Edad Moderna Conquistadores portugueses Conquista portuguesa de Ceilán (Sri Lanka)

Llegada de los portugueses a Ceilán

Cuando llegaron los portugueses en 1.505, en Ceilán (actual Sri Lanka) había tres reinos principales: el reino tamil de Jaffna al norte y los reinos cingaleses de Kandy (costa este) y Kotte (costa oeste).

Lorenzo de Almeida, el hijo del virrey portugués de la India, en noviembre de 1.505 navegaba con nueve barcos contra los barcos musulmanes de especies que iban entre el mar Rojo y las Maldivas, pero los vientos lo llevaron a la costa de Ceilán (actual , cerca de Galle. Allí fueron bien recibidos y pudieron reabastecerse saliendo después hacia Kolon Toda (la moderna Colombo) donde desembarcaron el 15 de noviembre y que ofrecía perfectas condiciones de entorno fértil y protección contra las tormentas; el comercio estaba en manos de musulmanes indios establecidos allí hacía siglos. Un mensaje fue enviado al rey Sinhala del reino de Kotte, pidiendo abrir relaciones comerciales; el Rey pidió un embajador, siendo nombrado Fernando Cotrim, para que fuera a Kotte, la capital, y se acordó iniciar relaciones comerciales. Un nuevo embajador, Payo de Sousa, fue enviado a firmar un tratado formal (y de nuevo siguió por un largo camino). En Colombo se erigió un monumento conmemorativo de la llegada portuguesa (que aún se conserva y lleva el inexplicable fecha de 1.501). Francisco de Almeida planeó establecer un centro del poder portugués en Ceilán. Los intentos monopolísticos los portugueses provocaron el resentimiento de cingaleses y musulmanes.

En 1.518 reinaba en Kotte el rey Dharma Parakrama Bahu IX. El virrey Lopo Soares de Albergaria se presentó a Colombo con una flota importante y pidió permiso al rey para erigir un fuerte; los musulmanes intentaron convencer al Rey que debía expulsar a los portugueses e incitaron la oposición de la población contra los recién llegados, que al sentirse amenazados dispararon; entonces los portugueses, ante la consternación del Rey, levantaron una empalizada y luego comenzaron a construir un fuerte. El rey les envió un mensaje conciliador que terminó con un nuevo tratado que les aseguraba 400 bahars de canela (1 bahar = 176,25 kgs), un considerable número de rubíes y además 10 elefantes cada año, y les permitía la defensa de las costas.

El fuerte fue bautizado como Nuestra Señora de las Virtudes y Juan de Silveira fue nombrado gobernador (capitán general). Se planeó explotar la pesca de perlas en la costa noroeste, tradicionalmente propiedad del rey cingalés (pero los pescadores venían del sur de la India) y esto hizo impopulares a los portugueses y la población local se negó a abastecerlos y pronto no pudieron salir al exterior.

En 1.521, los tres hijos del rey de Kotte Vijayabahu VII se rebelaron contra su padre. Después de matar al rey Vijayabahu, sus hijos (Bhuvanekabahu, Pararajasingha y Mayadunne) dividieron el reino entre ellos. Mayadunne recibió el reino de Sitawaka, Pararajasingha recibió el principado de Raigama (tomando el nombre de Raigama Bandara), y Bhuvanekabahu gobernó sobre la parte restante de Kotte (como Bhuvanekabahu VII). Las rivalidades subsecuentes entre estos tres nuevos reinos dieron a los portugueses la oportunidad de expandir su influencia en la isla, involucrándose en su política interna.

En 1.522 la fortaleza portuguesa estaba completada y el gobernador era entonces Fernando Gomes de Lemos, pero se decidió que su mantenimiento no era compensado por los beneficios que se obtenían; además la crueldad de los portugueses les había hecho muy impopulares y encontraban dificultades para el comercio. En 1.525 el fuerte fue desmontado y la artillería y los soldados llevados a la India. Se quedó un factor (agente) en la isla, Nuno Freyre de Andrade, bajo protección del rey de Kotte.

División de la isla de Ceilán (Sri Lanka) en 1.520. En rojo las ciudades más importantes, en negro las capitales de los reinos

Mientras Bhuvanekabahu VII, rey de Kotte había entrado en conflicto con sus dos hermanos, y pidió a los portugueses restaurar el fuerte que habían abandonado. Mayadunne en cambio hizo alianza con el zamorín de Calicut, que en 1.528 le envió armamento y una pequeña fuerza mandada por los musulmanes Pachchi Marik y Cunhale Marika de Calicut y por un árabe de nombre Ali Ibrahim. Con estas fuerzas Mayadunne sitió Kotte, pero los portugueses enviaron barcos desde Goa y los atacantes se tuvieron que retirarse.

Mayadunne hizo entonces una victoriosa campaña contra su hermano Pararajasingha rey de Rayigam Bandara y se unió a su hermano pequeño reforzando su poder.

El zamorín de Calicut le envió una flota de 16 barcos y el Rey pidió ayuda a los portugueses; pero esta vez los portugueses estaban ocupados por la presencia turca.

En 1.538 llegó una flota de 51 barcos del Zamorín con 8.000 hombres y 400 cañones y Martín Alfonso de Sousa, salió en su persecución encontrando la flota enemiga cerca de Rameswaram, la isla sagrada entre Ceilán y el continente. La batalla se libró el 29 de febrero de 1.538 y los portugueses salieron victoriosos. Sousa visitó al rey de Kotte que le hizo un aporte en dinero para pagar los gastos de la expedición.

Con la muerte de Pararajasingha príncipe de Raigam Bandara en 1.538, Mayadunne anexó el principado de Raigama e invadió Kotte. Buvanekabahu VII con la ayuda de los portugueses derrotó a las fuerzas invasoras de Mayadunne, y finalmente allanó el camino hacia una paz incómoda entre los dos reinos.

 

Guerra contra Sitawaka

En octubre de 1.550, Alfonso Noronha, virrey de la India, llegó a Colombo con 500 soldados. Atacó a Sitawaka y luego ocupó Kotte. Saqueó los dos reinos profanando los establecimientos religiosos y saqueando los tesoros de las dos casas reales. Mientras tanto, por invitación del gobernante Kotte, los misioneros principalmente dominicos y jesuitas acudieron al reino profesando la fe cristiana y convirtiendo a los nativos en Kotte y sus alrededores. Muchas comunidades de la costa se convirtieron, pero otras que rechazaron la fe cristiana tuvieron que soportar masacres y la destrucción de los templos. Los budistas huyeron a Kandy y la ciudad asumió su papel de protectora de la fe budista.

Los portugueses querían llevar a cabo una ofensiva a gran escala contra Sitawaka y neutralizar la amenaza ejercida por el rey Mayadunne. Pero el rey Bhuvanekabahu VII no apoyó su causa; solo quería ayuda portuguesa para fines defensivos. Después de la muerte de Bhuvanekabahu en 1.551, Dharmapala llegó al trono de Kotte; era más o menos un rey títere bajo influencia portuguesa. Era de hecho en vasallo del rey portugués y se convirtió al cristianismo en 1.557. Esto condujo a un descontento abierto entre los habitantes de Kotte y los portugueses reprimieron severamente el motín arrestando y ahorcando a muchos participantes, incluidos 30 monjes budistas.

Mayadunne tomó ventaja del impopular conversión de su sobrino y se presentó como el campeón nacional cingalés. Se produjeron disturbios en Kotte y los portugueses tuvieron que disparar. Mayadunne levantó fuerzas en la provincia de Matara (entre Kotte y Walaye Ganga).

Después de consultar con su consejo, Mayadunne se proclamó heredero del trono de Kotte y apeló a los súbditos de Kotte para que se unieran a su causa. Muchos jefes y sus seguidores respondieron y desertaron a Sitawaka. Mayadunne tomando la iniciativa reunió a sus fuerzas para invadir el reino de Kotte.

 

Asedio de Kotte (1.557-58)

El ejército de Sitawaka consistía en 50.000 hombres en 300 compañías organizadas en tres cuerpos. El primer cuerpo o la vanguardia salieron de Sitawaka el 10 de noviembre de 1.557 bajo el mando de Tikiri Bandara (hijo del rey mayadunne). Centro dirigido por Panapitiya Mudali y marchado el 15 de noviembre. La retaguardia bajo el rey Mayadunne dejó Sitawaka el 30 de noviembre. Estas fuerzas avanzaron lentamente hacia Kotte, asegurando las rutas de suministro y los puestos de avanzada en su camino.

