Edad Moderna Guerras Anglo-Holandesas (1652-74) Segunda Guerra Anglo-Holandesa (1665-67). Operaciones 1667

Segunda Guerra Anglo-Holandesa (1665-67). Operaciones 1667

Batalla de Nevis (10 de mayo de 1.667)

A principios de 1.667, los franceses se unieron al lado de los holandeses y decidieron atacar las colonias caribeñas de Inglaterra. Habiendo capturado su mitad de San Cristóbal, Antigua y Montserrat, ahora amenazaron con invadir a Nevis. En marzo, el capitán John Berry, en el Coronation (56) llegó a Barbados y el gobernador decidió intentar salvar a Nevis. Compró una cantidad de buques mercantes armados y creó un escuadrón de 10 barcos de guerra: el Coronation (50), el William (40), el Constant Katherine (40), el Castle Frigate (36), el Pearl (34), el Companion (30), el Saint Peter (30), y el Norwich (22) y un brulote el William bajo el mando de Berry.

Una vez llegado a Nevis, Berry decidió bloquear al francés Saint Kitts el 17 de abril. El 14 de mayo en Martinica, el almirante francés Antoine Lefèbvre de La Barre, el vicealmirante Robert de Clodoré y el vicealmirante de Guadalupe Claude François du Lyon, además de las naves de combate, se encontraron con el escuadrón holandés de Abraham Crijnssen que había reconquistado a Berbice y San Eustaquio a los ingleses. En un consejo de guerra, decidieron un ataque combinado contra Nevis y se vieron fortalecidos por 600 voluntarios reunidos en Martinica y otros 500 recogidos dos días después en Guadalupe. El 18 de mayo, la fuerza combinada formada por 20 buques de guerra, 12 transportes y 1.100 soldados, se dirigió hacia Nevis.

El 20 de mayo, en la madrugada que rodeaba los puntos meridionales de Nevis, la flota franco-holandesa fue avistada por barcos de reconocimiento ingleses, que llevaron el aviso a Charlestown. A las 08,00 horas, el capitán Berry inmediatamente se preparó para la acción sabiendo que estaba en inferioridad numérica y luego esperó el ataque con sus 10 buques de guerra encabezados por el Coronation (50).

Mientras tanto, la milicia sobre Nevis se alineó en las defensas en caso de que los franceses y los holandeses lograran pasar; también apoyaron a la flota con varios cañones.

La flota francesa y holandesa se acercó a la línea inglesa y pronto comenzó la batalla. La línea francesa se desintegró en confusión mientras se preparaba para participar, por lo que De la Barre llevó su buque insignia el Lys Couronne (38) a enfrentarse con el Coronation (50), pero pronto se vio rodeado por los ingleses. Después de ser maltratado, él y su nave apenas lograron escapar, pero los holandeses que vieron el colapso francés trataron de ayudar de inmediato. Entraron y golpearon al Coronation severamente, pero también se vieron obligados a retirarse ante la amenaza de los brulotes ingleses.

En el fragor de la batalla, un buque de guerra inglés fue alcanzado en la santabárbara y explotó y se hundió con la mayor parte de su tripulación, y un barco de guerra francés de 30 cañones y un barco fueron más pequeño fueron destruidos por los brulotes. Los franceses y los holandeses, al ver que no podían pasar, se dieron cuenta de que la batalla se había perdido. La batalla terminó entonces con un intercambio irregular de disparos a larga distancia entre ambas flotas, con la flota inglesa aún sosteniendo su línea, de La Barre con bajas crecientes y su nave severamente dañada decidió retirarse hacia Saint Kitts a las 14,00 horas, obligando a los holandeses bajo el mando de un enojado Crijnssen a seguirles.

Descorazonado por su pobre actuación, Crijnseen decidió separarse de los franceses. El 27 de mayo, la flota de De La Barre acompañó a los holandeses hasta San Bartolomé y pronto fue perseguido hacia Martinica por algunos de los barcos de Berry. Los ingleses permanecieron en Nevis y no fueron amenazados durante el resto de la guerra. Para empeorar las cosas para ellos, Luis no estaba dispuesto a enviar más hombres y barcos al Caribe. Un intento inglés de retomar Saint Kitts terminó en fracaso, pero no importaría a medida que llegaron más refuerzos ingleses bajo el contralmirante John Harman. Llegaron a las Indias Occidentales en junio e infligieron una fuerte derrota en De la Barre en Martinica el 25 de junio, que virtualmente vaporizó toda la flota francesa en los Estados Unidos cambiando la situación y asegurándose de que los ingleses tenían la delantera en el Caribe por el resto de la guerra.

