Edad Moderna Guerra Anglo-Escocesa o Rough Wooing (1542-51) El ejército escocés siglo XVI

Cargando anuncio...

Reclutamiento y organización

Los escoceses consiguieron levantar ejércitos importantes, en campaña de Flodden se estiman unos efectivos de 30.000 a 40.000 hombres con 17 piezas de artillería notables. El ejército de Jacobo V antes de la debacle en la batalla de Solway Moss en 1.542 reunió a 18.000 hombres en Fala, con otros 10.000 en la frontera; y el conde de Arran levantó 23.000 con 30 piezas de artillería de varios tamaños para la campaña en 1547.

Se usaron dos métodos confiables para aumentar esos números. El primero fue a través del sistema de comitiva, mediante el cual las tropas eran financiadas por los lairds (gobernantes territoriales) como ejércitos privados, y a su vez los lairds formaron ‘lazos de manrent‘ con el Rey; estos aseguraron, entre otras cosas, que proporcionarían un compromiso militar calculado en días-hombre como y cuando el Rey los llamara. Las tropas eran efectivamente los secuaces armados de los lairds, bien entrenados, equipados y acostumbrados a los rigores de campaña. Sin embargo, su presencia en un ejército escocés dependía del capricho de su señor, y los términos de su servicio eran a menudo vagos y abiertos a la interpretación. Bandas de merodeadores lideradas por lairds disidentes estaban fuera del control del rey o regente tenían un efecto desestabilizador en las frágiles bases de poder. Incidentes como la lucha de Cleanse the Causeway en 1.520, cuando los Douglas y Hamiltons lucharon en una batalla callejera a lo largo de la calle principal de Edimburgo, eran equivalentes a las guerras de pandillas.

Afortunadamente, las comitivas eran caras de mantener y, en consecuencia, pocas en número. La gran cantidad de hombres necesarios en tiempos de emergencia nacional se planteaba a través de un sistema de leva. En teoría, se esperaba que cada hombre entre las edades de 16 y 60 se debía unir al ejército durante 40 días en cualquier año.

Para el reclutamiento se empleaban el sonido de las campanas, los cuernos de caza, o se encendían los faros o en algunos casos más espectaculares: la llegada de una cruz ardiente llevada por el mensajero del rey, los “fencibles” (hombres capaces de defender el burgh) se espera que se reunieran en el local verde o en la cruz del mercado. Debían llevar armas, equipos, suministros, y cualquier cosa que necesitasen para prestar hasta los 40 días completos de servicio. Una vez que las tropas eran clasificadas en sus compañías asignadas, se tomaban los roles y se contabilizaban las ausencias, entonces marchaban (algunos cabalgaban), hasta el punto de reunión del ejército.

La reunión ponía suponía una pesada carga para la población. En la reunión de Edimburgo de 1.548, se enumeraron 736 comerciantes y sus sirvientes en tres de los cuatro burghs, y unos 717 maestros y sirvientes de los gremios artesanales: un total de 1.453 de una población total de alrededor de 10.000.

Algunos burghs prefirieron pagar por “wageurs” o sustitutos pagados para alcanzar los números; otros suministraron alimentos, carros y caballos en lugar de hombres. La debilidad inherente del sistema de levas radicaba en las limitaciones sobre la duración del servicio. Las levas podrían ser convocadas en más de una ocasión durante temporadas de campaña particularmente frenéticas, superando fácilmente el límite de 40 días, momento en el que tenían todo el derecho a disolverse, especialmente si sentían que sus propiedades y familias estaban bajo amenaza.

Los funcionarios intentaban compensar las limitaciones del sistema llamando a tropas de los burghs adyacentes ente una amenaza inminente, minimizando así el tiempo que requería llevar a los hombres a la línea del frente, o escalonar la llamada que permitiera rotar los turnos. Una reunión de 1.529 para una expedición a las Islas Occidentales fueron canceladas, ya que las levas de los burghs tenían que cosechar sus cultivos antes de incorporarse. El sistema de levas limitaba el ejército a una estrategia puramente defensiva: era prácticamente imposible llevar la guerra al otro lado de la frontera, soportar asedios prolongados o montar grandes expediciones en el extranjero utilizando tropas de leva. Incluso cuando estaban a la defensiva los escoceses tenían que llevar al enemigo a una batalla decisiva tan rápido como pudieran, antes de que sus tropas regresaran a casa.

