Edad Moderna Guerra Anglo-Escocesa o Rough Wooing (1542-51) Batalla de Pinkie Cleugh (10 de septiembre de 1547)

Preparativos ingleses

A la muerte de Enrique VIII en 1.547, Edward Seymour, I duque de Somerset y tío materno del joven Eduardo, fue nombrado Lord Protector con poderes ilimitados y prosiguió las presiones para llegar a una alianza con Escocia a través del matrimonio entre Eduardo y María, forzando asimismo a la reforma de la iglesia escocesa.

En agosto de 1.547 Somerset envió órdenes a John Dudley, vizconde Lisle, el teniente general del Rey en el norte, para comenzar los preparativos para una invasión escocesa. Los hombres iban a ser convocados en Newcastle el 24 de agosto, y Lisle debía trabajar con Ralph Sadler, el tesorero designado para la guerra, para organizar el pago y el equipamiento. La fuerza inglesa debía estar en Berwick antes del 31 de agosto.

El ataque terrestre inglés iba a ser apoyado por una flota con provisiones adicionales. Esta flota era números, incluyendo unos 80 barcos, galeazas y otros barcos de remo de entre 40 y 1.000 toneladas, tripulados por equipos desde 20 en el “Halcón” de Plymouth, hasta 700 en el “Henry Grace a Dieu”. En total, había alrededor de 8.000 hombres en la flota de los cuales alrededor de 6.000 iban a desembarcar para unirse al ejército, y el resto eran para manejar los barcos. El cuerpo principal de tropas también incluía mercenarios españoles, italianos y de los Países Bajos.

La flota fue puesta bajo el mando del vicealmirante, Edward, Lord Clinton (una vez que el esposo de la amante de Enrique VIII, Bessie Blount). Recibió órdenes de embarcarse en Harwich en el “Pawnee” y navegar hacia el norte “tan rápido como el viento y el tiempo lo permitieran“.

Tenía que instalarse en Berwick y Holy Island (Lindisfarne) para descargar provisiones y hombres, luego ir a St Andrew’s en Fife, donde el castillo, que contenía a los asesinos del cardenal Beaton y otros simpatizantes protestantes e ingleses, se encontraba bajo asedio, por las fuerzas escocesas apoyadas por galeras francesas. Si lograban levantar el sitio y mantener el castillo, sería ideal, pero si no, tomaría como rehenes al hijo del gobernador Arran y regresaría a Holy Island, y luego actuarían arriba y abajo de la costa de Fife, quemando puertos.

Mientras tanto, a los nobles escoceses ingleses, como el conde de Lennox y el conde de Glencairn, se les enviaron proclamaciones desde Somerset para ser publicadas en las puertas del castillo de Stirling, Dumfries, la catedral de Glasgow y San Giles en Edimburgo.

Somerset también solicitó a Arran que enviara a George Douglas de Pittendreich (anteriormente un simpatizante inglés) para negociar un tratado con Somerset en Newcastle. Arran se negó a hacerlo, y Somerset tomó esto como un rechazo a la validez de las medidas de seguridad que se habían ofrecido para garantizar la seguridad de George.

Durante el período de preparación, Somerset estaba recibiendo información de la facción pro inglesa sobre la disposición de las tropas escocesas. Muchos de ellos creían sinceramente que apoyar una unión con la Inglaterra protestante era la forma de difundir la Palabra de Dios. A algunos, por supuesto, les gustaba el dinero.

El ejército de Somerset se componía en parte de las tradicionales levas condales, convocadas por las comisiones de Array y armadas con arco largo inglés y guja, al igual que en la batalla de Flodden 30 años antes. Sin embargo, Somerset contaba también con un contingente formado por cientos de arcabuceros alemanes, una artillería amplia y moderna y 6.000 soldados de caballería, incluyendo un grupo de arcabuceros a caballo españoles e italianos liderados por Pedro de Gamboa. El mando de la caballería recayó en William Grey, barón de Wilton, y el de la infantería se repartió entre John Dudley, William Dacre y el propio Somerset. La proporción de la infantería era de alrededor de 1 arquero a 2 alabarderos (bills) o piqueros. William Pattern, oficial inglés, hizo constar un total de 16.800 soldados y 1.400 “pioneros”.