 

Raid de Medway o de Chatham (17-23 de junio de 1.667)

Las negociaciones de paz ya se estaban llevando a cabo en Breda desde marzo, pero el rey Carlos había postergado la firma de la paz, esperando mejorar su posición a través de la ayuda francesa secreta. Basándose en estas suposiciones, El gran pensionario holandés Johan de Witt pensó que era mejor terminar la guerra rápidamente con una victoria clara, asegurando así un acuerdo más ventajoso para la República Holandesa, para ello pensó en un raid contra Inglaterra. La mayoría de los oficiales de la flota holandesa tenían fuertes dudas sobre la viabilidad de un ataque tan audaz, por temor a los traidores bancos en el estuario del Támesis, pero sin embargo obedecieron las órdenes. Los holandeses hicieron uso de dos pilotos ingleses que desertaron, uno un disidente llamado Robert Holland, el otro un contrabandista que había huido de la justicia inglesa.

El 17 de mayo, el escuadrón del almirantazgo de Rotterdam con De Ruyter al mando navegó a Texel para unirse a los de Amsterdam y los del Norte. Al enterarse de que el escuadrón de Frisia aún no estaba listo debido a problemas de reclutamiento (la prisión estaba prohibida en la República), se dirigió a Schooneveld para unirse al escuadrón de Zelanda que, sin embargo, sufría problemas similares.

De Ruyter luego partió hacia el Támesis el 14 de junio con 62 fragatas o barcos de la línea, unos 15 barcos ligeros y 12 brulotes, cuando el viento cambió hacia el este. La flota holandesa se reorganizó en tres escuadrones:

  • Primer escuadrón estaba mandado por el propio De Ruyter, con el vicealmirante Johan de Liefde y el contraalmirante Jan Jansse van Nes.
  • Segundo escuadrón estaba mandado por el teniente almirante Aert Jansse van Nes con el vicealmirante Enno Doedes Star y el contraalmirante Willem van der Zaan.
  • Tercer escuadrón estaba mandado por el teniente almirante Barón Willem Joseph van Ghent con el teniente almirante Jan van Meppel como segundo y como vicealmirantes Isaac Sweers y Volckert Schram y como contraalmirantes David Vlugh y Jan Gideonsz Verburgh.

Este tercer escuadrón tenía efectivamente un segundo grupo de comandantes; esto se hizo para utilizarlos como oficiales de una fuerza especial de desembarco de fragatas, que se formaría a su llegada y sería dirigida por el coronel y teniente almirante Van Ghent, en la fragata Agatha (50). El barón Van Ghent era, de hecho, el verdadero comandante de la expedición y había llevado a cabo toda la planificación operativa, ya que había sido el antiguo comandante de la infantería de marina holandesa, el primero en la historia especializado en operaciones anfibias, que ahora estaba encabezado por el coronel inglés Thomas Dolman.

El 14 de junio, un banco de niebla se levantó y reveló la fuerza holandesa, que navegaba hacia la desembocadura del Támesis. El 15 de junio, Cornelis de Witt reveló sus instrucciones secretas de los Estados Generales, escritas el 20 de mayo, en presencia de todos los comandantes. Hubo muchas objeciones, mientras que la única contribución sustancial de De Ruyter a la discusión fue “bevelen zijn bevelen” (órdenes son órdenes), que Cornelis, después de retirarse a su cabina a altas horas de la noche, escribió en su informe diario que no tenía la seguridad de que fuera obedecido. Sin embargo, al día siguiente se supo que la mayoría de los oficiales eran más venturosas; acababan de dar su opinión profesional para el registro para que pudieran culpar a los políticos si toda la empresa terminaba en desastre. Ese día se hizo un intento de capturar una flota de 20 mercantes ingleses que se veían más arriba del Támesis en dirección a Londres, pero fracasó ya que estos huyeron hacia el oeste, más allá de Gravesend.

El ataque sorprendió a los ingleses por sorpresa. No se habían hecho preparativos serios para tal eventualidad, aunque habían sido ampliamente advertidos por la extensa red de espionaje inglesa. La mayoría de las fragatas se habían reunido en escuadrones en Harwich y en Escocia, dejando el área de Londres para ser protegida tan solo por un pequeño número de barcos activos, la mayoría de ellos trofeos ganados anteriormente a los holandeses durante la guerra. Como medida adicional de economía, el 24 de marzo, el duque de York había ordenado la licencia de la mayoría de las tripulaciones de las embarcaciones trofeos, dejando solo tres naves de vigilancia en Medway; en compensación, la tripulación de uno de ellos, la fragata Unity (42) (primer barco capturado a los holandeses en 1.665, procedente del mercante Cornelis Evertsen el Joven) se aumentó de 40 a 70; también se aumentó el número de buques de guerra de uno a tres. Además, se debían preparar 30 balandras (corvetas) grandes para llevar remando a salvo cualquier barco en caso de emergencia.

William Coventry declaró que un desembarco holandés cerca de Londres era muy poco probable; a lo sumo, los holandeses, para reforzar su moral, lanzarían un ataque simbólico contra algún objetivo de tamaño medio y expuesto como Harwich, que por lo tanto, había sido fortificado en la primavera. No había una línea de mando clara con la mayoría de las autoridades responsables dando órdenes apresuradas sin molestarse en coordinarlas primero.

