Edad Moderna Guerra Anglo-Escocesa o Rough Wooing (1542-51) Border Reivers

Cargando anuncio...

Antecedentes

Escocia e Inglaterra estuvieron frecuentemente en guerra durante la Baja Edad Media. Durante estas guerras, el sustento de la gente en las fronteras (Marches) fue devastada por los ejércitos contendientes. Incluso cuando los países no estaban en guerra, la tensión se mantuvo alta, y la autoridad real en ambos reinos a menudo era débil. La incertidumbre de la existencia significaba que las comunidades o personas emparentadas entre sí buscarían seguridad a través de su propia fuerza y astucia, y mejorarían sus medios de subsistencia a expensas de sus potenciales enemigos. La lealtad a un monarca débil o distante y la confianza en la efectividad de la ley generalmente hacen que las personas sean blanco de depredaciones en lugar de otorgarles seguridad.

Hubo otros factores que promovieron un modo de vida depredador. Entre ellos estaba el sistema de padre, de modo que muchas personas poseían tierras insuficientes para mantenerse. Además, gran parte de la región fronteriza es un páramo montañoso o abierto, no apto para la agricultura pero bueno para el pastoreo. La ganadería era fácilmente cruzada y llevada de regreso al territorio de los invasores por reivers montados que conocían bien el país. Los asaltantes también a menudo retiraban artículos domésticos fácilmente valiosos o artículos de valor, y tomaban presos para pedir un rescate.

Border reivers realizando correría en 1585. 1 heidman fonterizo bien equipado con borgoñota y coraza; 2 Border reiver con un skull debajo de la gorra, jack y arco; 3 hijo del heidman, lleva una brigadina, un latch (ballesta); 4 infante lowne lleva un capacete, un peto y una alabarda. Autor Angus Mcbride

Las actitudes de los gobiernos inglés y escocés hacia las familias fronterizas alternaban de la indulgencia e incluso estímulo, ya que estas familias feroces servían como la primera línea de defensa contra la invasión a través de la frontera, a un castigo draconiano e indiscriminado cuando su anarquía se hacía intolerable para las autoridades.

Reive” es una antigua palabra en inglés para “robar”, formado del verbo northumbrio y escocés reifen del antiguo rēafian inglés, y por lo tanto relacionado con el verbo arcaico estándar inglés reave (“saquear“, “robar“), y a la palabra inglesa moderna “ruffian“.

Border Reivers regresando con el botin que era principalmente ganado. Autor Bill Ewart de Langholm

Los reivers eran ingleses y escoceses y allanaron ambos lados de la frontera de forma imparcial, siempre y cuando las personas a las que asaltaran no tuvieran protectores poderosos ni conexión con sus propios familiares. Sus actividades, aunque por lo general a un día de viaje de la frontera, se extendían tanto al norte como al sur de sus principales guaridas. Hay informes de que los invasores ingleses llegaron a las afueras de Edimburgo, y las redadas escocesas se conocieron en el sur de Yorkshire. El más grande de ellos fue The Great Raid of 1.322, durante las guerras de Independencia de Escocia, donde llegó al sur hasta Chorley. La principal temporada de incursiones transcurría durante los primeros meses de invierno, cuando las noches eran más largas y el ganado y los caballos estaban gordos por haber pasado el verano pastando. Los números involucrados en una redada podían variar desde unas pocas docenas hasta campañas organizadas que involucran hasta 3.000 jinetes.

Cuando asaltaban, o montaban, como se denominaba, los reivers montaban los robustos y duros ponies famosos por la capacidad de abrirse paso sobre las pantanosas tierras como los cobs, hobbies y los galloways.

Para defenderse los jefes de los clanes vivían en castillos y torres desde donde se protegían de los clanes rivales, los habitantes ricos de la frontera vivían en casas fortificadas (bastle houses), para su seguridad contra asaltantes, era de dos plantas e inmensamente fuerte para su tamaño relativamente pequeño, tenía unas paredes de piedra de más de un metro de grosor. La planta baja era abovedada para evitar materiales inflamables y alojaba al ganado mas valioso. La planta superior era la vivienda a la que se accedía por una escalera escalera exterior que se retiraba durante la noche, las ventanas eran pequeñas y a veces eran solo aspilleras para las armas.

Asalto a una casa fortificada (bastle house) por los reivers en 1595. Se puede apreciar el techo abovedado de la planta baja para evitar incendios, el acceso a la vivienda mediante una escalera y las pequeñas ventanas con rejas de hierro. Autor Graham Turner

 

Asalto de los border reivers a una casa fortificada (bastle house). Era la tipica casa fronteriza, se observa que tiene ventanas pequeñas y la entrada alta a la que se accede con una escalera. Autor Graham Turner

 

Clanes de los reivers

Los reivers se asociaban en clanes familiares conocidos por el apellido del clan. Hay 77 apellidos predominantes que puede decirse que han sido Reivers. El jefe del clan vivía en un castillo y poseía numerosas torres. Algunos de los nombres de los clanes aún son comunes en toda la zona fronteriza, los más conocidos son:

Armstrong (o Armstrang). Los Armstrong dominaron la Marcha Oeste Inglesa y la Marcha Este Escocesa. Fue el clan más temido en la frontera. En 1.528 podían poner 3.000 hombres en la silla de montar. Algunos de los nombres famosos de Armstrong fueron Johnnie Armstrong, Kinmont Willie Armstrong, Sim Laird, Will III Armstrong y Sandie su hijo, Dick of Dryhope, Jock of the Side.

