Edad Moderna Guerras Anglo-Holandesas (1652-74) Tercera Guerra Anglo-Holandesa (1672-74). Operaciones 1673

Cargando anuncio...

Tercera Guerra Anglo-Holandesa (1.672-74). Operaciones 1.673

 

Primera Batalla de Schooneveld (7 de junio de 1.673)

 

Antecedentes

En el invierno de 1.673, los franceses no cruzaron la línea de agua sobre el hielo, frustrado por los deshielos adicionales y compañías especiales de marineros holandeses moviéndose en patines, organizadas por el teniente almirante temporal Johan de Liefde. En la primavera, los intentos de drenar la parte norte de la línea o cruzar en balsas, resultaron infructuosos. El ataque desde el este, por lo tanto, considerado poco práctico, las actividades de la Marina Real (Royal Navy) ganaron mucha más importancia. Se ordenó, en cooperación con un escuadrón francés, al menos bloquear la costa holandesa y, de ser posible, ejecutar un aterrizaje en ella, conquistando la República desde el oeste. Cómo se debe lograr esto exactamente, no fue muy claro.

La armada inglesa, a diferencia de la flota holandesa, tenía poca experiencia en desembarcos costeros. Por lo tanto, se esperaba tomar directamente un puerto holandés por asalto, a pesar de tener información insuficiente actualizada sobre los peligrosos y cambiantes bancos de arena.

Antes de que esto pudiera lograrse, los aliados tendrían que vencer a la flota holandesa. Aunque los ingleses deliberadamente crearon la impresión para asustar a la población holandesa de un ataque de invasión, y que los transportes, que supuestamente llevaban un ejército de invasión, navegaban inmediatamente detrás de la flota de guerra, de hecho, la pequeña fuerza de invasión formada por el ejército Blackheath quedó en Great Yarmouth, que se enviará solo después de que se hubiera logrado un control total sobre los mares. En eso, los franceses serían de poca ayuda; habían recibido órdenes claras de Luis de dar prioridad absoluta a la supervivencia de sus buques y de informarle personalmente sobre el conocimiento que habían adquirido al observar las tácticas inglesas y holandesas. Esto significaba que la armada francesa consideraba que la campaña era antes que nada una gran oportunidad de aprendizaje; de hecho sería muy instructiva.

Michiel de Ruyter, desde febrero de 1.673, almirante general de la flota holandesa confederada, planeaba bloquear la principal flota inglesa en el río Támesis hundiendo naves en su parte más estrecha, y luego tratar con los escuadrones ingleses restantes a su gusto. Pero la flota inglesa salió al mar a tiempo para evitar esta operación, y De Ruyter se retiró el 15 de mayo al Schooneveld, las aguas costeras en la desembocadura del río Schelde, cerca de la isla de Walcheren, para evitar que los aliados establecieran la marina superioridad necesaria para el transporte y el desembarco de una fuerza de 6.000 soldados del Ejército Real que esperaban en Yarmouth. La cuenca Schooneveld, situada entre dos cardúmenes (bancos), era tan estrecha que los aliados no podían aprovechar su superioridad numérica. Allí, De Ruyter se unió a Tromp, añadiendo los escuadrones de los almirantes de Amsterdam y del Norte a los del almirantazgo de Maze y la flota zelandesa. De Ruyter leyó un mensaje del estatúder a sus capitanes, informándoles que no solo eran los campeones de su nación sino de toda la cristiandad y que para cualquier cobarde, “el lugar menos seguro serán los puertos del estado porque allí no escapará ni a la mano dura de la justicia ni a la maldición y el odio de sus compatriotas“, mucho más tarde se les escuchó repetir estas palabras a sí mismos.

 

La batalla

El 2 de junio de 1.673 (23 de mayo en el calendario Juliano), los aliados, decidiendo que habían esperado lo suficiente, se acercaron a la flota holandesa. El príncipe Ruperto tenía una considerable superioridad en los barcos (86 contra 74), en hombres (24.295 frente 14.762) y en cañones (4.826 a 3.157); de hecho, los almirantes holandeses apodaron a su flota la “Pequeña Esperanza“. La flota holandesa era más pequeña de lo normal porque el almirantazgo de Frisia no pudo asistir, esa provincia y Groningen habían sido atacadas por Bernhard von Galen, obispo de Münster. Sin embargo, una tormenta repentina evitó una batalla.

