores perdidas alrededor del Cabo, específicamente, los barcos de Francisco de Albuquerque y Nicolás Coelho (de la Quinta Armada en 1.503) y el barco de Pedro de Mendonça (de la Sexta Armada en 1.504).

Los dos barcos de rescate pasaron los siguientes meses recorriendo la costa sudafricana, desde el cabo de Buena Esperanza hasta Natal. Encontraron lo que parecía ser el casco quemado del barco de Pêedro de Mendonza cerca de Mossel Bay, pero no sobrevivieron. No había rastros de los otros dos barcos.

 

Regreso de la Séptima Armada

Como virrey, Francisco de Almeida debía permanecer en la India por un período de tres años; pero se supone que los grandes barcos de la Séptima Armada regresarían a Lisboa con cargamentos de especias.

Almeida tenía diez grandes barcos en India, nueve que vinieron con él y uno dejado por la Sextaª Armada. Las instrucciones redactadas en Lisboa recomendaban aAlmeida las envíe de vuelta en grupos de tres a medida que se cargasen.

El 2 de enero de 1.406 regresó el primer grupo con 5 naves bajo el mando de Pedro Soares.

El 21 de enero, zarpó de Cannanore, el segundo grupo, tres barcos bajo el mando general de Diego Correia.

En febrero, partió el tercer grupo compuesto solo por dos barcos, bajo el mando de Vasco Gomes de Abreu.

El 23 de mayo llegó a Lisboa el primer grupo, pero uno de sus barcos, el Botafogo, se separó y llegó en junio.

El 15 de noviembre, llegó a Lisboa el segund grupo de Diego Correia. Sin embargo, su tercer barco, el Madalena de Lopo de Deus, se retrasa para las reparaciones en la isla de Mozambique y llegará solo en enero de 1.507.

En diciembre, llegó solo al nao San Gabriel de Vasco Gomes de Abreu, llevando el informe oficial de Almeida y el bebé elefante. La Flor de la Mar, de Juan da Nova, se encontró con problemas cerca de Zanzíbar, donde se vio obligado a permanecer durante ocho meses por reparaciones.

 

Guerra con el zamorín de Calicut

 

Batalla naval de Cannanore (1.506)

Tan pronto como partieron las naves de la Séptima Armada, el zamorín de Calicut, principal puerto en la región, situado en la costa entre Cannanore y Cochín, preparó una gran flota de 200 barcos con cañones manufacturados por dos italianos de Milán, y con tripulaciones hidúes, árabes y turcas, se dirigió a Cannanore, aliada de los portugueses, para atacar la ciudad, pero en marzo de 1.506, Almeida envió a su hijo Lorenzo al frente de una flota de 3 naos, una carabela y varias fustas, se enfrentó y obtuvo la victoria en una batalla naval en la entrada al puerto de Cannanore, fue un importante revés para la flota del Zamorín.

Después, Lorenzo de Almeida exploró las aguas costeras al sur de Colombo (antigua Ceilán, actual Skri Lanka).

En Cannanore, sin embargo, un nuevo gobernante, hostil a los portugueses y amigable con el Zamorin, atacó la guarnición portuguesa en lo que se conoce como el sitio de Cannanore (1.507).

 

Asedio de Cannanore (1.507)

El antiguo rajá Kolathiri había intentado enérgicamente la alianza portuguesa, pero murió en algún momento en 1.506. A su muerte la sucesión fue disputada, el zamorín de Calicut, como soberano formal de la costa de Kerala, nominó un árbitro para clasificar a los candidatos. El nuevo rajá de Cannanore Kolathiri, estaba en deuda con el Zamorín y era menos propicio a los portugueses.

Las hostilidades se debieron en gran parte a que los portugueses hundieron un barco indio y mataron a la tripulación y la arrojaron al mar, con el pretexto de que no portaban uno de los cartaz, (pases que los portugueses estaban imponiendo a todos naves de la región). Tales pases tenían que ser firmados por el comandante de Cochín o de Cannanore. La población del vecino estado de Kolattunad se enojó mucho con este evento, y le pidieron a su gobernante, el Kolattiri, que atacara a los portugueses.

