Edad Moderna Guerras Anglo-Holandesas (1652-74) Segunda Guerra Anglo-Holandesa (1665-67). Antecedentes

Cargando anuncio...

Segunda Guerra Anglo-Holandesa (1665-67). Antecedentes

 

Relaciones anglo-holandesas

La Primera Guerra Anglo-Holandesa se concluyó con una victoria inglesa en la batalla de Scheveningen o de Texel en agosto de 1.653, aunque no se firmó un tratado de paz por otros ocho meses. El gobierno de la Commonwealth de Oliver Cromwell intentó evitar nuevos conflictos con la República Holandesa. No acudió en ayuda de su aliado, Suecia, cuando los holandeses frustraron el intento sueco de conquistar Dinamarca en la batalla de Sound el 8 de noviembre de 1.658. La Commonwealth estaba en guerra con España en la guerra Anglo-Española (1.654-60). Los ingleses temían la intervención holandesa en esta guerra del lado de los españoles, en parte, porque la República contenía un fuerte partido orangista hostil a Cromwell. El personaje principal de la Casa Real de Orange fue el joven príncipe Guillermo, nieto de Carlos I, el último rey decapitado de Inglaterra. Por lo tanto, la Commonwealth de Inglaterra temía que el partido Orangista estuviera bajo la influencia de los realistas ingleses exiliados.

En realidad, sin embargo, la República Holandesa no tenía ningún deseo de ayudar a su odiado antiguo maestro. Los holandeses también estaban ocupados reconstruyendo su flota naviera y comercial tras la devastación de la Primera Guerra Anglo-Holandesa. Mientras que los ingleses habían ganado muchas batallas navales y habían destruido una gran cantidad de naves holandesas, no pudieron ganar la guerra. La República estaba en una posición financiera mejor que la Commonwealth de Inglaterra; como resultado, los holandeses podrían continuar equipando su flota naval para compensar las pérdidas que sufrieron a un ritmo que los ingleses no podían igualar. Mientras la guerra continuaba, los holandeses también habían tenido la libertad de expandir sus redes comerciales a lo largo de las principales rutas marítimas fuera de las aguas inglesas, sin temor a represalias inglesas debido a la falta de barcos disponibles. El comercio inglés se estaba deteniendo cuando perdieron el acceso al mar Báltico y al mar Mediterráneo, y cuando las dos partes firmaron el tratado de paz en 1.654, los ingleses estaban esencialmente en la misma posición en que habían comenzado: ver a la República holandesa superar a su economía para convertirse en la principal potencia comercial de Europa.

Puerto de Amsterdam, 1.665

Comercio inglés

Para empeorar las cosas para Inglaterra, la conclusión de esta guerra fue seguida inmediatamente por la guerra Anglo-Española (1.654-60), que interrumpió los remanentes del comercio que la Commonwealth tenía con España y el sur de Italia. A los holandeses se les dejó rienda suelta para expandir su influencia en el área: este período fue uno de los más altos en la Edad de Oro holandesa, e irónicamente la interferencia inglesa fue en parte culpable.

El verdadero problema con el sistema de comercio inglés era que se basaba en aranceles y aduanas, mientras que el sistema holandés se basaba en el libre comercio. Los productos holandeses eran mucho más atractivos en todo el mundo porque carecían de los impuestos adicionales sobre las importaciones y exportaciones que venían con los productos ingleses. El final de la Primera Guerra Anglo-Holandesa no cambió esta dinámica. De hecho, el final de la guerra había puesto a las Provincias Unidas en libertad para expandir su comercio, mientras que los ingleses todavía se veían obstaculizados por el mismo sistema arancelario. Por lo tanto, otra guerra parecía inevitable para muchas personas de la época, ya que la Commonwealth era poco probable que renunciara a su superioridad naval y económica sin una lucha.

El propio tratado de Westminster plantó las semillas del conflicto futuro debido a su anexo secreto que contenía el Acta de Aislamiento. El Acta de Aislamiento prohibió a la Provincia de Holanda (y por extensión práctica, a cualquier otra provincia de las Provincias Unidas de los Países Bajos) instalar a cualquier miembro de la Cámara de Orange como su titular. El 22 de abril de 1.654, los Estados Generales de todas las Provincias Unidas aprobaron el tratado de Westminster, ignorando el anexo secreto. Se esperaba que cada una de las provincias en los Países Bajos votara por una Ley de Exclusión separada en la que cada provincia se negara a instalar a cualquier miembro de la Cámara de Orange de esa provincia en particular. Por supuesto, la provincia más importante era Holanda. Gracias a la influencia que Johan de Witt podía ejercer sobre los Estados Generales, la Provincia de Holanda casi nunca fue revocada en los Estados Generales. El 4 de mayo de 1.654, la Provincia de Holanda aprobó su propia Ley de Exclusión.