El 7 de junio, soplando el viento del noroeste, Ruperto lo intentó de nuevo y formó la escuadra inglesa en tres escuadrones:

  • Escuadrón del Rojo en la vanguardia, mandado por el príncipe Ruperto en el buque insignia Royal Charles (100) con 25 buques, desplegó en cuatro escuadras; la escuadra especial mandada por Thomas Bridgeman en el Greenwich (58) con 9 barcos ligeros; la escuadra de vanguardia mandada por William Holden en el London (96) con 8 barcos; la escuadra del centro mandada por George Legge en el Royal Katherine (84) con 9 buques; la escuadra de retaguardia mandada por Ruperto con 8 buques. 
  • Escuadrón Blanco en el centro, mandado por Jean II d’Estrées en el buque insignia Foudroyant (76), con 24 barcos, desplegados en tres escuadras, la escuadra de vanguardia mandada por Hector des Ardens en el Terrible (70) con 8 barcos, la escuadra centro mandada por d’Estrées con 8 barcos, la escuadra de retaguardia mandada por François-Bénédict de Rouxel (marqués de Grancey) en el Orgueilleux (76) con 8 barcos. 
  • Escuadrón Azul en retaguardia, mandado por Edward Spragge en el buque insignia el Prince (100); la escuadra de vanguardia mandada por lord Thomas Butler (conde de Ossory) en el Saint Michael (90) con 6 barcos; la escuadra centro mandada por Spragge con 9 barcos; y la escuadra de retaguardia mandada por John Archer en el Saint Andrew (100) con 6 barcos.

La escuadra holandesa desplegó también en tres escuadrones:

  • Escuadrón de vanguardia mandado por Tromp.
  • Escuadrón del centro mandado por el teniente almirante Aert Jansse van Nes bajo la supervisión directa del propio De Ruyter.
  • Escuadrón de retaguardia por el teniente almirante Adriaen Banckert.

Ruperto estaba convencido de que la flota holandesa más pequeña se retiraría a Hellevoetsluis cuando lo presionaran, separó una escuadra especial a las nueve de la mañana para cortar a los holandeses su retirada hacia el norte. En esta escuadra, concentró todas las naves más ligeras de los escuadrones regulares para poder maniobrar más fácilmente sobre los cardúmenes. Sin embargo, De Ruyter no se movió. La escuadra finalmente regresó a la línea aliada principal, uniéndose al escuadrón de Ruperto, los holandeses comenzaron a moverse, pero sorprendentemente en la dirección del enemigo. Esto obligó a Ruperto a atacar inmediatamente para evitar que los holandeses obtuvieran la ventaja del viento, antes de que pudiera formar una línea de combate adecuada.

La batalla comenzó al mediodía y duró nueve horas. Utilizando su conocimiento superior de las aguas poco profundas, De Ruyter pudo maniobrar su flota tan cerca de los bajos que los aliados encontraron difícil de atacar sin encallar.

Ruperto primero estableció contacto con el escuadrón de Cornelis Tromp. Ahora tenía cerca de la mitad de la flota aliada con él. Navegando lentamente hacia el noreste después de un tiempo llegó al borde de la cuenca. Esto le dio la oportunidad de rodear a Tromp desde el norte con la escuadra ligera de fragatas, al mismo tiempo que usaba su posición favorable de barlovento para atacarlo directamente desde el oeste con los pesados barcos ingleses. Sin embargo, la escuadra de fragatas estaba completamente desorganizada y no podía ejecutar una maniobra tan complicada. Tampoco Ruperto eligió el ataque directo. Fue muy criticado por esto después y se defendió al afirmar que su aproximación habría sido bloqueada por los cardúmenes. Eso no era verdad y Ruperto lo sabía. Cualesquiera que fueran sus motivos, giró hacia el sudoeste, ambas flotas se bombardearon a distancia, la inferioridad holandesa en números se compensó por el hecho de que su posición de sotavento proporcionaba a sus cañones un mejor alcance y la falta de una línea de batalla adecuada en el escuadrón enemigo.