Se llevaban a cabo “wappinschaws” (alardes para ver el estado de las armas) para asegurar que las levas formaban en buen orden y con rapidez. Actos del Parlamento especificaban la regularidad y las condiciones de estos alardes. Normalmente se hacían como respuesta a una campaña inminente, o a la sospecha de que los burghs estaban holgazaneando en sus deberes. En el acto se comprobaban las armas y el equipo que se esperaba que cada hombre llevaba con él; los hombres con poca o ninguna riqueza eran excluidos.

Los sheriffs, alguaciles y concejales de los burghs locales, eran los encargados de organizar la reunión No solo eran responsables de hacer cumplir el estándar requerido de armas y armaduras, sino que también debían registrar la participación, notar ausencias y proporcionar un refrigerio adecuado para la reunión de las tropas y de los espectadores (la asistencia a los wappinschaws eran a menudo impulsado por la provisión de cerveza y entretenimiento a expensas del público).

Los oficiales también decidirían quién debería capitanear las tropas, y agrupar a los hombres en unidades entre diez y 100 hombres. Se aprovechaba la oportunidad para instruir a los hombres en el uso de sus armas elegidas; sin embargo, rara vez había tiempo suficiente para inculcar la disciplina requerida cumplir con los estándares requeridos de un ejército profesional.

Aquellos que no comparecían, desfilaban con equipos de baja calidad o enviaban a sustitutos inadecuados eran multados. Un registro completo de la reunión era enviado de vuelta al parlamento, firmado y sellado por un número de testigos para evitar el fraude. Serían estos registros los que se utilizarían cuando se reuniese el ejército, para garantizar la participación que se esperaba. La presentación tardía de los registros incurrían en penas duras.

El reclutamiento no se limitaban a la reunión de hombres armados. También se referían a mano de obra para construir fortificaciones, apoyar el movimiento de artillería y llevar suministros al ejército. Estos los compromisos limitaban seriamente la cantidad de días-hombre disponibles para la campaña real.

Incluso en tiempos de paz relativa, la vida en el reino era violenta, asunto que requería de personas que respondieran rápidamente a una actividad hostil. De la Brosse señaló en 1.543, que durante su tiempo como embajador, que debido a las divisiones entre la población de Escocia, la población permaneció constantemente bajo los armas. La Reforma añadió aprehensión en el país; comentó que incluso los eclesiásticos, los frailes y los campesinos viajaban en grandes grupos armados con picas, medias picas, espadas y bucklers (escudos pequeños redondos). La lucha entre clanes y familias era frecuente, y los asesinatos y los “stouthreif” (robos con violencia) eran comunes. Los debilidad del gobierno durante las minorías de edad de los monarcas y las amargas disputa entre posibles herederos y regentes, significaba que el sistema de levas fue abusado para levantar ejércitos en apoyos de causas locales en vez de las causas nacionales, y la población pronto se cansó de la guerra.

Durante la minoría de edad de Jacobo V se produjeron algunas de las luchas más amargas, que culminaron en las batallas de Melrose y Linlithgow Bridge en 1.526. Muchos de los combatientes lucharon para resolver viejas rencillas familiares en lugar de decidir el destino del joven Rey. Los ingleses y los franceses manipularon las diferencias entre lairds en su propio interés; los sobornos, las coacciones y las tomas de rehenes aseguraban la lealtad de los escoceses vacilantes. Gran parte de la población de Lothian del Este durante el Rough Wooing se puso del lado de los ingleses, proporcionando suministro de alimentos, refugio y paso seguro para la guarnición de Haddington, y así se prolongó el asedio.

