Edad Moderna Guerras Anglo-Holandesas (1652-74) Tercera Guerra Anglo-Holandesa (1672-74). Operaciones 1672

Tercera Guerra Anglo-Holandesa (1.672-74). Operaciones 1.672

Ataques terrestre francés a Holanda

Según lo acordado en el tratado secreto de Dover, Inglaterra se unió a Francia, que había declarado la guerra el 6 de abril de 1.672, declarando a su vez la guerra el 7 de abril, utilizando como pretexto el incidente del Merlín.

Los franceses avanzaron sorprendentemente rápido debido a un nuevo sistema de bases de suministros avanzados ideado por el marqués de Louvois. Un ejército francés de 130.000 efectivos (118.000 infantes y 12.500 jinetes), excepcionalmente acompañado por el propio Luis, desde el 7 de mayo en un solo mes marchó a través de Lieja, evitó la fuerte fortaleza holandesa de Maastricht, avanzó a lo largo del Rin, tomó las seis fortalezas del Rin en Clevveris guarnicionadas con tropas holandesas, y el 12 de junio cruzó el Bajo Rin en el Betuwe, invadiendo así la República y flanqueando la línea Yssel. Como resultado, la provincia de Overijssel retiró sus tropas del ya pequeño ejército de campaña holandés para proteger sus propias ciudades. Poco después, esta provincia capituló ante Bernhard von Galen, el obispo de Münster, que marchó hacia el norte para ocupar Drenthe y sitiar a Groningen.

Guillermo se vio obligado a retroceder a Utrecht con solo 9.000 hombres, pero los burgueses se negaron a preparar la ciudad para la defensa. En cambio, abrieron sus puertas al ejército francés para evitar un asedio. Gullermo se retiró detrás de de la línea del Dutch Water, una inundación deliberada para proteger la provincia central de Holanda, pero las inundaciones aún no estaban listas, habiendo sido ordenadas por los Estados de Holanda solo el 8 de junio y obstaculizadas por aldeas que no deseaban que el agua dañara su propiedad.

La sequía del verano era tan excesiva que el Rin se había convertido en vadeable en tres lugares, que se señaló a los franceses por parte de algunos campesinos de Güeldres, el rey determinó en intentar el paso entre Schenkenschans y Arnhem, cerca de Tollhuys, un pueblo a una distancia de cerca de dos millas de la separación de la rama del río llamado Wahal. El príncipe de Orange, que estaba estacionado con unos 22.000 hombres en Arnhein, y a lo largo de las orillas del Yssel, en lugar de concentrar sus fuerzas para oponerse a la aproximación del enemigo el príncipe envió al general Wurtz, pero con una fuerza muy insuficiente, para ocupar el puesto en el Tollhuys. Los coraceros franceses, liderados por el conde de Guiche y Revel, se metieron en el vado bajo el fuego de la artillería, que, sin embargo, como no había más de diecisiete hombres estacionados en el mismo, no era muy temible. Ellos fueron seguidos por un número de voluntarios, y en poco tiempo la totalidad de la caballería pasó con pérdidas insignificantes. Las tropas holandesas, desanimados y por lo inesperado de la tentativa como por su propia inferioridad en número, fueron rechazadas después de una breve escaramuza. Un puente fue arrojado luego a través del río para la infantería, por lo que este famoso pasaje se llevó a cabo con relativa facilidad y seguridad. Como la posición del príncipe de Orange en el Yssel, que como consecuencia de la sequía era vadeable en la casi la totalidad de su curso, ya no era sostenible, se retiró a Utrecht. La ciudad de Utrecht se entregó sin lucha poco después.

La provincia de Holanda se encontraba en peligro inminente. No tenían ninguna defensa para oponerse a los progresos del enemigo, el ejército del príncipe se había reducido a cerca de 13.000 hombres, dos de las ciudades fronterizas, Woerden y Oudewater, había solicitado garantías de los invasores, y Naardenfue sorprendida por el conde de Rochefort. Si hubiera marchado de una vez a Muyden podría haber ocupado ese pueblo también, un puesto de enorme importancia por su situación, ya que los barcos que viajan a Ámsterdam debían cruzar al alcance de sus cañones. Sin embargo el conde de Rochefort se quedó dos o tres días inactivo en Naarden. Los Estados Generales decidieron entonces mandar una comitiva a Luis XIV para pedir la paz. Sin embargo Ámsterdam se negó a enviar delegados e hizo preparativos para defender la ciudad.