 

Preparativos escoceses

El conde de Arran, regente de Escocia, fue advertido por Adam Otterburn, su representante en Londres, que había presenciado los preparativos de los ingleses.

Arran y la reina viuda, María de Guisa, se dispusieron a reunir tropas para repeler a los invasores, sin embargo, hubo dificultades. La facción protestante estaba creciendo, y no todos los escoceses estaban enamorados de la alianza francesa. La práctica normal en las Tierra bajas de Escocia era levantar tropas a través de los sheriffs, pero en esta ocasión, quizás por única vez conocida en las Tierras Bajas, Arran también envió alrededor de la “Crann Tara” o “Fiery Cross” el camino consagrado por la clanes de las Tierras Altas para reunir a sus hombres. La llamada de Fiery Cross no podía ser ignorada. La Cruz fue enviada a todos los rincones del reino, para convocar a todos los hombres de entre 16 y 60 años a reunirse en Fala Moor el miércoles 31 de agosto de 1.547.

En el momento de la batalla reunieron entre 16.000 efectivos (según las interpretaciones modernas) y 23.000 (según el Conde de Huntly), o 40.000 (según los ingleses). Sin embargo, era importante que la batalla se celebrara lo antes posible, ya que un ejército de entusiastas no podía mantenerse fácilmente en el campo y a los hombres solo se les había dicho que trajeran provisiones para 20 días. En la tradición católica, había sacerdotes con el ejército, bajo el estandaerte con una representación de la iglesia como doncella, arrodillada ante Cristo, con las palabras (en latín) “No olvides a tu novia afligida, oh Cristo“.

Batalla de Pinkie Cleugh (10 de septiembre de 1547) Tropas escocesas. 1 piquero de leva de la guardia de Arran, lleva la gorra por encima del yelmo; 2 portaestandarte del clan Dury, el estandarte lleva una representación de la iglesia como doncella, arrodillada ante Cristo, con las palabras (en latín) ‘No olvides a tu novia afligida, oh Cristo’; 3 rattler (parecido al mayal) un arma astil con una bola en el extremo. Autor Angus McBride

La gente del puerto de Leith, en las afueras de Edimburgo, se mudó a la ciudad para defenderla.

Los comandantes escoceses eran Archibaldo Douglas, conde de Angus; George Gordon, conde de Huntly y el propio Arran, cada uno liderando una “batalla” o división, constaba de dos schiltrons (una unidad de lanceros armados con picas o lanzas de unos 12 pies de largo que marchaban en formación cerrada). Dentro de la división de Huntly, el conde de Argyll estaba al mando de los montañeses, principalmente armados con arcos.

Angus, que era el cuñado de Enrique VIII, había sido durante muchos años un partidario de Inglaterra, pero, disgustado por las depredaciones de Rough Wooing, había vuelto a su lealtad. Su yerno, Matthew Stuart, conde de Lennox, permaneció en el campamento inglés.

Lennox informó a Somerset que los hombres del oeste de Escocia se mostraban reacios a abandonar su hogar, prefiriendo defender sus propias tierras, en lugar de mudarse al este. Los condes de Huntly y Argyll, aunque leales fuertes, tenían pocos hombres.

 

Ataque en el oeste

El 8 de septiembre de 1.547, lord Wharton, guardián de la Marcha del Oeste, convocó a hombres para atacar Escocia, con 20 días de provisiones. El viernes 9 de septiembre, 2.000 infantes y 500 jinetes cruzaron la frontera, de los cuales unos 200 eran escoceses a sueldo de los ingleses. La fuerza invasora marchó a Castlemilk, en el lado sur de Glasgow, a 8 millas de Dumfries, donde el jefe del castillo, James Stewart, se rindió.

