Edad Moderna Guerra Anglo-Escocesa o Rough Wooing (1542-51) Saqueo de Edinburgo 1544

Antecedentes

Después del tratado de Greenwich en 1543 parecía que la unión de Escocia e Inglaterra era inevitable. Sin embargo, los francófilos y los católicos, bajo la reina madre y el cardenal Beaton, lograron persuadir al voluble Arran que el bebé María estaría mejor casado con un príncipe francés, y se puso a rechazar el tratado. El parlamento Escocés, después de muchas disensiones internas, decidió rechazar tratado de Greenwich, y en su lugar, renovar la alianza con Francia.

Enterado el rey inglés Enrique VIII, alentó a sus barones de las Marchas a atacar Escocia. En octubre de 1.543, decidió enviar un ejército para invadir Escocia.
Edward Seymour, primer duque de Somerset, en ese momento llamado Lord Hertford era el lugarteniente del Rey de ese ejército real. Había considerado establecer una guarnición inglesa en Leith, pero el Consejo Privadol vetó ese plan. Enrique VIII también le había pedido que destruyera St Andrews, pero Lord Hertford señaló que la distancia adicional sería problemática.

Hertford discutió con el Consejo Privado la posibilidad de que los aliados escoceses capturaran al cardenal Beaton durante su invasión. Enrique VIII creía que Beaton, un favorito de la alianza Auld con Francia, era particularmente responsable del rechazo del plan de matrimonio. Los posibles secuestradores de Beaton incluían a James Kirkcaldy de Grange, Norman Leslie, maestro de Rothes, y John Charteris, quien ofreció intentar capturar al Cardenal mientras viajaba en Fife. Su segundo plan era atacar a Arbroath, mientras la atención se centraba en Edimburgo, esta oferta fue hecha por Alexander Crichton de Brunstane que envió un mensajero llamado Wishart a Lord Hertford. El tiempo era demasiado corto para ofrecer apoyo militar para esos planes, pero si los interesados se uníann a la destrucción de la propiedad de la Iglesia, se les ofrecería asilo en Inglaterra y £ 1.000 para financiar su acción. Cualquier esquema más elaborado que un ataque punitivo contra Edimburgo fue archivado ya que Enrique VIII había comprometido recursos para el asedio de Boulogne en Francia, ya planeado para el verano.

Suministros

El ejército se reunió en Newcastle upon Tyne y Gateshead; en abril de 1544, Christopher Morris informó a lord Hertford que había organizado municiones para la invasión de Berwick upon Tweed. Estas incluían:

• 2 culebrinas bastardas
• 3 sakers (cañones medios)
• 8 falcones
• 1 falconete
• 4 carromatos
• 3.000 arcos, 1.000 listos ensartados en 60 cofres
• 4.000 haces de flechas en 80 cofres
• 4 barriles de cuerdas de arco;con unas 5.760 cuerdas
• 480 picas moriscas
• 3.000 bills (alabardas)

Anthony Neville de South Leverton fue nombrado supervisor general de los víveres para el ejército. Edward Shelley (que fue uno de los primeros soldados ingleses muertos en la batalla de Pinkie) informó que tenía 40.000 mil pesos de galletas el 20 de abril, en Berwick, Shelley tuvo problemas para obtener suficiente carbón o madera para hornear y preparar. 4.000 jinetes fronterizos esperabann en Berwick la señal de Hertford. Al principio se planeó que realizarían un ataque de distracción contra Haddington, su comandante Ralph Eure escribió desde Alnwick el 28 de abril que estos “compatriotas” eran tan pobres que tenía que prestarles dinero. También pidió 1.000 arqueros de Yorkshire como refuerzo para que pudieran venir a Edimburgo para apoyar el desembarco; en el evento, se acordó que Hertford convocaría a Eure cuando hubiera desembarcado a sus tropas. Cuando los hombres de Eure llegaran a Edimburgo recibirían su paga.

 

Órdenes para la flota

Las órdenes para la flota en Tynemouth se dieron el 28 de abril. Todas las naves debían estar listas para zarpar con viento favorable, el Lord Almirante Lord, buque insignia del vizconde Lisle, llevaría la cruz de San Jorge en el mástil y dos luces altas por la noche. Las naves de la vanguardia, sle eguirían y anclarían lo más cerca posible. Hertford y el barco del tesoro (Ralph Sadler era el tesorero) seguirían con su insignia en el mástil principal del León Rosa con dos luces nocturnas en los obenques. El conde de Shrewsbury, capitán de la retaguardia, enarbolaría el estandarte en su mástil de mesana, con una luz en la cubierta de popa durante la noche. Los otros barcos no debían mostrar banderas o luces. Cualquier barco que transportaba cañones de base o de doble base debían ser montados en la cubierta delantera para el desembarco.