De Ruyter había seguido de cerca a Tromp; pero al darse cuenta de que la flotilla francesa de Grancey se había unido al Escuadrón Azul de Spragge contra Banckert, creando un hueco en la línea francesa, de repente viró hacia el sudoeste, separando a Tromp del resto de la flota holandesa. Esto sorprendió mucho a la flota francesa. La fuerza principal francesa de d’Estrées, asustada e impresionada con lo que apreció como una maniobra brillante, se desenganchó lentamente hacia el noroeste para mantener la ventaja del viento, pero al igual que Ruperto no utilizó esa posición para atacar. Esto hizo que De Ruyter comentara: “De Zeven Provinciën todavía puede inspirar asombro entre sus enemigos“. El centro holandés ahora se movió en dirección opuesta detrás de la retaguardia enemiga. Spragge comprendió que si De Ruyter llegaba al extremo sur de la cuenca, su fuerza quedaría atrapada entre el centro y la retaguardia holandeses. Inmediatamente rompió la formación para virar hacia el sudoeste también, escapando por poco hacia el oeste con su flotilla, pero dejando atrás las flotillas de Ossorey y Kempthorne con la de Grancey en un giro más lento en la misma dirección. Banckert ahora unió su escuadrón con el centro holandés haciendo un giro similar pero más grande, navegando detrás de De Ruyter.

Primera Batalla de Schooneveld 1673. Autor Willem van de Velde el Viejo

El almirante holandés había ganado así una posición excelente: la flota enemiga ahora estaba dividida en cuatro partes descoordinadas y podía atacar a la confundida retaguardia enemiga con una superioridad numérica teniendo el viento favorable. En ese momento no tenía conocimiento de la situación de Tromp y normalmente decidió no correr riesgos innecesarios, sino unirse a Tromp con el resto de la flota holandesa, diciendo: “Primero lo primero, es mejor ayudar a los amigos que dañar a los enemigos“. . Giró hacia el noreste, Banckert ahora en frente, hacia ambas vanguardias moviéndose en la dirección opuesta. Al verlo acercarse a Tromp gritó a sus hombres: “¡Hay abuelo! (Los marineros holandeses usaban este término de cariño para De Ruyter) él viene a ayudarnos. Como las tripulaciones holandesas de la vanguardia se habían puesto bastante nerviosas por el tamaño de su fuerza opuesta, Tromp había fingido durante horas estar en contacto mediante señales con el centro holandés. La retaguardia aliada ahora podría escapar hacia el oeste también.

Cuando la fuerza principal holandesa llegó a Tromp, volvió a virar hacia el sudoeste formando una línea continua de batalla perfecta con su escuadrón. La retaguardia aliada intentó hacer lo mismo con su centro y su vanguardia, pero sus formaciones permanecieron muy confusas. Spragge, habiéndose movido lejos al norte para alcanzar a Tromp, su enemigo personal, ahora insertó su escuadrón entre los d’Estrées y Ruperto. La flota combinada holandesa se rompió repetidamente a través de las numerosas brechas en la línea aliada y Ruperto, preocupado por el creciente desorden en su flota, se alegraba de retirarse al caer la noche, deteniendo su retirada con la primera luz, cuando se hizo evidente que los holandeses no lo estaban persiguiendo. Se perdieron dos barcos franceses (además de varios brulotes franceses gastadas ineficazmente contra la flota holandesa), un barco holandés fue capturado y luego recapturado, y otro, el Deventer (70), se hundió después de encallar al día siguiente. El vicealmirante holandés Volckhard Schram (de la vanguardia) y el contraalmirante David Vlugh (de la retaguardia) fueron muertos.

Primera Batalla de Schooneveld 7 de junio de 1673.