Kotte era la capital del reino de Kotte. Era un área de tierra triangular elevada con su vértice en el norte. A ambos lados estaba protegido por el canal Kolonnawa y sus corrientes de conexión, que estaban fuertemente infestadas de lagartos. El área entre el suelo sólido y el agua era una tierra pantanosa que se sumergió después de una caída de lluvia moderada. Dentro está la ciudad y el palacio defendidos por una muralla de roca de laterita. Toda esta área era conocida como Ethul Kotte (fortaleza interior).

Ciudad de Kotte, capital del reino de Kotte

Recibiendo las noticias de la fuerza invasora, Alfonso Pereira de Lacerda, llegó a Kotte con 300 soldados portugueses recién llegados de Goa, aumentando el número total de soldados portugueses a 480. Además de la élite Guardia del Rey, al menos 9.000 lascarinos (milicias locales) estaban estacionados en Kotte bajo el mando de Francisco Barreto (Tammita Suriya Bandara).

Alfonso Pereira organizó rápidamente las defensas de Kotte con la ayuda de los habitantes restantes. Él estacionó 20 portugueses y 200 lascarinos en el “paso de Ambolao“, otros 40 portugueses y 400 lascarinos en el “paso de Mosquitos” y 80 portugueses y 800 lascarinos tripularon varias defensas en Pita Kotte. Alfonso Pereira colocó 12 fustas armados con falconetes en el lago. Eran naves rápidas con un calado poco profundo y eran capaces de patrullar los canales.

A fines de noviembre de 1.557, el ejército de Sitawaka se acercó a Kotte. El cuerpo de Tikiri Bandara tomó posiciones al sur y al oeste de la ciudad con su campamento principal justo al oeste del lago. Panapitiya Mudali cubrió el resto del área y el cuerpo del Rey Mayadunne permaneció como una fuerza de reserva que proporcionaba refuerzos cuando fuera necesario.

En la batalla del Lago, los portugueses fueron derrotados, pero pudieron retirarse con la ayuda del fuego de las fustas, retirándose a Kotte. Siendo sitiados.

Jorge de Melo reunió a todas las fuerzas que pudo y se dirigió a Kotte. Lograron romper el bloqueo e ingresar a la ciudad para el gran alivio de Alfonso Pereira.

En noviembre de 1.558 Alfonso Pereira de Lacerda; ahora fortalecido por los nuevos refuerzos, decidió liderar otro ataque contra las fuerzas de Sitawaka. Esta vez eligió atacar el “paso de Ambolao” defendido por los hombres de Tikiri Bandara. La fuerza de ataque portuguesa consistió en 370 soldados portugueses y 7.000 lascarinos. En la batalla se redujo a un intenso combate cuerpo a cuerpo. Poco a poco, los portugueses lograron obtener la ventaja y las unidades de Tikiri Bandara se retiraron del campo.

Mayadunne se dio cuenta de que no puede mantener un bloqueo efectivo sin controlar el paso de Ambolao y decidió abandonar el asedio. La fuerza principal de Sitawaka se retiró a Kaduwela, mientras que Mayadunnne con sus fuerzas se retiró a la gran empalizada de Mapitigama.

Pereira fue sucedido por Jorge de Meneses Baroche en mayo de 1.559 y rechazó un ejército dirigido por Wikramasinha Mudaliyar. Raja Sinha, el hijo de Mayadunne, dirigió en persona un cuerpo de guerreros expertos con elefantes y caballería de apoyo que atacaron a los portugueses y se libró una gran batalla en la llanura entre Mulleriyawa y Kaduwela, a unos 20 km de Colombo y los portugueses acabaron retirándose, y aunque se les cortó la retirada pudieron ganar los barcos que los esperaban en el río. Raja Sinha fundó dos fortalezas en Kaduwela y Rakgaha Watta para controlar los caminos desde Colombo que los portugueses, para recuperar su prestigio, planeaban atacar; pero de nuevo fueron derrotados y perseguidos por Wikramasinha; refuerzos procedentes de la India llegaron pronto pero en lugar de atacar Mayadunne se dedicaron a combatir contra el rey de Jaffna al norte.

 

Primera batalla de Mulleriyawa (1.559)

Los portugueses avanzaron a lo largo de la orilla sur del río Kelani a través de Maedanda y Weragoda hacia Mulleriyawa. Su objetivo era capturar la empalizada de Mapitigama que se encontraba en la orilla norte. Estaba estratégicamente ubicado (actual Udumapitigama) controlando el río y la ruta terrestre a Sitawaka. Por lo tanto, al capturarlo, los portugueses esperaban usarlo como una plataforma de lanzamiento para la próxima invasión.

El rey Mayadunne recibió la noticia de esta fuerza de invasión y envió un ejército al mando de su hijo Tikiri Bandara hacia Hewagama. A su llegada, convocó a la milicia de las áreas de Aturigiri Korale, Hewagam Korale, Koratota y Hokandara para reforzar aún más sus efectivos.

Mientras tanto, un destacamento portugués bajo Jorge de Menezes y Jorge de Melo sorprendió con éxito a los guardias fronterizos de Sitawakan en retirada en un ataque furtivo al amanecer. Capturaron una empalizada más pequeña en la orilla sur, matando a la guarnición de 300 hombres. Animado por este éxito inicial, Menezes preparó sus fuerzas para capturar la gran empalizada de Mapitigama. En este momento, recibió informes de las fuerzas de Sitawakan en un prado (Hewagama) y ordenó una marcha nocturna.

Tikiri Bandara era consciente de los movimientos de Menezes y de Melo, y envió una fuerza bajo Wickramasinghe Mudali para controlar su avance. Estas fuerzas se encontraron en la aldea de Mulleriyawa una hora antes del amanecer.

La batalla fue corta y los sitawakanos fueron derrotados. Se retiraron hacia Hewagama dejando 200 muertos, perseguidos por los portugueses. Wickramasinghe Mudali fue herido. Jorge de Menezes quería aniquilar a los sitawakanos y presionó la persecución.

Las fuerzas de Sitawakan que se retiraban se refugiaron en un estrecho paso fortificado anteriormente. Contra el mejor juicio de los soldados veteranos, de Menezes ordenó atacar el paso fortificado. Pero ahora reorganizado y bien atrincherado, Wickramasinghe Mudali logró repeler repetidas oleadas de ataques.

Estos inútiles esfuerzos agotaron a los portugueses y consumieron sus reservas de municiones. Cuando los capitanes se dirigieron a Menezes por las bajas reservas de pólvora, esto llevó a la famosa respuesta “… Si no hay pólvora, pueden cargar sus mosquetes con arena, y si no disparan, pueden terminar la lucha con la espada, porque los valientes portugueses no necesitaban armas mientras tengan uñas y dientes“.

De Menezes renovó el ataque, pero sus hombres se retiraron en contra de sus órdenes de contenerse. Exhaustos y con poca munición, se vieron obligados a descansar en la aldea de Mulleriyawa.

 

Segunda batalla de Mulleriyawa (1.559)

Una vez que recibió la noticia, Tikiri Bandara dividió sus fuerzas en tres grupos. El primer grupo consistía en milicianos de Athurugiriya, Hewagama, Koratota, Hokandara y 1.000 espadachines Sitawakan con targes (escudos). Los envió en una maniobra de flanqueo para cortar la retirada del enemigo y atacar en la retaguardia.

Luego reforzó las fuerzas restantes de Wickramasinghe Mudali con elefantes y portadores de targes (escudos) de élite y los desplegó en alas izquierda y derecha. Se desconoce su papel exacto, pero probablemente sus órdenes fueron asegurar los flancos y mantenerse como reservas.

Finalmente, Tikiri Bandara desplegó los demás portadores de escudos, elefantes de guerra y caballería en el centro que mandó personalmente.

Mientras tanto, los portugueses descubrieron que su retaguardia estaba bloqueada por grandes árboles y el enemigo se acercaba formado dispuesto para la batalla en un zona despejada en Mulleriyawa a unas 9 millas (15 kilómetros) de Colombo.