Como resultado, había mucha confusión. Carlos no tomó el asunto personalmente, difiriendo principalmente a la opinión de los demás. La moral inglesa era baja. Al no haber recibido la paga durante meses o incluso años, la mayoría de los marineros y soldados no estaban tan entusiasmados como para arriesgar sus vidas. Inglaterra tenía solo un pequeño ejército y las pocas unidades disponibles estaban dispersas debido a que las intenciones holandesas no estaban claras. Esto explica por qué no se tomaron medidas eficaces aunque los holandeses tardaron unos 5 días en llegar a Chatham, maniobrando lentamente a través de los bajos, dejando a los buques más pesados como una fuerza de cobertura. Solo podían avanzar en saltos cuando la marea era favorable.

Después de dar la alarma el 14 de junio en el astillero de Chatham, el comisionado Peter Pett al parecer no tomó ninguna medida hasta el 9 de junio cuando, a última hora de la tarde, una flota de unos 30 barcos holandeses fue avistada en el Támesis frente a Sheerness. En ese momento, el comisionado inmediatamente buscó ayuda del almirantazgo, enviando un mensaje pesimista a la Junta de Marina, lamentando la ausencia de altos funcionarios de la Marina cuya ayuda y consejo creía necesitar. Los 30 barcos eran los del escuadrón de fragatas de Van Ghent. La flota holandesa llevaba alrededor de 1.000 infantes de marina y las partidas de desembarco se enviaron a Canvey Island en Essex y al lado opuesto en Kent en Sheerness. Estos hombres tenían órdenes estrictas de Cornelis de Witt de no saquear, ya que los holandeses querían avergonzar a los ingleses cuyas tropas habían saqueado Terschelling durante el raid de Holmes en agosto de 1.666. Sin embargo, la tripulación del capitán Jan van Brakel no pudo controlarse. Fueron expulsados por la milicia inglesa y se encontraron bajo la amenaza de un severo castigo al regresar a la flota holandesa. Van Brakel se ofreció a liderar el ataque al día siguiente para evitar la penalización.

Raid de Medway o de Chatham (17-23 de junio de 1667). Movimientos holandeses. (del 9 al 14 en el calendario Juliano)

El rey ordenó al conde de Oxford el 16 de junio movilizar a la milicia de todos los condados de Londres; también todas las barcazas disponibles se deberían ser usadas para tender un puente de barcazas a través del Támesis Inferior, de modo que la caballería inglesa pudiera cambiar rápidamente posiciones de una orilla a otra. Edward Spragge, el famoso vicealmirante, supo el 9 de junio que un grupo de ataque holandés había desembarcado en la isla de Grain (una península donde el río Medway en Kent se encuentra con el río Támesis). Los mosqueteros de la guarnición Sheerness fueron enviados a investigar.

Solo en la tarde del 18 de junio, el Rey instruyó al almirante George Monck, duque de Albemarle, que fuera a Chatham para hacerse cargo de los asuntos, 3 días después ordenó al almirante príncipe Ruperto que organizara las defensas en Woolwich. Monck fue el primero en llegar a Gravesend, donde notó con consternación que allí y en Tilbury solo había unas pocas armas de fuego, demasiado pocas para detener un posible avance holandés sobre el Támesis. Para prevenir tal desastre, ordenó que toda la artillería disponible de la capital se colocara en Gravesend.

El 19 de junio fue a Chatham, esperando que el lugar estuviera bien preparado para un ataque. Dos miembros de la Junta de Marina, John Mennes y lord Henry Brouncker, ya habían viajado allí el mismo día. Sin embargo, cuando Monck llegó, encontró que solo 12 de los 800 hombres del astillero esperaban y estaban en estado de pánico; de las 30 balandras, solo 10 estaban presentes, las otras 20 habían sido utilizadas para evacuar las posesiones personales de varios oficiales. No había municiones ni pólvora disponibles y la cadena de hierro de seis pulgadas que bloqueaba el río Medway aún no había sido protegida con baterías. Este sistema de cadena se había sido construido durante la Guerra Civil Inglesa para repeler un posible ataque de la flota realista, reemplazando versiones anteriores, la primera data de 1.585. Albemarle ordenó inmediatamente que la artillería fuera trasladada de Gravesend a Chatham, lo llevaría un día.

 

El ataque

La flota holandesa llegó a la isla de Sheppey el 10 de junio y lanzó un ataque contra la fortaleza incompleta de Garrison Point. El capitán Jan van Brakel en Vrede, seguido de otros dos buques de guerra, navegó lo más cerca posible del fuerte para atacarlo con fuego de cañón. Edward Spragge estaba al mando de las naves fondeadas en Medway y las de Sheerness, pero la única nave capaz de defenderse de los holandeses era la fragata Unity (42), que estaba estacionada frente al fuerte.

La unidad fue apoyada por una serie de ketches y brulotes en Garrison Point, y por el fuerte, donde 16 cañones habían sido colocados apresuradamente. La unidad disparó una andanada, pero luego, cuando fue atacada por un barco de guerra holandés, se retiró por el río Medway, seguida de las naves inglesas y ketches. Los holandeses dispararon contra el fuerte; dos hombres fueron alcanzados. Luego se supo que no había cirujano disponible y que la mayoría de los soldados de la guarnición escocesa habían desertado. Siete permanecieron, pero su posición se volvió insostenible cuando unos 800 marines holandeses aterrizaron a una milla de distancia. Con Sheerness así perdida, sus cañones fueron capturadas por los holandeses y el edificio explotó, Spragge navegó río arriba hacia Chatham en su yate Henrietta. Muchos oficiales se habían reunido allí: Spragge en persona, al día siguiente también Monck y varios hombres de la junta de almirantazgo. Todos dieron órdenes contradictorias a las de los demás creando una confusión total.