Luis XIV exigió para firmar la paz que todas las prohibiciones y obligaciones impuestas últimamente en los artículos importados de Francia, deben ser retirados, que los católicos deberían gozar del ejercicio público de su religión, y deberían tener la mitad de las iglesias de las provincias. A cambio de las tres provincias que habían conquistado, el rey exigió a todos los territorios de la generalidad, salvo Sluys y Cadsand, también Nimega y sus dependencias, los fuertes de Knodsenburg y Schenk, y Güeldres, todo a la izquierda del Rin, las islas de Bommel y Voorne, con los fuertes de San Andrés, Crévecoeur y Louvestein; Grave, y el condado de Meurs, porque el último de los cuales el príncipe de Orange, a la que pertenecía, debe ser indemnizado por los Estados.

Los Estados debían pagar 20 millones de libras al rey de los gastos de la guerra, y “en reconocimiento a la paz que se complacía en otorgar cuando podría fácilmente extender sus conquistas en su país“, iban a enviar una embajada extraordinaria todos los años a París, con el propósito de presentar al rey una medalla de oro que pesaba una marca, y con una impresión de lo que significa que estaban en deuda con él para la preservación de esa libertad que la asistencia de sus predecesores les había permitido adquirir. Diez días se permitió a la consideración de estos términos, que, sin embargo, fueron rechazadas por unanimidad tanto por los Estados de Holanda y los Estados Generales.

Tercera Guerra Anglo-Holandesa (1672-74). Situación de las batallas navales

Batalla de Solebay (7 de junio de 1.672)

Flotas y movimientos previos

Los terribles desastres terrestres no tuvieron ninguna influencia en sus asuntos marítimos.

Tenía por máxima Johan de Witt y sus partidarios sostener la marina con el mayor esmero, y dar á la armada una preferencia visible sobre el ejército. Las dos violentas guerras que recientemente habían puesto a la República cara a cara con Inglaterra habían ejercitado el valor de los marineros holandeses y mejorado su táctica; Ruyter, era el mejor almirante de su tiempo y la confianza de los marinos era igual a su alegría cuando tenían que servir bajo sus órdenes: por eso aceleró Witt la entrada en la lucha de la escuadra, con la esperanza de dar un gran golpe, capaz de reanimar a los Estados despavoridos, y de sostener su propia autoridad, que empezaba a declinar.

De Ruyter, animado por los mismos motivos, dio la vela con una formidable armada compuesta de 91 naves de guerra y 44 brulotes: á su bordo iba Cornelius de Witt, hermano del Gran Pensionario, en calidad de diputado de los Estados.

La flota anglo-francesa, al mando de James duque de York y del vicealmirante conde Jean II d’Estrées, estaba compuesta por 149 buques de guerra, además de los buques más pequeños.

La flota anglo-francesa había anclado el 6 de junio en la bahía Southwold (llamada Sole Bay o Solebay) cerca de Suffolk para celebrar el aniversario de la restauración de la dinastía Estuardo en Inglaterra.

Mientras la flota estaba anclada, se desconocía donde estaba situada la flota holandesa y por eso Edward Montagu, I conde de Sandwich, en un consejo que se celebró instó del peligro que había de que fueran sorprendidos en la posición que estaban entonces y recomendó encarecidamente que debían levar anclas y salir a la mar. El duque de York, que no quería partir aún, insinuó que el conde hablaba motivado miedo. La opinión del duque, sin embargo, prevaleció en el consejo de dirección, y los preparativos para las fiestas siguieron en curso.

A las 02,30 de la madrugada del 7 de junio de 1.672, una fragata francesa navegó hacia la bahía de Southwold. Informó que la flota holandesa había sido avistada y que estaban a dos horas de distancia. El pronóstico del conde de Sandwich quedaba confirmado. Fue una noticia inquietante e inesperada. Southwold proporcionaba muchos lugares de entretenimiento a los marineros, especialmente las cervecerías de la ciudad, y la mayoría de las tripulaciones disfrutaban de un permiso en tierra para los festejos.