Glasgow y sus alrededores eran el corazón del condado de Lennox y Stewart exigió ver el guante del conde de Lennox, como prueba de la presencia de Lennox, antes de ceder el castillo.

Stewart fue reemplazado por Fergus Graeme a una tasa de 2 por día, con 12 hombres pagados 6 por día. Los ingleses marcharon hacia Annan, que destruyeron después de cierta resistencia.

Eventualmente, regresaron a Carlisle con 80 prisioneros, municiones, y 12 rehenes.

Aunque los ingleses habían anticipado que varios escoceses se unirían a ellos, pero el caso fue que los escoceses se mostraran reacios a pelear con el viejo enemigo.

 

Movimientos previos

Somerset salió de Londres el 22 de agosto de 1.547 y cruzó la frontera en Berwick el 1 de septiembre. Siguió manteniéndose cerca de la costa, para mantener el contacto con su flota y poder abastecerse. Las bandas de fronterizos escoceses que habitaban la frontera acosaron a las tropas inglesas, pero sin llegar a obstaculizar su avance de manera significativa. Más al oeste, Thomas Wharton realizaba la invasión secundaria con objeto de distraer a los escoceses.

Ocuparon Castlemilk e incendiaron Annan tras una dura contienda, tambien capturaron y destruyeron los castillos de Dunglas, Innerwick y Thornton, pero sin hacer ningún intento en las fortalezas más grandes de Tantallon (el principal bastión del conde de Angus) o Dunbar. Quemó la ciudad de Tranent y ldespues acamparon en Prestonpans.

En algún momento (las fuentes difieren si fue antes o durante las hostilidades), Somerset envió una propuesta de paz a los escoceses, que simplemente era reiterar la propuesta de matrimonio entre María, reina de Escocia y Eduardo VI rey de Inglaterra, posiblemente endulzado con una oferta para pagar una compensación por el daño causado durante la campaña. Se desconoce si el regente Arran vio la oferta, pero lo cierto es que la oferta fue rechazada.

Arrán contaba en la región con 22.000 hombres, principalmente armados con picas, pero también incluían unos 4.000 hombres de las Tierras Altas bajo el mando del conde de Argyll y 2.000 jinetes fronterizos mandados por el conde Home. Los piqueros se dividieron en las tres schiltrons tradicionales, con Arran al frente del ‘principal’, Angus la ‘vanguardia’ y Huntly la ‘retaguardia’. Todos tenían experiencia en la lucha contra los ingleses, pero en batallas fragmentadas; el fiordo de Forth quedaba a su izquierda y una gran marisma protegía su flanco derecho. Se construyeron algunas fortificaciones en las que se instalaron los 30 cañones y arcabuces. Algunas cañones quedaron apuntando al Forth para mantener las naves inglesas a distancia. La caballería escocesa se situó las laderas de la colina Falside (entonces conocida como Fawside y actualmente Faside, como el castillo de Faside), a unos 8 km al este del grueso de las tropas de Arran, vigilando las columnas inglesas que avanzan. Era una posición formidable.

 