Raid de Medway o de Chatham (17-23 de junio de 1667). Vista general, se aprecia la barrera de barcos hundidos en Mussel Bank para obstruir el paso de los holandeses y el fuerte de Garrison Point. Autor WillemSchellinks, National Maritime Museum, Greenwich, Londres

Como su artillería no llegaría pronto, Monck el día 11 ordenó un escuadrón de caballería y una compañía de soldados para reforzar el castillo Upnor. Las defensas fluviales se improvisaron apresuradamente con las naves hundidas pata impedir el paso, y la cadena al otro lado del río estaba protegida por baterías ligeras. Pett propuso que se hundieran varios barcos grandes y más pequeños para bloquear el canal de Musselbank frente a la cadena. De esta forma, el Golden Phoenix y el House of Sweden (70) (Gulden Phenix y Huis van Swieten de la VOC), el Welcome y el Leicester (24) se perdieron y los pequeños el Constant John, el Unicorn (46) y el John y Sarah; cuando Spragge demostró que esto era insuficiente, sondeando personalmente la profundidad de un segundo canal a pesar de las garantías de Pett, se les unieron el Barbados Merchant, el Dolphin, el Edward and Eve, el Hind y el Fortune.

Para hacer eso, se utilizaron los primeros hombres destinados a los buques de guerra para protegerse, por lo que los barcos más valiosos estaban básicamente sin tripulación. Estas naves se colocaron en una posición más hacia el este, en la línea Upchurch – Stoke, y no pudieron ser cubiertas por fuego. Monck decidió también hundir naves en Upnor Reach cerca del castillo de Upnor, presentando otra barrera para los holandeses si rompían la cadena en Gillingham. La cadena de defensa colocada al otro lado del río tenía en su punto más bajo una altura de casi nueve pies (unos tres metros) bajo el agua entre sus etapas, debido a su peso, por lo que aún era posible que pasaran barcos ligeros. Se hicieron intentos para elevarlo colocando plataformas debajo de ella más cerca de la orilla.

Raid de Medway o de Chatham (17-23 de junio de 1667). Ruptura de la cadena de Guillingham y captura del buque inglés First Unity que defendía la cadena. Autor Kevin Clarkson

Situaron el Charles V (52) y el Matthias (38) (antiguos mercantes holandeses Carolus Quintus y Geldersche Ruyter), justo por encima de la cadena, se ajustaron para permitirles alcanzar sus andanadas sobre ella. El Monmouth (66) también estaba amarrado por encima de la cadena, posicionado para que pudiera utilizar sus cañones en el espacio entre el Charles V y el Matthias. La fragata Marmaduke (42) y Norway Merchant se hundieron encima de la cadena; el gran Sancta Maria (70) (antigua Slot van Honingen de la VOV) se hundió mientras se movía con el mismo propósito. Pett también informó a Monck que el Royal Charles (80) tuvo que ser trasladado río arriba. El 27 de marzo le había ordenado el duque de York que lo hiciera, pero todavía no lo había hecho. Al principio, Monck se negó a poner a disposición algunas de sus pocas balandras, ya que se necesitaban para mover suministros; cuando por fin encontró al capitán de Matthias dispuesto a ayudar, Pett respondió que ya era demasiado tarde ya que estaba ocupado hundiendo las naves y no había ningún piloto que se atreviera a correr ese riesgo de todos modos. Mientras tanto, las primeras fragatas holandesas en llegar ya habían comenzado a alejar al Edward y Eva, limpiando un canal al caer la noche.

El escuadrón de Van Ghent ahora avanzó por el Medway el 20 de junio, atacando las defensas inglesas de la cadena. El First Unity fue tomado por Van Brakel por asalto. Entonces el brulote Pro Patria bajo el mando del comandante Jan Daniëlsz van Rijn rompió la cadena, cuyos tramos fueron destruidos poco después por ingenieros holandeses mandados por el contraalmirante David Vlugh.
Luego destruyó el Matthias (38) por fuego. Los brulotes Catharina y Schiedam atacaron al Charles V (52); el Catharina bajo el mando del comandante Hendrik Hendriksz fue hundido por las baterías de la orilla, pero el Schiedam bajo el mando del comandante Gerrit Andriesz Mak incendió a Charles V; la tripulación fue capturada por Van Brakel. El Royal Charles (80), con tan solo 30 cañones a bordo y abandonado por su tripulación cuando vieron arder al Matthias (38), fue capturado y llevado a los Países Bajos a pesar de una marea desfavorable. Solo el Monmouth (66) escapó. Al ver el desastre, Monck ordenó a los 16 buques de guerra restantes que se hundieran para evitar que fueran capturados, lo que supuso un total de una treintena de barcos hundidos deliberadamente por los propios ingleses.