El asedio comenzó el 27 de abril de 1.507 y duraría cuatro meses. Kolattiri tenían 40.000 nayars o nairs (habitantes de Kerala atacando) la posición. El Zamorín suministró el gobernante de Cannanore 21 piezas de artillería y 20.000 auxiliares.

La potencia de fuego de la guarnición bajo Lorenzo de Brito le permitió repeler los masivos ataques que involucraban a miles de hombres. El asedio pronto entró en un punto muerto, con las trincheras Malabari protegidas del fuego de los cañones portugueses por muros de balas de algodón, y el portugués fue lentamente forzado a morir de inanición. El detallado informe de Castanheda sobre el sitio afirma que luego fueron sorprendidos y salvados por una ola de langostas que llegó a la costa el 15 de agosto. Un asalto importante antes del festival Onam casi rompió las defensas, pero finalmente fue rechazado. Sin embargo, una gran parte de la guarnición fue herida en el intento.

La guarnición portuguesa estaba a punto de ser abrumada, cuando el 27 de agosto apareció una flota de 11 barcos bajo Tristán de Cunha, de la Octava Armada, procedente de Socotra. La flota desembarcó 300 soldados portugueses, forzando el levantamiento del sitio y aliviando la fortaleza.

Se negoció la paz entre los portugueses y el rajá Kolattiri, confirmando la presencia continua de los portugueses en Cannanore y la reanudación de su acceso a sus mercados de especias.

 

Batalla de Chaul (1.508)

Las intervenciones monopólicas portuguesas perturbaron seriamente el comercio del océano Índico, amenazando los intereses árabes y venecianos, ya que los portugueses hicieron vender menos a los venecianos en el comercio de especias en Europa. Venecia rompió relaciones diplomáticas con Portugal y comenzó a buscar formas de contrarrestar su intervención en el océano Índico, enviando un embajador a la corte egipcia. Venecia negoció que se redujeran los aranceles egipcios para facilitar la competencia con los portugueses, y sugirió que se tomaran “remedios rápidos y secretos” contra los portugueses. El soberano de Calicut, el Zamorin, también había enviado a un embajador pidiendo ayuda contra los portugueses.

Como los mamelucos tenían poco poder en términos navales, se tuvo que proveer madera del mar Negro para construir los barcos, aproximadamente la mitad de los cuales fueron interceptados por los Hospitalarios de San Juan en Rodas, por lo que solo una fracción de la flota planeada podría ensamblarse en Suez. La madera fue llevada por tierra sobre camellos y ensamblada en Suez bajo la supervisión de constructores de barcos venecianos.

La flota mameluca finalmente abandonó en febrero de 1.507 bajo el mando de Amir Husain Al-Kurdi para contrarrestar la expansión de los portugueses en el océano Índico y llegó al puerto indio de Diu en 1.508 después de algunos retrasos, sometieron la ciudad de Jeddha. La flota consistía en 6 naves redondas y 6 galeazas y 1.500 combatientes, así como el embajador del zamorín de Calicut, Mayimama Marakkar.

La flota se uniría a Malik Ayyaz, un antiguo esclavo ruso, que estaba al servicio del sultán Mahmud Begada del sultanato de Gujarat, que era jefe naval y maestro de Diu y disponía de unas 40 galeras. La flota también planeaba unirse al zamorín de Calicut, y luego atacar y destruir todas las posesiones portuguesas en la costa india, pero el Zamorín, que estaba esperando la flota mameluca desde 1.507 ya se había ido.

Los portugueses, bajo el mando de Lorenzo de Almeida, hijo del virrey Francisco de Almeida, eran inferiores en número tenían una fuerza de 3 naos y 5 carabelas, y se encontraban en el cercano puerto de Chaul. El resto había navegado hacia el norte para proteger el transporte marítimo y luchar contra la llamada piratería.