Batalla de Mulleriyawa 1559. Despliegue de fuerzas

Tikiri Bandara, montado en un caballo, lideró el centro en un ataque frontal completo. Su fuerza se estaba organizada en divisiones (división Jayasundara, división Vijayasundara) pero los portadores de targes, elefantes de guerra y caballos cargados se mezclaron para evitar que los portugueses volvieran a cargar sus mosquetes. Los portadores de Targe avanzaron bajo la cobertura de los elefantes para evitar el fuego. Al mismo tiempo, la fuerza mixta de la milicia y los portadores de targes se unieron a la lucha atacando por la retaguardia y los flancos.

Esta táctica funcionó y los elefantes de guerra rompieron las filas portuguesas. La batalla pronto se convirtió en un intenso combate cuerpo a cuerpo; incapaces de volver a cargar, los portugueses tuvieron que usar sus mosquetes como garrotes.

Tikiri Bandara montó a lo largo de la línea de batalla, alentó a los hombres a presionar continuamente el ataque y cerrar las brechas. Una vez que los portugueses lograron retirarse a través de un espacio en la línea y encontraron que las fuerzas de Sitawakan se apresuraban al siguiente paso para cortar su retirada nuevamente.

Batalla de Mulleriyawa 1562 entre el gobernador portugués Jorge de Meneses y los cingaleses mandados por el príncipe Tikiri Bandara, futuro rey Rajasinghe I. Autor Prasanna Weerakkody

Los portugueses casi se dieron por vencidos cuando sucedió algo inesperado. Un soldado llamado Antonio Dias de Lomba disparó un cañón de berço (que disparaba metralla) que había sido abandonada en el campo. El tiro cayó entre una línea de soldados sitawakanos, matando a muchos. Debió de sorprender a las fuerzas de Sitawaka porque dejaron de atacar. Aprovechando la pausa, los portugueses lograron retirarse a través de un bosque. Aunque los sitawakanos ya no estaban presionando el ataque, las fuentes portuguesas dan los nombres de 6 soldados que fueron muertos por el fuego de mosquetes. Algunos soldados portugueses se retiraron usando botes.

Los que escaparon encontraron refugio en la empalizada más pequeña que habían capturado en la primera parte de la campaña. Pero muchos fueron heridos y su orgullo quedó herido.

Según fuentes portuguesas, solo 50 soldados murieron (30 en la batalla principal y 20 de sus heridas, después de retirarse a la empalizada más pequeña). Según Rajavaliya, 1.600 portugueses y lascarinos. Pero tanto las fuentes portuguesas como las locales guardan silencio con respecto al número de bajas sitawakanas.

En 1.575, el capitán portugués Diego de Mello, después de derrotar a un batallón de tropas cingaleses en Wattala, se dirigió a Kelaniya. Allí ordenó a sus tropas saquear el templo y luego destruirlo. Entonces, actuando en esa orden, los portugueses demolieron el templo y lo arrasaron hasta los cimientos.

Destrucción de Kelaniya Viharaya en 1.575 por los portugueses. El capitán potugués Diego de Melo destruyó el sagrado templo de Kelaniya Rajamaha, solo unos pocos templos pre-portugueses sobrevivieron a la destrucción, el saqueo proporcionó toneladas de oro a los portugueses y muchas bibliotecas fueron quemadas. Autor Prasanna Weerakkody

Asedio de Colombo (1.587-88)

Después de haber conquistado Kandy, el rey Rajasinha I de Sitawaka dirigió su atención al bastión portugués de Colombo. Hizo que la campaña comenzara poco después del comienzo de la temporada del monzón, por lo que los portugueses no podrían enviar refuerzos por mar. El ejército cingalés apareció alrededor de Colombo el 4 de junio, y consistió en 50.000 hombres, 2.200 elefantes, 40.000 bueyes y 150 cañones de bronce de pequeño calibre. Apoyando al ejército había 65 galeras ligeras que debían bloquear la fortaleza por mar. El capitán portugués que defendía Colombo era Juan Correia de Brito, que tenía 300 soldados portugueses asistidos por 700 lascarinos, más una población civil de unos 60.000. Previendo la posibilidad de un asedio, había almacenado provisiones de alimentos y municiones. La flotilla portuguesa de 6 galeras fue varada debido al clima, pero sin embargo Brito envió una pequeña nave sobre el mar a Goa con una llamada de auxilio.

Conociendo las defensas de Colombo, que incluían una laguna que servía como foso por su lado sur, Rajasinha comenzó el asedio con trincheras excavadas alrededor de las murallas y drenado la laguna, que duró un mes. Con la excavación completada, Rajasinha reunió a todo su ejército a las sfueras de Colombo para una demostración de fuerza, lanzando gritos de guerra para intimidar a los sitiados. Impávido, Brito ordenó una salida contra las tropas más cercanas a la ciudad, creando una una gran confusión.

En la noche del 3 de agosto, el Rajasinha ordenó el primer asalto masivo. Miles de cingaleses intentaron escalar las murallas de tierra de Colombo, mientras que los zapadores (ayudados por cientos de elefantes) intentaron romperlos. Fueron recibidos con una superior potencia de fuego portuguesa. Algunos cingaleses pudieron subir a los bastiones San Lourenço y San Gonzalo, pero fueron repelidos por un rápido contraataque portugués. A la mañana siguiente, los cingaleses habían sido expulsado, habiendo sufrido 400 muertos y 2.000 heridos.

Gran asedio de Colombo (1587-88). Los portugueses aguantaron 22 meses de asedio por parte de las fuerzas del rey Rajasinghe I de Sitawaka. La artillería cingalesa contaba con 150 cañones de bronce, con pequeñas piezas denominadas kodithuwakkuwa “saltamontes” y con cohetes. Los portugueses consiguieron mantenerse gracias a que los cingaleses no podían cortar la llegada de suministros desde Goa. Autor Prasanna Weerakkody

Durante los meses siguientes Rajasinha intentó tres asaltos más en Colombo, junto con intentos de socavar las murallas, mientras que los portugueses realizaron salidas contra posiciones cingalesas. Con el final del monzón, los primeros refuerzos portugueses de Goa llegaron el 11 de septiembre. Otros buques con refuerzos llegaron el 4 de octubre, el 23 de octubre, el 4 de noviembre y el 15 de febrero. Finalmente, el 18 de febrero, una gran flota de 18 galeras mandadas por Manuel de Sousa Coutinho llegaron después de asaltar las costas de Sitawakan en el noroeste de Ceilán. La flota navegaba en formación de batalla disparando sus cañones; los defensores portugueses los saludaron haciendo sonar las campanas de sus iglesias y disparando una salva general con los cañones de la fortaleza.

Con la llegada de los refuerzos, ahora había 2.000 soldados portugueses dentro de la fortaleza, además de los lascarinos y defensores civiles. Rajasinha se dio cuenta de que la oportunidad de tomar Colombo se había perdido y levantó el sitio poco después. Durante la campaña de ocho meses, los cingaleses habían perdido 5.000 hombres

 

Control portugués Kandy

En 1.588, Kandy se rebeló contra sus nuevos gobernantes de Sitawaka. Sin embargo, los herederos de la familia real de Kandy habían caído bajo influencia portuguesa y fueron mantenidos en Colombo. En 1.592 los portugueses intervinieron en Kandy, colocando a su protegido Yamasinghe Bandara en el trono. Sin embargo, el nuevo gobernante murió en circunstancias sospechosas poco después de su coronación. Los portugueses acusaron a un rival de la facción Kandyan de envenenar a Bandara, pero los kandyanos culparon a los portugueses, que se vieron obligados a retirarse. Vimaladharmasuriya me convertí en el nuevo rey de Kandy.

En 1.593 las fuerzas de Sitawaka intentaron volver a tomar Kandy, pero fueron rechazadas y su rey Rajasinha I murió de una enfermedad contraída durante los combates. Uno de los pretendientes rivales a su trono desertó a los portugueses, lo que les permitió tomar el control total de Sitawaka.

 

Campaña de Danture

Los portugueses intentaron de nuevo poner a su candidato preferido en el trono de Kandy como un gobernante cliente. Esta vez fue doña Catarina, una princesa kandyana que había sido confiada al cuidado de los portugueses y educada en un estilo católico europeo. Ella tenía diez o doce años.