Preparativos de la batalla

Somerset avanzó rápidamente a lo largo de la costa, evitando el contacto donde podía, para no retrasar su avance y reabasteciéndose de sus barcos en los lugares donde podía desembarcar. Cuando se acercó a Musselburgh estaba al final de un tenue cadena de suministro, y no podía permitirse retrasos. El 9 de septiembre acampó en Prestonpans baja la coberturade los cañones de la flota. Despachó 1.000 jinetes ligeros y 700 hombres de armas a la colina Falside bajo el mando de lord Gray de Wilton. Delante de él estaban desplegados unos 1.500 jinetes escoceses y, recordando el despliegue en Ancrum, 700 infantes ocultos; sin embargo, esta vez la caballería inglesa se mantuvo bajo control. Permitieron a los escoceses acercarse y participar en los abucheos y fanfarronerías habituales antes de simular una huida; pero esta vez que los ingleses lanzaron su carga justo cuando los escoceses se alejaron, atrapando a los jinetes en completo desorden. La persecución se hizo durante unas 5 kilómetros hasta su campamento, y los jinetes escoceses fueron diezmados. Lord Home cayó de la silla de montar, se rompió la clavícula y fue evacuado a Edimburgo Castillo; su hijo fue capturado; los escoceses perdieron unos 800 hombres frente a unos 100 ingleses, y los que quedan disponibles para la batalla principal habían efectivamente perdido la voluntad de luchar. Los escoceses siguieron manteniendo el castillo de Faside, pero su guarnición era muy pequeña y no suponía una amenaza para los ingleses.

Batalla de Pinkie Cleugh (10 de septiembre de 1547). Movimientos previos. Ocupación del castillo de Faside y derrota escocesa. Fuente Battlefields of Britain

Ese mismo día, Somerset envió un destacamento con armas de fuego para ocupar las lomas de Inveresk, que dominaban la posición escocesa, pero fueron rechazados. Durante la noche, Somerset recibió otros dos desafíos anacrónicos de Arran. Uno de ellos fue el de resolver la contienda mediante singular combate entre ambos jefes. El otro era elegir 20 campeones de cada bando para luchar. Somerset rechazó ambas propuestas.

La batalla en sí se libraría en las orillas del río Esk, en Inveresk, cerca de Musselburgh, a unos 10 kilómetros al sur de Edimburgo. Los escoceses tenían una posición fuerte, con pantano al sur de ellos, y el río al frente. También ocuparon el puerto de Musselburgh, previniendo el desembarco de suministros de la flota inglesa que había anclado en la bahía.

Batalla de Pinkie Cleugh (10 de septiembre de 1547). Despliegue de fuerzas

 

La batalla

El sábado 10 de septiembre amaneció brillante, y a las 08,00 Somerset hizo planes para asaltar el punto débil de la línea escocesa en Pinkie Cleugh, una pequeña elevación en la que estaba asentada la iglesia de Inveresk, si conseguían conquistarla, situarían cañones desde donde podían hacer fuego contra el campamento escocés, los ingleses podrían enfilar toda la línea escocesa al oeste del río Esk.

Clinton llevó sus barcos para anclarlos justo al lado de Musselburgh para comenzar un bombardeo de las defensas escocesas, y los infantes ingleses los comenzaron la marcha de unos 2 kilómetros hacia su objetivo. Viendo movimiento inglés, y reconociendo tanto el peligro de perder el Cleugh y una oportunidad para tomar la ofensiva con sus piqueros, dado que los ingleses les superaban en artillería, Arran ordenó que los escoceses cruzaran el río Esk por el puente Romano y avanzar rápidamente contra los ingleses.

Batalla de Pinkie Cleugh (10 de septiembre de 1547). Primera y segunda fase. Avance escocés y enfrentamiento con la caballería inglesa. Fuente Battlefields of Britain

Somerset se sorprendió al principio por el rápido avance del enemigo, pero desplegó rápidamente su caballería para detener el ataque y dar tiempo a la infantería para desplegar antes de que puedan ser desbordados poco a poco. Una vez más llamó para lord Gray, y lo envió adelante con 1.800 hombres hombres de armas y 1.600 jinetes ligeros (demilances). Los caballos ingleses se hundieron en los campos recién arados que frenó su velocidad y cargaron contra los bloques de picas, pero fue en vano; los escoceses resistieron la carga, y burlonamente invitaron a los jinetes ingleses para que volvieran a intentarlo. El mismo Gray fue alanceado en la mandíbula; ensangrentado y resoplando, la caballería retrocedió a Falside Brae, casi causando que la infantería inglesa retrocediera con ellos.