Border reivers dejando el castillo de Langholm del clan Armstrong. Estaba situado en la confluencia de los rios Ewes y Esk. Autor Bill Ewart de Langholm

 

Border reivers protegiendo el castillo de Langholm del clan de los Armstrong. Autor Bill Ewart de Langholm

Bell: inglés y escocés. Un gran apellido de la Marcha Oeste Escocesa, particularmente hostil a los Graham.

Burn o Bourne. Escocés de Teviotdale del Este. Una de las familias más depredadoras y viciosas de la Marcha Media escocesa, cuyas redadas y asesinatos alcanzaron su apogeo en la década de 1.590 cuando estaban bajo la protección de Robert Kerr. Eran los peores de los reivers de Teviotdale del Estey se supone que mataro a 17 Collingwoods en venganza por la muerte de uno de sus propios hombres. Nombre notable: Geordie Burn.

Charlton (Carleton). Era una familia inglesa aunque el nombre aparece también en el sudoeste de Escocia. Eran una de las familias más duras e intratables del lado inglés y alternadamente se aliaban con los escoceses en el oeste. Estaban enfrascados en una amarga venganza con los escoceses de Buccleuch.

Croser (Crosar, Crozier). Mayormente escocés. Una familia pequeña pero dura a menudo asociada con Nixons y Elliots y con frecuencia aliada con Inglaterra. Algunos nombres notables: Wild Will Croser, Nebless (sin nariz) Clemmie, Martin Clemmie.

Elliot. Era escocés. Menos numerosos que los Armstrong con quienes frecuentemente se aliaron pero tan depredadores como cualquier clan en la frontera. Ocasionalmente bajo protección inglesa, recibieron un subsidio de la reina Isabel durante su lucha con los escoceses. Nombres notables: Martin Elliot de Braidley, Little Jock of the Park, Robin de Redheuch, Archie Fire the Braes, William de Lariston, Martin Gibb.

Forster (Forrester, Foster). Mayormente inglés. Los Forsters escoceses se casaron con los ingleses. Los ingleses Forsters se aliaron con los Humes. Nombres notables: John Forster, Red Rowry, Will de Rowry.

Graham. Mayormente ingleses, pero listo para estar en ambos lados. Originalmente era escocés. Al lado de los Armstrong, los Graham probablemente fueron la familia más problemática en la frontera. Sus dos lealtades causaron confusión. Hubo un tiempo en que fue la familia más numerosa en la Frontera Oeste, con 500 jinetes en 13 torres en 1.552, fueron salvajemente perseguidos en el reinado de Jacobo VI y I. Nombres notables: Richie de Brackenhill, Jock de Peartree, Will de Jock y muchos más.

Las marchas (marcas o zonas fronterizas entre Escocia e Inglaterra. Situacion de los diferentes clanes

Hall. Inglés y escocés. Hubo un tiempo en que los más poderosos de Redesdale fueron odiados y temidos por ambos lados. En 1.598, en un incidente, los Halls escoceses y los Rutherford fueron señalados por los oficiales ingleses como dos apellidos a los que no se les debería dar un cuarto.

Hume (Home). Escocés. Un gran nombre en la historia escocesa y fronteriza, los Humes lograron una distinción extraordinaria como la única familia fronteriza que reclamaría la dominación continua en su propia Marcha. Por lo general, tenían la Marche Este Escocesa, y aunque con frecuencia tenían problemas con la Corona, nunca perdieron su eminencia e influencia.

Irvine. Escocés. Contribuyó mucho al desorden general a pesar de su pequeño número. Nombre notable: Willie Kang

Johnstone (Johnston, Johnstoun). Escocés, pero posiblemente de origen inglés. Reivers poderosos y también frecuentes guardianes. Su disputa con los Maxwell fue la más larga y sangrienta en la historia de la frontera.

Kerr (Ker, Carr, Carre). Escocés. Los Kerrs eran (con los Scotts) el clan principal de la Marcha Media Escocesa y con frecuencia fueron guardianes de los misma. Ninguna familia era más activa en la zona.

Maxwell. Escocés. La familia más fuerte en la Marcha Oeste Escocesa hasta que los Johnstones redujeron su poder en el siglo XVI. Los Maxwells a menudo fueron guardianes.

Castillo de Caerlaverock, construido 1270. Fue uno de los castillos más impresionantes de Escocia. Sede de la familia Maxwell durante más de 400 años, se encuentra en la desembocadura del río Nith, es de planta triangular, único en Escocia, está rodeado por una alta muralla de cortina con torres redondas en cada esquina, protegido por un doble foso.