Hubo un llamado urgente a las armas y, a las 05,30 horas, los barcos ingleses fondeados se hicieron a la mar, muchos se vieron obligados a cortar los cables, para poder salir más rápidamente, y formar en orden de batalla. La flota anglo-francesa estaba comandada por Jacobo, el duque de York, que más tarde se convertiría en Jacobo II, y el conde de Sandwich, quienes habían pasado la noche en su cuartel general, Sutherland House, en High Street. Este era uno de los pocos edificios que escapó del gran incendio de 1.659

El almirante holandés se informó de que la flota combinada se encontraba en Solebay, y el 7 de junio a las 08,00 horas, se abalanzó sobre ellos de manera inesperada.

 

La batalla

Los holandeses avanzaron con 91 buques, 44 brulotes, 4.484 cañones y unos 20.700 hombres en tres escuadrones. El escuadrón del almirante Adriaen Banckert en el Zevenwolden (76) se situó a la izquierda del ataque, disponía de 25 buques; el baron Willem Joseph van Ghent en el Dolfijn (84) mandaba el escuadrón de la derecha con 25 buques, mientras que De Ruyter en el De Zeven Provinciën (86) mandaba el escuadrón del centro con unos 30 buques.

Los anglo-franceses disponían de 149 buques, 5.500 cañones y unos 24.000 hombres, también se habían organizado en tres escuadrones: El Escuadrón Blanco formado por franceses mandado por Jean d’Estrées en el Saint Philippe (82), con unos 30 buques y que se enfrentaría a Banckert. El Escuadrón Rojo comandado por el duque de York en el Prince (100) situado en el centro frente a De Ruyter con unos 30 buques. El Escuadrón Azul dirigido por el conde de Sandwich en el Royal James (100) con unos 30 buques frente a van Ghent.

Al haberse presentado la flota holandesa por sorpresa, la Escuadra Azul inglesa, centró todos sus esfuerzos en salir pronto de la bahía, donde De Ruyter hubiera podido fácilmente con sus 44 brulotes destruir las escuadras combinadas, que ni tenían espacio donde moverse, ni estaban en orden, táctica muy prudente que dio tiempo al duque de York y al mariscal d´Estrées para desplegarse.

Sandwich tuvo que sostener un combate vivísimo, y atrajo sobre si un fuerte fuego holandés. Van Ghent murió en el combate y su nave se puso en fuga. La nave insignia de Sandwich, el Royal James (100), echó a pique otra nave que trató de embestirle al abordaje; la misma suerte deparó a tres brulotes en el momento en que pugnaban por pegarse él, y aunque su buque estaba acribillado, y de 1.000 hombres que llevaba a bordo, cerca de 600 cubrían con sus cadáveres los puentes, continuaba haciendo disparos con toda su artillería en medio de la escuadra holandesa; pero un cuarto brulote, más afortunado que los otros, consiguió aferrarse con él, su pérdida era ya inevitable. En vano Eduard Haddok, capitán del Royal James, insistió al conde para que dejara el barco; Sandwich rehusó dejar su bordo, y creyendo ofendido su honor por la temeraria expresión del duque, prefirió una muerte gloriosa a la ignominia.

Batalla de Solebay 28 mayo 1672. Vista de la batalla en el centro, el Escuadrón Rojo inglés del duque de York se enfrenta al escuadron del centro holandés del almirante De Ruyter. Autor Willem van de Velde el Joven

Mientras Sandwich luchaba desesperadamente, De Ruyter había dirigido sus tropas hacía el centro de la flota anglo-francesa. Ruyter señalando con el dedo al buque del duque de York y dijo a sus pilotos: “Ese es nuestro hombre”.

El piloto dirigió la nave hacía la del duque. Durante dos horas estuvieron lanzándose andanadas entre sí hasta que el banco inglés el Prince (100), se encontró tan dañado que el duque de York tuvo que trasladar su bandera a bordo de otro barco el London (96). Banckert, por su parte, inició el ataque al Escuadrón Blanco, que los recibió con cierta apariencia de valentía, pero pronto intentaron escabullirse del combate.