Organización

Ejércitos escoceses se organizaron en el más alto nivel en el modelo de tres “batallas”, “guardias” o “salas”, tradicionalmente llamadas “retaguardia”, “principal” y “vanguardia”. Sin embargo, esta formación no necesariamente sobrevivía al primer contacto con el enemigo. En Flodden, Jacobo IV avanzó contra los ingleses en cuatro o cinco batallas, dependiendo de la fuente consultada. El conde de Lennox en el puente de Linlithgow fue obligado a atacar con dos batallas, la tercera había sido dispersada por acciones anteriores y los supervivientes fueron absorbidos en las formaciones restantes.

La batalla “principal” solía ser liderada por el comandante de campo en persona, y las otros dos por sus lugartenientes de confianza. Si bien cada batalla comprendía una mezcla de diferentes tipos de tropas, era común que la caballería y la artillería fueran cuerpos independientes en el campo. Las guardias o batallas se organizaban generalmente según los orígenes regionales de las tropas. Esto aseguraba que los capitanes estaban familiarizados entre sí e inspiraban una lealtad regional; sin embargo, un inconveniente era que las diferencias locales como las religiosas, el lenguaje y la vestimenta eran enfatizados, promoviendo la desconfianza y los malentendidos con los camaradas en las otras guardias o batallas.

La organización dentro de las guardias o batallas era una extensión de la utilizada para los alardes o wappinschaws. En la llamada a las armas de Albany en 1.523 fue excepcional al detallar la necesidad de que los condados y las divisiones territoriales se dividieran en zonas iguales, generalmente por barrios. Cada trimestre se le asignaba un capitán (un señor o conde), que a su vez dividiría su barrio por el mismo factor, generalmente por parroquias, nombrando a su vez a sus oficiales subordinados.

Las levas reunidas en alardes o wappinschaws se dividían en unidades de tamaño adecuado por tipo de armas, con sus sargentos, whifflers y ventemens asignados por los burgueses. Aunque las unidades de 20 hombres eran las recomendadas, Estas unidades luego dependían de sus capitanes regionales en la formación, bajo su propias banderas y con sus propios suministros.

 

La caballería escocesa

El ejército escocés había fracasado consistentemente en desplegar una caballería efectiva durante los últimos 200 años. En Flodden Jacobo IV eligió luchar junto a sus hombres en el bloque del picas en vez de permanecer montado, esto no era solo una declaración de su intención de luchar hasta la muerte, sino también una decisión pragmática, reconocía que sus nobles no estaban entrenados para servir como una unidad de caballería pesada.

No era que los escoceses no tuvieran suficientes caballos: legislación exigía que cada hombre poseyera un caballo ya en el siglo XIII, y hacia el siglo XVI había un próspero comercio de exportación (legal o no) en la frontera. Sin embargo, los caballos rara vez eran del tipo apropiado para la caballería, la mayoría se criaba para el trabajo diario en las granjas y fincas. Hubo poco entusiasmo por mantener caballos destreros más grandes para la caballería pesada.

Tanto Jacobo IV como Jacobo V reconocieron la deficiencia en este arma, e intentaron mejorar la calidad de los caballos importando ejemplares más grandes en Dinamarca, Aragón y Francia. Jacobo IV instaló depósitos de sementales en Doune, Dundee y Newark, y él utilizó el Rapploch en Stirling para que pastasen los sementales a la vista de sus apartamentos en el castillo. Linlithgow alojó un buen grupo de establos donde, según las cuentas, Jacobomantuvo su bey castrado, un caballo negro y su yegua blanca.

El adiestrar caballos de batalla era una tarea muy costosa en tiempo y dinero, y pocos lairds tenían la inclinación de comprometerse con tales gastos. Los gentry (pequeña nobleza) ciertamente eran felices en cabalgar en el campo de batalla en los mejores caballos que tenían, pero sin adiestramiento en la táctica de cargar, formar rodilla con rodilla y llevar lanzas niveladas con sus colegas, cuando llegaban allí se sentían obligados a volver al método tradicional de lucha a pie. Esto también aseguraría que sus costosas monturas estaban situadas de forma segura detrás de las líneas, listas para una escapada o una persecución rápida dependiendo del resultado del enfrentamiento.