Scott. Escocés. Una de las familias más poderosas de toda la frontera, tanto como reivers y como oficiales. Nombres notables: Walter Scott de Buccleuch, su nieto conocido diversamente como el Buccleuch intrépido, la maldición de Dios, etc.), Walter Scott (Auld Wat) de Haren.

Castillo Hermitage residencia del clan de los Scotts. Autor Graham Turner

 

Torre Dryhope, una fortaleza del clan Scott construida a mediados del siglo XVI que se encuentra cerca de St Mary’s Loch en Selkirkshire. Se aprecian los edificios secundarios y pajares dentro de la barmkin (recinto protegido) y, cerca, los campos cultivados y un molino de agua. La torre vivienda tiene la entrada el primer piso y se accede a través de una escalera de madera que se podría desmontar rápidamente en tiempos difíciles, la escalera de caracol que da acceso a los pisos superiores y las armas y armaduras almacenadas al alcance de la mano de los defensores. Autor David Simon

Había otros muchos menos importantes pero a modo de resumen se expone los clanes según las Marchas:

Marcha Este:

  • Escocia: Trotter, Dixon, Bromfield, Craw, Cranston.
  • Inglaterra: Selby, Gray, Dunne.

Macha Media:

  • Escocia: Young, Pringle, Davison, Gilchrist, Tait, Oliver, Turnbull (Trumble), Rutherford, Douglas, Laidlaw, Turner, Henderson.
  • Inglaterra: Ogle, Heron, Witherington (Woodrington), Medford, Collingwood, Carnaby, Shaftoe, Ridley, Anderson, Potts, Lee, Hedley, Dodd, Milburn, Milenrama, Stapleton, Stokoe, Stamper, Wilkinson, Hunter, Thomson, Jamieson

Marcha Oeste:

  • Escocia: Carlisle, Beattie (Baty, Batisoun), Little Carruthers, Glendenning, Moffat.
  • Inglaterra: Lowther, Curwen, Salkeld, Dacre, Harden, Hodgson, Routledge, Sastre, Noble.

 

Border reider famosos

Johnnie Armstrong

Johnnie Armstrong, laird de Gilnockie o Hollows, era un notorio bandolero escocés que intimidó grandes franjas de la frontera inglesa y extorsionó mediante el chantaje hasta el sur de Newcastle-upon-Tyne. La tradición dice que confinó sus depredaciones al lado inglés de la línea.

En 1.528, se informaba que en tiempos de problemas, el temible Armstrong y su confederación eran capaces de reunir a más de 3.000 jinetes y poco después, alardeó de que “no los ordenaría ningún rey de Escocia o Inglaterra“. En el verano de 1.530, en respuesta a esta creciente anarquía, el joven rey Jacobo V hizo planes para castigar a los principales malhechores de Liddesdale y Teviotdale, uno de los cuales era el famoso John Armstrong, cuyo prestigio, riqueza y creciente poder se estaban convirtiendo en una causa de mayor preocupación para el Rey y, además, los enemigos de Armstrong habían propagado un rumor de que había prometido “llevar esa parte de Escocia, bajo la obediencia de los ingleses y él mismo podría estar bien considerado para ese servicio“. Jacobo en consecuencia emitió una proclamación según la cual convocaba a todos los jefes de los clanes en las fronteras, asegurando el perdón si se sometían a la voluntad del rey.

Acompañado por un gran séquito de sus nobles, el Rey cabalgó a través de sus marchas (marcas) fronterizas, dispensando justicia y cazando a medida que avanzaba. Al llegar a Carlenrig en Teviotdale, James invitó a Johnnie Armstrong a encontrarse él. Gilnockie debidamente aceptó la invitación y con sus seguidores cabalgó desarmado para encontrarse con el Rey Él y sus hombres fueron inmediatamente capturados y ejecutados sin juicio. Aunque el ahorcamiento de Johnnie y sus compañeros en Carlenrig inicialmente sacudió a los Armstrong, pronto recuperaron su fuerza y continuaron siendo una de las familias de jinetes más temibles en la frontera.

Torre de Johnnie Armstrong en Gilnockie Tower, con los reivers regresando de un raid. Autor G. Cattermole

 

Batalla de Dryfe Sands (7 de diciembre de 1.593)

Fue una batalla entre los clanes Maxwell y Johnstone de Escocia, en 1593, a unos 3 kilómetros al oeste de Lockerbie el 7 de diciembre de 1593. Los Johnstones casi exterminaron a los Maxwell implicados en la batalla, dando lugar a la expresión proverbial “Lockerbie Lick“.

Durante el siglo XVI, los clanes Johnstones y Maxwell compitieron por la primacía de la Marcha Oeste Escocesa. Los jefes de los clanes Johnstone y Maxwell sirvieron en varias ocasiones como guardianes de la marcha. Sus respectivos clanes continuaron una disputa sangrienta durante casi un siglo. A finales de 1.593, John, séptimo lord Maxwell, conde de Morton y guardián de la Marcha Oeste Escocesa, reunió a 2.000 jinetes armados y, mostrando el estandarte del rey, invadió el distrito montañoso de Annandale, tierra de los Johnstones. Cualquiera que sea el motivo oficial, la intención personal de lord Maxwell fue de una vez por todas destruir a los antiguos enemigos y rivales de su familia por el poder en el suroeste de Escocia.

