Edad Moderna Conquistadores portugueses Colonización portuguesa de Brasil

Cargando anuncio...

La colonización portuguesa de Brasil se inició en 1.500, cuando Pedro Alvares Cabral llegó a esa región y proclamo la soberanía Portuguesa.

 

Periodo de las factorias

el desarrollo de los pocos productos comerciales que se podían encontrar (palobrasil, monos, esclavos y loros), la corona optó por arrendar Brasil a un consorcio de comerciantes de Lisboa encabezado por Fernando de Noronha, que era ya importante en los mercados de África y la India.

Se desconoce la rentabilidad de estos viajes, pero cuando el contrato del grupo expiró en 1.505, hay signos evidentes de que la corona asumió directamente el control comercial de Brasil, tal como hiciera al mismo tiempo con respecto al comercio de la India.

Fundación del primer asentamiento portugués en América del Sur en San Vicente (cerca del actual São Paulo) en 1.532

Restablecido de este modo el control directo de Brasil por parte de la corona en 1.506, duraría hasta 1.534, cuando de nuevo las tierras fueron arrendadas, no como en un principio, a mercaderes para comerciar, sino más bien a los señores de la tierra con el propósito de colonizar.

Durante este periodo, clave constitucional era la factoría (feitoria) o fortaleza comercial. Ésta estaba defendida por la guarnición del castillo encabezada por un caballero y administrada por un factor (feitor) o agente comercial encargado de las compras a los comerciantes nativos o jefes, defendido por patrullas marítimas para controlar los barcos sin licencia que navegaban en su zona.

 

Capitanías Hereditarias

Juan III, ante la posible competencia de franceses y holandeses, dispuso la colonización portuguesa sistemática del país. Para ello armó una expedición que, bajo el mando de Martín Alonso de Sousa, partió de Lisboa en 1.530 con cuatro barcos y unos 400 hombres. En 1.531 se fundó la primera ciudad de Brasil, San Vicente (en la actualidad Santos) donde se introdujo ganado, semillas, frutales y cereales, expulsando a los franceses que rodeaban las costas del Brasil.

El país se dividió en 12 capitanías, con 300 kilómetros de costa cada una de las cuales se encontraba bajo la responsabilidad de un donatario, que iban desde soldados de fortuna que se habían probado a sí mismos en Oriente (Duarte, Coelho, Francisco Coutinho), hasta un cierto número de burócratas incluyendo un historiador humanista de alta distinción intelectual (Juan de Barros).

En esta experiencia solo se consolidaron dos capitanías: la de Pernambuco, al norte, y la de San Vicente, donde se fundó la ciudad homónima, muy cerca de la actual Santos, base de la futura penetración portuguesa hacia el interior del país.

Sin embargo, la riqueza del palo brasil pronto se vio sustituida por otra que transformaría la estructura tradicional y feudal de la flamante colonia portuguesa. En 1.532, en las zonas aledañas a las fundaciones de Santos y Pernanbuco, los portugueses introdujeron la caña de azúcar, procedente de la isla de Madeira, cuyo cultivo se extendió en poco tiempo y sustituyó completamente al palo brasil como primera fuente de riqueza del país. Este fue uno de los primeros cultivos de verdadera economía capitalista. Era realizado en su mayor parte para el consumo europeo y se basaba en una mano de obra barata gracias a la introducción de esclavos provenientes de África que transformaría la economía de la colonia y la sociedad brasileña, generando así una nueva economía de corte capitalista, basada en el trabajo esclavo.

Sin embargo, el proyecto fracaso y, en 1.549, la corona portuguesa asumió la colonización de Brasil con una empresa del estado. El rey nombró un gobernador general o “capitán mayor” representante del rey que administraría toda la colonia, y que se estableció su capital en Salvador de Bahía.

 

Fundación de Sao Paulo

La misión evangelizadora correspondió a la orden de los jesuítas quienes, cerca de Pernambuco, levantaron el colegio de San Pablo, que con el tiempo daría lugar a la próspera ciudad de Sao Paulo.