En completo contraste, el jinete ligero escocés fue observado en Europa como una fuerza de élite. Sus servicios fueron solicitados en las principales campañas del período, incluida la lucha entre Inglaterra y Francia. Las disputadas tierras de la frontera demostraron ser un entrenamiento ideal para las tácticas de caballería ligera; durante generaciones, estas tierras baldías habían sido atravesadas por incursiones y contraataques mientras las familias perseguían enemistades privadas con o sin la excusa temporal de los conflictos Anglo-Escoceses. Los border reivers estaban entrando en su apogeo a principios del siglo XVI, y proporcionaron la mayor parte de la caballería ligera para los ejércitos escoceses e ingleses.

Los reivers se criaron en la silla de montar, tomando parte en las sangrientas guerras fronterizas desde una edad temprana y tenían que aprender rápidamente las tácticas de infiltración, incursión, huida y emboscada. Montaban en razas rápidas, de pies firmes y fuertes como los cobs, hobbies y los galloways; estos rara vez se cuidaban o estabulaban, a menudo se les daba el pasto del páramo después de un día de marcha.

Estos hombres no se lo pensaban dos veces si tenían que quedarse en la silla de montar desde el amanecer al anochecer, a veces cubriendo la distancia casi increíble de hasta 60 millas al día, antes de montar sus incursiones en la oscuridad de la noche. Ellos llevaba consigo todos sus suministros y generalmente vivían de la tierra, proceso que inevitablemente incluía el saqueo y el pillaje tanto del territorio enemigo como el territorio propio. Su lealtad era a menudo cuestionable, a veces los jinetes de frontera ingleses se les podía encontrar hablando con sus contrapartes en el lado escocés.

Estos jinetes ligeros a menudo estaban armados hasta los dientes, llevaban un surtido de armas, incluidas espadas, pequeñas ballestas, arcos, lanzas o “palos con punzones” y jedwart (alabardas); en 1.550 podrían añadir un arcabuz y un par de pistolas en su arsenal. Se dice que los lairds locales podrían levantar mil jinetes bien armados en media hora después de hacer sonar la alarma, o (como era más común en los borders) el avistamiento del Trod Hot, manojo ardiendo de turba llevado a través el distrito en una punta de lanza por un jinete corriendo.

Hot Trod 1590. Era manojo ardiendo de turba llevado a través el distrito en una punta de lanza por un jinete corriendo para dar la alarma y convocar a los soldados: 1 el guardian de la marcha (frontera); 2 jinete llevando el Hot Trod; 3 jinete tocando la corneta. Autor Angus Mcbride

Artillería escocesa

Los monarcas Stewart eran entusiastas de la artillería y tomaron cualquier oportunidad de explorar el desarrollo de armas de pólvora.

Jacobo II había perdido la vida en el asedio de Roxburgh en 1.460 después de un arma estaba inspeccionando estalló en su cara. Jacobo III intentó desarrollar interés de su padre por la importación de cañones de bronce, pero tubo poco éxito antes de que el dinero se le agotara. Jacobo IV fue más exitoso; en 1.505 había contratado varios fabricantes de armas franceses, y designó a Robert Borthwick como maestro artillero. Jacobo ya había usado artillería con gran efecto al suprimir lairds de las Tierras Altas (Highland), y había perfeccionado su capacidad de transportar cañones a grandes distancias, en 1.497 había llevado un tren de artillería incluyendo la gran bombarda “Mons Meg” a las murallas del castillo Norham.