Al parecer Luis XIV había dado órdenes a d´Estrées de no comprometer la flota francesa en el combate con la esperanza de que las flotas inglesas y holandesas se destruyesen mutuamente.

Batalla de Solebay 28 mayo 1672. El Royal James de 100 cañones, buque insignia del conde de Sanwich del Escuadrón Azul, es alcanzado por un brulote e incendiado. Autor Harold Wyllie, National Museum of the Royal Navy, Portsmouth

El duque de York se encontraba en serias dificultades, ya que estaba sosteniendo combate con los barcos dirigidos por Ruyter. La muerte de Sandwich enfureció a lo que quedaba del Escuadrón Azul, que aunque demasiado tarde para el conde, logró hacer caer el ala derecha holandesa en la confusión de tal manera que se vio obligada a retirarse por algún tiempo de la lucha. Esto proporcionó a Joseph Jordan, que había logrado ahora al mando del Escuadrón Azul, una oportunidad de unirse con el Rojo, con el fin de ayudar al duque de York, quien, al ser abandonado por los franceses, había sufrido mucho con los disparos de gran alcance de los dos escuadrones del enemigo con De Ruyter y Banckert. En este conflicto, Cornelius Evertzen, el almirante de Zelanda, murió, y el propio De Ruyter fue herido y escapó por poco de morir quemado por el fuego de los buques ingleses. Su barco se vio en tal estado de incapacidad que se vio obligado a ser remolcado fuera de la línea. El flanco derecho holandés se recuperó y se abalanzó a la ayuda de sus comandantes, y lo que les salvó de la destrucción.

Batalla de Solebay 1672. El rey inglés Carlos II recibiendo a la flota en su yate después de la batalla. Autor John Bentham-Dinsdale

La batalla continuó hasta las 21,00 horas ya de noche, cuando la flota holandesa estaba terriblemente dañada y se vio obligada a retirarse, la escuadra anglo-francesa había sufrido en el mismo grado y no estaban en condiciones para su persecución.

 

Secuelas

Aunque ambas partes reclamaron el triunfo, éste sin duda se inclinó a favor de los holandeses, que sufrieron una pérdida algo inferior a la de sus antagonistas, y tuvo la satisfacción, por otra parte, de evitar el acceso a Zelanda de las flotas combinadas, que hubiera sido la consecuencia inmediata de una derrota.

Los holandeses perdieron sólo 3 barcos, uno de los cuales fue incendiado, hundido otro, y el tercero tomado. Su pérdida en los hombres se supone que habían sido muy grandes, pero la publicación de la misma fue prohibida por los Estados.

La pérdida por parte de Inglaterra fue bastante más grave. 2 de sus buques fueron quemados, 3 hundidos, y 1 tomado. Tuvieron alrededor de 2.000 bajas entre muertos y heridos: entre los principales fueron Fretcheville, almirante en el Cambridge; el capitán Digby del Henry; el capitán Piercy del St. George; el capitán Waterworth del Anna; John Fox del Prince, el capitán Harman del Triumph; muchas otras personas de distinción. Pero el destino del valiente conde de Sandwich se lamentó en particular.

Esta batalla y la rotura de más diques por parte holandesa hicieron que la guerra se alargase y no terminase con una rápida victoria anglo-francesa.

Guillermo de Orange aprovecho la coyuntura para resultar en julio elegido como estatuder de las provincias de Holanda y Zelanda y capitán general vitalicio de los Estados Generales. Los hermanos de Witt esperaban que esta batalla afianzase su autoridad, sin embargo el 20 de agosto ambos hermanos fueron acusados como culpables de la falta de preparación del país y del desastre sufrido y fueron asesinados por un grupo de orangistas.
Las flotas holandesa y anglo-francesa volverían a encontrarse en la batalla de Schooneveld.