A finales de abril de 1.594, Pedro Lopes de Sousa lideró una fuerza de aproximadamente 20.000 efectivos para una invasión de Kandy, de los cuales 1.000 eran tropas portuguesas (la mayoría se había trasladado desde Goa en la India para la expedición), 15.400 lascarinos, 47 elefantes usados como animales de carga, y el resto de los mercenarios Badaga de la India y los trabajadores. Se desconoce el número inicial de fuerzas de Kandy, pero se estima en 10.000. Los defensores tenían una clara ventaja en el terreno, ya que Kandy es una región montañosa y la fuerza invasora se vería obligada a atravesar pasos de montaña bien defendidos.

Partieron de Colombo hacia Menikkadawara. Allí se le reunió doña Catherina procedente de Mandar; el paso de Balane estaba abandonado y pudieron avanzar sin oposición hasta el Mahaweli Ganga; el rey Vimaladharmasuriya I, se hizo escurridizo en las selvas de la parte oriental de la isla donde habitaban el pueblo llamado vedas, considerados aborígenes pre-arios, favorables al rey y donde éste había escondido su familia y su tesoro. Su palacio fue ocupado por los portugueses con una guardia para la Princesa, prohibiendo el acceso a todo el personal excepto por algunos religiosos portugueses y una dama europea; la población sospechó que los portugueses querían conquistar el país en beneficio propio y no de su princesa nativa y la gente huyó para engrorsar las filas de Vimaladharmasuriya I. La princesa debía ser casada con Francisco de Silva, famoso portugués considerado el más alto y guapo de la India, pero finalmente eso no era cierto y este volvió a Mandar. Doña Catarina fue coronada como la nueva gobernante del reino de Kandy. Sin embargo, ella y sus consejeros portugueses eran gobernantes impopulares, sobre todo después de que se difundieron los rumores de que iba a casarse con el portugués.

Las fuerzas de Vimaladharmasuriya se involucraron en tácticas de guerrilla, atacaron a las partidas de forrajeo portuguesas y cortaron las líneas de suministro y comunicación. Un gran grupo de ataque portugués-lascarin de 3.000 hombres fue rodeado y destruido en la región de Uva. Poco después, se encontraron pruebas de que Jayavira Bandara Mudali, uno de los jefes de lascarinos, se estaba preparando para traicionar a los portugueses a favor de Vimaladharmasuriya. Un mensaje conspirador supuestamente de éste fue interceptado, y Jayavira fue ajusticiado como traidor antes de que esto se llevara a cabo, después masacraron a todos sus hombres; muchos lascarinos leales empezaron a desertar.

Guerreros cingaleses utilizando tácticas de guerrillas contra los portugueses. Autor Prasanna Weerakkody

Menos de mil aliados nativos quedaron con las fuerzas portuguesas, que ahora eran superadas en número, carentes de suministros y se enfrentaron a una rebelión masiva. Los portugueses intentaron retirarse de Kandy al fuerte en Balana. Las pérdidas de la guerra de guerrillas y las deserciones adicionales de lascarinos redujeron sus fuerzas a aproximadamente 360 portugueses y un número igual de lascarinos en el momento en que llegaron a Danture. En contraste, las deserciones y las tropas que llegaban de otras partes del reino habían aumentado las fuerzas de Vimaladharmasuriya a unos 20.000 hombres.

Tras el ataque nocturno, sólo una parte de la fuerza portuguesa (220 hombres) resistía (todos con alguna herida; el mismo Lopes tenía menos 8 heridas) y al salir el sol se rindieron era el(6 de octubre de 1.594.

Doña Catherina quedó prisionera de Wimala Dharma y se convirtió en su principal esposa en el palacio de Senkadagala. Lopes de Sousa fue curado de sus heridas pero murió de alguna que sería grave. Los capturados fueron enviados a Colombo tras ser cegados, dejando con un ojo a uno de cada cinco. El resto tuvieron que trabajar en restaurar el palacio de la capital de Wimala Dharma. Cuando la derrota fue conocida en Sitawaka, los portugueses que se veían amenazados en la zona, se retiraron hacia Colombo, dejando al frente del gobierno a Samarakon Rala, un noble cingalés que se había hecho cristiano, que residía en Galle.

En Danture, las fuerzas portuguesas fueron atacadas mientras se retiraban. Las columnas organizadas se desintegraron en el bosque y la mayoría fueron aniquiladas. Sousa se rindió con las 93 soldados europeos restantes. Los prisioneros fueron torturados y mutilados. Sousa murió de las heridas que sufrió durante la lucha. Con la excepción de una patrulla enviada a las tierras bajas durante la primera parte de la campaña, solo tres soldados portugueses escaparon de regreso a Colombo.

Vimaladharmasuriya solidificó su control sobre Kandy al casarse con doña Catarina. En un intento por evitar nuevas incursiones portuguesas, construyó nuevas fortificaciones en el paso de Balana.

 

Derrota portuguesa

Con la muerte de Pedro Lopes de Sousa en Danture, en Navidad de 1.594 y ocho días después, con Dharmapala delante, se dirigieron a Sitawaka y ejercieron severas represalias. El palacio de Raja Sinha fue reconstruido y Samarakon fue llamado desde Galle y se le encargó dirigir las operaciones contra Wimala Dharma. Esta tarea la hizo muy lentamente y con más de una derrota. Wimala Dharma, que había vivido años con los portugueses, era un enemigo más peligroso que Raja Sinha. La guarnición de Colombo, muy reducida y afectada por enfermedades y falta de suministros, estaba al borde del motín. Una victoria de Domingos Correa contra el príncipe de Uwa, que apoyaba Wimala Dharma, proporcionó un breve respiro pero el 17 de noviembre de 1.595 Domingos Correa se sublevó contra Dharmapala y se proclamó rey con 700 seguidores. Este aventurero tenía menos de 30 años, era hijo de Edirille Arachchi, intérprete de Dharmapala, de religión cristiana e inicialmente fue elevado al rango de mudaliyar y tras su victoria recibió el título de Wikramasinha (León Victorioso) y cuando se proclamó rey lo hizo con el nombre de Edirille Bandara.

Jeronimo de Azevedo marchó a Gurubewila y ordenó a las guarniciones de Menikkadawara y Ruwanella de concentrarse en Sitawaka, orden que se extendió a todo el distrito ya que la situación en Colombo era anárquica; las carreteras estaban bloqueadas con árboles; al cabo de 15 días comenzaron a faltar provisiones. El gobernador decidió trasladar al rey de Sitawaka a Gurubewila y todo lo que había en la ciudad evacuada que pudiera ser útil a los rebeldes fue eliminado. La guarnición portuguesa eran 300 hombres y estaban hostigados por cingaleses del país y en el camino murieron 23 y todos los demás quedaron heridos llegando por la noche en Gurubewila, donde también había hambre y decidieron salir por la fuerza hacia el sur al Rayigam Korale. El rey Domingo Correa cruzó el Kelaniya y bloqueó las rutas retrasando la marcha de la guarnición portuguesa que también eran atacados por los cingaleses. Finalmente en un ataque murieron 134 portugueses y 118 quedaron heridos (y una treintena ya habían muerto en un ataque parcial). Sólo 112 pudieron seguir debido a que Correa fue herido y desistió de atacarlos. Iddagoda Rala cogió el mando de las fuerzas de Correa y persiguió a los portugueses que quedaban (que abandonaron a muertos y heridos graves) y los alcanzó en el templo de Horan. Pero en el ataque final Iddagoda resultó muerto y la llegada de fuerzas (500 hombres de cristianos tupasses) bajo mando de Samarakon les permitió salvarse y los rebeldes se retiraron. Las fuerzas portuguesas pudieron volver a Colombo con el rey Dharmapala (sólo 50 no tenían heridas relevantes).


Derrota portuguesa a manos de los cingaleses. Autor Prasanna Weerakkody

Rala se tuvo que refugiarse con Wimala Dharma que le concedió nominalmente los reinos de Kotte y Sitawaka. Los dos ejércitos actuarían en conjunto pero la llegada de refuerzos desde la India permitió a Azevedo de recuperar Malwana, mientras Samarakon comenzó a construir un fuerte en Uduwara al Rayigam Korale. Intentando sorprender a Samarakon, Edirille Bandara hizo una marcha forzada hacia el lugar del nuevo fuerte, pero fue rechazado. Debido a no poder cruzar un río, Edirille en su camino entró en zonas pantanosas y se detuvo en la casa de una mujer pobre que lo reconoció y lo denunció a Samarakon que envió un contingente que le sorprendió y lo hizo prisionero; después avisó a Azevedo que estaba en Kalutara. Cuando estuvo en manos del capitán se decidió que sería ejecutado el 14 de julio, como efectivamente lo fue.