Segunda Batalla de Schooneveld (14 de junio de 1.673)

Los aliados cruzaron la costa holandesa durante una semana, cada uno acusando al otro de haber causado el fracaso, mientras que los británicos dieron rienda suelta a las recriminaciones uno contra el otro también. Spragge acusó a Ruperto: “… la batalla fue, en verdad, tan maltratada de nuestro lado, como nunca antes la vi“.

Los aliados no tenían intención de ingresar al Schooneveld nuevamente. El capitán George Legge del Royal Katherine (84) le escribió a su lord alto almirante el duque de York: “Ese agujero es demasiado pequeño y las arenas demasiado peligrosas para que podamos aventurarnos nuevamente entre ellos“.

Esperaban atraer a la flota holandesa al mar abierto; cuando al principio no pasó nada, se desanimaron tanto que se sorprendieron cuando los holandeses salieron de hecho.

El 14 de junio de 1.673, De Ruyter, reforzado por cuatro barcos (incluyendo el pesado Oliphant y Voorzichtigheid) y tripulaciones nuevas y completamente reabastecidas, aprovechó un viento favorable del noroeste para atacar la línea aliada. En esta batalla, los aliados estaban completamente desorientados, en parte como resultado de dos semanas en el mar, incluida una batalla, pero principalmente por una curiosa coincidencia: sucedió que Spragge, que entonces mandaba la vanguardia, había ido a visitar a Ruperto en el momento en que los holandeses atacaron Inmediatamente se fue a su escuadrón, pero Ruperto temiendo repentinamente que Spragge nunca pudiera alcanzar su fuerza a tiempo, decidió formar la vanguardia con su propio escuadrón que estaba en retaguardia. Trató de adelantar a los franceses en el centro, pero al no haber dejado claras sus intenciones, hicieron todo lo posible para permanecer en formación, es decir, frente a Ruperto. Huelga decir que el caos fue completo.

Edward Spragge escribió en su diario: “El Príncipe se colocó en la vanguardia, los franceses en el centro, la línea de batalla es de 89 buques de guerra y pequeñas fragatas, barcos de guerra y licitaciones, era tan larga que no podía ver ninguna señal del almirante general. siendo completamente contrario a cualquier costumbre que alguna vez se haya utilizado en el mar, y puede ser una consecuencia nociva para nosotros. No conozco ninguna razón por lo que él lo hizo, excepto por ser singular y positivo”.

Rupert levantó repetidamente la bandera de sangre y luego la bajó de nuevo al ver la confusión entre sus barcos, lo que imposibilitó un ataque coordinado. De Ruyter, completamente sorprendido y exclamando: “¿Qué le pasa a este hombre? ¿Se ha vuelto loco o qué?”, explotó ese desorden al abordar desde cierta distancia y disparar contra los mástiles y aparejos aliados, dañando gravemente el escuadrón de Ruperto. Los franceses, cuando fueron atacados por Banckert, se desconectaron de inmediato, muy desconfiados del extraño curso de los acontecimientos. Solo Tromp chocó con gran furia contra su eterno enemigo Spragge hasta el anochecer.

Segunda batalla de Schooneveld 14 de junio de 1673. Autor Willem van de Velde el Viejo. National Maritime Museum, Londres

Un mar embravecido imposibilitaba a los aliados, aunque en posición de sotavento, abrir las puertas de los cañones situados en las cubiertas inferiores, y fuertes vendavales habían llevado a las tres flotas peligrosamente cerca de la costa británica. Ruperto ahora intentó desesperadamente cerrar con los holandeses para salvar su flota de la destrucción, pero ellos, a cuatro millas de la costa, se retiraron para salvar la suya, y en la mañana del 15 de junio, las flotas aliadas dañadas navegaron hacia el Támesis y De Ruyter con seguridad de vuelta a Schooneveld.

Los aliados no habían perdido ningún barco, pero sufrieron daños considerables y tuvieron que regresar al puerto para realizar reparaciones.

 

Secuelas

Mediante hábil maniobra, De Ruyter había luchado dos enfrentamientos contra una flota superior, infligió tal daño contra sus oponentes que se vieron obligados a levantar el bloqueo y retirarse, y se cuidaron de empeñarse en una batalla decisiva.