El gran cañón Mons Meg que se encuentra actualmente en el castillo de Edinburgo. Tiene un calibgre de 20″ (51 cm) y disparaba bolardos de piedra de 150 kg a 3 km de alcance. Fue construido en 1.449 por orden de Felipe III de Borgoña, y enviada como presente al rey Jacobo II de Escocia en 1.454

 

El gran cañón Mons Meg haciendo fuego. Autor Anrew Spratt

El tren de artillería que se dirigió hacia el sur en 1.513 fue uno de los mejores en salir del país. Consistía en 5 cañones o “curtals” que disparaban balas de 60 libras; 2 culebrinas de 20 libras (estas armas se llamarían más tarde las “Siete hermanas”); 4 culebrinas “pickmoyane” que disparaban balas de 6-7 libras, que había sido sacado del barco Rose Galley; y 6 culebrinas “moyane” que disparaban bolas de 5 libras. Los ingleses dijeron después de haber capturado los cañones, que eran los mejores que habían visto, con una forma elegante y un acabado brillante. Las armas más grandes eran tiradas por 36 bueyes y dirigidas por nueve conductores, y 20 zapadores los acompañaban con palas, picos y azadas para preparar el camino y construir los emplazamientos de armas.

Transporte del gran cañón Mons Meg, esta gran bombarda pesaba 6.000 kg y era tirada por 36 bueyes y acompañadas de 20 zapadores para abrir camino

Los cañones más pequeños eran tiradas por 16 bueyes y un caballo, con cuatro conductores y 10 zapadores. Los cañones eran transportados en primitivos carros de cañones o cureñas, y se utilizaban grúas para levantar y encender los cañones durante el mantenimiento. Manteca de las Islas Orcadas (una mezcla de aceite de oliva, cera y sebo de oveja) se usaba para engrasar las los cañones contra la oxidación, y estaba empaquetada en numerosos barriles. Se observó que algunos de los disparos se transportaban en 28 caballos de carga, aunque una artillería de ese tamaño obviamente requería muchas más municiones que esas. No es sorprendente que el tren de artillería requiriese numerosas carretas que llevasen toda la parafernalia para apoyar a los artilleros y sus cañones.

La artillería dejó Edimburgo en tres secciones entre el 18 y el 20 de agosto de 1.513, y las armas más grandes estaban en posición en Norham el día 22 luego de cubrir unas 50 millas (80 km), una hazaña notable teniendo en cuenta el mal estado de las carreteras y el mal tiempo.

Gran cañón Mons Meg transportado a un castillo

El desarrollo de la artillería escocesa no se detuvo al morir su principal benefactor. En 1.515 se estableció un nuevo horno en Edimburgo, con Borthwick como el maestro fundidor, un puesto que mantuvo hasta 1.531 (los servicios de Borthwick llegaron a un precio considerable, cuentas de tesorería establecieron su salario a en 100 libras al año). Fue sucedido por Piers de Rouen, que estuvo en el puesto durante los siguientes diez años, hábilmente asistido por Robert Hector. Hacia 1.523 Albany había reemplazado las armas perdidas en Flodden, y llevó 28 cañones y 4 “cañones dobles a Wark, junto con numerosas piezas más pequeñas. El reparto de los cañones fue inicialmente un proceso lento. Las cuentas del tesorero de 1539-41 muestran numerosas entradas que detallan el éxito el reparto de nuevos cañones después de semanas de trabajo antes de que finalmente fueran probados, montados, y en algunos casos decorados elaboradamente con los símbolos de estado. La demanda nuevamente superó a la oferta, y los escoceses importaron un número similar de cañones a los que habían producido pos si mismos.

La artillería escocesa pudo haber obtenido impresionantes resultados durante las marchas, pero parece haber sido mal utilizada en el campo de batalla. Ha habido mucha especulación sobre sí la artillería escocesa en Flodden fue superada por las pocas piezas inglesas más ligeras. La imprecisión y la baja cadencia de fuego se debió al clima, al mal posicionamiento y a las habilidades inadecuadas de los sirvientes (aunque las armas pesadas naturalmente toman más tiempo para ser servidas que las piezas más ligeras). Lo que está claro es que los experimentados artilleros navales empleados por los ingleses superaron a sus homólogos escoceses; la artillería escocesa falló notablemente en sucesivas ocasiones a lo largo del período, tanto en el campo como en en los asedios

En 1.528 la artillería real de Edimburgo y Dunbar se desplegó delante del castillo de Tantallon para derribar la fortaleza rebelde de Douglas, pero después de 20 días de tibio bombardeo, el Rey avergonzado fue obligado a retirarse. Para colmo de males, Archibaldo Douglas, conde de Angus, hizo una salida cuando los artilleros estaban desmantelando los cañones, matando al favorito del Rey, David Falconer, capitán de la guardia de pie, y capturó al maestro artillero Borthwick.