En los meses siguientes el capitán Azevedo cometió exacciones de todo tipo e intentó aprovechar en beneficio propio la extracción de gemas. El rey Felipe II tuvo noticias de estos hechos; el mismo rey Dharmapala le escribió pidiendo que su persona fuese tratada con la dignidad debida. El rey Dharmapala murió el 27 de mayo de 1.597. Fue enterrado en el convento de San Francisco. Así acababa el reino de Sinhala y Kotte pasaba a ser posesión portuguesa como un reino separado pero propio.

El 29 de septiembre de 1.597 se hizo el juramento del rey Felipe II en una asamblea convocada a Malwana y dirigida por ocho nobles cingaleses católicos (5 de ellos de la corte del rey difunto). A cambio se exigía el respeto de las leyes cingalesas. El reino (formado por los antiguos reinos de Kotte y Sitawaka) fue dividida en 4 provincias (disawani).

Ese mismo año (1.597) se reorganizó el clero budista y la Danta dhatu fue llevada de Delgamuwa a Senkadagala. Un ataque cerca de Matara de Simao Correa (hermano de Edirille Bandara llamado también Edirille Rala) al servicio de Wimala Dharma, fue rechazado en un combate (25 de septiembre de 1597) para Samarakon, ayudado por 2.000 hombres procedentes de Colombo bajo mando de Simao Pinhao; Pinhao recibió en premio la mano de María Perera, la nieta de Raja Sinha, y fue designado jefe de los lascarinos. Samarakon recibió la insignia de la orden de Cristo y la donación de un pueblo. Pero el ataque de Correa fue un movimiento coordinado: otro contingente bajó por el oeste hacia los Cuatro Koral y se estableció en Iddamalpane; atacado allí los portugueses fueron rechazados y el distrito se sublevó; un oficial portugués, Alfonso Moro, casado con una cingalesa, se pasó a Wimala Dharma. Se pidió ayuda a la India pero debido a diversos conflictos no se pudo enviar nada. Azevedo pidió el relevo que no le fue concedido. La situación dio un giro cuando Correa, que estaba Ruwanella, se pasó a los portugueses y fue perdonado. Las luchas siguieron durante meses. En enero de 1.599 se fundó un fuerte en Menikkadawara pensado como centro de operaciones contra Uda Rata y un mudaliyar del rey Wimala, Pusella, se pasó a los portugueses. Los portugueses iniciaron operaciones contra el Rey, avanzando lentamente. Wimala ofreció secretamente a Pinhao hacerlo rey de las tierras bajas si se pasaba a su bando; Pinhao lo comunicó a Azevedo que le ordenó aceptar, pero Pinhao fue traicionado por uno de los suyos y el plan fracasó. El traidor Manuel Dias fue nombrado jefe de los mudaliyars y Pinhao quedó prisionero.

Consolidación de Kotte

Jerónimo procedió a reformar la administración provincial de Kotte, dividiéndola en cuatro provincias, o disavas, con poderes militares y judiciales. El sistema tributario también se reformó y el antiguo sistema de tributos fue reemplazado por impuestos fijos obligatorios. El sistema militar original de castas y gravámenes, sin embargo, permaneció organizado bajo los comandantes locales mudaliar, que ayudaron a las tropas portuguesas. Jerónimo también alentó el trabajo misionero de los jesuitas, agustinos y dominicanos, además de los franciscanos.

Sin embargo, la derrota en Danture provocó una serie de levantamientos en Kotte que Jerónimo tuvo que abortar antes de que pudiera avanzar en Kandy. Consideró que la derrota de Kandy era una prioridad para asegurar Ceilán y aseguró Kotte primero con la construcción de campamentos fortificados en Matara, Sabaragamuwa, Manikkadawara y Malwana, donde estableció la sede del ejército.

En 1.603, Kotte se aseguró firmemente y Jerónimo condujo a sus tropas a Kandy a través del paso de montaña, donde se apoderó del fuerte Kandian en Balana y se dirigió hacia la ciudad de Kandy. Sin embargo, el reino no pudo ser subyugado entonces debido a una rebelión entre los lascarinos, y se vio obligado a regresar a Colombo.

Incapaz de capturar a Kandy, dom Jerónimo adoptó una política de debilitar primero a Kandy mediante devastadoras guerras por tierra, dos veces al año, en la época de la cosecha, recurriendo a contingentes ligeros de tropas, mientras bloquea por mar los puertos orientales kandianos de Trincomalee y Batticaloa, entre 1.604 y 1.612 con un éxito considerable. Esto coincidió con una crisis de sucesión en Kandy después de la muerte del rey Vimaladharmasuryia en 1.604, que solo se resolvió meses después con la sucesión de su primo Senarat al trono.

Senarat probó ser un gobernante impopular e incapaz de evitar que los portugueses causaran una gran devastación en las aldeas y cultivos de Kandian. En 1.612, Jerónimo fue nombrado como el próximo virrey de la India portuguesa y fue sucedido en Ceilán por Francisco Meneses. Debido a su gran experiencia en Ceilán, el virrey Jerónimo mantuvo las guarniciones portuguesas bien abastecidas y reforzadas, lo que provocó la despoblación de Kandy a causa de las sistemáticas redadas portuguesas.

 

Grave derrota portuguesa

Los portugueses estaban decididos a vengar la victoria de Kandyan, y en 1.602, después de muchos años de preparación, otro ejército iba a invadir Kandy, bajo el mando de Jerónimo de Azevedo.

Azevedo preparó un nuevo ataque a Balanea y en enero de 1.603 avanzó hacia Ganetenna, y de allí se inició el asedio de Balanea sin muchos progresos; en febrero un cingalés ofreció a los portugueses revelar un paso secreto hacia la fortaleza; cuando entraron los defensores ya la habían abandonado. Esperó la llegada de Pinhao para seguir; pero al día siguiente los lascarinos desertaron y sin su ayuda no podían avanzar por desconocimiento del terreno. Las montañas de los alrededores estaban llenas de cingaleses hostiles y por la noche los portugueses tuvieron que abandonar la fortaleza; pudieron reunirse con las fuerzas de Pinhao perdiendo pero más de cien hombres. Se recibió un mensaje de Samarakon que anunciaba que se había producido una revuelta general en la isla. Una delegación cingalesa ofreció la corona suprema a Samarakon, pero este rechazó. Las fuerzas portuguesas se retiraron hacia Sitawaka donde pudieron llegar a los 15 días después de perder 300 hombres. De allí cruzaron el Kelani Ganga y se dirigieron a Malwana que ya había sido atacada y saqueada. La derrota portuguesa fue grave y más aún la pérdida de prestigio que comportó. En marzo Azevedo hizo un llamamiento a los portugueses de Colombo para reunir fuerzas. Antonio Barreto, uno de los lugartenientes de Samarakon, desertó hacia el campo del rey con un número importante de fuerzas. Toda la isla menos Galle, el haz de Samarakon, estaba perdido para los portugueses. Las murallas de Colombo se tuvieron que reparar pero aquí la ventaja era para los portugueses ya que los cingaleses no disponían de artillería de sitio y la población podía ser abastecida por mar dominado también por los lusos.

Conquista de Jaffna

Mientras tanto, el reino tamil de Jaffna en el norte de la isla cayó cada vez más bajo influencia portuguesa. En 1.591, una expedición portuguesa depuso (y asesinó) al rey de Jaffna, Puviraja Pandaram, y luego instaló a su hijo Ethirimana Cinkam como gobernante cliente.

Cinkam que se convirtió en el rey bajo el nombre de Parasasekaran VII (1591-1617) interrumpió las actividades misioneras católicas y el monopolio portugués de las exportaciones de elefantes. Llevó a cabo una campaña encubierta contra los misioneros católicos y no se mostró favorable a los conversos. Interfirió el paso y el envío de elefantes del gobierno portugués a través de sus territorios, asegurando condiciones ventajosas para sus propios elefantes. En 1.595, el rey de Portugal había emitido una orden para destituirlo, pero las autoridades coloniales de Goa no lo llevaron a cabo, ya que Ethirimanna Cinkam no era demasiado perjudicial para los intereses coloniales portugueses.

