Edad Moderna Guerra Anglo-Escocesa o Rough Wooing (1542-51) Asedio de Haddington (1.548-49)

Antecedentes

Los ingleses seguía siendo poderosos en Escocia, el comandante inglés, Gray de Wilton capturó y guarneció Haddington y las aldeas periféricas antes del 23 de febrero de 1.548. La guarnición incluía 200 estradiotes albaneses que previamente habían luchado en el ejército francés.

A fines de febrero de 1.548, el regente Arran llevó cuatro cañones para asediar y tomar las casas de Ormiston, Brunstane y Saltoun en Lothian del Este, que John Cockburn de Ormiston y Alexander Crichton de Brunstane habían retenido para Inglaterra, y convocó a los hombres de Stirling, Menteith y Strathearn para el asedio. Gray de Wilton y Thomas Palmer comenzaron a fortificar la ciudad en serio después del 24 de abril de 1.548.

Haddington estaba en las orillas del río Tyne. Situada a una distancia considerable del mar a unas 4 millas (6 km), esta ciudad no podría ser defendido sin grandes gastos y peligros. Sus suministros de provisiones podrían cortarse fácilmente, ya que varias colinas cercanas de Garleton dificultaban la tarea de abastecer a la ciudad.

Torre de Haddington dentro del fuerte inglés 1548. Autor Andrew Spratt

La estrategia inglesa para el asedio de Haddington para consumir hacer recursos a los escoceses y franceses. Los soldados construyeron las fortificaciones junto a obreros de Inglaterra. La madera fue llevada del bosque de Broun de Colstoun.

El embajador francés en Londres, Odet de Selve, escuchó de un mercenario francés que servía en el lado inglés que la fortaleza era casi tan inexpugnable como Turín. Somerset incluso le mostró el plan a Odet de Selve, y dijo que era mejor que Calais. El diseño era de planta cuadrangular con cuatro bastiones, uno en cada esquina, llamados Bowes, Wyndham, Taylor y Tiberio, en honor a los comandantes. Francisco Tiberio era el líder de una compañía de mercenarios italianos.

Detrás de los bastiones, hacia la mayor parte de los alrededores, los ingleses habían realizado varias obras de tierra formando plataformas y revellines, donde habían asentado una gran cantidad de armas de tamaño medio. Este escritor, que estaba en el ejército francés, concluye un largo relato de las fortificaciones al expresar su opinión sobre la fortaleza del lugar. El fuerte es muy conveniente y espacioso, que la guarnición en caso de necesidad puede retirarse en él y formar en orden de batalla. Las fuerzas inglesas de Haddington regularmente realizaban salidas, que se saldaban con pérdidas considerables, principalmente del lado de los ingleses. Un francés el oficial llamado Villeneuve cayó en uno de esos encuentros.

6.000 soldados franceses mandados por el señor D’Esse, asistido por algunos oficiales con experiencia, desembarcaron en Leith en mayo de 1.548 para ayudar a los escoceses en su lucha contra los ingleses, que tenían guarniciones en varios lugares en todo el reino. De esas tropas 1.000 eran caballería y hombres de armas, 2.000 eran infantes franceses, 3.000 eran infantería extranjera al servicio de Francia. Aquellas tropas que, como curiosamente observó un escritor, “hicieron poco bueno en Escocia, pero gastaron el dinero del rey de Francia“, se dirigieron a Edimburgo, donde permanecieron algunas semanas.

 

El asedio

Las tropas francesas y escocesas comenzaron a asediar seriamente la ciudad en junio de 1.548. El maestro de la artillería escocesa, lord Methven, organizó el traslado y asentamiento de los cañones para el asedio en junio. Esos cañones fueron llevados por mar a Aberlady el puerto más cercano en el Forth. El gran cañón escocés “Thrawinmouth” del castillo de Dunbar también se desplegó y los cañones en Broughty se asentaron el 3 de julio de 1.548.

El 5 de julio, Methven dio a María de Guisa un informe optimista del daño causado a las defensas inglesas por sus armas. Su fuego había demolido el Tollbooth dentro de la ciudad, y había avanzado trincheras hacia las murallas.