Después de reinstalar y establecer con mucha dificultad relaciones algo más cordiales, los aliados decidieron cruzar el Texel con la esperanza de sacar a De Ruyter del Schooneveld y llevarlo a la acción. Pero la resultante batalla de Texel fue una victoria holandesa, e Inglaterra se vio obligada a retirarse de una guerra costosa e improductiva.

 

Batalla de Texel o de Kijkduin (21 de agosto de 1.673)

De Ruyter había decidido no abandonar su posición defensiva en el Schooneveld, desde el cual se había enfrentado con éxito a la flota aliada en la doble batalla de Schooneveld. Sin embargo, la flota holandesa de especias regresaba de las Indias, con una carga muy valiosa. Con casi la mitad del país estaba bajo ocupación francesa durante casi un año, las finanzas de la República Holandesa estaban en una situación desastrosa. Los holandeses no podían permitirse el lujo de perder la riqueza que traía la flota de las Especias, y mucho menos permitir que fuera capturada por el enemigo. Como tal estatúder Guillermo ordenó De Ruyter tratar de enfrentarse al enemigo para que la flota de las Especias pudiera llegar a salvo.

De Ruyter, consiguió aumentar su flota a 75 buques de línea y 33 brulotes. Articuló la flota holandesa en tres escuadrones:

  • Escuadrón de vanguardia Adriaen Banckert en el Walcheren (70), con 12 barcos de línea.
  • Escuadrón del centro mandado por el propio De Reuter en el De Zeven Provinciën (80), con 32 buques de línea.
  • Escuadrón de retaguardia mandado por Tromp en el Gouden Leeuw (82). Cada escuadrón tenía unos 31 buques de línea.

La flota aliada estaba mandada por el príncipe Ruperto del Rin en el Royal Charles (100), disponía una flota de 62 buques de línea ingleses, 30 franceses y 44 brulotes. Desplegó tres escuadrones:

  • Escuadrón Blanco formado por los 30 buques franceses con unos 1.828 cañones, mandado por Jean d’Estrées (conde de Estrées) en el Reine (104), se situó en vanguardia.
  • Escuadrón Rojo con 29 buques de línea y 1870 cañones, mandado por el propio Ruperto se situó en el centro.
  • Escuadrón Azul mandado por Edward Spragge en el buque insignia el Prince (100), con 27 buques de línea y 1.690 cañones, se situó a retaguardia.

Aunque superado en número, De Ruyter ganó la ventaja del viento y envió su vanguardia bajo Adriaen Banckert para separar la la vanguardia aliada bajo el mando debajo de Estrées de la flota principal. Su táctica fue efectiva, y los barcos franceses no pudieron jugar un papel importante en el resto de la batalla, que se convirtió en un encuentro agotador entre la mayor parte de la flota holandesa y el centro inglés y los escuadrones posteriores. Ambos sufrieron mucho durante horas de lucha feroz.

Batalla de Texel o de Kijkduin 1673. Autor Van de Velde

Spragge en el Prince (100) y Tromp en el Gouden Leeuw (82), al mando de sus respectivos escuadrones posteriores, se enfrentaron repetidas veces: Spragge había jurado públicamente ante el rey Carlos que esta vez mataría o capturaría a su viejo enemigo Tromp, en su enfrentamiento personal, sus naves quedaron tan dañadas que necesitaron cambiar sus banderas de sus buques insignia a otros barcos frescos tres veces. En la tercera ocasión, Spragge se ahogó cuando su bote recibió un disparo y se hundió.

Debido a la preocupación de Spragge por el duelo contra Tromp, el centro inglés se había separado de la retaguardia, chocando con el centro holandés bajo De Ruyter y el teniente almirante Aert Jansse van Nes. La pelea se prolongó durante horas, debido a los vientos del viento que cada lado repentinamente ganaba o perdía la ventaja del viento. Banckert logró despegarse de los franceses y se unió al centro holandés, por lo cual Ruperto decidió moverse hacia el norte al escuadrón de retaguardia para evitar que tuviera que luchar contra una fuerza holandesa superior, seguido de De Ruyter con la masa de sus barcos. La lucha se centró en un intento de los holandeses de capturar el buque insignia aislado de Spragge, el Prince (100), que al final falló.