El gobernador portugués Mendes Sá, para celebrar la expulsión de los calvinistas franceses de la bahía de Guanabara, fundó el primero de marzo de 1.565, al pie del Pan de Azúcar en dicha bahía, la ciudad de San Sebastián de Río de Janeiro, la capital del sur, quedando Bahía como sede de la capital del norte.

Fundación de la ciudad de Sao Paulo. Autor Oscar Pereira da Silva

En Portugal muere el rey Sebastián sin descendencia y, con la oposición de la aristocracia y del pueblo portugueses, Felipe II se convierte en monarca de Portugal (heredero por la rama de su madre de la familia real lusitana). Mantiene al país y sus colonias bajo el dominio de los Austrias hasta que en 1.640 España pierde para siempre Portugal.

Esta etapa resultó funesta para el naciente país ya que España aportó a Brasil muchos enemigos, entre ellos, los franceses y holandeses, que hostigaron a la colonia durante gran parte del siglo XVII.

Eventualmente, Francia y Holanda conquistaron algunas regiones estratégicas, como por ejemplo la isla de San Luís, las ciudades de Río de Janeiro y de Recife, y parte de los actuales estados de Pernambuco, Paraíba y Alagoas. Pese a estas ocupaciones, que finalmente fracasaron, se mantuvo, en el periodo colonial, la unidad lingüística y cultural del Brasil.

La región que ocupa actualmente la ciudad de Río de Janeiro fue descubierta el 1 de enero de 1.502 por una expedición portuguesa al mando de Gaspar de Lemos, quien creyendo haber llegado a la desembocadura de un gran río, bautizó la bahía con el nombre de Río de Janeiro, en portugués, “río de enero“.

Sin embargo, fueron los franceses los primeros en establecerse en la región, y competían en el comercio maderero con los portugueses, quienes, a su vez, establecieron aserraderos en el lugar. Ante el temor de un avance portugués, los franceses respondieron en 1.555 trayendo colonos a la región y fundando la Francia Antártica, una colonia en una pequeña isla.

Los portugueses atacaron la colonia y comenzaron la lucha para expulsar definitivamente a los franceses y afianzar sus derechos en la región, lucha que se extendió durante varios años.

Como respuesta a las intenciones francesas en la zona, el 1 de marzo de 1.565, Estacio de Sá fundó la ciudad de San Sebastián de Río de Janeiro, en una zona llamada Urca.

La ciudad tenía calles irregulares y respondía al estilo portugués medieval.

La expulsión de los franceses se hizo definitiva en 1.567, así como el sometimiento de sus aliados, los indios tamoios. Dos meses después de la expulsión moría Estácio de Sá, a causa de una infección provocada por una flecha envenenada. Mem de Sá, tío del fundador, preocupado por la vulnerabilidad de la ciudad frente a la bahía de Guanabara, decide trasladarla al lugar llamado luego Morro do Castelo (cerro del Castillo) y nombró gobernador de la ciudad a otro sobrino, Salvador Correia de Sá.

Fundación de la ciudad de Rio de Janeiro 1565 por los colonos portugueses.

Guerra Luso-Holandesa en Ameríca del Sur

El conflicto se inició cuando Felipe II heredó Portugal y se produjo Unión Ibérica, el período entre 1.580 y 1.640, cuando Portugal y sus colonias se inscribieron entre los dominios de la corona de España. En la época, los neerlandeses luchaban por su emancipación del dominio español. A pesar de que algunas provincias proclamaron su independencia en 1.581, la República de las Provincias Unidas, con sede en Ámsterdam, sólo tuvo su independencia reconocida en 1.648, tras el acuerdo de paz de Münster, cuando se efectuó su separación definitiva de España.

Durante el conflicto, una de las medidas adoptadas por Felipe II de España fue la prohibición del comercio español con los puertos neerlandeses, lo que afectaba directamente al comercio del azúcar de Brasil, ya que los neerlandeses eran tradicionales inversores en la agroindustria azucarera y donde que poseían pesadas inversiones de capital.