El 7 de julio se convocó el Parlamento en la Abadía de Haddington, ahora completamente demolida, que estaba situada a una milla al este de la ciudad, donde todavía hay un pequeño pueblo llamado la Abadía. Este Parlamento ratificó el matrimonio de la joven Reina con el Delfín y aceptó su educación en la corte de Francia, a cambio de la ayuda francesa contra los ingleses. Se afirma que hubo una disputa violenta sobre esos importantes arreglos, algunos que sostuvieron que solo iban a conseguir una guerra perpetua con Inglaterra y la esclavitud a Francia, mientras que otros argumentaron que deberían aceptar la amistad ofrecida de Inglaterra, que les garantizaría una larga paz en los términos más favorables; pero la mayoría fueron influenciados por motivos egoístas.

María de Guisa se acercó para ver el progreso del asedio el 9 de julio de 1.548 y su comitiva se puso al alcance de los cañones ingleses. Dieciséis de su séquito fueron muertos a su alrededor y ella quedó aterrorizada. En este momento, los ingleses estaban realizando contra-minas para contrarrestar los asedios franceses y escoceses.

Una fuerza escocesa se unió a las tropas francesas el 16 de julio, los refuerzos escoceses consistían principalmente en fuerzas fronterizas y de las Tierras Altas (moss-troopers y highlanders), cuya apariencia alucinó a los franceses, y que, según el escritor ya citado, “fueron una muy buena compañía para nosotros por espacio de dieciocho o veinte años“.”Los primeros usaban cotas de malla, y cada uno tenía un gran arco en su mano, su aljaba, espadas, y escudos colgando como una honda. Los montañeses estaban casi desnudos, tenían chalecos pintados y estaban cubiertos por un tipo de lana de varios colores, aludiendo a su variada ropa de tartán, y están armados como el resto con grandes arcos, grandes espadas“.

Estos auxiliares pronto comenzaron las escaramuzas con los ingleses, aparentemente sin esperar órdenes. Apenas habían llegado cuando alrededor de 600 de esos montañeses marcharon deliberadamente a las puertas de Haddington a desafiarlos. La guardia avanzada de los ingleses fueron derrotados, y planearon atacar a más de 500 de los sitiados, que estaban situados entre el puerto y las barreras; pero la descarga de artillería desde las fortificaciones, con cuya naturaleza estaban poco acostumbrados, pronto reprimieron su coraje. Los montañeses se tapaban los oídos y se arrojaban al suelo con cada disparo. Quedando en un completo desorden, los ingleses se preparaban para aprovecharlo, cuando el señor Linieres los alcanzó con un grupo elegido, y puso fin a su persecución. Un grupo de sus mosqueteros dispararon desde su flanco, mientras que otro oficial francés, a la cabeza de cincuenta caballeros, empujó a los ingleses hacia sus barreras“.

D’Esse, con Strozzi, D’Andelot, y más de veinte de sus oficiales, comenzaron a reconocer las partes vulnerables de las fortificaciones, para descubrir los lugares que podrían ser ventajosamente batidos. Quedaron expuestos a un fuego severo de algunos soldados que estaban tumbados disparando sus armas, pero una partida francesa logró desalojar a esos peligrosos tiradores.

Asedio de Haddington 1548, fuerte inglés de tierra y madera. Autor Andrew Spratt

D’Esse tuvo tiempo suficiente para ver las obras más estrechamente, y cuando lo hacía, se divirtió viendo a uno de de los montañeses del conde de Argyle. Probablemente nunca antes había visto un cañón, y habiendo observado la conducta de los franceses, al verlos avanzar sin miedo hacia la boca misma del cañón enemigo, caminó directo hacia un grupo de ingleses que estaban comprometidos con algunos franceses, y agarrando a uno de ellos, el montañés se lo echó a su espalda, y desafiando sus violenta lucha por librarse, lo llevó al campamento francés. Fue allí descubrieron que el cautivo enfurecido le había mordido el hombro al pobre Donald de una forma tan feroz, que casi murió por la herida. D’Esse recompensó al montañés con el presente de una cota de malla y 70 coronas, que recibió con gran gratitud.

Dos días después, más de 800 zapadores escoceses, bajo la dirección de un oficial francés llamado La Chapelle, comenzaron a realizar una trinchera a la izquierda del Puerto de la Abadía, y para construir otras obras que se consideraban suficientes para proteger a los sitiadores del fuego del enemigo. Algunos de los ingleses salieron para perturbar a los obreros, pero fueron vencidos con la pérdida de siete hombres por los señores de Strozzi y D’Andelot. Algunos días después el señor Strozzi resultó herido de gravedad en uno de esos encuentros que tenían lugar continuamente. Un desertor se acercó al campamento francés de la ciudad de Haddington, quien aseguró positivamente a D’Esse que los sitiados no tenían ni provisiones ni municiones para resistir más de doce días. Esto hizo que el comandante francés adelantara los trabajos de las trincheras, y comenzaron un furioso fuego las fortificaciones; pero eso hizo poco daño, así que D’Esse convocó un consejo de guerra, para considerar la viabilidad de intentar llevar a cabo un asalto.