 

Restauración de Carlos II

La Restauración de Carlos II, en 1.660, produjo una oleada general de optimismo en Inglaterra. Muchos esperaban revertir el dominio holandés en el comercio mundial. Al principio, sin embargo, Carlos II intentó permanecer en términos amistosos con la República, ya que estaba personalmente muy endeudado con la Casa de Orange, que había prestado enormes sumas a Carlos I durante la Guerra Civil Inglesa.

Sin embargo, pronto se desarrolló un conflicto con los Estados de Holanda sobre la educación y las perspectivas futuras de su sobrino Guillermo III de Orange, el hijo póstumo del estatúder holandés Guillermo II de Orange, sobre quien Carlos había sido nombrado tutor por su difunta hermana María. ] Los holandeses, en este coordinado por Cornelis y Andries de Graeff, trataron de aplacar al Rey con regalos prodigiosos. Las negociaciones se iniciaron en 1.661 para resolver estos problemas, que terminaron en el tratado de 1.662, en el cual los holandeses concedieron la mayoría de los puntos. En 1.663, Luis XIV de Francia declaró su reclamo a partes de los Países Bajos meridionales de los Habsburgo, lo que condujo a un breve acercamiento entre Inglaterra y la República. Durante este tiempo, lord Clarendon, sirviendo como primer ministro del rey Carlos II de Inglaterra, sintió que Francia se había convertido en el mayor peligro para Inglaterra.

En 1.664, sin embargo, la situación cambió rápidamente. El enemigo de Clarendon, lord Arlington, se convirtió en el favorito del Rey y comenzó a cooperar con el hermano del rey Jacobo, el duque de York, el lord gran almirante. Tanto James como lord Arlington coincidieron en que la guerra con las Provincias Unidas de los Países Bajos era más beneficiosa para Inglaterra que una guerra con Francia. Coordinaron sus esfuerzos para provocar la guerra con los holandeses. Ambos esperaban obtener grandes ganancias personales de cualquier guerra con los holandeses. Jacobo, duque de York, dirigía la Royal African Company y esperaba apoderarse de las posesiones de la Compañía Holandesa de las Indias Occidentales. Los dos fueron apoyados por el embajador inglés en La Haya, George Downing (de quien se toma el nombre de Downing Street en Londres). George Downing despreciaba a los holandeses y desde su posición en La Haya dio un recuento completo y detallado de todos los asuntos políticos en las Provincias Unidas. Downing informó a Londres que la República estaba políticamente dividida entre orangistas, que con gusto colaborarían con un enemigo inglés en caso de guerra, y una facción de Estados compuesta por comerciantes ricos que cederían a cualquier demanda inglesa para proteger sus intereses comerciales. Downing tuvo contactos especiales con personas prominentes en Frisia, una provincia que durante el Siglo de Oro holandés a menudo trató de afirmar su independencia de Holanda y donde los orangistas eran fuertes.

Lord Arlington planeó someter a los holandeses por completo mediante la ocupación permanente de las principales ciudades holandesas. Carlos fue fácilmente influenciado por James y Arlington mientras buscaba una guerra extranjera popular y lucrativa en el mar para reforzar su autoridad como Rey. Muchos oficiales navales saludaron la perspectiva de un conflicto con los holandeses, ya que esperaban alcanzar fama y fortuna en batallas que esperaban ganar tan decisivamente como en la guerra anterior.

Carlos II entrando en el puerto de Rotterdam. Autor Lieve Pietersz, Rijksmuseum Amsterdam

Primeras hostilidades

En 1.661 Carlos II de Inglaterra se casó con Catalina de Braganza. La princesa aportaba como dote Bombay y Tánger, y prácticamente ofrecía a su esposo la tutela y todas las garantías económicas del imperio Portugués (Portugal en esos momentos se hallaba en plena guerra de la independencia con España).

A medida que aumentaba el entusiasmo por la guerra entre la población inglesa, los corsarios comenzaron a atacar a los barcos holandeses, capturarlos y llevarlos a puertos ingleses. Para cuando Carlos II de Inglaterra declaró la guerra a las Provincias Unidas, se habían llevado unos 200 barcos holandeses a los puertos ingleses. Los barcos holandeses fueron obligados por el nuevo tratado a saludar a la bandera inglesa primero. En 1.664, los barcos ingleses comenzaron a provocar a los holandeses al no saludar. Aunque el gobierno holandés ordenó continuar saludando primero, muchos comandantes holandeses no pudieron soportar el insulto. Aún así, los incidentes de bandera resultantes no fueron la casus belli como en la guerra anterior.

Para provocar un conflicto abierto, Jacobo ya a fines de 1.663 había enviado a Robert Holmes, al servicio de la Royal African Company, para capturar puestos de comercio holandeses y colonias en África Occidental.
En 1.664 chocaron violentamente en las costas del golfo de Guinea, donde se disputaban la captura de esclavos negros para venderlos en las Antillas. En el mismo año los colonos de Nueva Inglaterra conquistaban la ciudad de Nueva Ámsterdam, que fue rebautizada como Nueva York.