James Johnstone de Dunskellie, jefe de los Johnstones, había sido advertido por los Cummertrees de que el ejército de Maxwell se aproximaba y de su tamaño, se dio cuenta de que su clan pronto tendría una lucha desesperada por su existencia. Pidió ayuda a los ingleses, Grahams, Scotts, Carrutherses, Irvings, Elliots, Bells, y rápidamente levantó una fuerza de unos 800 efectivos. Lord Maxwell había ofrecido a sus seguidores una recompensa por la cabeza o la mano del laird de Johnstone, y James por su parte ofreció a sus seguidores una recompensa por la cabeza o la mano de lord Maxwell.

El capitán Oliphant, líder de una partida avanzada de los Maxwell, fue emboscado cerca de Lochmaben por los Johnstones. En la escaramuza, Oliphant fue muerto, y el resto de sus fuerzas se refugió en Lochmaben Kirk. Sin embargo, algunos Johnstones prendieron fuego al edificio, lo que obligó a los Maxwell a rendirse.

El ejército principal de lord Maxwell acampó cerca de Skipmyre, en una colina. Un día después, tomó la margen izquierda del río Dryfe, y se acercó al pueblo Johnstone de Lockerbie cerca de un lugar llamado Dryfe Sands. James mantuvo a la mayoría de sus hombres ocultos, pero envió un puñado de jinetes para provocar a la vanguardia de Maxwell, luego se retiró. Cuando la vanguardia rompió filas en su persecución con fuertes gritos de victoria, el cuerpo principal de Johnstones hizo una carga repentina y desesperada, tomando a los Maxwell por sorpresa y la vanguardia se precipitó hacia la fuerza principal desorganizándola. Esto permitió que la fuerza principal de Johnstone atacara al ejército principal de Maxwell, lo estaba desorganizado y confundido. Los lairds de Drumlanrig, Closeburn y Lag se alejaron del campo de batalla, presumiblemente seguidos por muchos de sus hombres. El ejército de Maxwell fue destruido, y el mismo Maxwell fue muerto por William Johnstone de Kirkhill, o posiblemente por James Johnstone.

Los Johnstones entonces persiguieron salvajemente a sus enemigos por las calles de Lockerbie y en las aguas del río Dryfe, matando a unos 700 de los Maxwell y cortando a otros con golpes de espada hacia abajo que causaron horribles heridas faciales conocidas como “lametas de Lockerbie“.

En medio de la carnicería, lord Maxwell suplicó misericordia y se ofreció a rendirse, pero los Johnstones le cortaron el brazo extendido y lo mataron. Se dice que el laird de Johnstone colocó la cabeza y la mano derecha de Lord Maxwell en las almenas de la torre de Lochwood como sangrientos trofeos de la abrumadora victoria de Johnstones en la batalla de Dryfe Sands.

 

Richie Graham

Operando en una escala algo menor que Johnnie Armstrong estaba Richie Graham, un bribón deshonesto, falsificador y gran extorsionador que controlaba su imperio criminal desde su casa en la torre en Brackenhill en el lado inglés de la March del Oeste. El Guardián de la Marcha, Lord Scrope, estaba continuamente atormentado por las actividades de los notorios Graham, un apellido muy famoso entre los fronterizos por su disposición marcial y en particular por Richie Graham de Brackenhill.

Graham era un famoso ladrón de caballos, una vez robó 80 caballos del Preboste de Falkland en Fife. Había, sin embargo hecho un recorrido más lucrativo en su incursión al norte del río Forth, en el que se hizo con 5.000 en oro y plata, que utilizó para falsificar moneda del reino. En el último piso de su torre de Brackenhill empleó a un “coyner” que convirtió el oro y la plata en una riqueza incalculable para el reiver sin escrúpulos.

Richie Graham chantajeó a los campesinos de las tierras de Gils tierra y del Esk inferior, prometiéndoles protección del reiver de los valles de la frontera escocesa a cambio de bienes o dinero. La gente local vivía en constante peligro, pero no siempre tenía los medios para pagar. A menudo se les recordaba su compromiso poniendo una lista de sus nombres clavados a la puerta de la iglesia Arthuret en la actualidad Longtown, un pequeño y encantador mercado de la ciudad en el lado inglés de la frontera. Muchas de las personas que acudían a los servicios en Arthuret, se encontraban con el desolador recordatorio.