Aunque los portugueses fueron tomados por sorpresa (al principio se pensó que los barcos de Hussein, característicamente europeos, pertenecían a la expedición de Alfonso de Albuquerque, asignada a la costa árabe), la batalla terminó como una victoria pírrica para los musulmanes, que sufrió demasiadas pérdidas como para poder avanzar hacia la sede portuguesa en Cochín. A pesar de hundir fortuitamente el buque insignia portugués, el resto de la flota portuguesa escapó, mientras que el mismo Hussain apenas sobrevivió al encuentro debido a la negativa involuntaria de Malik Ayyaz a la batalla. A Hussain no le quedó más remedio que regresar a Diu con Malik Ayyaz y prepararse para una represalia portuguesa. Hussain informó esta batalla a El Cairo como una gran victoria, sin embargo, el Mirat Sikandari, un relato persa contemporáneo del reino de Gujarat, detalla esta batalla como una pequeña escaramuza.

Sin embargo, entre los muertos estaba el hijo del virrey, Lourenço, cuyo cuerpo nunca se recuperó, a pesar de los mejores esfuerzos de Malik Ayyaz para recuperarlo para el virrey portugués.

Los portugueses tuvieron que retirarse y el barco de Almeida fue hundido a la entrada del puerto de Chaul con Almeida a bordo. Amir Hussain regresó al puerto de Diu, pero a partir de ese momento abandonó cualquier iniciativa adicional en la costa india, sus barcos quedaron abandonados y sus tripulaciones se dispersaron. Los portugueses perdieron 3 barcos y 140 hombres, y los aliados unos 700 hombres y numerosas embarcaciones.

 

Batalla de Diu (3 de febrero de 1.509)

 

Antecedentes

Al enterarse en Cochín de la muerte de su único hijo, Francisco de Almeida se conmovió y se retiró a su habitación durante tres días, sin querer ver a nadie. La presencia de una flota mameluca en la India suponía una grave amenaza para los portugueses, pero el virrey ahora buscó personalmente vengarse por la muerte de su hijo.

Sin embargo, el monzón se acercaba, y con él las tormentas que inhibían toda la navegación en el océano Índico hasta septiembre. Solo entonces el virrey podría devolver todos los barcos portugueses disponibles para reparaciones en dique seco y reunir sus fuerzas en Cochín.

Antes de que pudieran partir, el 6 de diciembre de 1508, Alfonso de Albuquerque llegó a Cannanore desde el Golfo Pérsico con órdenes del Rey de Portugal para reemplazar a Almeida como gobernador. Francisco tenía una venganza personal contra Albuquerque, ya que este último había sido asignado a la costa de Arabia específicamente para evitar que la navegación musulmana entrara o saliera del mar Rojo. Sin embargo, sus intenciones de destruir personalmente a la flota musulmana en represalia por la muerte de su hijo se convirtieron en un asunto tan personal que se negó a permitir que su sucesor designado asumiera el cargo. Al hacerlo, el virrey estaba en rebelión oficial contra la autoridad real, y gobernaría la India portuguesa por un año más como tal.

El 9 de diciembre, la flota portuguesa partió hacia Diu. Desde Cochín, el portugués pasó primero por Calicut, esperando interceptar la flota del Zamorin, pero ya se había ido para Diu. La armada luego ancló en Baticala, para sofocar una disputa entre su rey y Timoja, un corsario hindú aliado local de los portugueses. En Honavar, los portugueses se reunieron con el propio Timoja, quien informó al virrey de los movimientos enemigos. Mientras estuvo allí, las galeras portuguesas destruyeron una flota de asaltantes pertenecientes al Zamorin de Calicut.

En Angediva, la flota recogió agua dulce y Francisco se encontró con un enviado de Malik Ayyaz, aunque los detalles de dicha cita son desconocidos. Mientras estaban allí, los portugueses fueron atacados por barcos de remo de la ciudad de Dabul.