Raid de Medway o de Chatham (17-23 de junio de 1667). Captura del Royal Charles de 80 cañones, pero solo tenía 30 cuando fue abandonado y capturado por los holandeses. Autor Kevin Clarkson

El 22 de junio, todo el lado del Támesis hasta en Londres entró en pánico, algunos difundieron el rumor de que los holandeses estaban en el proceso de transportar un ejército francés de Dunkerque para una invasión a gran escala, y muchos ciudadanos adinerados huyeron la ciudad, llevándose sus posesiones más valiosas con ellos. Los holandeses continuaron su avance en los muelles de Chatham con los brulotes Delft, Rotterdam, Draak, Wapen van Londen, Gouden Appel y Princess, bajo fuego inglés desde el castillo Upnor y desde tres baterías costeras. Varias fragatas holandesas respondieron al fuego inglés, sufriendo unas cuarenta bajas entre muertos y heridos.

Raid de Medway o de Chatham (17-23 de junio de 1667). Defensa inglesa desde el castillo Upnor. Autor Kevin Clarkson

Raid de Medway o de Chatham (17-23 de junio de 1667). Baterías costeras inglesas, al fondo el castillo de Upnor. Autor Kevin Clarkson

Tres de los buques más grandes y pesados de la armada, ya hundidos para evitar su captura, perecieron por el fuego: el primero fue el Loyal London (80), incendiado por el Rotterdam bajo el mando del comandante Cornelis Jacobsz van der Hoeven; luego el Royal James (70) y finalmente el Royal Oak (76), que resistieron los intentos de dos brulotes pero fue quemado por un tercero. Las tripulaciones inglesas abandonaron sus barcos medio inundados, la mayoría sin luchar, una excepción notable fue el capitán del ejército Archibald Douglas, infante escocés, quien personalmente se negó a abandonar el Royal Oak y pereció en las llamas. El Monmouth (66) nuevamente escapó. La incursión costó a los ingleses 4 de sus 8 naves restantes con más de 75 cañones. Tres de los cuatro “grandes barcos” más grandes de la armada se perdieron. El gran barco restante, Royal Sovereign (100) (el antiguo Sovereign of the Seas), se conservó debido a que se encontraba en Portsmouth en ese momento. De Ruyter entonces se unió al escuadrón de Van Ghent en persona.

Raid de Medway o de Chatham (17-23 de junio de 1667). Flota holandesa en Medway, al fondo el castillo de Upnor. Autor pintor holandés

Retirada holandesa

Como esperaba encontrarse con una mayor resistencia inglesa, Cornelis de Witt decidió el 23 de junio renunciar a una nueva penetración y retirarse, remolcando al Royal Charles (80) como trofeo de guerra; el Unity también fue retirado con una tripulación trofeo. Esta decisión salvó a las naves capitales hundidas el Royal Katherine (84), el Unicorn (56), el Victory (70) y el St George (56). Sin embargo, los marineros holandeses remaron hacia cualquier barco inglés que pudieran alcanzar para prenderle fuego. Un bote incluso volvió a entrar en los muelles para asegurarse de que no quedaba nada sobre la línea de flotación de los buques ingleses el Royal Oak (76), el Royal James (70) y el Loyal London (80); otro quemó el mercante Slot van Honingen. Por casualidad, las instalaciones costeras de Chatham Dockyard escaparon a la destrucción ya que ningún buque holandés llegó a sus muelles; la supervivencia de estos muelles aseguró que la Royal Navy podría reparar sus barcos hundidos. Los pueblos ingleses fueron saqueados por sus propias tropas.

Raid de Medway o de Chatham (17-23 de junio de 1667). Los marineros holandeses remando hacia cualquier barco inglés que pudieran alcanzar para prenderle fuego. Autor Kevin Clarkson

La flota holandesa, después de celebrar agradeciendo colectivamente a Dios por “una gran victoria en una guerra justa en defensa propia” trató de repetir su éxito atacando varios otros puertos en la costa este inglesa pero fue repelida en cada intento. El 5 de julio, un intento de entrar en el Támesis más allá de Gravesend fue suspendido cuando se supo que el río estaba bloqueado por naves bloqueadoras y que 5 barcos de guerra aguardaban el ataque holandés. El 10 de julio, una fuerza naval holandesa desembarcó cerca de Woodbridge al norte de Harwich e impidió con éxito que se reforzara el fuerte Landguard, pero la guarnición rechazó un ataque directo al fuerte de 1.500 infantes de marina. El 11 de julio, un ataque contra la bahía de Osley fracasó.