Campesinos entregando dinero por su “protección” de un border reiver, a veces conchavados con las autoridades locales. Es de notar la construcción robusta de la casa con las ventanas pequeñas y la escalera que permitía el acceso a la entrada, que se encuentra muy por encima del nivel del suelo. Autores Gerry & Sam Embleton

En abril de 1.596, Richie Graham participó en el rescate de Kinmont Willie Armstrong, el más infame de los reivers de la frontera escocesa, desde el castillo de Carlisle. Aunque el inglés, acogió con agrado la participación, viéndolo como un medio para derrocar a la autoridad inglesa en la Marcha del Oeste de Inglaterra. El guardián de la Marcha Oeste Inglés, Thomas Lord Scrope, era un dolor en el lado del clan Graham no tanto por su capacidad de prevenir sus vidas del crimen sino porque a menudo tenía información de las redadas contempladas con el resultado de que tenían que ser abortadas.

La implicación con los clanes escoceses era un caso de traición a los ojos de los ingleses, pero Richie Graham conspiró con ellos antes del rescate y hasta entró en el castillo de Carlisle para impugnar cualquier defensa de sus propios compatriotas.

Tras el exitoso rescate de Kinmont, hubo quienes eran propensos a deshacerse de los nombres de los conspiradores, incluido el de Richie Graham. Dos de estos fueron llevados ante Thomas lord Scrope para dar evidencia sobre el plan para liberar a Kinmont. Fueron amenazados por Richie Graham. Envió un mensaje a Andrew Graham diciendo que, a menos que negara lo que había dicho anteriormente como prueba, “ni él ni ningún otro de sus hijos quedarían con vida“.

Richie fue llevado ante el Consejo Privado en Londres por cargos que se remontaban a un asesinato de 1.584 y su conspiración y traición a causa del caso Kinmont. ¿El resultado? Él no fue castigado.

¿Por qué? Los Graham como clan fueron vistos como una fuerza poderosa en la región norte del reino de Isabel I. Eran un amortiguador contra los escoceses en un momento en que la hostilidad entre ambos países hervía a fuego lento justo bajo de la superficie de una paz incómoda.

 

Raid de Redeswire o batalla de Carter Bar (7 de julio de 1.575)

El Redeswire era una carretera que cruzaba el río Rede, esencialmente siguiendo el río hasta la cabeza de Redesdale, subiendo por la cuenca del río Rede y cruzando hacia Escocia. Los protagonistas llegaron a la escena de la batalla sin duda haber seguido el Redeswire desde sus respectivos puntos de partida, pero la pelea no tuvo lugar en el camino. Tuvo lugar en un punto debajo de una cresta del paso de Cheviot, que entra en Redesdale por encima de la aldea de Carter Bar, de ahí su nombre propio.

La batalla fue conmemorada en una “balada de la frontera” llamada “Raid de Reidswire“, que es cómo se llegó a conocer con ese nombre. Walter Scott también escribió un relato de la batalla, sin embargo, los bandos opuestos se encontraron en Carter Bar en una reunión organizada bajo lo que se suponía que era un día tregua, por lo que definitivamente no hubo incursiones transfronterizas.

La reunión se programó inicialmente para Kemelspeth, pero posteriormente se reordenó por conveniencia de los escoceses. Iba a ser entre los respectivos guardianes de las Marchas, irónicamente, los nobles responsables de mantener la paz en la frontera. Este tipo de reuniones eran acontecimientos bastante regulares en tiempos de relativa paz, donde la violencia se limitaba a robar y saquear al otro lado de la frontera: el pasatiempo habitual en la zona fronteriza.

El objetivo de tales reuniones era aclarar las quejas de cada lado y resolver cualquier disputa. Los guardianes de la marchas fronterizas se reunían una vez al mes, aunque también lo hacían cuando había un hecho extraordinario. Normalmente se celebraban cerca de la frontera y empezaban al amanecer y todas las personas que acudían tanto para tomar parte como espectadores tenían un salvoconducto hasta el nuevo amanecer. Era obligación de los guardianes de las marchas llevar a los acusados, que quedaban libres si eran declarados inocentes. A veces eran considerados como días festivos, donde acudían músicos, vendedores y taberneros.

Día de tregua en la frontera anglo-escocesa en 1.590. 1 Guardian de la Marcha Inglesa; 2 guardian la Marcha Escocesa; 3 el clark u oficinista buscando un documento; 4 heidman de la frontera. Autor Angus McBride

John Carmichael era el segundo guardián de Liddesdale, representando al guardián Escocés y llegó al Carter Bar con una pequeña banda de piqueros y arcabuceros. Estos eran predominantemente hombres de Liddesdale, dirigidos por Elliots y con otros de Teviot, Rule Water y Hawick. También hubo Turnbulls y Rutherfords presentes desde Jedburgh.

John Forster era el guardián de la Marcha Media de Inglaterra y llegó con George Heron de Chipchase, el guardián de Tynedale y Redesdale, y una fuerza considerable compuesta principalmente por arqueros. Forster era conocido por el doble trato y Carmichael sabía que no se podía confiar en él, aunque no se podía evitar la reunión. Para empeorar las cosas, el contingente escocés incluía a miembros de la familia Crozier, que eran archienemigos de los Fenwicks ingleses de Wallington. Cualquier tipo de argumento podría desencadenar el barril de pólvora si los asuntos no se manejaban correctamente. La arrogancia y la cabeza fría se establecieron para gobernar el día, particularmente la de Forster, el guardián inglés.