 

Maniobras políticas y militares el resto del año

La muerte del almirante Edward Montagu, 1er conde de Sandwich, fue tan impactante,que los aliados no pudieron ejecutar importantes acciones navales por el resto de la temporada, aparte de un intento fallido de interceptar la flota de retorno de la Compañía de las Indias Orientales (VOC). Un bloqueo de la costa holandesa falló. El hermano de Johan de Witt, Cornelis de Witt, había acompañado a la flota para hacer que el régimen de los Estados compartiera la gloria, pero los acontecimientos en tierra anularon esto.

La aparición repentina de un ejército hostil en el corazón de la República causó un pánico general. El 14 de junio, los Estados de Holanda decidieron solicitar las condiciones de paz de Francia e Inglaterra. Esto convenció a Luis XIV de que la guerra ya había sido ganada y, siguiendo el consejo de De Louvois, comenzó las negociaciones para alcanzar un tratado lo más favorable posible para Francia. Las poblaciones de la ciudad se amotinaron, culpando al régimen de los Estados por el desastre y pidiendo al príncipe de Orange que se hiciera cargo del gobierno. La mayoría de los ayuntamientos se volvieron orangistas o fueron reemplazados por la amenaza de la fuerza con los partidarios de los orangistas. Carlos II siempre había apoyado a la facción orangista; ahora lo recompensaron acusando a la facción de los Estados de querer traicionar la tierra a los franceses y representando a Carlos como el único hombre capaz y dispuesto a salvar a los holandeses del sometimiento francés. En la historia holandesa, el año 1.672, fue el annus horribilis nacional, posteriormente se conoció como el “Año del Desastre“.

A pesar de este clima general de derrotismo, la situación no era tan desesperada como creía la población. De Witt había asumido que los intereses en conflicto de Inglaterra y Francia evitarían su cooperación exitosa. Los dos reyes, motivados por un deseo compartido de venganza, habían dejado de lado sus diferencias mientras no se hubiera alcanzado su objetivo común inmediato de humillar a la República. Ahora que lo era, cada uno comenzó a preocuparse porque el otro se beneficiaría demasiado de la guerra; ninguno permitiría una dominación completa de la República, y sus enormes activos mercantiles, por parte de su aliado formal.

Cuando una misión holandesa llegó para pedir la paz, Luis XIV exigió solo a Delfzijl, el puerto menos importante que Carlos deseaba, para los ingleses. Sin embargo, cuando le ofrecieron las fortalezas del sur de la República, la posesión francesa de la cual los Países Bajos españoles serían indefendibles y 10 millones de florines, él se negó. Sabiendo que la misión no tenía permitido hacer concesiones en cuanto a la religión y la integridad territorial de las provincias (las ciudades sureñas de Breda, Hertogenbosch y Maastricht estaban en las Tierras de la Generalidad), Luis exigió, además de 20 millones de florines y una embajada anual de los Estados Generales a Luis pidiendo perdón por su perfidia, ya sea la libertad religiosa para los católicos o el señorío sobre Utrecht y Guelders, su única motivación es humillar un poco más a los holandeses. Pero no continuó su avance militar, temiendo llevar a los holandeses a manos de Carlos.

Luis esperó mientras la misión volvía para pedir nuevas instrucciones, lo que llevaría algún tiempo dada la naturaleza descentralizada de la administración holandesa; todos los ayuntamientos deberían ser consultados sobre el tema. Mientras tanto, el agua llenó gradualmente los pólders de la línea de defensa. El 7 de julio, las inundaciones estaban completamente establecidas y la provincia de Holanda estaba a salvo de un nuevo avance francés. Luis no estaba demasiado preocupado por esto, estaba completamente enfocado en Amsterdam. Como un intento inicial de tomar la ciudad por un repentino ataque de caballería había fracasado, había decidido en todo caso evitar un costoso e inevitablemente muy sucio asedio esperando hasta el invierno. Esperaba, razonablemente en la pequeña Edad de Hielo, que sus tropas pudieran avanzar sobre el hielo. Dejando atrás su fuerza principal, regresó a Francia el 26 de julio, llevándose consigo a 18.000 hombres y liberando a 20.000 prisioneros de guerra holandeses, para evitar tener que pagar por su mantenimiento.