Ejército portugués en Brasil siglo XVI: 1 jefe tupinamba; 2 Noble portugués; 3 escudero afro-brasileño. Autores Gerry & Sam Embleton

En ese contexto ocurrió la expedición del almirante Olivier van Noort que, de paso por la costa de Brasil, algunos autores apuntar haber intentado una invasión de la bahía de Guanabara. La escuadra de Van Noort partió de Rotterdam en los Países Bajos el 13 de septiembre de 1.598, integrada por 4 buques y 248 hombres. La flota pidió permiso para obtener refrescos (suministros frescos) en la bahía de Guanabara, que le fueron negados por el gobierno de la capitanía, de acuerdo con instrucciones recibidas de la metrópoli. Un intento de desembarque, fue repelido por indígenas y por la artillería de la fortaleza de Santa Cruz da Barra.

Se afirma que saqueos e incendios de ciudades y embarcaciones fueron practicados por la expedición en la costa de Chile, Perú y Filipinas. En realidad sufrió grandes pérdidas en un ataque de los indígenas de la Patagonia (en el actual Chile) y de las fuerzas españolas en Perú. La expedición de circunnavegación regresó al puerto el 26 de agosto de 1.601 con sólo barco, tripulado por 45 sobrevivientes. Incidentes similar se registraron en la expedición del almirante Joris van Spi, que llevó a cabo el segundo viaje de circunnavegación holandesa entre 1.614 y 1.618. Sus barcos atracados en Cabo Frío, Grand Island y San Vicente, frente a la resistencia portuguesa al intentar abastecerse de combustible en esta última (3 de febrero de 1615).

En 1.609, los Países Bajos y España firman una tregua de diez años. Durante ese período se intensificó el comercio de azúcar en Europa, principalmente a partir de Amsterdam, uno de los mayores centros de refinación.

En 1.621, al finalización de la tregua, y se prohibió a los neerlandeses el comercio del azúcar. Ante esta restricción, los neerlandeses fundaron la Compañía Neerlandesa de las Indias Occidentales (West-Indische Compagnie, WIC) en 1.621), a quienes los Estados Generales (su órgano político supremo) concedieron el monopolio del tráfico y del comercio de esclavos, por veinticuatro años, en América y en África . El mayor objetivo de la nueva Compañía, sin embargo, era retomar el comercio del azúcar producido en la región Nordeste de Brasil. Iniciándose la llamada guerra del Azúcar o guerra Brasílica (1.624-54).

En líneas generales, las invasiones holandesas de Brasil pueden ser recortadas en dos grandes períodos:

  • Invasión de Salvador, en Bahía (1.624-25).
  • Invasión de Olinda y Recife, en Pernambuco (1.630-33).
  • Fase de resistencia al invasor (1.633-37).
  • Administración de Mauricio de Nassau (1.637-44).
  • Insurrección pernambucana (1644-54).

 

Invasión de Salvador de Bahía (1.624-25)

La vulnerabilidad tanto de las colonias portuguesas en la costa noreste de Brasil, los directores de la Compañía Neerlandesa de las Indias Occidentales (WIC.) decidido por el ataque a la entonces capital del estado de Brasil, la ciudad de Salvador de Bahía. De este modo, una armada de WIC de 26 buques, transportando unos 1.700 hombres bajo el mando del almirante Jacob Willekens, el 10 de mayo de 1.624, atacó y conquistó la capital. En pánico, los habitantes se retiraron hacia el interior. El gobernador general, Diego de Mendonça Furtado (1621-24), se atrincheró en el palacio, pero tanto él como el hijo y algunos oficiales fueron encarcelados y enviados a los Países Bajos. El gobierno de la ciudad pasó a ser ejercido por el hidalgo holandés Johan Van Dorth. La resistencia portuguesa se reorganizó de la Red River Camp, que contuvo a los invasores en la zona urbana de Salvador.

En 1.625 España reunió una poderosa armada de 52 naves y 12.000 efectivos, bajo el mando de Fadrique de Toledo, marqués de Villanueva Valduesa, de la armada del Mar Océano; Juan Fajardo de Guevara y Tenza, de la escuadra del Estrecho; Martín de Vallecilla de la escuadra de Vizcaya; y Francisco de Acevedo de la escuadra de las Cuatro Villas).

La expedición, conocida como Jornada de los Vasallos, partió de Cádiz el 14 de enero de 1.625. Bloqueó el puerto de Salvador el 22 de marzo, con una operación por tierra y por mar rindió la ciudad de Salvador de Bahía y capturó a miles de holandeses. Siguió con las operaciones militares desalojando a holandeses e ingleses de otros puntos de Brasil. Posteriormente, se apoderó de la isla de San Salvador.