Desde Angediva, los portugueses zarparon hacia Dabul, una importante ciudad portuaria fortificada perteneciente al sultanato de Bijapur. El capitán de la galera San Miguel, Paio de Sousa, decidió investigar el puerto y desembarcar en la orilla, pero fue emboscado por una fuerza de unos 6.000 hombres y murió, junto con otros portugueses. Dos días más tarde, el virrey condujo sus fuerzas a tierra y aplastó a la guarnición estacionada junto a la orilla del río en un ataque de pinza anfibio. Dabul pagó caro el acto de provocación, según las órdenes del virrey la ciudad fue arrasada, los asentamientos circundantes a la orilla del río devastados y casi todos sus habitantes asesinados, junto con el ganado e incluso perros callejeros en represalia.

Según Fernando Lopes de Castanheda, el saqueo de Dabul dio lugar a una “maldición” en la costa occidental de la India, donde uno podría decir: “que la ira de los francos te sobrevenga“.

Desde Dabul, los portugueses llegaron a Chaul, donde Francisco ordenó al gobernador de la ciudad que preparara un tributo para ser recogido a su regreso de Diu. Moviéndose hacia Mahim, cerca de Bombay, los portugueses encontraron la ciudad desierta.

En Bombay, Francisco recibió una carta de Malikk Ayyaz. Sin duda, consciente del peligro que enfrenta su ciudad, escribió para apaciguar al virrey, afirmando que tenía prisioneros y con qué valentía había luchado su hijo, agregando una carta de los prisioneros portugueses declarando que fueron bien tratados. El virrey le respondió a Malik Ayyaz (a quien se refiere como Meliqueaz en portugués) con una carta respetuosa pero amenazadora, en la que declaraba su intención de venganza, que era mejor que reuniera a todas las fuerzas y se prepararan para luchar o destruiría a Diu.

 

Fuerzas enfrentadas

En los diez meses transcurridos entre las batallas de Chaul y de Diu, se produjeron importantes acontecimientos en el campo musulmán: Hussain aprovechó la oportunidad para atravesar sus barcos y recuperó una carraca varada con un refuerzo de 300 hombres. No obstante, la relación entre Hussain y Ayyaz empeoró, con Hussain ahora plenamente consciente de que Ayyaz, había tomado la custodia de los prisioneros portugueses en Chaul, y que Hussain aparentemente pretendía “enviarlos de regreso a El Cairo“. Incapaz de pagar al resto de sus tropas, Hussain se vio obligado a empeñar sus propias piezas de artillería con el mismo Ayyaz. Presumiblemente, solo con la esperanza de nuevos refuerzos o el temor a la reacción del sultán ahora le impedían regresar a Egipto.

La flota de Mamluca-Gujarat-Calicut disponía de:

  • 6 carracas mediterráneas y 6 galeras ( Amir Hussain).
  • 4 carracas de Diu (Malik Ayyaz).
  • 30 galeras ligeras de Diu (Sidi Ali).
  • 70-150 botes de guerra de Calicut (Kunjali Marakkar)

La flota portuguesa disponía de:

  • 5 grandes barcos, naos y carracas de 3 o 4 mástiles: Flor de la Mar, Espírito Santo, Belém, Rei Grande y Taforea Grande.
  • 4 naos pequeñas de 3 mástiles: Taforea Pequeña, San António, Rei Pequeño y Andorinha.
  • 4 carabelas de velas cuadradas de 3 mástiles: Flor da Rosa, Espera, Concepción, y Santa María de Ajuda.
  • 2 carabelas de 2 mástiles: Santiago y una desconocida.
  • 2 galeras: San Miguel y San Cristobal.
  • 1 bergantín de 2 mástiles: San António.

El 2 de febrero, los portugueses vieron a Diu desde lo alto de los nidos. Cuando se acercaron, Malik Ayyaz se retiró de la ciudad, dejando el mando general a Hussain. Ordenó a los barcos de remo que salieran y hostigaran a la flota portuguesa antes de que tuvieran tiempo de recuperarse del viaje, pero no pasaron del alcance del cañón de la fortaleza. Al caer la noche, la flota musulmana se retiró al canal, mientras que el Virrey convocó a todos sus capitanes para que decidieran la línea de acción.