Lejos de encontrar a Guillermo agradecido a su tío por haber llevado a su ascenso al poder, Arlington pronto descubrió que el estatúder estaba indignado por esas demandas, el príncipe, inusitadamente, perdiendo los estribos en público. Gritó que prefería “morir mil veces que aceptarlos“. En respuesta, Arlington amenazó al estado holandés con la aniquilación total si Guillermo no cumplía; al final, la reunión se convirtió en una pelea y Arlington se fue sin haber logrado ninguna ganancia. Después viajó a Heeswijk, el cuartel general del ejército francés que en vano estaba sitiando Hertogenbosch, donde el 16 de julio concluyó el acuerdo de Heeswijk con los franceses, cada parte acordó una lista mínima de demandas compartidas y prometió nunca concluir una paz por separado Guillermo rechazó estas demandas el 20 de julio.

El 18 de julio, Guillermo recibió una carta de Carlos II, de tono muy moderado, en la que el rey inglés afirmaba que toda la campaña estaba dirigida únicamente contra el régimen de los Estados y que el único obstáculo para la paz era la continua influencia de la facción De Witt. Guillermo respondió ofreciendo los derechos de arenque, 400.000 libras, Sluys y Surinam; a cambio, Carlos debería convertirlo en el príncipe soberano y concluir una paz por separado. Molesto, Carlos respondió acusando a Guillermo de ser irrazonablemente obstinado e intrigando a sus espaldas con los políticos del Partido de la Patria, los posteriores “Whigs”.

De Witt tuvo que renunciar a su cargo de gran pensionario después de haber sido herido por un intento de asesinato en junio. Su hermano Cornelis había sido arrestado por cargos (probablemente falsos) de haber conspirado para asesinar a Guillermo. El 15 de agosto, el estatúder publicó la carta de Carlos para incitar aún más a la población contra De Witt. Hubo muchos disturbios nuevos; el 20 de agosto, Johan de Witt visitó a su hermano en prisión; ambos fueron asesinados en eta ocasión por una milicia civil orangista que había sido instruida por Tromp, el almirante orangista. El poder de Guillermo estaba a salvo de las amenazas internas.

Los aliados en ese momento de la guerra se encontraron en una posición bastante incómoda. Si la batalla de Solebay no lo hubiera impedido, habrían podido obligar a la población holandesa a rendirse por inanición, ya que dependía de su supervivencia con suministros de grano báltico. Ahora no tenían una estrategia clara de salida; solo podían esperar que los holandeses finalmente entendieran lo desesperado de su situación y capitularan. Mientras tanto, su propia situación se deterioró. La guerra era muy costosa y Carlos especialmente tuvo problemas para pagarla. Münster estaba en una condición aún peor; en agosto tuvo que abandonar el asedio de Groningen. Antes de finales de 1.672, los holandeses recuperaron Coevorden y liberaron la provincia de Drenthe, dejando a los aliados en posesión de solo tres de los diez zonas provinciales holandesas. Las líneas de suministro del ejército francés estaban peligrosamente extendidas. En el otoño de 1.672, Guillermo intentó cortarlos, cruzando los Países Bajos españoles vía Maastricht a marchas forzadas para atacar Charleroi, entonces una ciudad fronteriza francesa cerca de la ruta de suministro a través de Lieja.

Agregando a las dificultades aliadas, los estados alemanes, aunque le habían prometido a Luis permanecer neutrales, se habían preocupado mucho por el éxito francés y especialmente por su negativa a retirarse del ducado de Cleves. El 25 de julio, el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, Leopoldo I, concluyó un tratado defensivo con la República en La Haya y, junto con Brandenburgo, del cual Cleves era dependiente y que se había declarado aliado holandés el 6 de mayo, envió un ejército de 40.000 efectivos al Rin. Aunque esta fuerza no atacó al ejército francés, su presencia fue suficiente para atraerlo hacia el este como respuesta. El 27 de diciembre, después de una fuerte helada, el duque de Luxemburgo comenzó a cruzar el hielo de la línea de agua con 8.000 hombres, con la esperanza de saquear La Haya. Un deshielo repentino cortó su fuerza por la mitad y escapó por poco a sus propias líneas con el resto.

 

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2019-02-05. Última modificacion 2019-02-05.