Recuperación de la isla de San Cristóbal por Fadrique Álvarez de Toledo en 1.625. Autor Félix Castelo. Museo del Prado, Madrid.

Los refuerzos neerlandeses no llegaron a tiempo a Salvador, retornando al percibir que la capital había sido perdida. En el mismo año, Piet Hein habría intentado invadir la Villa de Vitória en el Espíritu Santo. Allí, no logró subir la ladera que iba al centro de la ciudad, pues fue sorprendido por la heroína María Ortiz, famosa por liderar la defensa contra los holandeses. Los holandeses fueron sorprendidos por los ataques de la joven, que les arrojó agua hirviendo, mientras entusiasmaba a los vecinos a lanzarles palos y piedras desde sus ventanas. Al mismo tiempo, María Ortiz, con un tizón en la mano, puso fuego a una pieza de artillería que estaba cerca de su casa, disparando contra los invasores. Los holandeses, atrapados por sorpresa y heridos, tuvieron que retroceder, bajando la ladera, mientras los defensores, así alentados, les fueron al paso.

Pocos fueron los holandeses que llegaron al barco sin ningún tipo de lesión, de los cuales 38 de ellos fueron muertos. La acción sorprendente dio tiempo a Francisco de Aguiar Coutinho, de fortalecer las defensas de la villa, organizando militares y civiles para un nuevo enfrentamiento. Pero los invasores derrotados, humillados y desanimados, zarparon casi de pronto, encaminándose a Bahía.

 

Invasión de Olinda y Recife, en Pernambuco (1.630-33)

El enorme gasto con el fracaso de la invasión a las tierras de Bahía fue recuperado cuatro años más tarde, en un audaz acto de corso cuando, en el mar del Caribe, el almirante Piet Heyn, al servicio de la WIC. Una parte de la Flota de Indias, con base en Venezuela, había sido advertida de las intenciones holandesas de atacar los barcos españoles que a través del mar Caribe llevaban metales preciosos a España procedentes de América, pero otra parte de la flota española, con base en Nueva España, ignoraba estas amenazas. El almirante holandés Piet Hein, junto con el almirante Hendrick Lonck y el vicealmirante Joost Banckert, interceptó 16 barcos españoles procedentes de Nueva España frente a la ciudad de Matanzas, en la costa de Cuba; un galeón fue apresado tras un ataque por sorpresa, 9 pequeños mercantes se rindieron, otros dos fueron tomados en el mar, y cuatro galeones más quedaron atrapados en la bahía cubana de Matanzas. Tras un combate incruento, éstos acabaron también por rendirse, y Hein capturó oro, plata y otras mercancías, como índigo y cochinilla por valor de 11,5 millones de florines. Éste sería el mayor botín capturado a la bien protegida Flota de Indias en toda su historia. Los holandeses no tomaron prisioneros y dieron a los españoles suministros suficientes para llegar a La Habana. Pata más detalles sobre batalla de Matanzas, ver el capitulo Guerra de Flandes- Isabel Clara Eugenia (1622-32).

La posesión de esos recursos, los neerlandeses armaron nueva expedición, esta vez contra el principal centro productivo de la colonia, y un blanco menos defendido. Su objetivo declarado era restaurar el comercio del azúcar con los Países Bajos, prohibido por la corona de España. Una nueva escuadra, con 64 buques y 3.700 marinos y 2.500 soldados, se dirigieron la capitanía de Pernambuco donde llegaron en enero de 1.630.

Ante los rumores de la preparación de una nueva expedición neerlandesa para Brasil, la Corona española envía a Matías de Albuquerque a la capitanía de Pernambuco, con la función de preparar su defensa.

La resistencia, liderada por Matías de Albuquerque, se concentró en el barrio de Buen Jesus, en las afueras de Recife. A través de tácticas indígenas de combate (campaña de guerrillas), confinó el invasor a las fortificaciones en el perímetro urbano de Olinda y su puerto, Recife. Las llamadas compañías de emboscada eran pequeños grupos de diez a cuarenta hombres, con alta movilidad, que atacaban de sorpresa a los neerlandeses y se retiraban a velocidad, reagrupándose para nuevos combates.