El ataque se realizó pero fracasó y fue abandonado, y D’Esse se sintió deprimiedo al descubrir que cada ataque era inútil.

Para evitar que llegaran socorros a la ciudad durante el noche, el comandante francés ordenó que un oficial estuviese constantemente estacionado en una de las avenidas que lo conducían desde el campamento, confiando en que los escoceses en el otro lado de la ciudad también ejercerían la debida vigilancia. Pero un escocés al servicio de los ingleses, que era conocido por el singular sobrenombre de el hombre de las Dos Cabezas, se las ingenió para engañar a sus compatriotas.

Los refuerzos esperados llegaron a la ciudad, y los franceses se sorprendieron al encontrar a la mañana que 200 ingleses, con su equipaje y su tren, habían logrado pasar entre 8.000 escoceses, a una distancia de poco más de 200 pasos. Poco después de esta hazaña, tan bien gestionada por el hombre de las Dos Cabezas, todos los escoceses, con la excepción de unos 600 dependientes de los condes de Arran y Huntly, pensaron apropiado para retirarse a sus casas. Sus provisiones y los artículos necesarios se habían agotado, y estaban un poco molestos por la duración del asedio. Los ingleses en cambiaron las tornas contra el señor D’Esse, e insinuaron que tenían la intención de no actuar mas a la defensiva, sino que lo obligarían a levantar el sitio. El francés recibió ese aviso con sorpresa y agitación, y aunque él conscientemente planeó ocultarlo a los soldados, se lo comunicó a sus oficiales, y a la Reina Viuda, que estaba en Edimburgo.

Tras esa retirada, el señor d’Essé ordenó el repliegue de las armas pesadas el 17 de julio. El maestro artillero Methven llevó los cañones escoceses y franceses a Edimburgo y Leith, para que en caso de una salida por parte de los sitiados, no pudieran volverse contra sus propias tropas, manteniendo solo 6 pequeñas piezas de campaña en el campamento.

Los ingleses pusieron su amenaza en ejecución. Realizaron salidas contra los franceses a veces a pie, y a veces a caballo; los sitiadores se vieron obligados, a su vez, a actuar a la defensiva, aunque causaron algunas pérdidas a los atacantes.

El regente Arran recibió la información de que un ejército inglés compuesto por 40.000 hombres había resuelto avanzar a Escocia como en el caso de Pinkie, habían avanzado a seis millas de la metrópoli. Había verdad en el informe, pero los números de los efectivos ingleses estaban groseramente exagerados. Francis Talbot, 5º conde de Shrewsbury llegó el 23 de agosto de 1.548 con un ejército de tamaño similar al ejército inglés en la batalla de Pinkie, las tropas inglesas acamparon en un lugar llamado Fawside, en el barrio de Pinkie.

La Reina Viuda ahora resolvió usar su influencia en nombre de las tropas de D’Esse. Le habían informado que muchos franceses estaban pasando el tiempo en Edimburgo, y que la mayoría de los escoceses se habían retirado a casa. Su primer objetivo fue enviar un suministro adecuado de provisiones al campamento francés en Haddington, con un mensaje condescendiente de que “ella no podía pagar los servicios que se esperaba por su valentía con un presente tan pequeño, pero que podían confiar en ella. Dio su palabra de que emplearía todos los medios que Dios Todopoderoso había puesto en sus manos, y el favor de sus amigos, de que el mérito particular de cada uno de ellos sería reconocido plenamente“. Esa atención por parte de la Reina Viuda, que era su propia compatriota, complació a los franceses, de quienes se dice que de alguna manera habían levantado el asedio. Mientras tanto, la Reina Viuda comenzó a dejarse ver en Edimburgo. Montada a caballo y acompañada por varias de sus damas, visitó las casas de los ciudadanos, con quienes protestó por su apatía. Mientras recorría High Street, una multitud de personas se reunió a su alrededor y, consciente de su popularidad, se dirigió a ellos en un enérgico discurso en su propio idioma. “¿Es así, mis amigos”, preguntó ella, que ustedes secundan a los franceses? ¿Es ese el ejemplo que les dieron? Si mis ojos no hubieran visto este olvido de honor y deber, nunca me lo hubiera creído. Alguna vez pensé, y aún estoy dispuesta a tener los mismos sentimientos, que ninguna nación bajo el sol puede superar la vuestra en la gallardía. Después de todo, puede que os hayáis agolpado por mera curiosidad y que no deseéis luchar por el honor de vuestro país y apoyar a los franceses, vuestros aliados, contra tus enemigos ingleses. Mejor dejadme persuadirme a mí misma de que quieres armas y caballos para luchar con mayor ventaja. Convencida, por lo tanto, de que está por debajo del heroísmo de los escoceses incurrir en el reproche de la indiferencia hacia su país, les informo que dentro de dos días tendremos una batalla en Haddington. Sé que nunca se lo perdonarían si, por su propia negligencia, hubieran perdido esta oportunidad de hacer pagar las injurias que han recibido de ese mismo enemigo, injurias por el saqueo de vuestros bienes, por la destrucción de vuestras propiedades, la muerte de vuestros padres que os dieron la existencia, y de esos amigos de la familia con quien hacéis la vida deseable“.