 

Defensa

El 23 de abril de 1544, todas las ciudades escocesas de la costa este fueron alertadas de atrincherar sus límites para resistir a la armada inglesa. Los hombres de los condados vecinos fueron convocados a reunirse en Edimburgo el 5 de mayo. Se contrataron artilleros adicionales para el castillo de Edimburgo, y los bienes del regente Arran y los tapices reales fueron llevados a la Royal Mile desde Holyroodhouse hasta el castillo y fueron vigilados por su criado de vestuario Malcolm Gourlay; en el mes anterior, un comerciante de Edimburgo James Johnston de Coates recibió 22 libras por ir a “descubrir el propósito de los ingleses“. No hay información detallada sobre las medidas de defensa previstas en la ciudad, un relato inglés menciona que los escoceses habían eregido trincheras y zanjas para defender a Leith.

 

El desembarco

La flota quemó Saint Mynettes en el lado norte del Forth y tomó barcos de pesca que había allí para usarlas como embarcaciones de desembarco.

La flota inglesa fue avistada antes del mediodía del sábado. Knox dijo que el cardenal Beaton desestimó la amenaza y se sentó tranquilamente en la cena, a las 18,00 había 200 barcos y un piloto inglés sondeó las profundidades entre Granton y Leith. Aunque los expertos pudieron ver que esto significaba que los ingleses querían desembarcar aún no había respuesta escocesa, al amanecer del domingo algunos de los barcos más pequeños entraron a tierra en Granton Crags y las tropas desembarcaron usando esos como muelles para los barcos más grandes. Cuando unos 10.000 hombres fueron desembarcados sin oposición, el Cardenal y el Regente Arran abandonaron Edimburgo.

El relato inglés es similar, pero menciona la presencia de cinco o seis mil jinetes y algunos soldados de a pie, posicionados para evitar la breve marcha de Granton a Leith en un vado en el río Leith, el Cardenal estaba con ese ejército pero después de unos pocos disparos y solo un par de bajas en cada lado, los escoceses abandonaron su posición en el vado, dejando sus ocho cañones. Los condes de Huntly y Moray también abandonaron el campo.

Otra posición ante Leith ofreció cierta resistencia, pero se retiró después de que tres artilleros escoceses expertos fueron muertos por flechas. Hertford se unió a Eure y los jinetes fronterizos, y sin encontrar resistencia, entraron a Leith sin oposición, donde encontraron dos barcos que habían pertenecido a Jacobo V, el Salamandra de Leith y el Unicornio. Algunos edificios en Leith fueron quemados, incluida la capilla de San Ninian en el extremo del Puente. Su seguridad nocturna se vio incrementada por atrincheramientos defensivos construidos recientemente. Al día siguiente, lunes 5 de mayo, los barcos ingleses más grandes pudieron descargar la artillería más pesada en el muelle de la costa de Leith. estas armas debían usarse contra las puertas de Edimburgo y el castillo. El cardenal Beaton abandonó la zona el lunes, mediante un bote.

El conde de Angus, George Douglas de Pittendreich y lord Maxwell estaban en prisión en los castillos de Blackness y de Edinburgo porque apoyaban a la alianza inglesa. Arran, Guisa y el Cardenal ahora ordenaron su liberación para que sus seguidores ayudaran a su causa. Maxwell luego escribió que se les ofreció incentivos en efectivo, con ingresos de tierras de iglesias y pensiones del rey de Francia.

 

Asedio de Edimburgo

William Stourton (más tarde comandante del fuerte Newhaven en Ambleteuse) quedó a cargo de Leith el 6 de mayo con 1.500 hombres mientras la fuerza principal se acercaba a Edimburgo. Fueron recibidos por el preboste Adam Otterburn y dos heraldos. Otterburn ofreció ceder las llaves de la ciudad con condiciones. Hertford se negó a aceptar ya que no tenía autoridad para negociar. Otro heraldo inglés fue al castillo y regresó con la noticia de que el conde de Huntly y lord Home habían llevado a 2.000 jinetes para defender la ciudad.

Asedio de Edinburgo en 1.544 por las fuerzas de Hertford. Dibujo hecho por un ingeniero ingés de Enrique VIII.