Al romper el día, los portugueses pudieron ver que los musulmanes habían decidido aprovechar el puerto de Diu protegido por su fuerte, uniendo sus carracas y galeras cerca de la orilla y esperando el ataque portugués, renunciando así a la iniciativa. Las fuerzas portuguesas debían dividirse en cuatro: un grupo para abordar las carracas mamelucas después de un bombardeo preliminar, otro para atacar las galeras mamelucas estacionadas al flanco, un “grupo de bombardeo” que apoyaría al resto de la flota, y el buque insignia que no participaría en el abordaje, pero que se posicionaría en una posición conveniente para dirigir la batalla y apoyarles con su poder de fuego. El bergantín San Antonio aseguraría las comunicaciones.

El bergantín San Antonio recorrió entonces la flota pronunciando el discurso del virrey, en el que detalló las razones por las cuales buscaban al enemigo, y las recompensas que se otorgarían en caso de victoria: el derecho al saqueo, el título de caballero a todos los soldados, la nobleza para los caballeros, los criminales desterrados del reino serían perdonados y los esclavos recibirían la condición de escuderos si fueran liberados en el plazo de un año.

 

La batalla

Cuando el viento dio vuelta alrededor de las 11,00, el estandarte real fue izado sobre el Flor de la Mar que realizó un disparo, indicando el comienzo de la batalla. Los portugueses comenzaron su aproximación, con la galera San Miguel a la cabeza de la formación, probando el canal. Un bombardeo general entre las dos fuerzas precedió al ataque, y en las tranquilas aguas del puerto de Diu, los portugueses emplearon una innovadora táctica de artillería: disparando directamente al agua, las balas de cañón rebotaban como piedras saltando. Una andanada del Espíritu Santo golpeó a una de las naves enemigas por la línea de flotación, hundiéndola al instante.

Batalla de Diu 1509. Despliegue de los barcos

Cuando las carracas entraron en contacto, el buque insignia de Hussain fue atacado por el Espíritu Santo. Cuando se cruzaron sus cascos de proa, un grupo de hombres liderados por Rui Pereira saltaron al castillo de arqueros enemigos, y antes de que los barcos estuvieran asegurados, los portugueses ya habían irrumpido en el cuerpo a cuerpo. Sin embargo, antes de que el buque insignia estuviera dominado, otro carraca mameluca acudió en su ayuda, abordando el Espíritu Santo desde el lado opuesto.

Hussain había fortalecido sus fuerzas con un gran número de soldados gujaratíes, distribuidos a través de los barcos, y la infantería portuguesa fuertemente armada de repente se arriesgaba ser abrumada. Rui Pereira fue muerto, pero en este momento crucial, la Rei Grande se estrelló contra el lado libre de la nave insignia de Hussain, entregando refuerzos sumamente necesarios, lo que inclinó la balanza a favor de los portugueses.

Desde los nidos de cuervos, los arqueros etíopes y turcos demostraron su valía frente a los mosquetes portugueses. Muchos de los mercenarios musulmanes “huyeron a la primera vista de los portugueses“.

Batalla de Diu 1509. Entre Francisco de Almeida y el zamorín de Calicut

Hussain había esperado que los portugueses comprometieran a todas sus fuerzas en el combate, por lo que mantuvo los remeros ligeros dentro del canal, para atacar a los portugueses desde atrás cuando se enfrentaron con las carracas. Comprendiendo la estratagema, Juan de Nova maniobró la Flor de la Mar para bloquear la salida del canal y evitar que los buques de guerra salieran. La masa compacta de remos proporcionó un objetivo ideal para los artilleros portugueses, que destruyeron muchos barcos que luego bloquearon el camino de los siguientes. Incapaces de abrirse paso, los botes del Zamorín dieron media vuelta después de un corto intercambio y se retiraron a Calicut. Durante el transcurso de la batalla, Flor de la Mar efectuó más de 600 disparos.

Batalla de Diu 1509. Entre Francisco de Almeida y el zamorín de Calicut

Mientras tanto, el grupo más rápido de galeras y carabelas luchaba contra el costado de las galeras estacionarias del enemigo, cuyas armas no podían responder. Un primer asalto portugués fue repelido, pero una salva portuguesa arrojó tres de las galeras a la deriva.