En mayo de 1.546, los castellanos respaldados por los ingleses se apoderaron del castillo de St Andrews. Los escoceses bajo el conde de Arran lo asediaron y arrastraron a dos grandes cañones cuyos nombres eran “Thrawn Mow” y “Deaff Meg”, así como 2 bastardas, 2 flaconetes dobles y varios cañones más pequeños. Siguió un asedio prolongado pero ineficaz, bastante obstaculizado por el hecho de que el hijo de Arran estaba retenido dentro del castillo. En noviembre, el Consejo Privado instó a los franceses a enviar más artillería y, más importante, artilleros expertos. Leo Strozzi fue enviado, desembarcando en Fife en julio de 1.547. Reubicó los cañones en las torres de la universidad y de la abadía, y movió las baterías restantes a posiciones mucho más cercanas. Le llevó tan solo seis semanas preparar las posiciones, reducir el castillo y forzar la rendición de la guarnición, un éxito que había sido eludido a los escoceses durante los 14 meses previos al bombardeo.

En septiembre de ese año los mismos cañones aparecieron a lo largo de las orillas del río Esk en Pinkie, bien provistos y bien protegidos; de nuevo, el número fue impresionante, con entre 25 y 30 piezas asentadas. Los registros afirman que los escoceses desplegaron 2 cañones, 1 culebrina media, 1 culebrina bastarda, 1 pas volent y otras dos piezas grandes, así como 20 pequeños cañones de bronce montados en carros. Se contrataron 500 hombres para servirlos, eran guiados por un tambor y se agrupaban en torno a una bandera con un bucarán pintado. Sin embargo cuando Arran decidió lanzar su ataque contra el ejército inglés, efectivamente desperdició la ventaja en artillería, ya que tuvo que dejar atrás las piezas más grandes atrincheradas en la orilla oeste del río. Luego se les pidió a los artilleros que transportasen sus piezas más ligeras a través del río y los campos arados con el fin de apoyar los bloques de picas. Todas las cuentas sugieren que lo hicieron estoicamente, pero nunca pudieron compensar el desequilibrio en número en el cuerpo a cuerpo final al pie de Falside Hill.

A pesar de tener discutiblemente los mejores cañones de Europa los escoceses continuamente no pudieron hacer mejor uso de ellos. Por lo tanto, es comprensible que cuando comenzó el asedio de Haddington en 1.548 los escoceses dejaron el despliegue artillero a sus aliados extranjeros; fueron ellos los que tuvieron que idear la toma de la fortaleza de nuevo estilo de traza italiana.

 

La infantería escocesa

Piqueros

Era el arma principal de los escoces, la formación principal era el bloque de picas o schiltron que tan buenos resultados les habían proporcionado el siglo anterior.

La mayoría de la infantería estaba armada con una pica, con un asta de 16-18 pies (4,8 a 5,5 m) con una punta de acero de 10 a 12 pulgadas (0,25 a 0,30 m) de largo. La punta de la pica estaba asegurada con pasadores de hierro remachados en la parte superior evitar que se saliesen durante la batalla. La mayoría de las astas eran importadas en Europa, y en particular en los Países Bajos, cuando el suministro de madera adecuada se agotó en Escocia; las cabezas eran hechas por por los cuchilleros y herreros locales.

Entre el bloque de picas o batalla, había un destacamento de hombres armados con bills o alabardas. Estas armas de mango largo combinaban una cuchilla de corte, una punta de lanza y un pico en un solo arma. En teoría, los alabarderos actuaban actuaron como protectores de los porta-estandartes, pero podrían ser enviados para interrumpir sobre los flancos del enemigo, una vez que habían perdido su orden. Fueron usados en pequeño número durante las encamisadas (incursiones nocturnas) y durante los trabajos de asedio renunciando a las engorrosas picas, siendo más fácil de manejar y más efectivas en los espacios confinados de las fortificaciones y trincheras.