Los holandeses respondieron enviando una flota bajo Michiel de Ruyter que recapturó sus puestos comerciales africanos, capturó la mayoría de las estaciones comerciales inglesas allí y luego cruzó el Atlántico para una expedición punitiva contra los ingleses en América. En diciembre de 1.664, los ingleses de repente atacaron a la flota holandesa de Esmirna. Aunque el ataque fracasó, los holandeses en enero de 1.665 permitieron que sus barcos abrieran fuego contra los buques de guerra ingleses en las colonias cuando fueran amenazados. Carlos II usó eso como pretexto para declarar la guerra a los Países Bajos el 4 de marzo de 1.665.

La guerra fue apoyada en Inglaterra por mucha propaganda; la causa célebre fue la anterior masacre de Amboyna de 1.623. Ese año, diez factores ingleses, residentes en la fortaleza holandesa de Victoria en Ambon, fueron ejecutados decapitando bajo acusaciones de traición. Durante el juicio, los presos ingleses supuestamente fueron colgados con una tela colocada sobre sus rostros, sobre la cual el agua goteó hasta que las víctimas inhalaron agua (esto hoy en día se llama “water boardig“).

La causa más profunda del conflicto fue la competencia mercantil. Los ingleses trataron de hacerse cargo de las rutas comerciales y las colonias holandesas y excluyeron a los holandeses de sus posesiones coloniales. El envío de contrabando había pasado de las colonias inglesas en América y Surinam durante una década, y los ingleses sentían que estaban siendo engañados con sus ingresos.

Los holandeses, por su parte, consideraron su derecho a comerciar con cualquier persona en cualquier lugar, defendiendo el principio de la mare liberum. Sin embargo, curiosamente impusieron un monopolio en las Indias Holandesas, y amenazaron con expandirlo a la India, después de hacerse cargo de los asentamientos portugueses en la costa de Malabar. La difamación de los comerciantes holandeses en Inglaterra fue, al menos parcialmente, una expresión de malestar con la presencia de notables políticos y oficiales de Cromwell en Holanda en el exilio. Carlos II tenía motivos para estar nervioso acerca de la posibilidad de una invasión holandesa coordinada con un levantamiento dentro de Inglaterra. Además, muchos miembros de la élite inglesa ganarían personalmente si los barcos holandeses fueran capturados.

Puerto holandés siglo XVII

Preparación para la guerra

Después de su derrota en la Primera Guerra Anglo-Holandesa, los holandeses se prepararon mucho mejor. A partir de 1.653, se construyó una “Nueva Marina”, un núcleo de 70 naves nuevas y más pesadas con capitanes profesionales. Las pérdidas se han sustituido en consecuencia después de esto. Sin embargo, estos barcos eran aún mucho más ligeros que los diez “grandes barcos” de la marina inglesa. En 1.664, cuando la guerra amenazaba, se decidió reemplazar por completo la flota central holandesa con barcos aún más pesados. Tras el estallido de la guerra en 1.665, estos nuevos buques estaban en su mayoría todavía en construcción, y los holandeses solo poseían 4 naves más pesadas de la línea. Durante la Segunda Guerra, los nuevos barcos se completaron rápidamente, con otros 20 ordenados y construidos. Inglaterra, mientras tanto, solo pudo construir una docena de barcos, debido a dificultades financieras.

En 1.665, Inglaterra alardeaba de una población cuatro veces más grande que la de la República Holandesa. Sin embargo, esta población estaba dominada por campesinos pobres, por lo que la única fuente de efectivo disponible eran las ciudades. La población urbana holandesa excedía a la de Inglaterra en términos proporcionales y absolutos y la República podría gastar más del doble de la cantidad de dinero en la guerra que Inglaterra, el equivalente a 11 millones de libras. El estallido de la guerra fue seguido ominosamente por la Gran Peste y el Gran Incendio de Londres, golpeando el único gran centro urbano del país. Estos acontecimientos, que ocurrieron en una sucesión tan estrecha, virtualmente hicieron que Inglaterra se arrodillara, ya que la flota inglesa había sufrido escasez de efectivo incluso antes de estas calamidades, a pesar de haber sido votado por el parlamento inglés como un presupuesto récord de 2,5 millones de libras. La armada no pagó a sus marineros con dinero, sino con “boletos” o certificados de deuda. Carlos carecía de un medio efectivo para hacer cumplir los impuestos. La única forma de financiar la guerra, en efecto, era capturar las flotas comerciales holandesas. La penuria inglesa hizo que el resultado de la guerra dependiera de la suerte de sus corsarios; de hecho, los corsarios holandeses serían los más exitosos.

 

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2019-02-04. Última modificacion 2019-02-04.