Al igual que Bhuvanekabahu VII del reino de Kotte, se mantuvo en le poder a través de una mezcla de astucia nativa y la capacidad de mantener un delicado equilibrio. Murió de muerte natural y fue sucedido por su hijo Cankili II.

Aunque los portugueses confirmaron a Cankili como el gobernante de Jaffna, el asesinato brutal de rivales políticos lo convirtió en un gobernante impopular e incapaz de evitar la insatisfacción, especialmente del creciente número de cristianos nativos en el reino. En agosto de 1.618, una rebelión instigada por cristianos y ayudados por los portugueses casados con locales, expulsaron a Cankili del trono, pero finalmente fue reprimida con la ayuda de 5.000 hombres del hindú Nayak de Tanjore, en el sudeste de la India. Como Cankili era un gobernante débil que no evitó los crecientes disturbios en el reino, no pagó tributo a los portugueses, y se rumoreaba que permitía hacer llegar suministros a los rebeldes del sur e incluso solicitó ayuda a los holandeses, en marzo de 1.619 el gobernador portugués de Ceilán Constantino de Sá decidió enviar a Felipe de Oliveira con 230 portugueses y 3.000 lascarinos para subyugar a Jaffna. Además, gobernador había recibido informes de que un corsario malabareño cristiano al servicio del Zamorin, Pedro Rodrigues, estaba atacando a los navíos portugueses y aliados en las cercanías de la isla de Mannar, y le encargó a Oliveira que se ocupara del asunto de camino.

Al llegar a Mannar, Pedro Rodrigues se alejó, y Oliveira se dirigió hacia Jaffna. Una vez allí, exigió el pago de los tributos debidos pero como las negociaciones con Cankili fallaron, en junio las fuerzas luso-cingalesas de Felipe de Oliveira marcharon a la capital Nallur, derrotaron a las fuerzas tamiles en Jaffna, capturaron a Cankili y anexaron formalmente Jaffna a la corona portuguesa. La antigua capital de Jaffna fue trasladada a la ciudad costera de Jaffna (Jafanapatão), y con el reino asegurado de amenazas externas en febrero de 1.621, la navegación en el estrecho de Palk se hizo mucho más segura. Cankili fue enviado a Goa para enfrentarse un juicio, donde fue declarado culpable. Sin embargo, acordó convertirse antes de ser formalmente ejecutado.

 

Rebeliones contra los portugueses (1.617-21)

Los impuestos por los portugueses y la profanación de los templos budistas por parte de los misioneros causaron gran descontento entre los campesinos cingaleses y a fines de 1.616 estalló un levantamiento en Sabaragamuwa. Las fuerzas de Felipe de Oliveira acampadas en los Siete Korales fueron enviadas al sur, pero en su ausencia, en diciembre de 1.616 estalló una revuelta mucho mayor en el este de Siete Korales, liderada por un medidor de granos deshonrado que afirmó ser el nieto de Rajasinha, príncipe Nikapitiya Bendara, muerto desde 1.611. Senarat inmediatamente aprovechó la oportunidad para apoyar a Nikapitiya con una fuerza de 2.000 hombres comandada por el ex líder rebelde Kangara Aratchi, y ordenó al gobernador de Uva Kuruwita Rala marchar sus fuerzas hacia el sur en Matara y Sabaragamuwa. Bajo estas condiciones, los portugueses fueron abrumados: parte de Sabaragmuwa y Matara fueron invadidos, mientras que una parte considerable de los Siete Korales recayó en la rebelión de Nikapitiya.

A pesar de la cordialidad inicial, Senarat rápidamente comenzó a desconfiar del éxito y la actitud de Nikapitiyas hacia Kandy. Temiendo a un futuro rival, retiró toda su ayuda y ordenó a Kuruwita Rala que suspendiera las operaciones mientras intentaba obtener una tregua con los portugueses. Esto a su vez provocó que Kuruwita Rala, un nativo de Kotte, se rebelara indignado contra Senarat, eligiendo en cambio aliarse con Nikapityia, marchando contra su antiguo gobernante e invitando a Mayadunne de Denawaka exiliado en la India a convertirse en rey de Kandy (desde su humilde casta no le permitió coronarse rey). En este sentido, C.R. de Silva considera que Kuruwita Rala fue “el verdadero patriota cingalés, porque fue él quien colocó los intereses nacionales por encima de los dinásticos“.

Kuruwita Rala, que gobernaba gran parte del sur de Sri Lanka, incluido el puerto de Batticaloa, ahora representaba una amenaza mucho más grave para Senarat que Nikapitiya. Así, después de recapturar la fortaleza de Balana de los portugueses recurrió a ellos para un tratado y una alianza, pero solo cuando liberó a todos los prisioneros portugueses fue cuando el gobernador Nuno Álvares Pereira convencido de que la propuesta de Senarat era genuina.

 

Tratado de Luso-Kandyano

Por este repentino giro de los acontecimientos, el 17 de agosto se llegó a un acuerdo entre los portugueses y Kandy y se puso en vigencia un tratado. Al negociar con los portugueses, Senarat demostró ser bastante capaz, rechazó la mayoría de las demandas portuguesas pero aún tenía que prometer formalmente vasallaje al rey de Portugal, aceptar no interferir en el trabajo misionero en Kandy (el Senarat incluso confió a sus hijos para ser educados por franciscanos). Ofreció varios nobles como rehenes en Colombo y pagó dos grandes elefantes al año como tributo simbólico. Los portugueses, por su parte, acordaron una alianza formal y reconocieron a Senerat como el legítimo rey de Kandy.

Con la llegada de vientos favorables en marzo de 1.617, importantes refuerzos portugueses llegaron a Colombo. En junio, los acontecimientos en Jaffna favorecieron a los portugueses ya que Cankili usurpó el trono mediante un golpe y, a cambio del reconocimiento portugués, acordaron evitar que suministros y armas llegaran a los rebeldes desde allí. Entre julio y septiembre, los portugueses pudieron recuperar los Siete Korales, y Nikapitiya huyó a las junglas habitadas por los vanni en el noreste de Sri Lanka, para no volver a verse nunca más.

Campañas en el sur de Ceilán

En otro lugar, a principios de 1.620, Senarat logró otra tregua: con Mayadunne y Kuruwita Rala, prometiéndoles el trono de Kotte. Solo en junio de 1.620 el gobernador Constantino de Sá de Noronha logró recuperar las tierras bajas del sur, porque Kuruwita Rala era un comandante habilidoso y popular que conocía bien el territorio. Un mes más tarde, Kuruwita Rala fue emboscado y muerto por el disava de Matara Costantino Barreto (un cingalés cristiano) en Panamá, al sureste de Ceilán. La partida de Mayadunne de Denawaka a India en marzo de 1.621 trajo el final de la rebelión en Kandy y la paz entre los portugueses y el reino de Kandy.

 

Batalla de Randeniwela (25 de agosto de 1.630)

En 1.630 gobernador portugués de Ceilán Constantino de Saá de Noronha sabía que había un conflicto entre Senarat rey de Kandy y sus hijos el príncipe Mahastana, que más tarde se convertiría en Rajasimha II rey de Kandy, y su hermano el príncipe Vijayapala.

Constantino aprovechando el conflicto invadió Kandy a través de Badulla. En Randeniwela todo el ejército de lascarinos (milicia local) se unió a las fuerzas de Kand, que se habían unido contra el invasor, quedándose solo los portugueses. Por la noche, los kandianos apovechando que había empezado a llover y los portugueses no podían hacer uso de las armas de fuego, atacaron lanzando una lluvia de flechas, contra la cual era imposible para los portugueses para erigir cualquier tipo de protección. La lluvia torrencial que se derramó empapó al ejército portugués durante varias horas, haciendo que la pólvora y los fósforos fuesen inútiles. Cosmo fue uno de los cuatro capitanes de lascarinos, supuestamente mató al gobernador portugués que estaba luchando valientemente. Después de la batalla, el rey Senarath le dio a Cosmo varios nindagams (latifundios) y le dio a Katugaha Walauwa para que lo usara como su residencia.