Christopher Morris recibió la orden de llevar su artillería hasta el Canongate para atacar la puerta de Netherbow de Edimburgo. Durante esa operación, algunos de los artilleros ingleses fueron muertos, la infantería atacó la puerta y, según la narración inglesa, sacaron una de las piezas de la artillería escocesa a través de aspillera. Los escoceses no pudieron tomar represalias debido al intenso fuego de armas portátiles y arquería, durante el cual Morris situó un cañón cerca de la puerta, después de tres o cuatro disparos, se abrió una brecha y el ejército inglés asaltó matando a 300 o 400 defensores. Las armas pesadas escocesas fueron retiradas de High Street y llevadas al castillo, en ese momento, las tropas inglesas que no estaban acostumbradas a la guerra urbana lucharon entre sí, y William Howard, hermano del duque de Norfolk, fue herido en la mejilla por una flecha inglesa. En la Royal Mile, la calle principal central de Edimburgo, los ingleses quedaron expuestos a la artillería del castillo, intentaron colocar un cañón sobre Butter-Tron, entre Lawnmarket y Castlehill. Un disparo desde el Castillo desmontó el cañón inglés, y Hertford ordenó que se reventara deliberadamente, al final de ese día, los ingleses se retiraron de la ciudad a su campamento en Leith después de comenzar una serie de incendios.

El 7 de mayo continuaron los incendios y los saqueos en la ciudad y en Holyrood, y a la fuerza inglesa se unieron los 4.000 jinetes fronterizos de Ralph Eure. Nicholas Poyntz fue enviado a quemar Kinghorn y aldeas en el norte del río Forth. La fortaleza de la isla de Inchgarvie fue capturada y destruida por Richard Brooke el 6 de mayo.

Christopher Morris envió la artillería más grande, los barcos navegaron, y el 14 de mayo el puerto y los muelles de Leith fueron demolidos. Hertford, como el lugarteniente del Rey, nombró caballeros a 58 de sus capitanes y a su sirviente Thomas Fisher, distribuyó tres libras y quince chelines entre los hombres, el ejército dejó Leith por tierra el 15 de mayo, deteniéndose para quemar el palacio Seton y Haddington.

 

El castillo de Edinburgo

Aunque el ejército de Hertford entró en la ciudad con poca resistencia, los defensores del castillo dirigido por el capitán, James Hamilton de Stenhouse mantuvieron un bombardeo de artillería, disparando por la línea de la Milla Real, el secretario de obras del Rey, Richard Lee, quien era el Capitán de los zapadores en esta expedición y el agrimensor de Calais, William Burgate, declararon el castillo inexpugnable.

Uno de los artilleros del castillo era Andrew Mansioun, un tallador francés que había hecho los accesorios para el Unicornio, el yate de Jacobo V y muebles para los palacios reales, resultó herido en la mano cuando un cañón se disparó prematuramente, y en junio de 1.544 recibió 44 chelines para pagar el tratamiento.

Las reparaciones del castillo se realizaron en julio de 1.544, cuando dos de los artilleros, Tibault Roqueneau y Piers Schouffene (francés y flamenco, empleados originalmente en el castillo de Dunbar) trabajaron para mejorar los emplazamientos de los cañones con gaviones, se fortaleció y se reparó la muralla delantera del castillo.Este trabajo seía completado entre julio y agosto de 1.546.

Castillo de Edimburgo en 1.544

El saqueo

Hertford estimó el valor de los bienes en Leith a 10.000 £, eso incluía un gran stock de lino de Bretaña. Los barcos fueron cargados con propiedades confiscadas en Edimburgo y Leith, también se tomaron el Salamander y el Unicornio, cargándolos con 80.000 balas de cañón como lastre del arsenal Wark del Rey. Uno de los objetos capturados era el Dunkeld Lectern, un atril de 150 kgm de peso, numerosos documentos y libros.

El ejército inglés de regreso saqueó e incendió varios asentamientos entre el 12 y el 19 de mayo, la destrucción fue descrita por Walter Lynne en su apéndice las Crónicas de Johann Carion, en el que nombra casi 40 lugares.

Jinetes border reivers saqueando la zona. Autor William Ewart

Secuelas

Las noticias se extendieron rápidamente por toda Europa, la reconstrucción fue un proceso lento. Se construyeron nuevos edificios en el sitio exacto de sus predecesores. La tenencia de las tierras de Edimburgo era compleja, con cantidades de propietarios reclamando ingresos de edificios subdivididos, con algunas porciones ‘mortificadas’ por los capellanes de los altares, al final de la guerra, en septiembre de 1.551 y en febrero de 1.552, el Parlamento estableció las pautas para compartir la carga de los costos para la reconstrucción de las tierras quemadas.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2018-08-08. Última modificacion 2018-08-08.