En el curso de los procedimientos, en la lista se encontraba un notorio filibustero inglés llamado Farnstein. Forster afirmó que era un fugitivo de la justicia, después de lo caual Carmichael, tomando esto como un pretexto para evitar el pago, gritó: “juega limpio“. Forster replicó con algunos insultos anglosajones e insinuaciones sobre la familia y el pedigrí de Carmichael. Su séquito, principalmente hombres de Redesdale y Tynedale, tal vez en busca de alguna vieja excusa, reaccionaron en apoyo al descargar una lluvia de flechas contra los escoceses. Todo el infierno se desató.

A pesar de que los ingleses comenzaron la refriega con un ataque cobarde y superaban considerablemente en número a sus enemigos, los escoceses finalmente obtuvieron lo mejor del conflicto. Varios guerreros fronterizos notables se nombran en la ‘Balada’, incluso George Douglas de Bean Jeddart, Rutherford de Hundlie, y Sir Andrew Turnbull de Bedrule sobre Rule Water. Las bajas en el lado inglés incluían a George Heron, su hermano John y muchos otros nobles ingleses notables, y Fenwick de Wallington quedó gravemente herido. Los prisioneros fueron llevados a Dalkeith, pero el regente Morton, que gobernaba para el joven rey Jacobo VI, tenía los ojos puestos en la sucesión de Isabel I y, como consecuencia, los trató bien y finalmente los envió a casa.

Actualmente, todos los años en junio-julio, las personas de Jedburgh celebran el festival de Callants, que se inauguró en 1.947. El festival es parte de los paseos comunes, que en estos días celebran las historia de la frontera y las leyendas, y conmemoran la tradición.

 

William Armstrong de Kinmont o Kinmont Willie

William Armstrong de Kinmont o Kinmont Willie, era un delincuente fronterizo y forajido activo en el país fronterizo anglo escocés en las últimas décadas del siglo XVI.

Quizás el más conocido de los reivers fronterizos, el primer ataque registrado de William Armstrong de Kinmont fue contra las Milburns de Tynedale en agosto de 1.583, cuando Armstrong probablemente tenía unos 40 años. En 1.585, acompañó a la campaña del conde de Angus contra el conde de Arran y saqueó a Stirling. Ocho años más tarde estaba nuevamente en Tynedale con 1.000 hombres, llevándose más de 2.000 bestias y 300 libras en botín.

Armstrong fue capturado por las fuerzas de la guardia inglesa de la Marcha Oeste en violación de un día de tregua en 1.596. En el día de la tregua, todos los que asistieron para presenciar los juicios penales recibían un salvoconducto durante un día y hasta la siguiente salida del sol. Kinmont, un testigo de los juicios, fue tomado contra la la costumbre de la frontera y encarcelado en el castillo de Carlisle. Walter Scott de Buccleuch (“el audaz Buccleuch”), guardián escocés de Liddesdale en cuya tierra se había producido el arresto, protestó ante el guardián inglés, Thomas Scrope, 10 º barón Scrope de Bolton.

Cuando Scrope se negó a liberar a Armstrong, Buccleuch planeó una audaz incursión para rescatarle, durante una carrera de caballos en Langholm el 13 de abril de 1.596, una fuerza de Ellists, escoceses, Armstogs y Grahams se reunieron en Morton en la tierra de Babateable. Dirigidos por Buccleuch se dirigieron al castillo.

La obscuridad y una noche lluviosa proporcionó la cobertura y la partida pronto cubrió las 10 milla (16 km) a Calise. La vanguardia de unos 30 a 40 hombres encabezaba la partida, detras equipados con palancas y escaleras le seguía el cuerpo principal, más atrás la retaguardia tomaba posiciones para cubrir la retirada si las cosa salía mal.

Cruzaron el río Eden y llegaron al castillo de Carlise, solo para darse cuenta de que las escaleras eran cortas para escalar la muralla. Desencantados tuvieron suerte de encontrar una pequeña puerta y decidieron romperla. Debido a la lluvia, los guardias se habían refugiado dentro, y Buccleuch y sus hombres entraron en el castillo sin ser detectados.

Buccleuch fue el quinto hombre en entrar en el castillo y animó a sus hombres, pronto encontraron la cámara donde estaba alojado Kinmont. Aunque se dio la alarma, se llevaron a Kinmont Willie con ellos, pronto estuvieron fuera del castillo. Con la fuga cubierta por la retaguardia, rápidamente cruzaron el río Eden y entraron en Escocia.