Guerreros escoceses siglo XVI: a) highlander mercenario con arcabuz. Viste gorro, pantalones anchos y un abrigo. lleva una espada corta y ancha de un solo filo; b) highlander con arco, escudo targe y espada claymore, lleva puesto unleine (camisola). c) Piquero escocés con jack (acolchado) y escudo; d) jefe de las Tierras Altas; e) arquero montañés en plaid (tejido escocés) con cinturón y boina azul; f) highlander se ha quitado la camisa que ha recogido y anudado alrededor de su cintura, lleva un casco cónico de tipo celta, unescudo tarde con pico y un hacha lochaber (gancho para cortar riendas, etc.).

Las alabardas o bills eran a menudo el arma preferida para mantenerse en el hogar. Hay referencias en Edimburgo para que a burgueses y ciudadanos se les permitiese mantener alabardas en sus tiendas y locales, para su propia defensa y para sofocar la anarquía general a lo largo de High Street.

También los alabarderos eran los preferidos como guardaespaldas personales y para escoltas en los trenes de de bagajes y de artillería.

Más al sur, los fronterizos (borderers) estaban armados los jedwarts. Esta temible arma tenía una longitud 4 pies (1,2 m), con un mango de madera con una estrecha cuchilla de unos centímetros de ancha y una longitud de unos 30 cm con doble filo en la punta.

Los soldados escoceses podían recurrir a su espada y escudo cuando perdían su arma principal. La mayoría de las hojas eran importadas, y nunca hubo un taller real establecido para la fabricación de espadas como había para los cañones. Aun así, hubo un floreciente comercio de espadas, con al menos de 25 comerciantes en Edimburgo solo en los primeros años del siglo.

Las actas del Parlamento emitidas para iniciar wappinschaws en ese período, hacían poca distinción en cuanto a las preferencias regionales en armamento; los requisitos difirieron según las regiones.

Los montañeses (highlanders) desarrollaron la espada de dos manos “claidheamh-mor” (claymore), que se convirtió en el arma de elección en las Tierras Altas Occidentales, tenía entre 4 y 6 pies (1,2 a 1,8 m) de largo, se cree que tuvo sus orígenes en los doppelsoldners alemanes, y se usaron de forma similar, interrumpiendo en las formaciones de picas explotando brechas en la formación.

Guerreros montañeses (highlanders) esoceses. Autor Peter Dennis

Arqueros

El uso de arqueros por los escoceses nunca había coincidido con entusiasta uso de los arcos largos ingleses, y las batallas del siglo XV habían demostrado una y otra vez que los arqueros ingleses eran mortales contra las formaciones cerradas de piqueros escoceses. Eso no quiere decir que los escoceses no tenían arqueros; una gran proporción de los contingentes escoceses enviados a luchar en el extranjero consistían en arqueros, reclutados principalmente en la frontera, donde fue visto de primera mano el potencial de ese arma. En 1.420, el rey Jacobo I había reconocido la importancia de entrenar nuevos arqueros, especialmente prohibir futbol, que en aquella época era popular, a favor de que los hombres que practicasen el tiro con arco, al menos en cada día festivo. Se exigía a los comerciantes que trajeran al país arcos y flechas. Sin embargo, este fervor por el arco no sobrevivió a la muerte de ese Rey, y pronto los escoceses regresaron a las armas más tradicionales. El único legado notable fue la Guardia Escocesa (Garde Ecossaise), los guardaespaldas personales del rey de Francia, que estaban principalmente armados con el arco.