Batalla de Texel o de Kijkduin 21 de agosto de 1673. El Escuadrón Azul de Edward Spragge. Autor James A. Flood

La lucha continuó hasta aproximadamente las 19,00 horas, cuando el escuadrón francés finalmente regresó a la batalla y Ruyter se retiró a aguas menos profundas.

Con ambas flotas agotadas, los ingleses finalmente abandonaron su intento de desembarcar tropas (la fuerza de desembarco conocida como el ejército Blackheath todavía estaba esperando en Inglaterra para ser embarcado), y ambos bandos se retiraron. No se hundió ningún barco importante (aunque se gastaron varios brulotes en cada bando), pero muchos sufrieron daños graves y murieron alrededor de 3.000 hombres: dos tercios de ellos fueron ingleses o franceses.

Batalla de Texel o de Kijkduin 21 de agosto de 1673. Encuentro entre Cornelis Tromp en el Gouden Leeuw y Edward Spragge en el Royal Prince. Autor Willem Van de Veldeel Joven

Después de la batalla, el príncipe Ruperto se quejó de que los franceses no habían hecho su parte de la lucha, pero los historiadores atribuyen la ausencia francesa en la batalla al manejo de la flota brillante de De Ruyter. Sin embargo, es cierto que el conde de Estrées tenía órdenes estrictas de Luis XIV de no poner en peligro a la flota francesa, como él mismo admitió después de la batalla. A pesar de su final inconcluso, la batalla fue una clara victoria estratégica para los holandeses.

 

Maniobras políticas y militares el resto del año 1.673

En general, la guerra estuvo lejos de ser rentable. En conflictos anteriores, muchos en Inglaterra habían ganado riquezas al unirse a empresas de corso; en esta guerra, los invasores holandeses capturaron más barcos ingleses (más de 550 mercantes, 2.800 buques de todos los aliados) que viceversa. Siendo muy conscientes de que la guerra fue llevada a cabo por nobles ingleses y franceses que desdeñaban a los holandeses como una nación de “cheesemongers” (queseros), al menos tres corsarios navegaron bajo el nombre de Getergde Kaasboer (queseros provocadores).

Los ingleses no habían logrado bloquear la costa holandesa y estaban en gran medida bloqueados del vital comercio báltico de madera y alquitrán. El hecho de que los holandeses hubieran retomado la ciudad de Nueva York (antes Nueva Amsterdam) en 1.673 tenía poca importancia financiera, y tampoco la pérdida temporal de Santa Elena, pero perjudicaba la reputación de los ingleses. En el este, el 1 de septiembre de 1.673 una flota de 13 embarcaciones de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales (VOC) mandada por Cornelis van Quaelbergen derrotó a un escuadrón de la Compañía Inglesa de las Indias Orientales (WIC) de 10 buques bajo William Basse en Masulipatam, capturando dos y hundiendo un buque británico. El daño material agravó el malestar moral sobre la justificabilidad de la guerra; John Evelyn ya después de Solebay escribió: “la pérdida de mi lord Sandwich redobló la pérdida para mí, así como la locura de arriesgar una flota tan valiente, y perder tantos hombres buenos, sin ninguna provocación en el mundo sino porque el Hollander nos superó en la industria, y todo lo demás, menos la envidia“. En noviembre de 1.673, el parlamento votó para negar a Carlos un presupuesto de guerra para 1.674.

Mientras tanto, los acontecimientos en la guerra en tierra también se habían vuelto muy desfavorables para Carlos. El objetivo final de los franceses, y su razón de ser más profunda para esta guerra, era conquistar los Países Bajos Españoles. Tal conquista sería muy perjudicial para la posición estratégica inglesa: si la provincia de Holanda también capitulara ante ellos, los franceses controlarían toda la costa continental frente a Inglaterra, como lo lograrían más tarde en las guerras napoleónicas del siglo XIX.