Dirigiéndose a los soldados franceses que merodeaban en Edimburgo y que se habían sentido atraídos al lugar donde la Reina Viuda se dirigía a los ciudadanos, la princesa les dijo: “Estoy verdaderamente sorprendida de que ustedes, que se han entregado a la profesión de las armas, y que ya han hecho avances nobles en el camino del honor, no deben temer ser privados, por su propia apatía e inactividad, de esa reputación que usted y todos los valientes deben tener como el mayor valor. Con la intención de expulsarnos de Haddington, se han reunido cinco o seis mil ingleses, pero ya se ha tenido cuidado, con la ayuda de Dios, de frustrar sus intentos. Confío en que busquéis el honor únicamente por el honor, estimándolo como una completa compensación por todo el valor que podéis mostrar, y que realmente lamentaríais si no participarais en la gloria que espera a vuestros compañeros soldados en el campamento. La verdad es que esos hombres valientes son lo suficientemente numerosos como para asegurarse la victoria sin vuestra ayuda; pero los ingleses en tal caso solo sentirían el peso de sus brazos, y el mundo condenaría en voz alta vuestra conducta. Me convenzo a mi misma de que no vas a incurrir en semejante degradación“.

Estas palabras de la reina viuda de JacoboV y madre de la joven reina María tuvieron un poderoso efecto. Los ciudadanos respondieron con fuertes aclamaciones y declararon su disposición a defenderla. Los franceses entendieron la digna reprobación que les había dado y decidieron ir al campamento de Haddington. Una hora después, la reina viuda se había retirado de la calle principal a su residencia en el castillo, cada soldado escocés y francés en Edimburgo estaba en camino a Haddington.

En Haddington. D’Essehad decidió esperar el ataque de los ingleses en su campamento, y habiendo estacionado suficientes guardias de soldados escoceses y franceses en todos los puestos avanzados para evitar una sorpresa, ordenó a sus tropas que descansaran con sus armaduras puestas. Aproximadamente dos horas antes del amanecer los ingleses hicieron su salida, esperando que los vigilantes estuviesen dormidos, pero se encontraron que estaban preparados para recibirlos. D’Esse se dirigió a sus soldados en un largo discurso, y a tenor del mismo, el comandante francés evidentemente tenía poca confianza en sus tropas. Tuvieron lugar varias escaramuzas, y cayeron varios, pero al final comenzó un enfrentamiento regular, en el cual, según las afirmaciones francesas murieron 800 ingleses y más de 2.000 fueron hechos prisioneros. Se dice que solo 15 cayeron del lado de los escoceses y los franceses una afirmación completamente en desacuerdo con la verdad, ya que unos cientos fueron muertos, y los ingleses, si fueron realmente derrotados, se retiraron de tal manera, que D’Esse no se atrevió a seguirlos, ese comandante había resuelto sagazmente que “los asuntos serios e importantes no deben hechos precipitadamente“. Parece que la misma consideración cautelar fue tan agradable para los otros oficiales, que hay grandes dudas si los escoceses y los franceses obtuvieron realmente alguna ventaja importante.

Asedio de Haddington 1548.1 capitán mercenario alemán; 2 mosquetero español con la camisa por fuera para realizar una encamisada; 3 mercenario italiano; 4 arquero de las Tierras Altas, al fondo la iglesia de Santa María. Autor Graham Turner

El Regente con los franceses avanzaron para enfrentarse a los ingleses. El comandante inglés ofreció batalla, pero los escoceses se habían vuelto más sabios con la experiencia, y recordando su reciente derrota en ese mismo lugar, eligieron una posición donde sus oponentes no podrían atacarlos con seguridad. El comandante inglés no consideró prudente en tales circunstancias arriesgarse a un ataque, y se retiró en buen orden hacia Haddington. Los franceses no los siguieron, pretendiendo que no era su costumbre de perseguir a los que huían de la batalla.