Batalla de Randeniwela 25 de agosto de 1630. Masacre de los portugueses por el reino de Kandyen de Ceilán. Autor Prasanna Weerakkody

Batalla de Gannoruwa (28 de marzo de 1.638)

Los portugueses habían intentado conquistar el reino de Kandy en 1.594, 1.603 y 1.630, pero habían sido derrotados en las tres ocasiones. En 1.635, con la muerte del rey Senarath, el reino se dividió en tres partes. Su hijo se convirtió en el rey de Kandy como Rajasinghe II, y los primos de Rajasinghe, Wijayapala y Kumarasinghe, se les dio el control de las áreas de Matale y Uva. Rajasinghe, antes conocido como Maha Asthana, había luchado contra los portugueses en la batalla de Randeniwela en 1.630 junto con su padre y primos. Rajasinghe II comenzó las negociaciones con los holandeses para obtener ayuda para derrotar de los portugueses. Como consecuencia, los portugueses aceleraron sus intentos de conquistar Kandy antes de que fueran reforzados. Diego Melo de Castro era el gobernador de Ceilán desde 1.633.

Melo reunió a sus tropas en preparación para un ataque contra Kandy. Estas tropas más tarde acamparon en Atapitiya, cerca de la frontera con el reino de Kandy como una demostración de fuerza. En respuesta a esto, los cingaleses fortalecieron sus defensas con tropas de Matale y Uva.

El 19 de marzo de 1.638, Melo partió de Colombo y llegó a Menikkadawara con un ejército de 900 soldados portugueses y 5.000 mercenarios, entre ellos lascarinos (milicias locales), kaffirs (cafres o negros), malayos, canareses (de la costa india) y algunos cingaleses. Las tropas también fueron traídas de Malaca para la batalla.

El rey Rajasinghe envió una carta a Melo a través de un fraile portugués en busca de negociaciones, pero esta llamada fue rechazada por Melo, quien respondió diciendo: “El negrito está asustado. Lo arrastraremos por las orejas“. El rey, enojado por este comentario, convocó a sus tropas y se preparó para la batalla. El ejército portugués se puso bajo el mando de Fernando de Mendonza Furtado, sobrino y yerno de Melo.

La ciudad fue evacuada, ya que el ejército cingalés no era capaz de enfrentar al ejército portugués en una batalla campal. Todo lo que tenía valor en la ciudad fue llevado. En lugar de enfrentar directamente a los portugueses, Rajasinghe y sus generales planearon una trampa. El ejército cingalés acampó en la colina Gannoruwa, preparándose para atacar a la fuerza portuguesa a su regreso de Kandy.

Mientras reconocía con sus generales la zona alrededor de un santuario llamado Nahimige Kovila, la corona del rey cayó de su cabeza. Sus hombres le informaron que estaba cerca del santuario y que la deidad que presidía el santuario era poderosa. Rajasinghe juró en el santuario que si lograba derrotar a los portugueses, ofrendaría su corona y su espada al santuario.

La fuerza portuguesa avanzó a través de Atapitiya hacia Balana, un fuerte y puesto de observación del ejército del Rey. Siguieron hacia Kandy, y encontraron la ciudad desierta. Saquearon y quemaron la ciudad, incluido el palacio real y los templos, y luego se retiraron, con la intención de regresar a Colombo.

Se retiraban hacia Balana con el objetivo de atrincherarse en las laderas de Kiriwat Talawa, pero solo habían llegado a Gannoruwa al anochecer. El ejército del rey fue reforzado por las tropas de Wijayapala de Matale, y el ejército cingalés combinado también fue apoyado por soldados indios y moros. En Gannoruwa, los cingaleses del bosque talaron árboles y obstruyeron el camino portugués, impidiéndoles cruzar el río Mahaweli. El camino de regreso a Kandy estaba bloqueado por tropas de Matale, y todas las rutas de escape fueron efectivamente cortadas. Los rezagados de la fuerza principal fueron muertos por tiradores escondidos en los bosques circundantes. Al día siguiente, 28 de marzo de 1638, la fuerza portuguesa trató de reanudar su retirada. El ejército cingalés atacó de inmediato a los lascarinos que llevaban las provisiones y los separó de la fuerza principal. Los lascarinos abandonaron las provisiones para reunirse con la fuerza principal. Antes de que las tropas portuguesas pudieran alcanzar las tierras altas en Kiriwat Talawa, el ejército cingalés las rodeó y abrió fuego con sus cañones ligeros los kodithuwakkuwa (cañón saltamontes) o jingals (cañones ligeros).

Cañón ligero Kodithuwakkuwa o cañón saltamontes, una pieza de artillería cingalesa, que por su ligereza era muy util en emboscadas.Autor Prasanna Weerakkody

Mientras tanto, varios factores habían hecho que el poder de fuego portugués y los cañones pesados fueran inútiles entre ellos estar en un terreno boscoso y con fuertes pendientes. Con la fuerza portuguesa sufriendo grandes bajas, Melo solicitó un armisticio. Rajasinghe no respondió a esto, sino que ordenó a sus tamborileros proclamar que todos los cingaleses que estaban con la fuerza portuguesa debían abandonarlos. Les dijeron que los que quedasen serían pasados por la espada al día siguiente.

Los efectivos de la fuerza portuguesa se redujeron rápidamente antes de que el ejército cingalés cargara colina arriba y los atacara. Rajasinghe condujo a sus tropas durante la batalla desde la sombra de un árbol. La fuerza portuguesa fue destruida casi por completo en la lucha que siguió. Aproximadamente 4.000 soldados de la fuerza portuguesa fueron muertos. Solo 33 soldados portugueses quedaron vivos, junto con varios mercenarios. Rajasinghe y Wijayapala ordenaron a sus hombres no matar a los sobrevivientes después de que se ganara la batalla. Los jefes de los soldados muertos fueron amontonados ante el rey cingalés. Se hizo una búsqueda del cuerpo de Melo, pero no se encontró. Sin embargo, algunos soldados cingaleses encontraron la espada de Melo y se la presentaron a Rajasinghe.

Después de la victoria, Rajasinghe ofrenttó su espada y su corona al templo Dodanwala Devala como había prometido. Los hombres que habían participado en la batalla recibieron posiciones y tierras como recompensa. Los comandantes que lideraron al ejército cingalés en la batalla fueron promovidos a rangos más altos. Los portugueses no hicieron ningún intento más de conquistar el reino de Kandy. La batalla de Gannoruwa sería la última batalla librada por el reino de Kandy. También fue la última batalla entre los portugueses y los cingaleses.

Rajasinghe finalmente llegó a un acuerdo con los holandeses para expulsar a los portugueses del país. Como resultado, los portugueses serían expulsados por los holandeses en 1.658. El rey Rajasinghe II luego presentó la espada de Melo a un almirante holandés, Adam Westerwolt. El éxito del ejército cingalés en la batalla fue glorificado más tarde en los poemas Konstantinuhatane y Mahahatane.

 

Llegada de los Daneses

La segunda potencia europea en establecer un punto de apoyo en Ceilán fueron los daneses. En 1.620, Senarat recibió la primera expedición de la compañía Danesa de las Indias Orientales dirigida por Ove Gjedde, que llegó a Ceilán después de un peligroso viaje de más de dos años, en la que perdió más de la mitad de su personal. Senarat depositó grandes esperanzas en una alianza danesa contra los portugueses y aceptó firmar un tratado y otorgarles el puerto de Trincomalee, donde se encontraba el gran templo de Koneswaram. Sin embargo, hasta que los daneses pudieran demostrar ser capaces contra los portugueses, Senarat no estaba dispuesto a renunciar a la paz que tanto les había costado ganar ni a otorgar a los daneses nuevas concesiones. Por lo tanto, apenas dos semanas después de la firma del tratado, los daneses evacuaron Trincomalee y partieron hacia Tranquebar en Tanjore, donde establecieron un fuerte.

 

Llegada de los holandeses

En 1.592, durante la guerra de Inglaterra con España, una flota inglesa capturó un gran galeón portugués frente a las Azores, el Madre de Dios (Madre de Deus) cargado con 900 toneladas de mercancías de la India y China, por un valor estimado de medio millón de libras, que despertó el interés en la región. Ese mismo año, Cornelis de Houtman fue enviado por comerciantes holandeses a Lisboa, para reunir tanta información como pudo sobre las islas de las Especias. En 1595, el comerciante y explorador Jan Huyghen van Linschoten, después de haber viajado mucho por el océano Índico al servicio de los portugueses, publicó un informe de viaje en Amsterdam, el “Reys-gheschrift vande navigatien der Portugaloysers in Orienten” (“Informe de un viaje a través de las navegaciones de los portugueses en el este“). El informe publicado incluía vastas instrucciones sobre cómo navegar barcos entre Portugal y las Indias Orientales y hacia Japón. Los intereses holandeses y británicos alimentados con esta nueva información llevaron a un movimiento de expansión comercial, y la fundación de las Compañías de las Indias Orientales, la inglesa en 1.600, y la holandesa (VOC) en 1.602.