 

Batalla naval de los Abrojos o de Pernanbuco (12 de septiembre de 1.631)

En 1.631 España mandó una flota que partió de Lisboa el 5 de mayo de 1.631 con buques mercantes portugueses para llevar 3.000 hombres para reforzar las guarniciones de las plazas brasileñas y de 12 carabelas, de escolta. Al cabo de 68 días de navegación, llegaron a la bahía de Todos los Santos, reforzando su guarnición y siguiendo viaje a Pernambuco con 20 naos mercantes y las 12 carabelas. El 12 de septiembre avistaron la flota neerlandesa, bajo el mando del almirante Adriaan Hans Pater, que venía de saquear la isla de Santa María. Se entabló combate cerca de los Abrojos, a las 8 de la mañana del 12 de septiembre de 1.631. La escuadra neerlandesa avanzó a toda vela, desplegada en arco. Entonces, Oquendo consiguió aferrarse con hábil maniobra a la capitana enemiga por barlovento, de tal modo que los fuegos y humos fuesen hacia el neerlandés. Hans Pater trató de zafarse, pero no pudo, pues el capitán Juan Castillo saltó al buque neerlandés y a parte de los garfios, lo aseguró con un calabrote que amarró a su palo. Pronto le quitaron la vida, y lo mismo a sus soldados, pero el fuego que se hizo desde las cofas del Santiago impidió a los neerlandeses desamarrarlo. Otro galeón neerlandés se colocó pronto por la banda libre del Santiago, pero también acudieron los españoles en auxilio de su almirante.

Batalla naval de Pernambuco o de los Abrojos 1631. Escuadras española y holandesa frente a frente (vista I). Autor Juan de la Corte.

 

Batalla naval de Pernambuco o de los Abrojos 1631. Enfrentamiento indeciso durante horas (vista II). Autor Juan de la Corte.

 

Batalla naval de Pernambuco o de los Abrojos 1631. Incendio de la nave capitana holandesa (vista III). Autor Juan de la Corte.

El combate aún estaba indeciso a las 16,00. Al fin, un taco encendido disparado por un cañón del Santiago prendió fuego a la capitana neerlandesa. La almiranta de su segundo, el aventurero de Ragusa Jerónimo Masibradi, acudió y dio remolque al Santiago, apartándole de la explosión del buque neerlandés. Hans Pater encontró la muerte en el agua, a donde se había arrojado con gran número de los suyos.

Oquendo se apoderó del estandarte de los Países Bajos y puso en fuga al enemigo, quemando a éste tres grandes galeones y haciéndole 1.900 muertos; los españoles perdieron, por su parte, dos galeones, hundido uno de ellos, el San Antonio, la almiranta, y 585 muertos y 201 heridos. Tuvo la satisfacción Oquendo de saber que el galeón apresado por los neerlandeses, el Buenaventura, no pudo ser aprovechado, y que los españoles prisioneros se apoderaron de la carabela donde los llevaban y se fugaron.

Cinco días después hubo nuevo avistamiento de las escuadras, pero el almirante Tir, que sucedió en el mando a Hans Pater, eludió el combate a pesar de su manifiesta superioridad numérica. Oquendo desembarcó a la tropa en Barra Grande de Porto Calvo , pero únicamente 700 soldados pasaron luego al fuerte Arrail del Buen Jesús.

Con los refuerzos, Albuquerque logró la recuperación de algunas plazas, como Porto Calvo (próxima a Recife), pero tuvo que protegerse de los ataques adversarios retirándose en el territorio de Alagoas tras tres años resistiendo en Buen Belem, esperando refuerzos.

Fase de resistencia al invasor (1.633-37).

Sin embargo, con el tiempo, algunos señores de caña de azúcar aceptaron la administración de la Compañía de las Indias Occidentales por entender que una inyección de capital y una administración más liberal ayudaría el desarrollo de sus negocios. Su mejor representante fue Domingo Fernandes Calabar, considerado como un traidor al apoyar a las fuerzas de ocupación ya la administración neerlandesa.