D’Esse finalmente consideró necesario levantar el sitio. El regente Arran le había prometido la ayuda de 6.000 infantes y otros tantos jinetes como se requerían, pero no pudo cumplir con sus estipulaciones. El comandante francés reunió a sus oficiales y les informó de su resolución de abandonar el lugar, sobre todo porque era incapaz de enfrentarse a las fuerzas inglesas que avanzaban para expulsarlo de Haddington. D’Esse dijo a sus hombres “No hay ninguno de ustedes, señores, que no merezca comandar un ejército, y no se puede dejar de saber que los mejores oficiales deben retirarse cuando no pueden luchar. Sin embargo, estoy seguro de que preferirías quedaros y morir conmigo en este lugar, que huir en desorden ante nuestro enemigo, aunque sean más numerosos que en realidad lo son. Los buenos hombres se encuentran bajo la obligación indispensable de obedecer los mandamientos del honor, aunque tales órdenes deben ser atendidas con los mayores peligros; pues, como el deseo de la vida es lo que a menudo produce una muerte infame en la humanidad, así el amor a la virtud prueba la ocasión de la vida, interminable como la inmortalidad“.

Habiéndose expresado de esta manera filosófica, D’Esse comenzó su retirada a Edimburgo. estrechamente perseguido por los ingleses. Así terminó el asedio de Haddington, que resistió los esfuerzos combinados de los escoceses y sus aliados franceses.

Las tropas francesas en Edimburgo comenzaron una lucha en octubre de 1.548 por una culebrina enviada a reparar y varios escoceses fueron muertos en la Milla Real. D’Essé organizó una incursión nocturna en Haddington para aumentar su popularidad. La incursión fue rechazada después de que la guardia inglesa gritara “arcos y bills (alabardas)”, que según John Knox eran las armas habituales de la época. Mientras los franceses estaban lejos de Edimburgo, la gente del pueblo mató a algunos de sus heridos.

 

Final de la guerra

El 1 de noviembre de 1.548, Wilford escribió a Somerset describiendo el pésimo estado de Haddington, con una guarnición azotada por la peste.

Los ingleses se retiraron porque se habían quedado sin suministros, muchos de sus hombres habían muerto por enfermedad o durante los ataques nocturnos escoceses, y habían llegado más refuerzos franceses bajo Paul de Thermes. Los ingleses (y sus fuerzas mercenarias, que incluían soldados profesionales alemanes y españoles) evacuaron Haddington el 19 de septiembre de 1.549, dejando el castillo en ruinas, viajando por tierra a Berwick upon Tweed.

Las hostilidades terminaron con en el tratado de Boulogne firmado 24 de marzo de 1.550, que fue principalmente entre Francia e Inglaterra. La paz fue declarada en Inglaterra el sábado 29 de marzo de 1.550; una semana antes, el Consejo Privado había enviado órdenes secretas a los comandantes ingleses diciéndoles que no movieran los cañones que serían abandonados a los escoceses. Hubo condiciones para devolver a los prisioneros y desmantelar las fortificaciones fronterizas. Como parte del tratado, seis rehenes franceses e ingleses se intercambiarán el 7 de abril.

Los rehenes en ambos bandos fueron bien atendidos y la mayoría había regresado a su casa en agosto de 1550.

Se requería una negociación de paz por separado entre Escocia y el Sacro Imperio Romano, principalmente para que las disputas comerciales y de piratería pudieran resolverse. En agosto de 1.550, el regente Arran gravó a cuarenta de los principales burgos mercantiles de Escocia para financiar una embajada de Carlos V. Este tratado fue concluido en Amberes por Thomas, maestro de Erskine el 1 de mayo de 1.551. El Tratado de Norham en 1.551 terminó formalmente la guerra y la presencia militar inglesa se retiró de Escocia. En octubre de 1.551, María de Guisa fue recibida en Inglaterra y viajó desde Portsmouth para encontrarse con Eduardo VI en Londres.

No obstante el enfrentamiento en las fronteras (marches) entre los escoceses e ingleses continuaron a pequeña escala con incursiones locales en ambos bandos por los conocidos fronterizos

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2018-08-10. Última modificacion 2018-08-10.