Por esta razón, Carlos, en el tratado de Dover, se reservó explícitamente su derecho a acudir en ayuda de los Países Bajos Españoles si sus intereses así lo exigían; Luis tuvo que retrasar la ejecución de sus planes en esa región hasta que el asunto holandés se terminó. Ahora que se había llegado a un punto muerto, la paciencia de Luis fue duramente probada. Eventualmente, la tentación de tomar posesión de los Países Bajos del sur mientras eran tan vulnerables se hizo demasiado grande. Gradualmente dirigió su atención a ese área, primero por la captura de Maastricht en julio de 1.673, en la cual la brigada de Monmouth jugó un papel honorable.

El 30 de agosto, la República, el Imperio España y Carlos IV, Duque de Lorena (que quería que su ducado fuera devuelto por Luis) concluyeron la Cuádruple Alianza, y Guillermo se aseguró de que las negociaciones de paz con Francia en Colonia fracasaran. En noviembre, Bonn fue tomada por las fuerzas de la alianza comandadas por Guillermo; eso obligó al ejército francés a abandonar casi todo el territorio holandés ocupado, a excepción de Grave y Maastricht. Una victoria francesa final sobre los holandeses en este momento parecía muy inverosímil; la guerra se convirtió en el dominio de Flandes y, en ese tema, los intereses naturales de Inglaterra se oponían a los de Francia. La nueva situación internacional fue una consideración importante para la decisión del Parlamento de retener fondos, pero los eventos internos fueron aún más decisivos.

El tratado de Dover no solo estaba dirigido a la República Holandesa, sino también a la dominación del protestantismo en Inglaterra; Carlos le había prometido a Luis que intentaría terminarlo. El 25 de marzo de 1.672, había emitido la Declaración Real de la Indulgencia, como primer paso para completar la tolerancia religiosa. El Parlamento se sorprendió por eso, pero al principio no estaba al tanto de la conexión con la alianza francesa; en febrero de 1.673 votó a favor de comenzar a financiar la alianza a cambio de una suspensión de la Indulgencia, que aún no ha visto ninguna contradicción en tales políticas. Sin embargo, eso pronto cambiaría. El antiguo secretario de Arlington, Pierre du Moulin, después de huir a la República, comenzó a trabajar para Guillermo; en el verano de 1.673 explotó los temores de la población inglesa iniciando una campaña de propaganda, utilizando uno de los principales activos holandeses: la capacidad de impresión más grande del mundo. Pronto Inglaterra se inundó con decenas de miles de panfletos acusando a Carlos de querer volver a hacer católico al país en conspiración con el rey franco. En septiembre, Jacobo se casó con la católica María de Módena, una hermosa joven especialmente seleccionada para él por el rey Luis. Como Carlos no tenía descendientes legítimos, este matrimonio presentó la fuerte perspectiva de una dinastía católica gobernando Inglaterra en el futuro.

Reaccionando al cambio en el estado de ánimo del público, Buckingham, que se había enterado de ello durante su viaje a la República el año anterior, comenzó a filtrar el tratado de Dover a muchos colegas políticos, y Arlington pronto lo siguió. Así, en poco tiempo, el propio gabinete de Carlos, el Ministerio Cabal, se dirigió al partido de paz holandés; Lord Shaftesbury, muy impresionado por la revelación, comenzó a considerar la posibilidad de expulsar por completo a la problemática Casa de Estuardo. Indució a su secretario, John Locke, a desarrollar más los conceptos jurídicos que luego serían la base de los dos tratados de gobierno, que justificaron la Revolución Gloriosa de 1.688.