Lenta pero inexorablemente, los portugueses aseguraron la mayoría de las carracas, medio cegados por el humo. El buque insignia de Hussain fue dominado y muchos comenzaron a saltar el barco. Las galeras estaban dominadas, y las carabelas poco profundas se posicionaban entre los barcos y la costa, derribando a cualquiera que intentara nadar en tierra.

Eventualmente, solo quedaba una sola nave: una gran carraca, más grande que cualquier otra nave en la batalla, anclada demasiado cerca de la costa para que la mayoría de los buques portugueses de gran calado pudieran alcanzarla. Su casco reforzado era a prueba de los cañones portugueses y tomó un bombardeo continuo de toda la flota para finalmente hundirlo al atardecer, marcando así el final de la batalla de Diu.

 

Secuelas

La batalla terminó en victoria para los portugueses, con la coalición Gujarat-Mamluca-Calicut casi derrotada. Los mamelucos lucharon valientemente hasta el final, pero no supieron cómo contrarrestar una fuerza naval, como nunca habían visto antes. Los portugueses tenían modernos barcos tripulados por marineros experimentados, infantería mejor equipada, con pesadas armaduras de placas, arcabuces y un tipo de granada de arcilla llena de pólvora, más cañones y artilleros más hábiles en un arte que los mamelucos no podían igualar.

Después de la batalla, Malik Ayyaz devolvió a los prisioneros de Chaul, bien vestidos y alimentados. Francisco de Almeida se negó a hacerse cargo de Diu, alegando que sería costoso de mantener, pero firmó un acuerdo comercial con Ayyaz y abrió una factoria en la ciudad. Los portugueses buscarían ardientemente la construcción de una fortaleza en Diu, pero el Malik logró posponerlo.

El botín de la batalla incluía tres galeras, tres carracas. 600 piezas de artillería de bronce y tres banderas reales del sultán Mamluco de El Cairo que fueron enviadas a Portugal para ser exhibidas en el convento de Cristo, en Tomar, sede de la Orden de Cristo, antiguos Caballeros Templarios, de la que Almeida era parte. El virrey extrajo de los comerciantes de Diu (que financió el reacondicionamiento de la flota musulmana) un pago de 300.000 xerafines de oro, de los cuales 100.000 se distribuyeron entre las tropas y 10,000 se donaron al hospital de Cochín.

El trato de los cautivos mamelucos por parte de los portugueses, sin embargo, fue brutal. El virrey ordenó que la mayoría de ellos fueran colgados, quemados vivos o despedazados, atados a la boca del cañón, en represalia por la muerte de su hijo. Comentando después de la batalla, Almeida informó al rey Manuel: “Mientras seas poderoso en el mar, tendrás a la India como tuya, y si no posees este poder, poco te servirá de fortaleza en la costa”. Curiosamente, después de entregar el correo del virrey a Alfonso de Albuquerque y partir hacia Portugal en noviembre de 1.509, Almeida fue muerto en diciembre en una escaramuza contra la tribu khoikhoi cerca del cabo de Buena Esperanza, junto con otros 70 portugueses, curiosamente más que en la batalla de Diu. Su cuerpo fue enterrado en la playa, pero posteriormente nunca se encontró.

Hussain sobrevivió a la batalla y logró huir de Diu junto con otros 22 mamelucos a caballo. Volvió a El Cairo, y varios años después fue puesto a cargo de otra flota con 3.000 hombres para ser enviados contra los portugueses, pero fue asesinado en el mar Rojo por su segundo al mando turco, el futuro Selman Reis de la armada otomana. El sultanato de Mamluco de Egipto sería conquistado por el imperio Otomano poco después.

De todos los participantes principales de la batalla de Diu, Malik Ayyaz sería el único que no moriría violentamente; murió siendo un hombre rico en su estado en 1.522.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2018-04-18. Última modificacion 2018-04-18.