 

Secuelas

El oficial del muelle, John Norman, calculó el daño causado por el ataque en alrededor de 20.000 libras, aparte de los costos de reemplazo de las cuatro naves capitales perdidas; la pérdida total de la Royal Navy debe haber sido cercana a unas 200.000 libras. A Pett lo convirtieron en chivo expiatorio, lo dejaron en libertad bajo una fianza de 5.000 libras y lo privaron de su cargo, mientras que aquellos que habían ignorado sus advertencias anteriores escaparon en silencio de cualquier culpa. Los barcos el Royal James (70), el Royal Oak (76) y el Loyal London (80) fueron finalmente rescatados y reconstruidos, pero a un gran costo y cuando la City de Londres se negó a compartirlos, Carlos II cambió el nombre de esta última un simple Londres. Durante algunos años, la flota inglesa se vio perjudicada por las pérdidas sufridas durante el ataque, pero alrededor de 1.670 un nuevo programa de construcción había restaurado la armada inglesa a su antiguo poder.

La incursión en Medway fue un duro golpe para la reputación de la corona inglesa. Carlos se sintió personalmente ofendido por el hecho de que los holandeses habían atacado mientras él había inmovilizado su flota y las negociaciones de paz estaban en curso, convenientemente olvidando que él mismo no había negociado de buena fe. Su resentimiento fue una de las causas de la Tercera Guerra Anglo-Holandesa, ya que lo hizo entrar en el tratado secreto de Dover con Luis XIV de Francia.

Las pérdidas totales para los holandeses fueron ocho brulotes empleados y cerca de 50 bajas. En la República, el pueblo estaba jubiloso después de la victoria; se celebraron muchas festividades, que se repitieron cuando la flota regresó en octubre y los diversos almirantes fueron aclamados como héroes. Fueron recompensados por una avalancha de elogios y recibieron honorarios de cadenas de oro y pensiones por parte de los Estados Generales y los Estados menores de las Provincias; De Ruyter, Cornelis de Witt y Van Ghent fueron honrados con preciosos cálices de oro esmaltados hechos por Nicolaes Lockeman, que representan los eventos.

El Royal Charles (80), su calado demasiado profundo para ser utilizado en las aguas holandesas poco profundas, estaba permanentemente seco cerca de Hellevoetsluis como una atracción turística, con excursiones organizadas para grandes fiestas, a menudo de invitados extranjeros. Después de las protestas vehementes de Carlos de que esto insultaba su honor, las visitas oficiales se terminaron y el Royal Charles finalmente se desechó en 1.672.

La victoria holandesa en el raid de Medway obligó a Carlos II a tomar las negociaciones de paz más en serio, y en unas pocas semanas la guerra llegó a su fin. El 31 de julio se firmó la Paz de Breda, por la que las leyes de navegación inglesas fueron modificadas para permitir que las mercancías holandesas y alemanas ingresaran a Gran Bretaña en barcos holandeses, y la mayoría de las colonias tomadas durante la guerra fueron devueltas, aunque los holandeses mantuvieron a Surinam e Inglaterra mantuvo New Amsterdam (más tarde Nueva York) y Nueva Jersey. Sin embargo, la paz fue efímera. Después de un breve período en el que Gran Bretaña, la República holandesa y Suecia se aliaron para oponerse a Luis XIV, el rey francés logró sobornar a Carlos II para cambiar de bando, solo cinco años después de la Paz de Breda.

 

Batalla del fuerte Landguard (2 de julio de 1.667)

A raíz de la gran victoria holandesa en el raid de Medway en junio de 1.667, Michiel de Ruyter ahora tenía el mando del estuario del Támesis, lo que permitió a los holandeses establecer un bloqueo naval de Londres. Otros intentos de operar en el Támesis tuvieron menos éxito, por lo que a comienzos de julio Ruyter decidió atacar Harwich, el siguiente buen anclaje seguro en la costa desde el Támesis, y una base naval desde 1.657.

Antes de que pudieran atacar Harwich, los holandeses necesitaban neutralizar el fuerte de Landguard, la línea de defensa más externa del puerto. El fuerte de Landguard está situado en una lengua de tierra que corre hacia el sur desde Felixstowe a través de la desembocadura de los estuarios del río Stour y el río Orwell, y fue construido para proteger el fondeadero de Harwich, en el lado opuesto del estuario. El gobernador del fuerte era Nathanial Darrell y estaba defendido por 400 mosqueteros experimentados del duque de York y el regimiento marítimo de Albany. El fuerte en sí tenía 40 cañones con aproximadamente 100 hombres y oficiales para los equipos de las armas.

De Ruyter dividió sus fuerzas en dos de sus escuadrones para el ataque, con un escuadrón operando dentro del estuario y otro desde el mar. A medida que avanzaban se encontraron con aguas inesperadamente poco profundas, lo que significaba que el ataque desde el estuario estaba totalmente abandonado, pero el escuadrón que navegaba podía el mar podía apoyar con disparos a larga distancia. Tenía la intención de apoyar este ataque con fuego naval a distancias relativamente cortas, pero De Ruyter aún seguía adelante.