En esta situación, Carlos sintió que continuar la alianza era una grave amenaza para su posición personal. Informó al embajador francés Colbert de Croissy que, para su pesar, tenía que finalizar el esfuerzo bélico inglés. Le dijo a los holandeses a través del cónsul español en Londres, el marqués del Fresno, que su principal objetivo de guerra era instalar a su noble sobrino como titular, y que ya no se oponía a la conclusión de una paz duradera entre las dos naciones hermanas protestantes, si solo se podrían pagar algunas “indemnizaciones” menores. Al principio, los Estados de Holanda no estaban dispuestos a aceptar las demandas de Carlos: como Inglaterra no había logrado nada en la guerra, en su opinión no tenía derecho a ninguna recompensa. Muchos miembros admitieron su satisfacción personal al pensar que los británicos podrían seguir sufriendo un poco más. Pero Guillermo los convenció de que había alguna posibilidad de llevar a Carlos a la guerra contra Francia eventualmente, y que esto tenía que prevalecer sobre las mezquinas consideraciones de retribución, indignas de su alto cargo. Además, España aún no había declarado la guerra a Francia y estaba dispuesta a hacerlo solo si Inglaterra hacía las paces, porque temía los ataques ingleses contra sus colonias americanas.

 

Segunda paz de Westminster

El 4 de enero de 1.674, los Estados Generales redactaron una propuesta de paz definitiva. El 7 de enero, un trompetista holandés llegó a Harwich, llevando consigo dos cartas para el cónsul español. Aunque el heraldo fue rápidamente arrestado por el alcalde de la ciudad, las cartas fueron enviadas a lord Arlington, quien se las llevó apresuradamente en persona al Fresno; Arlington fue a su vez el 15 de enero acusado por Sir Gilbert Gerard de alta traición, ya que por este mismo acto se demostró que tenía relaciones secretas con el enemigo. El 24 de enero, el cónsul entregó las cartas, que contenían la propuesta de paz, a Carlos, quien fingió estar muy sorprendido por esto. Este planteamiento se vio algo afectado por el hecho de que había recordado especialmente el Parlamento, prorrogado por él en noviembre, para esta ocasión ese mismo día. Al dirigirse a ambas cámaras, el rey negó enfáticamente la existencia del tratado de Dover y luego presentó la propuesta de paz, para gran satisfacción de los miembros, que a su vez tuvieron que fingir sorpresa, aunque el Parlamento había sido informado de antemano por los holandeses del contenido completo. Después de algunos días de debate, el tratado fue aprobado por el Parlamento.

Esta noticia fue recibida con gran alegría por la población. Carlos envió su propio trompetista a Holanda, que fue recibido por los Estados Generales el 1 de febrero. En su mensaje, Carlos anunció el acuerdo absoluto entre él y el Parlamento sobre este asunto, a lo que el Rey aplaudió gustosamente. El 5 de febrero, un trompetista holandés llegó a Londres con la respuesta de los Estados Generales. Ese mismo día, el Parlamento aconsejó al Rey que concluyera una “paz rápida”. Se nombró una Comisión Real para hacer un borrador final; el Rey firmó el tratado de Westminster el 19 de febrero de 1.674. Fue ratificado por lord Keeper el 20 de febrero mediante la colocación del Gran Sello; el 27 de febrero fue proclamado públicamente. Fue aprobado por los Estados de Holanda y Frisia Occidental el 4 de marzo y ratificado por los Estados Generales el 5 de marzo. Debido a los diferentes calendarios en uso en los dos países y al procedimiento complejo, cuando se da una fecha única, la literatura no está de acuerdo.

El Tratado estipulaba que Nueva York (anteriormente Nueva Holanda) sería de ahora en adelante una posesión inglesa y que Surinam, capturado por los holandeses en 1.667, seguiría siendo su colonia, confirmando el status quo de 1.667. Se pagó una “indemnización” de dos millones de florines por los holandeses. A pesar de la paz, la brigada de Monmouth no se retiraría del ejército francés y se le permitiría reclutar en Gran Bretaña hasta el final de la guerra Franco-Holandesa. En abril de ese año, Guillermo intentó convencer a su tío para que entrara en la guerra contra Luis XIV pero falló. Hasta el final de la guerra de Franco-Holandesa en 1.678, Carlos intentó negociar entre las dos partes, a veces pretendiendo considerar un conflicto con Francia, cuando tal pretensión era beneficiosa para él. En 1.677 obligó a su sobrina María a casarse con Guillermo; esto demostraría más adelante ser una causa fundamental de la caída de su hermano en 1.688.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2019-02-05. Última modificacion 2019-02-05.