En 1.602 llegaron los holandeses, tan ávidos como los portugueses por controlar el lucrativo comercio de especias en el océano Índico. El rey de Kandy, Rajasinha II, permitió que los holandeses lo monopolizaran a cambio de la autonomía de Ceilán. Pese al acuerdo, estos intentaron varias veces sin éxito subyugar Kandy durante sus 140 años de gobierno.

En el año 1.603, el 2 de junio, el almirante holandés Joris van Spilbergen llegó a Ceilán con tres barcos desde el puerto holandés de Veere después de un viaje de 12 meses. Visitó la ciudad de Kandy, sede del rey Vimaladharmasuriya I, Spilbergen y el Rey desarrollaron relaciones cordiales. La admiración del Rey por su nuevo amigo fue tan profunda que comenzó a aprender el idioma holandés diciendo “Kandy es ahora Flandes”. Discutieron las relaciones futuras, centrándose en la posible asistencia militar holandesa para expulsar a los portugueses de las zonas costeras, así como el comercio de canela y pimienta. Como muestra de su amistad, el almirante holandés dejó al servicio del Rey dos músicos versátiles y habilidosos: Erasmus Matsberger y Hans Rempel.

Poco después de la exitosa visita de Van Spilbergen, una segunda flota holandesa al mando de Sebalt de Weert llegó a la isla. De Weert fue un comandante muy hábil que descubrió las islas Malvinas durante el intento de los almirantes holandeses Cordes y Mahu para encontrar una ruta alternativa a las Indias Orientales a través del cabo de Hornos en 1.598. Después de un acuerdo inicial con el rey de Kandy, regresó en 1.603 a Batticaloa con una flota de seis barcos para participar en un esfuerzo conjunto para expulsar a los portugueses de la isla. Durante su estancia capturó cuatro naves portuguesas que pasaban, pero liberó a las tripulaciones portuguesas que se habían rendido a los holandeses con la promesa de recibir cuartel. El Rey estaba muy enojado por esta acción y después de un insulto percibido a su esposa, ordenó a sus hombres que mataran a de Weert y 50 de sus compatriotas desarmados.

 

Primera batalla de Batticaloa (4 de enero de 1.638)

Después de este desafortunado incidente, los holandeses se concentraron en organizar su comercio con las islas de especias de la India Oriental. Pasaron más de tres décadas antes de que los holandeses volvieran a emprender acciones para expulsar a los portugueses.

Después de muchas guerras sangrientas con los portugueses, el rey Rajasingha II se convenció de que no era posible una paz duradera con los portugueses e invitó a los holandeses a expulsarlos de la isla. El VOC en 1.637 envió cuatro barcos a la isla bajo el capitán Jan Thijssen Payart, quien firmó un tratado con el Rey. El 4 de enero de 1638 tuvo lugar un combate decisivo en el mar frente a la costa de Goa entre las fuerzas navales portuguesas y holandesas. La flota portuguesa fue diezmada después de esta batalla y el victorioso almirante holandés Adam Westerwolt decidió atacar el fuerte portugués en Batticaloa en Ceilán con una flota de cinco barcos y 800 hombres. En coalición con fuerzas singalesas fuertes conquistó el fuerte el 18 de mayo de 1.638.

Fuerte de Baticaloa hacia 1665. Anónimo

Cinco días más tarde, después de esta conquista victoriosa, Westerwolt en nombre del príncipe Federico Enrique y la Compañía Holandesa de las Indias Orientales (VOC) acordaron un nuevo tratado con el rey Rajasingha en su palacio en Batticaloa. El Tratado fue un hito y marcó el tono de las futuras relaciones entre los reyes de Kandy y los holandeses. Según el Tratado, los holandeses tendrían el monopolio de todos los comercios, excepto los elefantes. Los fuertes capturados de los portugueses serían guarnecidos por los holandeses o serían demolidos, como el Rey lo creyera conveniente. Sin embargo, la cláusula crucial “como el rey creyera conveniente” se incluyó únicamente en el texto cingalés y no en el texto holandés del tratado. Eso dio lugar a muchos desacuerdos entre ambas partes. Lo mismo ocurrió con la cláusula que establecía que el Rey pagaría los gastos incurridos por los holandeses en el esfuerzo de guerra contra los portugueses.

Los holandeses fueron más diligentes que los portugueses y construyeron canales por la costa oeste para transportar canela y otras mercancías. En Negombo aún hoy se pueden ver algunos. El sistema legal de la época holandesa aún forma parte del cuerpo legal de Sri Lanka.

 

Expulsión de los portugueses

Las fuerzas combinadas de VOC y Kandy desgastaron gradualmente a las fuerzas portuguesas, expulsando a los portugueses de Ceilán y encerrándoles dentro de sus fortalezas. En febrero de 1.640, el fuerte portugués de Negombo, a poca distancia al norte de Colombo, fue capturado por Philip Lucasz. Después de su muerte repentina, el mando fue transferido al capaz Willem Jacobsz Coster, quien anteriormente luchó bajo el almirante Westerwolt en la costa este. Contra todo pronóstico, asedió el fuerte de Galle. Después de asaltar la ciudad el 13 de marzo de 1.640, proporcionando a los holandeses una base portuaria y naval. Durante los siguientes 18 años, Galle seguiría siendo el centro del poder holandés en Ceilán.

Conquista holandesa de Gale 1640

Sin embargo, los kandyanos comenzaron a sospechar de sus nuevos aliados, creyendo correctamente que el objetivo de la VOC no era simplemente eliminar a los portugueses de Ceilán, sino reemplazarlos como potencia colonial. La alianza se vino abajo después de que se acordó un alto el fuego entre las fuerzas holandesas y portuguesas en algún momento entre 1.641 y 1.645.

La VOC y Kandy volvieron a las negociaciones y reformaron su alianza en 1.649, aunque en términos diferentes. Mientras tanto, la Unión Ibérica había terminado en 1.640, privando a las colonias portuguesas del apoyo español. La paz de Münster en 1.648 había terminado la guerra de Flandes o de los 80 Años (pero no con Portugal). Esto permitió liberar fuerzas holandesas de otros conflictos, y concentrarse en sus ataques contra las colonias portuguesas.

La alianza VOC-Kandy pasó a la ofensiva en Ceilán desde 1.652. Mientras que Kandy controlaba el interior de la isla, no tenía salida al mar y la flota holandesa podía dominar la costa. Se llevaron a cabo dos acciones navales entre los holandeses y los portugueses el 23 de marzo cerca de Colombo y el 2 de mayo de 1.654 cerca de Goa; los portugueses ganaron la primera batalla pero perdieron toda su flota subcontinente india en la segunda. Los holandeses colocaron la principal base portuguesa de Colombo bajo asedio en 1.655. Rajasingha ya no confiaba en los holandeses e insistió en que Colombo fuera cedido a Kandy en cuanto cayera. Sin embargo, cuando la ciudad finalmente cayó en 1.656, los holandeses inmediatamente cerraron las puertas contra su aliado.

Caída de Colombo a manos de los holandeses y cingaleses el 12 de mayo 1656. Tras siete duros meses de asedio, la fortaleza de Colombo cayó. Autor Autor Prasanna Weerakkody

Enfrentados a una ruptura total en las relaciones con los holandeses, los kandianos rompieron la alianza y saquearon la zona alrededor de Colombo. Luego se retiraron tierra adentro y reanudaron su guerra contra los holandeses, que continuaría de forma intermitente durante el próximo siglo.

Las últimas fuerzas portuguesas fueron expulsadas de Ceilán por completo en 1.658. La VOC tomó el control de Colombo y gran parte de la costa circundante, formando Ceilán holandés.

Colombo holandés hacia 1680.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2018-04-19. Última modificacion 2018-04-19.
Valora esta entrada