Los holandeses ahora enviaron a los marines a los barcos y remaron a la costa con unos 1.500 infantes de marina y 500 marineros bajo el mando del coronel Thomas Dolman (un renegado inglés), comandante inglés de las fuerzas terrestres holandesas. Desembarcaron en la costa al norte de la fortaleza en la punta d Cobbold. Esto los puso fuera del alcance de las armas en el fuerte, pero también significaba que tenían que dividir sus fuerzas. Los holandeses dejaron la parte más pequeña de su fuerza en los acantilados, la gran mayoría de ellos marineros, y esto dejó a los marines para atacar por su cuenta. Los marines marcharon hacia el sur para atacar el fuerte mientras tenían la ardua tarea de arrastrar sus cañones a través de los guijarros.

Los ingleses fueron alertados y los holandeses pronto se prepararon para la acción, tenían advertencias de un posible ataque holandés, especialmente después de la derrota en Medway. Los holandeses no dudaron en lanzar su ataque; se adelantaron con las escaleras y en la acción que duró 45 minutos, los holandeses fueron repelidos por el concentrado fuego inglés que había causado algunas pérdidas. Los holandeses, sin embargo, no se dieron por vencidos; se reorganizaron y lanzaron un segundo ataque. Esta vez, un pequeño galiot (pequeña galera) inglés se había unido a la acción disparando metralla contra los soldados holandeses en la orilla cerca del fuerte. Los guijarros de la playa, esparcidas por los disparos, actuaron como metralla causando muchas bajas a los holandeses. Dolman fue muerto en este ataque que creó confusión y menos de 15 minutos después, los marines holandeses sin líder se retiraron, dejando atrás sus escaleras y otros equipos. Los ingleses capturaron a varios prisioneros y los holandeses sufrieron muchas bajas. El escuadrón holandés mar adentro solo fue capaz de disparar unos pocos disparos ineficaces a larga distancia.

Mientras que los marines holandeses habían estado atacando el fuerte, los marineros en su cabeza de playa fueron atacados por la milicia local entrenada, mandada por el conde de Suffolk. El fuego inglés continuo duró hasta las 22,00 horas, momento en el que los marineros decidieron que, con el aumento de las bajas y al no poder avanzar, se tomó la decisión de retirarse. En este momento, los holandeses quedaron atrapados en tierra y con escasez de agua, hasta alrededor de las 02,00 horas del 3 de julio, 500 infantes regulares llegaron con el comandante Legge desde Harwich. Ellos también habían participado en más escaramuzas con los holandeses que se habían retirado del fuerte, pero no llegó la caballería británica. Los hombres de Legge pronto fueron superados en número cuando los derrotados marines holandeses pronto unieron fuerzas con sus hombres en la cabeza de playa. No hubo combates significativos y los holandeses pudieron volver a embarcarse después de las 02,00 horas, y hacia las 06,00 horas la flota había navegado lejos de Harwich.

Las pérdidas para los holandeses fueron moderadas, sufriendo menos de 150 bajas entre muertos, heridos o capturados. Los ingleses sufrieron unas 10 bajas, pero incluyó a Darrel que fue herido en el hombro por una bala de mosquete.

Después del fracaso de esta incursión, los holandeses se establecieron para bloquear el Támesis. De Ruyter navegó hacia arriba y hacia abajo por el Canal de la Mancha, dejando al almirante Jan Jansse van Nes a cargo del bloqueo, que duró hasta fines de julio. La Paz de Breda puso fin a más hostilidades, que se firmó el 31 de julio de 1.667.

 

Batalla de Martinica o Harman Martinican Bonfire (30 de junio al 7 de julio de 1.667)

Tras la batalla de Nevis el 20 de mayo de 1667, en que la invasión de la flota franco-holandesa fue repelida por los ingleses en una confusa acción. La flota mercante francesa, bajo De la Barre, se mudó a Martinica. Los holandeses bajo Crijnssen se mudaron a la colonia de Virginia para atacar allí.

A principios de junio, una nueva flota británica, bajo el mando del contraalmirante John Harman, llegó a las Indias Occidentales. Harman llevaba siete barcos de guerra y dos brulotes con él, transformando el equilibrio de poder en el área. Se embarcó hacia el sudeste desde Nevis para intentar interceptar la flota de La Barre y así se dirigió a Martinica el 25 de junio. Harman con su escuadrón original, además del Jersey (50) y la fragata Norwich (22), tenían una fuerza total de 8 naves de la línea el Lion (58) buque insignia, el Jersey (50), el Crown (48), el Newcastle (50), el Dover (46), el Bonaventure (48), el Assistance (46), y el Assurance (38); la fragata Norwich (22), 2 brulotes (Joseph y Prosperous), y 2 ketches el Portsmouth (10), y el Roe (8).

Vio 19 buques franceses de la Compañía de las Indias Occidentales y 14 comerciantes martiniqueños atracados debajo del fuerte Saint Pierre y protegidos por dos fuertes más pequeños al mediodía del 29 de junio.

 

30 de junio

A las 16,30 horas, la formación de Harman atacó y se detuvo en la bahía; todos los barcos estuvieron en acción en media hora. El fuego combinado de los barcos y baterías anclados causó algún daño a los barcos de Harman, pero también en los barcos y fuertes franceses que sufrieron algunos daños. Después de casi una hora de fuego inconexo, Harman se retiró con el viento a su favor. Esta táctica de atraer el fuego francés se convertiría en parte de la estrategia de Harman, ya que sabía que los franceses pronto se quedarían sin pólvora. Los franceses estaban bloqueados por lo que podían obtener refuerzos. Los ingleses podían reabastecerse si lo necesitaran.