Rescate de Kinmont Willie 1596: 1 Walter Scott de Buccleuch, guardian de Liddesdale saludando a Kinmont (2) que está encadenado y es llevado por un hombre fuerte conocido como Red rowan (3), protegido por border reivers (4 y 5). Autor Angus McBride

 

Rescate de Kinmont Willie 1596. Huyendo a galope del castillo de Carlise despues de cruzar el río Eden. La retaguardia protege la huída. Autor Bill Ewart de Langholm

El incidente causó un gran escándalo en ambos lados. Isabel I de Inglaterra estaba furiosa porque una de sus fortalezas fronterizas había sido asaltada en un momento en que existía paz entre Inglaterra y Escocia. Su relación con Jacobo VI de Escocia fue probada. Isabel exigió que Buccleuch apareciera en su corte en persona. Jacobo se encontraba atrapado entre la lealtad a los escoceses, quienes se mantuvieron firmes en que Buccleuch no había hecho nada malo al rescatar a un hombre que había sido capturado ilegalmente y su deseo de complacer a su benefactora inglesa, la reina Isabel. Buccleuch finalmente cabalgó libremente desde el rey Jacobo hasta la reina Isabel. Después de su audiencia, la reina Elizabeth dijo: “Con diez mil hombres así, nuestro hermano en Escocia podría sacudir los tronos más firmes de Europa“, y le permitió partir.

En 1.600, Armstrong atacó el pueblo de Scotby con 140 jinetes, quemando y tomando prisioneros y ganado. En 1.602 montó su última incursión, al sur de Carlisle siendo hecho prisionero. Todavía estaba vivo dos años más tarde, y sus cuatro hijos que ayudaron a sacarlo del castillo de Carlisle son nombrados con frecuencia en las redadas fronterizas posteriores. La leyenda supone que murió en su lecho de vejez, en algún momento entre 1.608 y 1.611. La historia de la incursión en el castillo de Carlisle se cuenta en la balada “Kinmont Willie”.

 

Geordie Burn

Más abajo en la escala en esta jerarquía criminal estaba Geordie Burn, un matón común, levantador de infiernos, asesino, mujeriego e, inevitablemente, carne de horca.

Su carrera llegó a un abrupto final una noche oscura cuando fue atrapado en un emboscada por soldados bajo el mando de Robert Carey y le sorprendieron mientras manejaba ganado robado.

Captura de Geordie Burn el 14 de septiembre de 1596. Geordie Burn lleva un jack (chaleco con placas) y desafortunadamente para él, no lleva casco, empuña una pistola de rueda con hacha. Los soldados están ligeramente protegidos, pero bien armados. El hombre de la izquierda, que está atacando a Burn, usa un yelmo tipo borgoñota y está armado con una espada y una pistola de rueda, mientras que el soldado en el el primer plano descarga su mosquete con efecto devastador. Autores Gerry & Sam Embreton

Él fue condenado por su propia confesión en la noche antes de la ejecución, Carey, que en ese momento era sirviendo como viceguardian de la Marcha Este ingless, disfrazado de uno de sus propios soldados y con dos de sus sirvientes visitó a los condenados en su celda.

Charlando amablemente con ellos, Geordie le dio un franco y en última instancia, maldito resumen de su vida malgastada: dijo, que había vivido lo suficiente como para hacer tantas maldades como había hecho, y nos dijo que había yacido con más de 40 esposas de hombres tanto en Inglaterra como en Escocia; y que él había matado a 7 ingleses con sus propias manos, asesinándolos cruelmente; que había pasado toda su vida prostituyéndose, bebiendo, robando y tomado venganza profunda por ofensas leves. Habiendo escuchado la confesión de los condenados, Carey sintió que no podía aguantar un hombre tan malvado, y Geordie Burn fue condenado a muerte en Berwick en la mañana, muy temprano del 16 de septiembre de 1.596.

 

Equipamiento de los reivers

A juzgar por los estándares militares del siglo XVI, el equipo del reivers ha sido descrito como algo básico y misero y en un conjunto de las marchas inglesas en 1.584, un número considerable de jinetes se informaba que estaban equipados con no más de jack (chaleco de placas), gorro y lanza. Once años después, sin embargo, en la Marcha Media Inglesa, algunos soldados al menos estaban equipados con armadura de plaite (placas cosidas), cascos de hierro, skulls (cascos semiesféricos), lanzas, espadas y dagas, y arcos. Poco después, el obispo de Durham recomienda a lord Burghley que, idealmente, el equipamiento de un jinete debía constituir en un yelmo de hierro, una armadura de plaite (placas cosidas), perneras y braceras de plaite, botas y espuelas; una espada escocesa corta y una daga, un staffe de jinete y una pistolera.