En el siglo XVI, la mayoría de los arqueros escoceses provenían de la frontera y las Tierras Altas, donde el uso del arco seguía siendo esencial para cazar y lidiar con vecinos problemáticos. A pesar de ambos Jacobo IV y Jacobo V eran entusiastas arqueros no intentaron establecer unidades permanentes de arqueros; cuando el ejército escocés se reunió en 1.513 y 1.547 fueron los montañeses a quienes se les pidió que proporcionaran arqueros.

También hubo un papel para la ballesta en los ejércitos escoceses. Aunque nunca empleada en masa en el campo de batalla en ese período, siguió habiendo un número para su uso por guarniciones y escaramuzadoras. Los registros financieros para el acondicionamiento de la flota de Jacobo V incluían ballestas y paveses. Los jinetes fronterizos retuvieron en su ya impresionante arsenal de armas una versión más ligera de la ballesta llamada “latch”.

Soldados ingleses y escoceses siglo XVI. Autores Liliane and Fred Funcken.

 

Armas de fuego

Las armas de fuego francesas desembarcaron en Dumbarton en julio de 1.513, unos dos meses antes de Lodden, incluían ‘400 arcabuces y 600 culebrinas de mano con sus municiones; pero no estuvieron presentes en la batalla de Flodden, ya que esta registrado que fueron trasladados a Stirling tres semanas después de la batalla. Hay poca evidencia física de que los arcabuces fueran usados en grandes cantidades en la batalla (aunque excavaciones recientes del lugar han encontrado bolas de arcabuz en Piper Hill), y no hay ninguna descripción escrita de que ese arma que se estuviera empleando en 1.513. Eso podría ser porque su presencia no tenía nada de especial y no requería ningún reconocimiento particular, o porque el clima húmedo les obligó a dejarlos en el campamento escocés.

Las menciones sobre el uso de arcabuces aumentaron con el paso de los años. Cuando lord Dacre escribió a Wolsey en 1.522, sobre la acumulación masiva de las fuerzas escocesas bajo Albany, advirtió específicamente que los escoceses estaban armados con 1.000 “hagbusches” montados en caballetes y cargados en carros en barriles, así como una gran cantidad de pistolas. Él pudo haber estado exagerando para apoyar su caso, pero la fuerza que finalmente marchó sobre Wark en el otoño de 1.523 se notó como bien provista de artilleros y ballesteros.

En 1.535, el parlamento exigió que la alta burguesía estuviera armada con “hagbuts” y “hagbuts of crochert” en los alardes o wappinschaws, pero la industria armamentistica escocesa no era capaz de suministrar armas de fuego de buena calidad en cantidades suficientes.

Los comerciantes marítimos fueron encargados de llevar a casa en cada embarcación dos o más armas de fuego o el metal para fabricarlas, así como pólvora y moldes, como pago para desembarcar sus bienes. Los franceses fueron constantemente llamados para proporcionar armas y artilleros a sus aliados escoceses.
Los registros muestran claramente el crecimiento en el despliegue de arcabuceros. El historiador contemporáneo Lindsay de Pitscottie notó que la vanguardia de Walter Lyndsey en Haddon Rig tenía 2.000 lanzas, 500 arqueros y 500 arcabuceros. Una división similar de armas fue empleada en 1.547 por la guarnición de Dundee, donde de los 300 hombres levantados, 200 iban a ser infantería, de los cuales la mitad iban armados con “hagbuttis”. La obstinada guarnición que tenía la abadía de Kelso en 1.545 estaba principalmente armada con arcabuces.

En 1.548, la guarnición inglesa de Broughty Ferry fue enviada de vuelta a las fortificaciones por 1.000 arcabuceros escoceses “montados”, un papel en el que los ingleses seguían utilizando mercenarios extranjeros. Los primeros años del siglo XVI fueron testigos del desarrollo de la pistola de rueda.

El primer registro del empleo de pistolas en la caballería fue en una acción en Haddington en 1.548, cuando un francés hirió a un hombre de armas inglés antes de ser derribado después de no poder cargar su arma a tiempo. La pistola de caballería o “dag” pronto se convertiría en un estándar para la caballería escocesa y los jinetes fronterizos.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2018-08-09. Última modificacion 2018-08-09.