Batalla de Pinkie Cleugh (10 de septiebre de 1547). Desarrollo de la batalla. Autor’John Ramsay, Gentyllman. Los extraordinarios detalles del dibujo solamente puede haber sido hecho por una persona que estuvo en la batalla. National Army Museum

 

Batalla de Pinkie Cleugh (10 de septiembre de 1547). Tercera fase y final. La artillería bombardea las formaciones escocesas y la retirada escocesa y persecución inglesa. Fuente Battlefields of Britain

Sin embargo, ese iba a ser el máximo del avance escocés. Los ligeros escoceses que habían sido llevados hacia adelante junto con los schiltrons (bloques de picas) no podían competir con las piezas inglesas más numerosas y más pesadas, y los arqueros de las Tierras Altas, fueron enviados para limpiar anular los cañones enemigos, sufrieron el bombardeo de los barcos ingleses. La caballería escocesa no estaba en condiciones optimas para echar una mano después de su derrota el día anterior; en efecto, los piqueros escoceses estaban solos, esperando el inevitable resurgimiento inglés. Los cañones ingleses ahora comenzaron a abrir grandes huecos en los bloques escoceses, los arcabuces ingleses sin oposición dispararon sobre sus vacilantes filas desde detrás de una zanja, y arcabuceros españoles montados se lanzaron a caracolear fuera del alcance de las picas, disparando fuego mortal a las filas de masas. Mientras la infantería inglesa se preparaba para cargar, los escoceses primero vacilaron y luego huyeron.

Batalla de Pinkie Cleugh (10 de septiembre de 1547). Royal Stamp

Los montañeses se fueron primero, seguidos por Arran, Huntly y Angus intentaron detener el pánico, pero ya era demasiado tarde. Las formaciones escocesas se desintegraron.

La caballería inglesa se incorporó nuevamente a la lucha seguida de una vanguardia de 300 veteranos mandados por John Luttrell. Muchos de los escoceses fueron muertos durante la retirada o perecieron ahogados en el Esk o en los pantanos.

Battle of Pinkie 1547. Piqueros escoceses de Campbell. Autor Andrew Spratt

David H. Cadwell ha escrito que “las estimaciones inglesas sitúan la matanza en torno a los 15.000 escoceses muertos y 2.000 prisioneros” , pero la cifra del Conde de Huntly de 6.000 muertos está probablemente más cerca de la verdad, que se estiman en unos 6.000 muertos escoceses y 2.000 prisioneros, mientras que los ingleses sufrieron unos 800 muertos.

 

Secuelas

La batalla fue una de las peores derrotas de las tropas escocesas, es recordada como el Black Saturday (sábado negro).

Aunque la derrota había sido contundente, el gobierno escocés se negó a negociar ningún tipo de acuerdo. La reina niña María fue enviada a Francia y prometida al joven Delfín Francisco. Somerset ocupó varias fortalezas escocesas y amplias zonas de las Lowlands y la frontera, aunque la constante inestabilidad obligó a un continuo gasto para su mantenimiento.

Los escoceses acusaron de traidores a sus propios hombres por la derrota, pero es justo decir que la batalla de Pinkie Cleugh representó la victoria de un ejército renacentista dotado de potencia de fuego frente a un ejército medieval carente por completo de ella. Enrique VIII había tomado las medidas necesarias para la creación de las fuerzas navales y terrestres permanentes que permitieron a Somerset alcanzar la victoria.

El arco largo continuaría teniendo un papel fundamental en las batallas inglesas y Pinkie no fue una excepción. Aunque la combinación de la guja (vouge) y el arco largo utilizada por los ingleses era muy antigua, aún podía mantener su efectividad contra las tácticas de picas y arcabuces usadas por los ejércitos continentales en la época en que tuvo lugar la batalla.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2018-08-09. Última modificacion 2018-08-09.
Valora esta entrada