 

1 julio

Al día siguiente, por la tarde, el Lion (58) buque insignia de Harman y 3 fragatas lideraron la flota inglesa de regreso a la bahía de Saint Pierre, provocando un combate de cuatro horas que terminó con los buques ingleses encallados, siendo obligados a ser remolcados fuera del alcance al final del día. Los remeros ingleses sufrieron mucho pero lograron sacar los barcos. El daño a los barcos franceses fue moderado, pero Harman sabía que la estrategia funcionaría.

 

2 de julio

El 2 de julio, Harman volvió a asaltar el puerto principal, participando en un enérgico intercambio de fuego de tres horas contra los buques de guerra y baterías de tierra bajo el teniente general Joseph-Antoine Le Fèvre de La Barre, el gobernador Robert de Clodoré y el comodoro de Loubière. Los ingleses fueron obligados a retirarse nuevamente. Los franceses, que sufrieron fuertes bajas, buscaban ayuda, pero ningún barco pudo salir debido al bloqueo de los barcos ingleses.

 

4 de julio

El 4 de julio, después de la reparación de daños, a las 10,00 horas, Harman realizó su tercer ataque en el puerto, obligando a sus defensores franceses a gastar una buena cantidad de su pólvora restante durante un intercambio de fuego de dos horas. Los ingleses se retiraron nuevamente sin ser molestados. Harman ahora vio que su estrategia funcionaba, por lo que reparó los daños y también fue reabastecido con pólvora y con balas de los buques de apoyo de Barbados, lo que por supuesto tomó dos días.

 

6 de julio

Esta vez, Harman y su flota entraron de nuevo en el puerto, y notaron que la respuesta francesa cada vez era más débil. Durante una pausa, Harman usó un barco de guerra, soltándolo, que luego logró deslizarse a través del humo y apresó el Lis Couronée y lo incendiós. El fuego se extendió rápidamente a otros barcos franceses; el Saint Jean, el Mercier y el Lion d’Or, que fueron consumidos hasta sus líneas de flotación. Como resultado, las tripulaciones francesas entraron en pánico y los obligaron a abandonar la mayoría de los otros barcos.

Una acción confusa ahora comenzó a tomar forma con ambos lados sin saber qué estaba sucediendo debido a la poca luz y el gran humo tanto de la batalla como de los barcos en llamas. El brulote Pucelle fue incendiado por sus propios tripulantes franceses, que luego nadaron a tierra. Después de cinco horas, los ingleses se retiraron, dejando al los franceses agitados y en la confusión, temerosos de que ocurriera otro ataque.

Batalla de Martinique (30 de junio al 7 de julio de 1667). Autor Willem van de Velde el Joven

7 de julio

Al día siguiente, Harman y sus buques de guerra entraron en la bahía una vez más, pero esta vez concentrando su fuego en los tres fuertes. Tan pronto como estuvieron lo suficientemente cerca, los ingleses lanzaron un bombardeo a quemarropa contra los maltrechos reductos del fuerte Saint Pierre. Luego, el próximo objetivo, el fuerte Saint Robert, pronto se redujo a escombros del mismo modo, pero el gobernador Clodoré y la milicia del capitán Guillaume d’Orange lograron resistir valientemente desde el fuerte Saint Sébastien suplementó sus exiguos polvorines con la pólvora del brulote Souci. Este fuerte, también, fue fue fuertemente bombardeado y se rindió una hora y media después. Después de que la batalla había terminado, Harman se dio cuenta de que había tenido suerte y descubrió que la mayoría de sus naves estaban casi sin munición.

 

Secuelas

Harman se retiró por completo de Martinica antes del amanecer del 11 de julio, regresando a Nevis para realizar reparaciones. Los ingleses habían ganado una gran victoria a costa de 80 bajas; habían quemado al menos 8 de los barcos franceses, se habían hundido varios más y habían capturado la mayoría de los barcos restantes, ya que solo se ha registrado dos o tres barcos franceses que escaparon. Las pérdidas francesas fueron fuertes; hasta 600 fueron muertos o heridos con otros 400 capturados.

Harman, con la flota francesa neutralizada, luego atacó a los franceses en Cayenne obligando a su guarnición a rendirse y luego pasó a capturar a la Suriname holandesa. La victoria, aunque absoluta, llegó demasiado tarde como para tener un impacto significativo en el resultado de la guerra. Las noticias de este desastre conmocionaron no solo a los franceses sino también a los holandeses que habían estado seguros de su dominio del Caribe. Crinjeens navegó de regreso al Caribe horrorizado solo al descubrir que la flota francesa se había vaporizado y que los ingleses habían vuelto a estar en posesión de Suriname. El 31 de julio, los ingleses y los holandeses firmaron el tratado de Breda, poniendo fin a la guerra.

 

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2019-02-05. Última modificacion 2019-02-05.