Con la victoria, las fuerzas neerlandesas fueron reforzadas por un efectivo de más 6.000 hombres, enviado de Europa para asegurar la posesión de la conquista, estaban bajo el mando del coronel polaco Crestofle d’Artischau Arciszewski.

Conquistó el fuerte del río Cunhaú en la capitanía del Río Grande y el fuerte de Santo Antonio en la de Paraíba, ambos en 1.634. Y en el mismo año, capturó el fuerte del Arraial del Buen Jesús, Matías de Albuquerque consiguió retirarse con los 7.000 habitantes en dirección a la capitanía de Bahía, Matías de Albuquerque derrotó a los neerlandeses que le perseguían en Porto Calvo y, capturó a Calabar, lo juzgó sumariamente por traición y lo ejecutó.

En esta fase de resistencia luso-brasileña líderes militares como Martín Soares Moreno, Antonio Felipe Camarão, Henrique Dias y Francisco Rebelo (el Rebelinho). Con la invasión de Paraíba (1634) y del cabo de San Agustín (1635), las fuerzas comandadas por Matías de Albuquerque entraron en colapso y se vieron forzadas a retroceder hacia el río San Francisco.

En 1.636, Arciszewski derrotó a Luis de Rojas y Borja en la batalla de la Mata Redonda.

Colonias holandesas, portuguesas y españolas en América del Sur

Administración de Juan Mauricio de Nassau (1.637-44)

En 1.637, la administración de los intereses de la WIC en el nordeste de Brasil fue confiada al conde Juan Mauricio de Nassau-Siegen, que expandió la conquista hasta Sergipe (al sur). Al año siguiente 1.638, desembarcó en Bahía, pero no consigue capturar Salvador, siendo rechazado en Primera Batalla de Salvador y posteriormente lo intenta por el norte al conquistar la desembocadura del Amazonas pero es nuevamente repelido en la Segunda Batalla de Salvador.

En 1.640, una fuerte armada luso-española, comandada por el conde de la Torre, falló en su intención de desembarcar en Pernambuco y sufrió una derrota estratégica ante la armada holandesa cerca de la isla de Itamaracá, siendo destruida. Con la Restauración portuguesa, Portugal firmó una tregua de diez años con los Países Bajos. Pero el tratado no se cumplió por ambas partes y por lo tanto no tuvo efecto en colonias portuguesas bajo el gobierno holandés en Brasil y África. Nassau conquistó los centros proveedores de esclavos africanos de Santo Tomé y Príncipe y de Angola.

Mauricio de Nassau era un hombre culto y liberal, tolerante con la inmigración de judíos y protestantes, trajo consigo a artistas y científicos para estudiar las potencialidades de la tierra. Se preocupó por la recuperación de la agro-fabricación del azúcar, perjudicada por las luchas, concediendo créditos y vendiendo en subasta pública los ingenios conquistados. Se ocupó de la cuestión del abastecimiento y de la mano de obra, de la administración y promovió una amplia reforma urbanística en Recife (Ciudad Mauricio).

Concedió libertad religiosa, registrándose la fundación, en Recife, de la primera sinagoga del continente americano. En 1.641, después de la invasión de San Luis de Maranhão, los neerlandeses se expandieron hacia el interior de la capitanía, verificándose choques con los colonos ya en 1.642.

En 1.644, sospechoso de improbidad administrativa, Nassau fue llamado de vuelta a los Países Bajos por la WIC.

 

Insurrección pernambucana (1.644-54)

La insurreción de Pernambuco, también conocida como la guerra de la Luz Divina, no había en el contexto de la segunda de las invasiones holandesas del Brasil, que culminaron con la expulsión de los holandeses de la región noreste de hacer esto a la corona portuguesa. El 15 de mayo de 1.645, reunidos en el Engenho de San Juan, 18 líderes insurrectos pernambucanos firmaron un compromiso para luchar contra el dominio holandés en la capitanía. El movimiento integró fuerzas lideradas por los luso-brasileños André Vidal de Negreiros, Juan Fernandes Vieira, Enrique Dias y el indígena Felipe Camerún.