En el lado escocés de la frontera, una ley del Parlamento esperaba que los hombres llevasen buklairs (escudos redondos) y sweirds (espadas), speirs (lanzas), jedburghstavis (arma astil), hagbuttis (arcabuces) y daggis (pistolas de rueda). Sin embargo muchos reivers sin duda salían a las redadas simplemente usando su ropa de diario, tal vez con un jubón de cuero resistente, y armado con no más de una lanza o staffe. También hay evidencia de que muchos reivers ingleses llevaban el fiable arco largo, mientras que algunos escoceses favorecían el uso del latch (una pequeña ballesta) popular entre los jinetes. Para aquellos que se lo podían pagar, la prenda protectora más popular usada en las marchas fronterizas era el jack de plaite (chaleco de placas cosidas). El uso de esta prenda fue confirmado por William Patten, un observador que acompañó al duque de Somerset en la gran expedición militar a Escocia en 1.547. En el campo de batalla de Pinkie Cleugh, Patten informó que los escoceses, incluidos muchos de su nobleza, estaban “vestidos con chaquetas lyke, y además que muchos llevaban espadas … de excelente temple … hechas para rebanar”. Por lo general, la protección de las piernas, brazos y el jack (chaleco) estaban construidos a partir de dos o tres capas de acolchado de paño entre los cuales se cosían pequeñas placas de hierro, el conjunto estaba sujeto a un material robusto, como fustán (tela gruesa) o cuero. Siendo menos engorroso que una armadura y ofrece una protección efectiva contra cortes y tajos, el jack era ideal para las actividades de un jinete ligero, también empleaban coraza (peto y espaldar) y a veces solo el peto.

A pesar del creciente uso de armas de fuego a fines del siglo XVI, todavía la malla tenía su lugar en el campo de batalla. Mientras que las escaramuzas contra una fuerza inglesa de arqueros y arcabuceros, de Beaugue nota que cuando se unieron a la batalla, “Nuestros soldados redoblaron sus golpes, y espada en mano irrumpieron contra el enemigo con una furia inexpresable”. Tuvieron muy pocas pérdidas por combate, ya que los ingleses estaban equipados con cascos y cota de malla.

Equipamiento de los border reivers siglo XVI: 1 burgoñota; 2 morrión combado; 3 capacete; 4 yelmo semiesférico o skull; 5 empuñaduras de espadas; 6 espada y sujeción; 7 puñales ballock; 8 pequeña ballesta o latch; 9 lanza; 10 pistola de rueda o dagg; 11 jack (chaleco de placas metálicas), 12 silla de montar con dos pistoleras para daggs; 13 equipo completo de un reiver listo para una correría. Autores Gerry & Sam Embleton

 

Desaparición de los reivers

En 1.603, Jacobo VI de Escocia se convirtió en Jacobo I de Inglaterra e inmediatamente se puso a unificar a los dos países. Jacobo estaba decidido a tener un reino unido y una prioridad era pacificar al país fronterizo y restaurar la ley y el orden. No perdió tiempo y en abril de ese año emitió una proclamación en Newcastle en su viaje al sur de Londres para su acceso al trono. Las Marchas y los puestos de guardia fueron abolidos. El término “fronteras” fue prohibido y la vieja frontera dejó de existir. Jacobo afirmó que las fronteras eran ahora “el corazón del país” y que “no se debía dar suministro a todos los rebeldes y desordenados, sus esposas o sus niños (bairnes) y que sean procesados a fuego y espada“.

Se aplicaron medidas severas para hacer cumplir la ley y hubo, después de siglos de desorden, la voluntad de ver que la ley se aplicara. Los hombres buscados fueron perseguidos y ejecutados. Ahora estaban sujetos a ‘Jeddart Justice‘, que era una ejecución sumaria sin juicio. Esto fue llevado a cabo con una eficiencia despiadada por los hombres del Rey, 140 de los “ladrones más ágiles y poderosos” fueron ejecutados pocas semanas después de la proclamación de Jacobo.

Todos los fronterizos tenían prohibido portar armas y solo podían poseer caballos de hasta 50 chelines. Privados de sus requisitos básicos, cesaron todas las actividades ilegales. Las familias que rehúsaban eran desposeídas de sus tierras. Sus casas fueron destruidas y la gente esparcida o deportada.

Algunos clanes que habían sido activos reivers abandonaron apresuradamente sus conexiones de reiver y buscaron y encontraron favor con el Rey y se unieron en la subyugación de las antiguas familias de recuperación, a menudo con gran entusiasmo. Muchos fueron recompensados con regalos de tierra, y prosperaron, adquiriendo las tierras de sus antiguos amigos y aliados. Por lo tanto, muchas familias orgullosas e intrépidas se dividieron y dispersaron más allá de su tierra natal.

Los Elliots, Armstrongs y Grahams fueron seleccionados para recibir atención especial. En los días transcurridos entre la muerte de la reina Isabel y la proclamación de Jacobo como rey, se habían aprovechado al máximo, lanzando una incursión masiva en Cumbria, donde robaron casi 5.000 ovejas. Esto fue conocido como ‘Ill Week’. Sin embargo, sufrieron gravemente por ello y esto marcó el comienzo del fin de los reivers.

Los tres clanes pagaron caro por su comportamiento anárquico, siendo exiliados en Irlanda fueron abandonados y forzados a vivir a duras penas entre los páramos y pantanos de Roscommon y Connaught. Se hizo hincapié en que la pena de muerte esperaba a todos los que intentasen regresar. Solo quedaron unas pocas familias, adoptando una forma de vida pacífica. La gran mayoría se mudó a Inglaterra, Irlanda, Estados Unidos y otros lugares, donde sus descendientes viven y prosperan hasta el día de hoy.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2018-08-10. Última modificacion 2018-08-10.