Descontento con la nueva administración enviada por la WIC, estalló la llamada Insurrección Pernambucana o Guerra de la Luz Divina. El 3 de agosto de 1.645, una fuerza de 1.200 pernambucanos mazombos insurgentes, armados con armas de fuego, hoces, palos, arcos y flechas, tendieron una emboscada en la que derrotaron en la batalla del Monte de las Tabocas (actual Vitória de Santo Antão) a 1.900 neerlandeses mejor equipados.

 

Primera batalla de los Guararapes (19 de abril de 1.648)

Los holandeses planeaban reconquistar el puerto de Nazaret, en el cabo de San Agustín, fundamental para el abastecimiento del Arraial del Buen Jesús, por donde entraban las armas y municiones usadas por la resistencia luso-brasileña. Bajo el mando del coronel Sigismund Van Schkoppe, los combatientes holandeses sabían de la importancia estratégica de ocupar primero el pueblo de Muribeca, donde había gran cantidad de harina de mandioca para abastecer a los soldados.

Sin embargo, los generales Fernandes Vieira y Vidal de Negreiros, sabiendo de los planes de invasión, impidieron la acción en el Morro de los Guararapes, por donde los holandeses, venidos de Recife, tendrían que pasar para llegar a Muribeca. Este primer enfrentamiento terminó con victoria luso-brasileña, a pesar de que su efectivo no pasó de 2.200 hombres, contra 4.500 del ejército enemigo. El saldo de la guerra fue de 1.200 holandeses muertos, siendo 180 oficiales y sargentos. En el lado luso-brasileño, fueron 84 muertos. El combate fue intenso duró cerca de cinco horas. En el campo de batalla cayeron, además de holandeses y luso-brasileños, cayeron ingleses, franceses, polacos, negros africanos e indios tupis y tapuias. Muchos soldados holandeses se ahogaron en las inundaciones en los alrededores del Morro de los Guararapes. Debilitado para el combate, el ejército de la Compañía Holandesa de las Indias Occidentales no resistió al vigor, preparación y conocimiento del terreno de los luso-brasileños. En los momentos decisivos del enfrentamiento, los holandeses intentaron dominar el flanco ocupado por los negros, comandados por Enrique Dias, pero las tropas comandadas por Vieira y Vidal acudieron en su auxilio, masacrando a los holandeses.

 

Segunda batalla de los Guararapes (19 de febrero de 1.649)

El ejército holandés salió de Recife el 18 de febrero de 1.649, con 5.000 soldados experimentados, llevaban con ellos 200 indios, dos compañías de negros y 300 marineros y 6 cañones.
Los luso-brasileños siguieron sus movimientos, y al día siguiente 19 de febrero sobre las 14,00 horas, cuando más calor hacía, les esperaron para la batalla.

Juan Fernandes Vieira con 800 de sus hombres fue el primero en entrar en la lucha, justo en medio del área que llamaban boqueirão, donde el enemigo tenía 6 escuadrones y dos piezas de artillería. Después de 25 minutos de descargas de fuego, Juan Fernandes intentó cortar la formación holandesa conquistando los 2 cañones de campaña.

En esos momentos entraron en lucha todas las fuerzas luso-brasileñoss (unos 1.600) Enrique Dias, Diego Camarão, Francisco Figueroa, André Vidal, Dias Cardoso y la caballería de Antonio Silva, muchos holandeses huyeron a los matorrales, otros se entregaron implorando por las vidas.

Segunda batalla de Guararapes 19 de febrero de 1.649, entre portugueses y holandeses, supuso el fin de la presencia holandesa en Brasil. Autor Víctor Mirelles de Lima

Los holandeses perdieron más de 1.000 entre muertos y capturados, mientras que los luso-brasileños sufrieron 45 muertos y 200 heridos.

El 26 de enero de 1.654 se firmó la capitulación holandesa en Brasil, capitulación del Campo del Taborda, en Recife, frente al fuerte de las Cinco Puntas, de donde partieron los últimos buques holandeses, que sólo surtiría efectos plenos el 6 de agosto de 1.661, con el segundo tratado de la Haya, por el cual la república Holandesa reconoció la soberanía portuguesa sobre el noreste de Brasil.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2018-04-19. Última modificacion 2018-04-19.